La fisiología de engordar (9 de 9)

Resumen de ideas

Cuando comemos, una parte importante de la grasa que proviene de la comida entra en las horas inmediatamente siguientes en el tejido adiposo, mientras que otra parte, que puede ser una cantidad comparable, acaba en el plasma sanguíneo en forma de ácidos grasos libres. Es lo que se llama spillover o derrame de los ácidos grasos procedentes de la grasa dietaria. En qué medida el tejido adiposo captura más o menos ácidos grasos en el periodo postprandial (i.e. tras una comida) puede depender de la composición de la dieta. Por ejemplo, en este estudio se compara la concentración de ácidos grasos en sangre para dos comidas, con más grasa dietaria (MF, puntos negros) o con menos grasa dietaria (LF, puntos blancos):

 The only difference between the 2 study days was the amount of fat ingested by each participant. Dietary fat was provided in the form of heavy whipping cream: low (LF) and moderate (MF) fat ingestions corresponding to 0.4 and 0.7 g / kg body weight, respectively

Ácidos grasos libres procedentes de la grasa dietaria (spillover) con ambas dietas:

Nótese que aumentar la grasa dietaria no ha resultado en que el incremento se haya acumulado en los adipocitos. Es posible que el tejido adiposo almacene una cantidad de grasa dietaria similar en ambos casos, en una cantidad que depende de la composición de la dieta (cantidad de sustratos y cambios hormonales provocados) y que, por tanto, como se aprecia en la figura, en un caso se viertan más ácidos grasos a plasma que en el otro. Es una posibilidad que los ácidos grasos que entran directamente en el tejido adiposo sean más engordantes que los que forman parte del spillover, lo que señalaría a la calidad/composición de la dieta como factor determinante en la capacidad engordante de la misma. Cabría esperar por tanto, menor obesidad cuanto mayor es el spillover. Como vimos en la cuarta parte del artículo varios estudios científicos sugieren ese resultado “spillover -versus- grasa corporal”. No es seguro que exista una relación causa-efecto pero tampoco podemos descartarlo y tendría cierta lógica en base a las ideas que he comentado en este largo artículo. Por ejemplo, en esta gráfica se observa que las personas que tienen mayor spillover tienen menos grasa corporal:

the postprandial spillover of dietary fatty acids was greater in men with lower percent body fat

Mantenernos en un buen estado físico mediante el deporte ayudaría a gestionar esos ácidos grasos que no entran en el tejido adiposo en el periodo postprandial.

Estrés

Aunque no he hecho referencia a ello previamente en el artículo, la elevación crónica de los niveles de cortisol (¿estrés?) está asociada a mayor adiposidad en el tronco (ver,ver) y es un hecho que los adipocitos tienen receptores para los glucocorticoides que pueden fomentar la acumulación de grasa corporal mediante una reducción de la lipólisis intracelular (i.e. reducir la liberación de la grasa del tejido adiposo) en presencia de insulina:

Adipocytes have well defined intracellular glucocorticoid receptors (fuente)

in sc abdominal adipose tissue, hypercortisolemia decreased veno-arterialized differences for NEFA (P < 0.05) and reduced NEFA efflux (P , 0.05). This reduction was attributable to decreased intracellular lipolysis (P < 0.05), reflecting decreased hormone-sensitive lipase action in this adipose depot. (fuente)

cortisol in the presence of insulin favors lipid accumulation by stimulation of LPL activity and by inhibition of basal and catecholamine-stimulated lipolysis (fuente)

cortisol in the presence of insulin exerts powerful lipid accumulating effects (fuente)

Conclusiones

Mis conclusiones sobre qué hacer para evitar subir de peso:

  1. Consumir una dieta basada en comida real de humano que no sea sospechosa de engordar directamente en el periodo postprandial por medio de antinaturales cambios hormonales. Tiene sentido eliminar de la dieta los carbohidratos acelulares (azúcares añadidos, harinas, etc.) y especialmente las bebidas azucaradas. Son inventos del hombre, ¿qué pintan en nuestra dieta?
  2. No abusar de las grasas concentradas (mantequillas, aceites, etc.), pues podemos facilitar que sean almacenadas cuando suba la insulina y también pueden exceder nuestra capacidad de procesar grasas
  3. Hacer ejercicio físico con el objetivo de tener una musculatura saludable y dinámica que pueda gestionar correctamente las subidas puntuales en las concentraciones de ácidos grasos libres, especialmente en el periodo postprandial
  4. Hay que hacer lo que esté en nuestra mano por vivir sin estrés 

Ideas que, en mi opinión, son coherentes con lo que sabemos de fisiología.

Muchas gracias a los que habéis llegado hasta aquí 🙂

Nota: añadí un capitulillo al libro con las ideas principales de este artículo.

  • 1ª parte: el fraude de la causalidad en la teoría del balance energético
  • 2ª parte: un par de estudios con animales relacionados con las proteínas desacopladoras UCP3
  • 3ª parte: un estudio con animales que demuestra que la entrada de ácidos grasos en el tejido adiposo está regulada hormonalmente
  • 4ª parte: descripción de los elementos básicos implicados en la gestión de la grasa dietaria
  • 5ª parte: examen de cuándo suceden las cosas, mostrando la evolución típica en el tiempo de insulina, ácidos grasos, triglicéridos y glucosa tras una comida. Qué sucede primero y qué sucede después es importante a la hora de establecer qué estímulos provocan qué reacciones en los distintos órganos/tejidos
  • 6ª parte: análisis del posible papel de las proteínas desacopladoras presentes en el tejido muscular en la gestión de la grasa dietaria
  • 7ª parte: algunos datos experimentales
  • 8ª parte: más resultados experimentales relativos al ejercicio físico
  • 9ª parte: es en la que estamos: resumen de ideas.

Leer más:

 

Anuncios

23 respuestas a “La fisiología de engordar (9 de 9)

  1. Muy claro todo lo relacionado con las conclusiones, muchas gracias por estos nueve articulos, para mi lo más complicado hoy por hoy es el cuarto punto de las conclusiones, no me resulta fácil manejar el estrés, saludos desde Uruguay

    Me gusta

    • Hola Orlando,
      el control del estrés es un tema que desconozco por completo. Cuando se han dado ciertas circunstancias adversas he sufrido el problema como cualquier otra persona, sin más remedio que dejar pasar el tiempo. Por lo que yo deduzco de los resultados que cito, aunque no podamos evitar el estrés podemos intentar minimizar sus efectos con la dieta y el ejercicio, pues en ausencia de niveles elevados de insulina el efecto puede ser incluso el contrario.

      Me gusta

  2. Hola. Felicidades por el trabajo increíble, Vicente. El artículo me ha encantado.

    Ojalá lo imprimiésemos y lo lleváramos a la consulta de Primera Visita de los endocrinos.

    El futuro dirá si realmente esto ha sido uno de esos momentos en los que cambia la vida a mejor. De momento, me ha abierto absolutamente los ojos.

    Una pregunta, ¿donde queda la cetosis en todas estas conclusiones?

    Por un lado, creo que es la dieta que mejor puede comportarse en el control absoluto de la insulina, y además el tema de las tiras reactivas te dan certeza día a día, que vas bien porque mientras estás en cetosis, el consumo de hidratos (y por tanto el control de la insulina) es correcto.

    Así que la encasillo como exitosa en el control de la insulina. ¿Pero qué ocurre con el punto donde hablas del no abuso de aceites y mantequillas?

    Para hacer una verdadera dieta cetogénica (y es clave en el fracaso de muchas personas para entrar en cetosis) el % de grasa de la dieta debe ser un 60 o 70% (no un 90% de proteina y un poquito de aceite). ¿Qué pasa en estos casos? Porque para alcanzar ese %, sin duda hay que tirar de aceites, mantequillas, natas, mayonesas etc.

    ¿En cetosis, al no haber apenas insulina en sucesivas comidas, la vía de limpieza de la grasa en sangre tiene que ser SÍ O SÍ las proteinas desacopladoras, ¿verdad? (Eso o enfermar).

    Y otro punto interesante. He leído que según el tipo de ejercicio, las fibras de tipo I se pueden transformar en fibras de tipo IIb y viceversa.

    ¿Sería interesante realizar ejercicios que precisamente conviertas fibras IIb en fibras tipo I?

    Nada más, muchas gracias!

    Me gusta

  3. Hola. Felicidades por el trabajo increíble, Vicente. El artículo me ha encantado.

    Ojalá lo imprimiésemos y lo lleváramos a la consulta de Primera Visita de los endocrinos.

    Gracias a ti por leerlo.

    El futuro dirá si realmente esto ha sido uno de esos momentos en los que cambia la vida a mejor. De momento, me ha abierto absolutamente los ojos.

    Una pregunta, ¿donde queda la cetosis en todas estas conclusiones?

    Por un lado, creo que es la dieta que mejor puede comportarse en el control absoluto de la insulina, y además el tema de las tiras reactivas te dan certeza día a día, que vas bien porque mientras estás en cetosis, el consumo de hidratos (y por tanto el control de la insulina) es correcto.

    Así que la encasillo como exitosa en el control de la insulina. ¿Pero qué ocurre con el punto donde hablas del no abuso de aceites y mantequillas?

    Para hacer una verdadera dieta cetogénica (y es clave en el fracaso de muchas personas para entrar en cetosis) el % de grasa de la dieta debe ser un 60 o 70% (no un 90% de proteina y un poquito de aceite). ¿Qué pasa en estos casos? Porque para alcanzar ese %, sin duda hay que tirar de aceites, mantequillas, natas, mayonesas etc.

    No sé más que tú de eso. De hecho, coincido bastante con tus reflexiones. Por un lado, tiene lo bueno de la motivación de ver en la tira que estás cumpliendo el objetivo. Puede parecer una tontería, pero a mí también me parece que eso anima a seguir cumpliendo con la dieta.

    Por otro lado, no sabemos nada. Y al menos con una dieta cetogénica sabes lo que estás probando. Si luego no consigues adelgazar, nadie va a poder decirte que no cumpliste con lo que tenías que hacer.

    ¿Qué es mejor, más grasa y menos proteína o menos grasa y más proteína? No tengo respuesta para eso. Puede que ninguna opción sea una solución real para la mayor parte de los que necesitan adelgazar, puede que cada uno necesite una solución diferente dentro de ese abanico, etc. No tengo ni idea de cuál es la realidad.

    ¿En cetosis, al no haber apenas insulina en sucesivas comidas, la vía de limpieza de la grasa en sangre tiene que ser SÍ O SÍ las proteinas desacopladoras, ¿verdad? (Eso o enfermar).

    Parece ser que nuestros órganos no permiten que los ácidos grasos se acumulen en sangre (ver). Si el cuerpo no lo almacena, se elimina y ninguna ley universal es violada (ver). Tampoco se genera ATP extra en situaciones de exceso de suministro de comida (ver). Yo sólo conozco ese mecanismo para deshacerse de los ácidos grasos en sangre. El caso es que ahí no se acumulan y de alguna forma son eliminados.

    Y otro punto interesante. He leído que según el tipo de ejercicio, las fibras de tipo I se pueden transformar en fibras de tipo IIb y viceversa.

    ¿Sería interesante realizar ejercicios que precisamente conviertas fibras IIb en fibras tipo I?

    Nada más, muchas gracias!

    Si fuera verdad —algo que no sé— que se puede conseguir esa transformación, bajo mi punto de vista sería razonable pensar que puedes estar protegiéndote de complicaciones metabólicas. Y en el peor de los casos si es una actividad física razonable, te estás cuidando haciendo ejercicio.

    Gracias a ti por compartir tus ideas.

    Por cierto, por si no lo has visto, Miguel Franco grabó un vídeo explicando las ideas principales de esta entrada. Vale la pena verlo, porque explica las cosas muy bien.

    Me gusta

    • Hola!

      Gracias por responder Vicente. Como bien dices, al final “los de abajo” debemos organizarnos, investigar y leer estudios para intentar acabar con esta epidemia, pues los académicos y las multis, difícilmente van a dar su brazo a torcer.

      Respecto a la dieta cetogénica. Te preguntaba por tu opinión como experto, yo tengo algunas ideas, y experiencia.

      1.- Sí, el % de grasa debe ser muy alto, (> al 60% de los macros) para proteger al cuerpo de la gluconeogenesis. Si en dieta cetogénica el % de proteínas es alto, el cuerpo prefiere extraer la glucosa (imprescindible para el cerebro, por eso no se alimenta simplemente de ácidos grasos) directamente de las proteínas consumidas, incluso del tejido muscular. Además, este proceso de destrucción de aminoácidos en glucosa es medianamente eficiente (en comparación con la cetosis) y además de salir de dicho estado debido a la cantidad de glucosa en sangre, puede provocar altos niveles de insulina, y por tanto abrir la puerta de la grasa dietaria a los adipocitos. Por tanto, en mi experiencia (y parece que es aceptado en la comunidad keto) el % de grasa debe ser bastante alto.

      2.- Te preguntaba por los ácidos grasos en sangre y las proteínas desacopladoras. Te explico por qué. En dieta cetogénica, la grasa dietaria es muy abundante. Además como la insulina está virtualmente desaparecida, las puertas a las reservas de grasa están cerradas, por lo que toda la dietaria estaría en el torrente sanguíneo. Uno de los factores claves de ésta dieta es que esos ácidos grasos en sangre pasan a convertirse en cetonas a través del hígado para alimentar al cerebro. Pero como la cantidad es tan alta, y además ninguna pasa a los almacenes, pensaba si el proceso de conversión de grasa a cetonas es tan altísimamente ineficiente como para que todos los ácidos grasos de la sangre (que son muchísimos por la dieta) fueran (todos) necesarios para alimentar el cerebro, o el “exceso” sería expulsado en forma de calor. Es más, no sólo debe (en teoría) ser necesaria la inmensa cantidad de ácidos grasos en sangre procedente de la dieta, sino que haría falta además la grasa almacenada en los adipocitos para satisfacer las necesidades de glucosa del cerebro (sino, no habría pérdida de peso, y sería lo comido por lo servido en la grasa dietaria).

      3.- Respecto a la conversión de fibras Tipo I en fibras Tipo II, hay decenas de estudios, y no hay consenso. Parece que hay cierto acuerdo en que con entrenos de resistencia, se produce redistribución de fibras en favor a las de Tipo I, al menos por parte de las fibras híbridas.

      Y un poco offtopic, volviendo a tu post. Estaría bien Vicente que para futuras revisiones (si es que las hay) no sólo tuvieras en cuenta en tus planteamientos la grasa dietaria, sino la grasa que es convertida a partir del “exceso” de glucosa, cuando ya los depósitos de glucógenos están llenos. Se supone que nuestros depósitos en hígado y músculos, podrían albergar unos 500 gramos de glucógeno. Así que en varios días, es muy fácil llenar dichos depósitos si no se hace ejercicio, y comenzar a través de la Lipogénesis de Novo, a almacenar como grasa ese extra de glucosa.

      Aprovecho para sugerirte una idea: hay tanto que discutir, aportar, cotejar, etc. que te animo a que abras un foro anexo a tu blog, donde tus ávidos lectores podamos hacer preguntas, debatir, y aportar nuestro granito en esta batalla.

      Un abrazo!

      Me gusta

      • Hola,
        no tengo claro que la de novo lipogénesis tenga un papel relevante en el proceso de engordar en condiciones normales (ver). La idea de que cuando las reservas de glucógeno se llenan el cuerpo se ve obligado a convertir la glucosa en grasa no creo que tenga base fisiológica real, salvo en condiciones extremas.

        Es interesante tu reflexión sobre los cuerpos cetónicos, especialmente en el caso de dietas cetogénicas. Tendré que leer más sobre el tema, para entender el proceso. En cualquier caso, para mi objetivo de combatir la falaz idea de que cuando comemos en exceso el cuerpo se ve obligado a engordar porque “la energía no puede desaparecer sin más“, es importante que la gente sepa lo que son las proteínas desacopladoras. Hablando de conversión de unas moléculas a otras no conseguiría explicar por qué esa idea es falaz.

        Gracias por la sugerencia de lo del foro. Ni se me había ocurrido esa posibilidad. Puesto que este blog es gratuito (pago dinero por el nombre del blog, pero no por prestaciones, así que no puedo poner plug-ins) tendría que ser un foro externo al blog, enlazado desde el mismo. Lo pienso.

        Me gusta

  4. Hola!

    Vicente, gracias por la respuesta. Sigo con los comentarios, cuando quieras deja de responderme, no quiero acaparar tu tiempo. Simplemente es que estoy impactado con tu enfoque.

    Respecto al tema de los carbohidratos. No soy ningún experto, y cuando posteé mi comentario anterior, aun no había leído la serie de tres posts donde expresas tu opinión sobre la generación de grasa por parte del “exceso” de carbohidratos.

    Si el enfoque de la autoregulación de la grasa no almacenada ya me parecía genial, la vertiente para cabrohidratos me parece rompedora. Como no quiero “ensuciar” este hilo, comentaré en el post de los carbos mis dudas.

    Respecto a la cetosis. No soy ningún experto, simplemente siempre me interesó el tema y puse en práctica la dieta con bastante éxito. Ha sido, de largo, la dieta que más éxito me ha dado. Me encantaría ver estudios de fisiología sobre la cetosis: como te decía, el proceso de conversión de grasas a cetonas debe ser tan extremadamente ineficiente, que aun estando “ultra-derramado” de grasa dietaria en sangre, se necesita además la grasa almacenada para colmar la necesidad de glucosa del cerebro (sino, no habría pérdida de peso). Debe ser fascinante hacer algún estudio de este tipo.

    Respecto al foro, sería genial aunar a toda la comunidad de personas que te seguimos (aunque yo he llegado hace muy poco!) y que tienen un interés real por la nutrición más allá del pensamiento oficialista del sistema, en un foro apadrinado por tí. Para que te lo pienses, te recomiendo la opción de Miarroba: http://foros.miarroba.es/indice.php (obviamente gratuita).

    Tengo una duda y que comparte razonamiento tanto para la “autoregulación” de grasa como de los carbos mediante la oxidación en ambos casos: si lo que no usa el cuerpo se oxida generando calor ¿podría ser detectable en algún experimento con algún tipo de cámara? Y si no es así debido a la sudoración, ¿la sudoración se podría incrementar? Lo que quiero llegar a ver es si habría algún signo fácilmente observable donde confirme que si hay mucha cantidad de nutrientes (grasa o hidratos) no usados por el cuerpo, se oxidan generando calor.

    Por otro lado, de nuevo con la oxidación. Esa capacidad de oxidar, tanto grasa como hidratos, ¿estaría relacionada con la actividad del tiroides? En todo este planteamiento tan revolucionario, no encajo bien el papel que siempre se le ha supuesto fundamental al tiroides. Y esta tarde dandole vueltas, he pensado que encajaría en esa capacidad de oxidar el “exceso” de nutrientes…

    Como digo, soy nuevo en tu blog-comunidad, si has escrito algo de ésto ya, ni pierdas el tiempo en responderme, simplemente te agradecería un link al post que sea.

    Muchas gracias y seguimos!

    Me gusta

    • Hola Mike,

      que el cuerpo tiene mecanismos para deshacerse de lo que no necesita/almacena, es indudable. Mira por ejemplo esta entrada:

      “El exceso de energía puede no compensar el efecto catabólico de la deficiencia de insulina”

      Y como hemos visto en algún experimento (ejemplo,ejemplo,ejemplo,ejemplo,ejemplo) las proteínas desacopladoras pueden explicar el resultado. O, en otras palabras, pueden ser el síntoma de que el cuerpo se está deshaciendo de lo que no usa.

      El problema del planteamiento es la determinación de la causalidad: si no se establece con claridad qué causa qué, ante los mismos síntomas se pueden proponer múltiples interpretaciones de qué está pasando. Ejemplo: con una dieta cetogénica los participantes pierden 27 kg en un año (ver). Unos podemos interpretar que han adelgazado gracias a la composición de la dieta, y que al estar adelgazando están consumiendo sus propias reservas de grasa y por eso no necesitan consumir tanta comida externa, por lo que es lógico que tengan un apetito reducido. Otros, pueden interpretar esos mismos hechos como que la comida low-carb es saciante, lo que ha llevado a una ingesta reducida y el cuerpo se ha visto obligado a adelgazar por la ecuación matemática del balance energético. Mismos hechos, mismos síntomas, e interpretaciones contrapuestas que llevan a recomendaciones radicalmente diferentes.

      Más de la mitad de lo que comemos es disipado en forma de calor. Y no es una cantidad fija cada día, sino que es adaptativa.

      ¿Qué órgano detecta que hay un exceso de nutrientes? ¿Cómo lo mide? ¿Cómo se distribuye la orden a los adipocitos de que tienen que atrapar o liberar ácidos grasos? Muchas de las cosas que leo de la tiroides tienen nula base fisiológica (i.e. gasto energético en reposo que cambia y el cuerpo se ve obligado a engordar/adelgazar…). No sé qué papel juega la tiroides en la obesidad de una persona sana (sin hipo/hipertiroidismo) pero las teorías sobre decisiones centralizadas que influyen en el peso corporal a través de los términos del balance energético tienen cero credibilidad.

      En cuanto al foro, lo he pensado y por ahora lo descarto, pues no tengo tiempo/energía para ocuparme de él. No quiero decir que sea una mala idea, pero el blog ya me consume más tiempo del que quisiera.

      Me gusta

  5. Hola Vicente!

    Gracias por responder.

    Es decir, ¿el papel del tiroides como regulador de la capacidad de adelgazar o engordar, lo incluimos dentro de las teorías pseudocientíficas del balance energético?

    Es cierto que la parte hormonal de conversión de T3 a T4, el “poder mágico” que siempre se le ha achacado, es que nuestro cuerpo “quema más” en reposo, así que, sí, parece que de nuevo balance energético.

    Pero entonces una cosa, ¿por qué personas que adquieren hipertiroidismo pierden una barbaridad de peso (un familiar mio) y los que tienen hipo engordan?

    Muchas gracias de nuevo por el trabajo de divulgación que haces!

    Me gusta

    • Hola Mike,

      ¿el papel del tiroides como regulador de la capacidad de adelgazar o engordar, lo incluimos dentro de las teorías pseudocientíficas del balance energético?

      No, ni mucho menos. No he dicho eso. Una cosa es la realidad y otra las teorías que pretenden explicar la realidad suplantando la fisiología con juegos de palabras que deducen un fantasioso comportamiento fisiológico de una resta. ¿El hipertiroidismo aumenta tu gasto energético y entonces tu cuerpo se ve obligado a adelgazar por aplicación de la ecuación matemática del balance energético? ¿Dónde está ahí la realidad fisiológica de lo que está pasando? ¿Cómo mide nuestro cuerpo que el gasto energético está aumentado y ordena a los adipocitos liberar grasa corporal? ¿Ninguna explicación fisiológica, sólo matemáticas?

      These data suggest that, in the rat, hypothyroidism would counteract the effect of diabetes on adipose LPL activity and magnify the enzyme response to insulin therapy. Confirmation of these interactions would indicate that hypothyroidism and insulin stimulate adipose LPL through different mechanisms.(fuente)

      Estos datos sugieren que, en la rata, el hipotiroidismo contrarrestaría el efecto de la diabetes en la actividad de la LPL del tejido adiposo y magnificaría la respuesta de la enzima a la terapia de insulina. Confirmación de estas interacciones indicaría que el hipotiroidismo y la insulina estimulan la LPL del tejido adiposo a través de mecanismos diferentes.

      Que las explicaciones simplistas basadas en leyes generales de la física sean a priori charlatanería no quiere decir que el hipo/hipertiroidismo no afecte al peso corporal. Nada tiene que ver una cosa con otra.

      Me gusta

  6. Hola.

    La respuesta es absolutamente impecable. Gracias Vicente.

    Acabo de darme cuenta de nuevo (es que aún me cuesta por todo el bombardeo de tantos años!) que no es una cuestión de tiroides y quema de energía, sino una estimulación de la LPL del tejido adiposo. Brutal.

    Creo que todos los recién llegados a este nuevo paradigma que nos expones en tu blog, tenemos que interiorizarlo bien y “desinfectarnos” de las teorías absurdas del balance energético: NO es la matemática, es la biología, la química y la fisionomía!

    ¡No son las calorías, son las hormonas y enzimas!

    Mil gracias de nuevo. Seguimos!

    Me gusta

  7. Por cierto Vicente.

    Ya tengo claro cómo el cuerpo autoregula (oxidando) la cantidad de utilizada de comida (hidratos y grasas), pero me quedaba la duda con el alcohol.

    He hecho una búsqueda en el blog, y no he visto ningún post hablando de éste tema. ¿Tendrías algún estudio que hablara del tema desde la perspectiva hormonal? es decir, “cuanto engorda” dos copas de vino, o un litro de cerveza, etc…

    En el mundo cetogénico, la cerveza y el ron están prohibidos, pero no el vino tinto, la ginebra o el whisky.

    Gracias, un saludo.

    Me gusta

      • Comprendo, es lógico.

        Tu blog es ya casi un servicio de utilidad pública, que ayuda y ayudará a muchas personas. Si lo tienes a bien, te invito a que un día de éstos, escribas un post echando un vistazo a los últimos estudios sobre el metabolismo del alcohol, puede ser interesante.

        Muchas gracias por responder, un abrazo.

        Me gusta

  8. Me gusta

  9. Me gusta

  10. Me gusta

    • No sé si esto responde a la pregunta de Miguel: “la grasa dietaria no es absorbida en un formato que pueda ser usado como energía. Primero debe ser depositada en el tejido adiposo. Después, entre comidas o durante el ejercicio es liberada para ser quemada”.

      Dietary fat is not absorbed in a form that utilized immediately for energy. First it must be deposited in adipose tissue. Then later, between meals or during exercise, fatty acids are released to be burned.

      Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.