La ciencia es asín (X)

Relatively high-protein or ‘low-carb’ energy-restricted diets for body weight loss and body weight maintenance?

Cuatro dietas, con distinta composición (las cuatro combinaciones de alta y normal en proteína, alta y normal en carbohidratos). Los porcentajes de cada macronutriente son diferentes en las tres fases del experimento.

Fase inicial (run-in, 100% de la energía). 20% frente a 10% de proteína:

The four diets had the following macronutrient compositions: protein/carbohydrate/fat of

  • 20/25/55 En% for the high-protein low-carbohydrate (HPLC) diet, of
  • 20/50/30 En% for the high-protein normal-carbohydrate (HPNC) diet, of
  • 10/25/65 En% for the normal-protein low-carbohydrate (NPLC) diet, and of
  • 10/50/40 En% for the normal-protein normal-carbohydrate (NPNC) diet

Fase de pérdida de peso (33% de la energía). 60% frente a 30% de proteína:

This resulted in the following macronutrient compositions during the weight loss period of time when 33% of the original energy requirement was provided: protein/carbohydrate/fat of

  • 60/5/35 En% for HPLC, of
  • 60/35/5 En% for HPNC, of
  • 30/5/65 En% for NPLC, and of
  • 30/35/35 En% for NPNC.

Fase de mantenimiento del peso (67% de la energía). 30% frente a 15% de proteína:

During the weight maintenance period thereafter energy intakes were 67% of the individuals’ energy requirement, resulting in macronutrient compositions of

  • 30/25/45 En% for HPLC; of
  • 30/45/25 En% for HPNC; of
  • 15/25/60 En% for NPLC and of
  • 15/45/40 En% for NPNC.

El resultado en términos de cambio en la grasa corporal en los distintos grupos en dos instantes temporales: tras la fase de pérdida de peso y tras la fase de mantenimiento de peso:

imagen_0232

Los mismos datos en forma de tabla:

 mes\grupo HPNC HPLC NPNC NPLC
0 0 0 0 0
3 -11.9 -11.9 -8.6 -10
12 -10 -8.2 -6.7 -8.5

Si nos fijamos en los grupos rojo y verde (HPLC y NPLC), el primero tiene el doble de proteína que el segundo, y no hay diferencias en pérdida de grasa corporal.

Si comparamos el azul con el rojo (HPNC y HPLC)  vemos que el primero tiene casi el doble de carbohidratos que el segundo, y sin embargo han perdido 2 kg más de grasa corporal, lo que sorprende, dada la conocida superioridad de la restricción de carbohidratos para pérdida de grasa corporal (ver,ver,ver) y hace dudar, por tanto, de los resultados de este estudio.

Por otro lado, las dietas amarilla y verde (NPNC y NPLC) tienen la misma cantidad de proteína, y sin embargo la pérdida de grasa corporal ha sido diferente. Y, además ha perdido más grasa corporal el grupo con menos carbohidratos (justo lo contrario de lo que sucedía en los dos grupos comentados anteriormente).

Ésta es la tabla a partir de la cual he generado la gráfica:

Se supone que los investigadores controlaron los niveles de nitrógeno en la orina para cerciorarse de que la ingesta de proteína era la prescrita. Por tanto los investigadores saben que hay dos grupos que han perdido la misma masa grasa, a pesar de una notable diferencia en la ingesta de proteína. Y saben que otros dos grupos han perdido distinta cantidad de masa grasa, a pesar de haber consumido la misma cantidad de proteína. Recordemos estos datos para cuando leamos las conclusiones que escribieron.

Por otro lado, fijémonos en que todos los grupos están recuperando la masa grasa que perdieron en los tres primeros meses, y, mientras eso sucede, la ingesta teóricamente es de sólo un 67% de las supuestas necesidades (basado en el punto de partida). Es decir, si los participantes están cumpliendo con el menú que les han dado los investigadores, este estudio estaría demostrando que el comer poco NO funciona para adelgazar (i.e. perder el peso que nos sobra y mantener lo perdido a largo plazo).

Pero los investigadores no saben qué comieron los participantes. Ni siquiera proporcionan datos basados en cuestionarios, por poco fiables que sean:

Although the prescribed energy-restriction was iso-energetic for the four diets, differences in energy intake in relation to the higher satiating effect of protein cannot be excluded, since the study was free-running, and in practice the energy-intake restriction had to take place following the volunteers’ own applications of the prescribed diets.

differences in energy intake … cannot be excluded … free-running … volunteers’ own applications of the prescribed diets

No sabemos ni qué ni cuánto comieron los participantes. ¿Estamos viendo el efecto de la distinta composición de las dietas o de las distintas ingestas energéticas de los participantes? ¿Siguieron los participantes las dietas que se les asignaron? Los autores del artículo no tienen respuesta para estas preguntas.

Conclusiones del estudio:

The study showed irrefutably, that, despite the success all-over with all four diets, the answer is that it is the relatively high-protein content per se, that supports the even greater success, and not the relatively lower carbohydrate content.

Este estudio demuestra de forma irrefutable, que a pesar del éxito en todos los aspectos de las cuatro dietas, la respuesta es que es el relativamente elevado contenido en proteína per se, lo que produce el mayor éxito , y no el bajo contenido en carbohidratos.

Vayamos por partes. Nos dicen que las cuatro dietas han triunfado “en todos los aspectos”. Yo veo la evolución de la masa grasa en las cuatro dietas, y no veo el “éxito” por ninguna parte. Si creemos los datos del estudio, los participantes están recuperando masa grasa con una ingesta de un 67% de lo que consumían originalmente. Si con esa ingesta estás recuperando masa grasa, ¿qué va a suceder en los siguientes meses? La palabra que buscamos es “fracaso” (ver).

Luego dicen que han demostrado ¡de forma irrefutable! que es la proteína la que confiere una ventaja a las dietas low-carb, y no la restricción de carbohidratos. Ya. Recordemos que en este estudio han encontrado que duplicar la ingesta de proteína no afecta a la pérdida de grasa corporal (me estoy refiriendo a los grupos rojo y verde, de los que he hablado antes), y que con la misma ingesta de proteína hay diferencias en la pérdida de masa grasa (grupos amarillo y verde). Creo que los datos lo dicen todo. Por otro lado, cualquier estudio, uno sólo, en que a igualdad de proteína, las dietas low-carb hacen perder más grasa corporal, está demostrando de forma exactamente igual de “irrefutable” exactamente lo contrario de lo que dicen estos señores, que no es la proteína lo que da una ventaja a las dietas low-carb (ver,ver). Si ésa es la hipótesis que lanzan los autores, tendrían, además, que explicar por qué en general la proteína no tiene un efecto relevante en la pérdida de masa grasa, a igualdad de calorías (entrada,meta-análisis):

No significant effects of protein intake on loss of either body mass or fat mass were observed

No se observó un efecto significativo de la ingesta de proteína ni en el peso corporal ni en la masa grasa

Supongo que este artículo ha pasado una revisión por pares… ¡Vaya tela!

Finalmente, una reflexión. Hay quien cita (ejemplo) este estudio como experimento en condiciones controladas (¡chúpate ésa!), coge textualmente las fantasiosas conclusiones de los autores sin hacer un análisis de los datos, nos dice que el estudio apoya la idea de que no hay una ventaja metabólica en la restricción de carbohidratos, nos dice que sí la hay en la proteína, y concluye que ¡las calorías importan! Como hemos visto, y a pesar de las increíbles conclusiones de los autores del estudio, el contenido del artículo no respalda ninguna de esas hipótesis. Pero si se da por supuesto que los datos del estudio son correctos, en tal caso este estudio demuestra que la restricción calórica NO funciona para adelgazar, aunque se siga la dieta. El estudio no sólo no ayuda a los caloréxicos a defender el dogma de que es la proteína la que da una ventaja a las dietas low-carb, sino que da el beso de la muerte al “come menos” como método de adelgazamiento, es decir, liquida uno de los pilares básicos de la teoría del balance energético. A la luz de este dato, ¿seguirán proclamando que éste es un “estudio elegante” o quizá ha dejado de ser elegante? Creo que me quedaré con las ganas de saber qué característica del estudio lo hacía elegante y a buen seguro ya no existe.

NOTA: si, como nos cuentan los caloréxicos, la ventaja metabólica de ingerir proteína consiste en que sacia el apetito y/o que aumenta el gasto energético, lo lógico es esperar que no ayude nada a perder peso a largo plazo, pues en tal caso es equivalente a “comer menos”, el método que ha demostrado una y otra vez que no sirve para adelgazar (ver).

Leer más:

Acerca del papel causal de las proteínas desacopladoras en la obesidad

En la entrada anterior, hemos visto que nuestras células tienen la capacidad de mantener un flujo adecuado de energía (ATP) para realizar sus funciones, regulando cuánta de la energía presente en la comida es aprovechada (y cuánta es desechada en forma de calor). Para los que sepan algo de electrónica (y también para el resto, pues el concepto es sencillo), sería como la labor de un regulador de tensión: a la salida del regulador se tiene una tensión estable (concentración intracelular de ATP), a pesar de las fluctuaciones en la entrada (energía procedente de grasa corporal y comida):

voltage_regulator

Y, efectivamente, el regulador de tensión disipará en forma de calor tanta energía como sea preciso (primera ley de la termodinámica, sin ir más lejos).

Volviendo a la célula, bajo el estúpido paradigma de la energía, una hipotética desregulación en la activación de esas proteínas desacopladoras afectará al gasto energético, lo que producirá un superávit/déficit calórico y por tanto obesidad.

Thus, UCPs are potentially important in disorders of energy balance such as obesity and diabetes

Así pues, las UCPs son potencialmente importantes en los trastornos de equilibrio energético tales como obesidad y diabetes

La obesidad es un problema de excesiva acumulación de grasa corporal. Sin embargo, cometiendo el desatino de catalogar el problema como “trastorno de equilibrio energético” se llega a la surrealista conclusión de que la ingesta energética y el gasto energético tienen que tener un papel causal en el problema.

Cuanto más se come y menos se gasta, entonces más se guarda

¡Qué daño está haciendo esa falacia a la salud de la gente!

¿Es que estoy negando el cumplimiento de leyes de la física que son inviolables? ¿Es que la grasa acumulada sale de la nada?

Enanismo: anomalía por la que un individuo tiene una estatura más reducida de lo habitual

Según las leyes de la física, si tienes menos masa muscular, menos masa grasa, etc. esto es un trastorno de equilibrio energético: no se ha creado el necesario superávit calórico, o en otras palabras no has ingerido suficiente energía en relación a la que has gastado. Deberíamos examinar qué ha alterado el apetito de las personas que sufren esta condición, haciendo que ingieran menos calorías de lo normal. Posiblemente es el efecto de un problema en el cerebro, causado por una dieta poco sabrosa.

Si entiendes lo que estoy diciendo, ten cuidado, porque acabas de situarte al margen de la doctrina oficialmente establecida (también llamada conventional rubbish) en obesidad. Saber que la teoría del balance energético es estúpida pseudociencia te convierte en un “fuera de la ley”.

clint-eastwood

Y, si por el contrario no entiendes lo que estoy diciendo, y por tanto crees que el enanismo lo causa una ingesta anormalmente reducida respecto del gasto energético (¡no se pueden violar las leyes de la termodinámica!), en ese caso tienes las cualidades necesarias para ser un “experto” en obesidad. Si tienes un titulito que colgar en la pared, ya no te falta nada.

Volviendo al caso que nos ocupa, la obesidad la causan a) un aumento excesivo del número de células grasas (adipogénesis) combinado con b) un aumento de la cantidad de grasa almacenada en los adipocitos (lipogénesis). El hecho de que en las células cambie la fracción de energía disipada en forma de calor, no guarda, que yo sepa, relación con esos dos procesos, y por tanto no hay razones para pensar en una relación causal. Más bien, lo lógico es interpretar que si engordas, es decir si cambia la cantidad de nutrientes que entran/salen de/en los adipocitos, el resto de células del cuerpo tienen capacidad para mantener sus funciones sin verse afectadas por esas fluctuaciones en el suministro de nutrientes. El cambio en la eficiencia de las mitocondrias sería un efecto de esos cambios, no su causa.

Obesity develops when energy intake chronically exceeds energy expenditure (fuente)

La obesidad se produce cuando la ingesta energética sistemáticamente excede al gasto energético.

Y yo que pensaba que ésa era la causa del gigantismo y del desarrollo muscular (ver). ¿En qué me equivoco?

Alterar con un fármaco la activación de las proteínas UCP como método para adelgazar tiene el mismo sentido que inactivarlas para corregir el enanismo. Si puedes explicar el error de lógica cometido en el segundo caso, ya entiendes el error cometido en el primero. Pero, por increíble que parezca, esos errores se están cometiendo en el estudio de la obesidad desde hace décadas (ver):  los “expertos” buscan las razones por las que comemos “más de la cuenta”, y estudian por qué se reduce nuestro metabolismo cuando se restringen las calorías. Porque, obviamente, esa “reducción del metabolismo” es la causa, y no un efecto, de no poder adelgazar. Y, obviamente, “comer menos” es la única forma de adelgazar (ver,ver).

Ni me molesto en aclarar cuándo estoy empleando ironía.

Leer más:

Proteínas desacopladoras

La mitocondria es el órgano celular encargado de suministrar las “cápsulas de energía”, llamadas ATP, que usan nuestras células para su funcionamiento (realizar sus funciones vitales o para movernos). La materia prima originaria de esa energía son los glúcidos, lípidos y aminoácidos que llegan a las células.

No voy a explicar ni la estructura ni cómo funciona la mitocondria, pero sí voy a usar una analogía para explicar un detalle de su funcionamiento: pensemos en la mitocondria como si fuera un tobogán al que se accede subiendo una larga escalera.

tobogan-4

La energía contenida en la comida es usada para subir por la escalera y así llegar hasta la plataforma. Una vez en la plataforma, se puede optar por a) bajar por el tobogán, que sería equivalente a aprovechar el esfuerzo realizado para generar ATP, o se puede b) volver a bajar por la escalera, en cuyo caso lo único que hemos conseguido es cansarnos (“disipar calor”). Este segundo caso, disipar la energía contenida en la comida en forma de calor, sería posible gracias a las llamadas “proteínas desacopladoras” que hay en las mitocondrias, ya que son estas proteínas las que ofrecen un camino de salida alternativo desde la plataforma (uno en el que no se produce ATP).

En la imagen que hay bajo estas líneas (estudio), la persona que sube la escalera sería el H+ (protón). Una opción es que el H+ se use para generar ATP (es decir, se tira por el tobogán identificado como “coupled respiration”). Pero si se han activado las proteínas desacopladoras (UCP, de sus siglas en inglés) presentes en esa célula, también puede usarlas para atravesar la membrana interna de la mitocondria (es decir, tras haber subido la escalera, volver a bajarla sin haber hecho nada más que cansarnos), y en tal caso se generará calor (la energía de la comida no puede desaparecer sin más).

ucp

Las mitocondrias del tejido adiposo marrón son muy numerosas y están especializadas en disipar calor; es decir, subir la escalera y volver a bajarla, sin tirarse por el tobogán. En ese tejido la principal proteína desacopladora es la UCP1, que es sensible a la temperatura (genera calor para mantener la temperatura corporal estable) y que sólo está presente en ese tejido. En numerosos tejidos del cuerpo, incluído el tejido adiposo blanco, existen otras proteínas desacopladoras: UCP2 a UCP5 (artículo). Aunque hay controversia sobre las funciones fisiológicas de esas proteínas, al parecer su activación es sensible a la presencia de nutrientes (glucosa, ácidos grasos, glutamina, etc.), incluso en el caso de la UCP1 (artículo,artículo,artículo,artículo,artículo), por ejemplo, con una mayor activación en presencia de cierto tipo de ácidos grasos (artículo,artículo,artículo).

Fatty acids or dietary fats increase UCP2 mRNA and protein levels in several tissues

fatty acids are classically considered as positive modulators of UCP1 activity

our data support the general consensus in the field that LCFAs are the most likely physiological activators of UCP1

¿Cuál es el interés de esto que estoy contando? Pues que nuestro cuerpo tiene mecanismos que permiten “echar a la basura” calorías o, por el contrario, aumentar el aprovechamiento de lo que se come; lo que estime necesario en cada momento. Por ejemplo, este mecanismo que he comentado posibilita que si se detecta que sobra ATP, disipar las calorías en forma de calor. Y si se percibe que falta ATP, se puede aprovechar mejor la comida. De hecho, las concentraciones de ATP en el medio intracelular son mantenidas muy estables (libro,artículo).

whatever the calories in, the useful calories out (for fat storage or whatever) depends on the presence of added or naturally occurring uncouplers as well […] The implication is that when somebody reports metabolic advantage (or disadvantage), there is no reason to disbelieve it (ver)

sean cuales sean las “calorías que entran”, las calorías útiles (para ser almacenadas como grasa o para otra cosa) dependen de la presencia de desacopladores añadidos o naturalmente presentes […] Eso significa que si alguien informa de una ventaja metabólica (o desventaja) no hay razón para no creerlo.

En resumen,

These proteins uncouple the process of mitochondrial respiration from oxidative phosphorylation, diminishing the resulting production of ATP and instead yielding dissipative heat. The action of these proteins creates a futile cycle that decreases the metabolic efficiency of the organism. Thus, UCPs are potentially important in disorders of energy balance such as obesity and diabetes

Estas proteínas desacoplan el proceso de la respiración mitocondrial de la fosforilación oxidativa, disminuyendo la producción resultante de ATP y en su lugar produciendo calor disipativo. La acción de estas proteínas crea un ciclo fútil que disminuye la eficiencia metabólica del organismo. Así pues, las UCPs son potencialmente importantes en los trastornos de equilibrio energético tales como obesidad y diabetes

El estudio que comento en “Una caloría no es una caloría” es muy interesante.

NOTA: por no alargar más la entrada, ya haré más adelante un comentario sobre la posible implicación de estas proteínas como agente causal en la ganancia o pérdida de grasa corporal. Por ahora sólo matizo que la obesidad no es un trastorno de equilibrio energético, sino una excesiva acumulación de grasa corporal.

Leer más:

Distracciones metabólicas

imagen_0281

En esta entrada no quiero centrarme en los errores de lógica que comete este señor, ni en cómo engaña a la gente con un experimento a corto plazo del que no se deduce lo que él concluye (y tan fiable como cualquier cosa que cuente un tipo que cobra de Coca-Cola y que no dijo ni pío hasta que Coca-Cola no hizo pública una lista de gente a la que pagaba), sino que me voy a centrar únicamente en las conclusiones que extrae: dice que las hormonas y la composición de la dieta (índice glucémico, proporciones de macronutrientes, etc.) son irrelevantes porque adelgazar es una cuestión de física pura, de energía. Hablar de fisiología dice que es una “distracción metabólica“.

Distracción metabólica…

Vamos a ver un estudio.

Effect of Dietary Carbohydrate Source on theDevelopment of Obesity in Agouti Transgenic Mice

Experimento en ratones. Se comparan cinco dietas idénticas en términos de macronutrientes y en términos de ingesta energética. El experimento tiene dos fases: en la primera todos los ratones consumen la misma dieta ad-libitum (i.e. comen cuanto quieren). Luego se reparten los ratones en cinco grupos de tal forma que los grupos estén equilibrados en peso corporal medio, y a cada grupo se le asigna una de las cinco dietas, pero en esta segunda fase con restricción calórica (70% de las cantidades ad-libitum). Puesto que en esta fase los ratones comieron todo lo que se les ofrecía, todos los ratones consumieron la misma cantidad en términos de calorías.

En resumen: cinco dietas diferentes, pero con las mismas calorías y misma distribución en términos de macronutrientes.

En la imagen se muestran la grasa subcutánea y visceral al final del experimento con las cinco dietas. He agrupado las tres que tenían sacarosa (azúcar de mesa) entre los ingredientes, para diferenciar sus resultados de las dos dietas que no incluían sacarosa:

imagen_0271

Comentarios de los autores del estudio (y mis traducciones a continuación de cada fragmento):

These findings suggest that subcutaneous adipose tissue deposition is sensitive to both quantitative (e.g., energy) and qualitative (e.g., carbohydrate) changes in diet.

Estos resultados sugieren que la deposición de tejido adiposo subcutáneo es sensible tanto a cambios en la cantidad (e.g. energía) como en la calidad (e.g. carbohidratos) de la dieta

Collectively, visceral adipose tissue accumulation was significantly attenuated in animals consuming the energy restricted ROLL (by 59% to 86%, p < 0.05) and MUNG (48% to 60%, p <0.05) diets compared with the Basal-R and IO-S diets despite identical energy intake, suggesting that these diets suppress visceral adipose tissue deposition by a mechanism independent of energy restriction

En conjunto, la acumulación de tejido adiposo visceral fue significativamente menor en los animales que consumían las dietas ROLL […] y MUNG […] con energía restringida, en comparación con las dietas Basal-R y IO-S, a pesar de la idéntica ingesta energética, lo que sugiere que estas dietas suprimen la deposición por mecanismos independientes de la restricción energética.

these studies show that a qualitative change in diet, specifically carbohydrate source, influences weight gain and body composition in aP2-agouti transgenic mice. We hypothesize that diets containing low-glucose response dietary carbohydrate result in the sustained release of glucose into circulation, which may prevent an exaggerated postprandial response characterized by extreme hyperglycemia and an enhanced insulin secretory response. The chronic consumption of high glycemic index carbohydratesand the accompanying changes in the postprandial response may enhance de novo lipogenesis and increase lipid flux to adipose tissue, thereby promoting increases in both bodyweight and adipose tissue mass.

estos estudios demuestran que un cambio cualitativo en la dieta, en concreto la fuente de carbohidratos, influye en la ganancia de peso y en la composición corporal en ratones transgénicos aP2-agouti. Hipotetizamos que las dietas que contienen carbohidratos dietarios de baja respuesta en glucosa resultaran en una liberación sostenida de glucosa en la circulación, lo que podría prevenir una respuesta postprandial exagerada, caracterizada por una hiperglucemia extrema y una aumentada respuesta secretora de insulina. El consumo de carbohidratos de alto índice glucémico y sus cambios asociados en la respuesta postprandial podrían estimular la de novo lipogénesis e incrementar el flujo de lípidos hacia el tenido adiposo, promocionando así un incremento tanto en el peso corporal como en el tejido adiposo.

we demonstrate the importance of considering both the quantity and quality of dietary carbohydrate in the development of obesity (fuente).

demostramos la importancia de considerar tanto la cantidad como la calidad de los carbohidratos dietarios en el desarrollo de la obesidad

Mismas calorías, mismo reparto en términos de macronutrientes —> Distinta acumulación de grasa corporal

pseudociencia

Volviendo a la cita con la que he empezado, la evidencia científica dice que este señor nos está engañando. Si es sincero, está cometiendo la burrada de deducir a partir de una tautología que adelgazar es una cuestión de energía y que, a igualdad de calorías, la composición de la dieta y la fisiología no juegan un papel. Pero como decía al principio, más que explicar dónde está el engaño, algo a lo que he dedicado innumerables entradas del blog, en esta entrada sólo he querido contraponer sus afirmaciones con evidencia científica. Una vez sabes que Francis Holway te está engañando, porque los datos dicen que es así, es mucho más sencillo entender las falacias que emplea. Sencillamente, tienes la mente mucho más abierta. Y estás atrapado, porque cuando ya sabes que el balance energético es estúpida pseudociencia, ya no puedes volver a no saberlo.

Once you know some things, you can’t unknow them. It’s a burden that can never be given away. Alice Hoffman

Una vez sabes algunas cosas, ya no puedes desconocerlas. Es una carga de la que nunca puedes deshacerte.

Leer más:

La ciencia es asín (IX)

Impaired glucose tolerance in rats fed low-carbohydrate, high-fat diets

Experimento con ratas de 4 semanas de duración. Se alimenta a las ratas con tres dietas diferentes, pero que contienen la misma cantidad de calorías.

Como vemos en la tabla, dietas isoenergéticas pero con distinta composición produjeron diferente acumulación de grasa corporal.

imagen_0145

Mismas calorías —> diferente acumulación de grasa corporal.

Mismas calorías —> diferente acumulación de grasa corporal.

Mismas calorías —> diferente acumulación de grasa corporal.

Aparte de lo anterior, en este estudio los investigadores hacen una prueba de dietas en ratas y luego aplican las conclusiones a humanos. ¿Por qué no hacer ese experimento en humanos? ¿Hay algún tipo de razón que lo impida?

when using these diets for weight loss and the treatment of other conditions, our data imply that potentially harmful metabolic consequences should be kept in mind

al usar estas dietas para pérdida de peso y el tratamiento de otras condiciones, nuestros datos suponen que peligrosas consecuencias metabólicas deben ser tenidas en consideración.

El artículo es de 2013. Que los resultados obtenidos en ratas estén en contradicción con los resultados publicados en humanos (ver,ver,ver,ver) es un pequeño contratiempo que supongo que no inquietó demasiado a los autores del artículo ni, al parecer, a los revisores de la revista.

Este otro artículo se hizo famoso por intentar exactamente la misma maniobra y se llegó a pedir que fuera retirado.

The study ignored the dozens of studies, listed in their own references, comprising hundreds of human subjects, that contradicted the mice data (fuente)

Este estudio ignoró decenas de estudios, enumerados en sus propias referencias bibliográficas, basados en cientos de humanos, que contradicen los datos en ratones.

Leer más: