La composición de la dieta influye en la composición corporal

La teoría del balance energético dice que a efectos de los cambios en la composición corporal (e.g. engordar) lo único que importan son las calorías totales de la dieta, no así su composición. Los defensores de esta teoría nos cuentan que eso es algo que viene impuesto por leyes inviolables de la física, y por tanto es indiscutible.

La pseudociencia del balance energético es fraudulenta y estúpida. Y lo es sin matices: de principio a fin. Afortunadamente, existen cientos de experimentos, hechos con animales o con humanos, que demuestran la falsedad de esta teoría. Los experimentos con animales están absolutamente controlados, lo que no permite a los defensores del balance energético poner en duda los resultados. Les deja sin escapatoria.

Low- and High-Carbohydrate Diets: Body Composition Differences in Rats

Estudio en ratas. Durante 8 semanas se hace seguir a un conjunto de ratas una dieta engordante (alta en grasa en el caso de las ratas). Consumen tanta comida como quieren. Al final de esas 8 semanas las ratas se dividen en dos grupos, que seguirán dietas diferentes durante otras 10 semanas, aunque ambas dietas serán isoenergéticas: 65% de la cantidad de calorías consumidas en media durante las 8 semanas anteriores.

El resultado fue que con una dieta se perdieron 16.2 g de grasa corporal, mientras que con la otra se perdieron 21.1 g.

imagen_0146

This current study suggests that macronutrient composition of the diet affects fat use in the HC compared with the LC group resulting in decreased FM and improved body composition.

El presente estudio sugiere que la composición en términos de macronutrientes de la dieta afecta al uso de la grasa en la dieta HC en comparación con el grupo LC dando como resultado una menor masa grasa y mejor composición corporal.

Mismas calorías, pero distinta composición —> Diferente pérdida de grasa corporal

Mismas calorías, pero distinta composición —> Diferente pérdida de grasa corporal

Mismas calorías, pero distinta composición —> Diferente pérdida de grasa corporal

NOTA: aclaro una vez más que los experimentos con animales son absolutamente pertinentes en este caso, pues no existen diferencias entre las leyes de la termodinámica de aplicación en animales y las de aplicación en humanos. Otro tipo de resultados no son extrapolables directamente de una especie a otra, pero éste sí lo es.

Leer más:

Misma energía, misma composición de la dieta –> distinta ganancia de grasa corporal. Glups…

Un par de estudios hechos en ratas que demuestran que la teoría del “balance energético” no es más que pseudociencia.

Less Body Fat Accumulation in Rats Fed a Safflower Oil Diet Than in Rats Fed a Beef Tallow Diet

Estudio hecho con ratas, de cuatro meses de duración. Dietas isoenergéticas, pero además con exactamente la misma distribución de macronutrientes.

Both diets provided 45, 35 and 20% of energy as fat, carbohydrate and protein, respectively.

Ambas dietas proporcionaban el 45, 35 y 20% de la energía como grasa, carbohidratos y proteína, respectivamente.

We show here that body fat accumulation was less in rats fed the safflower oil diet than in those fed the beef tallow diet. Because both groups of rats were offered diets with the same metabolizable energy throughout the experimental period (4 mo), the difference in body fat accumulation between the two diet groups was ascribed to the different dietary fats.

Aquí mostramos que la acumulación de grasa corporal fue menor en las ratas alimentadas con la dieta de aceite de cártamo que en aquellas alimentadas con sebo de bovino. Puesto que ambos grupos de ratas recibieron siguieron dietas con la misma energía metabolizable durante todo el período experimental (4 meses), la diferencia en la acumulación de grasa corporal entre los grupos de dos dieta fue atribuida a las diferentes grasas dietéticas.

Mismo contenido energético, misma distribución de macronutrientes, y el resultado es una diferente acumulación de grasa corporal:

imagen_0061

 

Body fat accumulation is greater in rats fed a beef tallow diet than in rats fed a safflower or soybean oil diet

Otro experimento con ratas. Tres dietas que únicamente se diferencian en el tipo de grasa:

These diets contained the following ingredients (in g/kg): corn starch, 260; sucrose, 120; casein, 255; fat (beef tallow, safflower oil or soybean oil), 250; cellulose, 50; vitamin mixture,13 13; mineral mixture,13 45; DL-methionine, 4; choline chloride, 2.5; and t-butylhydroquinone, 0.5.

Ingesta energética idéntica, en término medio, en los dos grupos que he resaltado en amarillo en la tabla. Empiezo por ellos.

imagen_0059

Mayor acumulación de grasa corporal con una dieta que con la otra, siendo las calorías ingeridas las mismas:

imagen_0060

 

Si nos fijamos en la otra dieta, la que está en la columna etiquetada como “Soybean oil”, ésta produjo menor acumulación de grasa corporal que la “Beef tallow”. Si miramos de nuevo la primera de las dos tablas, podemos comprobar que la ingesta energética fue mayor en la primera que en la segunda. Una mayor ingesta energética ha producido un menor engorde.

Según los contadores de calorías (ver), nunca se ha demostrado que exista influencia de la composición de la dieta en la ganancia o pérdida de peso, al margen por tanto de las calorías. Nos dicen que sólo importan las calorías, y luego se ponen a hablar de saciedad, apetito y adherencia a la dieta (ver). Historias que suenan razonables porque son la cantinela que se nos ha contado durante décadas: las personas engordan porque comen demasiado y se mueven poco, y el único método para adelgazar es aprender a cerrar la boca y despegar el culo del sillón. Pero eso no es ciencia, sino simples prejuicios contra la gente que tiene exceso de peso.

Leer más:

The BMJ censored my comment against statins and the MDs who promote those drugs

Unfortunately, we cannot publish this comment as it is potentially defamatory

Potentially defamatory? Which part of my comment deserves censorship? What is exactly the opinion that can’t be allowed in a BMJ blog?

bmj

“The protective effects of statins are not in doubt and are proportional to the degree of cardiovascular risk.”

“Statins remain among the most important advances in medical history”

According to the data from Collins et al., reducing your LDL 1 mmol/L with statins delays the death, each year, of 1 out of 500 people taking the drug.

People should stop trusting medical doctors.

NOTE about the Cholesterol Treatment Trialists’ (CTT) Collaborators:

This group is part of the Clinical Trials Service Unit in Oxford, which has received hundreds of millions of pounds over recent years to conduct research on behalf of the pharmaceutical companies“.

Excerpt from: “How statistical deception created the appearance that statins are safe and effective in primary and secondary prevention of cardiovascular disease”. Expert Rev. Clin. Pharmacol. 8(2), 201–210 (2015)

¿Es esto adelgazar? (XII)

Effect of Wearable Technology Combined With a Lifestyle Intervention on Long-term Weight Loss. The IDEA Randomized Clinical Trial

Estudio de intento de adelgazamiento recién publicado. Intervención basada en la pseudociencia del balance energético: “comer menos y moverse más“.

En uno de los grupos (SBWI) los participantes aumentaron el tiempo de actividad física media/intensa (MVPA) y redujeron la ingesta energética una media de 400 kcal/día:

imagen_0159  imagen_0158 imagen_0157

Típica dieta de 1500 kcal/día acompañada de un incremento en la actividad física: han comido menos y se han movido más. Según la teoría del balance energético, están haciendo lo que deben para adelgazar.

¿Resultado? El de siempre: perdieron algo de peso y grasa  corporal los primeros seis meses, pero lo van recuperarando paulatinamente durante el siguiente año y medio:

imagen_0161imagen_0160

Han estado comiendo menos y moviéndose más, pero no ha funcionado para adelgazar (i.e. perder una cantidad importante de peso y mantener lo perdido a largo plazo).

Los contadores de calorías nos dicen que las dietas fracasan porque se deja la dieta. Culpan a la persona, nunca al método. Pero en este estudio los participantes no han dejado la dieta ni el plan de ejercicios. Y el método no ha funcionado. ¿Seguimos ignorando los hechos y achacando a los obesos no ser capaces de adelgazar? La arrogancia no sólo es injusta, además impide entender las causas del problema y encontrar una solución que funcione, si es que eso es posible.

Por supuesto los datos tienen que ser erróneos. “¡Es que infravaloramos lo que comemos un 50% y sobreestimamos el deporte que hacemos otro 50%!“. O sea que se ha medido incorrectamente la ingesta durante el estudio, pero no antes del estudio. Curiosa teoría. Según los contadores de calorías, cuando los estudios científicos están hechos con personas, los datos son erróneos, porque los humanos mentimos o nos equivocamos midiendo cuánto comemos, y para ellos los experimentos con animales no existen porque todavía no se les ha ocurrido cómo argumentar que los resultados también son erróneos.

Teorías de la conspiración

Si para seguir creyendo en una teoría, la del balance energético, se tiene que argumentar que los datos de cientos de estudios científicos son falsos, en humanos (ver) y en animales, yo diría que el error no está en los estudios científicos.

Leer más:

¿Cómo reaccionas tú cuando alguien te engaña? 4S y LIPID

Randomised trial of cholesterol lowering in 4444 patients with coronary heart disease: the Scandinavian Simvastatin Survival Study (4S)

Estudio de intervención secundaria, realizado antes de 2004, en concreto el artículo fue publicado en 1994.

Según los autores del artículo, la reducción en el riesgo de muerte fue de un 30%. Lo cierto es que en ese estudio la mortalidad había sido de un 11.5% de los participantes en el grupo placebo, y de un 8.2% en el grupo con estatina. Una diferencia absoluta de un 3.3% al cabo de los 6 años que duró el estudio, o sea una reducción absoluta de la mortalidad de un 0.5-0.6% anual. Habría que  que tratar a 180 personas durante un año para retrasar la muerte de una de ellas más allá de ese año.

Pero es mucho más impactante decir que se redujo la mortalidad en un 30%, ¿verdad?

Prevention of cardiovascular events and death with pravastatin in patients with coronary heart disease and a broad range of initial cholesterol levels. The Long-Term Intervention with Pravastatin in Ischaemic Disease (LIPID) Study Group

Estudio realizado antes de 2004, pues el artículo fue publicado en 1998. Es de intervención secundaria: los participantes tienen enfermedad cardíaca coronaria. Participantes de 62 años de edad en media.

Resultados de mortalidad:

Overall mortality was 14.1 percent in the placebo group and 11.0 percent in the pravastatin group (relative reduction in risk, 22 percent; 95 percent confidence interval, 13 to 31 percent; P<0.001).

Reducción absoluta de la mortalidad del 3.1% en 6 años, es decir, de forma aproximada, un 0.5% anual. Habría que hacer tomar el fármaco a 200 personas cada año para retrasar la muerte de una de ellas más allá de ese año, en lugar de morir antes.

¿Qué interpreta un paciente al que el médico le dice que “el fármaco reduce la mortalidad en un 22%“? (hagamos la prueba en casa: pidámosle a un familiar que nos explique lo que significa)

La pregunta es: ¿qué debería contarle un médico a su paciente para informarle correctamente de la efectividad de este fármaco (tras haberle contado con todo detalle los efectos secundarios que tiene, claro)?

 

Leer más:

 

No olvidemos nuestra responsabilidad individual

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que para lograr adelgazar (con una dieta/ejercicio), son necesarios dos factores:

  1. Conocer el método adecuado para lograrlo, si es que existe uno que nos funcione
  2. Aplicar el método

Si desconozco el camino para conseguir el objetivo, por mucho que ande lo único que haré será frustrarme (ver). Y, ciertamente, si conozco el remedio pero no lo sigo, tampoco voy a lograr nada.

Creo que también podemos estar de acuerdo en que prácticamente nadie consigue adelgazar, por lo que cabe pensar que o bien en general se desconoce el método para lograrlo, o bien la gente no pone de su parte en aplicarlo, o ambas cosas.

Quien hace alusión a la “responsabilidad individual” de los obesos, da por supuesto que el método para adelgazar es conocido. Pero eso no demuestra más que sus propios prejuicios y su propia ignorancia. ¿Cuál es ese método demostrado para dejar de ser obeso y mantener el nuevo peso a largo plazo, que funciona a gran parte de la población? ¿Demostrado? ¿En la literatura científica? ¿O ellos conocen por inspiración celestial que el método funciona?

Como ejempo de estas actitudes de racismo hacia los obesos tenemos el impuesto por obesidad: puesto que los obesos conocen el remedio a su problema y no les da la gana aplicarlo, les ponemos un impuesto, porque no estamos dispuestos a seguir pagando los costes sanitarios que su gula y su pereza provocan. Porque el problema es que las familias humildes se niegan a consumir alimentos con poca grasa, el remedio que todos sabemos que cura la obesidad. No cabe mayor estupidez ni mayor ignorancia.

Fatphobia

Es el odio, el desprecio hacia la gente con exceso de peso. Lamentablemente es bastante frecuente en el mundo del fitness.

Muchas personas con exceso de peso tienen problemas de autoestima y se culpan de su situación. La realidad es que, a falta de un remedio efectivo para su problema, o se aceptan como son, o su vida va a ser un calvario aún mayor. Pero que no se les ocurra decir que están orgullosas de estar gordas, porque ahí vendrá el musculado de turno a decirles que están poniendo en riesgo su salud y que tienen que avergonzarse de su condición.

¿No habéis visto esta imagen circulando por twitter y facebook?

“Ser de hueso ancho ya no es excusa”

ser_de_hueso_ancho_ya_no_es_excusa

¿Excusa para qué? ¿Es que acaso sabes tú cuál es la causa de que esa persona tenga ese problema? ¿Es que acaso sabes tú cuál es el método que puede permitir a esa persona alcanzar un peso normal y mantenerlo?

¿Nos reímos todos con lo de los “huesos anchos”? Conozco una mujer que tiene algo exceso de peso, nada alarmante, pero su hija, de unos 15 años sí está demasiado gorda. La niña tiene claro que de mayor quiere dedicarse al mundo del deporte. Esta mujer me comentó un día que ella tenía “huesos anchos”, y que por tanto su hija también. ¿Nos reímos de ellas? El problema, al menos bajo mi punto de vista, es que esta mujer cree en las recomendaciones oficiales para comer de forma saludable. Pero puedo equivocarme, porque la verdad es que no sé si su hija estaría mejor físicamente de seguir una dieta acorde a mis ideas.

Quizá habría que responder que tener los músculos hipertrofiados no es excusa para ser un imbécil desalmado. Por muchas horas que hayas dedicado a mover pesas. Y, quizá, habría que pedir un poco de responsabilidad individual a estos señores (que yo haya visto, casi siempre son hombres), y pedirles que dejen de fomentar el odio hacia las personas que tienen un problema de peso.

Necesitamos:

  1. Encontrar un método que sea útil para perder una cantidad importante de peso y mantener lo perdido a largo plazo
  2. Que ese método sea divulgado por los estamentos oficiales

Hasta entonces, aludir a la responsabilidad individual de los obesos no es otra cosa que dar rienda suelta a lo peor de nosotros mismos.