Etiquetado: el inepto simón

Los ladrones de aplausos

La aplausoterapia es una pseudociencia: no hay estudios científicos que demuestren que, aplaudiendo, a los médicos y enfermeros les aparecen mágicamente medios de protección contra el COVID-19.

Y, además, la aplausoterapia es un intento de manipulación: en lugar de tener imágenes de los 41.000 fallecidos, lo que tenemos es a las televisiones del régimen bolivariano poniendo imágenes de bailes, cantos y aplausos. Los aplausos ayudan al gobierno de la muerte, responsable máximo de la masacre. Lo que ayuda a un trabajador es tener medios para protegerse de la enfermedad, sin tener que jugarse la vida haciendo su trabajo.

Como era previsible, tarde o temprano el gobierno de la muerte reinterpretaría los aplausos como un respaldo a su gestión. No querían aplausos para los sanitarios, los querían para tratar de lavar su propia imagen, manchada con la sangre de los fallecidos: ahora los aplausos ya son para el gobierno (ver,ver) y las caceroladas son contra los sanitarios (ver,ver). La verdad es la mentira y la mentira es la verdad.

Si alguien quería aplausos para el negligente gobierno de la muerte, ¿por qué no promoverlos a las 8:30, por ejemplo, sin ensuciar los aplausos a los sanitarios? Pues no, tenían que robar los merecidos aplausos de los trabajadores que nos han protegido con riesgo para sus vidas, perdiéndola muchos de ellos. No sólo no les dieron a tiempo la protección que necesitaban sino que luego les han intentado robar el agradecimiento de los españoles. ¿Se puede ser más miserable?