¿Es esto adelgazar? (XXVI)

Effect of a Stepped-Care Intervention Approach on Weight Loss in Adults: The Step-Up Study Randomized Trial

363 participantes empiezan el estudio (4 de cada 5 eran mujeres) de los que únicamente 260 lo completan.

Hay pérdida de peso los primeros seis meses, pero a partir de ese momento no se pierde peso, se recupera.

Los datos de ingesta y actividad física indican que en todo momento los participantes mantuvieron una restricción calórica de 500 kcal/d y que mantuvieron niveles de actividad física por encima de los de partida:

Están entre 6 y 8 kg por debajo del peso inicial, están comiendo menos, están haciendo más ejercicio y están recuperando el peso perdido poco a poco.

¿De verdad vamos  a seguir suponiendo que los datos de los experimentos científicos tienen que estar mal? ¿Siempre están mal?

¿Aceptaríamos esa explicación para por qué no funcionan otros tratamientos pseudocientíficos, como la homeopatía?

Leer más:

Anuncios

¿Es esto adelgazar? (XXIV)

Time-Based Physical Activity Interventions for Weight Loss: A Randomized Trial

Tres grupos experimentales para pérdida de peso y 18 meses de duración. No voy a prestar atención a las diferencias ente ellos, pues en todos los casos se trata de dieta hipocalórica con más o menos ejercicio y terapia conductual:

All were prescribed an energy restricted diet and physical activity, with group intervention sessions delivered over 18 months. ADOPT received additional phone contact (months 1–3), supervised exercise (months 1–6), and behavior campaigns (months 4–9). MAINTAIN received additional phone contact (months 4–6), supervised exercise (months 7–12), and behavior campaigns (months 13–18).

Como vemos en la gráfica, en los primeros seis meses se pierden unos 9 kg y en los últimos seis meses lo que han hecho todos los grupos ha sido ganar peso, más o menos al mismo ritmo en todos los grupos.

Los datos de la tabla que muestro a continuación son muy interesantes. Esos datos dicen que en todo momento los participantes estuvieron “comiendo menos” (entre 350 y 650 kcal menos que antes de empezar). En todo momento estuvieron “haciendo más ejercicio”. Y “sin embargo” no sólo han dejado de perder peso, ¡lo están recuperando!

Los participantes no han dejado la dieta y la dieta ha dejado de funcionar.

Sólo existe una medicina: la que demuestra eficacia en los experimentos científicos. La charlatanería no es un tratamiento aceptable para la obesidad.

Leer más:

“El pan y otros agentes comestibles de enfermedad mental”

The coevolution between humans and grain brought on genetic changes in both parties, but did not render grain a more suitable food for us than it originally was (fuente)

La coevolución de humanos y cereales ha traído cambios genéticos en ambos lados, pero eso no ha hecho los cereales una comida más apropiada para nosotros de lo que originalmente era

Bread and Other Edible Agents of Mental Disease

Los autores de este artículo nos cuentan que desde hace mucho tiempo se sabe que los desórdenes mentales están asociados a patologías gastrointestinales, como por ejemplo inflamación en el intestino o en el estómago, y que existe una barrera intestinal que nos protege de bacterias, toxinas, etc.

An unhealthy gut may open up our body to harmful bacteria, toxins, and undigested pieces of food. In each of us, an intestinal wall whose surface could pave an entire studio apartment (Helander and Fändriks, 2014) faces the challenge of preventing this from happening, while letting water and nutrients through. This feat is accomplished via a sophisticated barrier, where the opening and closing of the junctions between the wall’s cells are adjusted flexibly

Un intestino enfermo puede abrir las puertas de nuestro cuerpo a bacterias dañinas, toxinas y trozos de comida no diferidos. En todos nosotros, una pared intestinal tan grande que podría usarse para decorar una habitación […] asume el desafío de evitar que esto suceda, al tiempo que deja que el agua y los nutrientes entren en el cuerpo. Esta hazaña se consigue gracias a una sofisticada barrera, en la que la apertura y cierre de las uniones de las paredes celulares se ajusta de forma flexible.

Hay una proteína, denominada zonulina, que abre esas barreras, por ejemplo para dejar pasar agua al intestino y expulsar así bacterias y microbios. Y, ¿qué tiene que ver eso con la harina de trigo? El gluten, al igual que la fructosa, incrementa la permeabilidad intestinal estimulando la liberación de zonulina, al tiempo que una dieta libre de gluten reduce ese efecto.

Some common spices […] and food components […] modulate gut permeability too, either increasing it (like fructose, widely used to sweeten commercial beverages) or decreasing it (like the flavonoid quercetin, found in onions and tea). Probably because it is mistaken for a microbial molecule […], gluten stimulates zonulin release and hence features prominently in the former group (Hollon et al., 2015). Ingestion of an inhibitor of zonulin prevents gluten from raising gut permeability, and a gluten-free diet reduces both zonulin levels and gut permeability […]. In all of us, zonulin increases the permeability not only of the intestinal wall, but also of other no less interesting barriers—notably the bloodbrain one

Algunas especias comunes […] y otros componentes alimentarios modulan la permeabilidad intestinal, ya sea aumentándola (como la fructosa, ampliamente usada para endulzar las bebidas comerciales) o disminuyéndola (como la quercetina flavonoide, que se encuentra en la cebolla y el té). Probablemente porque se confunde con una molécula microbiana, […] el gluten estimula la liberación de zonulina y, por tanto, ocupa un lugar prominente en el primer grupo […]. La ingestión de un inhibidor de la zonulina evita que el gluten aumente la permeabilidad intestinal y una dieta sin gluten reduce los niveles de zonulina y la permeabilidad intestinal. En todos nosotros, la zonulina aumenta la permeabilidad no sólo de la pared intestinal, sino también de otras barreras no menos interesantes -especialmente la hematoencefálica

¡Yo puedo tomar gluten, que no soy celíaco!

Puedes comer lo que tú quieras, obviamente, pero el gluten aumenta la permeabilidad intestinal en todas las personas (ver), no sólo en los celíacos. Y tampoco es sólo a los celíacos a los que la harina de trigo les aumenta la glucemia más que el azúcar (ver).

Y si es así, ¿cómo es posible que la harina sea la base de la “alimentación saludable” promovida por los “expertos” en nutrición? Exacto. Buena pregunta. ¿Cómo es posible?

After increasing gut permeability and with its help, gluten can make trouble if it happens to cross the outer layer of the intestinal wall and become the target of immune surveillance.

Tras incrementar la permeabilidad y con su ayuda, el gluten puede generar problemas si consigue atravesar la capa externa de la pared intestinal y convertirse en objetivo de la vigilancia inmune

Quiero resaltar el posible papel del gluten en detonar o agravar enfermedades autoinmunes, así que copio un fragmento de otro artículo:

A fast-growing number of diseases are recognized to involve alterations in intestinal permeability related to changes in TJ competency. These comprise autoimmune diseases, including T1D (107, 117, 149, 163), CD (45, 46, 51, 126), multiple sclerosis (124, 176, 184), and rheumatoid arthritis (52), in which intestinal TJs allow the passage of antigens from the intestinal milieau, challenging the immune system to produce an immune response that can target any organ or tissue in genetically predisposed individuals (1, 13, 57, 58, 70, 151). TJs are also involved in cancer development, infections, and allergies (32, 55, 57, 147). (fuente)

Cada vez es mayor el número de enfermedades en las que se creen implicadas alteraciones en la permeabilidad intestinal relacionadas con cambios en la competencia de las TJ [uniones estrechas]. Estas incluyen enfermedades autoinmunes, incluyendo diabetes T1 […], celiaquía […], esclerosis múltiple […] y artritis reumatoide […], en las que los TJ intestinales permiten el paso de antígenos desde el intestino, desafiando al sistema inmune para producir una respuesta inmune que puede dirigirse a cualquier órgano o tejido en individuos genéticamente predispuestos […]. Los TJ también están involucrados en el desarrollo del cáncer, infecciones y alergias

“Cada vez es mayor el número de enfermedades en las que se creen implicadas alteraciones en la permeabilidad intestinal…”

Y hecho ese inciso, volvemos al artículo de que habla de la relación entre gluten/trigo y enfermedades mentales:

Antibodies against gluten have been found much more often in schizophrenia and autism patients than in the general population or in controls, a result that has been replicated repeatedly

Anticuerpos contra el gluten se han encontrado de forma mucho más frecuente en pacientes autistas y esquizofrénicos que en sujetos control o en la población general, un resultado que se ha encontrado una y otra vez

Evidence that a diet devoid of wheat (and possibly of dairy as well, given the similarity between gluten and casein) can cure some patients with mental illness has been available for nearly 50 years.

La evidencia de que una dieta sin trigo (y posiblemente también sin lácteos, dada la similitud entre gluten y caseína) puede curar a algunos pacientes con enfermedad mental ha estado disponible desde hace cerca de 50 años.

¿No puedes dejar el pan?

Foods that contain exorphins, such as wheat and dairy products, have indeed a reputation for being rewarding and people find it extremely hard to give them up […] Arguably, foodstuffs whose digestion releases exorphins are preferred exactly because of their drug-like properties […] Ironically, the greater the potential benefit of a change in diet, the greater the resistance to it may be (Wadley and Martin, 1993). Grain’s exorphins can create addiction

Los alimentos que contienen exorfinas, como el trigo y los lácteos, tienen de hecho fama de ser recompensadores y que a la gente le cuesta mucho dejar de consumirlos […] se puede argumentar que los productos alimentarios que liberan exorfinas son preferidos precisamente por sus propiedades análogas a las drogas […] Irónicamente, cuanto mayor es el potencial beneficio de un cambio en la dieta, mayor puede ser la resistencia a hacerlo […]. Las exorfinas de los cereales pueden crear adicción

We have shown that in all of us the digestion of grain and dairy generates opioid-like compounds, and that these cause mental derangement if they make it to the brain

Hemos mostrado que en todos nosotros, la digestión de cereales y lácteos genera compuestos opioides y que estos causan trastornos mentales si llegan hasta el cerebro

La harina de trigo no es comida de humanos.

Leer más:

 

“Adelgazar comiendo poco no es posible. O podría no serlo”

Es importantísimo que seamos conscientes de que lo que muchos de nosotros creemos saber sobre las causas y soluciones a la obesidad carece de fundamento (ver,ver). Y las consecuencias de esas falsas creencias están siendo muy graves para la salud física y mental de todo el mundo, pero especialmente para la de los más jóvenes.

En mi opinión, tenemos que empezar a “ver” a la gente que tiene un problema de peso de otra manera (ver):

  • Se nos ha dado información errónea sobre qué hacer para no engordar
  • Se nos está dando información errónea sobre qué hacer para adelgazar

No se trata de tolerar ni de ser comprensivos, sino de todo lo contrario: plantearnos que posiblemente somos nosotros los que hemos estado equivocados dando por supuesto que esas personas conocen un tratamiento efectivo para su condición y juzgándolas débiles o desinteresadas en remediarla. De tener que excusar algún tipo de incapacidad, estaríamos hablando de la nuestra, no de la suya.

Pero la creencia popular —lamentablemente también la de los propios afectados— es que una persona que tiene exceso de peso sabe lo que tiene que hacer y no lo hace.

La industria de la dieta (y también la del fitness) crea presión social y fomenta la estigmatización de los obesos, aunque, por supuesto, de palabra alardeen de hacer todo lo contrario: presumen de ser héroes que entienden y perdonan a los obesos su —supuesta— debilidad de carácter. Es el discurso que todos conocemos, el que nos dice que es muy difícil tener fuerza de voluntad en un entorno que nos ofrece productos que son muy apetecibles a precios muy baratos. Esa actitud “perdonavidas” de la industria no sólo no hace ningún favor sino que busca afianzar la estigmatizante idea de que la responsabilidad del problema es de la víctima, por no aplicar el remedio que sabe que funciona (ver,ver,ver). La campaña de estigmatización ha llegado al punto de afirmar que la obesidad es “contagiosa”, que si tu hijo/a tiene amigos obesos de forma consciente o inconsciente puede querer ser también obeso. Nótese cómo se atribuye controlabilidad sobre la condición, la base sobre la que se construye el estigma de peso. Imagina las medidas que pueden tomar unos padres “responsables” para proteger a sus hijos, en caso de creer cierta esa majadería. Sé que resulta increíble, pero no me lo estoy inventando.

Dime qué dieta sigues, pero al final lo que funciona es lo de siempre, la restricción calórica

Mentir sobre la efectividad real del tratamiento, sea cual sea la excusa, nunca va a ayudar, sino todo lo contrario. No sólo como sociedad dejamos de buscar un tratamiento que sí funcione, es que la víctima se culpa de no conseguir bajar de peso. Pensemos por un momento en cuáles son las consecuencias de combinar

  • la presión social que crea la industria de la dieta y
  • el tratamiento inefectivo promocionado por esa misma industria.

Sí, está claro, el resultado va a ser mayores ingresos para quienes viven de la dieta hipocalórica, pero a costa de destruir, en base a falsedades, la autoestima de las personas que sufren obesidad. Quizá también la salud. Mentir sobre la efectividad de un tratamiento no puede ser visto NUNCA como una estrategia válida para combatir una condición física/médica. Nadie tiene derecho a mentir a sus clientes, tampoco en temas de salud.

…urge un cambio de relato. Nuestros alumnos, nuestros hijos, nuestros jóvenes, las próximas generaciones, se lo merecen. Porque si no, van a seguir sufriendo un problema muy muy muy grave. Y, además, no sólo eso, van a seguir sufriendo la culpabilización, la estigmatización que están sufriendo hoy en día. Porque a las personas con sobrepeso y obesidad se las tacha de vagas, de perezosas y de glotonas. Como no son capaces de comer poco y moverse más, de alguna manera se merecen lo que les está pasando. Miguel Franco

Esto va más allá de la salud física: es una cuestión también de humanidad y respeto. ¿Se nos ha ocurrido pensar cómo decir la verdad sobre la inefectividad del tratamiento va a ayudar a esas personas a sobrellevar sus problemas e incluso a resolverlos? Acabemos ya con los tratamientos médicos basados en prejuicios y mentiras: no podemos seguir ocultando que el tratamiento no funciona poniendo como excusa que esas personas “van a dejar de esforzarse”. Eso es justificar la mentira con más insultos. Los prejuicios y las excusas no buscan ayudar a la víctima, sólo buscan que no se sepa que desde hace décadas se está tratando la obesidad con charlatanería. La industria de la dieta se protege a sí misma a costa de la salud de los obesos.

¿Es posible adelgazar “comiendo poco”? Digamos la verdad, para variar, a quienes desean perder peso.

Miguel lo explica mucho mejor que yo:

Leer más:

En respuesta a la restricción calórica nuestro cuerpo prioriza almacenar grasa en el tejido adiposo (6 de 6)

Y hace mucho tiempo que se sabe que la dieta hipocalórica NO funciona

un fallo no de esas personas, sino de los métodos de tratamiento que se usan […] Tenemos que dejar de recomendar tratamientos inefectivos para pérdida de peso (fuente)

La realidad es que no tenemos un tratamiento efectivo que ofrecer, y debemos ser sinceros sobre esto hasta que haya pruebas sólidas de lo contrario (fuente)

no hay virtualmente ninguna evidencia de que una pérdida de peso clínicamente significativa pueda ser mantenida a largo plazo en la inmensa mayoría de la gente (fuente)

Supongo que para ti, una dieta funciona si te hace perder mucho peso sin luego recuperarlo. Si es así, te puedo decir categóricamente: las dietas no funcionan (fuente)

Es complicado decir que estos tratamientos de la obesidad son efectivos cuando los participantes mantienen una pérdida de peso tan reducida. Claramente estos participantes siguen siendo obesos (fuente)

todos podemos respaldar la llamada a un estilo de vida más saludable, pero debemos ser realistas acerca de lo que puede y no puede lograr — y entre ello no está como tal un enfoque eficaz para el tratamiento de la obesidad a largo plazo. Si ocultamos cierta información porque entra en conflicto con algún otro mensaje que estamos tratando de enviar, ese científico “cherry-picking” se descubrirá en última instancia, en detrimento de la confianza que el público tiene en los científicos. (fuente)

¿Por qué se consiente esta situación?

Como hemos visto en este artículo, es abrumadora la evidencia científica de que la restricción de comida produce cambios fisiológicos que pueden explicar la característica recuperación del peso perdido a partir de los seis meses de seguir la dieta (ver,ver).

Los hechos:

  • Tratamiento basado en la estupidez humana (ver)
  • La evidencia científica constata que no funciona (ver,ver)
  • Y como hemos visto en este largo artículo, existe una ingente cantidad de evidencia científica sobre los mecanismos fisiológicos subyacentes en la recuperación del peso perdido

¿Por qué se sigue engañando a la población obesa con la dieta hipocalórica?

¿Por qué se sigue promoviendo un tratamiento que se sabe que no funciona?

¿Por qué seguimos culpando a la víctima de un fracaso que, de forma clara y objetiva, es atribuible al tratamiento y no a la persona?

¿Por qué nuestra sociedad consiente este abuso?

¿Cuál es la excusa de los “expertos” en nutrición?