Cambio de paradigma

cambio

Anuncios

Lecciones caloréxicas (IV): Sergio Espinar

La magia del “balance energético”

Como todos sabemos, la ecuación del balance de energía aplicada al cuerpo humano se puede expresar con sólo 3 términos: calorías que entran (CI), calorías que salen (CO) y cambio en la energía acumulada (ΔE):

CI=CO+ΔE

La hipótesis CICO, o pseudociencia del balance energético, hace desaparecer mágicamente uno de los términos de la ecuación. Atentos a cómo sucede:

El balance energético siempre se refiere a la cantidad de calorías que consumimos menos la cantidad de calorías que quemamos. S. Espinar

Lo vemos, ¿no? Balance energético es una definición que sólo considera dos términos de la ecuación del balance de energía: las calorías que entran (CI) y calorías que salen (CO). ¿Dónde está el tercer término, el ΔE? ¡¡Ya no está!!

Para quemar grasa corporal hay que consumir menos calorías de las que quemamos y si ganamos grasa corporal se debe a que estamos consumiendo más calorías de las que gastamos. S. Espinar

Fijémonos en lo que dice Espinar: engordamos por culpa de CI y CO, y para adelgazar hay que prestar atención a CI y CO. Ya nos ha hecho Espinar el truco de magia: nos está haciendo creer lo único que importa son los dos términos con los que de forma injustificada se ha quedado.

La problemática trucha del balance energético

Como parte del engaño, Espinar hace un falso análisis de los problemas de la hipótesis CICO: nos dice que el problema es la gente interpreta mal esa hipótesis, creyendo que CI y CO son variables independientes, cuando en realidad no lo son:

El problema que nos encontramos con este término o con esta ecuación es que pensamos que es un fórmula estática, es decir que la cantidad de calorías que consumimos va por un lado, y la cantidad de calorías que quemamos va por otro, cuando realmente es una fórmula dinámica. Sergio Espinar

No nos dejemos engañar por Espinar: sólo habla de dos de los tres términos. ¿Dónde está el término “cambio en la energía acumulada” en la definición de balance energético? ¿Por qué en la hipótesis CICO la regulación hormonal/fisiológica de este tercer término es ignorada, y únicamente se consideran las posibles dependencias hormonales/fisiológicas de CI y CO?

Repito la pregunta, porque es clave:

¿Qué parte de la Primera Ley de la Termodinámica dice que las únicas dependencias fisiológicas relevantes son las de CI y CO, no así las de ΔE?

Ninguna parte de esa ley lo dice, ¿verdad?

Ningún defensor de esta pseudociencia va a dar respuesta a la pregunta que estoy haciendo. Porque responder equivale a reconocer que su ideología va más allá de lo que las leyes de la física establecen (ver). Y reconocer que defiendes charlatanería es una verdad inconveniente.

No es que algunos no entendamos la estúpida charlatanería del “balance energético”, es que entendemos cómo se crea el engaño en esta pseudociencia. Por ejemplo, como estamos viendo, haciendo que mágicamente sólo 2 de los 3 términos de la ecuación del balance de energía sean relevantes y convirtiendo el tercero en pasivo.

NOTA: Aitor Sánchez también sabe mogollón de termodinámica. Pero mogollón mogollón…

Leer más:

Lecciones caloréxicas (III): Mike Aesthetic

La insulina no reduce la pérdida de grasa si estás en un déficit. Mike Aesthetic

Y este planteamiento Mike Aesthetic lo acompaña con el insulto: si no lo entiendes, eres un burro.

mike

El razonamiento es estúpido por dos razones:

Primera. Se está confundiendo “déficit calórico” de un tejido concreto con el “déficit calórico” de todo el cuerpo. En déficit calórico del cuerpo puede aumentar la grasa acumulada en el tejido adiposo. No es una confusión inocente: es parte importante en el engaño del argumento.

Segunda. Se está usando un razonamiento circular (o falacia de petición de principio): se establece como premisa un resultado (“déficit calórico” no es una entrada, es un resultado) y se asume de forma implícita que ese resultado no ha sido producido por la insulina, sino por las calorías: “estás en un déficit”. Ése es el punto de partida. Por supuesto, con ese comportamiento del cuerpo implícito en el punto de partida, obligatoriamente vamos a llegar a la conclusión de que la insulina no es relevante. Es una falacia de petición de principio, que, como digo, es un tipo de razonamiento circular.

¿Cómo es posible que planteamientos claramente estúpidos como éste tengan tanto predicamento en el “mundo gimnasio”? Y es que no es la primera vez que comento esta misma estupidez en el blog. Que yo recuerde, la hemos visto también en Vázquez, Reyes y Norton.

La arrogancia es un argumento sólo válido ante otros gym-bros.

Leer más:

 

Hilazo de Javier

Si ingieres más calorías de las que quemas, ganas peso, y si es al contrario, pierdes peso.

  1. Falacia de petición de principio: en las premisas se da por supuesto que el gasto energético se establece sin tener en cuenta el comportamiento del tejido adiposo.
  2. ¿También es aplicable cuando la causa del crecimiento de peso es un tumor? ¿Es por tanto un exceso calórico la causa de que un tumor crezca? ¿Tienen crecimientos que fisiológicamente no guardan relación entre sí una misma causa próxima?

La respuesta de Javier es fantástica. Posiblemente mucha gente no entenderá lo que está diciendo, porque tendemos a tratar de encajar lo que dice el oponente en nuestras estructuras mentales actuales. Y con tal de seguir siendo parte de la tribu, cualquier argumento, por malo que sea, nos parece suficiente.

Leer más:

Lecciones caloréxicas (II). Marcos Vázquez

CICO se cumple siempre, por definición. Ley uno de la termodinámica. […] Termodinámica… se cumple, se cumple pero que se cumple, vamos, de eso no hay ninguna discusión. M. Vázquez (Fitness Revolucionario)

Vázquez nos lo explica. Y si lo afirma Vázquez, tiene que ser correcto. Además, lo dice con tanta contundencia que es imposible no creerle. Si no estamos de acuerdo con lo que dice Vázquez, seguramente es porque no estamos prestando suficiente atención a sus enseñanzas, como bien resaltan sus seguidores (ejemplo,ejemplo,ejemplo).

¿Es así? ¿Es CICO lo mismo que la Primera Ley de la Termodinámica?

¿Es la idea de que la causa próxima de la obesidad es consumir demasiada comida (ver) algo que se deduce con argumentos rigurosos de la Primera Ley de la Termodinámica? ¿Es así para cualquier acumulación de energía o sólo es así para la obesidad? 🙂

¿Es la idea de que nuestro peso corporal viene determinado por el balance entre calorías consumidas y calorías gastadas (ver) algo que se deduce con argumentos rigurosos de la Primera Ley de la Termodinámica? ¿Que las calorías gastadas sean determinadas por el balance entre ingesta y acumulación de energía viola esa ley? (ver)

Como estamos viendo en las afirmaciones de Vázquez, la primera línea de defensa de la charlatanería caloréxica es pretender que CICO y Primera Ley de la Termodinámica son lo mismo. No es cierto: CICO es pseudociencia, mientras que la Primera Ley de la Termodinámica es una ley de la física que nadie discute. Que no te engañe Vázquez.

 

Leer más:

¿Es esto adelgazar? (XXXVIII)

He encontrado en la Wikipedia (ver) el secreto para perder peso y mantener lo perdido:

For two years, Duke University psychology and global health professor Gary Bennett and eight colleagues followed 365 obese patients who had already developed hypertension. They found that regular medical feedback, self-monitoring, and a set of personalized goals can help obese patients in a primary care setting lose weight and keep it off.

Durante dos años, el profesor de psicología y salud global de la Universidad de Duke Gary Bennett y ocho colegas siguieron a 365 pacientes obesos que ya habían desarrollado hipertensión. Descubrieron que la retroalimentación médica regular, el autocontrol y un conjunto de objetivos personalizados pueden ayudar a los pacientes obesos en un entorno de atención primaria a perder peso y no recuperarlo.

Perder peso y no recuperarlo. Y esto los psicólogos ya los descubrieron en 2012.

Obesity Treatment for Socioeconomically Disadvantaged Patients in Primary Care Practice

Los participantes son obesos, con una media de peso corporal de 100 kg. El grupo control recibió el tratamiento habitual, mientras que el otro grupo recibió una intervención comportamental con objetivos personalizados, automonitorización y entrenamiento de habilidades.

La diferencia entre grupos tras dos años fue “espectacular”: 1 kg menos al cabo de 2 años.

At 24 months, weight change in the intervention group compared with that in the usual care group was −1.03 kg

A los 24 meses, el cambio de peso en el grupo de intervención comparado con el del grupo de atención habitual fue de -1.03 kg

Alguien se preguntará, ¿y esos 30 g? Vale, es cierto, la diferencia fue de 1.03 kg.

Pero eso no es nada: en términos absolutos el grupo de intervención logró perder 1.25 kg en los primeros 6 meses, y ¡¡¡¡mantuvo esa pérdida hasta finalizar el periodo de 2 años!!!!

¡Una reducción de 1.25 kg mantenida dos años! Así lo reflejan los autores, que resaltan la ausencia de efecto rebote en este experimento:

We did not observe the expected pattern of large initial (6-month) weight losses followed by weight regain. Rather, 6-month weight changes were modest but sustained through 24 months of follow-up.

No se observó el patrón esperado de grandes pérdidas de peso iniciales (6 meses) seguidas de la recuperación de peso. Por el contrario, los cambios de peso en 6 meses fueron modestos pero se mantuvieron durante 24 meses de seguimiento.

El secreto para adelgazar estaba en la Wikipedia, a la vista de todos. ¡Qué fuerte es esto! ¿Por qué este resultado no se difunde más?

En forma de tabla es más impresionante todavía: partían de 99.7 kg de media, y al cabo de dos años ya sólo pesaban 98.2 kg. Cabe preguntarse si es saludable bajar de peso tan deprisa.

Descubrieron que la retroalimentación médica regular, el autocontrol y un conjunto de objetivos personalizados pueden ayudar a los pacientes obesos en un entorno de atención primaria a perder peso y no recuperarlo.

Ésa es la clave.

Leer más:

Podcast con @AntiguoAthlon (III)

Según la hipótesis CICO, la obesidad es una condición de origen multifactorial, en la que esos factores en última instancia crean un desbalance entre calorías ingeridas y calorías gastadas, lo que obliga a nuestro cuerpo a obedecer a una resta para no violar las leyes de la física.

Causa última: los factores que nos hacen comer mucho o llevar una vida sedentaria.

Causa próxima: comer más de la cuenta (ingesta energética que supera al gasto energético).

¿Es consumir más calorías de las que gastamos la causa próxima de cualquier acumulación de energía en el cuerpo o sólo lo es de la obesidad?

¿Así lo imponen inviolables leyes de la física?

¿Por qué los defensores de esta pseudociencia no responden a estas preguntas?

Leer más: