Daniscience (alias Sprinter) (2/2)

(Ir a la primera parte)

Analizo el segundo de los argumentos de Daniscience (alias Sprinter).

No es lo mismo comerse dos filetes que veinte

Dudo que esta gente se metan [sic] 7000kcal de “comida limpia”, según sus teorías no engordarían pero luego no lo hacen ni de coña, porque en su fuero interno saben que no es verdad y que se pondrían como un barril. Sprinter (musclecoop)

Luego tenemos al fulano este [sic] diciendo que las calorias [sic] no importan, aunque metas 6000 al dia [sic] de realfood. Sprinter (musclecoop)

Se enrabietan por decir que no es lo mismo comer 2 filetes que 20. Sprinter (musclecoop)

También dicen que da igual comerse 1 kilo de carne o comerse 200 gramos, “¿que mas [sic] dan las cantidades? Eat real food y ya está!”. Sprinter (musclecoop)

Falacia de hombre de paja: “consiste en caricaturizar los argumentos o la posición del oponente, tergiversando, exagerando o cambiando el significado de sus palabras (del oponente) para facilitar un ataque lingüístico o dialéctico“. (fuente)

¿Quién ha afirmado que consumiendo 7000 kcal/día de “comida limpia” no se puede engordar?

¿Quién afirma que es lo mismo comerse 2 filetes que 20?

¿Quién ha dicho que es igual comer 1 kilo que 200 gramos?

Nadie.

Se lo está inventando.

Sencillamente el argumento de Daniscience (alias Sprinter) es un hombre de paja, es poner en boca del oponente un argumento falso que haga parecer que se tiene razón. Pero estoy abierto a que alguien me señale cuándo he hecho esas afirmaciones que me atribuye. No sucederá, porque es un argumento falso. No es casualidad que Daniscience (alias Sprinter):

  • nunca aporta capturas de pantalla de textos míos,
  • ni cita textos donde supuestamente yo digo lo que él me atribuye,
  • ni da enlaces a las páginas donde supuestamente lo digo.

No lo hace, porque se lo inventa. Inventar argumentos y atribuírselos al oponente es deshonestidad intelectual.

Lo digo con absoluta claridad:

si comes por 10 probablemente vas a engordar, aunque la comida que comas sea comida de humano.

No obstante, las irreales situaciones extremas me parecen irrelevantes para entender por qué una persona engorda o qué puede hacer una persona para adelgazar. Como expuse hace un par de meses, mi impresión es que los pueblos que siguen su dieta tradicional no tienen problemas de obesidad (ver):

it has been widely reported that unless grains or refined foods had arrived, all bore remarkably low incidences of “Western diseases,” including obesity (Table 1). Also notable is the apparent macronutrient-independence of the health associated with ancestral diets. (fuente)

se ha reportado extensamente que a menos que lleguen los granos y los productos refinados, todos tienen una reseñablemente baja incidencia de las “enfermedades de Occidente”, incluida la obesidad (Tabla 1). También es reseñable que la salud asociada con las dietas ancestrales es aparentemente independiente de los macronutrientes

Mi creencia es que con comida de humanos, existe un amplio rango de ingestas (zona roja en la gráfica bajo estas líneas) que no nos van a generar un problema de peso. Y, además, no creo que la comida de humano promueva que nos salgamos de la zona marcada en rojo, por lo que, para mí, hablar de comerse 20 filetes en un día es atribuir a la comida de humano lo que en realidad es causado por consumir otro tipo de comida (ver,ver). Es hablar de algo que no va a suceder.

Quien habla de que, sin proponérselo, “también es posible comer una cantidad desorbitada de comida con una dieta basada en comida de humano”, sencillamente está tratando de engañar a la gente: que no exista una imposibilidad material NADA nos dice sobre la probabilidad real de que suceda. ¿Alguien conoce algún pueblo del mundo que, siguiendo una dieta análoga a la paleo (sin harinas, sin azúcar, sin productos procesados), tenga un problema de obesidad? Hablar de que “es posible” no es inocente: es insistir en introducir la cantidad en el debate sobre la obesidad, es insistir en hablar de la misma causa que se nos lleva contando toda la vida: el “exceso” que culpa a la víctima de su problema de peso. Quieren que creamos que también con la dieta paleo podemos ser culpables. La cuestión es si hemos sido culpables en algún momento y si los que quieren seguir señalándonos no son en realidad los que nos han causado el problema de peso al hacernos creer en una teoría pseudocientífica (ver,ver) que:

  • nos ha sacado de la que es nuestra alimentación natural como los animales que somos, y que
  • nos impide buscar las causas reales del problema.

Y, en cualquier caso, no olvidemos que el mensaje de la cantidad existe para hacernos comer productos sin calidad.

Por otro lado, los que resaltan que con dieta paleo también es posible tener una ingesta fuera de lo normal, deberían explicarnos qué dieta proponen ellos para resolver ese —a mi juicio inexistente— problema que tanto les preocupa.

Creo que lo estoy explicando con suficiente claridad, pero, por si acaso, insisto: ¿estoy diciendo que si una persona se obliga a comer por 10 no va a engordar? No, como represento en la gráfica anterior (¡publicada hace tres meses!), creo que si te fuerzas a comer mucho más allá de lo que el cuerpo te pide, sí ganarás peso. Pero, reitero, lo que me parece relevante a la hora de escoger una alimentación para mis hijas es que creo que existe esa zona marcada en rojo en la gráfica, y que creo que mis hijas no van a salir de esa zona en rojo mientras consuman comida de humano. Mi creencia es que van a poder mantener un peso saludable sin preocuparse de la cantidad de comida. Simplemente tienen que seguir una alimentación cercana a lo paleo, que es lo que ya hacen.

En resumen, el argumento, además de por ser un hombre de paja, es un paralogismo por las siguientes razones:

  1. Se plantea una situación extrema que no es la situación de interés (aquella para la que realmente debemos tomar decisiones). Se pretende que las conclusiones obtenidas en la situación extrema sean de aplicación también en la situación de interés, que no es extrema. Esa pretensión carece por completo de fundamento (ver,ver).
  2. Se atribuyen de forma injustificada los imaginados resultados obtenidos en esa hipotética situación extrema a las calorías. Y la única razón para hacerlo es que se citan en las premisas (ver).

Para aclarar el segundo de los puntos anteriores, supongamos que comprobamos que consumir 1 kg de pasteles al día engorda más que consumir sólo 200 g de pasteles. ¿Demuestra ese hipotético experimento que hablar de gramos es útil, de alguna forma, para una persona que quiere mantener su peso o que quiere adelgazar? ¿Sí, hablar de gramos? El planteamiento no se sostiene, pero es, esencialmente lo que nos quieren transmitir los que dicen que “7000 kcal de comida de humano también engordan“: quieren que a partir de ese planteamiento que habla de ingesta extrema lleguemos a la conclusión de que en una persona que consume una ingesta normal, sin excesos forzados, “las calorías importan” (ver,ver). Falacia non sequitur.

Y lo que dice @Sprinter me dejo [sic] perplejo. ¿Cómo es que la gente cree que con “comida real” no se sube de peso? Leroy (musclecoop)

¿Con ingesta normal o con ingesta forzada para ser excesiva?

¿Vemos cómo la ingesta forzada ha desaparecido del planteamiento? En cualquier caso, Leroy se refiere a lo que dice Daniscience (alias Sprinter) que dicen otras personas: hablamos de hombres de paja creados por Daniscience (alias Sprinter).

NOTA: Otro caso de falacia de hombre de paja usada por Daniscience (alias Sprinter). Si alguien encuentra dónde he dicho lo que me atribuye en este otro caso, que me lo diga… Por supuesto él no da enlaces ni cita el texto fuente ni pone capturas de pantalla, porque él es la fuente: se lo está inventando.

NOTA: los caloréxicos andan atrincherados en la defensa de su pseudociencia empleando expresiones que no significan nada, en concreto que “las calorías importan” (ver). A día de hoy sólo son capaces de repetir una y otra vez que importan, pero no son capaces de dar una definición concreta —y refutable— de qué es lo que quieren decir (ver). Importan, importan y vuelven a importar —como los peces en el río—, pero no los sacas de ahí.

NOTA: los Massa de Camerún se fuerzan a engordar ingiriendo cantidades descomunales de comida (ver). Sí, se puede engordar forzando una ingesta anormal de comida, pero eso no nos dice nada sobre las personas que consumen comida de humano sin forzarse a comer por diez. Y, ya que estamos, quizá tampoco es el mismo tipo de obesidad que el que produce, de forma paulatina y no forzada, la dieta occidental (harina, azúcar, aceites de semillas, productos procesados, etc.). 

NOTA: a menudo el único argumento que encontramos es el falaz uso de términos que de forma fraudulenta señalan a la cantidad como causa de la obesidad: “mucho”, “demasiado”, “exceso”, etc. Su uso siempre es una trampa, pues establecen veladamente el comportamiento fisiológico que está en cuestión (ver). Nadie diría “si comes demasiado te crecerá el tumor”, porque ni es eso lo que dicen las leyes de la física ni hay, a priori, razón alguna para creer que los tejidos crecen porque se consumen “demasiadas” calorías (ver).

NOTA: Recomiendo leer esta entrada del blog: 

Leer más:

 

Anuncios

Daniscience (alias Sprinter) (1/2)

Para que nos situemos, Daniscience (alias Sprinter) es el señor que, aparte de llamarme fulano, hizo mofa de mi cuerpo llamándome “cuerpoalien” (ver). Posteriormente, Andrés le contestó que, en tal caso, él también es cuerpoalien (ver).

Hecha esta aclaración, voy a hablar de los argumentos de este señor (mis negritas):

no a todo el mundo tiene por qué interesarle el gym o tener tableta marcada pero si toda la gente que marca tableta cuenta calorías será por algo, no porque sea divertido ni mucho menos. Y sabrá más de pérdida de grasa alguien que ha llegado al 8% que alguien que del 20% no baja ni a tiros “porque le da lo mismo”. Sprinter (musclecoop)

ustedes pueden tener el % de grasa que les plazca pero luego no discutan con gente que sí sabe lo que es bajar TODA la grasa. No es lo mismo comerse dos filetes que veinte. Daniscience

Dos argumentos:

  1. Los que tienen un 8% de grasa corporal (y marcan tableta) saben más de pérdida de grasa que quien no consigue bajar del 20% o que quien no lo intenta.
  2. No es lo mismo comerse dos filetes que veinte.

Dejo el segundo argumento para la segunda parte de este artículo, y me centro en el primero.

Los que tienen un 8% de grasa corporal (y marcan tableta) saben más de pérdida de grasa que quien no consigue bajar del 20% o que quien no lo intenta

Algo de verdad hay en el argumento: si yo fuera un

  • joven de 20 años,
  • que está en forma,
  • que nunca ha tenido problemas de peso,
  • que quiere llegar a tener un porcentaje bajísimo de grasa,

posiblemente escucharía a las personas que lo han logrado. De ahí a pensar que tienen razón en todo lo que dicen habría un trecho enorme. Quizá la eficacia del método propuesto es baja y no todo el mundo consigue bajar lo que desea y quizá otros lo han conseguido aplicando unas ideas que no tienen nada que ver con las que se nos cuenta. Pero, reitero, seguramente lo escucharía.

Pero cuidado con este argumento. En primer lugar, porque estamos hablando de la solución a un problema inexistente para la mayor parte de la gente: sólo algunas personas tienen interés en alcanzar niveles de grasa bajísimos.

Y por otro lado no hay razón para pensar que el problema de “perder grasa” de una persona joven que nunca ha sido obesa es comparable, de alguna manera, al problema de perder grasa de una persona que, por ejemplo:

  • ha sido obesa durante 10 años y que,
  • con 45 años se plantea perder la grasa que le sobra.

¿Por qué tendrían que ser problemas similares? A mí la evidencia científica me hace pensar que no necesariamente lo son: hay cambios fisiológicos que pueden explicar la dificultad que tenemos los obesos para alcanzar un peso normal y mantenerlo (ver,ver,ver).

¿Quien siendo joven y sin haber tenido nunca problemas de peso alcanza un porcentaje de grasa corporal del 8%, sabe algo de cómo perder los 30 kg que le sobran a una persona de mediana edad, que ha sido 10 ó 20 años obesa y sabe cómo mantener el peso perdido a largo plazo?

Teniendo en cuenta que la evidencia científica muestra un fracaso sistemático del “menos plato y más zapato” como método para adelgazar (ver,ver,ver), como mínimo cabe poner en duda que el secreto sea conocido por todo aquel que tiene un six-pack.

Pero, como decía, yo sí escucharía a las personas que, desde obesas, han logrado bajar de peso y mantener lo perdido a largo plazo.

Por otro lado, los testimonios de la gente hay que cogerlos con pinzas: a menudo atribuimos los resultados a lo que creemos que ha funcionado, no a lo que realmente ha sido la razón por la que ha funcionado. Y, otras veces, como no somos conscientes del problema que tenemos entre manos, cantamos victoria cuando hemos llegado al peso objetivo, y en realidad no tenemos ninguna garantía de que vayamos a mantener el nuevo peso a largo plazo. En esta entrada están más desarrolladas estas ideas.

Daniscience (alias Sprinter) presupone en su argumento que mi situación, haber sido obeso durante años y llevar 5 años manteniendo el peso, con casi 50 años, es la misma que la de un veinteañero que nunca ha tenido problemas de peso y que se empeña en marcar tableta. Es sólo su creencia basada en sus pseudocientíficas ideas sobre qué funciona para perder peso (ver).

Como nota final de esta primera parte, creo que viene a cuento recordar el experimento The Biggest Loser (ver,ver,ver): las predicciones de Kevin Hall, un prominente caloréxico, fueron que no habría problemas para mantener el peso perdido con el “menos plato y más zapato”: 3000 kcal/d y 20 minutos de ejercicio intenso, y mantendrán el peso, decía. Pero no funcionó.

Ir a la segunda parte

Leer más:

“Si quieres adelgazar: menos plato y más zapato”

Este tipo nos cuenta que tras 9 años interesado en el campo de la nutrición, ha llegado a la flamante conclusión de que para adelgazar la solución es “menos plato y más zapato“. Una “verdad universal”, nos dice.

Puesto que pone sus 9 años de interés en el campo de la nutrición como aval de esa estupidez, cabe preguntarle cuál es la evidencia científica de que ese consejo sirve para adelgazar. Tras esos 9 años de búsqueda de la verdad, ¿cuántos artículos científicos nos puede aportar de que ese consejo se ha demostrado efectivo para perder una cantidad importante de peso (20-25 kg) y mantener lo perdido a largo plazo (4-5 años)?

La respuesta ya la sabemos: no va a aportar ninguno, porque ese consejo ha fracasado sistemáticamente en los experimentos científicos (ver,ver). Y también en la vida real.

¿Y cómo justifica este tipo su “verdad universal”? Pues en base a argumentos simplistas que confunden una tautología mal aplicada con un mecanismo fisiológico. Ésa es la única base del consejo: la estupidez humana.

pero si comes mucha cantidad tampoco adelgazarás (fuente)

¿Entonces hacemos una hipercalórica para perder grasa? (fuente)

El único argumento de las expresiones anteriores es el empleo falaz de términos tautológicos (“mucha cantidad”, “hipercalórica”) que hacen creer que nuestro cuerpo funciona a base de cantidad.

Nótese cómo la charlatanería caloréxica no tiene más base que juegos de palabras falaces. Es imposible defenderla sin emplear trampas en el lenguaje.

Para acabar, reproduzco un pequeño desafío que lancé hace unos días a los caloréxicos (ver):

Defended vuestra pseudociencia con argumentos. Por ejemplo, demostrad que las leyes de la física garantizan que la dieta hipocalórica funciona, suponiendo que se mantiene en el tiempo, para perder una cantidad importante de peso y mantener lo perdido a largo plazo.

Las normas del desafío:

  1. No podéis emplear falacias en la argumentación: por ejemplo, no podéis emplear la falacia de petitio principii, dando por supuesto en las premisas un resultado (ver). Por la misma razón, no podéis emplear los términos “déficit calórico” ni “superávit calórico”, pues implícitamente dan por supuesto un resultado (ver). Además, estos términos tienen doble definición y en sí mismos son un claro caso de falacia de ambigüedad (ver).
  2. Tenéis que ser 100% rigurosos en el planteamiento. Por ejemplo, en ningún momento podéis hablar del tejido adiposo si la primera ley de la termodinámica la aplicáis en todo el cuerpo (ver). Tampoco podéis suponer una causalidad injustificada en la primera ley de la termodinámica (ver). Las trampas en el lenguaje no son compatibles con la ciencia. ¿Pretendéis estar defendiendo una ley de la física? Pues hacedlo con rigor en todo momento.
  3. Cuando hayáis terminado, tenéis que aplicar vuestro mismo razonamiento al crecimiento de un tumor (ver) y explicar si habéis demostrado que en ese caso también tiene que funcionar la teoría CICO para controlar el crecimiento del mismo. ¿Crece un tumor porque se establece un “superávit calórico”, es decir, porque comemos por encima de nuestras necesidades energéticas? ¿Es establecer un “déficit calórico”, es decir comer menos de lo que se gasta, el tratamiento obvio si se busca reducir su tamaño? Una vez hayáis contestado a las preguntas, explicad por qué la teoría CICO propone causas y soluciones estúpidas en este caso.

Leer más: