“Para que se llene la suite nupcial, debe existir un balance positivo de personas en el hotel”

Losing bodyfat efficiently requires heeding the laws of thermodynamics, which means that calories must be restricted. It has often been said that “a calorie’s a calorie is a calorie, no matter what its source.” Many people who have disagreed with this statement have been accused of disagreeing with the laws of thermodynamics, which isn’t really true: they are not disagreeing with the laws; they’re ignoring them. Doug McGuff

Perder grasa corporal de manera eficiente requiere prestar atención a las leyes de la termodinámica, lo que significa que las calorías deben restringirse. Se ha dicho a menudo que “una caloría es una caloría, sin que importe cuál sea su origen”. Muchas personas que han estado en desacuerdo con esta afirmación han sido acusadas de estar en desacuerdo con las leyes de la termodinámica, lo cual no es realmente cierto: no están en desacuerdo con las leyes; las están ignorando.

Vamos a hacer un cursillo rápido para convertirnos en felices ignoradores de leyes universales. Allá vamos…

“Para que se llene la suite nupcial, debe existir un balance positivo de entrada de personas en el hotel”

— ¿Por qué está llena la suite nupcial?

— Porque ha entrado en el hotel más gente de la que ha salido.

— ¡Ésa no es la causa! Si ni siquiera es necesario que suceda eso. ¿Qué tiene que ver el que entre y salga gente del hotel con la ocupación de una habitación concreta? ¡Además la suite nupcial!

— ¿Acaso crees que se puede acumular gente en la suite nupcial si no entran en el hotel más personas de las que salen? Mira, si vacías el hotel, esa habitación estará vacía.

— ¡Lo que dices no tiene ningún sentido! Dime, si crees que se llena por esa razón, ¿qué harías tú para vaciar la suite nupcial, por ejemplo para limpiar la habitación?

— Para vaciar la suite nupcial hay que crear un déficit de personas en el hotel: conseguir sacar a más gente de la que entra.

— Me dejas anonadado. A ver si soy capaz de entender en qué estás pensando. ¿Por qué crees tú que está llena la cocina del hotel?

— Pues porque los cocineros trabajan ahí: por eso están en la cocina. Tienen que preparar las comidas para los clientes del hotel. ¿Dónde quieres que estén los cocineros?

— ¿La cocina del hotel está llena porque entra en el hotel más gente de la que sale?

— No, claro que no. ¿Qué tiene que ver una cosa con otra?

Sólo la suite nupcial se llena porque en el hotel entra más gente de la que sale. Ninguna otra habitación, sala o salón del hotel se llena o vacía por esa razón. Y lo que le sucede a la suite nupcial se deduce de una ley universal de la física que es de aplicación para cualquier habitáculo del hotel. Pero no lo pongas en cuestión, porque entonces eres un pobre memo que ignora leyes universales.

¿Es posible que en el Bernabéu entren cada vez más personas aunque a Madrid entren menos? Si se dan las condiciones, podría entrar mucha gente en el estadio a pesar de que la afluencia de personas a la capital no aumentara. Solo en caso extremo ambas variables se vincularían. Miguel Franco

CICO tal y como se usa en la nutrición, es decir, predecir la variación de energía que va a haber en un sistema (tejido adiposo) teniendo en cuenta las entradas y (no todas) las salidas de energía de otro sistema diferente (el cuerpo en su conjunto), es algo totalmente incorrecto. Marco Llen

Leer más:

Anuncios

Ganancia de grasa corporal con ingesta reducida

Metabolic Slowing and Reduced Oxidative Damage with Sustained Caloric Restriction Support the Rate of Living and Oxidative Damage Theories of Aging

Experimento en humanos.

Prescribed 2-Year CR Resulted in Sustained Weight Loss

¿Sustained Weight Loss? Que no nos confundan las palabras: la pérdida de peso no se mantuvo, se paralizó. En la gráfica vemos la magnitud de la restricción calórica: en todo momento estaban haciendo restricción calórica, alrededor de un 15%. Y esa restricción calórica está calculada a partir de los cambios en la composición corporal y la medida del gasto energético realizada de forma precisa con agua doblemente marcada. O sea que no ha lugar a la especulación sobre si realmente han comido menos o no: sí han “comido menos”. Como vamos a ver, ha habido adhesión a la dieta, pero no se traduce en pérdida de peso/grasa corporal.

imagen_2640

Como se aprecia en la gráfica anterior o en la siguiente tabla, en el segundo año, mientras la ingesta seguía reducida, recuperaron peso (0.7 kg) y masa grasa (0.8 kg):

imagen_2639

As anticipated by the study design and use of a mathematical model to guide weight loss during the CR intervention (STAR Methods), after Y1, the CR group achieved a 16.5% ± 1.5% reduction in energy intake (or CR) from baseline with an overall 14.8% ± 1.5% CR over the entire 2-year intervention (Figure 2A). […] Subjects in the CR group experienced a significant weight loss at Y1 (9.4 ± 0.4 kg), which was maintained at Y2 (8.7 ± 0.4 kg; Figure 2B).

Si siguen “comiendo menos”, ¿por qué recuperan grasa corporal?

Puesto que sabemos que no han comido “más de la cuenta”, la explicación que nos da la hipótesis CICO es que ha habido una ralentización del metabolismo, más allá de lo esperado en base a los cambios en la composición corporal. Pero no deberíamos hablar de causalidad tan a la ligera, porque quizá la causalidad es diferente de la que la hipótesis CICO nos ha hecho creer que es obvia.

EE measured over 24 hr or during sleep was approximately 80-120 kcal/day lower than expected on the basis of weight loss, indicating sustained metabolic adaptation over 2 years.

Da igual si 100 kcal/d de adaptación fisiológica nos parece mucho o poco: el dato objetivo es que la dieta ha dejado de funcionar y sí ha habido adhesión a la dieta. Y no hay ninguna razón que nos haga pensar que comiendo 100 kcal/d menos la dieta sí habría funcionado. No sabemos si sería así.

¿Por qué con los meses deja de funcionar la dieta hipocalórica?

NOTA: con un gasto energético de 1800 kcal, una restricción del 15% son 270 kcal/d. La idea de que la restricción calórica tiene que ser pequeña para que el cuerpo no se entere de que pasa hambre y así no se rebote por la restricción de comida carece de evidencia científica que la respalde (ver).

NOTA: recuperar 800g de grasa corporal en 1 año es recuperar 2.2 g/d de grasa corporal. En términos de energía, son unas 16 kcal/d. Si la adaptación fisiológica representaba unas 100 kca/d, eso quiere decir que estaban comiendo 84 kcal/d menos de lo que tocaba para su peso, y aun así recuperaban grasa corporal.

Leer más:

 

La nueva burrada de Mulet: “Nuestro cerebro consume solamente glucosa”

No, no es cierto, y te explico: nuestro cerebro consume solamente glucosa. José Miguel Mulet

Mulet nos lo explica… porque Mulet sabe de todo. Le pongo una grafiquita:

imagen_3358

Leer más:

Dietas bajas en carbohidratos y tiroides

El señor que revierte fácilmente la diabetes con vitaminas (ver) nos advierte de que las dietas bajas en carbohidratos afectan a la salud tiroidea. Según él, estas dietas están dejando “cadáveres andantes”:

La referencia que se nos da no es un artículo científico, sino una web comercial en la que se nos asusta con el mensaje de que las dietas bajas en carbohidratos llevan a la incapacidad para producir hormonas de estrés y, eventualmente, eso produce un daño permanente en nuestro cuerpo:

So, as you eat low-carb and become more hypothyroid, your need for stress hormones increases while your ability to produce them decreases.

And eventually you’ll reach the point where you can’t produce enough stress hormones to meet the demands of what your body needs in order to compensate.

That’s when the real damage happens.

When your body fails to compensate, permanent physical degeneration begins to occur.

¿Dan algún estudio científico que dé soporte a la afirmación de que existe un “daño permanente”? Yo no lo he visto. Ni siquiera se aportan evidencias de “daño” a secas. Todo lo que nos dan en esa web son 2 artículos (artículo,artículo) en los que se detectan cambios en las hormonas tiroideas y cambios en la tasa metabólica en reposo en función de la dieta, pero no una patología.

Este hilo de Cecilia habla del tema y es muy interesante:

Leer más:

Partiendo de premisas injustificadas se llega a conclusiones fraudulentas

— Si un día consumes 2500 kcal y tu gasto energético es de 2400 kcal …

— ¡Espera un momento! No sigas. Estás estableciendo en tu planteamiento dos premisas injustificadas. La primera es que estás suponiendo un gasto energético que es independiente de la composición de la dieta. Y, además, también estás empleando la injustificada premisa de que el gasto energético se establece primero, no así el cambio en la energía acumulada, lo que convierte el comportamiento del gasto energético en relevante y el del tejido adiposo en pasivo e irrelevante (ver). Sigue.

— Vuelvo a empezar. Si un día consumes 2500 kcal y tu gasto energético es de 2400 kcal, tu cuerpo se va a ver obligado a almacenar esas calorías como grasa corporal. Porque la energía no puede desaparecer sin más.

— O sea que partiendo de las arbitrarias premisas de que a) el gasto energético es independiente de la composición de la dieta y de que b) el gasto energético es el término relevante, no así el tejido adiposo, has llegado a las arbitrarias conclusiones de que la diferencia entre ingesta y gasto energético es lo que marca si engordamos o no, sin que la composición de la dieta sea relevante. ¿Es eso? Es decir, has llegado a exactamente las mismas conclusiones que has introducido como injustificadas premisas en tu planteamiento.

— Ya veo…

— Pues eso tiene un nombre: se llama falacia de petición de principio, o falacia de petitio principii: una falacia de razonamiento circular en el que la conclusión ya es una premisa o está incluida en una de las premisas. Estamos intentando prevenir y tratar la obesidad ¡¡¡con una resta!!!, y la única base real que tiene esta demencial idea son paralogismos y falacias, es decir, errores y trampas en los razonamientos.

Leer más:

 

La parábola de Ingesta, Músculo y Adiposo

Como los amables lectores de este blog ya saben, la hipótesis CICO NO es la Primera Ley de la Termodinámica (ver). Creo que esta entrada expone de forma sencilla por qué no lo es.

La parábola de Ingesta, Músculo y Adiposo

Imaginemos que, en una mansión, Ingesta, su dueña, todas las mañanas antes de salir hacia el trabajo deja sobre la mesa del salón dinero para su hijo Adiposo y para su mayordomo Músculo. Parte del dinero puede quedarse sobre la mesa al final del día y de hecho se sabe que al final de todos los días suele quedar más o menos siempre la misma cantidad. No mucho, en cualquier caso. Curiosamente, en esa casa a la mesa le han puesto un nombre: Sangre.

¿Cuánto dinero del que hay en Sangre coge Adiposo? ¿Se puede contestar a esa pregunta sin entender los factores y razones que guían el comportamiento de los tres implicados, especialmente el de Adiposo? No es una pregunta retórica: ¿hay alguna ley universal que nos pueda dar respuesta a esta pregunta?

La hipótesis CICO

La hipótesis CICO nos cuenta que no es necesario entender el comportamiento de Adiposo, pues lo que coge Adiposo es la diferencia entre lo que añade Ingesta cada mañana y lo que coge Músculo. Por tanto, “se deduce” que si crees que Adiposo está cogiendo demasiado dinero, lo que tienes que hacer es obligar a Ingesta a que ponga menos dinero en la mesa u obligar a Músculo a que coja más de lo que está cogiendo en este momento. Muy muy muy importante: según la hipótesis CICO, Ingesta y Músculo son la clave para entender qué hace Adiposo, porque, según esta hipótesis, Adiposo se limita a coger las sobras que deja Músculo. Muy muy muy importante.

Pero ese planteamiento es una invención total, que está ignorando las razones por las que actúan los implicados y que está basada en la falsa premisa de que Músculo es el primero en acceder al dinero. Y puesto que el dinero no se acumula en la mesa, partiendo de esa injustificada premisa se llega obligatoriamente a la injustificada conclusión de que Adiposo se limita a coger lo que queda en la mesa, salvo una pequeña cantidad que suele ser la misma todos los días. Porque el dinero no se queda en la mesa. En definitiva, la hipótesis CICO se basa en la injustificada premisa de que lo que coge Adiposo viene determinado por lo que ha cogido previamente Músculo.

Muy importante: esta hipótesis es presentada como si fuera algo indiscutible, la constatación de que una ley inviolable se cumple. Se nos dice que la hipótesis CICO es equivalente a decir que lo que deja Ingesta no puede desaparecer sin más. Negar CICO es negar las leyes de las matemáticas, nos dicen.

Es cierto que lo que coge Adiposo “es” la diferencia entre lo que pone Ingesta y lo que coge Músculo, pero —¡cuidado!— expresándolo así es cómo se crea la trampa: se da a entender que primero actúa Músculo y después Adiposo. Una vez se sobreentiende que Músculo ha actuado primero, eso deja a Adiposo sin otra opción que ser el que termina de vaciar la mesa. A partir de la premisa injustificada se llega a la conclusión, errónea e injustificada, de que entender a Ingesta y a Músculo es lo importante. Pero eso no se deduce de las leyes de las matemáticas. Insistiré en aclarar esto en la parte final de la entrada.

¡¡Hay otras posibilidades!!

Propongamos otro posible comportamiento de los implicados, compatible también con las leyes de las matemáticas: ahora en cuanto Ingesta pone dinero en Sangre, Adiposo es el primero que accede al dinero. Y coge cuanto considera oportuno en función de diversos factores, que son los factores que habría que estudiar para saber qué hace que Adiposo coja más o menos dinero. Se sabe, por otro lado, que Adiposo suele dejar una gran parte del dinero en la mesa. También se sabe que pasadas las horas va devolviendo moneditas. Incluso puede devolverlo todo, pero nuevamente cuándo lo hace y por qué lo hace es algo que sólo se puede entender conociendo a Adiposo y sus motivaciones. ¡Importantísimo! En cualquier caso, Músculo se tiene que apañar con lo que Adiposo deja en Sangre. Músculo suele coger el dinero que necesita para cubrir sus necesidades, pero le gusta mantener una cantidad de dinero constante sobre Sangre al final del día, por lo que si es necesario coge lo que haga falta para que sea así.

Esta segunda versión del comportamiento de Adiposo y Músculo tampoco es imposible desde el punto de vista matemático, pues en esta versión el dinero tampoco desaparece por arte de magia: lo que se haya cogido de la mesa lo tendrán Adiposo o Músculo. Se cumplen las leyes de las matemáticas igual que las cumple la hipótesis CICO. Pero, importante, en esta hipótesis alternativa, para entender las razones por las que actúa Adiposo, hay que entender qué factores tiene en cuenta Adiposo, no qué afecta al comportamiento de Ingesta o Músculo. Importantísimo.

Resumen

¿Es una obviedad que lo que coge Adiposo viene determinado por la diferencia entre lo que pone Ingesta y lo que coge Músculo? ¡¡Atentos al uso que estamos haciendo de las palabras!! No. No es imposible a priori que sea así, pero sólo es una posibilidad que en ningún caso viene impuesta por leyes inviolables de las matemáticas.

Es importante que nos demos cuenta de que la base del engaño que estoy explicando es el siguiente:

Se parte de una mera igualdad matemática en la que no hay información de comportamiento: “lo que coge Adiposo se puede calcular como la diferencia entre lo que pone Ingesta y lo que coge Músculo”. Esto es correcto.

Se reinterpreta falazmente la expresión anterior para deducir quién actúa primero y quién se adapta a esa actuación: “lo que coge Adiposo es determinado por la diferencia entre lo que pone Ingesta y lo que coge Músculo”. Esto es falso.

Inisisto: a partir de una igualad matemática correcta se deduce de forma injustificada que las leyes de las matemáticas dicen que Músculo actúa primero y que Adiposo se adapta al resultado de esa acción.

La trampa en el lenguaje es evidente, pues también lo que coge Músculo se puede calcular como la diferencia entre lo que pone Ingesta y lo que coge Adiposo. ¿Viene determinado lo que coge Músculo por la diferencia entre lo que pone Ingesta y lo que coge Adiposo? ¿Se deduce entonces que Adiposo actúa primero y Músculo se adapta a su acción? (ver)

NOTA: el problema de la falsa causalidad de la hipótesis CICO no es el único paralogismo o falacia en que se basa esta pseudociencia. Pero no puedo explicar todo en todas las entradas del blog. Remito a otros artículos para una visión más completa, por ejemplo éste o éste.

Leer más:

“Negacionistas del balance calórico” (II)

algo así como 20 años de “Esto tiene que ser verdad. ¿Por qué lo íbamos a estudiar si no fuera cierto?” Gary Taubes

Si no tragas con la pseudociencia del balance energético, un nutricionista llamado Isaac González dice que niegas las leyes de la termodinámica y para él mereces ser descalificado: eres el equivalente en la nutrición de los homeópatas/acupuntores

Isaac González tiene claro que si una dieta funciona es porque reduce las calorías que consumes. Mágicamente el cuerpo detecta el “déficit calórico” y mágicamente eso activa la lipólisis. Y nos dice que sus creencias son “bioquímica” 🙂

Y dice, atentos al argumento, que si cursas el grado en NHyD, tienes que pensar que CICO es lo mejor de lo mejor. ¡¡Y si no, no te “formes”!! Grandioso argumento. ¿Pensamiento crítico? ¿Qué es eso? ¿Querías lógica? ¡Toma lógica!

No voy a explicar en esta entrada las falacias y paralogismos en que se basa la pseudociencia del balance energético. Lo he hecho innumerables veces (ejemplo,ejemplo,ejemplo). Sencillamente, le pido a este “profesional con formación científica” que detalle los errores que hay en mis explicaciones de por qué CICO no es la Primera Ley de la Termodinámica ni deriva de ella con razonamientos válidos. Concretamente, le invito a que detalle los errores que hay en los siguientes tres artículos:

Y, por supuesto, que detalle cómo estoy negando la Primera Ley de la Termodinámica en mi crítica a su pseudociencia. A buen seguro puede explicar qué parte exactamente de mi argumentación viola la Primera Ley de la termodinámica.

¿Cómo sabes que estás defendiendo dogmas? Cuando no eres capaz de defender tus creencias frente a los críticos (ver).

NOTA: Isaac González no es el primer médico o nutricionista en afirmar que la crítica a CICO supone negar las leyes de la termodinámica (ver,ver,ver,ver,ver). Eso sí, está a tiempo de ser el primero en argumentar lo que está afirmando. Bueno, no, en realidad no tiene ninguna posibilidad de ser el primero.

NOTA: ¿por qué consentimos que en la Universidad se esté formando en una pseudociencia? ¿por qué consentimos que a los obesos se nos trate con charlatanería? ¿cuánto tiempo más va a durar este abuso de la confianza de la gente?

NOTA: ¿qué formación científica tiene un dietista-nutricionista? Dime de qué presumes…

Leer más: