Adelanto de lo que viene en el blog

Tras unos meses de restricción calórica lo que la evidencia científica constata es que existe una progresiva recuperación del peso perdido (ver). O, dicho de otra forma, la restricción calórica no funciona como método para adelgazar. De acuerdo con la teoría del balance energético (o teoría CICO), la explicación del fracaso es que el método es correcto y por lo tanto la persona falla: “estás comiendo más de lo que necesitas en ese momento“, es decir, comes “más de lo necesario” para tu nuevo peso. Pero esa explicación, aunque nos parezca razonable porque es lo que nos han contado como obvia durante décadas, no es más que una hipótesis deducida mediante errores de razonamiento y trampas dialécticas de una tautología (ver,ver). Y la consecuencia de esos juegos de palabras carentes de fundamento fisiológico es que se nos ha hecho creer que la causa de esa subida de peso son “demasiadas” calorías y que la solución es “comer un poco menos”. Si esto no es patética pseudociencia, nada lo es.

La realidad puede ser drásticamente diferente de lo que la teoría CICO propone como obvio (ver). Como vamos a constatar, es previsible que pasar hambre cambie nuestra fisiología de forma que nuestro cuerpo persiga recuperar la grasa perdida. Y es absolutamente posible que el tejido adiposo acumule grasa al margen de la ingesta energética, y que el gasto energético, a priori un mero síntoma de los procesos fisiológicos subyacentes, se adapte a esa nueva realidad.

Por favor, olvidemos las falacias: estoy hablando de una ingesta energética en rango normal, una situación que no se puede entender planteando hipotéticas situaciones en las que la ingesta es intencionalmente extrema y, por tanto, cualitativa y cuantitativamente muy diferente del caso de interés.

Hecho ese inciso, retomo el hilo argumental: según la pseudociencia del balance energético esa situación de aumentada acumulación de grasa corporal se describiría como que estamos consumiendo más calorías de las que necesitamos, es decir que las calorías se acumulan por ser “excesivas”, cuando la realidad pudiera ser que la grasa corporal se acumulara en mayor medida por causas fisiológicas, no a causa de las calorías consumidas (ver). Y no se violaría ninguna ley de la física, porque el gasto energético se puede adaptar al hecho de que unos pocos gramos de grasa sean almacenados en el tejido adiposo cada día y no estén, por tanto, disponibles en sangre para ser “quemados”. Es importante resaltar la magnitud del problema, porque a veces parece que hablamos de cientos de gramos: para recuperar 4 kg en 3 años tu peso corporal sube menos de 4 gramos diarios. ¡Es subir de peso menos de un gramo por comida! Nuestro cuerpo tiene mecanismos que posibilitan esa adaptación del gasto energético de la que hablo (ver,ver,ver,ver).

Como decía, lo que voy a detallar en ese futuro artículo es cuáles son esos mecanismos fisiológicos que causan que los obesos no podamos mantener los pocos kilos que perdemos cuando intentamos perder peso siguiendo la dieta hipocalórica, la “dieta milagro” oficial, la promovida desde nuestras incompetentes instituciones de salud. Veremos evidencia científica de diversos mecanismos fisiológicos mediante los cuales la escasez de alimento causa almacenamiento neto de grasa corporal a medio y largo plazo:

Pero aunque existan esos mecanismos fisiológicos, si no comes más de lo que gastas no recuperarás el peso perdido

Pura charlatanería sin más base que juegos de palabras (ver). Cuando esos mecanismos fisiológicos hagan que almacenes grasa corporal, la teoría CICO no sólo será la causa real de tu fracaso, no sólo te dará una solución nuevamente errónea para resolver ese fracaso: además se va a usar para culparte de que el método no funcione (ver,ver). Es evidente que hay una lacra en el mundo de la nutrición/obesidad de la que nos tenemos que librar: la teoría del balance energético. Caiga quien caiga.

La dieta del campo de concentración nazi

Is it too early to mention Nazi Germany and the cachectic bodies of concentration camp survivors and dead victims? Steve Parker

¿Es demasiado pronto para mencionar la Alemania nazi y los cuerpos caquécticos de los supervivientes de los campos de concentración y de los muertos?

Haven’t these people noticed that in famines everybody loses weight? Did they notice that in the concentration camp liberation photos every prisoner was emaciated? Have they considered the movie stars who gain and lose weight on command to fill the requirements of their roles?

The principle is simple; it’s only the execution that is difficult. Harriet Hall

¿No se han dado cuenta estas personas de que en las hambrunas todo el mundo pierde peso? ¿Se dieron cuenta de que en las fotos de la liberación de campos de concentración todos los prisioneros estaban demacrado? ¿han considerado las estrellas de cine que ganan y pierden peso al mando para llenar los requisitos de sus roles?

El principio es simple; es sólo la ejecución lo que es difícil.

Éste es el nivel: la demostración de que la dieta hipocalórica es útil para adelgazar es una dieta de características inespecíficas (¡viva el rigor!) que, aplicada a la fuerza, lleva a los que la siguen a una alarmante pérdida de peso al tiempo que deteriora su salud hasta el punto de poner sus vidas en riesgo. Debería hacernos saltar todas las alarmas que la dieta de un campo de concentración sea la única demostración de eficacia en la que pueden pensar los defensores de la dieta hipocalórica, terapia “oficial” en la “lucha” (¡ja!) contra la obesidad. La parte positiva de esta situación es que ya no podemos caer más bajo, ni en lo intelectual ni en lo humano. La parte negativa es que a día de hoy seguimos destrozando la salud de la población desde nuestras instituciones públicas.

Supongamos que aplicamos la “dieta del campo de concentración”, pero sólo lo hacemos a corto plazo para evitar los graves problemas de salud que sabemos que produce. ¿Va a ser el resultado que podremos perder 20 ó 25 kg y mantener el nuevo peso simplemente comiendo lo que corresponde a nuestro nuevo peso? ¿Cómo lo sabemos? ¿Es sólo nuestra creencia o se puede aportar evidencia científica de que será así? Los defensores de la teoría CICO afirman que sí lo lograremos, a pesar de que TODA la evidencia científica dice que NO será así. Y reitero, porque es importante, que lo que hacen es culpar a la víctima de que el método no funcione: ellos son inteligentes y entienden el problema (“el principio es simple“) pero la gente no sigue las instrucciones (“es sólo la ejecución lo que es difícil“) (ver).

Y no entro a comentar si es humanamente factible pasar tanta hambre durante tanto tiempo, salvo que realmente estés encerrado/a en un campo de concentración y sea materialmente imposible comer más. No es que no me parezca relevante si el método es de aplicación práctica o no, pero en el contexto actual en el que los “expertos” culpan a la víctima de que su estúpido tratamiento no funcione, me parece un error debatir sobre si la persona puede o no puede mantener esa dieta. El problema actual no es la capacidad de la gente para seguir las instrucciones, el problema actual es que la dieta no funciona porque es una dieta estúpida que carece de fundamento científico que la respalde. Tenemos un problema de obesidad porque los “expertos” en temas de nutrición/obesidad (científicos, médicos, nutricionistas, etc.) no pueden ser más incompetentes. Dejemos de hablar de las víctimas y hablemos de las causas reales del problema.

Leer más:

Anuncios

“Un relato alternativo del sobrepeso y la obesidad”

Miguel Franco, autor de “El Amor No es Suficiente“, ha creado un vídeo explicando una de las ideas principales de un artículo reciente de este blog. Creo que es muy de agradecer el tiempo que ha dedicado Miguel a grabar el vídeo y me parece que sus explicaciones son impecables. Como mínimo, como dice en la parte final, es una posibilidad que lo que nos ha llevado al problema actual de alarmante prevalencia de la obesidad no sea cuánto hemos comido —una idea deducida erróneamente de una tautología—, sino la presencia en nuestra dieta de “productos comestibles” que han sido introducidos en nuestra alimentación de forma irreflexiva. Quizá ha llegado el momento de cuestionar qué estamos comiendo y bebiendo.

Sólo son 10 minutos y vale la pena verlo:

“Cuándo debemos llamar charlatán a un charlatán”

Ése es el título de un artículo de la web “Science Based Medicine”: “Cuándo debemos llamar charlatán a un charlatán”. Algunos extractos del artículo o de los comentarios en él recogidos:

I think the most dangerous ones are doctors like Andrew Weil who combine good scientific medicine with nonsense in such a way that patients can’t tell the differenceHarriet Hall

Creo que los más peligrosos son los médicos como Andrew Weil que combinan buena medicina científica con tonterías de tal manera que los pacientes no pueden detectar la diferencia

Regarding who does more harm, true believers or con artists, I would not be so quick to conclude it’s the true believers. Think of Kevin Trudeau. Perhaps con artists are much more crafty and deliberate in what they do.

Regarding the distinction, while I think there are pure con artists out there, I think things are much more fuzzy at the other end of the spectrum. I think most true believers are guilty of overstating claims, sloppy thinking, and accepting BS because it fits their belief. They rationalize their cons, but there is still some con in the mix. Steven Novella

Con respecto a quién hace más daño, si verdaderos creyentes o estafadores, yo no sería tan rápido concluir que son los verdaderos creyentes. Piensa en Kevin Trudeau. Quizá los estafadores son mucho más astutos y deliberados en lo que hacen.

En cuanto a la distinción, aunque creo que hay estafadores puros por ahí, creo que las cosas son mucho más difusas en el otro extremo del espectro. Creo que la mayoría de los verdaderos creyentes son culpables de exagerar afirmaciones, pensamientos descuidados, y aceptar charlatanería porque encaja con su creencia. Racionalizan sus engaños, pero todavía hay algo de estafa en la mezcla.

We are all affected by the tension between wanting to call a spade a spade and respecting our cultural need to be polite […] please don’t be offended by the legitimate exasperation of writers who have suffered through decades of observing swindlers swindle (Val Jones en Science Based Medicine)

Todos estamos influenciados por la tensión entre querer llamar pala a una pala y respetar nuestra necesidad cultural de ser corteses […] por favor no te ofendas por la legítima exasperación de escritores que han sufrido durante décadas por observar estafar a los estafadores 

¿Y cómo saben que no son ellos los charlatanes? ¿Y cómo saben que sus “exasperaciones” son realmente “legítimas”?

Voy a comentar un texto de Steven Novella, uno de los autores de la mencionada web. Este señor es médico (neurólogo) y pertenece a los autodenominados “escépticos”.

Copio dos extractos de este artículo de Novella, y, aunque no los traduzco, los analizo a continuación:

In the “diet wars” the first law of thermodynamics has been thrown around a lot. Up to now I have been aware of two camps defending their position with thermodynamic arguments. The first (and the one that I find most compelling) is the calorie in vs calorie out camp, that argues that the laws of thermodynamics apply to people too. This means that weight management must be a function of calories in (the total calories consumed by a person) – calories out (the total caloric expenditure, including metabolic processes, waste heat, exercise, and others). Thermodynamics must be obeyed and so if one wishes to lose weight they must burn more calories than they consume.

The second camp are the defenders of special weight-loss diets who claim that the type of calories one consumes significantly affects weight loss. They reject the “calorie is a calorie” mantra, and instead preach about the evils of carbs, or fats, or glycemic index. They argue that all calories are not equal because some calories are more efficient than others – they require less energy to metabolize. If you want to lose weight you want to consume inefficient calories (i.e. – more of the energy from these calorie sources is wasted as heat, or they require greater overall metabolic activity, so less is available for muscles and other uses). Therefore, they argue, thermodynamics (when efficiency is considered) favors manipulating macronutrients (protein, carbohydrates, and fats) for weight loss.

El fragmento me parece ilustrativo del bajísimo nivel intelectual que tiene, en general, la defensa de la teoría CICO (Calorías que Entran, Calorías que Salen). Fijémonos en cómo Steven Novella afirma:

  1. Que los defensores de la teoría CICO son los que creen que la primera ley de la termodinámica también es aplicable en personas (¡guau!)
  2. Que, por tanto, el control del peso corporal tiene que ser función de las calorías que entran y las calorías que salen (¡doble guau!)
  3. Que si alguien quiere perder peso, esas personas tienen que quemar más calorías de las que consumen (¡triple guau!)

Enseguida analizo los puntos anteriores, pero antes destaco algo que me parece revelador: Novella enmarca las críticas a la teoría CICO en un problema de energía. Dice concretamente que los críticos a esa teoría hablan de “distinta eficiencia energética”. Este señor no se entera de nada, lo que no le impide dar lecciones. Si alguien afirma que para desarrollar la musculatura hay que “comer más de lo que se gasta”, ni esa persona está defendiendo que “la primera ley de la termodinámica también es aplicable en personas”, ni los críticos de esa idea estaríamos argumentando que “no todas las ‘calorías’ son igual de eficientes haciendo crecer los músculos”. El crecimiento de un tejido vivo no es un problema de energía y los que decimos que la teoría del balance energético es pseudociencia no estamos argumentando que unas calorías son más eficientes que otras. Ni aumentando el tejido adiposo ni aumentando el tejido muscular.

1. “Los defensores de la teoría CICO son los que creen que la primera ley de la termodinámica también es aplicable en personas”

Ni de casualidad: la teoría CICO es patética charlatanería, pero la primera ley de la termodinámica es aplicable también en los seres vivos. Lo he explicado una y otra vez en el blog. Los defensores de la teoría CICO que creen estar defendiendo una ley de la física sencillamente no se enteran de qué va el asunto ni aunque se lo expliquen.

Diez entradas del blog en las que explico que no son lo mismo: ver,ver,ver,ver,ver,ver,ver,ver,ver,ver

2. “Por tanto, el control del peso corporal tiene que ser función de las calorías que entran y las calorías que salen”

El argumento es que “puesto que la primera ley de la termodinámica es aplicable también en el caso de la hipertrofia muscular, el crecimiento del músculo tiene que ser función de las calorías que entran y las calorías que salen“. ¿Qué significa eso, que para hacer crecer la musculatura lo que en última instancia hay que controlar es cuánto comes y cuánto ejercicio haces?

¿Es comer más y moverse menos el camino señalado por las leyes de la física para desarrollar el músculo? (ver,ver,ver)

La pseudociencia del balance energético (o teoría CICO) se basa en jugar con las palabras hasta llegar a conclusiones que son falaces (ver,ver). Parte del engaño es jugar con términos ambiguos que tienen dobles interpretaciones, sin aclarar en qué momento se emplea un significado u otro. ¿Qué significa que el peso corporal es “función de” las calorías? Esto es típico de las pseudociencias, pues en la ambigüedad suele radicar el engaño. Lo analizo en el siguiente apartado.

“Si alguien quiere perder peso, ellos tienen que quemar más calorías de las que consumen”

Nótese cómo los defensores de la teoría CICO a veces hablan de “perder peso” pero otras veces de “perder grasa”. No se puede hablar de “perder grasa”, pues están aplicando la primera ley de la termodinámica al nivel de todo el cuerpo, no en el tejido adiposo (ver), pero hablando de “perder peso” están dejando a la vista una parte de cómo funciona el fraude: ¿qué dicen las leyes de la física que tengo que hacer para ganar musculatura? Puesto que si gano musculatura ganaré peso, tengo que consumir más calorías de las que gasto, ¿no?

Hecho el inciso anterior, fijémonos en cómo el engaño se basa en el uso de un verbo de definición ambigua: tienen“. Se introduce en la oración con un sentido, pero se da a entender otro. Y en el mismo sentido también hay un “ellos” que refuerza el sentido fraudulento de “tienen”, que es el segundo de los dos que expongo a continuación:

  1. Tiene que” significa que obligatoriamente en su cuerpo sucederá lo que se dice en la oración subordinada
  2. Tiene que” significa que la oración subordinada describe lo que la persona tiene que hacer para adelgazar

El primer significado hace la frase carente de interés, el segundo la hace un fraude intelectual. Para que tu musculatura crezca “tienes” que consumir más calorías de las que quemas. No sólo es inútil, ¡es falso! (ver,ver) Incorrecto e inútil como descripción del resultado desde el punto de vista de la conservación de la energía, pues hay otras formas de energía acumuladas en el cuerpo, y estúpido y falaz si se interpreta como las instrucciones que hay que seguir para desarrollar la musculatura (ver). Insisto en que tampoco es correcto en el primer caso, pues la aplicación de la primera ley de la termodinámica en todo el cuerpo no permite NUNCA particularizar el resultado para un tejido concreto (ver).

En fin, si Novella tenía razón en su afirmación de que “racionalizan sus engaños, pero todavía hay algo de estafa en la mezcla, eso le deja en muy mal lugar, pues es reconocer que, de alguna forma, es consciente de lo que está haciendo. Yo no creo que sea consciente de estar difundiendo dañina charlatanería como si fuera ciencia.

Catetos atrapados en una tautología (III)

Es imposible alcanzar la zanahoria si tu velocidad no es, en término medio, superior a la velocidad de la zanahoria. Por tanto, alcanzar la zanahoria es función de nuestra velocidad y de la velocidad de la zanahoria. Se deduce que si quieres alcanzar la zanahoria, puedes:

  1. aumentar tu velocidad,
  2. reducir la velocidad de la zanahoria, o
  3. una combinación de ambas medidas.

El único secreto es que no hay secreto:

No puede fallar y no hay lugar para las excusas: las matemáticas nos dan una solución obvia a este problema. Sabes lo que tienes que hacer y si con estas directrices no alzanzas la zanahoria es porque no corres suficientemente rápido. Cualquier solución que no esté basada en correr más que la zanahoria implica que leyes impepinables de la física no se cumplen en esta situación. Y sí se cumplen.

NOTA: reto a cualquiera a que me demuestre que se puede coger la zanahoria sin tener más velocidad media que ésta…

Leer más:

La fisiología de engordar (9 de 9)

Resumen de ideas

Cuando comemos, una parte importante de la grasa que proviene de la comida entra en las horas inmediatamente siguientes en el tejido adiposo, mientras que otra parte, que puede ser una cantidad comparable, acaba en el plasma sanguíneo en forma de ácidos grasos libres. Es lo que se llama spillover o derrame de los ácidos grasos procedentes de la grasa dietaria. En qué medida el tejido adiposo captura más o menos ácidos grasos en el periodo postprandial (i.e. tras una comida) puede depender de la composición de la dieta. Por ejemplo, en este estudio se compara la concentración de ácidos grasos en sangre para dos comidas, con más grasa dietaria (MF, puntos negros) o con menos grasa dietaria (LF, puntos blancos):

 The only difference between the 2 study days was the amount of fat ingested by each participant. Dietary fat was provided in the form of heavy whipping cream: low (LF) and moderate (MF) fat ingestions corresponding to 0.4 and 0.7 g / kg body weight, respectively

Ácidos grasos libres procedentes de la grasa dietaria (spillover) con ambas dietas:

Nótese que aumentar la grasa dietaria no ha resultado en que el incremento se haya acumulado en los adipocitos. Es posible que el tejido adiposo almacene una cantidad de grasa dietaria similar en ambos casos, en una cantidad que depende de la composición de la dieta (cantidad de sustratos y cambios hormonales provocados) y que, por tanto, como se aprecia en la figura, en un caso se viertan más ácidos grasos a plasma que en el otro. Es una posibilidad que los ácidos grasos que entran directamente en el tejido adiposo sean más engordantes que los que forman parte del spillover, lo que señalaría a la calidad/composición de la dieta como factor determinante en la capacidad engordante de la misma. Cabría esperar por tanto, menor obesidad cuanto mayor es el spillover. Como vimos en la cuarta parte del artículo varios estudios científicos sugieren ese resultado “spillover -versus- grasa corporal”. No es seguro que exista una relación causa-efecto pero tampoco podemos descartarlo y tendría cierta lógica en base a las ideas que he comentado en este largo artículo. Por ejemplo, en esta gráfica se observa que las personas que tienen mayor spillover tienen menos grasa corporal:

the postprandial spillover of dietary fatty acids was greater in men with lower percent body fat

Mantenernos en un buen estado físico mediante el deporte ayudaría a gestionar esos ácidos grasos que no entran en el tejido adiposo en el periodo postprandial.

Estrés

Aunque no he hecho referencia a ello previamente en el artículo, la elevación crónica de los niveles de cortisol (¿estrés?) está asociada a mayor adiposidad en el tronco (ver,ver) y es un hecho que los adipocitos tienen receptores para los glucocorticoides que pueden fomentar la acumulación de grasa corporal mediante una reducción de la lipólisis intracelular (i.e. reducir la liberación de la grasa del tejido adiposo) en presencia de insulina:

Adipocytes have well defined intracellular glucocorticoid receptors (fuente)

in sc abdominal adipose tissue, hypercortisolemia decreased veno-arterialized differences for NEFA (P < 0.05) and reduced NEFA efflux (P , 0.05). This reduction was attributable to decreased intracellular lipolysis (P < 0.05), reflecting decreased hormone-sensitive lipase action in this adipose depot. (fuente)

cortisol in the presence of insulin favors lipid accumulation by stimulation of LPL activity and by inhibition of basal and catecholamine-stimulated lipolysis (fuente)

cortisol in the presence of insulin exerts powerful lipid accumulating effects (fuente)

Conclusiones

Mis conclusiones sobre qué hacer para evitar subir de peso:

  1. Consumir una dieta basada en comida real que no sea sospechosa de engordar directamente en el periodo postprandial por medio de antinaturales cambios hormonales. Tiene sentido eliminar de la dieta los carbohidratos acelulares (azúcares añadidos, harinas, etc.) y especialmente las bebidas azucaradas. Son inventos del hombre, ¿qué pintan en nuestra dieta?
  2. No abusar de las grasas concentradas (mantequillas, aceites, etc.), pues podemos facilitar que sean almacenadas cuando suba la insulina y también pueden exceder nuestra capacidad de procesar grasas
  3. Hacer ejercicio físico con el objetivo de tener una musculatura saludable y dinámica que pueda gestionar correctamente las subidas puntuales en las concentraciones de ácidos grasos libres, especialmente en el periodo postprandial
  4. Hay que hacer lo que esté en nuestra mano por vivir sin estrés 

Ideas que, en mi opinión, son coherentes con lo que sabemos de fisiología.

Muchas gracias a los que habéis llegado hasta aquí 🙂

Nota: añadí un capitulillo al libro con las ideas principales de este artículo.

Leer más:

 

La fisiología de engordar (8 de 9)

De forma consistente con otras entradas del blog (ver,ver), en este largo artículo estoy sugiriendo que parece conveniente tener actividad física para que el tejido muscular tenga capacidad para deshacerse de los ácidos grasos sobrantes (los que quedan en plasma sanguíneo tras una comida). Un cuerpo sano gracias al deporte puede estar más capacitado para gestionar las naturales e inevitables fluctuaciones en la cantidad de comida (ver).

Vamos a ver algunos resultados relacionados con el deporte (o el estado físico):

Effects of acute lipid overload on skeletal muscle insulin resistance, metabolic flexibility, and mitochondrial performance

En este estudio se infunde a los participantes una carga de grasa dietaria. Los participantes delgados habituados a hacer ejercicio (LT) reaccionaron quemando 2.5 veces más grasa por minuto ¡y por kilo de masa no grasa! que los participantes también delgados pero sedentarios (LS). La concentración de ácidos grasos en plasma se mantuvo claramente más baja en el primer grupo:

Me interesa sobre todo la reacción adaptativa, pero nótese que la tasa de oxidación de ácidos grasos en reposo (control) es más alta en el grupo habituado a hacer ejercicio. Siendo que el valor está normalizado por kilo de masa no grasa, y suponiendo que las personas habituadas a hacer ejercicio físico tienen más músculo, las diferencias absolutas pueden ser aún mayores.

High Oxidative Capacity Due to Chronic Exercise Training Attenuates Lipid-Induced Insulin Resistance

Mismo resultado que en el estudio anterior: menor excursión de los FFA y mayor tasa de oxidación de grasas en reposo en las personas habituadas a hacer ejercicio. Sin diferencias en la masa no grasa de los participantes.

Upon the infusion of intralipid, FFA concentrations rose to a similar extent in trained and untrained subjects (from 401 ± 45 to 1,016 ± 118 mmol/L in trained subjects and from 512 ± 52 to 1,211 ± 100 mmol/L in untrained subjects, P < 0.05 for both groups).

Acute Endurance Exercise Increases Skeletal Muscle Uncoupling Protein-3 Gene Expression in Untrained But Not Trained Humans

En este estudio la expresión genética de la UCP3L (normalizada por mitrocondria) en reposo fue mayor en personas entrenadas que en sedentarias:

ucp3

Y nótese cómo los NEFA durante el ejercicio tienen una excursión más controlada en las personas entrenadas (que tenían un poco más de músculo):

nefa

Lipoprotein lipase activity in skeletal muscle is related to insulin sensitivity

La gráfica muestra la actividad de la LPL muscular (por unidad de masa muscular) en función de la insulina en ayunas. Se desprende que la actividad de la LPL muscular está reducida en personas obesas (cuadrados y círculos negros en la gráfica) en comparación con sujetos delgados (cuadrados blancos) en parte por tener mayores niveles de insulina:

La facilidad para gestionar la grasa dietaria depende de nuestro estado físico.

A short-term, high-fat diet up-regulates lipid metabolism and gene expression in human skeletal muscle

14 varones habituados a hacer ejercicio físico siguen durante 5 días una dieta alta en grasa o alta en carbohidratos. Son dietas isoenergéticas. El resultado es una mayor activación de las proteínas desacopladoras UCP3 con la comida alta en grasa. También se activaron más proteínas transportadoras que facilitan la entrada de los ácidos grasos en el tejido muscular:

Oxidación de ácidos grasos mientras hacen ejercicio físico de la misma intensidad, en función de la dieta seguida:

Otros estudios

Mismo resultado en otros estudios comparando participantes delgados (ver,ver), obesos (ver) y mujeres mayores (ver): el ejercicio físico puede ayudar a adaptarse a una dieta alta en grasa o aumenta aún más la oxidación de grasa.

Of importance is the repeated observation that fat-adaptation strategies dramatically increase whole-body rates of fat oxidation during submaximal exercise in already well-trained athletes above the rates typically induced by endurance training alone (fuente)

The increase in dietary fat resulted in an expected fall in nonprotein RQ (npRQ) at both high and low EEs (Figure 2). There was a significantly greater and more rapid fall in npRQ when EE was increased (1.8 times the RMR) than under sedentary conditions (1.4 times the RMR) […] Some volunteers did not appear to increase fat oxidation substantially under sedentary conditions (fuente)

La gráfica (ver) muestra la adaptación del cociente respiratorio (no proteínico) ante una cambio a una dieta con más grasa dietaria, en el caso de poca actividad física (A) o alta actividad física (B). La conclusión sería que el ejercicio físico ha ayudado al cuerpo a procesar la grasa dietaria.

En estos estudios las personas que hacían ejercicio de forma regular gestionaron mejor la grasa en sangre. La gestionaron mejor porque tenían mayor flexibilidad metabólica (ver). No gestionaron mejor los ácidos grasos por hacer más ejercicio ese día, sino porque habían hecho ejercicio regularmente en el pasado (en ambos experimentos no hicieron ejercicio en los dos días previos al experimento). Lo que yo deduzco es que hay que hacer ejercicio hoy no por quemar las “calorías” consumidas hoy, sino para mejorar la forma en la que nuestro cuerpo gestionará la grasa dietaria mañana.

Otro resultado interesante es que hacer ejercicio de fuerza (e.g. pesas) aumenta la expresión de las proteínas transportadoras (ojo, no hablo ahora de las desacopladoras) en la membrana de las células del tejido muscular, facilitando de esa manera la entrada de ácidos grasos al interior de dichas células (ver):

it is possible that the well-known stimulatory effect of exercise on oxidative capacity may be the most beneficial adaptation for insulin-resistant muscle because it will increase FA oxidation rates and correct the imbalance between FA uptake and FA oxidation.

A lo mejor ahora vemos con otros ojos estos estudios que citaba al principio del texto, en los que los participantes, activos físicamente, reaccionaron a un claro aumento en la cantidad de proteína de la dieta (y en consecuencia también de la cantidad de calorías) sin acumular nada de grasa corporal. No se trata de que la proteína sea mágica: es que nuestro cuerpo no funciona según los dictados de la teoría del balance energético.

En definitiva, ¿dieta alta en grasa con poca actividad física? Puede no ser una buena idea (ver,ver).

Leer más:

La fisiología de engordar (6 de 9)

¿Juegan las proteínas desacopladoras musculares un papel relevante en la gestión de la grasa dietaria?

Resumiendo lo que hemos visto en las partes previas del artículo, la grasa dietaria llega hasta las puertas del tejido adiposo embarcada en unos “contenedores” que reciben el nombre de quilomicrones (ver). Aunque es la principal fuente, el contenido de los quilomicrones no es la única grasa que puede acabar entrando en el tejido adiposo, proceso mediado por la LPL y la insulina, sino que también habrá ácidos grasos libres (ligados a albúmina) y triglicéridos embarcados en VLDL. El VLDL es producto de la actividad del hígado, que recoge ácidos grasos de sangre (o los crea él mismo a partir de otros sustratos) y los encapsula en estas lipoproteínas que exporta a sangre. La parte de la grasa dietaria que no acabe almacenada en ese momento en el tejido adiposo quedará en sangre, ya sea como ácidos grasos libres (procedentes en tal caso de lipoproteínas) o como las propias lipoproteínas si la LPL no actuó sobre ellas.

El músculo tiene una eficiencia que es adaptativa y que puede estar relacionada con la regulación directa o indirecta de las concentraciones de ácidos grasos libres en plasma o de las intracelulares de ATP o ROS

Una vez en el tejido muscular, parte de los ácidos grasos serán oxidados para producir ATP y, con él, movimiento por los desplazamientos de la actina sobre la miosina. Otra parte de los ácidos grasos que entren en el tejido muscular será disipada en forma de calor (proteínas desacopladoras).

Si hay exceso de ácidos grasos en sangre van a entrar en el tejido muscular en exceso respecto de las necesidades de ATP (ver). Y se sabe que los ácidos grasos libres no se acumulan en sangre, pues aunque en algunas condiciones (e.g. en la obesidad) suelen estar ligeramente elevados, no lo están demasiado.

Despite higher fasting and postprandial plasma TAG concentrations, plasma NEFA concentrations were very similar throughout the whole of the 24 h period. How plasma NEFA homoeostasis in the postprandial period is maintained in the face of an expanded adipose tissue mass and disturbed TAG metabolism is an interesting question

Cómo se mantiene la homeostasis de los NEFA plasmáticos en presencia de un tejido adiposo expandido y de un metabolismo de los triglicéridos desajustado es una cuestión interesante.

Ese papel de eliminar la grasa (ácidos grasos libres) sobrante, la que de otra forma se acumularía en plasma, lo pueden desempeñar las proteínas desacopladoras (ver), como las presentes en el tejido adiposo marrón (ver,ver,ver), pero que también las que están presentes en el tejido muscular, en concreto la UCP3:

Abolishing the commonly observed increase in plasma FFA levels and/or fatty acid oxidation during and after exercise also prevented the upregulation of UCP3L after exercise. These results suggest that UCP3 is involved in fatty acid metabolism and is upregulated in situations when fatty acid flux into the mitochondria exceeds the capacity to metabolize these fatty acids. (fuente)

our data demonstrate that Intralipid infusion increased UCP2 and UCP3 mRNA in both adipose tissue and muscle […] This molecular event may be ultimately aimed at dissipating energy excess, but UCP2 and UCP3 may also be involved in fatty acid metabolism in the case of a large supply of nutrients (fuente)

La hipótesis es que la activación de estas proteínas podría ayudar a regular los niveles de grasa en sangre para que no excedan los niveles normales (por ejemplo cuando la ingesta de comida aporta demasiada grasa para la que habitualmente se emplea en el cuerpo).

Desde el punto de vista energético, cambios en la actividad de las proteínas desacopladoras podrían tener como síntomas un cambio en el gasto energético o una diferente eficiencia del músculo (e.g. si se activan estas proteínas el músculo gasta más energía para hacer el mismo esfuerzo, pues parte de la energía se disipa como calor, ver). En la gráfica vemos la eficiencia mecánica del músculo en función del contenido en proteína UCP3:

Por esta razón, una persona cuyo músculo tenga gran contenido de UCP3 (o una gran activación de la misma) podría tener más gasto energético que otra, a igualdad de actividad física, algo que podría notarse especialmente cuando la la actividad física es nula o de baja intensidad:

we reported that UCP3 mRNA expression was positively correlated with sleeping metabolic rate in the same population (fuente)

NOTA: algunos autores advierten que los resultados de los estudios pueden ser confusos, pues una mayor expresión genética no siempre significa mayor cantidad ni actividad de la proteína desacopladora

Ante un aumento de la concentración de ácidos grasos cabe esperar un aumento en la tasa de entrada de ácidos grasos en el tejido muscular, por mecanismos pasivos o activos, y un aumento de la actividad de las proteínas desacopladoras que contribuiría a evitar niveles tóxicos de ácidos grasos en sangre:

The gene expression of FAT/CD36 was significantly increased in Intralipid-infused rats compared to saline-treated animals in skeletal muscle tissue […] The increase in UCP gene expression may lead to an increased export of fatty acid anions, allowing continued rapid fatty acid oxidation in the face of an oversupply, thus preventing the toxic effect of high NEFA levels (fuente)

No se generaría calor con un objetivo puramente termogénico (i.e. para mantener la temperatura corporal en respuesta al frío), función principal de la UCP1 en el tejido adiposo marrón, sino con el objetivo de regular los niveles de ácidos grasos en sangre (o con otro objetivo que tuviera ese mismo efecto, como reducir la generación de ROS, especies de oxígeno reactivo, en presencia de excesivos ácidos grasos) (ver).

This uncoupling effect then leads to homologue- and tissue-specific functions, such as thermogenesis and energy expenditure (UCP1), regulation of free-fatty acids (FFAs) metabolism (UCP2 and UCP3), reduction in ROS formation (UCP1-3 and UCP5), and regulation of ATP-dependent processes (UCP2) (6,8,20) (fuente)

UCP2 and UCP3 are not normally thermogenic or involved in the adaptive response to cold, but UCP3 might still be significantly thermogenic under specific conditions and it remains an attractive drug target for the treatment of obesity (fuente)

¿Pueden guardar relación las proteínas desacopladoras con la obesidad?

A major consequence of the uncoupling of respiration is the activation of substrate oxidation and dissipation of oxidation energy as heat. In terms of physiology, uncoupling of respiration and dissipation of energy as heat are obviously important for energy balance and body weight control, and represent research lines for metabolic diseases such as obesity. (fuente)

considering the much greater mass of muscle and its large contribution to metabolic rate, the maximum thermogenic capacity of UCP3 may still be significant (fuente)

Reduction in the function or expression of UCP3 likely decreases energy expenditure or increases fat storage of energy [14]. UCP3 is negatively correlated with body mass index (BMI) [15], suggesting a potential link between UCP3 and obesity, potentially by the proposed roles of UCP3 in facilitating fatty acid oxidation [16] and preventing triglyceride accumulation (fuente)

Una débil activación de las proteínas desacopladoras podría explicar que la misma dieta fuera más engordante que para otras personas. La grasa que no ha entrado en el tejido adiposo en el periodo postprandial quedará en sangre, y si la cantidad que se retira es poco más que lo necesario para realizar actividad física, mantener la temperatura corporal o para que las células realicen sus funciones, esa grasa seguirá en parte en sangre la próxima vez que haya un pulso de insulina/LPL y es razonable pensar que algo acabe entrando en el tejido adiposo. Éste podría ser el caso particular de las personas que intentan perder peso con dieta hipocalórica (ver).

Por otro lado, nótese que si la actividad de las proteínas desacopladoras lo que hace es colaborar para mantener niveles de grasa en sangre estables, aparentemente los síntomas serán que su actividad no tiene que ver con los niveles de ácidos grasos en sangre: se observaría que los niveles son estables independientemente de la actividad de estas proteínas, pero sería precisamente ¡por la actividad reguladora de estas proteínas!:

the upregulation of UCP in skeletal muscle in this study was not explained by an increase in FFA levels (fuente)

studies in humans under high fat diets showed increases of fat oxidation and UCP3 expression in muscle that were not accompanied by increases of circulating NEFA levels (fuente)

Y sin embargo si cambiamos la forma en la que se realiza el estudio, por ejemplo forzando un cambio en los niveles de ácidos grasos libres y midiendo la actividad de las proteínas desacopladoras sí detectaremos que su actividad viene condicionada por dichos niveles:

these studies provide some evidence for a role of FFA in the regulation of UCPs (fuente)

Free fatty acids upregulate expression of skeletal muscle UCP2 and UCP3 (fuente)

These findings indicate that UCP3 is downregulated in conditions of enhanced capacity to oxidise fat and upregulated in conditions in which fatty acid delivery exceeds the capacity to oxidise fat, eventually leading to an increase in plasma FFA levels (fasting, acute exercise). (fuente)

Many studies have revealed that any physiological situation in which plasma FFA level is increased is associated with increased mRNA level for UCP3 in muscle […] More convincing than the many associations between plasma FFA concentration and muscle UCP3 mRNA is the finding that a simple increase in the FFA level in blood produced by administration of a lipid emulsion increases mRNA level for UCP3 in muscle (fuente)

Elevated circulating FFA levels are associated with increased muscle UCP3 expression in a variety of physiological states (fasting, high-fat feeding, lipid infusion, diabetes, obesity) independent of any changes in energy expenditure (fuente)

high-fat feeding upregulates the expression of all uncoupling proteins in skeletal muscle except for the short isoform of UCP3 (fuente)

significant downregulation of skeletal muscle UCP3 mRNA levels was observed upon low plasma FFA concentrations in humans, despite an increase in energy expenditure. Therefore, changes in UCP3 mRNA expression seem to be related to fatty acid metabolism (fuente)

these results again suggest that changes in plasma FFA levels might be responsible for the up-regulation of UCP3 after acute exercise (fuente)

our data indicate that in the euthyroid state, FFA influence UCP3 activity, which is presumably mainly responsible for FFA-mediated uncoupling (fuente)

Experimentos in vitro confirman esta relación causa-efecto (ver):

Studies conducted in vitro using cultured cell models or primary isolated cells provide the most convincing support for a direct effect of FA or their metabolic derivatives on UCP2 and UCP3 expression

Por no perder el hilo argumental insisto en la idea de las primeras partes del artículo: el simplisimo de la teoría del balance energético establece que si consumes una cierta cantidad “extra” de calorías (donde “extra” es un concepto indefinible o tautológico que delata a esa teoría como la pseudociencia que es) esas calorías van a ser almacenadas en el tejido adiposo en la medida en que esa ingesta “supere el gasto energético”. Pero la forma real en la que están desarrollándose los acontecimientos en nuestro cuerpo puede no tener nada que ver con ese comportamiento fisiológico inventado desde las palabras. Por ejemplo, parte de esa comida “extra” puede acabar efectivamente siendo almacenada en parte como grasa corporal (si “extra” significa más insulina y más grasa a las puertas de los adipocitos), pero el resto de la comida “extra” puede simplemente estar siendo eliminado en forma de calor por las proteínas desacopladoras. Por ejemplo, si un grupo de personas fuerza un aumento de la ingesta energética en 700 kcal/d durante un mes, si todas esas calorías “extra” acabasen en el tejido adiposo, eso serían más de 2.5 kg de aumento de peso. Sin embargo, el resultado puede ser un aumento mucho menor del peso corporal (que no se explicaría por un cambio en el gasto energético asociado a un cambio en la composición corporal, pues ésta apenas cambiaría):

body weight increased by, on average, 1 kg, whereas energy intake was increased by, on average, ~720 kcal/day (+35%). With a 35% increase in energy intake a more pronounced increase in body weight (>2.5 kg) would have been expected. Thus the induction of UCPs on a high-fat diet might be helpful in expending extra calories. (fuente)

… la activación de las proteínas desacopladoras por parte de una dieta alta en grasa podría ayudar a gastar las calorías extra

Y si se acaban gastando y no nos engordan, ¿por qué las hemos llamado “extra”?

¿Qué cabría esperar de una persona que hace ejercicio físico? Cuando haces ejercicio físico el tejido muscular convierte ácidos grasos a ATP. Si escasean en sangre lo lógico es que se reduzca la actividad de las proteínas desacopladoras para aumentar la eficiencia con la que se aprovechan. Por el contrario, si el efecto del ejercicio es una aumentada liberación de ácidos grasos procedentes del tejido adiposo, el efecto podría ser el contrario (ver). No hay más remedio que acudir a la literatura científica para conocer el efecto.

A reduced UCP3 content after training may be an adaptation that assists, at least in part, with an improvement in performance. For the endurance athlete, a reduced mitochondrial uncoupling would increase the efficiency of oxidative phosphorylation, which would enable performance at a higher intensity, while for the sprint athlete it would increase the rate of phosphocreatine resynthesis after an intensive exercise bout (Bogdanis et al. 1996) for the same oxygen consumption. (fuente)

Muscle UCP3 was 52% higher in untrained subjects, when expressed per muscle mass (P < 0.05 versus trained). (fuente)

the down-regulation of UCP3 with training increases mechanical energy efficiency (fuente)

Pero cuidado al interpretar los resultados anteriores, pues una mayor masa muscular compensaría una reducción en la activación de la UCP3 “por unidad de masa muscular”.

we recently showed that trained subjects have lower levels of skeletal muscle UCP2 and UCP3 mRNA when compared to untrained subjects, but only after correction for the difference in mitochondrial density between those two groups (fuente)

Y no sería lo mismo realizar ejercicio en ayunas que tras una comida (fuente).

¿Qué cabe esperar del ayuno? Podemos pensar que ayuno equivale a una escasez de alimento y por tanto reducidos niveles de ácidos grasos en sangre, lo que debería producir la inactivación de las proteínas desacopladoras, pues hay que maximizar la producción de ATP a partir de los ácidos grasos disponibles. Sin embargo, el ayuno no se caracteriza por escasez de ácidos grasos en sangre, sino por lo contrario, por lo que desde el punto de vista del tejido muscular lo que se percibe es elevación de las concentraciones de ácidos grasos en sangre, lo que explicaría que las proteínas desacopladoras se activen más durante el ayuno:

The mechanism by which high-fat feeding (and fasting) upregulates UCP2 and UCP3 mRNA is not yet known. Suggestions have been made that FFA, which are increased during fasting and high-fat feeding, are responsible for the increase in UCP mRNA. To test this hypothesis, Weigle et al elevated plasma FFA levels in rats, resulting in UCP3 mRNA levels which were similar to those induced by fasting. Furthermore, Boss et al showed that plasma FFA concentrations were positively correlated with the expression of UCP3 mRNA (fuente)

¿Por qué una dieta alta en grasa aumenta la expresión genética de la UCP3? ¿Por qué no sucede en una baja en grasa?

Insisto en señalar el fraude de la causalidad

Y una nota final para esta sexta entrega, para mí muy relevante: el supuesto que planteo es que si una persona consume una dieta no engordante, parte de la comida no almacenada será disipada en forma de calor por las proteínas desacopladoras. El gasto energético aumentará porque no se está engordando (y no al contrario, que sería que “no se engorda porque el gasto energético es elevado“): causa y efecto. Más importante que el hecho de que lo que estoy contando sobre el papel de las proteínas desacopladoras UCP3 del tejido muscular sea correcto o no*, es el hecho de que a priori es posible, lo que delata lo injustificado que es el comportamiento fisiológico asumido como “obvio” en la teoría del balance energético (ver).

En la siguiente entrega del artículo vamos a ver datos muy interesantes sobre el tejido muscular. Un adelanto de lo que vamos a ver: ponemos a dieta a personas obesas y luego las agrupamos en función de si han conseguido perder más (grupo ODS) o menos (grupo ODR) peso corporal. Analizamos sus fibras musculares y vemos que los del grupo ODS tienen claramente más fibras de un determinado tipo:

there was a higher proportion of oxidative (type I) fibers in ODS compared with ODR women and lean controls

*NOTA: aunque se supone que la UCP3 juega un papel importante en nuestro gasto energético, hay muchas incertidumbres en la literatura científica sobre cuál es su papel fisiológico (ver,ver), así que lo que estoy planteando puede ser incorrecto o no ser toda la historia. No obstante…

We hypothesize that the physiological function of UCP3 is to protect mitochondria from accumulation of nonesterified fatty acids inside the mitochondrial matrix, especially in situations where fatty acid delivery exceeds oxidation […] Because of this function, UCP3 uncouples mitochondrial respiration, explaining its relation with human energy metabolism (fuente)

UCP3 is also thought to play key regulatory roles in mitochondrial fatty acid oxidation and in preventing mitochondrial ROS-induced oxidative damage (fuente)

Leer más: