Recopilación de artículos acerca de la insulina (II)

Amplío de 17 a 21 la recopilación de artículos sobre la insulina que publiqué hace un tiempo (ver).

1. La fisiología de engordar (3 de 9)

En este experimento una mayor/menor activación de las proteínas transportadoras FATP1, que son dependientes de la insulina, ha resultado en un mayor/menor engorde.

2. “El exceso de energía puede no compensar el efecto catabólico de la deficiencia de insulina”

En ausencia de insulina, las ratas perdían peso a pesar de estar alimentadas muy por encima de sus necesidades energéticas.

3. Sin acción de la insulina no hubo engorde (en ratones)

Anulando los receptores de insulina del tejido adiposo se engordó menos, a pesar de una ingesta mayor en términos relativos al propio peso.

4. Sin subida de la insulina en sangre no hubo engorde (en ratones)

Sin diferencias significativas en la ingesta energética ni en la actividad física, al reducir la secreción de insulina se evitó el engorde característico de las dietas engordantes para ratones.

Experimento con ratas en el que con idéntica ingesta energética e idénticos niveles de actividad física, la inyección de insulina produjo mayor acumulación de grasa corporal.

Experimento en ratones. Con menor ingesta energética la inyección de insulina produjo mayor acumulación de grasa corporal.

Sin diferencias en la ingesta energética, inyectar insulina produjo una mayor acumulación de grasa corporal. En ratas.

Experimento en personas a las que se inyecta insulina. La ingesta energética se redujo, pero los participantes ganaron 8.7 kg en seis meses.

9. Menos insulina, menos ganancia de peso a pesar de una mayor ingesta

Experimento con ratas. Con un fármaco se reducen los niveles de insulina en el periodo postabsortivo. Aunque esos animales comieron más que los animales control, ganaron menos peso corporal.

10. Insulina. ¿Fisiología o magia?

La inyección de insulina en ratas produjo acumulación preferentemente de grasa subcutánea, lo que es inconsistente con la hipótesis de que la insulina engorda a través de la ecuación matemática del balance energético.

11. Misma ingesta calórica, menos insulina, menos engorde (en roedores)

Los grupos de ratas tratados con metformina tuvieron una insulinemia más baja en ayunas y ganaron menos peso corporal que las ratas que consumían la misma dieta pero no fueron tratadas con metformina. Sin diferencias en la ingesta de alimentos.

Experimento en humanos. Sin diferencias en la ingesta energética ni en el reparto de macronutrientes, una dieta diseñada para producir una baja respuesta insulínica resultó en una mayor pérdida de peso corporal.

13. “La hiperinsulinemia fetal es la fuerza motriz del excesivo crecimiento del feto”. La hipótesis de Pedersen

Las concentraciones de insulina en el cordón umbilical se correlacionan fuertemente con el crecimiento fetal. En estudios en humanos y animales.

14. La ciencia es asín (I)

Misma dieta y misma cantidad de comida, y los ratones a los que se inyecta insulina acumulan grasa corporal, más cuanta más insulina se inyecta.

15. “El excepcionalmente potente efecto engordante de la insulina, independientemente de las calorías consumidas”

Los ratones pinchados con insulina ganaron mucho más peso corporal. El consumo de comida fue similar al del resto de ratones.

16. La vena portal hepática y la grasa visceral (III)

En este experimento se encontró una correlación entre el engorde sufrido en ciertas partes del cuerpo y la concentración de insulina que afectaba a esas partes del cuerpo.

17. Lesiones del hipotálamo ventromedial

Una lesión en el hipotálamo puede causar excesiva secreción de insulina, que viene acompañada por acumulación de grasa corporal incluso en ausencia de un incremento en la ingesta de comida.

18. Inyecciones de insulina causan acumulación de grasa corporal sin un aumento de la ingesta energética (en ratones)

Sin aumento de la ingesta y sin cambios en el balance energético, los ratones a los que se inyectó insulina almacenaron grasa corporal.

19. Pérdida de grasa corporal con un fármaco que reduce la secreción de insulina

Administrar un fármaco que, supuestamente, reduce la secreción de insulina, causa una clara pérdida de grasa corporal. En humanos.

20. “También se puede acumular grasa corporal cuando la insulina está baja”

Al administrar una comida que sólo contiene grasa, en ningún momento hay tráfico neto entrante de ácidos grasos en el tejido adiposo.

21. La hipótesis CICO no puede explicar la acción local de las inyecciones de insulina

La hipótesis CICO no puede explicar que ante la inyección de insulina la grasa corporal se acumule en los puntos de inyección, pues ni un aumento de la ingesta ni una reducción del gasto energético pueden explicar la relación local insulina-acumulación de grasa corporal.

Leer más:

Anuncios

“Necesitamos una nueva narrativa en obesidad”. Simplismo y culpa

Necesitamos una nueva narrativa en obesidad

En este hilo de twitter encontramos una síntesis del artículo. Copio algunas frases:

  • La narrativa establecida sobre la obesidad se basa en un modelo causal simplista con un lenguaje que generalmente culpa a los individuos que son los únicos responsables de su obesidad
  • Estructura errónea del problema que ha llevado a la estigmatización, los enfoques aislados, la inacción política y la ausencia de estrategias coherentes.
  • Este enfoque ignora la compleja interacción entre los factores que no están bajo el control de los individuos (epigenéticos, biológicos, psicosociales) y la actividad de la industria que sustentan la obesidad.
  • La narrativa establecida también simplifica en exceso y confunde las causas de la obesidad.

Aparte de eso, encontramos la típica retórica que no dice nada:

Este enfoque requerirá alineación entre sectores, con un lenguaje común sobre los determinantes ambientales, sociales y comerciales de la obesidad que reconoce la importancia de los servicios de prevención y tratamiento asequibles y basados en evidencia.

¿Qué me llama la atención de este artículo? Pues que tras la fachada, tras la apariencia de que se cuestiona el actual paradigma (“necesitamos una nueva narrativa”), la realidad es que este artículo no cuestiona la narrativa actual. Al contrario, la da por correcta y lo que se dice es que no se culpe exclusivamente a la víctima por no ser capaz de evitar comer tanto. Es decir, la misma narrativa de siempre, la misma narrativa que culpa a la víctima por no hacer lo que sabe que tiene que hacer, la misma narrativa que da por supuesto que la causa del problema es el exceso de calorías, pero diciendo que no se culpe a la víctima y que se busquen otras causas del problema, como los productos que la industria alimentaria pone a la venta. No ponen en cuestión que los “expertos” entiendan el problema, lo que ponen en cuestión es cuál es el mejor plan de acción ante el problema tal cual está definido actualmente. O sea, lo de siempre.

El artículo habla de “modelo causal simplista”. Aprovecho para resaltar que el paradigma CICO no es simplista: es erróneo. Y mientras que la solución al simplismo es aumentar la complejidad, manteniendo el error de base, la solución a un error pasa por primero reconocer con claridad que existe el error e iniciar una nueva construcción de soluciones que sí tenga una base sólida. Reconocer que hay un error tiene que ser el primer paso. Y este artículo no cuestiona el error que hay en la base del actual enfoque del problema de la obesidad.

Nada puede cambiar si antes no se acepta que lo que hemos estado haciendo es insuficiente o erróneo o ilegítimo. Daniel Flichtentrei

Ante la ausencia de una rectificación en el rumbo, sería un error aplaudir mensajes continuistas y ambiguos como si fueran prueba de que avanzamos. La falsa autocrítica es peor que que no haya autocrítica.

Leer más:

Inyecciones de insulina causan acumulación de grasa corporal sin un aumento de la ingesta energética (en ratones)

Exposure to excess insulin (glargine) induces type 2 diabetes mellitus in mice fed on a chow diet

Experimento en ratones. Durante 8 semanas reciben inyecciones diarias de insulina “glargine”, una insulina de acción lenta.

As shown in Fig. 1A, mice treated with glargine consumed slightly more diet at the first week and then tended to consume slightly less diet when compared with control mice although the changes did not reach a statistical significance. Mice treated with glargine gained slightly more body weight than control mice although the gain reached a statistical significance only on week 7 (Fig. 1B). However, the percentage of epididymal fat (white adipose tissue, WAT) over the wholebody weight was significantly increased in mice treated with glargine

Como se muestra en la Fig. 1A, los ratones tratados con glargine consumieron un poco más de dieta en la primera semana y luego tendieron a consumir un poco menos de dieta cuando se compararon con los ratones control, aunque los cambios no alcanzaron una significación estadística. Los ratones tratados con glargine ganaron un poco más de peso corporal que los ratones de control, aunque la ganancia alcanzó una significación estadística solo en la semana 7 (Fig. 1B). Sin embargo, el porcentaje de grasa del epidídimo (tejido adiposo blanco, WAT) sobre el peso total se incrementó significativamente en ratones tratados con glargine

Sin diferencias en la ingesta de comida:

imagen_2570

Sin diferencias en el peso corporal:

imagen_2571

Pero el grupo tratado con insulina tiene más grasa corporal que el grupo control:

imagen_2572

¿Por qué han acumulado grasa corporal? Sabemos que esos ratones no han comido “de más”, sea cual sea la definición que empleemos para ese “de más”. Insisto: si, como dice la hipótesis CICO, acumulamos grasa corporal porque consumimos más calorías de las que necesitamos, ¿por qué han acumulado grasa corporal estos ratones?

Leer más:

¿Es esto adelgazar? (XXXIV)

imagen_2578

¿Efectividad de hacer dieta? En temas de obesidad y sobrepeso, las proclamas que ponen “terapia” y “efectivo” en la misma sentencia hay que comprobarlas siempre. Vamos a ver el estudio que enlaza este señor, pero antes de ver los datos del estudio quiero explicar una cosa: el estudio involucra niños que en media tienen 10-11 años de edad. En el caso de los niños, el Índice de Masa Corporal (IMC o BMI, en inglés) no es un buen indicador de si se tiene sobrepeso/obesidad: una niña que a los 7 años tiene un IMC=20 (kg/m²) es “obesa”, mientras que si tiene ese mismo IMC=20 a los 15 años su peso es normal. Por esa razón en los experimentos con niños se suele emplear el BMIz, que lo que indica es la desviación relativa respecto del peso normal a esa edad. En las siguientes gráficas de la OMS se ve muy claro:

  • BMIz=0 significa que tienes peso normal,
  • BMIz positivo significa que tienes exceso de peso (BMIz>=2 sería obesidad según las gráficas), y
  • BMIz negativo significa que se tiene menos peso que la media.
imagen_2577imagen_2576

 

Una vez aclarado qué es el BMIz, explico el experimento.

Effect of Attendance of the Child on Body Weight, Energy Intake, and Physical Activity in Childhood Obesity Treatment: A Randomized Clinical Trial

En este experimento se ponen a dieta tanto los padres como sus hijos, en dos modalidades:

  1. PBT: sólo los padres reciben instrucciones para adelgazar, y a su vez estos explican la dieta a sus hijos, o
  2. FBT: tanto los padres como los hijos reciben instrucciones para adelgazar.

Child-parent dyads were randomly assigned to FBT or PBT stratified by sex of the child. The treatment programs included 20 visits over 6 months, and the content was based on published trials of FBT. Parents in both FBT and PBT attended a 1-hour parent group. Children in FBT attended a 1-hour simultaneous child group. Children in PBT did not attend any treatment meetings.

Los hijos

Para los hijos, como vemos en la gráfica bajo estas líneas, al margen de la modalidad de tratamiento, el efecto es el mismo: se reduce el BMIz los primeros meses, bajando de 2 a 1.7, pero los niños se estancan en BMIz=1.8, que, de acuerdo con las gráficas anteriores, es sobrepeso rozando obesidad.

imagen_2579

¿Ha sido efectivo el tratamiento para los niños? Evidentemente no: los niños siguen pasados de peso, y llevan todo el último año del estudio estancados. Y sin diferencias entre grupos.

Los padres

Para los padres sí que se se usa el IMC, y vemos que ninguno de los dos grupos consigue bajar del IMC=30, que es el límite de la obesidad. Igual que ha sucedido con los niños, se ha producido una pequeña bajada los primeros meses, pero a partir de ahí, hay estancamiento en un grupo y recuperación de todo lo perdido (y más) en el otro.

imagen_2580

¿Ha sido efectivo el tratamiento para los padres? Evidentemente no.

No se nos dan datos absolutos de peso corporal, pero un grupo de padres perdió un 1.1% de su peso y el otro ganó un 2.8%. Suponiendo que pesaran inicialmente 100 kg (me lo invento), un grupo habría perdido 1 kg y el otro habría ganado 3 kg. Si pesaran menos en el punto de partida, los cambios habrían sido incluso menores.

Mean (SD) percent weight loss for parents in FBT and PBT was −3.9% (5.3) and −5.0% (5.5) at 6 months and −1.1% (6.7) and 2.8% (13.4) by the final 18-month time, respectively.

Conclusiones

¿Muestra un éxito este experimento tras dos años de seguimiento de los participantes? Al parecer sí, y la clave es “trabajar con la familia” (supongo que a diferencia de trabajar sólo con los padres, que era el otro grupo experimental). ¿Efectivo? Sí: ha sido un tratamiento efectivo en un mundo mágico en el que las fantasías se convierten en realidad.

imagen_2578

NOTA: yo, a priori, no me fío de los opinadores sin skin in the game (ver), como los que tienen interés económico en divulgar falsedades, pero no les pasa nada si lo que están diciendo es falso.

NOTA: según los datos del estudio, en todo momento los participantes, padres e hijos, mantuvieron su ingesta energética por debajo de los valores de partida. Según los datos del estudio, los padres estaban consumiendo 200 kcal/d menos al final del estudio que antes de empezarlo. También los padres que ganaron peso.

imagen_2582imagen_2581

Leer más:

Pérdida de grasa corporal con un fármaco que reduce la secreción de insulina

High-Dose, Diazoxide-Mediated Insulin Suppression Boosts Weight Loss Induced by Lifestyle Intervention

Experimento en humanos.

Insulin promotes adipocyte lipogenesis by stimulating fatty acid uptake and its conversion into triglycerides (TG) and suppresses lipolysis by inhibition of hormone-sensitive lipase (10, 11). Both mechanisms promote sustained storage of fat in the adipocyte. Hyperinsulinemia may therefore be a major obstacle for weight loss, and it has been suggested that suppression of insulin secretion may help to promote lipolysis and decrease body fat mass (FM). This hypothesis is supported by observations in animals and humans with obesity (12–14).

La insulina promueve la lipogénesis de los adipocitos estimulando la captación de ácidos grasos y su conversión en triglicéridos (TG) y suprime la lipólisis mediante la inhibición de la lipasa sensible a las hormonas. Ambos mecanismos promueven el almacenamiento sostenido de grasa en el adipocito. Por lo tanto, la hiperinsulinemia puede ser un obstáculo importante para la pérdida de peso, y se ha sugerido que la supresión de la secreción de insulina puede ayudar a promover la lipólisis y disminuir la masa grasa corporal (FM). Esta hipótesis está respaldada por observaciones en animales y humanos con obesidad.

En este experimento se pone a prueba el uso del fármaco Diazoxide (DZX), frente a grupo placebo (PL). El fármaco inhibe la secreción de insulina:

Diazoxide (DZX), a nonselective potassium channel agonist that inhibits glucose-stimulated insulin secretion in the pancreatic ß-cell, has been used to study the effects of insulin suppression on body composition in several small studies

El diazoxide (DZX), un agonista del canal de potasio no selectivo que inhibe la secreción de insulina estimulada por la glucosa en las células ß pancreáticas, se ha utilizado para estudiar los efectos de la supresión de la insulina en la composición corporal en varios estudios pequeños

En la tabla podemos ver el resultado de este experimento: mucha más pérdida de grasa corporal, casi el doble, en el grupo tratado con DZX que en el grupo placebo. La ingesta energética no puede explicar el resultado.

imagen_2731

Beneficial Effect of Diazoxide in Obese Hyperinsulinemic Adults

Experimento en humanos.

En la tabla podemos ver que en el grupo tratado con diazoxide se perdió casi el triple de grasa corporal que en el grupo placebo:

Parameter Placebo Diazoxide
Pre Post Pre-Post Pre Post Pre-Post
Weight (kg)
Lead-in week 120.3 ± 6.3 119.8 ± 5.8 −0.50 ± 0.2 111.8 ± 6.9 111.0 ± 7.0 −0.81 ± 0.1
Diazoxide vs.Placebo 119.8 ± 5.8 114.8 ± 5.8 −5.0 ± 1.0 111.0 ± 7.0 101.2 ± 6.6 −9.80 ± 1.01
FFM (kg) 67.5 ± 4.3 65.6 ± 4.0 −1.9 ± 0.5 65.1 ± 4.2 63.8 ± 4.3 −1.30 ± 0.3
BF (kg) 52.8 ± 3.5 49.2 ± 3.2 −3.6 ± 0.9 46.9 ± 3.7 37.6 ± 3.3 −9.30 ± 1.01

Y la ingesta energética no puede explicar el resultado, pues fue similar en los dos grupos:

The mean reported caloric intake was comparable between the groups

Placebo Diazoxide
No. 12 12
Age (yr) 28.0 ± 1.1 31.0 ± 1.2
Sex (females/males) 10/2 10/2
Weight (kg) 120.3 ± 6.3 111.8 ± 6.9
BMI (kg/m2) 42.9 ± 1.4 40.4 ± 2.3
Waist/Hip Ratio 0.88 ± 0.02 0.90 ± 0.03
Reported Caloric Intake (kcal/day) 1953 ± 190 1977 ± 157
Caloric Intake (% RDA) 84 ± 7 86 ± 6

Un fármaco puede hacer ganar más o menos grasa corporal alterando la fisiología y el medio hormonal. ¿Puede la composición de la dieta hacer lo mismo, o lo impiden las leyes de la física? (fuente)

imagen_2732

NOTA: es una posibilidad que los efectos del fármaco en la pérdida de grasa corporal no sean debidos a lo que se cree, que es la reducción en la secreción de insulina, sino a otros efectos del fármaco.

Leer más:

12 Tuits para pensar

1


¿Es posible que en el Bernabéu entren cada vez más personas aunque a Madrid entren menos? Si se dan las condiciones, podría entrar mucha gente en el estadio a pesar de que la afluencia de personas a la capital no aumentara. Solo en caso extremo ambas variables se vincularían. Miguel Franco

2


Las leyes de la termodinámica RESTRINGEN al cuerpo humano. No lo PREDICEN. De las muchas formas en que un cuerpo puede obedecer las leyes, se necesita bioquímica para identificar cuál es NUESTRA forma de cumplirlas. Barry Pearson

3


El problema de las calorías en obesidad y síndrome metabólico es que no son “Herramientas”. Son elementos descriptivos, y tal vez una vaga medida de cantidad de algo. ¡NADA aportan sobre fisiopatología! Y pueden dar falsas respuestas y empeorar más el problema! Esteban Larronde

4


¿La teoría del balance energético (comer más de lo que se gasta) explica el crecimiento de cualquier tejido o solo el del tejido graso? Miguel Franco

5


CICO tal y como se usa en la nutrición, es decir, predecir la variación de energía que va a haber en un sistema (tejido adiposo) teniendo en cuenta las entradas y (no todas) las salidas de energía de otro sistema diferente (el cuerpo en su conjunto), es algo totalmente incorrecto. Marco Llen

6


EL tejido adiposo crece por comer más y moverse menos, y se achica por comer menos y moverse más, es una LEY UNIVERSAL. Si aplicamos la misma ley a un tejido canceroso, seguro se achica… ¿O no se cumple la ley? ¿Hasta cuándo seguimos con esto? Esteban Larronde

7


es extraño que la comunidad médica haya aceptado que un atributo matemático (caloría) como también pueden serlo el color, la forma y el peso, pueda explicar la producción de un fenómeno biológico que depende de ganancia de materia. […] la hipótesis calórica (pura metafísica) tal como la entendemos y aplicamos no puede explicar los fenómenos físicos/biológicos observados como los cambios en la composición corporal. Moviéndonos en un plano más mundano: las calorías no existen, no se conocen receptores para ellas en el organismo, el hipotálamo no tiene forma de distinguir el contenido energético de un nutriente calórico del de otro y no existen (las calorías) en parte alguna del cuerpo. Esteban Larronde

8


¿En qué receptores actúan las calorías? ¿Qué mediadores usan? ¿Qué sistemas reguladores y contrarreguladores intervienen? ¿Qué receptor decide usar una caloría para generar músculo..grasa..crecer o desarrollar un tumor? Esteban Larronde

9


¿La teoría CICO se aplica a grasa corporal pero no a tumores o gigantismo? Entonces decir que se rige por la primera ley de la termodinámica es una falacia. Marco Llen

10


“Más ingesta energética que gasto, a largo plazo, conducirá a la acumulación de grasa”. No. Más ingesta energética que gasto es lo que sucede durante la acumulación de grasa. La causalidad no se puede inferir. Gary Taubes

11


Las uñas. Las uñas también crecen por el balance calórico. Y el cabello. Miles de alopécicos comiendo más para que les crezca el pelo. ¡Es matemática pura! Andreu López

12


Pero es que tú no puedes predecir el gasto que va a tener tu cuerpo. Dais por hecho, que ante una cantidad de comida X, el cuerpo va a usar Y para sus funciones, y si Y<X, la diferencia va a ir al tejido adiposo. ¿Y si el cuerpo primero destinara una cantidad Z para acumular en el tejido adiposo, la cual dependería de la composición de lo que ingieres, la cantidad y del entorno hormonal que genera en tu cuerpo, y el resto se usara como energía o se disipara en forma de calor? ¿Y si hay alimentos que, ante una misma cantidad de calorías pueden hacer que Z sea una cantidad supervariable? Marco Llen