¿Dicen que negamos La Primera Ley de la Termodinámica? ¡Qué cara más dura tienen los caloréxicos!

El supuesto

Vamos a dar por supuesta la siguiente situación:

— Todas las semanas a tu hija le das una paga de 25 euros.

— Tu hija tiene unos gastos fijos de unos 15 euros, incluidos 5 euros semanales que ahorra, y los 10 euros restantes lo gasta en cosas que no le importan demasiado.

— Tu hija quiere comprarse un móvil nuevo, así que de los 5 euros semanales que ahorra 2 euros/semana los ahorra con ese fin.

— Si quieres puedes variar un poco la paga, pero no puedes recurrir a situaciones extremas: ni puedes darle 100 euros todas las semanas ni puedes dejarla sin paga.

Nada raro, ¿verdad? Esta situación es perfectamente posible y tu hija no está violando ninguna ley de la economía.

Ya he usado esta misma analogía en el blog (ver,ver), pero insisto porque creo que es muy ilustrativa.

La causalidad de la teoría CICO (Calorías que entran, Calorías que salen)

¿Son ciertas estas afirmaciones?

Como tu hija ingresa más de lo que gasta, entonces ahorra para el móvil. Eso es cierto.

Tu hija ahorra para el móvil porque ingresa más de lo que gasta. Y no hay más.

La causa del ahorro para el nuevo móvil es que existe un exceso económico.

La diferencia entre lo que ingresa y lo que gasta determina cuánto ahorra para el móvil.

¿Ahorra tu hija para el móvil porque una vez ha cubierto sus gastos le sobra el dinero y se ve obligada a ahorrar para un móvil, de acuerdo con las leyes de la economía? ¿Se deduce que es así de las leyes de la economía?

Ahorro=Ingresos-Gastos

Ni siquiera hace falta que concretemos que el ahorro es para el móvil: la prioridad de tu hija puede ser ahorrar un total de 5 euros semanales, y puede ajustar sus gastos en consecuencia. No es una obviedad que ahorre porque existe un “superávit económico”. De hecho, en este supuesto eso ES FALSO.

Las soluciones derivadas de la teoría CICO

Si quieres que tu hija ahorre menos para el nuevo móvil, ¿crees que la solución obvia es “crear un déficit económico”?

Si gasta 23 e ingresa 23 no va a poder ahorrar 2 euros/semanales para el móvil

Si no existe un superávit económico es imposible ahorrar para el móvil

Si la dejas sin paga no va a poder ahorrar, así que se demuestra que lo importante es el balance económico

Nótese cómo plantear irreales situaciones extremas es pretender que el comportamiento es el mismo en una situación normal (e.g. recibes la paga habitual) que en una situación que nada tiene que ver (e.g. no recibes paga). Nada tiene que ver el comportamiento de tu hija cuando no recibe paga con el que tiene cuando recibe paga normal.

Haces caso a la teoría CICO y reduces la paga a 23 euros/semana. Tu hija decide reducir sus gastos superfluos en consecuencia y sigue ahorrando 2 euros semanales para el móvil. ¿Qué ha fallado?

— El gasto es más complejo de entender de lo que creíamos. Hay muchos factores implicados. Pero no es importante: baja aún más la paga, que esto tiene que funcionar. ¡¡Garantizado por las leyes de la economía!!

— Tu hija miente sobre los ingresos que tiene. Está sacando dinero de alguna otra fuente y sus ingresos son mayores de lo que dice. Por eso puede seguir ahorrando. Ingresa a escondidas y es una mentirosa.

— Somos idiotas, pues estamos tomando medidas que en lugar de estar basadas en entender por qué ahorra y tratar de afectar directamente al “ahorro para el móvil” lo que hacen es modificar otros factores que en realidad nada tienen que ver con el ahorro, y que en cualquier caso son efectos, no causas de los cambios en el ahorro.

Sí, somos idiotas.

¿Crees que la teoría CICO puede servir para cambiar cuánto ahorra tu hija para el móvil?

No, no sirve. Porque las razones por las que ella ahorra no tienen que ver con cuánto ingresa ni con cuánto gasta: el ahorro no lo determina la diferencia entre lo que ingresa y lo que gasta, sino lo contrario: su gasto viene determinado por la diferencia entre lo que ingresa y ahorra. Medidas destinadas a modificar sus ingresos o sus gastos estarían ignorando el término más importante de la ecuación del balance económico, ¡que es el propio ahorro! La teoría CICO asume –estúpidamente– que ese término no tiene “vida propia”, que no puede cambiar por sí mismo, que no puede ser la prioridad de tu hija, sino que sólo cambia como consecuencia de los cambios en los otros dos términos de la ecuación. Pero ese comportamiento es falso: tu hija no ahorra porque le sobra el dinero, ahorra porque quiere un móvil nuevo. Y de las leyes de las matemáticas no se deduce que el ahorro se produzca por un “exceso económico”, ni que la solución obvia para que ahorre menos para el móvil sea crear un “déficit económico”.

Lo resalto porque es importante: la teoría CICO no permite que el ahorro cambie por sí mismo.

La diferencia entre ingresos y gastos determina el ahorro. Negar eso es negar las leyes básicas de la economía.

Y de esa falaz expresión los caloréxicos deducen que basta con estudiar qué determina los ingresos y qué determina los gastos. Pretender que se puede gestionar el ahorro para el móvil a partir del estudio de únicamente los factores que afectan a ingresos y gastos es un clarísimo error conceptual. No tiene ninguna justificación posible. Y cuando la teoría fracasa en la práctica argumentan que el problema es que esos dos términos —¡nunca permiten que el propio ahorro tenga complejidad!— son muy complejos.

En resumen, la teoría CICO se basa en dos premisas injustificadas:

  1. El ahorro para el móvil no puede cambiar por sí mismo (o sea, tu hija no puede tener como prioridad ahorrar esos 2 euros semanales). Así, porque sí.
  2. Sólo se permiten cambios en el “ahorro para el móvil” en el término del ahorro total. Así, porque sí.

Y esas premisas injustificadas crean la falsa causalidad y la falsa sensación de utilidad de la ecuación del balance económico:

el ahorro para el móvil viene determinado por los ingresos y los gastos

Es una estúpida conclusión basada en un estúpido planteamiento. La única forma en que se puede argumentar que tu hija ahorra para el móvil porque una vez ha cubierto sus gastos le sobra el dinero, y se ve obligada a hacerlo de acuerdo con las leyes de la economía, es empleando falacias. Porque es falso. Y esta flagrante estupidez es la base del tratamiento actual de la obesidad. De verdad que es increíble que pueda estar sucediendo algo así. No podemos ser más burros. No podemos ser más burros. No podemos ser más burros.

¿Cómo pueden tener la cara tan dura?

Por ahora la respuesta típica de los nutricionistas ante la denuncia de que la formación que han recibido es pseudocientífica ha sido el silencio. No ven, no leen, no oyen, no hablan. Ocasionalmente llega el insulto. Ni el silencio ni los insultos me afectan realmente: el objetivo de la denuncia es alertar a la gente que tiene problemas de peso para que eviten caer en las garras de estos charlatanes. No pretendo convencer a los caloréxicos: son el problema. Pero me indigna que mientan, que afirmen que lo que estamos haciendo los críticos de su pseudociencia es negar la Primera Ley de la Termodinámica. En retórica existe un principio de comportamiento que se denomina “principio de caridad”, que consiste en esforzarse por no atribuir falsedades a los oponentes, y buscar siempre la interpretación más sólida y coherente posible de lo que estos dicen. Y luego ya, si se considera oportuno, se desmenuza sin piedad esa interpretación. Pero atribuir falsedades al oponente es de una bajeza insoportable. Eso es de no tener vergüenza.

¿De verdad no entienden que su formación es pura chalatanería? Ellos dicen que la hija ahorra porque una vez ha cubierto sus gastos le sobra el dinero y se ve obligada a ahorrar para comprarse el móvil. Y lo que estamos diciendo los críticos es que:

  1. Ese comportamiento no se deduce las leyes de la economía
  2. El comportamiento de la hija puede ser diferente de lo que plantea la teoría CICO, sin que eso viole ninguna ley inviolable

Y estamos señalando dónde están las trampas en que se basa su pseudociencia.

¿De verdad no entienden esto? ¿Dicen que lo que ellos defienden es una ley de la física? ¿Y dicen que estamos negando esa ley? ¡¡Qué cara más dura tienen!!

Leer más:

 

Anuncios

Cambia tu vida

La siguiente cita es de un artículo que habla del tratamiento de las adicciones. La traducción está en color púrpura bajo la cita.

The most important rule of recovery is that a person does not achieve recovery by just not using. Recovery involves creating a new life in which it is easier to not use. When individuals do not change their lives, then all the factors that contributed to their addiction will eventually catch up with them.

But clients and families often begin recovery by hoping that they don’t have to change. They often enter treatment saying, “We want our old life back — without the using.” I try to help clients understand that wishing for their old life back is like wishing for relapse

[…] Clients need to develop a healthy fear of the people, places, and things that were part of using. (fuente)

La regla más importante de recuperación es que no se logra la recuperación simplemente no drogándose. La recuperación implica crear una nueva vida en la cual es más fácil no drogarse. Cuando las personas no cambian sus vidas, todos los factores que contribuyeron a su adicción eventualmente volverán a hacer efecto.

Pero los clientes y sus familias a menudo comienzan la recuperación con la esperanza de que no tengan que cambiar. A menudo ingresan al tratamiento diciendo: “Queremos recuperar nuestra vida anterior, pero sin drogas”. Trato de ayudar a los clientes a comprender que desear recuperar su antigua vida es como desear la recaída.

[…] Los clientes deben desarrollar un temor saludable hacia las personas, los lugares y las cosas que eran parte de la adicción.

Si no cambias tu vida, vas a recaer. Según aclara el autor del artículo, no se trata de cambiarlo todo. Puede ser suficiente con cambiar cuatro cosas, pero hay que cambiarlas.

No estoy pensando en una adicción, sino en una persona que ha bajado de peso tras algunos meses de seguir una dieta. Y me parece que la idea de que hay que cambiar ciertas cosas también es aplicable a este caso, no sólo a las adicciones. Si quieres cambiar de hábitos, elimina los factores ambientales que te pueden hacer recaer en tus viejos hábitos, los que te hicieron engordar.

La primera dificultad que veo para las personas que están decididas a cambiar, es acertar al diagnosticar qué hábitos son los que tienes que dejar atrás para siempre. Si no sabes qué cuatro cosas debes cambiar, difícilmente vas a hacer el cambio necesario. El gran enemigo en temas de obesidad es creer que entendemos el problema, sin haber puesto nunca en duda esa creencia. En concreto, si una persona tiene la creencia de que su problema fue “comer más de la cuenta” y que la dieta le ha hecho efecto porque ha ayudado a controlar su ingesta energética, esa persona va a creer que no necesita cambiar nada en su vida. Y eso es, como señala el autor del artículo, lo que realmente quieren hacer los adictos: quieren seguir con su vida anterior, tal cual, pero sin la adicción. Esa persona creerá que puede seguir teniendo los mismos productos en la despensa/nevera, que puede seguir haciendo lo mismo cuando se reúna con sus amistades, pues entiende que el problema fue de cantidad, no de calidad, que el problema está en ella, en la persona, no en los productos. Puede comer un helado de vez en cuando, basta con que lo compense comiendo algo menos de otra cosa. O comer un helado más pequeño. Es muy fácil caer en este tipo de pensamientos, pues es lo que nos cuentan los “expertos” en nutrición, que a final de cuentas todo es una cuestión de cantidad de comida. Por eso, en mi opinión, la teoría CICO daña nuestra salud y es un auténtico lastre a la hora de cambiar de verdad nuestros hábitos. Por eso me parece importante que sepamos que esa teoría es pura charlatanería (ver).

Por un día no pasa nada.

He tenido un mal día y me lo merezco.

Antes de que te quieras dar cuenta, has recaído. Ese “día” excepcional ya no es un día, son todos los días. Y esos productos que te propusiste no volver a comer, han vuelto a formar parte de tu vida. Los efectos en tu cuerpo ya son visibles y te sientes una mierda, pues te prometiste no volver a caer en los errores del pasado. Y has fracasado. Paradójicamente, sentirte una mierda te lleva a un mayor consumo de esos productos, y te sientes peor aún. Has entrado en un círculo vicioso del que no vas a salir sin ayuda. Además, tienes cero motivación, pues tus logros, ese cuerpo delgado, ya no existe. ¿Para qué te vas a seguir esforzando? Te culpas por el fracaso y no te sientes con fuerzas para volver a ponerte a dieta. Tu mente justifica la recaída. ¡Bastantes problemas tienes como para volver a pasar por eso! Bastantes problemas tienes como para encima no comer lo que te apetece comer. Y como te da vergüenza haber recaído, te encierras en ti misma y eludes pedir ayuda.

¿Qué errores creo yo que facilitan la recaída?

— Creer que el problema es de cantidad

— No creer posible ni necesario cambiar la alimentación de toda la familia

— Creer que la comida basura te da la felicidad

— Manejar un sistema de prioridades que facilita la recaída, por ejemplo creyendo que no es bueno ser estricto con la comida. Lo aceptan temporalmente, pero a largo plazo no quieren ser ese tipo de persona que no consume ciertos productos

Esos errores son el problema real, los cimientos reales de la recaída. Que luego llegue el mal día, la chispa que detona la vuelta a los viejos hábitos, es sólo cuestión de tiempo.

No se puede pretender que los problemas familiares desaparezcan, pero sí podemos no facilitar que la comida basura sea el refugio cuando lleguen esos problemas. ¿De verdad nuestros hijos van a ser menos felices si en lugar de beber Fanta o Coca-Cola beben agua? ¿De verdad necesitan consumir bollería o helados para ser felices? La excusa que ponemos es que no podemos dejar a nuestra familia sin todos esos productos, que les estamos quitando algo importante en sus vidas. Pero si no lo hacemos, si el cambio no se produce en toda la familia, en realidad no hemos cambiado los factores que nos llevaron al problema en primer lugar. Estamos poniendo excusas para no hacer esos cambios: sí podemos cambiar la alimentación de toda la familia, por su bien y por el nuestro.

I can’t make all the necessary changes; I can’t change my friends;

No puedo hacer los cambios necesarios; no puedo cambiar a mis amigos

Y tenemos que redefinir diversión y felicidad. Es otro de los aspectos que se comentan en el artículo del que he sacado las citas: si crees que ciertos productos –comida basura en este caso– te dan la felicidad, vas a creer que una vida sin esos productos va a carecer de alicientes o te va a hacer desgraciada. Y vas a pensar que no puedes exigir una vida así a tu familia o que no vais a ser capaces de mantener ese nuevo estilo de vida. Si no redefines diversión, no vas a salir del hoyo.

One of the important tasks of therapy is to help individuals redefine fun.

Una de las tareas importantes de la terapia es ayudar a los individuos a redefinir diversión.

A mí me pasaba con la coca-cola: creía que la coca-cola diaria me daba la felicidad. Sonará absurdo, lo sé, pero era así. He sido muy tonto durante muchos años. Con el cambio de hábitos mi mente ha sido “reprogramada”: ahora si quiero darme una alegría lo hago siempre con productos saludables, quizá más caros, quizá inusuales en mi dieta. Una pieza de fruta me basta. Lo que en su día creí necesario ahora no existe y no soy menos feliz. Y para los que crean que ir a McDonalds o tomar helado de postre les da la felicidad, seguro que pueden encontrar alternativas basadas en comida de humano. Se puede cambiar: te informas sobre las dietas evolutivas/paleo, hablas con el resto de la familia, expones el problema que supone la actual forma de comer y se hace el cambio. Se hace, se cambia, punto. Y en poco tiempo te das cuenta de que no necesitabas esos productos para ser feliz. No cambiar no puede ser una opción. No cambiar los productos que tienes en casa es autoengaño. Si no los cambias, la recaída es sólo cuestión de tiempo.

No puedo hablar de atracones, porque nunca he tenido ni un solo episodio de atracón, pero sí sé cómo funciona mi cerebro: si me propongo comer una galleta de chocolate, fácilmente voy a acabar comiendo cuatro. Mi cerebro lo va a justificar de alguna forma. Me ha pasado demasiadas veces como para ignorarlo u olvidarlo. Y uno de los peligros de estar a dieta durante meses es que nos olvidamos de que tenemos esos comportamientos, de que tenemos esa debilidad. Y el olvido facilita la recaída. Por otro lado, quizá sea inevitable buscar algo “extra” algún día, pero si ahora me pasa, no tiene consecuencias, porque a lo mejor supone comer más fruta o más frutos secos. Mis “deslices” los hago con comida de humano y así no tengo tentaciones ni remordimientos. Ni ejerzo fuerza de voluntad alguna. Intentar gestionar la moderación sería engañarme a mí mismo y mantener una tensión constante con la comida. La mejor forma de no perder esa batalla es no tener una lucha diaria. Yo engordé con “moderación”, no con claros excesos. Si lo olvido, estoy perdido. Y ahora sé que, al menos en mi caso, con comida de humano estos problemas no existen.

Por último, veo que existe un “error de pensamiento”, que es plantear que no ser un radical con la comida es un objetivo importante. ¿De verdad? Quieres estar delgado y quieres tener salud. A lo mejor necesitas ser radical o a lo mejor no, pero si tu objetivo, por alguna extraña razón, es no tomar decisiones incómodas en tu alimentación, no ser ese tipo de persona que dice “no” a ciertos productos, ¿cómo va a acabar tu historia? Es como si un alcohólico o un fumador se plantean que para ellos un objetivo importante es no ser radicales con el alcohol o el tabaco. Quizá parezca que no son casos comparables, pero si eres de los que ha recaído en los malos hábitos alimentarios, ¿no crees que deberías replantearte si no ser radical con la comida era el camino correcto o un objetivo de verdad importante para ti?

Cambiar los hábitos no es una cuestión de tener mucha fuerza de voluntad, sino de poner en práctica estrategias que te permitan salvar el día a día sin recaer. Si un pensamiento, si una cognición, torpedea el proceso, como mínimo hay que replanteársela, o buscar ayuda profesional para aprender a replantearnos si nuestro sistema de prioridades es adecuado.

Cognitive therapy helps clients see that recovery is based on coping skills and not willpower.

La terapia cognitiva ayuda a los clientes a ver que la recuperación se basa en las habilidades para hacer frente a las situaciones, no en la fuerza de voluntad.

Como bien, pero no soy un talibán de la comida.

Si crees que eso te ayuda a largo plazo, estupendo, pero yo no creo que ése sea un objetivo real. Como mínimo reconsidéralo si ha fracasado como estrategia para cambiar de hábitos.

posiblemente yo no tengo fuerza de voluntad suficiente para comer sólo una galleta de chocolate, pero tengo la suficiente para no comer esa primera galleta. Y la suficiente inteligencia como para no tener galletas en casa.

Leer más:

La teoría CICO es la mayor estupidez de la historia de la humanidad

Lo he afirmado una y otra vez en el blog. Y he explicado por qué es estúpida (ejemplo).

Ten por seguro que si pierdes grasa haciendo una dieta X es porque consumes menos calorías de las que necesitas, ya sea porque te sacia más, porque te restringe el tiempo en el que puedes comer, etc. (fuente)

Es una realidad inevitable que para perder peso debes gastar más energía de la que ingieres (fuente)

Seguro que podemos pensar en estupideces más gordas, pero, ¿afectan a tanta gente? ¿las dan por correctas tanta gente? O podemos pensar en burradas cometidas por algunos científicos que deberían saber hacer las cosas mejor, pero, ¿eran tan sencillas de entender como ésta? ¿Hace falta tener algún tipo de conocimiento avanzado para entender esas otras burradas? En el caso de la teoría CICO no. A lo mejor en otros casos es una estupidez por temeridad o falta de previsión, pero es que en este caso es un problema de claros errores de lógica.

No se me ocurre ninguna otra burrada con las mismas características, con los mismos agravantes.

Canadian Obesity Network. Algunos derechos reservados

Teoría CICO:

  • Sus errores son de lógica. El único equipamiento necesario para entender las falacias en que se basa es un cerebro mínimamente equipado.
  • Los errores son, además, muy sencillos de entender.
  • Afecta a cientos de millones de personas, pues esta teoría se está usando para intentar prevenir y combatir la obesidad en prácticamente todo el mundo.
  • Es una pseudociencia institucionalizada. Se está “formando” a titulados universitarios en esta charlatanería.
  • Llevamos cerca de un siglo dando por buena esta pseudociencia.
  • Durante gran parte de este tiempo, internet ha facilitado la comunicación de información como nunca antes había sido posible. El acceso a las explicaciones de por qué es una teoría fraudulenta es más fácil que nunca. De nada ha servido.

No ha existido nunca una burrada comparable a ésta.

Leer más:

No existe “Lo que dice La Ciencia”

La Ciencia no habla. La Ciencia no dice nada.

Sí hay personas que se postulan como intérpretes de lo que que está publicado en la literatura científica. Y bajando un nivel hay otras personas que creen ser los portavoces de los intérpretes de lo que que está publicado en la literatura científica. Pero todos ellos son personas. Son humanos. Tienen conflictos de interés, tienen sesgos cognitivos y tienen problemas de ego.

Nuestros tratamientos vienen determinados por lo que dice La Ciencia

Nótese cómo para algunas personas no existe intérprete: hablan de “lo que dice La Ciencia“. Bueno, son mensajes o tratamientos basados en la creencia en que las personas que interpretan los datos científicos hacen correctamente su labor. “Apenas” hay factor humano en la transmisión del conocimiento. “Apenas” hay posibilidad alguna de que sea desinformación en lugar de conocimiento…

Como excepción, hay algunos datos que nadie pone en duda: la tierra es aproximadamente esférica, no vas a curar un cáncer con pensamientos positivos y la base conceptual de la homeopatía es una patraña absurda. Pero para la mayoría de las cosas hay intérpretes humanos y creencia ciega en las interpretaciones de esos humanos.

¿Lo que dice La Ciencia? No, es lo que tú dices que dice La Ciencia. La Ciencia no habla.

Ejemplo #1

Imagen tomada hace unos días en el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, de Valencia:

La dieta debe suministrar entre el 50 y el 55% de las calorías a partir de los azúcares, entre el 30 y el 35% a partir de las grasas y entre el 12 y el 15% de las proteínas

¿Es esto un dato científico, al mismo nivel que “la tierra es aproximadamente esférica”? ¿O quizá hay algo de interpretación humana de por medio?

La dieta debe suministrar…

Cuánta humildad. Cuánto fundamento científico. Cuánta ciencia en el Museo de La Ciencia. ¡Es “lo que dice La Ciencia”!

Ejemplo #2

Este otro ejemplo de “ciencia” ya lo vimos en el blog hace un tiempo (ver): las “bases científicas” para un correcto adelgazamiento, según un tríptico oficial de la Comunidad de Madrid:

imagen_2353

imagen_2354

Pura estupidez publicada como si fuera conocimiento científico. Es el “conocimiento” transmitido por los intérpretes de La Ciencia. Estos son los que escuchan lo que dice La Ciencia. Estos son los que defienden las leyes de la física. Nada puede fallar.

Ejemplo #3

Una persona que no sea celiaca no va a tener ninguna ventaja por consumir una dieta sin gluten, al margen de la frivolidad de impostar una enfermedad que puede ser grave. J. M. Mulet

¿Es eso lo que dicen los datos científicos o es la interpretación de esos datos que hace un científico y profesor universitario?

Antes éramos tontos. Pero ya no lo somos.

Como bien señala Richard Feinman en la cita anterior, parece que hay un sesgo cognitivo que nos hace creer que los “científicos” y “expertos” charlatanes son cosa del pasado, que eso no puede suceder en el mundo actual. Creemos que lo de la comunidad científica persiguiendo a los herejes que decían que el universo no giraba alrededor de la tierra o que había que lavarse las manos antes de asistir en un parto, son hechos irrepetibles en el mundo actual. Y dentro de 200 años todos pensarán que la pirámide de las harinas y la pseudociencia del balance energético son estupideces que sólo pudieron suceder en tiempos pasados, nunca en ese momento. Porque ya serán listos, no tontos como sus antepasados.

Yo también soy imbeciliaco (II)

imagen_2423

“Yo no elijo los titulares”, dice. ¡Qué gran explicación!

En un tuit dice que no, que no nos insulta a los que no comemos gluten, al margen de nuestras razones, sólo a los que se autodiagnostican celiaquía:

imagen_2424

Si Mulet sólo pretendía insultar a los que se autodiagnostican celiaquía, ¿por qué dijo “el que no toma gluten sin ser celiaco”?

El que no toma gluten sin ser celiaco es un imbeciliaco. J. M. Mulet

Si quería decir una cosa, ¿por qué dijo otra?

La pregunta parece bastante sencilla de contestar. ¿Es decir una cosa distinta de la que realmente quiere decir un ejemplo del rigor del que alardea Mulet (ver)? Extraño concepto de rigor, en tal caso.

Y si el titular es erróneo, porque él no quería decir eso, y es insultante para personas a las que él afirma que no quiere insultar, ¿por qué no ha dicho que es erróneo y por qué no ha pedido que sea corregido? ¿por qué no le molesta que se mantengan insultos a personas a las que no quiere insultar en el titular del artículo? ¿Y por qué no ha pedido disculpas por su error?

A lo mejor porque no hay tal error.

Le preguntaron en twitter si había pronunciado la frase, si había usado la palabra “imbeciliacos”, o si por el contrario la periodista se lo había inventado. Y no contestó. ¿Por qué no contestó? ¿Era suya o no era suya la frase? Nuevamente, parece sencillo contestar a las preguntas y aclarar a quién insultaba.

imagen_2425

Bueno, yo no me creo sus explicaciones. Creo que está mintiendo. ¿De verdad siente necesidad de insultar a las personas que se autodiagnostican celiaquía? Si existen personas que hacen eso, algo que dudo, lo que necesitan es ayuda de profesionales competentes, no los insultos de Mulet. ¿Mulet siente necesidad de insultar a personas que se autodiagnostican una condición médica seria? ¿De verdad? (ver) Yo creo que la realidad es otra: creo que sí nos estaba insultando a los que no tomamos gluten sin ser celiacos. Es lo que dijo y es lo que obviamente quería decir, porque cree que somos descerebrados que nos movemos por seguir una moda (ver) y porque siente desprecio por la dieta paleo (ver,ver). Ahí sí hay rabia que explica el insulto. Además, lo que yo creo es que le repatea que ignoremos las consignas oficiales sobre el consumo de gluten. Eso de que él diga “es seguro” y nosotros ignoremos su opinión no lo puede soportar. Lo de que quería decir “los que se autodiagnostican celiaquía” fue envainársela y no dar la cara tras habernos insultado. Dijo lo que dijo y por eso no le ha importado que su insulto esté en el titular durante todo este tiempo. Si fuera un error, le habría importado estar insultando a quien no quiere insultar.

No hubo tal error.

Leer más:

 

“El gluten se digiere como una proteína más”. José Miguel Mulet

imagen_2400

Si no eres celíaco ni alérgico al gluten ni tienes intolerancia no celíaca, no supone ningún problema. Se digiere como una proteína más, de las miles [sic] de proteínas diferentes que hay en la dieta. José Miguel Mulet

Gluten is not only difficult to digest for patients with CD and NCGI, but it is also difficult to digest for individuals without gluten intolerance. The difficulties humans have in digesting gluten are attributed to the fact that gluten has a high content of the amino acids proline and glutamine which are largely resistant to cleavage by the major human gastrointestinal digestive enzymes […] the immunogenic part of gluten are gliadin peptides which are poorly degraded by the enzymes of the gastrointestinal tract (fuente)

El gluten no sólo es difícil de digerir para los pacientes con CD [celiaquía] y NCGI [intolerancia al gluten no celiaca], sino que también es difícil de digerir para las personas sin intolerancia al gluten. Las dificultades que tienen los humanos para digerir el gluten se atribuyen al hecho de que el gluten tiene un alto contenido de aminoácidos, prolina y glutamina, que son en gran medida resistentes a la ruptura por las principales enzimas digestivas gastrointestinales humanas […] la parte inmunogénica del gluten son péptidos de gliadina que son escasamente degradados por las enzimas del tracto gastrointestinal

Examples of dietary proteins that are difficult to digest by host proteolytic enzymes are glutens. Gluten proteins, comprising gliadins and glutenins, are abundantly contained in dietary products made of wheat, barley and rye [9]. They are unusual with respect to their high content of the amino acids proline and glutamine, which are largely resistent to cleavage by the major human GI digestive enzymes. (fuente)

El gluten es un ejemplo de proteína dietética difícil de digerir por las enzimas proteolíticas del huésped. Las proteínas del gluten, que comprenden gliadinas y gluteninas, están abundantemente contenidas en productos dietéticos hechos de trigo, cebada y centeno [9]. Son inusuales con respecto a su alto contenido de los aminoácidos prolina y glutamina, que son en gran parte resistentes a la escisión por las principales enzimas digestivas gastrointestinales humanas.

The gliadin prolamin (from gluten) and related prolamins (from wheat, barley, and rye) are resistant to complete digestion by human digestive enzymes due to their high glutamine and proline contents. (fuente)

La prolamina gliadina (del gluten) y las prolaminas relacionadas (del trigo, la cebada y el centeno) son resistentes a la digestión completa por las enzimas digestivas humanas debido a su alto contenido de glutamina y prolina. 

it is well accepted that undigested or partly digested gliadin can affect a wide range of human cell functions. (fuente)

está comúnmente aceptado que la gliadina no digerida o parcialmente digerida puede afectar una amplia gama de funciones celulares humanas.

a unique 33-mer gliadin fragment (Figure 2, yellow motif) is the most immunogenic peptide [21]. Moreover, it is resistant to enzymatic degradation by gastric, pancreatic and brush border peptidases. (fuente)

un fragmento único de gliadina de 33-mer (figura 2, motivo amarillo) es el péptido más inmunogénico [21]. Además, es resistente a la degradación enzimática por peptidasas gástricas, pancreáticas y del borde en cepillo.

it has been well-demonstrated that antigenic gliadin peptides, which are inherently resistant to intraluminal digestion, are able to cross the intestinal epithelium of CD patients secondary to the gliadin-mediated, MyD88-dependent release of zonulin and consequent disassembly of the tight junction barrier […] Due to the integrity of intestinal tight junctions, normal intestinal epithelium should be impermeable to such indigestible macromolecules such as the 33-mer gliadin peptide fragment, yet in CD these antigens are able to pass from the lumen to the lamina propria. (fuente)

ha sido claramente demostrado que los péptidos antigénicos de gliadina, que son intrínsecamente resistentes a la digestión intraluminal, pueden atravesar el epitelio intestinal de pacientes con EC [enfermedad celiaca] de forma secundaria a la liberación de zonulina dependiente de MyD88 mediada por gliadina y el consiguiente desensamblaje de la barrera de unión estrecha […] Debido a la integridad de las uniones estrechas intestinales, el epitelio intestinal normal debe ser impermeable a tales indigeribles macromoléculas, como el fragmento de péptido de gliadina 33-mer, aunque en EC estos antígenos pueden pasar del lumen a la lámina propia.

Because of this glutamine- and proline-rich structure, gluten proteins are resistant to complete digestion by pancreatic and brush border proteases (fuente)

Debido a esta estructura rica en glutamina y prolina, las proteínas del gluten son resistentes a la digestión completa por las proteasas pancreáticas y las del borde en cepillo 

GG1 was detected in dietary wheat products after baking, and in particular, the major IgA epitope–containing region was resistant against digestion. (fuente)

Se detectó GG1 en productos dietéticos de trigo después del cocinado, y en particular, la región principal que contenía el epítopo IgA era resistente a la digestión.

The prolamin fraction is particularly rich in proline and glutamine and the numerous proline residues lead to a high resistance to complete proteolytic digestion by human gastric, pancreatic, and brushborder enzymes. (fuente)

La fracción de prolamina es particularmente rica en prolina y glutamina y los numerosos residuos de prolina conducen a una alta resistencia a la digestión proteolítica completa por parte de las enzimas gástricas, pancreáticas y de borde en cepillo humanas. 

The gliadin-derived proline-rich peptides are particularly resistant to proteolysis by digestive enzymes, which means that gliadin peptides, including the gut-permeating peptides designated 111–130 and 151–170, the cytotoxic peptide 31–43, and the immune-modulating 33-mer peptide 57–89, remain partly undigested and biologically active in the gastrointestinal tract. (fuente)

Los péptidos ricos en prolina derivados de gliadina son particularmente resistentes a la proteolisis por las enzimas digestivas, lo que significa que los péptidos de gliadina, incluidos los péptidos permeables al intestino designados 111-130 y 151-170, el péptido citotóxico 31-43 y el inmunomodulador Péptido de 33-mer 57-8913, permanecen parcialmente sin digerir y biológicamente activos en el tracto gastrointestinal. 

Pepsin–trypsin-resistant gliadin (PT-G) is an undigested gliadin fragment that substantially contributes to the pathogenesis of CD by altering intercellular tight junctions (fuente)

La gliadina resistente a tripsina y tripsina (PT-G) es un fragmento de gliadina no digerido que contribuye sustancialmente a la patogénesis de la EC al alterar las uniones estrechas intercelulares 

Gliadin contains peptide sequences that are highly resistant to gastric, pancreatic, and intestinal proteolytic digestion in the gastrointestinal tract. (fuente)

La gliadina contiene secuencias de péptidos que son altamente resistentes a la digestión proteolítica gástrica, pancreática e intestinal en el tracto gastrointestinal.

Leer más:

 

Encuesta. ¿Qué motivó los insultos de José Miguel Mulet?

Yo también soy imbeciliaco