Estás faltando a la verdad, Rubén

pocos (aunque cada vez son más) discuten las leyes de la termodinámica

Rubén, ¿puedes aclarar cómo mis explicaciones de que la teoría del balance energético es una teoría pseudocientífica que no deriva de la Primera Ley de la Termodinámica, es “discutir” la Primera Ley de la Termodinámica?

Por ejemplo, partiendo de estos dos artículos:

Échale lo que hay que echarle, Rubén, y reconoce que estás engañando a la gente. Porque no vas a explicar cómo estoy negando la Primera Ley de la Termodinámica, ¿verdad que no?

Anuncios

“Las calorías importan”

imagen_2668

Una de las características de las pseudociencias es el empleo de lenguaje ambiguo, impreciso o poco riguroso en sus postulados:

Las calorías importan

¿Qué quiere decir esa afirmación? ¿Cómo se refuta? ¿Qué experimento hacemos para comprobar si es cierta o falsa? Por ahora ningún “caloréxico” ha sido capaz de explicar qué quiere decir “importan”. Lo dicen, demuestran adhesión a la pseudociencia común de la manada, y ahí acaba toda explicación, porque no hay más que eso. Por supuesto, todos están de acuerdo en que “importan”. Patético.

Effects of diet restriction on life span and age-related changes in dogs

Experimento en perros.

Desde recién nacidos (2 meses) a los perros se les alimenta con comida procesada (“formula diet”), no con alimentos naturales para perros.

Los animales son divididos en dos grupos:

  • el primero de ellos podía consumir comida ad libitum (cuanto quieran) hasta los 3 años de edad, pero a partir de ese momento se les limita la cantidad de comida para evitar que engorden de forma perniciosa.
  • a los perros del segundo grupo se les limitaba la ingesta a un 75% de lo que había comido el perro del primer grupo con el que habían sido emparejados a efectos de su alimentación (pair-fed).

Según los defensores de la Teoría CICO, se engorda porque se consumen más calorías de las que el cuerpo necesita, y la ecuación matemática del balance energético empuja las calorías dentro del tejido adiposo (sí, como suena, ésa es la burrada):

sabemos que cuando ingerimos más calorías de las que necesitamos para soportar una actividad diaria, éstas se reservan en forma de grasa y… ¡horror engordamos! Anabel Ávila

When you eat more calories than you burn, the excess calories are primarily shunted into your adipose tissue. Your adiposity, or body fatness, increases. It really is as simple as that. Stephan Guyenet, PhD

Cuando consumes más calorías de las que quemas, el exceso de calorías es principalmente empujado al tejido adiposo. Tu adiposidad o grasa del cuerpo, aumenta. Es realmente tan simple como eso

Si aceptamos los postulados de esa pseudociencia, se deduce que ambos grupos de perros están comiendo tanto como necesitan comer, pues ninguno de los dos grupos cambia de peso desde que a ambos se les limita la comida (sucede a los 3 años y 3 meses).

imagen_2669

Curiosamente, en la gráfica anterior el grupo que consume sólo un 75% de lo que consume el otro gana peso con el paso de los años, y está ganando grasa corporal, según se ve en la siguiente gráfica (nótese que el eje empieza en el sexto año):

imagen_2670

Veamos qué enseñanzas podemos sacar de este experimento:

  • Si a un animal le das una mierda de dieta y lo matas de hambre desde pequeño hasta el final de sus días, acabará con menos grasa corporal que animales que hayan comido 1/3 más de “comida” que ellos. Nótese lo radical de la restricción de “comida” de este experimento, de forma sostenida y de forma forzada.
  • No sabemos qué efecto hubiese tenido en esos animales consumir la comida natural propia de su especie animal. Sencillamente no se ha hecho esa comprobación.
  • La dieta empleada era engordante: se ha tenido que restringir la ingesta en ambos grupos para evitar obesidad perniciosa en el que más comía. Los animales que viven en libertad en sus hábitats naturales no tienen problemas de obesidad, luego es razonable sospechar que es ese tipo de comida procesada lo que está causando este problema.
  • La dieta se ha aplicado de por vida a animales que no necesitaban perder peso. No se puede extrapolar ese resultado a animales que a) han tenido obesidad durante años, y b) aplicando la dieta sólo durante un tiempo y luego volviendo a una ingesta normal para su peso.

¿A qué animal obeso se le ha ayudado a adelgazar en este experimento con una dieta hipocalórica basada en comida basura? A ninguno.

¿Cuál es la utilidad demostrada en este experimento de contar calorías? Ninguna, salvo que queramos meter a nuestros hijos en un campo de concentración desde recién nacidos hasta que se mueran. ¿Alguien deduce la utilidad práctica de hablar de calorías, a la vista de este experimento?

Al grupo que más comía se le tuvo que limitar la ingesta para evitar que engordasen de forma dañina para la salud. ¿Deducimos de ese hecho que la composición de la dieta es poco importante, siendo que se ha tenido que limitar la ingesta para evitar engorde y daño a la salud? ¿Qué hubiese pasado si al segundo grupo de animales, en lugar de matarlos de hambre se les hubiese alimentado con la misma cantidad de calorías que el otro grupo, pero basando la alimentación en productos naturales, los que un animal puede encontrar tal cual en la naturaleza? ¿Hubiese sido necesario limitar la ingesta para limitar los daños? En cualquier caso, este experimento no nos da la respuesta a eso, porque sencillamente no se ha comprobado eso.

¿Dieta hipocalórica de por vida basada en productos procesados, matando de hambre a nuestros hijos, o dieta basada en los productos que encontramos tal cual en la naturaleza?

¿Apostarías la salud de tus hijos a la dieta del campo de concentración o confiarías en la dieta paleo?

Los charlatanes dicen “las calorías importan”. Yo sigo esperando que expliquen qué quiere decir importan. ¿Tan complicado es que defiendan su pseudociencia con argumentos? Parece que sí lo es.

Si lo decís, ¿por qué no podéis explicar lo que queréis decir?

Leer más:

 

La insulina engorda, pero no porque sea engordante…

imagen_2569

¿La terapia con insulina causa ganancia de grasa corporal, pero no es porque la insulina cause ganancia de grasa corporal? Bueno, si la terapia con insulina causa ganancia de grasa corporal, la causa es la insulina. Vamos, digo yo.

Aclarado eso, lo cierto es que este señor dice “lo cause en sí”. Supongo que quiere decir “mediante una acción fisiológica directa de la insulina en el tejido adiposo”. Es mi interpretación.

Posibles mecanismos de ese aumento de grasa corporal causado por la insulina:

  1. Reducción del gasto energético, lo que supuestamente produce a través de la (falsa) ecuación del balance energético un incremento de la energía acumulada en el tejido adiposo.
  2. Reducción de la pérdida de glucosa a través de la orina. Equivaldría a un aumento de la ingesta energética, y, al igual que en el caso anterior, supuestamente el cuerpo actuaría a través de la (falsa) ecuación del balance energético.
  3. Incremento de la ingesta energética. Idéntico al anterior.
  4. Acción directa de la insulina sobre el tejido adiposo, adaptándose el gasto energético a la menor disponibilidad de nutrientes en sangre (ver).

Nótese que aunque las opciones 1 y 4 involucran una reducción del gasto energético, en la opción 1 esa reducción es causa y en la opción 4 es consecuencia de ganar grasa corporal. Detectar que se ha reducido el gasto energético no aporta información sobre en qué situación de las dos nos encontramos. Y podría ser una situación mixta entre ambas, pues la insulina podría también tener acción directa tanto en el gasto energético, reduciendo la actividad del tejido adiposo marrón (ver), como fomentar directamente la acumulación de triglicéridos en el tejido adiposo blanco (ver).

¿Qué comprobaron en el artículo en cuestión?

The weight gain could result from an increased caloric intake, elimination of glycosuria, or a reduction in EE

La ganancia de peso podría ser el resultado de un incremento en la ingesta energética, la eliminación de la glucosuria o una reducción en el gasto energético.

¿Nos hemos dado cuenta de qué falta en la lista? ¡¡No consideran la cuarta posibilidad!! Consideran sólo las tres primeras causalidades, que son las permitidas en la Teoría CICO: las posibles causas de un aumento de la energía acumulada en el tejido adiposo tienen que ser un aumento de la energía ingerida, una reducción del gasto energético o una combinación de ambas. Esa teoría sólo permite que un factor hormonal/fisiológico afecte a los dos términos marcados en verde en la ecuación del balance energético bajo estas líneas, pero esa teoría no permite que el tercer término de la ecuación cambie por sí mismo (ver).

imagen_2379

Puesto que la reducción en el gasto energético y la reducción de la glucosuria podían explicar la ganancia de grasa corporal, los autores del artículo descartaron que los participantes hubieran comido más de lo que decían:

The combined total contribution to the positive daily energy balance, from the elimination of glycosuria and reduction in 24-h EE, was 408 ± 97 kcal/day or -25,000 kcal over the 2 mo of treatment. This was remarkably close to the energy content of the average 2.4 kg of fat accumulated over the same period, equivalent to 22,656 kcal (9.44 kcal/g fat) (27). Because the reductions in glycosuria and 24-h EE could account totally for the increment in body fat with I IT, it appeared unlikely that noncompliance with the prescribed diet and an increase in caloric intake was a significant factor in this weight gain.

La contribución total combinada al balance energético diario positivo, de la eliminación de la glucosuria y de la reducción del gasto energético (EE) de 24 h, fue de 408 ± 97 kcal / día o -25,000 kcal durante los 2 meses de tratamiento. Esto fue notablemente cercano al contenido de energía del promedio de 2,4 kg de grasa acumulada durante el mismo período, equivalente a 22,656 kcal (9,44 kcal / g de grasa) (27). Debido a que las reducciones en glucosuria y EE de 24 horas podrían explicar totalmente el incremento en la grasa corporal con el tratamiento intensivo de insulina, parecía poco probable que el incumplimiento de la dieta prescrita y un aumento en la ingesta calórica fueran un factor significativo en este aumento de peso.

¿Y cómo saben que la insulina no ha actuado directamente sobre el tejido adiposo, resultando como consecuencia de ello en una reducción del gasto energético? ¿Cómo saben que lo que han medido no es consecuencia, en lugar de causa? No lo saben y ni siquiera se plantean que no lo saben: creen que la Teoría CICO es la única opción posible y ni se molestan en considerar y descartar otras posibilidades.

Thus, intensive insulin therapy causes an increase in body fat as a result of the elimination of glycosuria and reduction in 24-h energy expenditure

Por lo tanto, la terapia intensiva de insulina causa un aumento en la grasa corporal como resultado de la eliminación de la glucosuria y de la reducción en el gasto de energía en 24 h.

Ni siquiera está claro que eliminar la glucosuria sea la causa de la acumulación de grasa corporal, aunque, según estos autores, pueda explicar el 70% de ese efecto. En ausencia de la eliminación de la glucosa (glucosuria), la acumulación de grasa corporal podría haber sido la misma y simplemente el gasto energético habría sido aún menor. O se podría haber perdido músculo, manteniéndose la misma ganancia de grasa corporal. La cuestión es que no es imposible, y no pueden dar por supuesto qué está causando qué, porque sencillamente no lo saben ni se han preocupado en saberlo. Por otro lado, si la ausencia de glucosuria es la causa, ¿no deberíamos los no diabéticos tipo 1 engordar al mismo ritmo que los diabéticos tipo 1? Esa hipótesis no es otra cosa que suponer, porque sí, la existencia de un “exceso calórico” que la ausencia de glucosuria no causa.

Nótese cómo los autores confuden sus fantasías caloréxicas con la realidad:

Therefore, weight gain will occur as a result of an increase in body fat, unless caloric intake is reduced appropriately.

Por lo tanto, el aumento de peso se producirá como resultado de una aumento en la grasa corporal, a menos que se reduzca la ingesta de calorías adecuadamente.

Si quieren demostrar eso, que hagan el experimento, a ver qué pasa. Los resultados que sólo existen en nuestras fantasías en realidad no existen.

En definitiva, ¿es este experimento prueba de que, en el tratamiento con insulina, la insulina no engorda por su acción directa en el tejido adiposo? Evidentemente no lo es: los autores ni siquiera se han molestado en considerar esa causalidad.

¿Qué podría ayudarnos a discernir si estamos en la situación 1 o en la situación 4? Antes de dar respuesta a eso, quiero resaltar que la situación 4 es posible, pero la Teoría CICO no permite ese comportamiento fisiológico. La Teoría CICO no es otra cosa que una hipótesis fraudulenta, pues está basada en premisas injustificadas y es presentada como si fuera una ley de la física: es pseudociencia.

Hecha esa aclaración, si al inyectar insulina la causa de acumular grasa corporal es una reducción del gasto energético o un aumento de la ingesta energética, es decir, que es como si hubiéramos comido “de más”, concepto fraudulento donde los haya, ¿hay alguna razón para que esa grasa corporal se acumule en nuestro cuerpo siguiendo una distribución diferente a la de la grasa ya acumulada? Cambiando un poco la pregunta: si la acumulación de la grasa corporal se produce por acción directa de la insulina en el tejido adiposo, ¿es previsible encontrar mayor acumulación de grasa corporal en las zonas cercanas a los sitios de inyección, donde la concentración de insulina será más elevada?

Bueno, pues empecemos por un resultado en ratas que comentaré más adelante en el blog (ver,ver). En ese experimento se encontró:

A significant hypertrophy of the fatty tissue at the site of repeated injections. This hypertrophy represents at least in part an actual increase in lipids, and there is evidence to indicate that this is due to an increased amount of fat stored in the individual fat cells.

Una hipertrofia significativa del tejido adiposo en el sitio de las inyecciones repetidas. Esta hipertrofia representa, al menos en parte, un aumento real en los lípidos, y hay evidencia que indica que esto se debe a una mayor cantidad de grasa almacenada en las células grasas individuales.

¿En qué hipótesis de las dos encaja mejor este resultado? Si la insulina simplemente hace que se reduzca el gasto energético, ¿por qué la grasa se acumula donde se pincha la insulina?

¿Se produce la lipohipertrofia en los lugares de inyección o puede suceder en cualquier punto del cuerpo? ¿Qué quiere decir “efectos lipogénicos locales“? ¿Qué quiere decir efecto anabólico directo de la insulina? ¿Cómo explica la Teoría CICO que la acumulación de grasa en la zona de inyección dependa del tiempo de contacto adipocito-insulina?

Lipohypertrophy is thought to be the direct anabolic effect of insulin on local skin leading to fat and protein synthesis and hence this is observed even with recombinant insulin preparations and continuous insulin infusion pumps. […] Changing insulin to rapid acting humanised insulin has been shown to decrease this side effect as adipocytes are in contact with insulin for short periods and thus local lipogenic effects are minimised (fuente)

Se cree que la lipohipertrofia es el efecto anabólico directo de la insulina en la piel local que conduce a la síntesis de grasas y proteínas y, por lo tanto, esto se observa incluso con preparaciones de insulina recombinante y bombas de infusión continua de insulina. […] Se ha demostrado que el cambio de insulina a insulina humanizada de acción rápida disminuye este efecto secundario ya que los adipocitos están en contacto con la insulina durante períodos cortos y, por lo tanto, los efectos lipogénicos locales se reducen al mínimo

Lipohypertrophy is the most common cutaneous complication characterized by a tumor-like swelling of the fatty tissue around subcutaneous insulin injection sites […] The pathophysiology of insulin-induced lipohypertrophy is generally thought to be the result of the lipogenic effects of insulin and adipocytes enlarge and hypertrophy due to stimulation of proliferation and differentiation of preadipocytes as explained in a classic paper from Japan by Fujikura et al. Microscopic examination of a resected insulin-induced lipohypertrophy lump showed nests of mature adipocytes expanding toward the dermal reticular layer. The hypertrophic adipocytes were twice as large as those from normal subcutaneous areas and contained numerous small lipid droplets. Electron microscopic analysis also revealed a minor population of small adipocytes, suggesting active differentiation or proliferation.(fuente)

La lipohipertrofia es la complicación cutánea más común, caracterizada una hinchazón de aspecto tumoral del tejido adiposo alrededor de los sitios de inyección subcutánea de insulina […] La fisiopatología de la lipohipertrofia inducida por insulina generalmente se piensa que es el resultado de los efectos lipogénicos de la insulina y los adipocitos engordan y se hipertrofian debido a la estimulación de la proliferación y diferenciación de los preadipocitos, como se explica en un artículo clásico de Japón de Fujikura y otros. El examen microscópico de un tumor de lipohipertrofia inducida por insulina resecado mostró nidos de adipocitos maduros que se expandían hacia la capa reticular dérmica. Los adipocitos hipertróficos eran dos veces más grandes que los de las áreas subcutáneas normales y contenían numerosas gotas pequeñas de lípidos. El análisis por microscopía electrónica también reveló una pequeña población de adipocitos pequeños, lo que sugiere una diferenciación o proliferación activa.

En la imagen, las flechas negras señalan la presencia de adipocitos de nueva creación en la zona de inyección de insulina. El efecto de la insulina es no sólo hipertrofiar los adipocitos maduros, sino crear nuevos adipocitos a partir de células precursoras.

Insulin-induced lipohypertrophy: report of a case with histopathology

Se sabe que la insulina fomenta la hiperplasia, es decir, la proliferación y diferenciación de preadipocitos que se convierten en nuevos adipocitos capaces de llenarse de grasa (ver). La imagen anterior procede de una observación in vivo de ese proceso.

En esta otra imagen podemos ver el efecto de pincharse insulina de forma repetida siempre en los mismos dos sitios:

¿Ha sido causada esa acumulación por un gasto energético reducido (que actuaría a través de la operación matemática del balance energético) o por acción anabólica directa de la insulina en el tejido adiposo? Seguramente la insulina le ha vuelto sedentario y el gasto energético reducido ha creado un “superávit calórico” que le ha engordado. Seguro que sí.

Hemos visto en el blog otros resultados en los que se relacionan de forma local la concentración de insulina y la acumulación de grasa corporal (ver,ver,ver). De hecho, se sabe que cuando se inyecta insulina, la acumulación de grasa corporal no es análoga a la acumulación de grasa corporal normal: en comparación se acumula más grasa subcutánea que visceral, lo que es coherente con el hecho de que en términos relativos a las concentraciones fisiológicas normales, con la insulina inyectada la concentración de insulina es más elevada en la zona subcutánea que en la zona visceral (ver,ver).

Tampoco olvidemos que la insulina es la principal hormona implicada en la acumulación de triglicéridos en los adipocitos (ver,ver). Sólo la creencia en la pseudociencia del balance energético, asumiendo sus injustificadas premisas (ver,ver), explica descartar de raíz su acción directa en el tejido adiposo. ¿Por qué no se considera la acción hormonal directa de la insulina en el tejido adiposo? Pues porque la Teoría CICO no permite considerar la fisiología del tercer término de la ecuación del balance energético, que es, ni más ni menos, el único término relacionado de alguna forma con el tejido adiposo.

Como comentario final, un experimento científico que ni siquiera se plantea que la insulina engorde afectando directamente al tejido adiposo, es presentado en twitter como supuesta prueba de que no es así cómo engorda la insulina. Mi consejo es que no nos fiemos de quien pone enlaces a artículos que supuestamente respaldan sus creencias: hay que abrir los artículos y analizarlos de forma crítica.

NOTA: aunque sea un obviedad, aclaro que confirmar que se cumple la Primera Ley de la Termodinámica (i.e. que las cuentas de calorías cuadran) no valida la Teoría CICO (ver,ver). Que las matemáticas tienen que cuadrar nadie lo pone en duda: es el comportamiento del cuerpo inventado en la Teoría CICO lo que no tiene fundamento. La Teoría CICO no es la Primera Ley de la Termodinámica, ni un corolario de la misma (ver).

NOTA: el papel de la insulina en la acumulación de grasa corporal es innegable. Basta con leer lo que está publicado en la literatura científica para ver que es así (ver,ver).

estos hallazgos corroboran, sin embargo, una cantidad sustancial de evidencia que muestra el excepcionalmente potente efecto engordante de la insulina, independientemente de las calorías consumidas (fuente)

Excepcionalmente potente efecto engordante, pero no porque sea engordante… ya sabes…

Leer más:

Diálogo con Miguel (mykdiet)

Como el formato de comentarios es muy incómodo para leer, publico en esta entrada el pequeño diálogo con Miguel (mykdiet). El podcast al que se hace referencia en el texto es éste. El comentario más antiguo es el (1), el más reciente es el (5).

Índice:


(5) Mi respuesta a (3) y (4)

Hola Miguel,

empiezo por una pregunta que haces:

“La teoría CICO ha visto pérdidas de peso a corto plazo unos 6 meses, ¿Tan malo sería utilizar esa herramienta como método motivador para conseguir al mismo tiempo un buen trabajo en lo que respecta a cambiar hábitos más “nocivos”?”

(Entiendo que es una errata y querías decir “menos nocivos”.)

No, en mi opinión no es una idea intrínsecamente “mala”. Me parece razonable pensar que estará más motivado si consigue resultados a corto plazo. La clave es que el cliente sea informado de forma veraz de lo que estás intentando conseguir con esa pauta y qué resultados puede esperar a largo plazo de acuerdo con la evidencia científica, tanto si no cambia a mejores hábitos como si sí lo hace.

“En primer lugar me gustaría disculparme si a lo mejor mi expresión no fue la más acertada al referirme a tu tono”

Agradezco que seas tan amable, pero en el fondo es una acusación cierta: mi tono no es simpático hacia los dietistas-nutricionistas. Denuncio que se está tratando la obesidad con pseudociencia y uso palabras como charlatanería, estupidez o burrada. No es un tono amable, eso está claro.

“voy a intentar darte mi opinión ligeramente más resumida al respecto sin ahondar tanto, e irme leyendo poco a poco cada uno de los artículos enlazados y poder darte una respuesta más detallada y mejor planteada en forma de podcast, artículo, vídeo o simplemente en un mensaje de correo electrónico.”

Me parece perfecto. Espero entonces una respuesta más detallada para cuanto hayas hecho esa lectura en profundidad.

“Me he leído ambos y curiosamente estoy bastante de acuerdo pero opino que aunque siendo ciertos los puntos que se comentan (y teniendo en cuenta la de cosas que nos faltan por investigar y aprender acerca de las causas del aumento de peso) no implica una negación completa de la teoría CICO que aun considerándola incompleta no dejamos de hablar de modos de utilización de la energía en el organismo.”

Aclaro que ambos artículos son míos, uno publicado en mi blog, y otro publicado como artículo invitado en la web de Leónidas.

La Teoría CICO no es “incompleta”: es inválida y fraudulenta. Aunque podría haber sido correcta y útil por casualidad. Una teoría puede ser inválida por estar deducida incorrectamente, pero casualmente ser correctas o útiles sus conclusiones finales. Casualidad, en cualquier caso.

Aquí hay un problema de ambigüedad: y es que nadie define con rigor la Teoría CICO, al tiempo que se hace creer que es tal cual lo que dice una ley inviolable de la física (Primera Ley de la Termodinámica, para más señas). Por eso una de mis peticiones era que definieras con rigor y sin usar falacias qué dice esa teoría. Tu respuesta ha sido que no defiendes esa Teoría y que no eres el más adecuado para exponer qué dice. Eso nos deja en la situación de que cuando dices que es “incompleta”, no se sabe muy bien de qué postulados estamos hablando.

Lo primero que hay que hacer es dejar claro que la Teoría CICO no es la Primera Ley de la Termodinámica. La Primera Ley de la Termodinámica nos diría algo así como que la energía que entra en el cuerpo acabará almacenada en el mismo, en algún formato, o será expulsada del mismo. ¿Qué utilidad tiene la Primera Ley de la Termodinámica para saber cómo adelgazar o para evitar engordar? Ninguna, obviamente. Nada se deduce de esa ley que nos ayude, del mismo modo que en nada nos ayuda en ningún otro crecimiento de un tejido, saludable o patológico.

La Teoría CICO, a diferencia de la Primera Ley de la Termodinámica, presenta formulaciones que dan explicaciones a por qué engordamos o qué podemos hacer para adelgazar. Es decir, crean una falsa sensación de utilidad mediante el uso de juegos de palabras falaces (ver). Un par de ejemplos:

Cuando consumes más calorías de las que quemas, el exceso de calorías es principalmente empujado al tejido adiposo. Tu adiposidad o grasa del cuerpo, aumenta. Es realmente tan simple como eso. Stephan Guyenet

Adelgazar requiere una disciplina, ingerir menos calorías, y hacer más deporte. Y no hay más. José Miguel Mulet

Esas explicaciones que nos dicen por qué engordamos o qué podemos hacer para adelgazar SIEMPRE tienen errores/trampas en los planteamientos. SIEMPRE. Por eso cuando pido que se formule la Teoría CICO con rigor y sin falacias, sé que nadie lo va a hacer: ¡es imposible! La Teoría CICO sólo existe si se usan trampas en el lenguaje. Sin trampas, lo único que tenemos es la Primera Ley de la Termodinámica. O sea nada.

¿Es incompleta? No, es un fraude.

La Teoría CICO lleva a hablar de energía, pero ¿por qué creemos que acumular grasa corporal es un problema energético? Cuando un tumor crece, en él se acumula energía, pero a nadie en su sano juicio se le ocurre plantear que el crecimiento de un tumor es un problema energético. Y no es porque la Teoría CICO sea incompleta: no hay forma humana de arreglar o completar esa teoría para que sea útil al hablar del crecimiento/decrecimiento de un tumor.

no dejamos de hablar de modos de utilización de la energía en el organismo“: el crecimiento del tejido adiposo NO es un problema energético: es un proceso fisiológico. Sólo estamos hablando de energía porque fraudulentamente se nos ha hecho creer que así lo impone una ley de la física.

¿Cómo se construye el fraude? Eso es lo que explico en los dos artículos de los que estamos hablando.

“Puede que sea cierto que la teoría CICO se centra únicamente en cambios en el tejido adiposo cuando esto es quedarse en la superficie teniendo en cuenta la cantidad de datos a tener en cuenta, como la respuesta hormonal, la respuesta fisiológica del organismo a las distintas situaciones que podemos someter, etc…”

Lo que estoy diciendo con eso es que no se están considerando los cambios en la energía acumulada en el tejido muscular, o como glucógeno, o en cualquier otro tejido, o en un tumor. Si se hace la misma trampa que la teoría CICO hace con el tejido adiposo, estaríamos diciendo que la causa obvia de que un tumor crezca es que consumimos energía por encima de nuestras necesidades energéticas. Es una estupidez, ¿verdad? Luego sabemos que hay trampas en ese planteamiento. ¿Cuáles? Las mismas que la Teoría CICO usa para decirnos por qué engordamos o qué hacer para adelgazar. Las mismas. Sin trampas, no hay Teoría CICO.

Inisisto: no es que falten factores por tener en cuenta. No es una cuestión de que la teoría sea más o menos compleja: es que pretender que la única energía que puede variar es la almacenada en el tejido adiposo es una premisa injustificada. No se hace con ningún otro tejido, ¿por qué? Porque no se puede hacer. Con el ejemplo del tumor lo entendemos todos.

al final implica una utilización de la energía que implica una serie de reacciones que dan lugar o no a un aumento de peso

Tenemos un problema de “indefinición”. No se está discutiendo el concepto de energía, ni el cumplimiento de la Primera Ley de la Termodinámica (se cumple, que quede claro). Negar la validez de la Teoría CICO es negar las formulaciones que nos dicen por qué engordamos o qué hacer para adelgazar, y que nos presentan esas formulaciones como si derivasen de una ley inviolable de la física.

Supongo que ves el problema: el cuerpo usa energía y nadie está discutiendo eso. Tu defensa de la validez de la Teoría CICO es la defensa de una falsa formulación de esa Teoría. Con seguridad no lo haces con maldad, pero si no definimos con rigor qué dice esa teoría, se cae en estas situaciones. Te remito a una entrada del blog en la que hablé de este problema de indefinición, porque ya me ha pasado antes con otras personas: se recurre a definiciones falsas para defender esa teoría.

Fíjate que si la Teoría CICO simplemente dijese “el cuerpo usa energía y esa energía se reparte entre las distintas necesidades del mismo, se almacena o se disipa como calor”, de ahí no se puede deducir que comiendo menos y haciendo más ejercicio tengamos que perder peso o que la causa de engordar sea consumir más calorías de las que se gastan. La definición que tú estás manejando no es la definición fraudulenta que yo critico.

me comentas que en el aspecto práctico los experimento científicos observan un aumento de peso a largo plazo con una pérdida los primeros meses, me enlazas a otro artículo de tu blog en el que comentas varios estudios que observan esto; no he leído cada uno de los estudios pero confío en tu criterio

Ninguna necesidad tengo de decir otra cosa que lo que veo: no hay ningún experimento científico con dieta hipocalórica en el que se haya logrado perder una cantidad importante de peso (e.g. 25 kg) y mantener lo perdido a largo plazo (4-5 años). Si existiera ese experimento, tengo el convencimiento de que lo habría visto.

el aumento de peso manteniendo dicho déficit acepta todo aquello que tu defiendes, aunque la primera parte defiende la teoría CICO.

No estoy del todo en desacuerdo. Es posible que a corto plazo el comportamiento del tejido adiposo sea tal cual lo supone (injustificadamente) la Teoría CICO, o sea pasivo, sin regulación hormonal/fisiológica. A corto plazo “comer menos” hace perder peso a casi todo el mundo. No obstante hay gente que ni siquiera llega a perder 4 kg en algunos experimentos.

El problema viene a largo plazo, es decir, a partir del cuarto-sexto mes. Ahí tenemos ya la paralización de la pérdida de peso y comienza la recuperación. Hay varias posibles explicaciones para ese problema:

— El cliente come más de lo que debería

— El metabolismo se ha ralentizado

— El tejido adiposo busca almacenar grasa corporal

Y aquí tenemos el drama: si creemos en la Teoría CICO, la única opción que se nos ocurre es alterar la ingesta energética, a la baja para seguir manteniendo el déficit calórico o temporalmente al alza, como proponen algunas personas para recuperar ese metabolismo que se ha hundido.

Pero en ese caso estamos inmersos en una visión unidimensional en la que sólo se habla de energía. ¿Por qué lo único que se está contemplando es subir o bajar las calorías? ¿Por qué lo único que se estudia es por qué se ralentiza el metabolismo? O, en otras palabras, ¿por qué para conseguir reducir el tamaño de un tejido se estudia todo MENOS LA FISIOLOGÍA DE ESE TEJIDO? Insisto: la Teoría CICO no deja hablar de la regulación fisiológica del tejido adiposo. ¿Por qué no? Nadie da respuesta a eso.

Y lo que estoy diciendo puede ser para bien (quizá una dieta que induzca los cambios hormonales adecuados consiga reducir el tamaño del tejido adiposo) y para mal (cuando hablemos de la fisiología del tejido adiposo vamos a tener que hablar de su hiperplasia, un proceso a priori irreversible y que puede lastrar cualquier intento de mantener un cuerpo delgado a largo plazo).

“Exactamente existe una pérdida de peso por ese déficit energético es decir, la teoría CICO en ese sentido tiene razón”

¿Por ese déficit energético? ¿Por qué atribuyes el efecto a las calorías?

Tú interpretas que a corto plazo la dieta hipocalórica hace efecto porque tiene pocas calorías (y deduces que eso confirma que la teoría CICO es “correcta a corto plazo”). ¿Por qué atribuyes el efecto a las calorías? También se han reducido los gramos, los litros, el efecto hormonal, la cantidad de carbohidratos, la cantidad de grasa, la respuesta insulínica postprandial, etc. No hay ninguna razón para atribuir el efecto de una dieta con pocas calorías a sus pocas calorías, especialmente teniendo en cuenta que no hay ningún receptor en nuestro cuerpo que responda a las calorías ingeridas. No lo digo por ti, pero esta falta de rigor sería imposible en una disciplina realmente científica. La nutrición no lo es. No es un ataque a ti. Ojalá esto no pasara en las publicaciones científicas.

Cuidado por otro lado con el uso de “déficit energético”. Esa expresión siempre está injustificada, pues equivale a dar por buena la Teoría CICO, y además en ella se usa la falacia de ambigüedad. (ver,ver). Cualquier referencia a términos que hablan de energía en relación con la obesidad ya es una “falacia existencial”: que el término exista no significa que su uso sea aceptable. O sea que si quieres usar “déficit energético” en un argumento, primero habría que justificar el uso de ese término.

 “¿Pero qué ocurre? que claramente cuando esto pasa el cuerpo responde, no puedes mantener una “hambruna” prolongada, ya que el cuerpo decide utilizar la energía de otra manera, y quizás (pura suposición basada en mis conocimientos que por supuesto puede ser errónea) prioriza la acumulación de “grasa” debido a que considera que puede ser necesaria en algún momento, “

Totalmente de acuerdo, pero resalto el matiz de que es posible que sea porque el tejido adiposo lo busca, no porque se haya ralentizado el metabolismo. Por si no lo has visto, hay un artículo del blog (6 partes) en el que recojo información sobre esos cambios fisiológicos que podrían explicar la recuperación de la grasa perdida:

Y en ese artículo no insisto demasiado en la que podría ser la principal causa: en presencia de hiperplasia del tejido adiposo, mantener un cuerpo delgado podría suponer tener permanentemente los adipocitos más vacíos de lo que ellos quieren estar (ver). Como te decía, puede que no nos gusten las consecuencias que se derivan de eso, pero que no nos gusten las consecuencias no quiere decir que ese problema no pueda ser real, lamentablemente.

“Pero aquí sigo considerando que estaríamos en esa escala de grises, la teoría CICO falla a largo plazo por una utilización distinta de la energía que esta defiende, pero no quiere decir que esté mal a mi parecer, sino que le faltan puntos a tener en cuenta que probablemente no son salvables realizando una visión sesgada de come menos y haz más ejercicio.”

Supongo que podemos llegar a un acuerdo en lo siguiente. Si, como puedo demostrar, los defensores de la Teoría CICO lo que dicen es que cuando la dieta fracasa, la causa no es la “tumba metabólica” que ellos llaman, sino que la gente come más de lo que dice, porque ese efecto es pequeño y se compensaría simplemente comiendo un poco menos, lo que se hace evidente es que:

  1. Esas conclusiones carecen de fundamento, pues la causa podría estar en cambios fisiológicos en el propio tejido adiposo.
  2. La Teoría CICO está siendo usada para culpabilizar al cliente de un fracaso que posiblemente es exclusivamente del método.

La Teoría CICO es errónea y tiene bloqueada la búsqueda de soluciones para la obesidad: seguimos insistiendo en probar lo mismo una y otra vez y culpar al cliente de que no funcione.

Y la cuestión es que no se puede corregir la Teoría CICO para evitar los problemas que está creando: desde el momento en que se hable de la regulación hormonal/fisiológica del tercer término de la ecuación (“cambios en la energía total acumulada en el cuerpo, en cualquier formato”) la Teoría CICO está muerta: la Teoría CICO sólo parece útil porque simplifica el problema real ninguneando de forma injustificada la fisiología del cuerpo. Arreglar la Teoría CICO no es buscar más complejidad en los únicos dos términos de la ecuación que la Teoría CICO ya considera, sino tener en cuenta la regulación hormonal del tercer término. Pero si consideras la fisiología, desaparece cualquier razón que podamos pensar para hablar de calorías, al menos en el plano teórico. La Teoría CICO es una trampa, un engaño: no se puede arreglar sin hacer desaparecer esa teoría.

¿Cómo logras hacer relevante la ingesta calórica para hablar de la acumulación de triglicéridos en el tejido adiposo? Es imposible si tienes en cuenta la fisiología del cuerpo, porque, a priori, no tienen nada que ver el uno con el otro.

En el esquema anterior, ¿cómo llegamos a pensar que hablar de la regulación de la ingesta energética, pero no de la regulación del tejido adiposo, es la clave para entender cómo funciona el tejido adiposo? Sólo con trampas. Y eso es lo que hace la Teoría CICO: trampas.

creo que las calorías son un aspecto a tener en cuenta también dentro de un todo

Veo ese pensamiento como un remanente de un paradigma que tenemos que abolir. Hay poblaciones del mundo que se mantienen delgadas sin prestar atención a las calorías, simplemente porque consumen productos frescos, los que encuentran en la naturaleza (ver). Estamos pensando que los problemas de nuestra actual forma de comer están en nosotros, pero yo creo que están en lo que comemos. Comer “de más” es un concepto que nos hemos inventado para explicar lo que está sucediendo con la dieta occidental, pero que no existe cuando la gente sigue su dieta tradicional. Y en cuanto a pérdida de peso, pensar que hace falta hablar de calorías es seguir adorando al becerro de oro: no se pierde peso por comer menos de lo que se gasta, se pierde porque conseguimos sacar triglicéridos del tejido adiposo. El balance energético en el cuerpo no es el balance energético en el tejido adiposo. La tramposa Teoría CICO nos hace creer que sí, pero no lo es.

En cualquier caso: lo que no se puede hacer es justificar hablar de calorías con el argumento de que viene de una ley de la física. No es verdad. Y si no viniéramos de donde venimos, que es de 80 años de dictadura de la pseudociencia del balance energético, posiblemente ni se te pasaría por la cabeza hablar de cantidad de calorías para tratar a una persona con exceso de peso: pensarías en su medio hormonal, como se hace con cualquier otro crecimiento anormal de un tejido… Pero con la obesidad nos hemos vuelto listos y hemos aprendido termodinámica. Ja.

yo con mis pacientes que buscan un objetivo estético no les engaño y se lo dejo claro, les digo podemos intentar conseguir ese objetivo X en el tiempo X que pretendes, pero no te puedo prometer desde un principio que vayamos a conseguirlo hasta ver la evolución y ver como reacciona tu cuerpo y por supuesto lo más probable es que esa condición no seas capaz de mantenerla en un periodo de tiempo largo.

Perfect. Pero como soy gato escaldado, cuando se dice “esa condición no seas capaz de mantenerla” hay que dejar bien claro que la causa no necesariamente es que se abandonan los hábitos. Puede fallar la dieta, porque no es más que una dieta de origen pseudocientífico de la que lo más generoso que se puede decir es que no funciona.

La parte en la que estoy de acuerdo es cuidar la calidad de lo que se come, de hecho si ves parte de lo que yo intento promulgar es el cambio de hábitos como método para conseguir salud y bajar peso;

¿Junto con los “equivocados” mensajes de qué hacer para comer menos? 🙂 El vídeo.

¿Crees que tratar de engañar al hambre conduce a algo? ¿Idea basada en qué?

Tal y como yo lo veo, si hay un cambio a una dieta basada en comida de humanos (sin azúcar, sin harinas, sin productos procesados) no hay que luchar con el hambre. Pensar que hay que luchar con el hambre es sinónimo de que seguimos comiendo igual y pensando igual. Ambas cosas mal.

Luego me comentas acerca de los problemas de salud mental que puede derivar de culparles de ello, y de verdad yo nunca culparía a la persona de no seguir mis consejos, de hecho aunque en algunos casos me han dicho no seguirlos no les he culpado de ello, sino que intento apoyar e intento ser sincero, y esto me ha costado pacientes en ocasiones ya que otra persona por otro lado prometía el oro y el moro siguiendo su método.

No me refiero a culparles por no seguir el método cuando sabes que no lo siguen. Me refiero a permitir que el cliente se sienta culpable de que el método no haya funcionado. Es diferente: no hace falta que le acuses de nada: basta con que dejes que siga creyendo lo que ya cree, que es que el método le tiene que funcionar. Porque eso es lo que ya “sabe” cuando llega a tu consulta.

“jamás le culparía ya que se realicen o no los supuestos pasos indicados no es culpa nunca del paciente.”

Ummmm. Discrepo 🙂 Si al cliente se le dan unas pautas y no las sigue, es su culpa, obviamente. Al menos a corto plazo: si lleva meses con una dieta y el peso no responde… pues es normal dejar de hacer lo que no funciona. Pero a corto plazo, claro que es culpa del cliente si no hace lo que se le pide que haga.

Seguimos con la última ronda de preguntas:

  1. No me dices los errores que cometo cuando explico por qué la Teoría CICO es un fraude. Pero, como dices, es posible que lo hagas más adelante cuando leas con más calma algunos de mis artículos. Dejamos esto en standby en tal caso.
  2. No expresas lo que dice la Teoría CICO con rigor y sin falacias, con el argumento de que no eres un defensor de esa teoría.
  3. En cuanto explicar cuál es la base real de la creencia de la dieta hipocalórica tiene que funcionar, dices que ya lo has explicado anteriormente. Yo lo resumiría, en tal caso, como que no crees que haya razones para pensar que le tiene que funcionar a todo el mundo, y que incluso has tenido clientes con los que no ha habido manera de ayudarles a bajar de peso.
  4. En cuanto a la evidencia de que la dieta hipocalórica funciona a largo plazo dices “dudo mucho que pueda mostrar evidencia científica de mantenimiento de peso a largo plazo con la teoría CICO porque como te he dicho creo que es real pero que otros factores impiden que podamos centrarnos en ello a largo plazo“. No me das evidencia científica, pero tampoco entiendo lo que quieres decir en la parte en negrita.
  5. En cuanto a mi pregunta de por qué a la población se le hace creer que la dieta hipocalórica tiene que funcionar para adelgazar, dices “no creo que sea bueno para la población hacerle creer que comer menos y moverse más sea una buena forma de adelgazar, ya que me parece simple y absurdo.” El problema que veo con esa afirmación es que hay gente que cree que “come menos y muévete más”, si se hiciera, funcionaría (nuevamente, porque fraudulentamente se nos ha hecho creer que esa idea viene avalada por las leyes de la física). En ese sentido tu frase es confusa, porque no queda claro si eres de esas personas que creen que funcionaría (a largo plazo, obviamente), o si estás diciendo que esto no va de energía, y que no te cuadra porque crees que hay que tener en cuenta la composición de la dieta, no sólo las calorías que tiene (como a todos los efectos hace el enfoque CICO, que recordemos que, aunque tiene en cuenta las hormonas, sólo lo hace para 2 de los 3 términos de la ecuación, nunca para el tejido implicado).

“que sirva como buen punto de entrada para una respuesta más concreta y más trabajada.

Vuelvo a agradecer que hayas aportado tu punto de vista, y siento si no te sientes suficientemente conforme con mi respuesta, pero es complicado en el tiempo que he dedicado ahora a responder a todos los artículos enlazados escritos durante un periodo de tiempo mucho más largo y con mucha mayor dedicación de tiempo; Cuando haya acabado de realizar una exposición mucho más argumentada por supuesto si te interesa te la haré llegar y si crees que hay detalles que debería tener en cuenta respecto a esta respuesta también estaré encantado de añadirlos o de volver a responder.”

Agradezco tu interés por leer las cosas que he escrito. Por supuesto que me interesará leer lo que tengas que decir cuando hayas tenido más tiempo para leer y para formular argumentos.

Un cordial saludo


(4). Respuesta de mykdiet a (1)

Gracias por haber gastado parte de tu tiempo en contestar a mi podcast ya que me ha parecido enriquecedor e interesante a partes iguales, de hecho si me lo permites me gustaría añadir a un artículo aparte tu comentario enlazando a los respectivos artículos que también me has mencionado, o sino en los comentarios de mi blog de este podcast.

En primer lugar me gustaría disculparme si a lo mejor mi expresión no fue la más acertada al referirme a tu tono, y me gustaría explicarme ya que no lo pretendía decir como una forma de ofensa, más bien me estaba refiriendo a que en materia de divulgación cada vez es más común un estilo mucho más directo que a mi personalmente y no de forma ofensiva me resulta más “agresivo” digamos que a mi por mi forma de ser me resulta algo más incómodo pero no pretendía que sonase como una forma de ofensa, y si así es me disculpo.

Voy a intentar responder a los distintos puntos que expones, aunque unos me enlazan a otros y requeriría que estudiase muy a fondo cada uno de tus artículos (lo que por supuesto llevaría mucho más tiempo para exponer y argumentar de mejor manera) y a todos en los que enlazan, por lo que si me permites voy a intentar darte mi opinión ligeramente más resumida al respecto sin ahondar tanto, e irme leyendo poco a poco cada uno de los artículos enlazados y poder darte una respuesta más detallada y mejor planteada en forma de podcast, artículo, vídeo o simplemente en un mensaje de correo electrónico.

Me comentas sobre el aspecto teórico que la teoria CICO es un fraude, me enlazas a dos artículos, uno de tu blog titulado ¿Qué dice la Primera Ley de la Termodinámica? al parecer la parte 2 y por supuesto me leeré en su momento todas las partes de esa línea de artículos. Respecto a ese artículo podría responderte que no baso la teoría CICO en un 2+2=4 sino que es algo más complejo ya que está respondido en la última frase “Por mucho que se complique la formulación CICO, siempre se va a llegar a esa conclusión, pues está implícita en su injustificada formulación.” el otro artículo es de otra web pero que va en la misma línea. Me he leído ambos y curiosamente estoy bastante de acuerdo pero opino que aunque siendo ciertos los puntos que se comentan (y teniendo en cuenta la de cosas que nos faltan por investigar y aprender acerca de las causas del aumento de peso) no implica una negación completa de la teoría CICO que aun considerándola incompleta no dejamos de hablar de modos de utilización de la energía en el organismo.

Puede que sea cierto que la teoría CICO se centra únicamente en cambios en el tejido adiposo cuando esto es quedarse en la superficie teniendo en cuenta la cantidad de datos a tener en cuenta, como la respuesta hormonal, la respuesta fisiológica del organismo a las distintas situaciones que podemos someter, etc…

Pero esto no creo que elimine completamente el apartado energético en toda esta situación, por poner un ejemplo hace poco comentaba con algunos compañeros de profesión que 200 supuestas kcal de un perrito caliente podían engordar más que 300 supuestas kcal de unos frutos secos; Entre mi planteamiento puramente teórico yo defendía la postura de que había una serie de aspectos tanto a nivel fisiológico, como psicológico como posiblemente hormonal que hiciesen que la utilización y absorción de unas y otras kcal no fuese igual en el cuerpo. E incluso la respuesta del organismo a largo plazo no fuese la misma; Pero esto no deja de implicar una utilización concreta de la energía por el organismo, intento explicarme.

Puede que la absorción entre uno y otro sea mayor en el primer caso que en el segundo, puede que además el uso que se dé tanto a uno como a otro no sea el mismo y se generen distintas respuestas hormonales, pero al final implica una utilización de la energía que implica una serie de reacciones que dan lugar o no a un aumento de peso; Por eso yo intentaba en el podcast decir que prefiero moverme en una escala de grises y pese a no estar 100% de acuerdo con la teoría CICO creo que hay muchos más factores a tener en cuenta que no dejan de afectar a esto.

Continúo con la segunda parte para que quede más clara mi opinión acerca de este tema, me comentas que en el aspecto práctico los experimento científicos observan un aumento de peso a largo plazo con una pérdida los primeros meses, me enlazas a otro artículo de tu blog en el que comentas varios estudios que observan esto; no he leído cada uno de los estudios pero confío en tu criterio y voy a responderte respecto a tu resumen (cuando escriba más detalladamente la respuesta me leeré dichos artículos también aunque seguramente alguno ya ha caído en mis manos en otra ocasión).

Respecto a este punto creo que la segunda parte, es decir, el aumento de peso manteniendo dicho déficit acepta todo aquello que tu defiendes, aunque la primera parte defiende la teoría CICO.
Exactamente existe una pérdida de peso por ese déficit energético es decir, la teoría CICO en ese sentido tiene razón, si tu consumes menos pierdes peso; ¿Pero qué ocurre? que claramente cuando esto pasa el cuerpo responde, no puedes mantener una “hambruna” prolongada, ya que el cuerpo decide utilizar la energía de otra manera, y quizás (pura suposición basada en mis conocimientos que por supuesto puede ser errónea) prioriza la acumulación de “grasa” debido a que considera que puede ser necesaria en algún momento, destinando energía que debería mandar a otro sitio concreto ya que siempre va a buscar su supervivencia, y aquí es donde fallaría la teoría CICO ya que puede que por más que sigas bajando calorías ese cuerpo no pierda más tejido adiposo e incluso llegue a ganarlo.
Pero aquí sigo considerando que estaríamos en esa escala de grises, la teoría CICO falla a largo plazo por una utilización distinta de la energía que esta defiende, pero no quiere decir que esté mal a mi parecer, sino que le faltan puntos a tener en cuenta que probablemente no son salvables realizando una visión sesgada de come menos y haz más ejercicio.

De hecho la siguiente pregunta “¿cuál es la base científica de la creencia de que el método tiene que funcionar y que si no funciona es porque no se ha acertado con la cantidad de comida o que el cliente se salta la dieta? ¿Por qué creemos que es así?
considero que no tiene porque ser así, hay ocasiones en las que puede ser porque se salte la dieta, pero no tiene ni siquiera porque ser la más común, ya que como bien me has expuesto existe ese aumento de peso a largo plazo que además se daba en gente que seguía supuestamente con su dieta hipocalórica. Creo que en esto estamos de acuerdo sino me equivoco que no todo se basa en calorías aunque quizás la parte que no estamos de acuerdo es que creo que las calorías son un aspecto a tener en cuenta también dentro de un todo.

La siguiente frase a la que me gustaría hacer referencia de tu respuesta es la siguiente “lo que digo es que no hay razones para pensar que la dieta hipocalórica tiene que funcionar. Pero quizá a parte de las personas que tienen exceso de peso, otro tipo de dieta, basada en cuidar la calidad de lo que se come, sí pueda ayudar
Volvemos a estar casi de acuerdo pero como siempre digo tenemos esa pequeña diferencia de opinión que a mi parecer no es mala, empiezo con el desacuerdo para continuar con lo que estoy de acuerdo.

Creo que la dieta hipocalórica funciona, pero ¿para qué? y ¿Cómo? Hemos visto en todos esos estudios que realmente esa dieta hipocalórica consigue un descenso de peso en un periodo de tiempo de aproximadamente 6 meses; Es decir, si alguien tiene un objetivo claramente estético ese planteamiento suele funcionar (suele, no siempre pero esto lo comento después) de hecho yo con mis pacientes que buscan un objetivo estético no les engaño y se lo dejo claro, les digo podemos intentar conseguir ese objetivo X en el tiempo X que pretendes, pero no te puedo prometer desde un principio que vayamos a conseguirlo hasta ver la evolución y ver como reacciona tu cuerpo y por supuesto lo más probable es que esa condición no seas capaz de mantenerla en un periodo de tiempo largo. En ese sentido suelo ser muy sincero ya que sé que sobre todo aquellas personas que piden salirse mucho de su característica actual es prácticamente imposible que pasen 4 años y sigan marcando abdominales en la playa incluso manteniendo un control estricto, y les recomiendo si pretenden mantener una condición un poco mejor a largo plazo cambiar además ciertas cosas que realizan en este momento para que no vuelvan a ellas en un futuro ya que pese a no ser mágico si puede ayudar y mucho.

La parte en la que estoy de acuerdo es cuidar la calidad de lo que se come, de hecho si ves parte de lo que yo intento promulgar es el cambio de hábitos como método para conseguir salud y bajar peso; Además en eso baso un gran porcentaje de mis pacientes los cuales ni siquiera se “llevan a su casa” una dieta o menú o como queramos llamarlo, sino que trabajo con ellos el cambio de hábitos intentando respetar su realidad y su día a día y no les prometo que vayan a conseguir resultados con los que vienen que suelen ser bastante irreales, sobre todo a largo plazo. Intento animar, apoyar y motivar para que ese cambio de hábitos y cuidar esa calidad en lo que comen y en su actividad les sea más fácil. Pero de verdad si te pusiese en contacto con cualquiera de ellos te dirían que en ningún momento les prometí resultados que consideré irreales aunque en algunos casos se acercasen bastante a esos resultados.
Al igual que algunos se han acercado a esos resultados hay otros que pese a estar contentos por haber cambiado sus hábitos prácticamente no han perdido peso, o han perdido muy poco y sus cambios en la composición corporal pese a haber existido no han sido tampoco muy llamativos, pero me referían un mejor estado de salud, y encontrarse mejor ¿Efecto placebo? puede ser, pero como profesional intenté hacerlo lo mejor que supe y los resultados parecieron ser buenos bajo su opinión subjetiva pese a que los datos no mostrasen grandes mejorías.

Siguiendo con tu respuesta (me estoy fijando que te estoy tuteando espero que no te moleste de ser así reescribiré el comentario tratándote de usted) “Pero para parte de nosotros la obesidad puede ser irreversible, nos guste o no nos guste esa posibilidad. Una persona que tiene una marcada hiperplasia del tejido adiposo quizá no puede, con ninguna dieta perder el peso que le sobra y mantener un cuerpo delgado a largo plazo.
No tengo nada que objetar a esto, exactamente hay gente que por las razones que sea no van a conseguir ni adelgazar ni engordar, ya que he tenido también algunos pacientes con búsqueda de ganancia de peso y en alguno he observado una ganancia en periodos de tiempo muy cortos que pese a mantener las mismas calorías desaparecían rápidamente los resultados. Creo que por desgracia existen personas que nunca van a poder adelgazar ni engordar hagan lo que hagan o al menos en los que pueden quizás no a largo plazo. Respecto a estas personas que padezcan un sobrepeso u obesidad no tratables nos quedaría el saber si con un cambio en el estilo de vida, en lo que comen y lo que hacen pese a no disminuir su peso si puede mejorar su salud y evitar los problemas asociados, lo cual podría ser una victoria para todos de ser así.

Luego me comentas acerca de los problemas de salud mental que puede derivar de culparles de ello, y de verdad yo nunca culparía a la persona de no seguir mis consejos, de hecho aunque en algunos casos me han dicho no seguirlos no les he culpado de ello, sino que intento apoyar e intento ser sincero, y esto me ha costado pacientes en ocasiones ya que otra persona por otro lado prometía el oro y el moro siguiendo su método.
Puede ser, (y de ser así debería revisar como doy mis mensajes) que a nivel divulgativo pueda parecer que les culpo, espero que no sea así y tendré más cuidado en un futuro por si acaso. Pero a nivel personal en uno a uno con el paciente jamás le culparía ya que se realicen o no los supuestos pasos indicados no es culpa nunca del paciente.

Seguimos con la última ronda de preguntas:
La primera me enlazas a un artículo titulado “Se busca caloréxico inteligente para contestar a unas sencillas preguntas” en el que observo tres peticiones.
Me diga qué errores estoy cometiendo en mis argumentos” (Intentaré responder más a fondo en la respuesta detallada que te he comentado que daré, pero decirte un poco lo ya dicho anteriormente, creo que el error es negar que el contenido calórico también importa en la pérdida de peso al menos cuando hablamos a corto plazo. E incluso a largo plazo no siempre se recupera como bien has dicho en uno de tus artículos todo el peso perdido sino parte de él. De hecho existe una posible ganancia de peso incluso alimentandonos como nosotros consideramos actualmente correcto con raciones grandes, o aumentando la densidad energética de los platos consumidos para evitar la saciedad, y esto es basado en el contenido calórico aunque haya muchos otros factores que luego afecten también.

exprese lo que dice la Teoría CICO sin usar falacias y empleando en todo momento argumentos 100% rigurosos:
Enunciado de la Teoría CICO. Sin falacias y con rigor.
Defensa de la utilidad de esa teoría para gestionar nuestro peso corporal. ¿Qué conclusiones útiles se deducen de esa teoría? Sin falacias y con rigor.
Explicación de cómo se aplica la Teoría CICO cuando ganamos peso porque aumenta el tamaño de un tumor.
Como bien creo que he comentado no apoyo al 100% la teoría CICO por lo que creo que no sería bueno para defenderla a capa y espada, las conclusiones útiles que quizás podemos sacar sería esa pérdida de peso cortoplacista como herramienta a tener en cuenta y seguir estudiando las posibles maneras de evitar enfrentarnos a la recuperación del peso perdido uniéndola a otras herramientas como el cambio de hábitos.

La tercera petición hace referencia a preguntas de otro artículo, que creo que ya he respondido resumidamente a lo largo de esta respuesta, es decir que no todo es el exceso calórico porque puede que el cuerpo priorice realizar otras tareas con el contenido energético disponible aun siendo este bajo.

Que aporte la evidencia científica de que la dieta hipocalórica funciona cuando se sigue. Evidencia científica, no pensamientos, ni palabras, ni intuiciones. Hablo de perder el peso que nos sobra y mantener lo perdido a largo plazo
Como te he comentado me gustaría dar una respuesta mucho más científica aportando más datos por ahora solo he usado tus propias ideas y datos para dar mi opinión sin aportar nuevos ya que me ha parecido que servían para defender lo que expongo, por supuesto dudo mucho que pueda mostrar evidencia científica de mantenimiento de peso a largo plazo con la teoría CICO porque como te he dicho creo que es real pero que otros factores impiden que podamos centrarnos en ello a largo plazo, requiriendo el estudio de otras técnicas, que por supuesto si encuentro aunque sea una línea de investigación prometedora compartiré para que podamos intentar encontrar el mejor método para unir las herramientas de las que disponemos.

Que explique cuál es la base real de su creencia de que esa dieta tiene que funcionar si se sigue.” como ya he comentado a corto plazo tu mismo tienes evidencia que has mostrado de que funciona, y como ya he comentado lo suelo usar para motivos estéticos manteniendo informado al paciente de que su mantenimiento a largo plazo es muy probable que no se dé, e intentando añadir un cambio de hábitos que como tu también has comentado puede ser una estrategia prometedora.

Que explique por qué, siendo que sus creencias no tienen ninguna base real, a la población se le hace creer que tienen que funcionar para adelgazar.” creo que el fallo es que consideras que apoyo al 100% esa teoría cuando creo que es solo uno de los factores a tener en cuenta, y no creo que sea bueno para la población hacerle creer que comer menos y moverse más sea una buena forma de adelgazar, ya que me parece simple y absurdo.

Por supuesto no pretendo ignorar estas preguntas, y pese a ser únicamente una respuesta resumida espero haber expuesto mi punto de vista basándome en los datos que tu mismo has aportado “ya que considero que también un buen debate puede basarse no únicamente en aportar datos si no en utilizar los ya aportados para dar otra perspectiva” y que sirva como buen punto de entrada para una respuesta más concreta y más trabajada.

Vuelvo a agradecer que hayas aportado tu punto de vista, y siento si no te sientes suficientemente conforme con mi respuesta, pero es complicado en el tiempo que he dedicado ahora a responder a todos los artículos enlazados escritos durante un periodo de tiempo mucho más largo y con mucha mayor dedicación de tiempo; Cuando haya acabado de realizar una exposición mucho más argumentada por supuesto si te interesa te la haré llegar y si crees que hay detalles que debería tener en cuenta respecto a esta respuesta también estaré encantado de añadirlos o de volver a responder.
Un saludo y espero que este tipo de debates, puntos de vista, opiniones y perspectivas nos ayuden a combatir contra lo que considero una gran pandemia que se extiende sin freno.


(3).Respuesta de mykdiet a (2)

Toda la razón de que puede ser que fuese demasiado simplista al decir esa frase, pero también quiero aportar que en muchas ocasiones si tienes que detallar y exponer cada una de las frases dadas sería eterno cada podcast/vídeo/artículo, en muchas ocasiones intentas dar la información de la mejor forma posible y esperas que si alguien te lle/ve/escucha a menudo entienda tu punto de vista y a que te estás refiriendo.

Por supuesto con cambio de hábitos no me refiero a dejar la dieta, ya que en mi anterior respuesta ya he comentado como trabajo y en gran parte de las ocasiones no hay dieta por medio, sino que me refiero a una mejora en la alimentación basándome en los datos de los que disponemos actualmente e intento que además sean cambios acorde a su día a día siendo realista y aceptando cambios a “cosas menos malas” aunque no sean “buenas”.

De acuerdo en que “La falta de resultados puede causar desmotivación y abandono de la dieta.” y hago una pregunta que no digo que esté bien o mal simplemente dejo la pregunta en el aire;

La teoría CICO ha visto pérdidas de peso a corto plazo unos 6 meses, ¿Tan malo sería utilizar esa herramienta como método motivador para conseguir al mismo tiempo un buen trabajo en lo que respecta a cambiar hábitos más “nocivos”?
No digo que la respuesta sea afirmativa pero creo que es una pregunta que abre otras preguntas y otras perspectivas.


(2) Mi comentario sobre otro podcast de mykdiet

Del mismo podcast:
https://mykdiet.com/podcast-ep-5-por-que-resulta-tan-dificil-mantener-el-peso/

El peso perdido se recupera porque no se hace un correcto cambio de hábitos

¿Afirmación basada en qué?

¿Es que la gente no deja poco a poco la dieta? Estoy convencido de que sí lo hace, pero eso no demuestra que el método funcione. No confundamos correlación con relación causa-efecto. La falta de resultados puede causar desmotivación y abandono de la dieta.

Attendance decreased markedly over time in the present study, as in previous studies. It is unclear whether the poor attendance is a cause or a consequence of the poor weight loss, but in this study and in many previous studies, the two variables have been highly correlated. (fuente)

No digo que sea lo que ha hecho este señor, pero es típico argumentar que la gente come más de lo que dice. Ninguna objeción a eso, pero sigue sin ser una demostración de que el método funciona. La dieta hipocalórica tiene TODA la evidencia científica en contra (a largo plazo para perder todo el peso que nos sobra): dar una explicación verosímil para el fracaso no convierte esa evidencia en prueba de éxito.


(1). Mi respuesta al podcast

Los argumentos de este podcast:
— Al autor no le gusta mi tono.
— En parte el error contando calorías explica que la dieta hipocalórica no funcione.
— Hay herramientas que permiten luchar contra ese cambio fisiológico (dieta oscilante, ejercicio físico, etc.)
— Si aplicas esas técnicas, vas a lograr tus objetivos y es muy probable que no recuperes el peso perdido.
— La estima de calorías necesarias para adelgazar debe adaptarse a la evolución del peso del cliente. Hay que individualizar el tratamiento.

La pregunta que yo le haría a este señor es, ¿en qué basa sus creencias de que sus ideas tienen que funcionar?

  1. En el aspecto teórico la teoría CICO es un fraude: es presentada como una teoría derivada de una ley inviolable de la física, pero he explicado repetidamente dónde están las trampas en esa teoría. Lo que se presenta como ciencia pero es falso, es, por definición, pseudociencia (ver,ver).
  2. En el aspecto práctico, los experimentos científicos (no habladurías, no lo que dicen sus defensores que hacen, no lo que se publica en las redes sociales) dicen que hay pérdida de peso los primeros seis meses, pero a partir de ahí se recupera el peso perdido (ver)

Reitero la pregunta: ¿cuál es la base científica de la creencia de que el método tiene que funcionar y que si no funciona es porque no se ha acertado con la cantidad de comida o que el cliente se salta la dieta? ¿Por qué creemos que es así?

Sin ánimo de atacar al autor de este podcast, hay una falacia que se denomina falacia ad consequentiam, que consiste en no aceptar un argumento porque no nos gustan las consecuencias que se derivan de que sea correcto. Este señor dice que no hay que llevar las cosas al extremo de pensar que no se puede hacer nada para adelgazar. Bueno, yo no he dicho que no se pueda hacer nada, lo que digo es que no hay razones para pensar que la dieta hipocalórica tiene que funcionar. Pero quizá a parte de las personas que tienen exceso de peso, otro tipo de dieta, basada en cuidar la calidad de lo que se come, sí pueda ayudar. Pero para parte de nosotros la obesidad puede ser irreversible, nos guste o no nos guste esa posibilidad. Una persona que tiene una marcada hiperplasia del tejido adiposo quizá no puede, con ninguna dieta perder el peso que le sobra y mantener un cuerpo delgado a largo plazo. Puede que no nos guste esta posibilidad, pero es posible.

¿Qué efecto tendría en personas que no pueden adelgazar con dieta insistir en el mensaje de que la dieta hipocalórica tiene que funcionar, si se hace bien? ¿Y si no es cierto? ¿Estamos pensando en las consecuencias que va a tener en la salud mental de esta persona hacerle creer que el fracaso, cuando se produzca, es culpa suya, de su falta de capacidad para esforzarse por tener salud? Y vuelvo a preguntar: ¿qué evidencia científica nos hace pensar que el método tiene que funcionar en lo que importa (a largo plazo y manteniendo un cuerpo sin grasa extra)?

Y un comentario más: este señor dice que no le importaría debatir con personas que tengan una visión opuesta a la suya. Le invito a que lo haga, empezando por que justifique el origen de sus creencias:

  1. Que intente exponer lo que dice la Teoría CICO con rigor y sin emplear falacias (ver). O en caso contrario que reconozca que esa Teoría no es más que una hipótesis basada en juegos de palabras falaces.
  2. Que aporte la evidencia científica de que la dieta hipocalórica funciona cuando se sigue. Evidencia científica, no pensamientos, ni palabras, ni intuiciones. Hablo de perder el peso que nos sobra y mantener lo perdido a largo plazo
  3. Que explique cuál es la base real de su creencia de que esa dieta tiene que funcionar si se sigue.
  4. Que explique por qué, siendo que sus creencias no tienen ninguna base real, a la población se le hace creer que tienen que funcionar para adelgazar.

Cuatro preguntas concretas que demandan respuestas a lo preguntado. La primera norma de un buen debate es no ignorar las preguntas del oponente.

Edito: he dejado un comentario en la página del podcast enlazando a este comentario.

La ralentización del metabolismo y la “tumba metabólica”

En personas sobrealimentadas, se ponen en marcha mecanismos que se opondrán a la pérdida de peso cuando intenten crear un déficit calórico prolongado. Son múltiples, complejos, individuales e incluyen cambios en el gasto energético (comer menos > se gastará menos) además de señales fisiológicas que alterarán el apetito. Alberto Hernández

Todos creemos saber cuáles son las causas de que la dieta hipocalórica no funcione:

  1. La gente vuelve a sus viejos hábitos (i.e. vuelve a comer “demasiado”).
  2. Hacer dieta produce una ralentización del metabolismo que hace que la ingesta calórica que estaba sirviendo para bajar de peso ya no cree un “déficit calórico”.

El problema de estas explicaciones es que son parte de la Teoría CICO (o teoría del balance energético). Esa teoría está basada en una falsa ecuación del balance energético (es falsa porque en lugar de hablar de la energía total acumulada en el cuerpo, habla únicamente de la energía acumulada en un tejido concreto, el tejido adiposo), y en esa falsa ecuación únicamente se permite hablar de la fisiología/hormonas que afectan a 2 de los 3 términos de la ecuación. La Teoría CICO no permite hablar de la fisiología y hormonas que afectan al término 3 en la siguiente imagen. ¿Por qué no? Porque no.

Como decía, las explicaciones típicas de por qué fracasa la dieta hipocalórica son parte de la Teoría CICO:

  • ¿Se vuelve a “comer mucho”? Es hablar del término 1.
  • ¿Se reduce el gasto energético? Es hablar del término 2.

Yo mismo he caído en el pasado en la trampa de relacionar la recuperación del peso perdido con una reducción del gasto energético (ejemplo). Pero es erróneo, porque es seguir dando por supuesta la falsa causalidad impuesta por la pseudociencia del balance energético. A diferencia de lo que se da por supuesto en las injustificadas premisas de la Teoría CICO (ver), la causa de la recuperación de la grasa corporal perdida puede estar en los cambios fisiológicos que afectan directamente al tejido adiposo (ver). Pero, insisto, esos cambios no son permitidos en la Teoría CICO: esa teoría no permite que el tejido adiposo cambie por sí mismo, sólo los otros dos términos de la ecuación pueden hacerlo. Y no puede ser de otra forma, porque desde el momento en que esos cambios se tengan en cuenta, la Teoría CICO es demolida: toda la falsa causalidad de esa Teoría se basa en las injustificadas premisas de que el tejido adiposo es pasivo y que es la única energía que puede cambiar en el cuerpo (ver,ver).

La “tumba metabólica”

La recuperación del peso perdido no es demasiado rápida (entre otras cosas porque no se suele bajar mucho, así que el cuerpo tiene poco que recuperar). Por ejemplo, acumulando 5 g diarios, en tan sólo 3 años hemos recuperado 5.5 kg. Si asumimos que hemos bajado inicialmente 9 kg, estaríamos en una pérdida total al cabo de 3 años y medio de tan sólo 3.5 kg. No creo que estos datos sean muy diferentes de la realidad publicada en la literatura científica (ver)

Si creemos que el problema de esos 5 g diarios es que nuestro metabolismo se ha reducido 50 kcal/d llegaríamos a dos conclusiones:

  1. lo de la “tumba metabólica” es un mito sin sentido: la reducción del metabolismo es insignificante, y
  2. simplemente consumiendo un poco menos de comida se habría evitado el efecto.

Y, de hecho, esto es lo que nos cuentan los caloréxicos: nos dicen que lo de la tumba metabólica es una mentira y que sencillamente la gente come más de lo que dice y que el efecto rebote se podría haber evitado comiendo un poco menos (ejemplo,ejemplo,ejemplo,ejemplo):

se necesita que consumamos más calorías de las que gastamos, nunca se podrá dar un efecto rebote en una dieta hipocalórica. Si el peso se estanca, hay que dudar de que el consumo calórico sea el reportado.

Es lo que dice la Teoría CICO, que el método tiene que funcionar si se sigue. Si fracasa, la explicación es que no se ha seguido.

Pero, las conclusiones anteriores parten de una premisa injustificada, que es que la explicación de por qué se recupera el peso tiene que estar o bien en una ingesta calórica aumentada o en un metabolismo reducido. Pero, si la explicación está en el tercer término, las conclusiones son radicalmente diferentes:

Si tu tejido adiposo decide acumular cada día 5 g, al margen de cuánto estés comiendo o de cuánto ejercicio físico hagas, reducir aún más la ingesta energética o aumentar tus niveles de actividad física no son la solución para evitar ese proceso fisiológico.

Tu cuerpo puede haberse adaptado a lo poco que estás comiendo, aprovecha lo que necesita, que es menos de lo que necesitaba unos meses atrás, almacena esos 5 g diarios en el tejido adiposo, y disipa el resto como calor. Y, la clave de lo que estoy diciendo es que esos gramos no se acumulan por tener un gasto energético reducido, se acumulan porque la fisiología del tejido adiposo lo busca, toma la iniciativa para acumular grasa corporal. Con esa causalidad, comer unas calorías menos cada día no sólo no lo resuelve, sino que puede agravarlo un poco más, pues puede ser precisamente la escasez de comida lo que ha detonado ese proceso. Otra posibilidad es que se esté pretendiendo vaciar demasiado los adipocitos, un objetivo factible a corto plazo, simplemente comiendo menos, pero prácticamente imposible a largo plazo (ver).

Nótese por otro lado que se construye un hombre de paja: se convierte la teoría a desmontar en un caso extremo —¡tumba! metabólica— y se pretende haber refutado ese mecanismo simplemente demostrando que el efecto “no es extremo”, es decir, derrotando al hombre de paja. Como he tratado de explicar, no sólo hablar de la reducción del metabolismo como única causa posible es seguir dentro del injustificado paradigma energético, sino que un efecto realmente pequeño como recuperar 5 g diarios puede explicar la observada recuperación a largo plazo del peso perdido. Y no hay razones reales para pensar que consumir 5 gramos de grasa menos cada día sea la solución a ese problema. La Teoría CICO nos hace creer que sí, pero no es necesariamente cierto. Es sólo un hipótesis basada en errores de pensamiento y sin evidencia científica que la respalde.

Resumen

esto es un clavo directamente en el ataúd del daño metabólico y demás cuentos y magufadas. Héroe Fitness

Si cada día recuperas 5 g, el efecto puede parecerte pequeño, pero esa “insignificancia” supone no haber conseguido nada a largo plazo. Y el problema de hablar de la ralentización del metabolismo o de la “tumba metabólica” es que es un concepto perteneciente al injustificado paradigma energético: si una persona sigue consumiendo muy poca comida, ésa es la única causa permitida por la Teoría CICO para que la pérdida de peso se paralice. Pero es una trampa: la recuperación del peso perdido puede producirse por causas fisiológicas que la Teoría CICO —de forma injustificada— no admite como posibles.

Nótese que a todos la Teoría CICO nos ha parecido lógica en algún momento, pero es una teoría fraudulenta, no el corolario de una ley inviolable de la física. La Teoría CICO es charlatanería pseudocientífica.

Leer más:

Guyenet and Hall demonstrate that what does happen cannot really happen

(versión en español: pinchar aquí)

NOTE: a calorexic is a person that believes in the energy balance pseudoscience.

I reproduce below a text from Woo’s blog. Its authors are Stephan Guyenet, Kevin Hall and a third author. The bold type hightlighting is mine.

If decreased circulating fuels caused the development of common human obesity as described by the CIM, then experimentally decreasing circulating fuels should result in increased energy intake, decreased energy expenditure, and body fat accumulation. The drug acipimox reduces FFA levels by mimicking the effect of insulin to inhibit adipocyte lipolysis. In a 6-month trial, acipimox induced a persistent 38% reduction of plasma FFA levels in adults with obesity but did not impact energy or macronutrient intake, resting energy expenditure, or body composition. Thus, a key prediction of the CIM was not experimentally supported.

Woo argues that not to use results from insulin experiments, when it is clearly possible to do so, when they want to demonstrate something about insulin is a clear attempt to deceive (see). She obviously has a point, because it is difficult to understand how they do something like this.

Basically what the argument of Hall and Guyenet says is that no physiological factor can be fattening per se, because it would increase energy intake, reduce energy expenditure and fat accumulation would happen. According to these authors, since in a specific experiment with the drug acipimox none of the three things was observed, they deduce that it cannot happen in any case, including insulin.

In my opinion, to use a drug (acipimox) instead of insulin to demonstrate something about insulin, is quite relevant, since the extension of those results to a different physiological factor, such as insulin, necessarily implies that what they want to establish is a general principle valid for any supposedly fattening physiological factor. Otherwise, Hall and Guyenet would have only used experimental results related to insulin. What their text conveys is that they are questioning the causality of the carbohydrate-insulin model. That is the reason why they talk about the reduction of circulating fuels, something not necessarily caused by insulin, and they use a physiological factor different from insulin. They are trying to establish a general principle, which, according to them, the carbohydrate-insulin hypothesis fails to fulfill.

In short, their argument is that:

no physiological factor can produce energy accumulation in a tissue

because according to them neither the caloric intake nor the energy expenditure nor the accumulation of fat can be altered by a physiological factor. If they thought they could be altered, they would not use acipimox instead of insulin. I insist that it is the causality of the carbohydrate-insulin theory what they try to make believe that has no experimental support:

A key prediction of the CIM was not experimentally supported.

The argument is not limited to adipose tissue, since the accumulation of energy in any format and in any tissue within the body must have the same consequences from the point of view of the energy balance equation. And they clearly speak of “decreased circulating fuels” which is common to any tissue that stores metabolites. If it is argued that it cannot happen for adipose tissue, then it cannot happen for any tissue, since the effects on the terms of the energy balance equation of the accumulation/release of metabolites in a tissue are, a priori, similar for all tissues. Otherwise, their argument would be that when, for example, the liver accumulates fat there is no problem for the body due to having a little less fat to use, but that same body does not know what to do with a gram less of dietary fat when it is stored in the adipose tissue. Nonsense.

I suppose that at this point you are already asking yourself how is it possible that they are arguing this. They are Hall and Guyenet: that is the only explanation. It is time now to analyse their argument. My analysis is structured in the following sections:

  1. The main argument is a straw man
  2. It is false that they are talking about a key concept of the carbohydrate-insulin hypothesis
  3. If you want to know if there is fattening, look if there is fattening
  4. It is false that there must be effects in the terms of the energy balance
  5. Do we apply this criterion to other accumulations of energy in tissues?
  6. It is false that it has to happen. Other reasons
  7. Apart from being false, it is not measurable and may be never will be
  8. The CICO theory cannot explain the scientific results
  9. Conclusion

1. The main argument is a straw man

If decreased circulating fuels caused the development of common human obesity as described by the CIM, then experimentally decreasing circulating fuels should result in increased energy intake, decreased energy expenditure, and body fat accumulation.

Does the decreased circulating fuels cause accumulation of body fat? Let’s think about it for a moment. Is that what the carbohydrate-insulin hypothesis says?!!! Really? Let’s look at the figure, taken from an article that defends the carbohydrate-insulin model: do we see what causes the accumulation of body fat in that model?

The irrelevant, unnecessary and possibly non-existent decreased circulating fuels, is a possible consequence —a symptom that may not even exist!— of the accumulation of body fat, not its cause! Have you ever read an advocate of the carbohydrate-insulin hypothesis say that we gain weight because circulating fuels are reduced? Does this argument really have three authors? Have they no shame? Have they no shame?!!! Are they really twisting what the carbohydrate-insulin model really says in this way?

Moreover, the carbohydrate-insulin hypothesis says that insulin causes accumulation of triglycerides in the adipose tissue, triglycerides that would no longer be available to other tissues, for example to be dissipated as heat in muscle tissue (see,see). If there is no fattening, it is absurd to suggest that the circulating fuel will be reduced due to fattening. Can it be used to question that that causality is possible, an experiment with acipimox that, according to Hall and Guyenet, did not cause changes in body composition!!? What changes in energy intake and energy expenditure can we expect to find in these conditions? What changes?!!!! And they argue that the reduction of circulating fuels, which supposedly is the consequence of gaining weight, also did not cause weight gain. And that there were no effects on the energy balance terms caused by a fattening that did not happen for them is proof that … Fuck Hall and Guyenet!!!

Note that if they had not attributed to the carbohydrate-insulin model a false causality, different from the one actually proposed by this model, they could not have talked about the experiment with acipimox, because in the absence of fattening they could not justify their search for effects in the terms of the energy balance equation. That search only exists from the moment they make up that fattening is produced by a reduction of the circulating fuels. And that is a lie.

Moreover, it is the CICO theory the one that proposes that a decreased circulating fuels forces the adipocytes to release body fat, that is, makes us lose weight.

That is, Hall and Guyenet falsely attribute a fake causality to the carbohydrate-insulin model but that causality is the causality of their own model.

The drug acipimox reduces FFA levels by mimicking the effect of insulin to inhibit adipocyte lipolysis. In a 6-month trial, acipimox induced a persistent 38% reduction of plasma FFA levels

If in a drug experiment circulating free fatty acids are systematically reduced, if that does not result in a reduction in body weight, the causality that would be called into question, in any case, is that of the CICO theory!

In my opinion, the acipimox experiment doesn’t demonstrate that the CICO causality is false. What I find relevant is that Hall and Guyenet have conveniently attributed to the carbohydrate-insulin model a false causality, pretending to conclude that this model is not supported by the experimental evidence.

2.It is false that they are talking about a key concept of the carbohydrate-insulin hypothesis

On the other hand we have the idea that the terms of the energy balance equation cannot respond to the action of a tissue that decides to capture fatty acids.

A key prediction of the CIM was not experimentally supported.

Note that the idea that changes in energy intake and energy expenditure are a consequence of fattening is not a key idea of ​​the carbohydrate-insulin hypothesis. This is another straw man created by Hall and Guyenet to make believe that they are falsifying that theory by dismantling one of its pillars. In the carbohydrate-insulin hypothesis, fattening is a physiological process in which insulin plays a fundamental role, while the terms of the energy balance do not matter a cent! We only talk about changes in the terms of the energy balance for didactic reasons, trying to make calorexics understand at once that the carbohydrate-insulin hypothesis does not violate any law of physics, but not because those terms play a relevant role in this model. Of course calorexics do not understand that the energetic terms on which they have based their career are irrelevant. And they insert these terms even in the speech of those who deny the relevance of these terms.

 

Have a look at the figure above. In this model the energy balance terms cut no ice in the process of getting fat! According to the carbohydrate-insulin hypothesis, the changes in the terms of the energy balance are irrelevant for fattening, unnecessary for fattening and possibly non-existent in the presence of fattening symptoms. Key idea? !! Only if you try to deceive and you just do not understand that your believes are pure and simple charlatanism.

What is relevant in the carbohydrate-insulin model? The hormonal changes and if there is fat gain or there is not. Energy balance equation, they say? What is that?

3.If you want to know if there is fat gain, you check if there is fat gain

Another important problem with Hall and Guyenet’s argument is that if you want to know if a physiological factor is making you fat, what you have to do is a controlled experiment in which that physiological factor is applied and you check if there is growth in the adipose tissue. The terms of the energy balance are not relevant for that check, except when, as is the case here, someone wants to make us believe that what does happen cannot really happen.

It’s simple: if you want to test if insulin makes you gain fat,

  1. you use insulin and
  2. you check if there is fat gain.

That’s it!

If you use a drug that is not insulin and you look for changes in secondary, unnecessary, irrelevant and probably absent markers for fat gain, in that case do not dare to say you are not trying to deceive.

For example, in this experiment, with the same energy intake and the same levels of physical activity, injecting insulin produced body fat accumulation.

 

Selección_488

Have Guyenet and Hall demonstrated that this experiment, the one I am referring to, is wrong, because what happens in it is impossible? Not at all.

This one must be also wrong: the mice injected with insulin consumed less food, but finished the experiment with a percentage of body fat that was 65% higher than in those mice that were injected saline.

 

imagen_0088

Or this one, in which with the same energy intake, the more insulin injected the more body fat accumulated:

pone

 

And we have an epidemic of poorly done studies, because in this one at 12 months the group injected with insulin had a body fat 4.2 times greater than the other, with no differences in energy intake.

zh10021367360002

There are also experiments in humans in which while the caloric intake was reduced, body fat increased, in people who were injected insulin (see).

And insulin is not the only physiological factor that can cause increased body fat without increased intake: example, example, example, example, example.

I do not want to explain further here the experiments. The links lead to blog entries where you can check their details. I go on.

4. It is false that there must be effects in the terms of the energy balance

It is not true that if a physiological factor directly produces body fat accumulation, we must detect effects on the energy intake and energy expenditure terms of the energy balance equation. The energy balance of the adipose tissue is NOT the energy balance of the whole body (see,see).

For example, in these experiments a hormonal change caused body fat gain, without the concurrence of an increase in the energy intake. I mentioned above experiments with insulin injection where we find the same. The fact that there is no increase in the caloric intake does not mean that there has been no fat gain, or in other words, to gain fat does not imply that the caloric intake has to be changed.

For example, it is possible to lose body fat while muscle mass is increased, or just the opposite (see,see), a situation in which there is not necessarily a cahnge in the difference between energy intake and energy expenditure. And yet there is fat gain!! In this experiment the mice that gained more body fat were those that gained less weight, which shows that is nonsense to think that an increase in the size of the fat tissue must be accompanied by an increase in the caloric intake and a reduction in the energy expenditure.

Another example: in ventromedial hypothalamus lesions, body fat can accumulate without changes in the body weight or in the caloric intake (see).

It’s not true, because as I said,

the energy balance of the adipose tissue is NOT the energy balance of the whole body

Everyone understands this, except, apparently, Hall and Guyenet.

5. Do we apply this criterion to other energy accumulations in tissues?

Do you think it is possible for your liver to accumulate body fat due to physiological causes that are not related to the energy balance terms, for example due to the presence of sugar and fructose in the diet? (see) Do you think that the accumulation of energy in the liver is caused by an energy intake that exceeds your energy expenditure, because Hall and Guyenet have demonstrated it must be so? So, do you think it is possible to accumulate fat in the liver due to physiological causes not related to the whole body’s energy balance equation?

Do you think that not measuring changes in the energy intake or in the energy expenditure while accumulating fat in the liver (I’m not saying that the body weight changes) would show that the cause of the fatty liver cannot be physiological? Note that not measuring it does not mean that they the changes do not exist, just that they are not seen.

How are connected the accumulation of fat in the liver and the terms of the energy balance equation for the whole body? What are the physiological mechanisms that link them?

Are they really arguing that there cannot be physiologic causes for the accumulation of body fat in a tissue? A bad argument that is used only because someone doesn’t want to back down is called an ad-hoc argument. They cannot defend their argument, but that fact has not prevented them from using to advance their agenda.

Let’s talk about anabolic steroids. They make muscle mass grow (see). Do they work through a direct physiological/hormonal action in the muscle tissue, or is that impossible, as Hall and Guyenet have demonstrated, because our body would not know how to manage having a few grams less of metabolites, the ones used in that growth? Is the increase in the energy accumulated in the tissuemediated by changes in the terms of the whole body’s energy balance, or are the terms of the whole body’s energy balance irrelevant in the growth of the tissue? If the only thing anabolic steroids do is to increase the appetite and make us sedentary, can we achieve the same results just by eating more and moving less?

6. It is false that it has to happen. Other reasons

Kevin Hall says that an excess of just one gram of fat in our food intake explains the current obesity epidemic (30 kJ /d = 7.2 kcal/d):

A small persistent average daily energy imbalance gap between intake and expenditure of about 30 kJ per day underlies the observed average weight gain (source)

I think it is important to highlight this fact to be aware of the dimension of the obesity problem: we deal with a few grams per day net accumulation in the adipose tissue.

Suppose that of the 400g of food you consume today, 1 gram goes directly to your adipose tissue. What will be the effect in the following days? Voracious hunger? An increase in your caloric intake? You will feel tired due to the lack of nutrients? Are we kidding? Is that what you actually notice when one day you consume 399 g instead of the 400 g you eat on an average day?

Have you thought about the variation in your food intake from day to day? Do you think that when you eat 1 g less than an average day this causes some response in the caloric intake that is bigger than the natural and inevitable variations in your daily caloric intake? Do you think there is such an effect if you consume 5 g less than an average day?

Apart from the above, our body “wastes” much of what we eat as body heat. And the amount is not fixed: it is adaptive. If you eat a little more or a little less, your body can adapt without any problem to the intake of that day and dissipate as heat what is left over, maybe more, maybe less than the day before. There is no reason to eat more in the next days: your body has not felt deprived of food neither of the two days. It is not true that the fact that your adipose tissue accumulates triglycerides must have an effect on your caloric intake. The variation in the amount of available nutrients can be perfectly absorbed by a very slight change in the energy expenditure. The efficiency of the human body is variable and adaptive (see,see,see,see,see,).

If instead of eating 1g less than normal, your adipose tissue stores 1g of what you eat, is your body an impossible situation? How is this situation different from eating 1g less than the average you consume? Is the second case a problem, but not the first one? That’s what Hall and Guyenet are telling us:

  • Today you eat 1 g less than yesterday —> The body has no problem at all.
  • Today your adipose tissue decides to accumulate 1 g of what you eat as body fat —> That is an impossible situation, as demonstrated by not detecting changes in the energy intake nor in the energy expenditure in an experiment with acipimox.

The body would not know what to do with 1 gram less of food, but only in the second case … Ummmm, are they serious?

7. Apart from being false, it is not measurable and may be never will be

Another fallacy is to try to draw conclusions from what not only does not have to occur, but cannot be measured either.

If today you eat 1g less than normal (it is not an erratum, it is the hypothesis of Hall and Guyenet), what changes do you expect to find in your energy intake or energy expenditure the next day? Do you think that if this effect existed, it could be measured, as a change that is distinguishable from the natural daily variations in your energy expenditure and energy intake? And how would you distinguish it from those natural variations?

What do you think is the resolution and precision of the state-of-the-art measure systems that can be used to measure the food that actually enters the body and the energy expenditure you have on a specific day? Even if you do not understand the concepts of precision and resolution, do you think that with current technology you can reliably measure that your body has spent 10 kcal less than the previous day, while controlling the actual caloric intake (food actually absorbed) with better accuracy than those 10 kcal? Are Hall and Guyenet pretending that these measures can be made in order to draw valid conclusions from them?

In any case, as I explained before, there does not even have to be an effect to measure.

8. The CICO theory cannot explain the scientific results

Hall and Guyenet are two of the greatest advocates of the energy balance charlatanism. Their ridiculous attack to the carbohydrate-insulin hypothesis can only be explained by the interest of these two gentlemen to defend the dogmas on which they have based their career and their book, respectively.

Do they question their dogmas with the same intensity with which they question the carbohydrate-insulin hypothesis? I would say they do not.

If there is no local effect of insulin, unrelated to the energy balance, how is it explained that insulin injections change the distribution of body fat in the body? An effect mediated by changes in the energy intake and the energy expenditure cannot explain that observation (see).

How does the CICO theory explain the spatial correlation between insulin concentration and adiposity detected especially before insulin resistance develops? (see)

If a physiological factor cannot cause fat gain by mechanisms different of changing the caloric intake and the energy expenditure, how can this experiment be explained in which the rats that consumed half the calories than others gained more body fat? How does the CICO theory explain this experiment? It is important to highlight that the CICO theory is not what the First Law of Thermodynamics says (see).

In this experiment, there were no differences in the caloric intake, but there was greater body fat accumulation in the group injected with insulin. If we store as body fat what is left over when our body has spent to meet its needs, did the mice in one of the groups suddenly have less “energy needs”?

imagen_1964

Is it possible that the body spends what is left after we have gained body fat? (see) Have they considered this possibility? Why do they discard it? What would we expect to find in the uncoupling proteins activation in each case?

9. Conclusion

Theories have to be coherent with scientific experiments, not the other way round (see). If someone wants to say that the composition of the diet has no effect on the adipose tissue, or that there are no effects in that tissue that the calories and the distribution of macronutrients cannot explain, they must first give an explanation for what has been published in the scientific literature (see). Hundreds of perfectly controlled experiments are wrong? Really? Do we have to believe that Hall and Guyenet have not seen all that evidence?

these findings nonetheless corroborate a substantial body of evidence showing the uniquely potent fattening effect of insulin, regardless of calories consumed (source)

Hall and Guyenet have not found all that evidence published in scientific journals, but they have found an experiment with acipimox. They are amazing!

In short, Hall and Guyenet say that they have shown that what the scientific evidence shows, does not really happen. Oh my!

Note: This is not the first time that Stephan Guyenet, PhD has used BS arguments to make people believe that insulin does not make you fat (example,example,example,example,example,example). And his arguments in defense of sugar are inappropriate for someone with an academic degree (see,see).

Note: Guyenet and Hall’s paragraph has 125 words, my comment has 4000. Brandolini’s Asymmetry Principle.

Further reading:

Insulina basal, subidas postprandiales de insulina e hipótesis carbohidratos insulina

¿Se puede perder peso a corto plazo con una dieta alta en carbohidratos? Sí, se puede. Está perfectamente documentado en la literatura científica. A corto plazo, posiblemente hasta parece que se pierde más grasa corporal que con una dieta baja en carbohidratos que tenga las mismas calorías (ver). Casi cualquier dieta sirve para perder peso a corto plazo, pero ninguna ha demostrado éxito a largo plazo en un experimento científico (ver).

¿Se puede adelgazar simplemente “comiendo menos”, al margen de qué dieta sigas? Esa afirmación no tiene fundamento, si estamos hablando de perder una cantidad importante de peso y mantener lo perdido a largo plazo (ver).

Los resultados a corto plazo nunca pueden ser prueba de que una dieta es útil para adelgazar. Porque los resultados a corto plazo (los que a nadie le interesan) no son los resultados a largo plazo (los que busca la persona que quiere bajar de peso).

¿Puede una dieta hacer subir la insulina repecto de la dieta normal y que al mismo tiempo se pierda peso corporal? ¿Por qué no? Hipotéticamente, se puede incluso perder grasa corporal, si el suministro dietario de grasa corporal está reducido. Para que la grasa entre en los adipocitos —suponiendo que no hay de novo lipogénesis—, en principio hacen falta tanto grasa dietaria como las condiciones hormonales adecuadas para que esa grasa sea almacenada de forma neta (ver). En teoría, una dieta alta en carbohidratos y sin prácticamente grasa dietaria puede evitar que se den ambas condiciones, al menos a corto plazo. Pero la dieta hipocalórica es, por definición, insostenible a largo plazo, salvo que se quiera jugar con la salud. La dieta hipocalórica no es una forma de comer, ni un estilo de vida: es un tratamiento cortoplacista que se tiene que abandonar, tarde o temprano. Y la pregunta más relevante es: ¿qué cambios va a inducir la restricción de comida en nuestra fisiología a largo plazo y qué pasará cuando se retome una ingesta normal? Hablar de resultados a corto plazo ocultando lo que realmente importa, que es el largo plazo, es engañar a la gente.

Voy a hablar del experimento que se cita en este tuit. El mensaje que se nos manda es que “se perdió peso a pesar de que la insulina subió“. Lo que vamos a ver es que:

  • Son datos de 3 preadolescentes.
  • El experimento es a cortísimo plazo (1-2 meses de seguimiento de la dieta).
  • Se mezclan los efectos de las dietas testeadas.
  • Las dietas son extremas, con tan sólo 2g de grasa dietaria en la high-carb.
  • El dato de insulinemia que se da en la gráfica no es “la insulina”: es insulina basal (en ayunas). Para lo que quiero contar en esta entrada, éste es el punto clave.
  • No se nos da una comparación del efecto de las dietas en la grasa corporal.

Los datos del experimento

La gráfica mostrada en el tuit se corresponde con únicamente 3 preadolescentes, de 13 y 14 años de edad. Aunque, como vamos a ver, ése es el menor de los problemas, quizá no deberíamos asumir que estos resultados son generalizables a personas cuyo estado fisiológico puede ser muy diferente.

Si miramos con detalle la gráfica bajo estas líneas, lo que vemos es que cada dieta se ha seguido durante 4 semanas, y que aunque la high-carb se ha seguido durante 8 semanas, ha sido con un periodo de low-carb por en medio. Se están mezclando los efectos de las dietas, pues la low-carb, por ejemplo, ha sido precedida de un mes de una dieta con tan sólo 2 g de grasa dietaria. En otros experimentos para evitar mezclar los efectos de dos dietas se introducen periodos de dieta normal antes de cambiar a la otra dieta. En definitiva, resaltar que es un experimento con un diseño discutible, y de 1-2 meses de seguimiento de la dieta. En casi todos los casos se pierde peso, pero no sabemos ni qué cantidad total ni cómo cambia la composición corporal con cada una de las dietas. ¿Qué dieta hace perder más grasa corporal? No nos lo dicen. Tampoco es que sea muy relevante no tener el dato, pues lo realmente importante es qué va a suceder a largo plazo. ¿Para qué sirve saber lo que sucede el primer mes de hacer dieta?

En definitiva, de un experimento en el que juntando todas las dietas tenemos una duración de 3 meses, nada podemos concluir sobre qué sirve o qué no sirve para adelgazar (ver). Como mínimo, hay que exigir datos al cabo de 4-5 años, o, en su defecto, evolución temporal del peso muy detallada durante los dos primeros años, los suficientes para observar la tendencia, la evolución.

En cuanto a la composición de las dietas, éstas eran de 1500 kcal/d, y la dieta alta en carbohidratos apenas tenía grasa (1% de las calorías, equivalente a 2 g diarios) y la baja en carbohidratos no tenía carbohidratos:

Protocol 2 — hypocaloric diet. After stabilization for two weeks on an ad-lib diet as described above, three subjects were given a 1500-calorie, high-CHO liquid-formula diet (CHO 72 per cent, fat 1 per cent and protein 27 per cent) for four weeks, followed by a 1500-calorie, low-CHO formula diet (CHO 0 per cent, fat 74 per cent and protein 26 per cent) for four weeks and then returned to the high-CHO formula for an additional four weeks. Basal levels of plasma insulin were monitored twice weekly during the protocol, and oral glucose tolerance tests were performed at the end of each period of dietary manipulation.

La insulinemia basal no guarda relación con la hipótesis carbohidratos-insulina

Hemos visto que en la gráfica anterior se nos dan datos de “insulina en plasma” (i.e insulinemia). Si miramos el pie de figura, o leemos el texto del artículo, veremos que lo único que se midió en el experimento fue la insulinemia basal, medida a primera hora de la mañana y tras un mínimo de 12 horas de ayuno. Un hecho importantísimo.

Glucose was measured by the AutoAnalyzer ferricyanide technic, and plasma insulin was determined by double-antibody radioimmunoassay. Blood samples were routinely obtained for analysis between 7 and 8 a.m. after an overnight fast, with food being withheld from 7 p.m. on the previous evening.

La glucosa se midió con la técnica de ferricianuro AutoAnalyzer, y la insulina plasmática se determinó mediante radioinmunoensayo de doble anticuerpo. Se obtuvieron rutinariamente muestras de sangre para el análisis entre las 7 y 8 a.m. después de un ayuno nocturno, y se evitó la comida desde las 7 p.m. en la noche anterior.

Es decir, es una medida puntual en el día, realizada dos veces por semana, de la concentración de insulina en sangre (insulinemia). Muy importante: la medida se toma tras un mínimo de 12 horas de ayuno: es decir, la medida refleja los niveles en los que se estabiliza el sistema de regulación de la glucosa-insulina en sangre (ver). ¿Qué relación guarda esa medida con la composición de la dieta? ¿Por qué la insulinemia basal es más alta en unas dietas que en otras? ¿Qué causa una insulinemia basal elevada? A priori, la conexión de ese nivel basal registrado a primera hora del día con los picos de insulina postprandiales (generados tras la ingesta) es, en cualquier caso, indirecta e incierta.

Quizá podríamos formular la hipótesis carbohidratos-insulina de la siguiente forma (ver,ver):

Los antinaturales picos de insulina postprandiales causados por productos como el azúcar y la harina fomentan la acumulación neta de grasa corporal al final del día. El desarrollo de resistencia a la insulina podría tener un papel causal importante durante el proceso de engordar.

¿Dice la hipótesis-carbohidratos insulina que el engorde se produce por una elevación de la insulinemia basal? No, no dice eso: esa hipótesis habla del efecto de la comida, de los picos postprandiales. Si lo pensamos un momento, los niveles de insulina al final del ayuno nocturno, son los niveles con los que nuestro cuerpo está liberando grasa corporal (ver gráfica bajo estas líneas), no los niveles postprandiales con los que nuestro tejido graso acumula grasa corporal de forma neta tras las comidas. A lo largo del día, nuestros adipocitos almacenan grasa tras las comidas y la liberan por la noche (suponiendo que esa persona hace 3 grandes comidas en el día (ver);

Selección_497

Lo que quiero resaltar es que si hablamos de la insulina basal, no estamos hablando de la cadena de causalidad de la hipótesis carbohidratos-insulina.

A fundamental precept of the carbohydrate–insulin model of obesity is that insulin secretion drives weight gain. However, fasting hyperinsulinemia can also be driven by obesity-induced insulin resistance. (fuente)

Un precepto fundamental del modelo carbohidratos-insulina para la obesidad es que la secreción de insulina impulsa el aumento de peso. Sin embargo, la hiperinsulinemia en ayunas también puede ser provocada por la resistencia a la insulina inducida por la obesidad.

A recent Mendelian randomization analysis cast doubt on the carbohydrate–insulin model, finding no evidence for a causal relationship between fasting insulin and body mass index (BMI). However, in the carbohydrate–insulin model, it is insulin secretion in response to carbohydrate, not fasting insulin, that influences weight gain, in part because the latter is strongly confounded by insulin resistance (fuente)

Un reciente análisis de aleatorización mendeliana arrojó dudas sobre el modelo carbohidratos-insulina, al no encontrar evidencia de una relación causal entre la insulina en ayunas y el índice de masa corporal (IMC). Sin embargo, en el modelo carbohidratos-insulina, la secreción de insulina en respuesta a los carbohidratos, no la insulina en ayunas, influye en el aumento de peso, en parte porque esta última está fuertemente afectada por la resistencia a la insulina.

¿Y si la insulina es engordante, tener una insulinemia basal elevada no debería ser engordante? No necesariamente. Es un hecho conocido que la hiperinsulinemia (insulina en plasma elevada) sostenida produce resistencia a la insulina, por ejemplo regulando a la baja los receptores celulares de insulina. Recordemos que, por ejemplo, los adipocitos que están en la zona de la vena portal, están sometidos a niveles de insulina más elevados que los del resto del cuerpo, y no necesariamente engordan continuamente (ver,ver,ver), y también sabemos que la gente que tiene exceso de peso puede mantener su peso estable a pesar de tener niveles de insulina más elevados de lo normal (ver). Un adipocito sometido de continuo a un nivel elevado de insulina se hace resistente a la insulina.

The 24-h insulin exposure of cultured human adipocytes decreased insulin sensitivity and responsiveness. These decreases are similar in control, obese NGTT, and obese NIDDM patients. Also, the extent of down-regulation of the insulin receptor by insulin under in vitro conditions was similar in the three groups of patients. (fuente)

La exposición a insulina durante 24 h de adipocitos humanos cultivados disminuyó la sensibilidad y la capacidad de respuesta a la insulina. Estas disminuciones son similares en pacientes control, con NIDDM y obesos NGTT. Además, el grado de regulación a la baja del receptor de insulina por la insulina en condiciones in vitro fue similar en los tres grupos de pacientes

Basal hyperinsulinemia perpetuates insulin resistance by a wide range of mechanisms. (fuente)

La hiperinsulinemia basal perpetúa la resistencia a la insulina por una amplia gama de mecanismos

studies also suggest that a high level of insulin may lead to insulin resistance, especially in the presence of fatty acids […] Those studies consistently support that overproduction or supply of insulin leads to hyperinsulinemia, and causes insulin resistance in human and animal models. (fuente)

Los estudios también sugieren que un nivel alto de insulina puede conducir a la resistencia a la insulina, especialmente en presencia de ácido grasos. Esos estudios respaldan sistemáticamente que la sobreproducción o suministro de insulina conduce a la hiperinsulinemia y causa resistencia a la insulina en modelos humanos y animales.

Continuous exposure to insulin causes a reduction in the number of receptors exposed on the cell surface by promoting internalization as well as degradation of hormone-occupied receptors (fuente)

La exposición continua a la insulina causa una reducción en el número de receptores expuestos en la superficie celular mediante la promoción de la internalización y la degradación de los receptores ocupados por hormonas

Y no es lo mismo el nivel de insulina basal que una subida transitoria de la insulinemia:

  • Una subida aguda de la insulina estimula, pero
  • niveles persistentemente elevados desensibilizan:

An acute rise in insulin is stimulatory, but persistently elevated levels of insulin desensitize the target cells through multiple mechanisms, including effects at the level of the insulin receptor and at several sites beyond the receptor. A sustained elevated level of insulin, immaterial of its origin, typically leads to generalized insulin resistance (fuente)

Un aumento agudo de la insulina es estimulante, pero los niveles persistentemente elevados de insulina desensibilizan las células objetivo a través de múltiples mecanismos, incluidos los efectos a nivel del receptor de insulina y en varios sitios más allá del receptor. Un nivel elevado sostenido de insulina, independientemente de su origen, típicamente conduce a una resistencia generalizada a la insulina

En definitiva, niveles basales elevados no son equivalentes a un pico postprandial, pues los primeros están relacionados con resistencia a la insulina y cuando hay resistencia a la insulina el cuerpo alcanza la homeostasis (equilibrio) en niveles de insulina más elevados. Una insulinemia basal elevada no necesariamente causa acumulación de grasa corporal. Y eso nada tiene que ver con el efecto en el cuerpo del pico de insulina creado por una carga de azúcar/harinas. Y tampoco nos dice nada sobre si ha habido engorde durante el proceso de alcanzar el nuevo punto de equilibrio.

High insulin levels in blood may arise from primary hypersecretion (postulated to cause weight gain) or as a compensatory response to insulin resistance (a mechanism that may protect against weight gain, especially if present in adipose tissue). Therefore, simple observational studies of fasting insulin and body weight do not provide a meaningful test of the CIM. (fuente)

Los niveles altos de insulina en la sangre pueden surgir de la hipersecreción primaria (que se postula que causa aumento de peso) o como una respuesta compensatoria a la resistencia a la insulina (un mecanismo que puede proteger contra el aumento de peso, especialmente si está presente en el tejido adiposo). Por lo tanto, los estudios observacionales simples de la insulina en ayunas y el peso corporal no ponen a prueba de forma significativa el modelo carbohidratos-insulina.

Un par de estudios

Un par de artículos publicados recientemente encontraron:

  1. Que no había relación estadística entre insulinemia basal y el IMC (fuente)
  2. Que no había relación estadística entre insulinemia basal y pérdida de peso (fuente)
  3. Que había relación estadística entre la propensión genética a segregar insulina postprandialmente y el IMC (fuente)

Como supongo que vamos intuyendo, no hay incongruencia en esos resultados.

Curiosamente, en el primero de esos estudios, en su título y cuando fue difundido en redes sociales, la palabra “basal” o “en ayunas” mágicamente había desaparecido. Como se puede comprobar en esta página, muchísimos caloréxicos celebraban en twitter lo que creían la prueba definitiva que enterraba la hipótesis carbohidratos-insulina:

 Insulin does NOT cause obesity.

La insulina no causa obesidad.

¡Victoria!

Un momento, vamos a ser un poquito más rigurosos:

Fasting insulin does NOT cause obesity.

La insulina en ayunas no causa obesidad.

Oh, vaya, esto es otra cosa: habían derrotado a un hombre de paja, pues la insulinemia basal no es toda la historia: sólo es una medida puntual a lo largo del día y, además, sin relación evidente con la composición de la dieta. No es “la insulina” y nada tiene que ver con la causalidad propuesta en el modelo carbohidratos-insulina. No es de extrañar que la palabra “fasting” no estuviera en todos esos tuits.

Otro hombre de paja, éste de Guyenet, PhD

Recordemos que Stephan Guyenet, PhD también ha empleado datos de insulina en ayunas para tratar de desacreditar la hipótesis carbohidratos-insulina.

no veo cómo eso encaja en la idea de que un nivel de insulina en ayunas elevado es la causa de la obesidad común. Stephan Guyenet, PhD

No son resultados a largo plazo

Los resultados a corto plazo de una dieta no tienen por qué decirnos nada sobre los resultados a largo plazo de esa dieta (ver,ver)

Imaginemos un poco: imaginemos que este experimento sí es a largo plazo y en los resultados a largo plazo la dieta low-carb hace perder más peso corporal que la low-carb, al tiempo que en esta última la insulinemia basal es más elevada (ver). ¿Demostraría una insulinemia basal más elevada en el grupo high-carb que la hipótesis carbohidratos-insulina es correcta? Creo que en ese caso se usarían los mismos argumentos que yo he dado para resaltar que la insulinemia basal nada tiene que ver con la hipótesis carbohidratos-insulina.

Causa y solución

Por otro lado, creo conveniente hacer una reflexión: los picos de insulina causados por azúcares y harinas podrían ser causa del problema, y al mismo tiempo seguir una dieta sin azúcar/harina podría no ser una solución efectiva. Pensemos en la hiperplasia del tejido adiposo, por ejemplo (ver). El experimento que estamos comentando es de pérdida de peso: nada nos dice sobre por qué engordamos ni, por tanto, sobre el papel desempeñado por la composición de la dieta en ese engorde. Que una dieta low-carb no sea efectiva como solución no es una demostración de que azúcar y harina no sean parte de la causa.

Leer más: