“Las excusas no queman calorías”

En el vídeo este señor nos llama a los obesos “vagos pedazos de mierda” (“lazy pieces of shit“). Pero, por favor, no caigamos en la trampa: no centremos la atención en sus insultos. Lo que realmente hace daño del discurso de este señor es el argumento:

Me gustaría señalar el elefante en la habitación. El elefante en la habitación eres tú: eres una mujer gorda. Y estás gorda por una razón: quemas menos calorías de las que consumes. Aquí tengo una idea fantástica para una dieta: quema más calorías de las que ingieres.

Nuevamente, creo que es contraproducente centrarnos en el insulto (llamar “elefante” a una mujer obesa sólo demuestra la catadura moral del sujeto). No porque no haya razones para reprocharlo, sino porque, en mi opinión, el verdadero daño lo hace con el “argumento”.

La atribución de controlabilidad

Comportamientos execrables como el que hemos visto en el vídeo son posibilitados por la gran mentira: la teoría del balance energético. Esa teoría nos explica por qué engordamos (“has quemado menos calorías de las que has consumido”) y qué tenemos que hacer para adelgazar (“quemar más calorías de las que consumimos”). Y el corolario es que sabes lo que tienes que hacer para no engordar y sabes lo que tienes que hacer para adelgazar, por lo que tienes el control de tu peso corporal. Engordar es tu responsabilidad, por no haber sabido rectificar a tiempo tu mal comportamiento, y no adelgazar sólo demuestra tu falta de interés en tener salud. Éste es el mensaje realmente destructivo, no tanto los insultos, sin ánimo alguno de disculparlos. Cualquiera que pasee un poco por blogs de gente que intenta perder peso se dará cuenta de cómo ese discurso está interiorizado en la mente de los/las obesos/as: se culpan de no lograr resultados, empleando expresiones como “tengo que dejar de poner excusas“, “tengo que dejar de engañarme a mí misma“,”si no adelgazo es porque no quiero“, o expresiones de autoculpabilización similares, que denotan que creen saber lo que tienen que hacer.

Disculpar la conducta del obeso hablando de que es muy difícil resistirse al “entorno obesogénico“, no hace ningún favor, pues es reforzar el mensaje de que el obeso sabe qué tiene que hacer y que el problema está en su conducta. Hay que combatir esa trampa y seguir informando de la inefectividad del tratamiento (ver).

“Las excusas no queman calorías”

En temas de obesidad, hasta el más tonto cree entender lo que dicen las leyes de la física: “no puedes engordar si no comes de más”. Creemos saber que “quemar calorías” es la solución: come menos y/o haz más ejercicio (ver). Y si la gente no consigue adelgazar, será porque comen más de lo que dicen, o sea porque en realidad no siguen la dieta. Tienen un problema de comportamiento: no pueden controlar el apetito y acaban comiendo “de más”. Que busquen la ayuda profesional de un psicólogo (ver). Si no pueden evitar que sus hijos engorden, que el estado intervenga (ejemplo).

“Soy obeso y la culpa es de la sociedad”. Victimismo, elemento característico de la gente con sobrepeso

Deja de poner excusas, es tu responsabilidad hacer lo que sabes que tienes que hacer para adelgazar“. En nuestra arrogancia, sólo estamos pensando en por qué falla el obeso (ver,ver). Pero, ¿y si es el consejo lo que es erróneo? ¿Y si todo lo que el obeso cree saber sobre las causas y soluciones a la obesidad, no es más que una gran estupidez propagada por “científicos” ineptos y “profesionales” de la salud incompetentes? En mi opinión, no somos más que asnos con ropa (ver), incapaces de darnos cuenta de nuestras propias limitaciones intelectuales e incapaces de considerar que posiblemente no somos ni más inteligentes, ni más responsables, ni tenemos más fuerza de voluntad que una persona obesa. Simplemente no entendemos nada y ni siquiera tenemos la inteligencia suficiente para plantearnos si somos nosotros los equivocados.

As I watch this or that obese person waddle down a sidewalk, I realize that I know none of the answers to any of these questions, which makes me feel utterly unqualified to impose any judgment on their moral character. Instead, I find myself thinking how difficult it must be to be them (fuente)

Cuando veo una persona obesa por la calle, me doy cuenta de que no conozco ninguna de las respuestas a esas preguntas, lo que me incapacita para realizar ningún juicio sobre su carácter moral. Más bien lo contrario, me lleva a pensar lo difícil que debe de ser para ellos.

Leer más:

Anuncios

El alto coste de la falsa esperanza en el tratamiento de la obesidad (1 de 2)

Obesity treatment: the high cost of false hope

Artículo de hace 26 años. Un par de extractos de ese artículo, seguidos de mi traducción:

Although millions seek treatments for obesity, the benefits of treatment have been overstated. For most people, treatment is not effective; the majority of the obese struggle in vain to lose weight and blame themselves for relapses. Repeated experiences of failure add to the psychologic burden caused by the social stigma and the presumption of psychopathologic conditions attached to obesity. Many therapists may be contributing to this psychologic damage by giving their patients false hope for success

Aunque millones de personas buscan tratamientos para la obesidad, los beneficios del tratamiento han sido exagerados. Para la mayor parte de la gente no es efectivo; la mayoría de los obesos se esfuerzan en vano en perder peso y se culpan por las recaídas. Las repetidas experiencias de fracaso se suman a la carga psicológica causada por el estigma social y por la presunción de condiciones psicopatológicas asociadas a la obesidad. Muchos terapeutas pueden estar contribuyendo a este daño psicológico ofreciendo a sus pacientes falsa esperanza de éxito

it is now widely agreed that obesity treatment is, in general, ineffective; moreover, it may be argued that in many cases obesity treatment is destructive. It may provide patients with failure experiences, expose them to professionals who hold them in low regard, cause them to see themselves as deviant and flawed, confuse their perceptions of hunger and satiety, and divert their attention away from other problems.

mucha gente coincide en señalar que el tratamiento para la obesidad es, en general, inefectivo; es más, se puede argumentar que en muchos casos el tratamiento de la obesidad es destructivo. Puede proporcionar a los pacientes experiencias de fracaso, exponerlos a profesionales que los tienen en baja consideración, provocar que se vean a sí mismos como no normales o defectuosos, confundir sus percepciones de hambre y saciedad, y desviar su atención de otros problemas.

Canadian Obesity Network. Algunos derechos reservados

Que el “come menos y muévete más” no funciona, se sabe desde hace mucho tiempo (ver,ver). Y los efectos del fracaso sobre la autoestima son dañinos. Pero nada cambia: la industria de la pérdida de peso sigue recetando el mismo tratamiento de origen pseudocientífico, sigue ocultando que ese tratamiento no funciona y sigue culpando del fracaso al propio obeso. Lamentablemente, los obesos tienen interiorizado ese discurso y se siguen culpando a sí mismos de no poner suficiente esfuerzo para adelgazar. Es un atropello y una estafa que como sociedad no sólo no combatimos, sino que estamos fomentando.

NOTA: los “expertos en culpar al cliente” te dirán que lo que te frustra es haberte puesto objetivos demasiado ambiciosos, como perder demasiado peso en poco tiempo, o simplemente haberte propuesto cambiar de hábitos. Insisten machaconamente en que el problema son tus irreales expectativas o que te propones objetivos demasiado ambiciosos para ti, que eres basura incapaz de esforzarse en lograrlos. La culpa siempre es tuya, que no vales nada, nunca de su incompetencia recetando una dieta que la evidencia científica dice que no funciona (ver).

El único objetivo realizable, en general, es leer mucho sobre nutrición y pérdida de peso y, en base a ello, tratar de comer lo mejor posible (o sea, “comida”): cómo va a responder tu cuerpo a lo que comas NUNCA está bajo tu control. Intentarlo con conocimiento, sin confiar en quien no merece tu confianza, sí es posible.

Ir a la segunda parte del artículo.

Leer más: