Que no se pueda medir lo que importa no hace importante lo que sí se puede medir (II)

Podríamos definir la ciencia como el conjunto de explicaciones testeables (o falsables) que constituyen lo que creemos saber sobre cómo funciona el universo. El proceso de comprobación de que una explicación (e.g. que la causa C tiene el efecto E) es verosímil es una parte nuclear de lo que se considera ciencia: es lo que se denomina “método científico“.

Si una hipótesis no se puede someter al escrutinio del método científico, no es científica.

Esto no quiere decir que una hipótesis falsable sea necesariamente “ciencia”. Falsable quiere decir que puede someterse a examen, no que vaya a superar con éxito ese examen. Si no es falsable ni siquiera tiene opción de convertirse en “ciencia”.

Por ejemplo, la hipótesis de que “lo único que afecta a nuestra grasa corporal es el contenido energético de la comida” es falsable, pero no supera el examen, pues es demostrada falsa por las pruebas científicas, en humanos y en animales (ver). Por el contrario la afirmación de que “las calorías importan” no es científica, pues su ambigüedad hace imposible someter a examen la hipótesis: ninguna observación puede demostrar que es incorrecta porque no se sabe qué predice la hipótesis (ver).

Si una hipótesis es sometida a múltiples y exigentes tests, ésta demuestra solidez, no corrección. Una hipótesis que supera satisfactoriamente los tests a los que es sometida puede ser aceptada como teoría científica. Pero, insisto, un alto grado de corroboración experimental no es garantía ni sinónimo de corrección. El grado de corroboración es un concepto de probabilidad o confianza en que la teoría sea correcta, no la certeza de que lo sea.

¿Qué observación demostraría falsa la hipótesis? Si ninguna observación puede demostrar falsa una hipótesis, esa hipótesis no es científica (ni puede, por tanto, ser candidata a ser aceptada como teoría).

Cuando el método científico no es posible…

Es imposible hacer un experimento en humanos que aporte luz sobre enfermedades crónicas (i.e. que se desarrollan a lo largo de décadas): no se puede hacer un experimento con cientos de miles de personas durante decenas de años en las que se controle al milímetro qué se come, qué actividad física se realiza y qué medicación usan los participantes.

Cuando no es posible hacer ciencia, la pseudociencia ocupa su lugar: los datos, opiniones y experimentos que no sirven de nada porque no demuestran nada ni refutan nada son encumbrados como “la ciencia”. Por ejemplo:

  • Se hace un experimento de dos semanas de duración con una veintena de participantes (ver). Y se hace lo que no se puede hacer, que es sacar conclusiones a largo plazo sobre qué es lo que debe comer una persona con diabetes.
  • Se hacen estudios epidemiológicos en los que los datos de consumo son inventados y se hace lo que no se puede hacer, que es deducir que cambios risibles en el consumo de ciertos nutrientes concretos causan diferencias risibles en nuestra salud (ver).
  • Se recurre a modelos matemáticos de sistemas complejísimos en los que se implementa una única hipótesis y se deduce que el modelo confirma que esa hipótesis es la explicación correcta (ver,ver), haciendo la vista gorda ante la incapacidad del modelo para reproducir la realidad (ver,ver,ver). Se hace lo que no se puede hacer: los modelos son interpretados como prueba y no como lo que son, que es una simple implementación en lenguaje matemático de una hipótesis. Los modelos nunca se contrastan con experimentos reales porque los experimentos necesarios para validar los modelos  (i.e. a largo plazo y con suficiente número de participantes y control de variables) no son realizables. La complejidad del problema no es interpretada como imposibilidad de ser modelizada, sino como excusa para reducir la exigencia a los modelos y extender las capacidades probatorias de estos.
  • Se recurre a la falacia de autoridad: el método científico deja de ser requerido para validar el conocimiento. La “verdad del momento” se convierte en lo que afirma tal o cuál asociación (ver) o se promueve la idea de que la ciencia se crea por consenso (ejemplo). El método científico es ignorado: la autoridad dictamina qué es ciencia y qué no es ciencia.

Cuando el método científico no es aplicable, en lugar de aceptar que una disciplina no es científica lo que sucede es que llegan las excusas para justificar que el método científico no es necesario para crear conocimiento científico (ejemplo).

¿Qué sostiene la charlatanería?

  • El pensamiento grupal, que es el dios de los autodenominados “escépticos”. Repetir de forma acrítica los dogmas de la manada tiene asociadas ventajas sociales y permite que cualquier mendrugo adquiera “virtud barata”. Es muy fácil ser parte de algo y ser paladín de la ciencia: sólo tienes que decir lo que el grupo dice.
  • Las estructuras de poder jerárquicas, cuyas “guías” imponen de arriba hacia abajo tanto el conocimiento científico como la “charlatanería oficialmente establecida” (ver). Basta con hablar del colesterol, de las recomendaciones dietéticas o del tratamiento de la diabetes para ver que esas estructuras jerárquicas enquistan las charlatanería en nuestras instituciones.
  • Las Universidades, con profesores tan competentes y capacitados que no dan para más que enseñar la misma pseudociencia que a ellos se les enseñó (ver) y departamentos universitarios enteros dedicados a la pseudociencia, como los de epidemiología.
  • El ego y el instinto de autoprotección: reconocer que durante años has estado defendido ideas claramente estúpidas no está en la naturaleza del ser humano (ver). En muchos casos supone reconocer que la actividad comercial o la formación que se ha recibido son una basura.

Sólo algunas pseudociencias están fuera del “sistema”: las más dañinas las cultivamos dentro.

NOTA: los “escépticos” no necesitan criticar las pseudociencias oficiales porque confían en que la “ciencia oficial” se cura sola: si es erróneo será rectificado en el futuro. Alguien hará la rectificación, no es necesario mover un dedo. La complicidad con peligrosa charlatanería e incapacidad para pensar por uno mismo se disfrazan de responsabilidad y cautela. 

Leer más:

Dedicado a Nacho Julián

El pensamiento profundo alcanza una nueva cima con Nacho Julián, el crítico de cine:

— Define qué significa exactamente “las calorías importan”.

— Las calorías importan.

Como adorador de la resta mágica que es, no era de esperar otra cosa que esta respuesta.

Leer más:

Crónicas caloréxicas (VIII): José Miguel Mulet

José Miguel Mulet, científico y profesor universitario, nos da las claves para adelgazar:

Adelgazar requiere una disciplina, ingerir menos calorías, y hacer más deporte. Y no hay más. José Miguel Mulet

Perder peso es una cuestión de disciplina, de comer menos o más equilibrado y, sobre todo, de hacer más deporte“. José Miguel Mulet

adelgazar no es un milagro sino cuestión de esfuerzo y disciplina durante varios meses, pero nunca es una misión imposible. José Miguel Mulet

El fundamento número uno para adelgazar es hacer ejercicio y comer menos. José Miguel Mulet

“Y no hay más”.

Las ideas de José Miguel Mulet sobre cómo adelgazar son pura charlatanería, sin más base real que los prejuicios y los errores de pensamiento. ¿Por qué? Lo resumo en dos ideas clave:

  1. La teoría CICO no es la Primera Ley de la Termodinámica.
  2. La teoría CICO está basada en dos premisas injustificadas, que son las que crean la falsa causalidad que hace creer que la causa obvia de engordar es un “exceso calórico” y que la solución obvia es crear un “déficit calórico”.

No hace falta tener una titulación universitaria para entender las trampas en que se basa la Teoría CICO. No me extiendo más aquí: remito a estos dos artículos:

Leer más:

Sigo esperando respuestas…

Parece que los dos individuos que hicieron referencia a este blog y a mi persona hace un par de días no han encontrado tiempo para responder a mis preguntas. Vuelvo a lanzarlas, a ver si se animan a contestarlas:

  1. Define “importan” y hazlo de forma que lo que estás diciendo pueda ser sometido a proceso de “falsación”.
  2. Explica cuáles son los mecanismos fisiológicos que enlazan la ingesta energética y los cambios en toda la energía acumulada en nuestro cuerpo en todas sus formas. Explica también cuáles son los mecanismos fisiológicos que enlazan el ejercicio físico con los cambios en toda la energía acumulada en nuestro cuerpo en todas sus formas.
  3. Indica qué receptores hay en nuestro cuerpo sensibles a las calorías y cuál es el proceso mediante el cuál se detecta que hay un “exceso calórico” y cómo se transmite la orden a los adipocitos de que tienen que acumular grasa corporal. Detalla la secuencia de acontecimientos fisiológicos.
  4. Defiendes la idea de que dos dietas con el mismo contenido calórico y proporción de proteína son equivalentes a efectos del peso corporal. Aclara si es así porque así lo determinan las leyes de la física o si es así porque es lo que se demuestra en la práctica (ver).
  5. Explica dónde está la trampa en la siguiente afirmación: “si se segrega un exceso de insulina vas a acumular grasa corporal, al margen de las calorías que hayas consumido”. (ver)
  6. Explica por qué la teoría del balance energético no se aplica en ningún otro crecimiento de un tejido en un ser vivo. Indica si también es de aplicación, por ejemplo, en el gigantismo y cómo ayuda a corregirlo (ver,ver). Explica si la teoría del balance energético es de aplicación en el crecimiento de un tumor y cómo se puede usar para combatir ese crecimiento. Explica por qué tu ideología sólo se usa en la obesidad si, como afirmas, es una teoría que deriva de una ley inviolable de la física. Explica si las calorías importan en todos esos crecimientos y en tal caso explica qué significa “importan” en esos otros crecimientos de tejidos.
  7. Explica qué aporta a nuestra comprensión de cómo funcionan los esteroides anabolizantes decir que cuando se usan entra en el cuerpo más energía de la que se gasta. ¿Dicen las leyes de la física que dichos productos actúan aumentando la ingesta energética y/o reduciendo el gasto energético? ¿Cómo actúan?
  8. ¿Crees que importan los gramos? (ver) En caso de respuesta afirmativa, define importan.

NOTA (21/06/2018): añado pregunta nº 8, ¿importan los gramos?

Leer más:

“Yo prefiero ser burro que cuerpoalien”

Un par de capturas de un foro llamado http://foro.musclecoop.com:
musclecoop1musclecoop2

No voy a entrar al trapo del fat-shaming. ¿Estuve gordo? Sí, lo estuve. Obeso, con 95 kg. Nunca lo he negado y ahí están las fotos en el blog. Me centro en los argumentos.

Dice que las calorías no importan, aunque metas 6000 al día de realfood

Las falacias del argumento son varias. En primer lugar, nótese que el argumento incluye una cantidad desorbitada de comida para transmitir la idea de “exceso” y así identificar la cantidad de comida como causa del resultado. Y además se hace referencia a las calorías, señalando fraudulentamente a las calorías como causa del resultado. Por otro lado, se pretende extrapolar el resultado de esa hipotética situación extrema a una situación en la que una persona engorda sin forzarse a consumir una cantidad ingente de comida cada día. ¿De verdad son comparables esas dos situaciones, una en la que sabemos que un ser humano alimentado con comida de humano no engorda y una en la que estamos forzando al cuerpo a salir de su funcionamiento normal? (ver) Es una falacia de falsa analogía, entre otras cosas.

Creo que con la siguiente frase vamos a ver muy bien que se trata de un argumento ad-hoc, argumentos que son falaces pues son creados “para la ocasión” pero que no aguantan el más mínimo intento de ser generalizables:

Dice que los gramos no importan, aunque consumas cada día 4 kg de pasteles

¿Aceptamos la frase anterior como demostración de que los gramos importan? (ver) ¿Pero sí serviría para demostrar que las calorías “importan”? Argumento ad-hoc.

Yo no digo que no vayas a engordar si consumes cada día 4kg de pasteles, igual que no digo que no vayas a engordar si consumes cada día 6000 kcal de pasteles. La cuestión no es ésa, la cuestión es: ¿por qué atribuímos el resultado a los gramos o a las calorías? Y la otra pregunta es, ¿por qué para explicar una situación en la que la gente no se fuerza a comer 6000 kcal/d se recurre a supuestos extremos que no son esa situación? No sé si vale la pena insistir más. Creo que en el librito están suficientemente explicadas todas las trampas que encierra este argumento.

Cambiemos el supuesto: en lugar de una cantidad excesiva de comida que lleva falazmente a interpretar que el problema es de cantidad, supongamos lo siguiente: tenemos dos niños gemelos idénticos, a los que alimentamos desde pequeños con una dieta paleo. Pero a uno de ellos le damos todos los días 3 gramos extra de grasa dietaria respecto a lo que consume su hermano gemelo. Y 30 años después pesamos a esos dos adultos. Según los defensores de la pseudociencia del balance energético, tendría que haber una diferencia de decenas de kg entre ellos. ¿De verdad la habría? Yo no lo creo y en ningún caso se deduce de las leyes de la física que esa diferencia vaya a existir. Nótese cómo en este supuesto hipotético, no estamos introduciendo fraudulentamente el “exceso” como culpable prefabricado. Para que tengamos una referencia, Kevin Hall, un conocido defensor de la charlatanería caloréxica, dice que la epidemia de obesidad se explicaría si cada persona ingiriese un gramo de más de grasa cada día (ver). ¿Pesaría más un gemelo que el otro?

Otro supuesto: a uno de los gemelos lo alimentamos desde pequeño con una dieta paleo (igual que antes, sin azúcar, sin harinas y sin productos creados en fábricas), pero al otro lo alimentamos con una dieta que proporciona las mismas calorías pero en la que la mitad de las calorías de la dieta son azúcar y en la que el consumo de grasa saturada procedente de productos industriales es altísimo. ¿Pesarán lo mismo esas dos personas al cabo de 30 años de seguir esa alimentación? Yo no lo creo. Y las leyes de la física nada tienen que decir al respecto.

El fulano pregunta y los caloréxicos no van responder:

  1. ¿Por qué no se usa la teoría del balance energético para tratar de prevenir o tratar el crecimiento de un tumor? ¿Es consumir demasiada comida la Causa Próxima de que crezca un tumor? (ver)
  2. ¿Cuál es el mecanismo fisiológico mediante el cuál nuestro cuerpo mide la ingesta energética y cómo se transmite la orden a los adipocitos de que tienen que engordar? (ver)
  3. ¿Importan los gramos? En caso de respuesta afirmativa, ¿qué significa “importan”? (ver,ver)

Yo estuve gordo. Pero no soy yo el que tiene que salir por piernas de una conversación cuando se plantean ciertas preguntas, ni soy yo el que defiende postulados pseudocientíficos como si fueran válidos. Yo estuve gordo, pero son los caloréxicos los que se quedan mudos ante ciertas preguntas. Estar equivocado es una cosa, pero insistir en el error cuando no puedes defender tus creencias más que con falacias argumentativas, es una cosa bien diferente.

Añado (19/06/2018): he publicado mi lista de preguntas a estos dos individuos en una entrada posterior.

Leer más:

¿Quién haría eso? (II)


Recomiendo, antes de leer esta entrada, ver unos segundos de este vídeo (pinchar en la tercera pestaña en la parte de la derecha, la que tiene el típico triángulo de “play”, y seleccionar a partir del minuto 0:54). Lo que nos cuentan:

individuals that consume the highest amount of animal-based proteins have somewhat higher rates of mortality, in particular cardiovascular mortality

las personas que consumen mayor cantidad de proteínas de origen animal tienen tasas de mortalidad algo mayores, en particular la mortalidad cardiovascular

¿Es eso cierto? Vamos a verlo.

Resumen de la noticia en una página web (sciencedaily): hay asociación con una mayor mortalidad

The largest study to examine the effects of different sources of dietary protein found that a high intake of proteins from animal sources — particularly processed and unprocessed red meats — was associated with a higher mortality rate,

El texto de esa misma noticia (sciencedaily): débilmente asociado con una mayor mortalidad

After adjustment for lifestyle and other dietary risk factors, a high consumption of protein from animal sources — any types of meat, eggs or dairy — was weakly associated with an increased rate of death, while high consumption of protein from plant sources — breads, cereals, pasta, beans, nuts and legumes — was associated with a lower mortality rate.

El abstract del artículo en revista científica: no asociado con una mayor mortalidad

After adjusting for major lifestyle and dietary risk factors, animal protein intake was not associated with all-cause mortality (HR, 1.02 per 10% energy increment; 95% CI, 0.98-1.05; P for trend = .33)

Tabla de datos del artículo en revista científica: el HR en mortalidad por cualquier causa no pasa de 1.03 en ningún quintil de consumo de proteína animal

 

¿Qué explicación tiene?

En su artículo original los autores habían dado a entender que sí había una asociación con una mayor mortalidad (el mensaje que hemos visto en el vídeo, sin ir más lejos) y tuvieron que corregir esa tomadura de pelo, negando posteriormente esa asociación y haciendo explícito que el HR era —un ridículo— 1.02 en la mortalidad por cualquier causa:

“After adjusting for major lifestyle and dietary risk factors, animal protein intake was weakly associated with higher mortality, particularly cardiovascular mortality (HR, 1.08 per 10% energy increment; 95% CI, 1.01-1.16; P for trend = .04), whereas plant protein was associated with lower mortality (HR, 0.90 per 3% energy increment; 95% CI, 0.86-0.95; P for trend < .001).” should be replaced with “After adjusting for major lifestyle and dietary risk factors, animal protein intake was not associated with all-cause mortality (HR, 1.02 per 10% energy increment; 95% CI, 0.98-1.05; P for trend = .33) but was associated with higher cardiovascular mortality (HR, 1.08 per 10% energy increment; 95% CI, 1.01-1.16; P for trend = .04).

Aun así, mantuvieron en sus conclusiones que sí hubo asociación con un tipo concreto de causa de muerte (enfermedad cardiovascular). HR de 1.08 por 10% de incremento en la energía, nos dicen. Ésta es la tabla de datos del artículo:

No te mueres más, pero sí más por causa cardiovascular y, aunque no se puede hacer, intentan dar a entender una relación causa-efecto. ¿Quién haría eso? Por otro lado, para una persona es muy importante no morir de causa cardiovascular, aunque mueras igual, sólo que por una causa diferente. Es el típico engaño de los estudios de fármacos que reducen el colesterol y que se cuentan como un éxito aunque no muestren diferencias en la mortalidad total (ver). Para vender como éxito lo que no lo es sólo hay que definir un parámetro irrelevante para el cliente como objetivo principal del estudio para poder concluir que el fármaco es exitoso, aunque no retrase ni un día la muerte de los participantes y venga acompañado de efectos secundarios. Y, ya que estamos, recordemos que ningún fármaco salva vidas: sólo retrasan la muerte, en el mejor de los casos.

HR=1.08… Evidencia mucho más sólida que un HR=1.02… ¿cómo no alertar a la población del gran peligro que corremos por no volvernos veganos? ¡¡Por nuestro bien!!

¿Quién usaría la epidemiología para hacer avanzar su agenda? Sí, ¿quién haría eso?

Leer más: