Historia de la calorexia (I)

El momento más importante en la historia de la pseudociencia del balance energético (o, de forma abreviada, CICO, de sus siglas en inglés, Calories In Calories Out), es, probablemente, la publicación de los “Principios de Nutrición y el valor nutritivo de los alimentos” (“Principles of nutrition and nutritive value of food“) en el Farmer’s Bulletins, documento del Departamento de Agricultura de EEUU que fue firmado por Wilbur O. Atwater. Era el año 1902 y era la primera vez que se publicaban en EEUU tablas de contenido energético de alimentos para su uso con fines dietéticos.

Pongo dos fragmentos de ese documento, aunque sólo traduzco el segundo de ellos:

De la página 7:

imagen_6445

De la página 9:

imagen_6446

Si se consumen más alimentos de los que se necesitan, más o menos de los excedentes pueden ser y, a veces lo son, almacenados en el cuerpo, principalmente en forma de grasa. La grasa en el cuerpo forma una especie de reserva de combustible y se utiliza en lugar de los alimentos. Cuando el trabajo es duro o el suministro de alimentos es bajo, el cuerpo recurre a este almacén de grasa y se vuelve magro.

¿Cuándo engordamos? Cuando comemos más de lo que necesitamos.

¿Cuándo quemamos grasa corporal? Cuando comemos poco y nos movemos mucho.

Como decía, era el año 1902 y ya teníamos ahí CICO.

En el libro “Dieta y Salud”, publicado en 1918 y escrito por la médico Lulu Hunt Peters, se popularizó el concepto de contar calorías, dejando bien claro que nuestro cuerpo funciona con una operación matemática, una simple resta:

You may eat just what you like—candy, pie, cake, fat meat, butter, cream—but—count your calories!

Puedes comer lo que quieras —caramelos, pasteles, tarta, carne con su grasa, mantequilla, crema— pero, ¡cuenta las calorías!

En 1930 algunos autores (fuente) de EEUU ya afirmaban que la causa de la obesidad era siempre el exceso energético. Siempre, sin ninguna duda:

imagen_6447

La obesidad siempre es causada por una entrada excesiva de energía. El exceso se deposita como tejido adiposo. 

Como todos sabemos, causa y efecto nunca pueden ser lo mismo, salvo en el mundo de la nutrición. En ese caso sí son lo mismo, y si no lo entiendes entonces eres un negacionista del dogma incuestionable (ver,ver,ver).

Sigo en la segunda parte.

Leer más:

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .