Etiquetado: Pennington

Historia de la calorexia (V)

Venimos de la cuarta entrega.

En 1944, coincidiendo con el centenario del nacimiento de Atwater, la USDA publicó un nuevo documento titulado exactamente igual que el de Atwater, y firmado por el que fuera asistente suyo, Henry C. Sherman. 

While it is true that a tendency to fatness may “run in the family,” and that “the glands may have something to do with it,” yet it is also true that too much fat in the body must inevitably mean that there has been a too high food-calorie intake for that person’s rate of expenditure of energy. (fuente)

Aunque sea cierto que la tendencia a engordar puede ser algo que “va por familias”, y que las glándulas tienen algo que ver con ello, también es cierto que demasiada grasa en el cuerpo significa inevitablemente que ha habido una ingesta calórica excesiva para la tasa de gasto energético de esa persona.

Éste es el estúpido razonamiento que ha gobernado la nutrición y la prevención y tratamiento de la obesidad en los últimos 120 años:

  • Cuando se acumula, siempre entra más de lo que sale. Siempre. Inevitablemente, porque es una tautología, es decir, otra forma de decir lo mismo.
  • Como siempre entra más de lo que sale cuando hay acumulación, que entre más de lo que sale es “necesario” para que pueda haber acumulación y como es necesario, —-¡tachán, salto mágico!—, es la causa indiscutible.

La comunidad científica confunde una tautología con la causa, porque una cosa y ella misma siempre suceden al mismo tiempo. Buscad contraejemplos si queréis, pero siempre es así 🙂 . Una tautología interpretada como relación causal y toda la comunidad científica dando palmas con las orejas ante tamaña barbaridad durante más de un siglo. Poco nos pasa…

Frente a la estupidez oficialmente establecida, en 1954 encontramos nuevamente una mente lúcida: el médico A. W. Pennington. Atentos, que esto no tiene desperdicio. Mis negritas:

What did not seem to be generally known, however, was that the law of conservation of energy makes no distinction between cause and effect. A positive caloric balance might be the cause of obesity, or, on the other hand, abnormal metabolic processes of obesity might cause a ppsitive caloric balance: and, likewise, a negative caloric balance could reduce the weight, or, on the other hand, physiological forces of weight reduction might be set in motion to establish a negative caloric balance. Repetitive references to the law of conservation of energy in connection with a question in which it was not an issue at all, obviously aniounted to nothing more than pious incantations. These tended to distract the general attention from examination of the evidence on the real question, whether or not common obesity arises from a metabolic defect. (fuente)

Lo que no parecía ser conocido en general, sin embargo, era que la ley de conservación de la energía no hace distinción entre causa y efecto. Un balance calórico positivo podría ser la causa de la obesidad, o, por el contrario, los anormales procesos metabólicos de la obesidad podrían causar un balance calórico positivo y, de la misma manera, un balance calórico negativo podría reducir el peso o, por el contrario, las fuerzas fisiológicas de reducción de peso podrían ponerse en movimiento para establecer un balance calórico negativo. Las referencias repetitivas a la ley de conservación de la energía en relación con un tema con el que no tiene nada que ver, obviamente no eran más que encantamientos piadosos. Estos tendían a distraer la atención general del examen de la evidencia en la pregunta de verdad, que es si la obesidad común surge o no de un defecto metabólico.

Una ley general de la física, que es aplicable por igual a una estrella, a un motor o a una piedra no puede aportar luz sobre cómo funciona nuestro cuerpo. La estupidez de la comunidad científica no tiene límites: creen que no hace falta conocer cómo funciona el cuerpo humano, porque hacen una interpretación errónea de una ley universal. ¡Bravo!

the usual treatment, caloric restriction, has no scientific basis in an understanding of the pathophysiology of obesity, but is merely a non-specific form of therapy that reduces the weight by semi-starvation. (fuente)

el tratamiento habitual, la restricción calórica, no tiene bases científicas en una comprensión de la fisiopatología de la obesidad, sino que es meramente una forma inespecífica de terapia que reduce el peso por semi-inanición.

Forma inespecífica de terapia que, curiosamente, creen que está basada en una ley universal pero sólo la aplican en un crecimiento concreto. ¡¡Unos linces!!

Da la sensación de que Pennington veía claramente el problema de CICO. Nótese cómo pone sobre la mesa los elementos clave para entender dónde está la trampa en la calorexia:

fat  available = fat storage + fat utilized.

In this equation fat storage may be positive or negative in sign, or may be zero. The three terms of the equation represent the rates, equated to calories per unit of time, of the processes involved. If the body were as simple as a storage tank there would be little left to consider in connection with the matter; but the body is endowed with physiological mechanisms that exert regulatory control over each of the three processes; fat available, fat storage and fat utilized.

grasa disponible = almacenamiento de grasa + grasa utilizada.

En esta ecuación, el almacenamiento de grasa puede ser positivo o negativo en el signo, o puede ser cero. Los tres términos de la ecuación representan las tasas, equivalentes a calorías por unidad de tiempo, de los procesos involucrados. Si el cuerpo fuera tan simple como un tanque de almacenamiento, quedaría poco por considerar en relación con el asunto; pero el cuerpo está dotado de mecanismos fisiológicos que ejercen un control regulador sobre cada uno de los tres procesos; grasa disponible, almacenamiento de grasa y grasa utilizada.

“el cuerpo está dotado de mecanismos fisiológicos que ejercen un control regulador sobre cada uno de los tres procesos”. En cada uno de los tres, no sólo en dos. Pennington señala la clave del fraude que es CICO.

Sigo en la sexta parte.

Leer más: