¡Feliz verano!

Voy a hacer una pequeña parada en la actividad del blog, lo que resta de agosto. Creo que es la primera vez que hago una parada tan larga desde que lo abrí, hace ya dos años.

Durante la segunda quincena de agosto estaré de viaje fuera de España, por lo que aunque quisiera me sería muy complicado atender el blog. Y apenas me queda una semana para rematar los preparativos de ese viaje. También quisiera avanzar estos días previos al viaje en un par de tareas de mi trabajo.

Nos vemos en septiembre.

¡Feliz verano a todos!

Anuncios

12 thoughts on “¡Feliz verano!

  1. Que disfrutes de estos dias y me daras unos dias para recuperar la lectura perdida que no se como consigues el tiempo, aprovecha a acumular una buena dosis de vitamina D , suerte y hasta la proxima.

    Me gusta

    • Muchas gracias Raúl. No creo que tenga problemas de vitamina D. Hago mucho deporte al aire libre, y aunque la ropa me tape algo, yo creo que debe ser suficiente exposición al sol. La verdad es que no recuerdo que me hayan dado el dato nunca en una analítica.

      Me alegra que tengas presente este blog en tus lecturas veraniegas 🙂

      Me gusta

  2. Felices Vacaciones Vicente, por lo que he leído, la zona mas adecuada para recibir el sol , son entre otros los cachetes, así que si estas al aire libre , no problem . Yo se la pido a mi médico de medicina Gral, Y sin problema me la sacan en las analíticas. Bueno lo dicho , que cargues bien las pilas y se te echará de menos. Un salu2.

    Me gusta

      • No se que sistema de medidas usan en España lo recomendado por los expertos es tener los niveles de vitamina d3 en sangre entre 50-60 ng/ml en USA o en Australia 100-150 nmol/L, nuestro uso personal en casa tratamos de cuando llegar al fin del invierno (fines de agosto) a tener los niveles de vitamina d3 entre 125-150 nmol/L (50-60 ng/ml), lo aceptable por el gobierno aqui dice que deberias estar entre los 50-250 mnol/L y que recien despues de 375 es toxico, la toxicidad solo se puede lograr o llegar con los suplementos pero no con la vitamina D3 generada por el sol ya que el mismo sol cuando llega a cierto nivel pasa destruir la misma vinamina D3 que genera, o sorpresa la vitamina D el sol la genera y la acumula en las celulas de colesterol que tenemos en la piel, si bajas el colesterol con statins y ya entiendes los resultados. Dos semanas atras cuando vi a uno de mis dos medicos justo estuvimos hablando del tema y me comentaba que realizo una estadistica de sus pacientes y el 73 % de ellos tenian deficiencias por debajo de los 50 nmol/L recomendados (esto tomando test de sangre de verano e invierno). Las celulas de las personas de edad avanzada no generan tan bien la vitamina d como cuando eres joven, por eso la mayoria de la gente mayor en las grandes ciudades del planeta estan muy por debajo de lo muy aceptable ya que viven mas bien la vida en interiores a diferencia que tus o mis abuelos etc que caminaban o quizas tenian una huerta y a lo largo del año estaban expuestos de manera diaria a los rayos del sol. Para darte una idea nosotros consumimos durante el invierno (en estos momentos) 6.000 iu diarias de vitamina d3, muy por encima de los 600-1000 recomendado por el gobierno, burocratas etc y a fines de agosto/principios de septiembre te comentare los resultados duando realice los analisis. Al igual que con el tema colesterol o grasas saturadas, con el tiempo uno se va dando cuenta que los gobiernos nos viniendo dando recomendaciones variadas de colesterol, calcio, sal, vitamina d etc que estaban basadas no se en que ciencia.

        Unos enlaces si nunca has leido algo sobre vitamina D

        Los dos principales grupos de investigadores de la vitamina D
        1) https://www.vitamindcouncil.org/

        2) http://www.grassrootshealth.net/

        Quizas el principal investigador, medico y activista de la vitamina D todavia vivo otro acaba de fallecer dos dias atras
        http://drholick.com/

        Algunos videos como para entretener las neuronas
        http://www.uctv.tv/vitamin-d/

        Quizas uno de los mejores resumenes sobre vitamina D

        y otro de Dr Holick

        Como para entrener las neuronas por unos dias

        Raul

        Le gusta a 1 persona

  3. Hola Vicente, mi nombre es Ana y soy de Argentina. Descubri tu blog hace pocos dias me parece muy interesante todo lo que fuiste descubriendo. Toda la vida tuve exceso de peso e hice infinidad de dietas. Te cuento una experiencia que he vivido, siguiendo el Método Ravenna, realmente llegué a perder todo mi sobrepeso, y me mantuve unos meses. La dieta es del tipo VLCD. La cuestión fue cuando comencé nuevamente a consumir hidratos, no digamos harinas, pero si por ej. arroz integral, sé positivamente que se empezó a desencadenar el efecto atracón incontrolable. Mientras no los consumia no los deseaba, pero fue solo volver a incorporarlos para volver a mis conductas anteriores y por ende recuperar el peso perdido.
    Hace poco volvi a Ravenna, con el firme propósito de que cuando llegue a mi peso, no volvería a consumir hidratos del tipo refinados o cereales, para poder mantenerme.
    El primer dia que me reincorporo al grupo de apoyo, una señora habló de su experiencia y confirmó mi teoría. Hacía 10 años había perdido 25 kg. con el método Ravenna, haciendo todas las etapas (descenso-mantenimiento) y se mantuvo durante 8 años sin problemas y sobre todo SIN SUFRIR, pero reconoció que nunca en esos 8 años habia consumido hidratos de carbono, ni siquiera arroz. Hacía 2 años se le había ocurrido incorporarlos y empezaron nuevamente sus problemas para poder controlar el peso, nuevamente estaba después de 2 años en el grupo de descenso con 5 kilos demás. También expreso que durante los 8 años que se mantuvo, se sentía espectacularmente bien, y que sobre todo, habia dejado de pensar en la comida, había dejado de sufrir, que cualquiera podia estar comiendo lo que sea delante de ella y no le provocaba absolutamente nada. Obviamente quiere recuperar ese estado, al cual llamó, ESTAR LIMPIA.
    Luego de esto leí tu blog, donde seguí encontrando material que apoya mi teoría.
    Me gustaría saber tu opinión acerca del Método Ravenna, lo apreciaría mucho.
    Saludos cordiales!

    Me gusta

    • Hola Ana,

      no conocía el “método Ravenna”. He estado mirando un par de minutos lo que pone en su web, y no estoy para nada de acuerdo con los planteamientos que he leído.

      Cuando tratamos la Obesidad estamos tratando con un problema de conducta, una adicción o tendencia a comer más de lo necesario.

      Ni de casualidad. En cualquier caso la obesidad es un problema de falta de inteligencia de las personas que se supone que quieren ayudar a los obesos. Al margen de que exista esa adicción a ciertos productos procesados, algo que sí creo que es real en una parte de las personas que tienen exceso de peso, la obesidad no es un problema de “comer más de lo necesario”. Es un problema endocrino de excesiva acumulación de grasa en el tejido adiposo. Parece una obviedad, pero creo que es necesario decirlo en voz alta, cada vez que alguien nos cuente la milonga de que es un problema de conducta. Es que, sinceramente, no creo que el tejido adiposo tenga problemas de conducta. Cuando se traslada el problema desde el órgano concreto afectado a la persona como un todo, se hace de forma injustificada y se diagnostica mal el problema y se proponen soluciones que no funcionan. Mi creencia es que el problema no es “comer de más”, que no es más que una tautología de “engordar”, sino comer mal, i.e. comer los productos que alteran el funcionamiento normal de nuestro organismo y que como consecuencia de ello nos engordan. Si como creo que es el caso, esos productos son además adictivos, pues el problema se agrava.

      En ningún caso veo positivo pensar en términos de calorías (¿lácteos descremados? ¿carnes magras?).

      No me extiendo mucho, porque todo mi blog va de explicar estas ideas. Esta entrada es reciente, y creo que resume bastante bien mi punto de vista: “¿Es esto posible o imposible?“.

      En cuanto a los métodos de adelgazamiento y la adicción, quiero puntualizar dos ideas importantes:

      1. No existe evidencia científica de ningún método que haya demostrado efectividad para adelgazar (i.e. perder una cantidad considerable de peso y mantener lo perdido)
      2. No dejarse llevar por los deseos de consumir comida basura no es garantía de que vayamos a conseguir mantener el peso perdido. Controlar la adicción no es, que se sepa, la clave para adelgazar

      Dicho eso, me resulta interesante conocer tu experiencia. Yo no me he saltado la dieta en ningún momento en los últimos 3 años (desde que empecé a bajar de peso) y no quiero hacerlo porque creo que podría caer nuevamente en desear ciertos productos, cuando la realidad es que durante todo este tiempo no han ocupado ni un segundo mis pensamientos. Tengo la impresión de que no todos somos iguales y que algunos encontramos más fácil no caer en ninguna tentación, que jugar a comer sólo X cantidad.

      Hacía 2 años se le había ocurrido incorporarlos y empezaron nuevamente sus problemas para poder controlar el peso“.

      Es una experiencia muy interesante y que también a mí me reafirma en que no tengo razones para cambiar nada.

      En cualquier caso, no tengo la impresión de estar reprimiendo deseos. Como la señora de la que hablas, la comida no es un problema para mí en estos momentos y me encuentro muy bien. He sido obeso y no quiero volver a serlo: ésa es mi prioridad absoluta. Creo que la clave para seguir como estoy ahora está en una dieta basada en comida de verdad, no en aprender a gestionar mi adicción, y quizá en mi caso también en no consumir alimentos naturales con excesivos carbohidratos, como la patata. No soy una persona “sana”, soy un “ex-obeso”: asumo que no tengo por qué comer lo que comen otros.

      No sé si has visto el librito gratuíto que hay accesible desde el menú del blog.

      Un saludo

      Me gusta

      • Hola Vicente! gracias por la pronta respuesta!, realmente me dejaste pensando desde que leí tu blog por primera vez. Muy claro lo que expones. Si leí varios de los artículos que publicaste, muy bien fundamentados y bajé el libro, aunque aun no lo leí completo. Solo dos cosas quería comentarte, una, es que de este método que te comenté, Ravenna, si hay evidencia de gente que ha bajado de peso y se ha mantenido, no conozco las estadísticas y no se si es parámetro para dejar precedentes, pero como de la señora que te conté hay mas casos y conozco varios personalmente, aunque es verdad que los que lo lograron son pocos. Y la otra cuestión es sobre el tema de la adicción, realmente pienso que no todos tenemos el mismo grado de dependencia hacia los hidratos, en mi caso el altísimo, me crié consumiendo harinas y en mucha cantidad (mi papá es panadero, imaginate), como vos siento que me es mas fácil abstenerme que detenerme, y que la abstención va a ser un poco la clave de mi mantenimiento. En mi caso creo, según la experiencia propia y un poco lo que aprendí de tu blog, que mi sobrepeso es una fusión entre el problema endocrino que mencionás y la adicción, o grado de dependencia muy desarrollado que tengo hacia los hidratos de carbono. Antes de leer tu blog la culpaba solamente a mi adicción, ahora entiendo mejor de donde viene el engorde. Te agradezco enormemente, porque tu enfoque hizo que me replantee la cuestión, a llegar a un nuevo paradigma y a quitarme montón de “culpa” de encima, o digamos sensación de tener toda la responsabilidad de lo que me pasa, y ahi tenemos! no es todo MI adicción, MI falta de control, MI sedentarismo, ja!! flor de desafío que le hiciste a los dietólogos de hoy!! Gracias Vicente, otra vez, y obvio! te estoy siguiendo en cada publicación!. Un abrazo.

        Me gusta

        • si hay evidencia de gente que ha bajado de peso y se ha mantenido, no conozco las estadísticas y no se si es parámetro para dejar precedentes

          No lo dudo. Pero las preguntas son: ¿cuántos? y ¿por qué?

          ¿Cuántos? Los datos de los que me fío son los publicados en la literatura científica, porque nadie promociona un método de pérdida de peso diciendo “no funciona”. Este señor está promocionando una forma de perder peso que carece de evidencia científica que la respalde. Porque “comer menos y moverse más”, que es su planteamiento, ha fracasado sistemáticamente como método de adelgazamiento cuando se ha puesto a prueba.

          Había una nutricionista que decía que el 95% de sus clientes adelgazaban con su método para perder peso. ¿Me lo creo, cuando sé lo que está publicado en la literatura científica? Pues no, no me lo creo.

          Y en cuanto al porqué, se suele cometer el error de confundir la intervención dietaria que crees estar haciendo con la verdadera causa del resultado obtenido. Un método que plantea que la obesidad es un problema de adicción, y que plantea la eliminación de los productos problemáticos (harinas, azúcar, productos procesados con todos sus componentes ajenos a nuestra alimentación tradicional como especie), si funciona, ¿lo hace porque comes menos o porque no comes harinas, azúcar, aceites de semillas, etc.? Que funcione en todas las personas o en algún caso, no permite deducir que los planteamientos de este señor sean correctos. No lo son. Ni desde el punto de vista racional, como he explicado veinte mil veces en el blog, ni desde el punto de vista empírico, pues lo que está claro es que si en el futuro se encuentra una dieta efectiva para adelgazar, esa dieta no va a ser una dieta hipocalórica. Si de repente en un estudio científico la dieta hipocalórica funcionase para perder una gran cantidad de peso y mantenerla a largo plazo, para mí sería lo más sorprendente visto nunca por un ser humano.

          mi sobrepeso es una fusión entre el problema endocrino que mencionás y la adicción, o grado de dependencia muy desarrollado que tengo hacia los hidratos de carbono

          Dos consecuencias de una misma causa: productos procesados ajenos a la comida que como animales deberíamos estar consumiendo. En lugar de carne, fruta o vegetales, como comen otros animales, consumimos todo tipo de harinas y productos de panadería, azúcar pura extraída de plantas y aceites extraídos por procesos térmicos y químicos de semillas de plantas.

          Quizá algunas personas no manifiestan adicción, pero el problema endocrino lo pueden sufrir exactamente igual.

          Antes de leer tu blog la culpaba solamente a mi adicción, ahora entiendo mejor de donde viene el engorde

          Es uno de los mejores halagos que se me han hecho en el blog. Me alegro muchísimo. Porque, sinceramente, no creo que las personas con problemas de peso (yo incluido) tengamos la culpa ni de engordar ni de no poder adelgazar. De lo primero, porque aunque es verdad que yo he consumido productos evidentemente engordantes mientras engordé, creía que el problema era “comer más de lo que se gasta”. ¿Por qué no iba a consumirlos? Mientras los “expertos” sigan engañando a la gente con la pseudociencia del balance energético, en mi opinión seguiremos teniendo una altísima tasa de obesidad y no será culpa de las víctimas. Y de lo segundo, porque la realidad es que los “expertos” viven de engañar a la gente, les cobran por decirles qué tienen que hacer para adelgazar, y son recetas que nunca han demostrado ser efectivas para adelgazar. Es posible que la dieta hipocalórica sí funcione y que la culpa sea de la gente, porque no son capaces de mantener la dieta a largo plazo, pero para mí eso es una hipótesis ridícula, especialmente cuando en la literatura científica está perfectamente documentado que el cuerpo reacciona a la restricción calórica fomentando la acumulación de grasa (ejemplo,ejemplo). Si es que la restricción calórica hasta se usa en ganadería para ¡fomentar el engorde! a bajo costo (ver), pero parece que para ser “experto” en obesidad hay que ignorar lo que está publicado en las revistas científicas. Si lees o piensas, estás perdido.

          Y no está nada claro que todo el mundo pueda adelgazar con dieta y ejercicio, como comento en esta entrada. Engordar de forma antinatural puede producir un incremento en el número de células grasas, que por un lado pueden proteger de problemas metabólicos, pero que por otro pudieran ser un importante impedimento para mantener un peso normal. Creo que es un tema abierto y que, a mí por lo menos, me lleva a creer que hay personas que hagan lo que hagan no van a adelgazar (con dieta y ejercicio, quiero decir). Presionar a esas personas, diciéndoles que está en su mano, que lo importante es mantener la dieta, es una crueldad injustificable, pues ni se conoce un método que haya demostrado servir para adelgazar, ni se sabe a ciencia cierta si una persona concreta puede conseguirlo con una dieta, especialmente en casos de obesidad extrema o de gente que se volvió obesa antes de los 20 años de edad.

          ¿Imposible para todo el mundo? Espero que no. Pero si alguien me pregunta qué hacer para adelgazar, mi respuesta es: nadie lo sabe y prácticamente nadie adelgaza. Y si quiere escuchar algo más, le cuento algunos estudios que me parecen relevantes.

          no es todo MI adicción, MI falta de control, MI sedentarismo

          Ése es precisamente el problema. El diagnóstico y las soluciones a la obesidad que barajan señores como Ravenna parten de la premisa de que el problema es la conducta, el comportamiento, que no controlas el apetito y que llevas una vida sedentaria. Creen que eso es lo que dicen las leyes de la física, pero ese planteamiento es la mayor burrada de la historia de la humanidad. El problema no eres tú y tu conducta, sino lo que comes y los efectos que una mala alimentación está causando en tu tejido adiposo, tu apetito, tu falta de energía, etc.

          Cuando la gente se pasa a la “comida de verdad”, las experiencias que cuentan son casi siempre que tienen más energía, que se sienten mejor y que han dejado de tener ansiedad por comer. Eliminada la causa real, se pueden eliminar algunas de las consecuencias. Está por ver en cuántos casos el exceso de grasa corporal es una de las que se puede eliminar.

          Muchas gracias por leer las cosas que escribo 🙂

          Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s