Cómo funcionan distintas estrategias empresariales para ganar dinero

¿Qué hacen los empresarios exitosos para ganar dinero? No esperéis grandes sorpresas ni trucos, porque no hay ninguna receta mágica: lo que hacen para ganar dinero es ganar dinero. Cualquier estrategia que se salga de eso, es pretender que las leyes de la economía no tienen que cumplirse.

Ganar dinero es el mecanismo, lo que causa que se gane dinero. Esto es lo único que necesitamos saber si queremos hacernos ricos.

 

NOTA: cuando algo se presenta en una tabla multicolor SIEMPRE es correcto. Las tablas multicolor tienen esta propiedad mágica. Y la tabla anterior es multicolor.

NOTA: se me ocurre que a lo mejor “superávit económico” sólo es otra forma de decir ganar dinero, y no la causa de que se gane dinero. A lo mejor la causa es tener un buen producto, que sea barato, que las campañas publicitarias sean efectivas o que el producto esté de moda. Causa y efecto no pueden ser el mismo suceso. Salvo si eres nutricionista, claro…

Leer más:

Mismas calorías, misma distribución de macronutrientes… (otro más)

Scallop protein with endogenous high taurine and glycine content prevents high-fat, high-sucrose-induced obesity and improves plasma lipid profile in male C57BL/6J mice

Experimento en ratones en el que se varía la composición de la dieta.

The energy intake was lower in crab and scallop-fed mice than in chicken and cod-fed mice, but only scallop-fed mice gained less body and fat mass.

El consumo de energía fue menor en los ratones alimentados con cangrejo y vieira que en los ratones alimentados con pollo y bacalao, pero sólo los ratones alimentados con vieiras ganaron menos masa corporal y grasa.

Nótese que la ingesta energética no puede explicar los cambios en el peso corporal:

Por ejemplo, los dos grupos resaltados en rojo: los ratones del grupo Scallop (vieira) consumieron ligeramente menos calorías que el grupo Crab (cangrejo), pero ganaron la mitad de peso y grasa corporal. O podemos comparar el Chicken (pollo) y el Cod (bacalao), que consumiendo las mismas kcal han ganado peso en distinta medida.

Even though the energy intake was lower in both crab and scallop-fed mice, the body and fat mass gain was significantly reduced in scallop-fed mice only.

A pesar de que la ingesta de energía fue menor en los ratones alimentados con cangrejo y vieira, la ganancia de masa corporal y grasa se redujo significativamente solo en los ratones alimentados con vieira.

Sin diferencias en términos de macronutrientes en la dieta en los grupos Chicken, Cod, Crab y Scallop. Sólo el LF es diferente:

imagen_0562

Leer más:

Si se da el efecto sin que se dé la causa, ésa no es la causa (IX)

Effects of an omnivorous diet compared with a lactoovovegetarian diet on resistance-training-induced changes in body composition and skeletal muscle in older men

Experimento en humanos. Se compara dieta omnívora con dieta lactoovovegetariana sometidos ambos a un régimen de ejercicio de fuerza.

Lo que me interesa es el grupo de dieta omnívora: ganó peso (+0.4 kg) y ganó masa muscular (+1.7 kg en masa no grasa, con ganancia de densidad), pero perdió grasa corporal (-1.3 kg).

Whole-body density and FFM increased in the mixed-diet group but decreased in the LOV-diet group (time-by-group interaction). In contrast, mean percentage of body fat decreased in the mixed-diet group and increased in the LOV-diet group over time

La densidad de todo el cuerpo y la FFM aumentaron en el grupo de dieta mixta, pero disminuyeron en el grupo de dieta LOV (interacción tiempo por grupo). Por el contrario, el porcentaje medio de grasa corporal disminuyó en el grupo de dieta mixta y aumentó en el grupo de dieta LOV con el tiempo.

¿Qué ha causado la pérdida de más de 1kg de grasa corporal en este grupo de participantes, un déficit calórico que ¡¡no ha existido!!?

Si se da el efecto sin que se dé la causa, ésa no es la causa.

No existe ganancia de grasa sin exceso energético.

Es erróneo y es pura estupidez:

  • La correlación entre lo que le sucede a un tejido y lo que le sucede a todo el cuerpo es falsa. Lo dice la lógica pero lo acabamos de comprobar con datos empíricos.
  • Aunque la correlación fuera verdadera, no se puede deducir causalidad de una correlación (ver).

El tratamiento de la obesidad basado en la estupidez no nos ayuda a las personas que tenemos problemas de peso.

Leer más:

La ciencia es asín (XVI)

Brain Insulin Resistance and Deficiency as Therapeutic Targets in Alzheimer’s Disease

Artículo que habla de la enfermedad de Alzheimer.

En el artículo encontramos la siguiente infografía (muestro únicamente la parte que me interesa, no todo el gráfico):

CAR-9-35_F3

Lo que nos cuenta el gráfico (“high-caloric diet” y se dice de forma explícita en el texto de la figura) es que una dieta con gran contenido calórico (y/o con nitrosaminas) te vuelve obeso y produce hígado graso. Y eso, según los autores, puede progresar a esteatohepatitis y resistencia hepática a la insulina:

Demasiadas calorías —> Obesidad e hígado graso —> Resistencia a la insulina

Errores en el planteamiento:

  1. Exceso calórico surge como otra forma de decir engordar (ver,ver,ver), por lo que es una estupidez decir que “demasiadas calorías” causan obesidad. Eso es deducir causa y efecto de una tautología/correlación, que además está erróneamente aplicada (ver,ver). Claro, que también pueden estar usando la otra definición de “exceso calórico”, el indefinible “mucho” (ver,ver,ver). Cero rigor científico, en cualquiera de los dos casos.
  2. Se está atribuyendo a un exceso en las calorías lo que perfectamente puede estar siendo causado por la mala calidad de la dieta, sin que en tal caso, con rigor, se pueda hablar de “exceso calórico” (ver,ver,ver). Las leyes de la física NO nos obligan a hablar de calorías (ver,ver). Las leyes de la física no obligan a atribuir la causa de la obesidad a sólo 2 de los 3 términos de la ecuación del balance energético (ver,ver). Ésa es la principal falacia en la que se basa CICO: no se deduce de las leyes de la física.
  3. Atribuir los problemas al “exceso calórico” no es más que un dogma, una creencia generalmente aceptada y que, pensando que es lo que se deduce de una ley de la física, no se cree necesario demostrar (ver,ver). Pero cuando los investigadores lo explican, no son capaces de relacionar los efectos con la supuesta causa (i.e. las calorías), sino que hablan de hormonas como la insulina (ver,ver). De hecho este artículo no detalla ningún mecanismo fisiológico que relacione calorías y sus supuestos efectos. Lo que de forma irracional, sin más base que los prejuicios, se atribuye a la vaguería y a la glotonería (ver), frecuentemente acaba siendo explicado como “excesivos niveles de insulina” (ver,ver,ver,ver). No todos los alimentos afectan por igual a las hormonas, por lo que las consecuencias no tienen que ver con las calorías, pero los “científicos” no saben salir del fraudulento paradigma del “balance energético”.
  4. Tampoco tengo claro que se pueda afirmar que es la obesidad la que causa resistencia a la insulina. Como los investigadores creen que la causa de la obesidad está clara —“exceso calórico respecto de nuestras necesidades”—, asumen como lógico que el resto de problemas asociados a la obesidad son causados por ésta. Pero la causa real de la obesidad (que para mí es seguir una dieta alejada de la comida propia de los animales que somos, una dieta ancestral) podría ser la causa real tanto de la obesidad como de condiciones que actualmente se creen causadas por la obesidad (hígado graso, síndrome metabólico, etc.). Asumir que la obesidad es causa de condiciones asociadas a ella es parte del fraudulento dogma del “balance energético”. La obesidad no necesariamente es una condición de causa conocida (ver).

Leer más:

Los síntomas no son ni la causa ni la explicación. Nada se explica a sí mismo

Psychiatric symptoms as pathogens

El autor de este artículo nos cuenta que a menudo una enfermedad es interpretada como la causa de los síntomas de esa enfermedad. Y afirma que eso tiene sentido en general en medicina, pero no en psiquiatría, donde los síntomas constituyen la enfermedad. Por ejemplo, explica que es imposible diagnosticar a alguien de esquizofrenia si no tiene los síntomas que definen la esquizofrenia:

Suppose a psychologist or psychiatrist examines an individual, finds no psychiatric signs or symptoms, and tells the individual that he suffers from a mental disorder: “You may not have hallucinations, delusions and the like, but you are suffering from schizophrenia”. This would be absurd. The very fact that a sound neurological diagnosis can be made in the absence of symptoms while this would be ridiculous in the case of mental disorders, points to an important feature of psychiatric diagnosis.

Supongamos que un psicólogo o psiquiatra examina a un individuo, no encuentra signos o síntomas psiquiátricos y le dice al individuo que padece un trastorno mental: “Es posible que no tenga alucinaciones, delirios o cosas por el estilo, pero padece esquizofrenia”. Esto sería absurdo. El hecho mismo de que se pueda hacer un diagnóstico neurológico sólido en ausencia de síntomas, mientras que esto sería ridículo en el caso de los trastornos mentales, apunta a una característica importante del diagnóstico psiquiátrico.

Nótese que de la misma forma que no se puede diagnosticar esquizofrenia a alguien que no tiene los síntomas que definen la esquizofrenia, no se puede diagnosticar obesidad a alguien que no tiene excesiva acumulación de grasa corporal. La acumulación de grasa es el síntoma que define la obesidad, que es la condición física que hay que explicar. La obesidad no es la explicación, es lo que hay que explicar.

Marcel van den Hout

Sigamos leyendo.

The logic of explanation: independence of explanans and explanandum.

When we try to explain a phenomenon, the phenomenon to be explained is traditionally called the “explanandum” while the explanation itself is called the “explanans”. When we want to explain why person X is rich and we learn that he won the lotto, the richness is the explanandum and winning the lotto is the explanans. Note that the explanans and explanandum need to be defined independently. If we explain X’s richness by the fact that he owns a lot of money, the “explanation” fails because it is a tautology: richness is defined as owning much money, explanans and explanandum are not independent, and this ‘explanation’ boils down to the assertion that “X is rich because X is rich”. The Belgian neurologist, introduced at the beginning of this text, had a valid explanans: the brain tumor. It is defined independent from any symptoms and does allow for predicting that symptoms and signs (explanandum) will occur if the tumor (explanans) is left untreated. The situation in psychiatry is radically different.

La lógica de una explicación: independencia de explanandum y explanans.

Cuando tratamos de explicar un fenómeno, el fenómeno a explicar se denomina tradicionalmente “explanandum”, mientras que la explicación en sí misma se denomina “explanans”. Cuando queremos explicar por qué la persona X es rica y averiguamos que ganó la lotería, la riqueza es el explanandum y ganar la lotería es el explanans. Tenga en cuenta que explanans y explanandum deben definirse de forma independiente. Si explicamos la riqueza de X por el hecho de que él posee una gran cantidad de dinero, la “explicación” falla porque es una tautología: la riqueza se define como poseer mucho dinero, explanans y explanandum no son independientes, y esta “explicación” se reduce a la afirmación de que “X es rico porque X es rico” . El neurólogo belga, introducido al comienzo de este texto, tenía una explicación válida: el tumor cerebral. Se define independientemente de cualquier síntoma y permite predecir que los síntomas y signos (explanandum) ocurrirán si el tumor (explanans) se deja sin tratar. La situación en psiquiatría es radicalmente diferente.

Nada se explica a sí mismo.

El explanans y el explanandum tienen que ser independientes:

But whether the motives for attributing symptoms to disorders are noble or malicious, the problem remains that such explanations are pseudo explanations. We cannot use depression as explanans to explain sadness, just like we cannot explain richness from the possession of abundant earthly goods. We need the equivalent of a lotto; an independent explanans.

Pero ya sean nobles o maliciosos los motivos para afirmar que los síntomas son causados por los trastornos, el problema sigue siendo que tales explicaciones son pseudoexplicaciones. No podemos usar la depresión como explanans para explicar la tristeza, al igual que no podemos explicar la riqueza por la posesión de abundantes bienes materiales. Necesitamos el equivalente de una lotería; una explicación independiente.

Si lo que define una enfermedad es un mero resumen de síntomas, la enfermedad no puede ser tratada como “lo que explica”, sino como “lo que hay que explicar”.

If a disorder does not explain, but merely summarizes the presence of symptoms, this renders the disorder itself in need of explanation. It should not be treated as explanans but as explanandum.

Si un trastorno no explica, sino que simplemente resume la presencia de síntomas, esto hace que el trastorno en sí necesite una explicación. No debe ser tratado como explanans sino como explanandum.

Del síntoma no se puede deducir la causa

El requisito de que las premisas no deben ser equivalentes al explicandum es suficiente para eliminar muchas pseudoexplicaciones, en las cuales las premisas simplemente rebautizan los hechos que se desea explicar acuñando nuevos nombres para ellos.

Ernest Nagel en La Estructura de la Ciencia.

En el estudio de la obesidad, partiendo de la igualdad ΔE=CI-CO (el cambio en la energía acumulada es igual a la diferencia entre la energía entrante y la saliente) se ha rebautizado el síntoma “acumulación de energía” (ΔE>0) como “balance energético positivo” (CI-CO>0) y se ha interpretado el nuevo nombre dado al síntoma como la causa próxima obvia de la obesidad:

No hay duda de que el balance energético positivo, debido al consumo excesivo de calorías y/o la actividad física inadecuada, es el principal impulsor de la obesidad y las epidemias cardiometabólicas. (fuente)

Esa explicación no viola las leyes de la física, pero eso no significa que se deduzca de ellas. A partir del simple conocimiento de que en la obesidad hay acumulación —y la hay seguro porque la acumulación de grasa corporal es el síntoma que define esa condición física—, cualquier causa que se proponga es una causa inventada. El síntoma no explica el síntoma. El síntoma no causa el síntoma. Usar una igualdad matemática para expresar “acumulación” de otra forma no cambia nada: la acumulación no causa la acumulación. La acumulación no explica la acumulación.

A partir del síntoma se ha deducido la causa:

La obesidad no explica la obesidad.

En definitiva, la base de la pseudociencia del balance energético es deducir causalidad de una correlación (ver), creyendo que hay información en usar una tautología (que es decir lo mismo de otra forma).

Leer más:

 

Lecciones caloréxicas (VI)

Si un evento A y un evento B tienen una correlación perfecta, se deduce que la existencia de A es indispensable para que se produzca B, siendo A el evento de los dos que se elija porque sí. Por tanto se deduce que A causa B. Ni B puede causar A, ni puede existir un C que cause tanto A como B.

Ningún error en la lógica, ¿verdad?

No puede haberlo, porque todos sabemos que de una correlación se puede deducir causalidad (ver). No puede haberlo, porque todos sabemos que de una tautología se puede deducir causalidad (ver). No puede haberlo, porque este “razonamiento” es el que se lleva aplicando los últimos 120 años para tratar de prevenir y combatir la obesidad. No puede ser un razonamiento estúpido porque eso significaría que se está intentando prevenir y combatir la obesidad con una hipótesis inválida confundida con una ley de la física, es decir con pseudociencia.

¿Errores en la “lógica caloréxica”? No se me ocurre ninguno. Encontrar errores en la lógica caloréxica sería como negar las leyes de la física, ¿no?



Leer más:

Profesores del Grado en Nutrición Humana y Dietética, ¿no os da vergüenza?

“Es mejor saber después de haber pensado y discutido que aceptar los saberes que nadie discute para no tener que pensar”. Fernando Savater

La pseudociencia del balance energético no tiene un único manantial: es una enfermedad institucional que ha infectado a científicos, médicos y nutricionistas. Y de ahí se ha extendido a la población general. Pero uno de los manantiales de la charlatanería es la Universidad, donde esta pseudociencia es enseñada como si fuera conocimiento indiscutible.

¿Que es lo que todo el mundo dice? Eso ya lo sabemos. Encontramos esta pseudociencia una y otra vez en la literatura “científica”:

El exceso calórico sostenido es la causa principal de la obesidad (fuente)

La obesidad es un trastorno extremadamente complejo que, evidentemente, requiere un entorno que promueva un alto consumo de energía y/o un bajo nivel de actividad física. (fuente)

Está claro que la obesidad se debe a un desequilibrio de la entrada de energía y el gasto de energía (fuente)

La causa última de la obesidad es un desequilibrio energético positivo a largo plazo [la ingesta de energía (EI) excede el gasto de energía (EE)] (fuente)

No se puede deducir causalidad de una correlación (ver).

No se puede deducir causalidad de una tautología (ver).

Las “enseñanzas” universitarias no pueden consistir en la repetición acrítica de dogmas. Si eso sucede, no es Universidad, es otra cosa.

Precisamente por el hecho de que CICO es una pseudociencia que está muy extendida y que está siendo usada para tratar de prevenir y revertir la obesidad, hablamos de un error que es importante corregir.

Leer más: