Los grandes momentos de la pseudociencia del balance energético

Leer más:

Anuncios

“Negacionistas del balance calórico”

seudocientífico (o pseudocientífico)

De seudo- y científico.

adj. Falsamente científico.

Doc ve con claridad las pseudociencias de otros (ver), pero la pseudociencia propia… la propia le cuesta más verla… Ahí le vienen las dudas sobre qué es pseudociencia y qué no.

Él sabe que quien opina que CICO es una pseudociencia es una persona que no se ha informado correctamente, una persona que se limita a leer a “negacionistas del balance calórico“.

¿Argumento sobre el tema en cuestión? Ninguno, sólo el ad hominem arrogante.

Por último, este señor nos dice que su pseudociencia fracasa porque la gente no aplica bien sus sabios tratamientos… ¡Es el entorno obesogénico!

Sin duda necesitamos más cultura del esfuerzo y menos poner en duda la ideología de los “expertos”.

¿Qué es pseudociencia?

Pseudociencia son ideas, afirmaciones o creencias que son presentadas como científicas, pero que en realidad no lo son. Sin ánimo de entrar a discutir qué es ciencia y qué no lo es, supongo que todos estaremos de acuerdo en que:

  1. La hipótesis CICO es presentada como si fuera una ley inviolable de la física, hasta el punto de que se afirma que los que la criticamos estamos negando la Primera Ley de la Termodinámica (ver,ver,ver): somos los “negacionistas del balance calórico”.
  2. La hipótesis CICO no es una ley de la física: es una hipótesis basada en paralogismos, premisas injustificadas y falacias.

Si esto es así, sin duda alguna CICO es pseudociencia. Si alguien no está de acuerdo con el punto 2, si alguien cree que CICO no es una hipótesis basada en premisas injustificadas y falacias, sólo tiene que detallar en qué me equivoco cuando lo explico:

Doc, como tú sí sabes hacer búsquedas, análisis y comparaciones por ti mismo, a diferencia de nosotros, los paletos “negacionistas” que sólo leemos blogs, no vas a tener ningún problema en contestar a mi pregunta, ¿verdad, Doc? ¿Cuáles son los errores en mis explicaciones?

Te preguntabas qué es pseudociencia. Bueno, pues pseudociencia es lo que tú defiendes, Doc. Pero déjame en mal lugar, por favor. Sólo tienes que indicar dónde están los errores en mis explicaciones.

Y luego me explicas cómo estoy negando la Primera Ley de la Termodinámica.

El médico contra el bloguero. ¡No lo puedes tener más fácil, Doc! ¡Es casi un abuso!

NOTA: hablé hace poco de cómo los defensores del statu quo recurren a la descalificación de los críticos o de la crítica en lugar de rebatir los argumentos. Ese dogmatismo es impropio de personas que tienen una titulación universitaria. O al menos debería serlo.

Leer más:

CICO es pseudociencia

La idea anterior es, básicamente, lo que nos dice la pseudociencia del balance energético: que nuestro tejido adiposo almacena grasa porque consumimos “calorías en exceso”.

¿Crece un tumor porque consumimos calorías en exceso? (ver) ¿Decrece cuando consumimos menos calorías de las que nuestro cuerpo necesita? Si el planteamiento del que estamos hablando fuera la simple expresión de una ley universal de la física, tendría que ser aplicable en cualquier crecimiento de un tejido, patológico o no.

Siendo que no lo aceptamos en ningún crecimiento, la deducción lógica es que CICO no deriva de una ley universal de la física.

Si CICO no deriva de una ley universal de la física, tiene que estar basado en premisas que no se hacen explícitas, pues se cuenta como si fuera esa ley de la física y no lo es. ¿Cuáles son esas premisas injustificadas que están en la base de CICO? (ver)

  1. Que únicamente dos de los tres términos de la ecuación del balance de energía pueden variar por sí mismos (i.e. el CI, o calorías ingeridas, y el CO, o calorías gastadas), no así el tercer término, que son los cambios en toda la energía acumulada en todos los tejidos del cuerpo en todos los formatos. El tercer término se toma de forma injustificada como pasivo: i.e. incapaz de variar por sí mismo.
  2. Que únicamente la energía almacenada en el tejido adiposo puede variar y que, por tanto, el tercer término es, porque sí, los cambios en la energía acumulada en un único tejido del cuerpo.

Si lo pensamos un momento, ésas son las premisas que no aceptamos cuando el planteamiento que estamos comentando se intenta aplicar en el caso del crecimiento de un tumor.

Además de lo anterior, mediante juegos de palabras y el uso de términos injustificados y falaces (“exceso calórico”) se convierte el gasto energético del cuerpo en una entrada, cuando en realidad no está bajo nuestro control y es un resultado. Pero, mediante esa maniobra, se crea la falsa causalidad de la teoría CICO: se establece un valor para 2 de los 3 términos de la ecuación y se hace creer de esa manera que el cuerpo se ve obligado a cambiar, de acuerdo con la ecuación matemática del balance de energía. Y, puesto que el tercer término de la ecuación ha sido fraudulentamente reemplazado por la energía acumulada en un tejido concreto del cuerpo, lo que se consigue es transmitir la fraudulenta idea de que lo que causa la acumulación de energía en el tejido adiposo es una diferencia entre las calorías ingeridas y las calorías gastadas.

Todo es falso en la hipótesis CICO: también la idea de que nuestro cuerpo no sabe qué hacer con la energía que sobra. Esa idea se usa para crear la falsa causalidad desde el lenguaje, pero carece de soporte fisiológico: nuestro cuerpo tiene mecanismos que permiten disipar en forma de calor energía que no se necesita. Son las llamadas “proteínas desacopladoras” (ver,ver,ver,ver,ver,ver). Es falso que se vea obligado a almacenar grasa porque no sabe qué hacer con los excesos.

Lo he explicado mil veces, y seguiré haciéndolo mientras tenga energía para denunciar este ABUSO. Repito con frecuencia las explicaciones y lo siento por los lectores habituales del blog, pero se está tratando la obesidad con ESTUPIDEZ. Y los errores en los que está basada esta pseudociencia están a la vista. No lo consintamos ni un minuto más.

Leer más:

Mismas calorías, pero parte de los animales consumen ajo…

“Reduction of Body Weight by Dietary Garlic Is Associated with an Increase in Uncoupling Protein mRNA Expression and Activation of AMP-Activated Protein Kinase in Diet-Induced Obese Mice

A unos ratones los engordamos con una dieta engordante que combina, en peso, un 23% de grasa y un 47% de azúcares (sacarosa+almidón+dextrosa):

To induce obesity in the mice, they were maintained on a high-fat control diet (45% of total energy as fat) that contained 23% (wt:wt) fat, 17% (wt:wt) casein, 12% (wt:wt) sucrose, 20% (wt:wt) starch, 15% (wt:wt) dextrose, 6% (wt:wt) cellulose, 4.3% (wt:wt) minerals, and 1.2% (wt:wt) vitamins.

A partir de la octava semana, a parte de los ratones se les añade ajo en polvo (grupos GL2 y GL5, 2% y 5% de la dieta en peso, respectivamente):

After 8 wk, the mice were randomly allocated to 3 groups of 6 mice each and subsequently maintained on one of the following diets: a high-fat control diet (CON) or a high-fat control diet supplemented with 2 (GL2) or 5% (GL5) (wt:wt) garlic powder.

El resultado es que los ratones que consumen ajo reducen ligeramente la ingesta, y ganan menos peso corporal que el grupo control, pero esa pequeña reducción de la ingesta no explica los cambios en el peso corporal, pues la “eficiencia energética” (peso corporal ganado por caloría consumida) se reduce claramente, por ejemplo se reduce a la mitad en el grupo suplementado con un 5% de polvo de ajo:

Food and energy intakes did not differ among the groups (Fig. 1B; Table 1), but energy efficiency was significantly lower in the GL5 group than in the CON group

La ingesta de comida y de energía no fue diferente entre los grupos […], pero la eficiencia energética fue significativamente más baja en el grupo GL5 que en el grupo CON.

En las gráficas se muestra la ingesta energética y el peso corporal en los distintos grupos:

¿Es posible que el suplemento hiciera que la comida fuera absorbida en menor medida? Hubo una mayor activación de las proteínas desacopladoras (ver,ver) en los grupos suplementados con ajo, es decir, la energía “entró” en el cuerpo, al menos en parte, pero fue disipada en forma de calor.

Los autores del estudio son víctimas de la pseudociencia del balance energético y, puesto que no han visto diferencias en la ingesta energética, suponen que el ajo lo que hace es aumentar el gasto energético y así, según la ecuación matemática del balance energético, el animal no engorda tanto. Vimos hace bien poco exactamente lo mismo en el caso de la nicotina (ver). Y es que todos sabemos que nuestro cuerpo funciona a base de matemáticas (ver):

These results suggest that garlic treatment can produce a thermogenic effect, which explains the increase in energy expenditure and resistance to weight gain of these mice.

Estos resultados sugieren que el tratamiento con ajo puede producir un efecto termogénico, lo que explica el aumento en el gasto de energía y la resistencia al aumento de peso de estos ratones.

WAT is a primary site of energy storage in the form of TG and it accumulates TG during an excess of energy.

El tejido adiposo blanco es un sitio primario de almacenamiento de energía en forma de TG y acumula TG durante un exceso de energía.

Our data showed a decrease in body weight after garlic treatment without any significant difference in energy intake, which suggests that dietary garlic has a physiological effect on the process of energy expenditure

Nuestros datos mostraron una disminución en el peso corporal después del tratamiento con ajo sin ninguna diferencia significativa en el consumo de energía, lo que sugiere que el ajo dietético tiene un efecto fisiológico en el proceso de gasto de energía

Como no cambia la ingesta entonces deducen que el efecto se produce alterando el gasto energético… Como he explicado numerosas veces, esta pseudociencia sólo permite explicaciones que hablen de 2 de los 3 términos de la ecuación del balance de energía en el cuerpo (ver,ver,ver). Lo que sucede en el campo de la nutrición y obesidad con la pseudociencia del balance energético es inaceptable desde el punto de vista intelectual, pero mucho más, en mi opinión, por las consecuencias que está teniendo en la salud de la población.

Y nótese lo esperpéntico de la situación: un experimento científico demuestra efectos en la composición corporal que nada tienen que ver con comer más o comer menos y que las calorías no pueden explicar, pero los autores del estudio llevan el resultado al terreno del “balance energético”, una teoría que establece fraudulentamente que la gestión del peso corporal en humanos es, por designio divino, una cuestión de calorías.

The Effects of Allicin on Weight in Fructose-Induced Hyperinsulinemic, Hyperlipidemic, Hypertensive Rats

Hasta el día 21 a todas las ratas las enfermamos con una dieta alta en fructosa. Desde el día 21 hasta el 35 a parte de las ratas les damos un suplemento de alicina, el principal componente activo del ajo. En la gráfica se muestra cómo el grupo que recibió alicina no siguió engordando, sino que bajó de peso. El grupo control subió 32 g, mientras que el grupo de la alicina bajó 13 g:

Cambiaron el orden de aplicación de la alicina, empezando desde el día 1, y las ratas no engordaron “a pesar” de que no se había reducido la ingesta energética. El grupo de la alicina subió 9 g, frente al grupo control que subió 33 g:

This occurred despite the fact that food consumption did not diminish

Esto ocurrió a pesar de que el consumo de alimentos no disminuyó.

Cambios en la composición de la dieta producen cambios en la composición corporal, sin que las calorías puedan explicarlos.

“Effect of garlic powder consumption on body composition in patients with nonalcoholic fatty liver disease: A randomized, double-blind, placebo-controlled trial

Cambiamos de animales. Estos son un poco más grandes y mucho menos inteligentes que los roedores: experimento en HUMANOS en el que se da un suplemento de ajo. Aleatorizado, doble ciego y con grupo placebo.

the intervention group received 400 mg garlic powder tablets (coated tablets contain 1.5 mg allicin, Amin Pharmaceuticals Co., Isfahan, Iran) twice a day while the control group received placebo (coated tablets contain starch and microcrystalline cellulose).

Sin diferencias apreciables entre ambos grupos ni en la ingesta energética ni en la composición de la dieta en términos de macronutrientes. A la izquierda los datos de partida, a la derecha tras 15 semanas. En rojo los datos del grupo de intervención, en azul los del grupo control.

En casi 4 meses, el grupo suplementado con ajo perdió 2.6 kg de grasa corporal, mientras que el suplementado con placebo perdió 0.3 kg.

Los autores del experimento resaltan que la notable reducción en la grasa corporal no se puede explicar por una diferencia en la ingesta energética.

Another important finding in our study was a significant reduction in body fat mass after garlic supplementation without significant changes in energy intake

Seguro que los datos son erróneos. Siempre lo son. Todos los datos experimentales son erróneos, en humanos y en otros animales.

La hipótesis del balance energético, es decir la hipótesis de que la gestión de nuestro peso corporal es una cuestión de calorías que entran y calorías que salen es demostrada falsa por la evidencia científica. Y lo que es falso no puede derivar legítimamente de leyes inviolables de la física…

Leer más:

La defensa del statu quo ignorando la crítica no es moderación, es dogmatismo y abusar de la confianza de la gente

Los fundamentos no se discuten, lo aceptado por la mayoría hegemónica no admite confrontación. Si alguien se atreve a pensar que las calorías no son las determinantes del sobrepeso […] si el apóstata deja oír su voz disidente, si expone sus argumentos, no será escuchado ni discutido científicamente; será desterrado del reino. Su propuesta será estigmatizada: “dietas de moda”, “reduccionismo biologicista”, “medicalización”; la descalificación sustituye a la refutación argumentativaDaniel Flichtentrei 

El desprecio a las críticas, el desprecio a los críticos, que la única respuesta sea la simple descalificación de la crítica a las ideas propias, como si el debate fuera absurdo, es una falta de respeto a los clientes.

¿Cuál es la “refutación argumentativa” de la crítica que aporta este señor? Ninguna, sólo aporta la descalificación gratuita de la crítica: “absurda batalla“.

¿Es absurda la batalla? ¿Es irrelevante que el paradigma energético, el que emplean la mayoría de los médicos y nutricionistas para tratar de prevenir y combatir la obesidad de sus clientes, esté basado en gravísimos errores conceptuales? ¿Cómo puede ser absurdo hacer frente de forma argumentada a la crítica? ¿Cómo se puede despreciar sin más el debate diciendo que es una “absurda batalla”? El debate sólo es absurdo si la crítica es manifiestamente errónea. Y si es tan errónea, se debería de poder explicar fácilmente dónde están los errores en la crítica. Si la crítica es tan claramente errónea como para decir “absurda batalla”, debería de ser muy fácil explicar dónde están los errores.

Nada puede cambiar si antes no se acepta que lo que hemos estado haciendo es insuficiente o erróneo o ilegítimo. Daniel Flichtentrei

El señor Bandera, como hacen muchos otros, recurre al ardid de presentar como moderación ni para ti ni para mí, venga, no discutamos y dejémoslo todo como está lo que no es otra cosa que la defensa acrítica de sus dogmas, que son en los que ha sido formado. Y que son los dogmas que, en mi opinión, llevan 80 años machacando nuestra salud. Su postura no es moderación, es dogmatismo. Su postura no es moderación, es despreciar sin más la crítica y defender el statu quo. Su postura le reporta un beneficio social a él, pero no beneficia a sus clientes.

“El metabolismo humano no es una ecuación”, pero “las calorías importan y siempre han importado”.

Decir “las calorías importan” es no decir nada y sólo cumple una función: mostrar adhesión y respaldo a la pseudociencia común (ver,ver). Ningún caloréxico ha sido capaz, hasta el momento, de definir “importan” de forma que se pueda refutar o confirmar la validez de esa afirmación. Defender la ideología propia con afirmaciones ambiguas es un claro síntoma de que lo que se está defendiendo es una ideología pseudocientífica. Dicen “importan” y dan el debate por finiquitado antes de se produzca. Es el desprecio a la crítica como único argumento.

Es natural y deseable que en el ámbito de la ciencia (y en el de la medicina que no es una ciencia) existan controversias. Es siempre saludable que se confronten hipótesis diferentes ante la complejidad de los hechos que estudiamos. Daniel Flichtentrei

Si quiere deshacerse de la crítica y el debate, que les haga frente con argumentos

Si el señor Bandera quiere acabar con la crítica a su charlatanería, lo tiene muy fácil: que defienda su ideología con argumentos rigurosos y libres de falacias. El desafío a los caloréxicos está sobre la mesa:

Por ahora ningún paladín de la calorexia ha aceptado el reto. Nadie lo hará. Tampoco Bandera lo hará, porque la hipótesis CICO es indefendible con argumentos rigurosos. Si hay rigor, CICO no tiene cabida.

Es mejor debatir una cuestión sin resolverla que resolver una cuestión sin debatirla. Joseph Joubert

Las creencias, aunque se aprendan en la Universidad, no valen nada si no pueden defenderse con argumentos racionales. Y no dejemos que las palabras nos engañen: despreciar la crítica sin hacerle frente no es ni humildad ni estar abierto a aprender. El señor Bandera presume de una cosa y hace la contraria.

CICO es una estrategia para convencer de que el problema no está en la comida, sino en la persona. Lo peor no es CICO, lo peor son los profesionales que juegan a darle credibilidad, culpando y condenando con ello a las personas. Malomalísimo

Los “profesionales” como Bandera, que defienden CICO de forma acrítica y que carecen de capacidad para defender su ideología con argumentos, no son la solución: son el problema.

NOTA: hablar de “consenso” es políticamente correcto, pero no es un bien en sí mismo. Cuando hay “profesionales” que tratan a sus clientes con teorías pseudocientíficas, en tal caso el consenso, la falta de crítica, es un problema. Cuando se está haciendo algo mal, el debate, la discusión, la crítica, el conflicto e incluso la existencia de bandos, son necesarios para arreglar el problema. 

Leer más:

Crónicas caloréxicas (XII): Óscar Picazo

We all suffer severely enough from the maintenance and support of false beliefs and the fatally wrong actions which they lead to, and the evil born when one such belief is entertained is great and wide. But a greater and wider evil arises when the credulous character is maintained and supported, when a habit of believing for unworthy reasons is fostered and made permanent. William K. Clifford

Todos sufrimos severamente por el mantenimiento y apoyo de falsas creencias y las acciones fatalmente erróneas a las que conducen, y el mal que nace cuando una de esas creencias es sostenida es grande y extenso. Pero un mal mayor y más amplio surge cuando la personalidad crédula se mantiene y apoya, cuando se fomenta y se hace permanente un hábito de creer por razones inválidas.

El actual enfoque de la obesidad está basado en una hipótesis nacida de premisas injustificadas, que se nos cuenta como si fuera la simple expresión de una ley inviolable de la física. Este hecho es importantísimo, porque significa que el actual enfoque de la obesidad está basado en pseudociencia, i.e. una hipótesis que se se presenta como científica, pero que realmente no lo es.

Como los lectores habituales de este blog ya conocen, me refiero a la idea de que es el balance calorías ingeridas -vs- calorías gastadas lo que determina el peso/grasa corporal, una hipótesis que se promueve como si fuera exactamente lo mismo que decir que la energía se conserva, o que 2+2=4. Pero no son lo mismo.

El contenido de algunos de los tuits de Óscar Picazo muestra con claridad cómo se defiende esta pseudociencia (mis negritas):

  1. En resumen: contar calorías (llamado CICO) como estrategia dietoterápica pché, y en eso estamos de acuerdo. Pero aparte de eso, está CICO como concepto físico aplicando balance de materia y energía al organismo. Y esa es la causa última de ganancia o pérdida de peso. (Jul 9)
  2. Andrés, creo que eres ingeniero: balance de materia y energía. Se aplica a cualquier sistema físico. El ser humano lo es y no escapa a estas leyes. La causa última de ganancia o perdida es CICO. (Jul 9)
  3. Una caloría de comida es una caloría. Otra cosa diferente es el gasto metabólico y la utilización que se haga de ella (la parte del gasto). El error es pensar que CICO es solo las calorias ingeridas. (Jul 6)
  4. No veo de verdad el problema con CICO y con el resto de factores de comportamiento, saciedad, gasto energético y metabólico. ¿Donde está el problema? Que si, que contar calorías como dietoterapia regular, pero no es verdad que en última instancia, no sea CICO quien determina peso (Jul 6)
  5. Si, claro. ¿Por qué son incompatibles? Mira el tweet del estudio en ratones que compartió serdna975 . Precisamente, demuestra lo que comento. Que KD gastaron más energía. Vale. Más CO. No invalida CICO. Lo de los otros factores estamos de acuerdo. Y no iba por ti en concreto. (Jul 6)
  6. Ya he leído el estudio. No contradice CICO. El balance calorías ingeridas – calorías gastadas determina el peso. Que KD gastara más no implica que CICO sea falso. Solo que hay que tener en cuenta el TEE y otros factores que afectan al gasto energético. (Jul 6)
  7. Y creo que los que limitáis todo sois vosotros. CICO si o no. Blanco o negro. Una caloría es una caloría o no. Lo siento, pero no entro en el juego. Hay que ver todo en su conjunto. (Jul 6)
  8. Hay muchos estudios de intervención con distintas aproximaciones con dieta que demuestran que a los seis meses aproximadamente, con consumo ad libitum, hay rebote. Eso no significa que CICO sea falso, repito. Simplemente que como estrategia de cambio de hábitos, no es buena. (Jul 6)
  9. No hace falta llegar a esos extremos para demostrar lo que te estoy comentando. Ni CICO es erróneo ni tampoco es lo único que importa. Hay más factores. Pero con la materia y la energía, 2+2 son 4. (Jul 6)
  10. Y para pérdida de peso se pueden usar muchas aproximaciones distintas: lo importante precisamente es encontrar la que le vaya mejor al paciente. A algunos les gusta pesar todo, otros prefieren un enfoque cualitativo. Pero al final, CICO determinará si ganan o no peso. (Jul 6)
  11. En resumen: CICO en un ser humano es MUY complejo pero no falso. Ese es un tema, y otro los factores que hacen que la gente coma mas o menos, por distintos motivos: palatabilidad, saciedad, etc. No son aspectos incompatibles. (Jul 6)
  12. Simplemente no entiendo la polarización. CICO es física y no es falso, y los balances de materia y energía son lo que son. ¿Que la aproximación de la caloria del alimento en el calorímetro no tiene en cuenta el TEE? Cierto. ¿Que en sujetos “en libertad” juegan otros factores? Si  (Jul 6)
  13. Ni CICO es mentira ni es lo único que importa. Participan muchos factores. No es culpa, es falta de adherencia, como pasa con cualquier cambio nutricional (incluido low carb). A los seis meses en la mayoría de estudios, rebote. (Jul 6)
  14. Agree. Food quality affects satiety and caloric intake. CICO is main determinant of wght. Don’t mix them (Jun 2015)

Como vemos, este señor afirma que los problemas de su ideología son:

  • Que CICO fracasa en la práctica por falta de adhesión a la dieta.
  • Que CICO es complejo.
  • Que hay gente que cree que CICO es considerar un sólo término de la ecuación.

La realidad es que la formación de este señor es pseudocientífica. La hipótesis CICO ni es válida ni es una ley de la física: es una hipótesis basada en paralogismos y juegos de palabras (ver,ver). Como he explicado repetidamente en el blog, la complejidad que este señor cree que tiene su pseudociencia es una complejidad que sólo afecta a 2 de los 3 términos de la ecuación del balance de energía, mientras que el tercer término se supone que es pasivo y que es la energía almacenada en un único tejido del cuerpo. Esas injustificadas premisas no se corrigen complicando más esos 2 términos.

Leer más: