Inyecciones de insulina causan acumulación de grasa corporal sin un aumento de la ingesta energética (en ratones)

Exposure to excess insulin (glargine) induces type 2 diabetes mellitus in mice fed on a chow diet

Experimento en ratones. Durante 8 semanas reciben inyecciones diarias de insulina “glargine”, una insulina de acción lenta.

As shown in Fig. 1A, mice treated with glargine consumed slightly more diet at the first week and then tended to consume slightly less diet when compared with control mice although the changes did not reach a statistical significance. Mice treated with glargine gained slightly more body weight than control mice although the gain reached a statistical significance only on week 7 (Fig. 1B). However, the percentage of epididymal fat (white adipose tissue, WAT) over the wholebody weight was significantly increased in mice treated with glargine

Como se muestra en la Fig. 1A, los ratones tratados con glargine consumieron un poco más de dieta en la primera semana y luego tendieron a consumir un poco menos de dieta cuando se compararon con los ratones control, aunque los cambios no alcanzaron una significación estadística. Los ratones tratados con glargine ganaron un poco más de peso corporal que los ratones de control, aunque la ganancia alcanzó una significación estadística solo en la semana 7 (Fig. 1B). Sin embargo, el porcentaje de grasa del epidídimo (tejido adiposo blanco, WAT) sobre el peso total se incrementó significativamente en ratones tratados con glargine

Sin diferencias en la ingesta de comida:

imagen_2570

Sin diferencias en el peso corporal:

imagen_2571

Pero el grupo tratado con insulina tiene más grasa corporal que el grupo control:

imagen_2572

¿Por qué han acumulado grasa corporal? Sabemos que esos ratones no han comido “de más”, sea cual sea la definición que empleemos para ese “de más”. Insisto: si, como dice la hipótesis CICO, acumulamos grasa corporal porque consumimos más calorías de las que necesitamos, ¿por qué han acumulado grasa corporal estos ratones?

Leer más:

Anuncios

Obesidad sin hiperfagia

Development of Obesity in Diabetic Mice Pair-Fed with Lean Siblings

En este experimento se compara el engorde de ratones diabéticos con sus hermanos (siblings) no diabéticos. Los ratones diabéticos suelen ser hiperfágicos (i.e. comen más de lo normal). Los autores plantean dos posibles causas (etiología) para la obesidad, de acuerdo con los postulados de Mayer y Thomas (fuente):

  • “reguladora”, o que se ha perdido el control del apetito, y
  • “metabólica”, o que hay un “error” en el metabolismo de los tejidos.

Los autores comparan el engorde de los ratones diabéticos con sus hermanos no diabéticos (denominados misty) cuando ambos reciben la misma cantidad de comida: los ratones diabéticos sólo pueden comer cada día la misma cantidad que comen los misty. Y el resultado que obtienen es que el engorde se sigue produciendo.

The results indicate that neither hyperphagia nor a hyperphagic feeding pattern is necessary for development of obesity in the db. Restricted dbs gained nearly half again (142%) as much body weight and accumulated approximately five times as much carcass fat as did the lean siblings with which they were pairfed.

Los resultados indican que ni la hiperfagia ni un patrón de alimentación hiperfágico son necesarios para el desarrollo de la obesidad en el ratón diabético db. Los dbs con ingesta restringida aumentaron casi un 50% (142%) en peso corporal y acumularon aproximadamente cinco veces más grasa en el cuerpo que los hermanos delgados con los que se igualaron en cantidad de comida.

“ni la hiperfagia ni un patrón de alimentación hiperfágico son necesarios para el desarrollo de la obesidad”

Por tanto, los autores concluyen que la obesidad en estos ratones es “metabólica”.

Si fuera cierto que se engorda porque se consume más energía de la que se necesita, esos ratones no deberían haber engordado. Bajo ese supuesto, limitarles la cantidad de comida debería haber detenido el engorde. Pero no lo hizo. Y nótese que éste es el consejo que nos dan los “expertos” para evitar la obesidad (ver). Me interesa la causalidad:

ese tejido adiposo quería crecer. Y lo hizo, aunque la ingesta energética fuera normal.

El tejido adiposo no sólo creció: al hacerlo, dejó sin comida al resto del cuerpo, limitando de esa forma el crecimiento lineal (lo que en humanos sería la altura):

The relative stunting of the restricted dbs suggests also that linear growth was sacrificed in favor of lipid accumulation.

El menor crecimiento relativo de los ratones diabéticos db con ingesta restringida sugiere también que el crecimiento lineal se sacrificó a favor de la acumulación de lípidos.

¡¡Causalidad!! Si les restringes la comida, siguen engordando hasta el punto de que no tienen suficientes nutrientes para otras funciones corporales, en este caso el crecimiento. La realidad que muestra este experimento es opuesta a la causalidad inventada por la charlatanería del balance energético: no engordaron por comer más de lo que gastaban, estaban desnutridos porque estaban engordando. Y seguro que el gasto energético se redujo: una consecuencia más del engorde, no su causa. Quien no entiende la trampa de causalidad que hay en la pseudociencia del balance energético, es que no entiende nada (ver,ver,ver).

El problema es que no sabemos cuántas calorías gastamos cada día

No, el problema es que el planteamiento CICO (Calorías que Entran Calorías que Salen) inventa una causalidad en nuestro cuerpo que no tiene más base que juegos de palabras falaces. Como consecuencia de esa charlatanería hemos llegado a creer que nuestro cuerpo va a tener hoy un gasto energético determinado y que, si fuéramos capaces de ajustar la ingesta energética a ese gasto, no engordaríamos. El problema de ese planteamiento no son las matemáticas, que sí encajan, sino el comportamiento del cuerpo, que es inventado (ver).

Leer más:

“El excepcionalmente potente efecto engordante de la insulina, independientemente de las calorías consumidas”

Insulin increases ceramide synthesis in skeletal muscle

En este experimento los ratones reciben inyecciones de insulina. Como vemos en la gráfica (parte izquierda), en comparación con el grupo control, los ratones pinchados con insulina ganaron mucho más peso corporal. Pero según la segunda gráfica (parte derecha) el consumo de comida fue similar en ambos grupos de ratones.

insulin-injected animals gained significantly greater body weight (Figure 5(a)), despite similar food consumption (Figure 5(b))

los animales inyectados con insulina ganaron un peso corporal significativamente mayor (Figura 5 (a)), a pesar del similar consumo de alimentos (Figura 5 (b))

Los autores del experimento resaltaron en el título del artículo que la inyección de insulina aumentó la concentración de ceramidas en el tejido muscular (gráfica abajo izquierda), pero yo resaltaría también que esos ratones acumularon claramente más triglicéridos (gráfica abajo derecha) en el hígado comparados con el grupo control. Más insulina, más grasa en el hígado.

we observed a significant increase in body weight in the insulin-injected animals compared with the saline-injected mice (Figure 5(a)), despite no significant difference in food consumption. While the treatment period is relatively short, these findings nonetheless corroborate a substantial body of evidence showing the uniquely potent fattening effect of insulin [4953], regardless of calories consumed [5455].

observamos un aumento significativo en el peso corporal en los animales inyectados con insulina en comparación con los ratones inyectados con solución salina (Figura 5 (a)), a pesar de que no había una diferencia significativa en el consumo de alimentos. Si bien el período de tratamiento es relativamente corto, estos hallazgos corroboran, sin embargo, una cantidad sustancial de evidencia que muestra el excepcionalmente potente efecto engordante de la insulina, independientemente de las calorías consumidas.

“estos hallazgos corroboran, sin embargo, una cantidad sustancial de evidencia que muestra el excepcionalmente potente efecto engordante de la insulina, independientemente de las calorías consumidas”.

Leer más:

“La ganancia de grasa corporal en este estudio no se puede explicar por un aumento de ingesta energética, porque no la hubo”

A diet containing soybean oil heated for three hours increases adipose tissue weight but decreases body weight in C57BL/6 J mice

Durante 16 semanas se alimenta a ratones con dietas idénticas en términos de ingredientes (sí, de ingredientes). La única diferencia es que en una de las dietas (HSO) el aceite de soja ha sido calentado, y en la otra (USO) no.

hso

Además de los grupos HSO y USO, existe un tercer grupo denominado PSO que sigue la dieta USO y al que se fuerza que la ingesta energética sea idéntica al grupo HSO.

hsopso

El resultado fue una diferente ganancia de peso corporal (como se puede comprobar en la tabla anterior), pero también una diferente ganancia de masa grasa (barras negra y gris en la siguiente gráfica):

fatpads

En palabras de los autores del estudio:

The gain in fat mass in this study cannot be explained by increased food intake because there were no differences in food intake between the USO and HSO groups.

La ganancia de masa grasa en este estudio no puede explicarse por un aumento en la ingesta energética porque no hubo diferencias en la ingesta energética entre los grupos USO y HSO.

No hubo diferencias en la ingesta energética y sí hubo diferencias en la acumulación de grasa corporal.

Según la teoría del balance energético, si los dos grupos de ratas han consumido las mismas calorías, deberían haber engordado en la misma medida. Si las leyes de la física dicen que es el “exceso calórico” lo que nos hace engordar, si dicen que es “comer más de la cuenta”, los resultados de este estudio no pueden producirse.

— no existen unos alimentos más engordantes que otros. Si tienen las mismas calorías engordan lo mismo

— la causa próxima de la obesidad es que comemos mucha comida

— al final del día lo que acaba determinando la ganancia de peso o pérdida del mismo es el balance calórico. Y esto está demostrado desde hace 20 años, mínimo

Leer más:

Menos grasa corporal, sin cambiar la ingesta energética y sin alterar los macronutrientes

No calorie deficit, no losing fat, period

Si no hay déficit calórico, no pierdes grasa, punto.

Weight loss does NOT require you to only eat certain types of food, avoid other types, combine types in various ways, or any other quackery. It only requires that you regularly feed your body less energy than it burns. Michael Matthews

Perder peso NO requiere que comas sólo ciertos tipos de comida y que evites otros, los combines de cierta manera o charlatanerías parecidas. Sólo hace falta que le des a tu cuerpo menos energía de la que quema. 

Michael Matthews nos ilumina con su sabiduría: “para perder peso sólo es necesario perder peso”. ¡¡Ohhhhh!!

Vamos a ver un experimento en ratones en el que sin cambiar la cantidad de calorías se redujo la grasa corporal.

Conjugated linoleic acid rapidly reduces body fat content in mice without affecting energy intake

Experimento en ratones. Se prueban distintas cantidades (de 0 a 1% de la energía) de ácido linoleico conjugado (CLA) en la dieta.

La ingesta calórica fue básicamente la misma en todos los grupos (un poco mayor en el grupo de 0.25%, un poco menor en el grupo de 0.75%).

Energy intake was not suppressed by any CLA dose.

cla

Y el resultado fue que a mayor cantidad de CLA (y menor de aceite de maíz), menor fue la acumulación de grasa corporal (en la gráfica se muestra clasificada por depósito):

Body fat was significantly lower in the 0.50, 0.75, and 1.0% CLA groups compared with controls.

fatmassweight

Los caloréxicos nos dicen que, puesto que ganar o perder grasa corporal es una cuestión de calorías, la composición de la dieta sólo importa si te ayuda a comer menos (ver). Llevamos un siglo basando la lucha contra la obesidad en una estúpida tautología (ver): la teoría del balance energético o teoría CICO. Desde el punto de vista lógico es indiscutible que esta teoría no es más que pseudociencia, pero la evidencia científica tampoco deja lugar a las dudas.

NOTA: las dietas eran idénticas en términos de macronutrientes y en los ingredientes, salvo el CLA, pues se retiraba de la dieta la misma cantidad de aceite de maíz que gramos de CLA se añadían.

NOTA: según la tabla 2 del artículo no hubo un incremento de la musculatura que compensase la pérdida de grasa corporal.

Leer más:

Misma ingesta energética, pero la bebida está edulcorada con fructosa (en ratones)

Consuming Fructose-sweetened Beverages Increases Body Adiposity in Mice

Se compara en ratones el efecto de consumir bebidas con diferentes edulcorantes: fructosa, sacarosa, edulcorante artificial y sin edulcorante. Aunque no se forzó la ingesta, todos los grupos consumieron básicamente la misma cantidad en términos de energía: 1045, 1066 y 1052 kcal en los tres grupos con edulcorante, un poco menos (991 kcal) en el grupo que bebió agua (círculos negros en la gráfica).
imagen_0370Tal y como se puede observar en las gráfica que hay bajo estas líneas a la izquierda, el grupo que consumió bebida edulcorada con fructosa (cuadrados blancos) ganó más grasa corporal que el resto de grupos. Según la gráfica de la derecha, también ganó más masa no-grasa:

imagen_0369

Los autores del estudio nos cuentan que las calorías no pueden explicar este resultado:

Because the overall amount of calories ingested was not different among the treatment groups in our study, other mechanisms relevant for energy balance must be responsible for the increased adiposity in mice exposed to dietary fructose.

Puesto que el montante total de calorías ingeridas no fue diferente entre los distintos grupos experimentales en nuestro estudio, otros mecanismos relevantes para el balance energético deben ser responsables del incremento de la adiposidad en los ratones expuestos a fructosa dietaria.

Han comido la misma cantidad que el resto de ratones…

no han comido “más de la cuenta”…

y han engordado.

imagen_0507

Leer más:

¡Malditos roedores!

las calorías de los alimentos es la única propiedad de la comida que ha demostrado convincentemente afectar a la masa grasa corporal. No hay ninguna otra propiedad de la comida que nunca haya demostrado afectar la masa grasa del cuerpo. Stephan Guyenet, PhD

Fish oil intake induces UCP1 upregulation in brown and white adipose tissue via the sympathetic nervous system

Interesantísimo experimento en ratones. Se alimenta a los ratones con cinco dietas que son básicamente la misma, en la que se altera ligeramente el tipo de grasa consumida (se añade aceite de pescado a cambio de quitar la misma cantidad de manteca, tal y como se muestra en la tabla). Por tanto, la composición de la dieta en términos de macronutrientes es idéntica en todos los grupos.

imagen_0309

No sólo eso: la ingesta energética es idéntica en todos los grupos de ratones:

The energy intake of all the mice was equalized by pair feeding.

La ingesta energética de todos los ratones se equilibró mediante alimentación emparejada (pair-feeding)

En resumen, misma ingesta energética, con exactamente la misma distribución en términos de macronutrientes.

El resultado fue que los grupos con aceite de pescado acumularon menos grasa corporal (y también menos peso corporal):

imagen_0310

Misma ingesta energética y misma distribución de macronutrientes —> Distinta acumulación de grasa corporal

Misma ingesta energética y misma distribución de macronutrientes —> Distinta acumulación de grasa corporal

Misma ingesta energética y misma distribución de macronutrientes —> Distinta acumulación de grasa corporal

dixiepixie

En este experimento, los ratones que menos engordaron tuvieron claramente mayor temperatura rectal, lo que sugiere que sí se absorbieron los nutrientes, pero fueron eliminados en forma de calor. Mi interpretación es que puesto que las dietas con aceite de pescado no eran tan engordantes como la dieta control, había más nutrientes en sangre, y la UCP1 se activó para deshacerse del exceso.

imagen_0312

Más importante que el hecho de que mi interpretación sea correcta o no, es plantear que la causalidad puede ser diferente de la que los defensores de la teoría del balance energético creen impuesta por las leyes de la física. En pocas palabras, ellos asumen que si con la misma ingesta energética se engorda, es porque se reduce el gasto energético, cuando es perfectamente posible (y más razonable) que el gasto energético se reduzca porque se está engordando.

The key question now is whether reduced thermogenic activity in fat cells is a cause or a consequence of weight gain in humans (fuente)

La cuestión clave ahora es si la reducida actividad termogénica en las células adiposas es causa o consecuencia de la ganancia de peso en humanos.

Leer más: