Por qué la teoría del balance energético es pseudociencia

(english version: click here)

Por qué la teoría del balance energético es pseudociencia

En primer lugar, su fundamento es una mera tautología (es decir, repetición innecesaria de una idea) referida al tejido adiposo:

Si el tejido adiposo acumula energía, en ese tejido entra más energía que sale

Esto es sólo un truismo, porque eso es lo que significa “acumulación”, ya que la energía no puede salir de la nada ni puede desaparecer, pero esta tautología no nos dice nada acerca de por qué está ocurriendo la acumulación de triglicéridos. La tautología (en su forma correcta) es inútil. El falso sentido de utilidad inventado por la Teoría del Balance Energético proviene de una transformación engañosa de la tautología inútil: el truco es que la frontera para la aplicación de la Primera Ley de la Termodinámica es injustificadamente cambiada por la frontera del cuerpo entero, en lugar de la frontera correcta, que son los límites físicos del tejido adiposo. Entender este engaño es crucial: si quieres aplicar la Primera Ley de la Termodinámica debes tener un límite físico claramente definido en su uso. La Teoría del Balance Energético viola ese principio y ese hecho convierte esta teoría en un engaño.

imagen_0897 El sistema termodinámico es la parte del mundo a la que estamos dirigiendo nuestra atención. Todo lo que no forma parte del sistema constituye el entorno . El sistema y el entorno están separados por un límite.

La energía interna es la totalidad de todas las formas de energía cinética y potencial del sistema

Cuando se usan los términos “Calories In” y “Calories Out”, el límite físico es la frontera del cuerpo entero. Esto es obligatorio. Por lo tanto, siempre hay que tener en cuenta la totalidad de todas las formas de energía en el cuerpo. Es injustificable y engañoso considerar sólo la energía almacenada en un tejido específico (por ejemplo, la acumulación de triglicéridos en los adipocitos).

Calorías In = Calorías Out + Cambio en DEPÓSITOS DE GRASA
← ERRÓNEO

Calorías In = Calorías Out + Cambio en TODOS LOS ALMACENES DE ENERGÍA
← CORRECTO, PERO INÚTIL

imagen_0899

Cualquier energía que queda después de que el cuerpo ha utilizado lo que necesita se almacena como grasa corporal (fuente)

Ésa es una teoría que no deriva de las leyes de la física.

El problema de la falsa causalidad

Además, la Teoría del Balance Energético se basa en una atribución infundada de causalidad. Es fácil entender este punto, sólo por comparación con cualquier otro crecimiento en un sistema biológico.¿Qué nos dice la Teoría del Balance Energético sobre condiciones como el hígado graso, la hipertrofia muscular, el gigantismo o el crecimiento de un tumor? ¿Qué nos dice sobre cómo funcionan los esteroides anabólicos? Todas estas situaciones representan el crecimiento de los tejidos dentro del cuerpo, y por lo tanto representan la acumulación de energía en uno o varios tejidos, al igual que la obesidad.

Hígado graso

La grasa se acumula en el hígado, por lo tanto

Es un hecho incontrovertible de la física que el hígado graso sucede cuando la ingesta de calorías excede el gasto […] las leyes de la física aseguran que cualquier persona revertirá su hígado graso si la ingesta de calorías se reduce lo suficiente

Es un hecho incontrovertible de la física que el peso aumenta cuando la ingesta de calorías excede el gasto […] las leyes de la física aseguran que cualquier persona obesa perderá peso si la ingesta de calorías se reduce lo suficiente

Gigantismo

Tu cuerpo no puede crecer a menos que comas más de lo que gastas:

Un desequilibrio entre la ingesta energética y el gasto energético es la principal etiología del gigantismo

Un desequilibrio entre la ingesta energética y el gasto energético es la principal etiología del exceso de peso

Masa muscular

El tejido muscular no puede crecer a menos que exista un desequilibrio calórico:

La hipertrofia muscular se define como un estado de aumento de la masa muscular resultante del exceso crónico de nutrientes, donde la ingesta de energía excede significativamente el gasto energético

La obesidad se define como un estado de aumento de la adiposidad resultante del exceso crónico de nutrientes, en el quela ingesta de energía excede significativamente el gasto energético

Tumor

Un tumor no puede crecer a menos que entre más energía que sale:

Un factor clave del crecimiento de un tumor es el equilibrio entre las calorías ingeridas y el gasto de energía basal del cuerpo. Por lo tanto, el crecimiento del tumor se produce cuando se acumulan pequeños saldos positivos de energía durante un largo período de tiempo

Un factor determinante de la obesidad es el equilibrio entre las calorías ingeridas y el gasto de energía basal del cuerpo. Por lo tanto, la obesidad se produce cuando se acumulan pequeños saldos positivos de energía durante un largo período de tiempo

Esteroides anabólicos

¿Los esteroides anabólicos aumentan tu masa muscular haciéndote hambriento o sedentario?

Si los esteroides anabólicos no aumentan la ingesta de […] energía y no disminuyen el gasto energético, ¿cómo exactamente se supone que causan la acumulación de energía en el cuerpo como músculo? No hay hadas mágicas cuando se habla de energía

Si la insulina no incrementa la ingesta energética y no disminuye el gasto energético, ¿cómo exactamente se supone que causa la acumulación de energía en el cuerpo como grasa? No hay hadas mágicas cuando se habla de energía

El gasto energético no es una entrada controlable del sistema

El engaño de la Teoría del Balance Energético se apoya en falacias retóricas donde el gasto de energía es aludido como si fuera una entrada controlable de la ecuación. No lo es. Si tanto la ingesta energética como el gasto energético se consideran entradas del sistema, y si se usa el engaño explicado anteriormente (es decir, considerando sólamente la energía almacenada en un tejido específico), se crea una falsa impresión de causalidad:

Cuando el gasto calórico disminuye y el consumo de calorías aumenta, la ecuación del balance energético deja sólo un posible resultado: la ganancia de grasa corporal (fuente)

Cuando el gasto calórico disminuye y el consumo de calorías aumenta, la ecuación del balance energético deja sólo un posible resultado: hígado graso o hipertrofia muscular o gigantismo o crecimiento de un tumor o estás embarazada y el feto crece

Como expliqué antes, asumir un valor para un resultado (“el gasto calórico disminuye”) es hacer trampa con las palabras. El gasto calórico NO es una entrada que podamos controlar.

Cuando la ingesta de calorías aumenta, en el caso en que el gasto de calorías disminuya la ecuación de equilibrio de energía deja sólo un resultado posible: hígado graso o hipertrofia muscular o gigantismo o crecimiento de un tumor

La ecuación del balance energético NUNCA puede usarse para predecir la respuesta de un tejido vivo a un estímulo, porque esa ley no tiene nada que ver con la biología. Su uso relacionado con el estudio de la obesidad se basa en falacias retóricas y es injustificado.

¿Significa esto que la Primera Ley de la Termodinámica no es válida en un sistema biológico?

Esa idea no es correcta: la Primera Ley de la Termodinámica siempre se cumple y, por tanto, también se cumple en los sistemas biológicos. Es la Teoría del Balance Energético lo que es un fraude, porque es una errónea aplicación y una errónea interpretación de lo que dice la Primera Ley de la Termodinámica.

La pseudociencia es la pretensión de que la Teoría del Balance Energético deriva legítimamente de la Primera Ley de la Termodinámica y que, por lo tanto, debe ser utilizada para deducir causas y soluciones para la obesidad. La Teoría del Balance Energético es un engaño y no puede ser utilizada para ese propósito, de la misma forma en que es claramente inapropiada para deducir cómo curar un hígado graso, cómo aumentar la masa muscular o cómo tratar a un niño que sufre de gigantismo. La obesidad no es una condición especial cuando de la Primera Ley de la Termodinámica se habla.

En última instancia, la obesidad refleja el desequilibrio energético, por lo que las principales áreas de intervención se relacionan con la ingesta dietética y el gasto energético, para los cuales el principal componente modificable es la actividad física (fuente)

El gigantismo también refleja un desequilibrio energético, ¿verdad? ¿Cuáles son las principales áreas de intervención en ese caso?

El crecimiento de un tumor también refleja un desequilibrio energético, ¿verdad? ¿Cuáles son las principales áreas de intervención en ese caso?

Leer más:

Anuncios

¿Somos ganado? Cómete tus cereales integrales y calla

En esta entrada del blog se mezclan varias ideas y se me complica ir al grano. Por un lado está el plano “intelectual“, en el que quiero resaltar que no existe evidencia científica para recomendar que la población consuma harina de cereales (y mucho menos, por tanto, para basar nuestra alimentación en los farináceos). Y por otro lado tenemos el plano personal o humano: siento absoluto desprecio como personas por aquell@s “profesionales” de la nutrición que tienen la arrogancia y la irresponsabilidad de hacer recomendaciones para la población que carecen de evidencia científica que las respalde. ¡¿Cómo se atreven?! ¿De dónde sale gente así? Una cosa es ser idiota y una muy diferente es creerse autorizado a jugar con la salud de otras personas. Hay tipas y tipos que se creen que por haber cursado un grado universitario tienen derecho a poner nuestra salud en su tablero de juego. No deberíamos normalizar la existencia de esa@s “expert@s”.

La repetición acrítica de los falsos dogmas

Prácticamente todo lo que creemos saber sobre lo que es llevar una alimentación saludable carece de fundamento (ver). Las conversaciones sobre nutrición y obesidad de los ciudadanos de a pie a menudo no son otra cosa más que la repetición acrítica de tópicos tan ridículos como falsos. Ése es el fruto de años de malinformación procedente de l@s nutricionistas.

Nos están diciendo que los cereales integrales son “comida real” y repetimos ese mensaje como si la palabra de la/el expert@ valiese algo. Pero, ¿acaso hemos visto la evidencia científica que demuestra que es saludable consumir cereales como el trigo? (ver) Incluso estamos cometiendo el grave error de trasladar esos mensajes a nuestros hijos como si repetir sin más lo que l@s “expert@s” dicen fuera una educación válida o fuera bueno para su salud. No es ni una cosa ni otra y en realidad lo que estamos haciendo es poner la salud de nuestros hijos en riesgo. No hay razones para consumir harina y sí hay razones para desconfiar de un producto que bajo ningún punto de vista se puede considerar comida de humanos. No sabemos cuáles son los efectos reales que puede tener en la salud de nuestros hijos esa injustificada recomendación y deberíamos ser prudentes: la verdadera educación es enseñar a dudar de l@s “expert@s”, enseñarles a no aceptar ningún mensaje de salud que no venga acompañado de una justificación “científica”. “¿Consumir harina de cereales, por qué?“. Y no nos conformemos con la apariencia, rasquemos un poco en las explicaciones que recibimos porque en temas de nutrición la mayoría de las veces no son otra cosa que BS pagado por la industria alimentaria (ver).

La pirámide las harinas

Los hechos son que allá por 1976 unos “sabios” en EEUU se inventaron que la dieta del ser humano tenía que estar basada en la harina (fuente). Y automáticamente cualquier dieta que no estuviera basada en el consumo de harina de cereales se convirtió en “desbalanceada” (ver).

Increase carbohydrate consumption to account for 55 to 60 percent of the energy (caloric) intake.
Increase consumption of fruits and vegetables and whole grains.

Unas directrices que se ilustraron 15 años más tarde con la tristemente célebre pirámide de la harina (ver). Era la obra del Departamento de Agricultura de EEUU, que convirtió las recomendaciones dietarias en un instrumento para colocar su producción de harina de cereales.

Es decir, hace cuatro décadas se inició un experimento masivo no autorizado y no controlado con la población, que nos convirtió en mero ganado en manos de aprendices de brujo: se apostó nuestra salud a que consumir harina era saludable, sin más evidencia científica que no tener evidencia científica.

What are the risks associated with eating less meat, less fat, less saturated fat, less cholesterol, less sugar, less salt, and more fruits, vegetables, unsaturated fat and cereal products— especially whole grain cereals. There are none that can be identified and important benefits can be expected.

¿Basar la dieta de los seres humanos en la harina, un producto procesado que no es comida de humanos? ¿Cómo se atrevieron a hacer esas irresponsables recomendaciones sin tener evidencia científica sólida que respaldara esa propuesta? La explicación es que estos “genios” nos querían salvar de la carne, el colesterol y la grasa saturada. Y no podían esperar a saber si tenían razón en sus creencias, no podían esperar a saber si el remedio que proponían sería peor que no hacer nada: tenían que actuar ya “por nuestro bien”. Como decía, esto va más allá de lo intelectual: repugnan como personas.

Han pasado 40 años y sigue sin aparecer evidencia científica que aconseje incluir la harina de cereales en la dieta de los seres humanos. Pero la harina no está en la pirámide de las harinas por razones de salud, que no las hay, sino por razones económicas.

¿Y nadie dijo nada ante esos hechos? Sí que se dijo, pero poco importó. A ese respecto recomiendo leer este artículo de Jonathan Bailor: Is the Food Guide Pyramid and MyPlate Making Your Family Fat? Realmente interesante.

La modernidad que no lo es

Nada ha cambiado. Las nuevas generaciones de “expertos” en nutrición presumen de ser diferentes de sus predecesores, a los que llaman “dinosaurios” de la nutrición, pero nada ha cambiado pues siguen propagando mensajes que no tienen fundamento científico, como por ejemplo el que estoy comentando de que la harina integral es “comida real” (ver). ¿Cómo saben que no están dañando nuestra salud con ese consejo? ¿Cómo es posible que hagan esa recomendación sin tener esos datos? ¿Cómo se atreven a jugar así con nuestra salud?

Pero los “expertos” presumen de haberse modernizado. Ahora ya no nos dan las recomendaciones en forma de triángulo, lo que era muy lioso para nosotros, la estúpida población, sino en forma de círculo, sin aristas y por tanto mucho más fácil de entender por parte de nuestras simples mentes. Porque son muy inteligentes y saben que el problema no es que las recomendaciones carezcan de fundamento, sino que los ciudadanos de a pie no las entendíamos. Al parecer no nos habíamos enterado de que teníamos que consumir harina y todo esfuerzo es poco para trasladar ese mensaje de forma clara a la población.

¿Lo vemos claro en el círculo del “plato saludable”? La cuarta parte de nuestra dieta tienen que ser cereales integrales. Y la pregunta sigue siendo la misma: ¿por qué? ¿cuál es la evidencia científica de que es mejor consumir cereales que no consumirlos? Y, ¿cómo se atreven a hacer esa recomendación si no tienen esa evidencia científica? ¿Por qué sólo pedimos evidencia científica a los “médicos” homeópatas? ¿Acaso las fuentes oficiales están libres de tener que regirse por ese mismo rasero? ¿Asumimos como dogma la infalibilidad de l@s “expert@s”?

Entonces, ¿no se pueden hacer recomendaciones nutricionales?

Dado el nivelazo que tienen l@s “expert@s” en nutrición, se agradecería que dejaran de lanzar mensajes a la población, la verdad. Los ciudadanos tenemos derecho a la salud y ese derecho es incompatible con recomendaciones dietarias carentes de evidencia científica. Si no se respeta ese derecho, no somos otra cosa más que ganado.

¿Somos ganado o somos ciudadanos con derecho a la salud?

 

Azúcar e hígado graso

Impact of liver fat on the differential partitioning of hepatic triacylglycerol into VLDL subclasses on high and low sugar diets

Estudio en humanos de 12 semanas de duración. Experimento de tipo cruzado (crossover) y aleatorizado. Se comparan los efectos de dos dietas isoenergéticas con la misma composición en términos de macronutrientes pero que se diferencian en el contenido en azúcar (26% frente a 6% de las calorías):

The two diets were iso-energetic and contained the same macronutrient composition […] There was no difference in reported energy intake between diets, or differences in energy intake, macronutrients or alcohol between NAFLD and controls on either diets

En la tabla podemos ver el diferente efecto de las dos dietas en el contenido en grasa del hígado y en la grasa corporal. Se muestran los resultados por separado según si los participantes tienen hígado graso no alcohólico (NAFLD) o tienen un hígado sano:

Sin comentarios.

Leer más:

¿Por qué injuriar a los obesos (todavía) se consiente socialmente?

A efectos de estigmatización y de injurias, yo me siento obeso, porque sigo siendo la misma persona, con los mismos defectos y virtudes que cuando pesaba 25 kilos más. La única diferencia es que cuando pesaba 25 kg más era una persona malinformada y con creencias erróneas/infundadas sobre qué hacer para mantenerme sano y delgado.

¿Por qué la gente se atreve a decir públicamente que los obesos no adelgazamos porque no tenemos fuerza de voluntad o que somos vagos?

Perhaps because weight stigma remains a socially acceptable form of bias, negative attitudes and stereotypes toward obese persons have been frequently reported by employers, coworkers, teachers, physicians, nurses, medical students, dietitians, psychologists, peers, friends, family members, and even among children aged as young as 3 years (fuente)

Quizá porque el estigma de peso continúa siendo una forma de discriminación socialmente aceptable, las actitudes y estereotipos negativos hacia las personas obesas han sido constatadas con frecuencia en empleadores, compañeros de trabajo, profesores, médicos, enfermeras, estudiantes de medicina, dietistas, psicólogos, colegas, amigos, familiares e incluso en niños de tan sólo 3 años de edad.

No diríamos que los afroamericanos tienen peores trabajos que los caucásicos porque son faltos de fuerza de voluntad. No diríamos que las mujeres tienen más problemas de peso que los hombres porque son más vagas y comilonas. No asociamos raza ni sexo con defectos en la personalidad. Raza y sexo han sido motivo de discriminación en el pasado —y lo siguen siendo en países poco avanzados en los derechos “humanos”— pero actualmente sería socialmente inaceptable en nuestro país hacer esas asociaciones. Hemos avanzado, pero todavía lo consentimos con los obesos. ¿Por qué?

La respuesta es evidente: la causa es la atribución de control (ver,ver,ver). Creemos saber qué causa la obesidad y creemos saber que existe un remedio conocido por el obeso o la obesa. Si no adelgazan es porque no quieren seguir el tratamiento efectivo que saben que tienen que seguir.

To generate dislike of fat people, one must think fat undesirable and simultaneously blame the person for his or her situation (fuente)

Para generar desagrado hacia la gente gorda, uno debe pensar que estar gordo es indeseable y simultáneamente culpar a la persona por su situación

Pensemos un momento cómo contribuye a esta situación que médicos y nutricionistas hagan referencia a los obesos como vagos, comilones o personas que no se esfuerzan. Si ésa es la opinión de los “expertos” en el tema, ¿por qué va nadie a pensar lo contrario? Y, además, nos disgustan los gordos…

almost 80% of our respondents reported that patients frequently or almost always lacked discipline, and 52% felt patients lacked motivation to lose weight (fuente)

casi el 80% de los participantes [médicos de familia] infomaron de que los pacientes frecuentemente o casi siempre carecen de disciplina y el 52% creía que carecen de motivación para perder peso

¿Igual de faltos de fuerza de voluntad que todo el mundo, pero con un problema de peso?

Y si tenemos en cuenta que 3 de cada 4 de esos médicos recomendaban a sus pacientes una dieta baja en grasa y ejercicio físico para adelgazar, ¿qué es lo que esos médicos están observando? Quizá se pierde la motivación por adelgazar cuando se ve que los esfuerzos previos no sirvieron de nada. ¿Qué es causa y qué es efecto? ¿Quién puede pasarse toda la vida motivado para conseguir un objetivo viendo que fracasa una y otra vez? ¿Estamos culpando a la persona por el fracaso de un método cuya única justificación es pseudociencia?

Lo realmente sorprendente para algunos autores no es que una persona esté desmotivada para volver a hacer dieta hipocalórica, sino que lo vuelva a intentar.

The generally negative outcome of many such self-change efforts makes it difficult to understand why so many individuals persist at these attempts (fuente)

El resultado habitualmente negativo de los esfuerzos por cambiar hace difícil entender por qué tantos individuos insisten en intentarlo

Y de forma muy reveladora estos autores hablan de “self-change” dando por supuesto que eso es lo que el obeso no consigue hacer. Los “expertos” tienen la creencia de que ellos son inteligentes y entienden el problema y que son los obesos los que no tienen capacidad para aplicar el remedio (ver). Es la atribución de control: es suponer que los obesos sabemos cómo tenemos que cambiar nuestros hábitos, pero no somos capaces de hacerlo. Ésa es la injustificada creencia que está en la base del estigma. 

Repeated failure, however, threatens to undermine the reinforcing power of these incentives or rewards. After all, they are rarely if ever experienced (fuente)

La reiteración en el fracaso, sin embargo, amenaza con socavar el efecto motivador de esos incentivos o recompensas. Y es que rara vez se experimentan esas recompensas.

Los autores del artículo citado atribuyen los reintentos al “síndrome de la falsa esperanza“, que es tener falsas expectativas sobre lo que pueden conseguir. En ese caso los expertos creen que la gente se esfuerza en vano en cambiar. Lo que yo creo es que se intenta una y otra vez adelgazar por una combinación de factores: de forma resumida, porque funciona a corto plazo, lo que hace creer que el método funciona, porque se cree conocer qué ha fallado en los intentos anteriores y porque se confía —injustificadamente— en que el médico/nutricionista que lo receta es competente en su trabajo.

¿Por qué las injurias contra los obesos se interpretan como “decir las verdades que pocos se atreven a decir”? ¿Por qué se hace referencia a nosotros como vagos, glotones, carentes de fuerza de voluntad o irresponsables con nuestra salud? ¿Cómo es posible que se estigmatice así a personas que demuestran todo lo contrario en otras facetas de sus vidas? Se podría decir que en última instancia la causa es la estupidez humana, pero eso ayuda poco a corregir el problema de la estigmatización. Sin embargo, explicar que la verdadera causa es la pseudociencia del balance energético es igual de correcto, pero además sí ayuda a encontrar un remedio para el problema de la estigmatización, pues ayuda a señalar a los charlatanes que son los verdaderos culpables de esta situación.

¿Vaguetes, comilones, faltos de fuerza de voluntad? Yo creo que lo que necesitamos los obesos son tratamientos que funcionen, no ser injuriados. Es especialmente grave cuando la fuente del estigma son médicos y nutricionistas

¿Qué papel puede jugar la estigmatización en tratar una condición médica? Ninguno.

The question of where stigma fits in public health practice has an easy answer: nowhere (fuente)

La cuestión de cómo encaja el estigma en la práctica de la salud pública es sencilla: de ninguna forma.

No deberíamos consentir lo que está pasando con la obesidad ni un minuto más.

Leer más:

La guerra del lenguaje (XII): sociedades “científicas”

Como ya he comentado en el blog, un obstáculo en temas de obesidad y nutrición es el ego de los “expertos”. Para muchas de estas personas que se derribe el paradigma de las calorías equivale a reconocer que han estado diciendo estupideces durante años (ver). Y otro obstáculo es el dinero: hay fuentes cuyo mensaje “de salud” es pagado directa o indirectamente por la industria (y me refiero a farmacéutica, alimentaria, de la dieta o del fitness). Y el problema no es tanto que sea así, que también, sino no ser conscientes de que determinadas fuentes no son otra cosa que departamentos comerciales “externalizados” de esas industrias.

La dificultad para distinguir el papel real de algunas de las sociedades, denominadas científicas, que en ocasiones parecen claramente infiltradas por el marketing y transmutadas en órganos de adoctrinamiento y presión al servicio de las compañías“ (fuente)

ninguna de las asociaciones sanitarias declara públicamente tener conflictos de interés, cuando todas están básicamente financiadas por la industria. Esperpéntico (fuente)

¿”En ocasiones parecen”? ¿Es que acaso son otra cosa?

Es muy habitual encontrar que en artículos de salud las fuentes consultadas hablan en nombre de asociaciones “científicas” de nombre grandilocuente (“Asociación Española de…”, “Fundación Europea de…”), y los ciudadanos simplemente damos por normal la existencia de estas fuentes, sin cuestionar cuál es su negocio y su propósito. Escuchamos su mensaje pero no cuestionamos a qué se dedican: asumimos sin más que son fuentes de información prestigiosas, transparentes, éticas, independientes, etc. (ver)

Estas sociedades dicen realizar labores de formación tanto de los profesionales (argumentan que la sanidad pública no los forma una vez titulados) como a los ciudadanos (dicen con toda arrogancia que hacen “llegar la ciencia” a los ciudadanos), así como actuar de “interlocutores cualificados” ante la sociedad civil y los poderes públicos (ver). Todo lo anterior son palabras tan vacías como pretenciosas. Los hechos lo que dicen es que, en general, estas sociedades con una mano reciben dinero de la industria, y con la otra maniobran para favorecer los intereses de esa misma industria, ya sea lanzando sus mensajes a la población o presionando a los poderes públicos. Todos lo hemos visto: con una mano reciben dinero de X, y con la otra mano ponen un “sello de garantía” en un paquete de cereales de desayuno fabricado por X. Con una mano reciben dinero de Z y con la otra mano ejercen presión para que un fármaco antiobesidad fabricado por Z sea incluido entre los fármacos financiados por la sanidad pública. Lo que quiero resaltar es que esto NO es una desviación de la función para la que fueron creadas esas sociedades: actuar así es la única razón por la que fueron creadas y por la que existen. No es un problema de España en particular, esto pasa en todo el mundo (ver,ver).

Son grupos de presión o lobbies y referirse a ellos como asociaciones “científicas” o “profesionales” no es apropiado.

No digo que sea ilegal, pero su actividad no es ni independiente, ni transparente, ni ética y se basa en aparentar ante la población ser lo que no se es para favorecer los intereses de sus fuentes de financiación. Engaño o representación teatral, según queramos verlo.

chicos, se acabó el recreo, los mayores vamos a encargarnos de los asuntos de verdad (fuente)

La obesidad

Es evidente que mi interés es la obesidad. ¿Qué aportan estos grupos de presión disfrazados de “responsables profesionales” en el ámbito de la obesidad? ¿Hacen falta sociedades que nos eduquen a los ciudadanos en la pseudociencia del balance energético? ¿Si hubiera un fármaco realmente efectivo para combatir la obesidad, haría falta que una de esas sociedades fuera pagada por la industria farmacéutica para hacer presión con el objetivo de que ese fármaco fuera financiado por la sanidad pública? Creo que las respuestas son obvias.

Yo lo que veo es que en temas de obesidad, las mal llamadas “sociedades científicas” lo único que hacen es apuntalar:

  1. la pseudociencia del balance energético, que es de vital interés tanto para la industria alimentaria como para la industria de la dieta, y
  2. el demencial tratamiento médico de la obesidad basado en la “fuerza de voluntad” y sin un tratamiento con eficacia respaldada por la evidencia científica (que esto último esté sucediendo es para poner los ojos como platos).

No es que estas compañías teatrales sean las únicas responsables de que se esté tratando la obesidad con charlatanería, pues tenemos a nutricionistas, médicos e instituciones públicas propagando las mismas patéticas estupideces, pero colaboran en agravar el problema. O en otras palabras, su actuación financiada por la industria nos tiene a los obesos como daños colaterales de un modelo de negocio que quizá no sea ilegal, pero que desde luego no es bueno para nuestra salud.

Los siguientes mensajes los he leído procedentes de cabilderos (i.e. lobistas) de una de esas asociaciones (que en este caso dice estar dedicada a la obesidad). Ningún negocio que se traigan entre manos, sea quien sea quien financie su actividad, justifica el daño que están haciendo a los obesos:

  • La obesidad es un problema de calorías que entran y calorías que salen
  • Casi cualquier método funciona para adelgazar, pero hay que mantenerlo cuando ya se ha adelgazado
  • Recomendación de dieta hipocalórica “equilibrada” o mediterránea

En definitiva, las páginas web comerciales buscan tener visitantes que hagan click en los anuncios publicitarios. Para rellenar contenidos acuden con frecuencia a sociedades “científicas” que no son otra cosa que departamentos de marketing encubiertos. Si los ciudadanos no podemos evitar que esto suceda, al menos deberíamos ser avisados de cuándo somos espectadores de infomerciales.

Leer más:

Trigo y sistema inmune (4 de 4)

Los hechos

  1. El gluten no es una proteína más. A diferencia del resto de proteínas ningún ser humano puede digerir la gliadina del trigo (fuente).
  2. El trigo aumenta la permeabilidad intestinal en todas las personas a través de la zonulina (fuente).
  3. Las enfermedades de tipo autoinmune están asociadas a un aumento de la permeabilidad intestinal y a un aumento de los niveles de zonulina (fuente).
  4. Las personas que dicen tener sensibilidad al gluten tienen una mayor translocación bacteriana que el resto de personas (fuente), lo que hace pensar en que tienen una permeabilidad intestinal alterada. También presentan anticuerpos frente al trigo con mayor frecuencia que el resto de la población (fuente).
  5. No sólo los celíacos desarrollan una respuesta inmune frente al trigo y un notable porcentaje de la población presenta en sangre anticuerpos contra el trigo (fuente,fuente,fuente).
  6. Existe cierta correlación entre desarrollar anticuerpos contra el gluten y desarrollar anticuerpos contra el propio cuerpo, lo que podría guardar relación con su reactividad cruzada (fuente,fuente,fuente).
  7. Los fragmentos no digeridos del trigo que son translocados al interior del cuerpo poseen mimetismo molecular con proteínas del cuerpo (fuente,fuente).
  8. La gliadina del trigo tiene más de 50 epítopos capaces de producir una respuesta inmune, ser citotóxicos o alterar la permeabilidad intestinal (fuente).
  9. Anticuerpos contra el gluten se han encontrado de forma mucho más frecuente en pacientes autistas y esquizofrénicos que en sujetos control o en la población general (fuente).
  10. Varias condiciones autoinmunes se sabe que son causadas o agravadas por el trigo (fuente,fuente).

Prevención frente a interés comercial

Entre un 8 y un 9% de la población sufre algún tipo de enfermedad de tipo autoinmune (fuente). Y, como hemos visto en la primera parte del artículo, no son las únicas personas que quizá podrían tener una mejor salud de no haber consumido nunca trigo.

¿Cuántas personas tendrían mejor salud si hubieran evitado el consumo de trigo?

¿No deberíamos haber tenido respuesta a esa pregunta antes de introducir el trigo en la dieta del ser humano? Porque no perdamos de vista que la harina de trigo es un producto que sólo existe en su estado procesado, que se obtiene a partir de la comida de otros animales y que en términos evolutivos es una moda de reciente aparición: la harina de trigo no es comida de humanos, es un experimento dietario que ha salido mal.

For 99.9% of its evolution, the human species based its diet on products that were naturally gluten free […] Possibly, the introduction of gluten-containing grains represented a “mistake of evolution” that created the conditions for human diseases related to gluten exposure (fuente)

Durante el 99.9% de nuestra evolución la especie humana basó su dieta en productos que eran “libres de gluten” de forma natural […] Posiblemente, la introducción [en la dieta] de los cereales que contienen gluten fue un “error evolutivo” que creó las condiciones para las enfermedades humanas relacionadas con la exposición al gluten

La postura oficial sobre el trigo es el silencio acerca de los riesgos en su consumo y promocionar la harina integral en base a estudios epidemiológicos. Algunos investigadores al menos dicen que cuando detectes que ya tienes una enfermedad autoinmune te hagas pruebas de sensibilidad al gluten y, en su caso, a partir de ese momento sigas una dieta sin gluten.

It is thus recommended that patients with autoimmune endocrine disorders (including patients with autoimmune thyroiditis, type I diabetes, Addison’s disease) and patients with idiopathic hypo- and hyperparathyroidism be routinely investigated for gluten sensitivity, with or without enteropathy. If simultaneously antibodies against glutamic acid decarboxylase, transglutaminase, thyroglobulin, thyroid peroxidase, heat shock protein and gliadin, gliadin peptide and gluteomorphins are detected, then the patient should be monitored closely after the institution of a gluten-free diet. (fuente)

Parece que con el trigo la prevención no es una opción.

Trigo y sistema inmune (3 de 4)

Higher constitutive IL15Rα expression and lower IL-15 response threshold in coeliac disease patients

Los autores nos explican que, en el modelo más aceptado de cómo se inicia la celiaquía, la gliadina desencadena una reacción innata caracterizada por la producción de interleucina 15 (IL-15) por parte de las células epiteliales:

gliadin toxic peptides (i.e. the 19-mer) trigger an innate immune response [10], mainly characterized by the production of IL-15 by epithelial cells

En este estudio encontraron que el sistema inmune de la mitad de las personas no celíacas percibe el gluten como un antígeno y se pone en marcha el sistema inmune innato segregando IL-15. Los autores interpretan textualmente esa observación como “dañino efecto“:

The data obtained in this pilot study support the hypothesis that gluten elicits its harmful effect, throughout an IL15 innate immune response, on all the individuals. This innate response is found in both patients with and without CD, although the triggering of an adaptive response is CD specific. (fuente,fuente)

La hipótesis de los autores es que las personas que sufren celiaquía necesitan niveles más bajos de la IL-15 para desencadenar la respuesta adaptativa, lo que explicaría que ellos sí tengan una respuesta inflamatoria cuando lo cierto es que el gluten no sólo produce la reacción del sistema inmune innato en esas personas:

The results shown here, the increased expression of both IL15Rα and pro-inflammatory mediators, and the higher response to IL-15, support the hypothesis that CD patients have a lower IL-15 threshold response. This hypothesis may explain why the (innate) IL-15-mediated response to gluten is not restricted to CD, though the secondary inflammatory response is only observed in genetically susceptible CD patients.

Intestinal cell damage and systemic immune activation in individuals reporting sensitivity to wheat in the absence of coeliac disease

En este estudio encontraron que las personas que sin ser celíacas decían tener sensibilidad al gluten tenían indicadores de translocación microbiana más elevados.

we measured the levels of LBP and sCD14 as indicators of the translocation of microbial products, particularly LPS, across the epithelial barrier. […] We found significantly elevated serum levels of both LBP and sCD14 in individuals with NCWS in comparison with patients with coeliac disease and healthy controls.

Lo que según ellos sugiere que la translocación de productos desde el tracto intestinal contribuye a la activación del sistema inmune innato y adaptativo observada en las personas que tenían sensibilidad al gluten no celíaca:

We found that levels of IgG and IgM antibodies to flagellin were significantly elevated in the NCWS cohort. Considering that no individuals in this study had evidence of infection, these observations are suggestive of a translocation of microbial products from the GI tract that contributes to the observed innate and adaptive immune activation in the NCWS cohort

Y cuando esos sujetos seguían una dieta sin trigo (o cereales relacionados) los marcadores de activación inmune, los marcadores de daño epitelial en el intestino y los síntomas mejoraban:

we examined the above markers in a subset of NCWS subjects before and after a diet that excluded wheat and related cereals. The results indicated a significant decline in the markers of immune activation and gut epithelial cell damage, in conjunction with the improvement of symptoms.

The Prevalence of Antibodies against Wheat and Milk Proteins in Blood Donors and Their Contribution to Neuroimmune Reactivities

Los datos de este artículo muestran que un notable porcentaje de personas presenta anticuerpos frente al trigo, es decir, una reacción del sistema inmune adaptativo ante los distintos antígenos del trigo.

Además en este estudio se encontró una gran coincidencia entre generar anticuerpos contra el gluten o la leche y generar anticuerpos contra proteínas del propio cuerpo:

Statistical analysis showed significant clustering when certain wheat and milk protein antibodies were cross-referenced with neural antibodies. Approximately half of the sera with antibody elevation against gliadin reacted significantly with GAD-65 and cerebellar peptides; about half of the sera with elevated antibodies against α + β-casein and milk butyrophilin also showed antibody elevation against MBP and MOG.

La gráfica muestra una análisis de grupos de dos vías de los coeficientes de correlación de Pearson entre proteínas de la comida y proteínas del cerebro:

¿Un resultado causado por la reactividad cruzada?

This cross-reactivity between α-gliadin and cerebellar peptides, and between milk butyrophilin and MOG peptides, could be responsible for the simultaneous detection of antibodies against these molecules in a small percentage of tested blood samples.

Ante estos resultados los autores plantean la posibilidad de que debido al “mimetismo molecular” entre el gluten y algunas proteínas del cuerpo, especialmente proteínas del sistema nervioso, la respuesta inmune ante el trigo acabe produciendo un problema neuroinmune en un pequeño porcentaje de personas:

With these experiments we demonstrated that cerebellar and MOG peptides, which are known to be important autoantigens in gluten ataxia and MS, can cross-react with wheat and milk proteins. The demonstration of molecular mimicry between α-gliadin, cerebellar peptide, milk butyrophilin, and MOG, and the simultaneous detection of antibodies against these proteins in a small percentage of the general population may have broader implications in the induction of neuroimmune disorders. In these individuals, due to a regulatory defect in mucosal immunity, the consumption of wheat and milk products provides a source of α-gliadin, γ-gliadin, and milk butyrophilin-derived peptides that can cross the gut mucosa to stimulate antigen-specific immune responses both locally in the gut as well as in the periphery. In the majority of the population the cerebellar and MOG normally remains sequestered behind the blood brain barrier (BBB). However, CNS inflammation and BBB breakdown can render the neural tissue antigens accessible to the cross-reactive antibodies and auto-reactive lymphocytes, subsequently resulting in neuroimmune disorder

Según uno de los autores del artículo, las personas con sensibilidad al gluten y los lácteos tienen un riesgo mayor de lo que se creía de desarrollar una enfermedad autoinmune neurológica:

those with a gluten and dairy sensitivity have a much higher risk of developing neurological autoimmunity than previously suspected (fuente)

Correlation of Tissue Antibodies and Food Immune Reactivity in Randomly Selected Patient Specimens

En la figura se muestra el mecanismo de reactividad cruzada que puede llevar a autoinmunidad: el cuerpo genera anticuerpos contra el gluten (gliadina) pero parte de esos anticuerpos confunden tejido del cerebelo con el gluten y se produce la neuroautoinmunidad.

Según los autores del artículo, el mecanismo de reactividad cruzada que acabamos de ver deja claro cómo de potencialmente dañina para el cuerpo humano es la gliadina, es decir, el gluten:

With this information, it is clear how potentially damaging gliadin can be to the human body.

En la siguiente gráfica se aprecia cómo el porcentaje de personas con anticuerpos IgG frente al gluten (gluten positive) que también tienen anticuerpos contra las propias proteínas del cuerpo es mucho mayor que en la población que no desarrolla anticuerpos contra el gluten (gluten negative).

Los autores del artículo resaltan que los médicos no han entendido todavía que no son los celíacos los únicos que deben ser estrictos con una dieta sin gluten, pues el daño en las personas que tienen sensibilidad al gluten no celíaca puede ser tan grave como el que sufre un celíaco:

Interestingly, the gluten-free diet (GFD) is generally recommended for specific autoimmune disorders, as the GFD may reduce systemic inflammation, cut down on the frequency of flares, or arrest the autoantibody production against targeted tissues [49-52].  Unfortunately, much of the clinical world has not yet grasped the idea that gluten can trigger autoimmune disorders other than CD, which leads to misleading notions that only CD patients have to be strict with the gluten-free diet (GFD), while NCGS patients can “cheat” once-in-a-while. Statements such as, patients with “NCGS can be more liberal and titrate their exposure to gluten as needed to avoid symptoms,” [53] can be harmful to the patient. CD is a gastrointestinal disorder in which patients make elevated IgA to gliadin and tissue transglutaminse-2. What if the NCGS patient makes significant levels of IgG against gliadin and cerebellar protein? Is protecting the brain really less important than protecting the gut?

Los autores del artículo resaltan que la prevención de la autoinmunidad de causa dietaria es posible: basta con retirar de la dieta la sustancia que detona el proceso autoinmune:

There are three main ingredients for environmentally-induced autoimmunity, genetic susceptibility, dysfunctional body barrier and environmental trigger [75-78]. If the environmental trigger is removed, even with a broken body barrier and a genetic susceptibility, autoimmunity can be evaded. Alternatively, if the environmental trigger, in our case, food protein is still present, once the intestinal barrier has been breached, the offending food protein ignites the immune system and pathogenesis begins its slow progression toward tissue damage. Autoantibody biomarkers can be detected at this point. A patient is at greater risk for developing a disease, if certain markers are present and the more detectable markers, the higher the positive predictive value for disease [79,80]. Prevention of environmentally-induced autoimmunity is possible.