Los ciudadanos necesitamos protegernos de “expertos” como Ud., señora Katz

katz

No necesitamos consumir glucosa. De ninguna manera el azúcar tiene que ser parte de una dieta balanceada. La glucosa no es un nutriente esencial, como Ud. afirma, señora Katz. ¿Está Ud. mintiendo o es Ud. una ignorante, señora Katz?

No sé quién es Soledad Barruti, pero sé quién es Ud.. Los ciudadanos necesitamos protección frente a “expertos” como Ud., señora Katz. Y la protección la encontramos en la libertad de expresión.

imagen_2796

Algunas citas:

The lower limit of dietary carbohydrate compatible with life is apparently zero. DIETARY REFERENCE INTAKES

El límite inferior de carbohidratos de la dieta compatible con la vida es aparentemente cero.

there is no clear requirement for dietary carbohydrates for human adults […] it is clear that ketosis is not harmful. Manninen

no hay un requisito claro de carbohidratos en la dieta para adultos humanos, […] está claro que la cetosis no es dañina.

The usual way to discover the essentiality of nutrients is through the identification of specific deficiency syndromes (4). I found no evidence of a carbohydrate deficiency syndrome in humans. Westman

La forma habitual de descubrir la esencialidad de los nutrientes es a través de la identificación de síndromes de deficiencia específicos (4). No encontré evidencia de un síndrome de deficiencia de carbohidratos en humanos.

Leer más:

 

Anuncios

27 respuestas a “Los ciudadanos necesitamos protegernos de “expertos” como Ud., señora Katz

  1. Es tan burdo, tan terrorífico, tan explícitamente erróneo el actual contexto de los profesionales de la nutrición, la endocrinología y el Sistema Sanitario que les protege, que uno piensa ¿es que nadie va a hacer nada? ¿Nadie va a tomar cartas en el asunto? ¿Es sólo una cuestión de tiempo y desgaste?

    ¿No podría haber un “gran congreso” de la nutrición, donde se hiciera un nuevo pacto como punto y a parte a modo de redención?

    Me gusta

    • Los presentes en el I Gran Congreso de la Nutrición, acordamos:

      1. Que llevamos 80 años tratando la obesidad con una resta, fruto de una interpretación errónea de las leyes de la física que no cometería ni un niño de 5 años.
      2. Que, a pesar de lo anterior, vamos a seguir tratando la obesidad con la resta, pues nuestras carreras, nuestros egos y nuestros intereses económicos se verían gravemente afectados si rectificáramos el error. Ante la crítica diremos “las calorías importan, claro que importan”.

      Me gusta

  2. Tardes buenas Vicente, vengo por aquí a aportar mi granito de jamón, y no de azúcar cómo a muchos les gustaría imponer por sus “cojones toreros”. Estamos en un mundo que juegan con nuestras debilidades porque a todos nos gustaría comer macarrones con queso cada día, introducirlo en la aplicación de calorías y si me he pasado pues me subo a la elíptica y lo quemo.
    Esto es lo que muchos quieren que creamos, sin cuestionar, simplemente obedecer, escuchar y callar. Lo que más daño hace es “la falacia de autoridad” cuando el origen es más que cuestionable, y sobre todo “la falacia del punto medio” hay una corriente de quedar bien que no te puedes ni imaginar. (Te mentiría si te dijera que me sorprende, no lo hace en absoluto).
    Aún recuerdo cuando me decían que contara todo lo que me comía y que lo apuntara en una libreta o en la APLICACIÓN DE CALORÍAS, que sirve para “controlar” y que el esfuerzo trae su recompensa. No culpo a nadie, el responsable de la salud soy yo y caí en las manos equivocadas. Dicho esto, ese esfuerzo me trajo los atracones y sobre todo unas conductas obsesivas que gracias a PALEO y a la meditación he ido trascendiendo. Aunque el psicólogo quería darme antidepresivos, eso que lo consuma él, años después aún me toca la moral recordarlo.
    ¿Cómo llegué a eso?.

    Pues mira, a mi reventaba la cabeza el hecho de que cada fin de semana TENÍA QUE COMER AZÚCAR porque era bueno para mi EJE HORMONAL y para mi SALUD MENTAL. Tal cuál. Y aún esa frase la veo muchísimo, a veces te llaman radical y para muchos la salud simplemente es “perder grasa y ganar músculo y si puede ser comiendo croquetas mejor”.
    Sé cómo estuve hace años, y también sé como muchas personas acuden a mi y se van. Y todas vienen de comer cereales, harinas y sobre todo ven a la comida como una recompensa y al entreno como un castigo.
    A mi no sé si me hace gracia o qué me provoca el hecho que te digan que no hay que obsesionarse por comer alimentos a los que el ser humano está adaptado, y que hagan sumas y restar para poder comerse una galleta o un trocito de pan porque “se lo merecen”.

    PD: También te digo que este año al haber la oleada de trastornos autoinmunes y hormonales que hay cada vez la personas se dan cuenta que es el efecto de lo que comen. No hay alimentos prohibidos y otros que no lo son. Hay alimentos que si come un ser humano, y otros que no. Y en cada uno de ellos está la decisión de si lo consumen o no, pero necesitan conocer el efecto en sus carnes de lo que están comiendo, y eso ahí fuera es lo que no quieren.

    Leónidas, “el profeta”

    Me gusta

    • A mi no sé si me hace gracia o qué me provoca el hecho que te digan que no hay que obsesionarse por comer alimentos a los que el ser humano está adaptado, y que hagan sumas y restar para poder comerse una galleta o un trocito de pan porque “se lo merecen”.

      Todos sabemos que es el brócoli, el pimiento (especialmente el rojo) y la carne lo que nos hace perder el control. Los episodios de atracones por brócoli van a más.

      Me gusta

      • Los hidratos algo deben tener respecto a la ansiedad y a la adicción.

        Yo he tenido épocas en mi juventud que podría haber reventado de comer hidratos, sin un ápice de sensación de saciedad. Cero saciedad. Y obsesión por volver a comer pasta o arroz.

        Con dietas paleos o cetogénicas, en mi caso (n=1), simplemente es IMPOSIBLE darme un atracón, no existe ese concepto si se reduce la dieta a proteínas o grasas.

        Como lo que el cuerpo me pide (comparativamente, la cantidad de comida es menor que si comiera hidratos) y no puedo darme un atracón porque llega un momento que con una ración media-baja, mi cuerpo (mi cabeza, supongo) directamente dice “basta” y no me entra NADA más de comer, es imposible que siga comiendo ni forzándolo.

        No se si estará relacionado con la palatabilidad, o hay algo más. Sólo se que en otros momentos de mi vida podría haber comido un kilo de pasta, medio kilo de arroz tres delicias y un kilo de helado, y ahora con 150 gramos de salmón y champiñones, no puedo comer más. Si lo forzara, llega la sensación de fatiga incluso rechazo a seguir comiendo.

        Un saludo!

        Me gusta

  3. CICO es una estrategia para convencer de que el problema no está en la comida, sino en la persona. Lo peor no es CICO, lo peor son los profesionales que juegan a darle credibilidad, culpando y condenando con ello a las personas. Malomalísimo

    ¿Cómo colocas tu producto procesado en el mercado? Dices:

    1. que el peso lo determina el total de calorías que consumas, sin que qué consumas sea demasiado importante.
    2. que hacer dieta no funciona porque la gente no tiene adhesión a la dieta
    3. que el azúcar te da placer y por tanto mejora la adhesión a la dieta
    4. que el azúcar es necesario para la supervivencia: ¡lo necesitamos para el cerebro!

    Y cuando el método fracasa, es obvio que la culpa es de la persona, claro. Sólo tenía que comer un poco menos. Pero los “expertos” no nos culpan, porque son la leche de comprensivos. Saben que es difícil que dejemos de ser unos vagos y entienden que somos débiles para resistirnos al “entorno obesogénico”.

    ¡Pero que no se diga que la culpa es del obeso! Porque los “expertos” son tan tan tan maravillosos, que están en contra del estigma de peso. ¡Qué buenos son!

    Y así llevamos 80 años…

    ¿Es importante que la Teoría CICO sea una estafa intelectual? Es obvio que sí lo es. En mi opinión, esa pseudociencia nos está destrozando la salud.

    Me gusta

  4. La Constitución Española garantiza el derecho a la libertad de expresión.

    Artículo 20

     

      1. Se reconocen y protegen los derechos:

        a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

        b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.

        c) A la libertad de cátedra.

        d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

      2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

    Me gusta

    • Te cuento una cosa sobre eso: en un foro deportivo (en el que no estoy registrado y del que no he hablado nunca en el blog) una persona comentó que lo de adelgazar no le parecía tan sencillo como lo del balance energético, y recomendaba leer mi librito. La respuesta de otro usuario del foro fue que le parecía muy bien que cada cuál tuviera su opinión, pero que luego no nos quejáramos de intrusismo y que había que ser consciente de los propios conocimientos. A continuación, explicaba todas sus ideas sobre la obesidad, basadas en el balance energético. O, en conclusión, él podía expresar su opinión sobre las causas de la obesidad, pero lo mío era “intrusismo” y no ser consciente de mis propios conocimientos. Tal cual lo cuento. El que había recomendado mi blog lo vio perfectamente y le dijo al que me acusaba de intrusismo que tampoco él (el acusador) era nutricionista, y que le iba a hacer caso “al pavo ése” (o sea a mí).

      Si quieres te paso el enlace a ese foro por e-mail y lo lees.

      Me gusta

      • Guerra del lenguaje: intrusismo profesional. La apelación a la gran autoridad ha hablado nuevamente.

        Y claro, tal vez sería una queja razonable si no fuera porque en el mundo de la nutrición se mienten descaradamente, empezando por el cuento de las calorías mágicas, y porque, como dices, quién tiene the skin in the Game es uno y no ellos.

        Puedes enviar ese email si te place Vicente, será interesante echarle un vistazo.

        Me gusta

        • No comparto los mensajes sobre nutrición de SinAzucarOrg, pero al menos en España su libertad de expresión está garantizada por la Constitución Española. No hay que pedir permiso a los nutricionistas para tener derechos y libertades.

          Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.