¿Qué dice la Primera Ley de la Termodinámica? (II)

De las dos formulaciones mostradas en la figura, ¿cuál es la formulación correcta de la Primera ley de la Termodinámica, la de la izquierda o la de la derecha?

imagen_2233

Ninguna de las dos es la Primera Ley de la Termodinámica, aunque ambas formulaciones son compatibles con esta ley de la física.

La formulación de la izquierda es la teoría CICO (Calories In Calories Out). Esta formulación asume implícitamente que el tejido adiposo es un tejido pasivo que almacena aquella parte de lo que comemos que el cuerpo no gasta. Es decir, esta formulación define un comportamiento fisiológico para el cuerpo y ese comportamiento fisiológico es compatible con la Primera Ley de la Termodinámica, pero no necesariamente correcto.

La formulación de la derecha también es compatible con la Primera Ley de la Termodinámica. En el comportamiento fisiológico que propone esta otra formulación, el tejido adiposo tiene un papel activo en el proceso de engordar, mientras asume que el resto del cuerpo puede gestionar lo que el tejido adiposo no almacena.

Según la formulación de la izquierda, cualquier problema de peso se puede resolver ajustando la ingesta energética y el gasto energético. Este detalle es importante.

Según la formulación de la derecha, alterar la ingesta energética y el gasto energético no tienen influencia en el crecimiento del tejido adiposo. Según esta formulación, hablar de los términos del balance energético no permite controlar el peso corporal. Nuevamente, quiero resaltar que éste es un detalle importante.

Como conclusión, hablar de calorías sólo tiene sentido si la formulación de la izquierda es la correcta, si en la práctica, casualmente, el cuerpo humano se comporta como esta formulación presupone. Si la formulación correcta es la de la derecha, intentar gestionar el peso corporal alterando la ingesta energética y el gasto energético carece de sentido por completo.

“Exceso calórico”, “comer por encima de nuestras necesidades”, “déficit calórico”, etc. son expresiones que sólo tienen sentido en la formulación de la izquierda, y, por tanto, su empleo siempre es falaz, pues su mero uso equivale a dar por supuesto la validez de la teoría CICO (ver,ver).

La mayor estupidez de la historia de la humanidad es haber asumido como obvio que la formulación de la izquierda, la teoría CICO, es la Primera Ley de la Termodinámica misma, y que, por tanto, no es una hipótesis sino una teoría indiscutible, pues “la energía se tiene que conservar”. Nos dicen que CICO “es física” y que “es correcta” porque “en términos de energía 2+2=4”. La consecuencia directa de este demencial error es asumir que es posible controlar el peso corporal controlando las calorías que ingerimos o el ejercicio físico que hacemos. Por mucho que se complique la formulación CICO, siempre se va a llegar a esa conclusión, pues está implícita en su injustificada formulación.

Ir a la tercera parte de la entrada

Ir a la primera parte de la entrada

Anuncios

“Una ley que te dice algo sobre el universo no puede decir nada sobre por qué engordamos”

If a system gets bigger it had to take in more energy than it expended. That is what the Laws of Thermodynamics tell you. If a system gets smaller, less mass, then it had to expend more energy than it took in. It’s a very simple law. It is always true. Always true: people, animals, everywhere in the universe it is true. Like any other law of the physics, if it tells us something about the universe it says nothing about why we get fat. Absolutely nothing. This is the biggest cock-up in the field of obesity research. It boggles my mind. It’s an 8th grade science mistake. They take a law that has no causality in it… it is an equal sign (ΔE=Ein-Eout), and they put like an arrow. Gary Taubes (42:46)

Si un sistema se hace más grande, debe absorber más energía de la que gasta. Eso es lo que las Leyes de la Termodinámica te dicen. Si un sistema se hace más pequeño, menos masa, tuvo que gastar más energía de la que tomó. Es una ley muy simple. Siempre es verdad. Siempre se cumple: personas, animales, en todas partes el universo es correcta. Como cualquier otra ley de la física, si dice algo sobre el universo, no dice nada sobre por qué engordamos. Absolutamente nada. Ésta es la mayor metida de pata que ha habido el campo de la investigación de la obesidad. Me perturba la mente. Es un error científico propio de escolares. Toman una ley que no tiene causalidad… es un signo igual (ΔE = Eentra – Esale)  y ponen como una flecha.

Why is Bill Gates rich and we are not? And I say: “because he took in more money than he spent”. It is the exact same logic and it tells you absolutely nothing. And, then, if you say “come on, that’s ridiculous!”, then they say “no, no, no, if he takes in more money than he expends, he gets richer, right? Therefore, taking in more money than you expend makes you rich”. And it’s nonsense! It’s the exact same logic and somehow this has slipped by. Everybody believes it, I believed it seven years ago. You read a paper in obesity and it says obesity is, you know, a disturbance of energy balance. It’s nonsense. It tells you nothing. Gary Taubes (44:03)

¿Por qué Bill Gates es rico y nosotros no? Y yo digo: “porque recibió más dinero del que gastó”. Es exactamente la misma lógica y no te dice absolutamente nada. Y, entonces, si dices “vamos, eso es ridículo”, entonces dicen “no, no, no, si ingresa más dinero de lo que gasta, se vuelve más rico, ¿verdad? Por lo tanto, ingresando más dinero de lo que gastas te haces rico “. ¡No tiene sentido! Es exactamente la misma lógica y de alguna manera esto se nos ha colado. Todos lo creen. Yo lo creía hace siete años. Lees un artículo sobre obesidad y dice que la obesidad es, ya sabes, una alteración del balance de energía. No tiene sentido. No nos dice nada.

Leer más:

 

Infografía de una falacia

imagen_0855

Si no hay unos límites claros, no es ciencia

Cuando se aplica la primera ley de la termodinámica, se tienen que escoger unos límites físicos, una “frontera”, en su aplicación.

Si se escoge el cuerpo humano en su conjunto, ninguna referencia se puede hacer a la acumulación de energía en un tejido concreto y la ley es, por tanto, inapropiada para estudiar la acumulación de triglicéridos en el tejido adiposo, de la misma forma que no puede emplearse para hablar de cambios de tamaño en nuestros músculos ni de cambios en las reservas de glucógeno (ver,ver). Con esta frontera, cualquier referencia a la energía acumulada tiene que ser siempre a toda la energía acumulada, en cualquiera de sus formas, nunca a una fracción concreta de esa energía, aunque falazmente se suponga que esas otras formas de energía acumulada no cambian. Como veremos en breve, plantear qué sucede cuando sí cambian delata el fraude. La aplicación laxa, i.e. sin rigor, de la primera ley de la termodinámica deja de ser “ley” y pasa a convertirse en “trampa”.

Si, por el contrario, se escoge aplicarla en un órgano o tejido concreto, tampoco la ley es útil para hablar de por qué engordamos, pues es evidente que son “señales biológicas” (hormonas, enzimas, sustratos, etc.) las que hacen que entren o salgan ácidos grasos en los adipocitos. Ningún crecimiento en un tejido se estudia recurriendo a leyes generales de la física: ¿entran más calorías de las que salen en el tejido? ¡Pues claro, se están acumulando! ¡No estás diciendo nada! La comprensión del problema requiere el análisis de las señales fisiológicas responsables del crecimiento/decrecimiento. Nótese que si la ley se aplica definiendo la frontera como los límites físicos de un tejido, no ha lugar a hablar de ingesta calórica o gasto energético globales del cuerpo, porque las fronteras empleadas nada tienen que ver con el global del cuerpo.

La pseudocientífica teoría del balance energético combina, de forma falaz, dos términos propios de aplicar la primera ley de la termodinámica en todo el cuerpo y uno propio de aplicarla en el tejido adiposo, lo que constituye un gravísimo e inaceptable error conceptual. Y, además, es un claro engaño pues las trampas únicamente se hacen en el caso de la obesidad.

¿Relevancia de todo esto que estoy contando?

Lo que estoy explicando en esta entrada es una de las razones por las que la teoría del balance energético es simple pseudociencia. Enseguida entenderás cuál es el fraudulento origen de las ideas que defiende la comunidad científica sobre las causas y las soluciones a la obesidad.

Hagamos la trampa y usemos “ingesta energética” y “gasto energético”, pero “acumulación de energía en el tejido muscular”, dejando al margen otras formas de acumulación de energía. Según los postulados de la teoría del balance energético, siendo que cuando nuestros músculos crecen en ellos se acumula energía:

El crecimiento del músculo es el resultado de una ingesta energética que supera al gasto energético

¿Es ésa la causa por la que crecen los músculos? ¿Es eso lo que dicen las leyes de la física? ¿Qué se deduce entonces de la teoría del balance energético que tenemos que hacer para ver crecer nuestra musculatura? ¿Comer más y movernos menos? ¿Qué crees que es erróneo en este planteamiento? (ver) No son preguntas retóricas: en el proceso de tratar de contestar a estas preguntas vas a entender perfectamente por qué el paradigma de la energía tal y como se usa para “estudiar” la obesidad es fraudulento.

La teoría del balance energético es pseudociencia: se presenta como algo científico —basado en leyes de la física, nos dicen—, pero en cuanto rascas un poco se hace obvio que no es más que una colosal burrada.

NOTA: Aunque la falacia concreta que comento en esta entrada no existiera, la teoría del balance energético seguiría estando basada en deducir causalidad de una tautología (la trampa se suele tender con retórica engañosa que fija un valor para el gasto energético cuando, en realidad, el gasto energético es un resultado del proceso, no una entrada controlable) (ver,ver). Creo que con el ejemplo anterior del crecimiento del tejido muscular queda también claramente al descubierto esta otra falacia. Un detalle importante, relacionado con lo anterior, es que en esa teoría se ignora que nuestro cuerpo tiene una eficiencia variable y adaptativa, con la mayor parte de la energía consumida siendo disipada en forma de calor (ver,ver). Creo que la analogía de la zanahoria y el palo (ver) ilustra muy bien cómo la retórica falaz se usa para establecer causalidades que las leyes de la física no respaldan, al tiempo que sirve de ejemplo de lo relevante que es el hecho de que un sistema tenga una respuesta adaptativa.

Leer más:

La falacia de inventar la realidad desde el lenguaje

  • Datos de partida: tu ingesta energética y tu gasto energético
  • Salida: la grasa corporal acumulada

¡Ya está! ¡Demostrado, las calorías importan!

¿Es el gasto energético una entrada, una variable bajo nuestro control? No, no lo es: es un resultado.

¿Entonces por qué nuestro punto de partida es prefijar o asumir un valor para ese resultado?

¿De verdad no nos damos cuenta de que esto no son más que trampas en el solitario?

Misma ley de conservación de la energía, pero sin el engaño de asumir que el gasto energético es una entrada:

Si ingieres 3000 kcal y engordas el equivalente a 1500 kcal, tu gasto energético habrá sido de 1500 kcal

¿Qué información nos aporta la frase anterior sobre las causas de la acumulación de grasa corporal? Ninguna. Y ésta es la interpretación correcta de las leyes de la física: el resultado tiene que cuadrar desde el punto de vista energético, pero esas leyes NUNCA nos van a decir por qué se ha producido el resultado ni van a ayudar a predecir un resultado (ver). ¡Porque nada tienen que ver con el funcionamiento de un ser vivo!

Si ingieres 3000 kcal y tu musculatura aumenta el equivalente a 50 kcal, tu gasto energético habrá sido de 2950 kcal.

¿Importan las calorías para aumentar la musculatura? ¿Tienes que comer más de lo que gastas para aumentar tu musculatura? ¿Por qué en el crecimiento del tejido muscular no generamos una causalidad inexistente desde el lenguaje?

Si saltas desde una azotea y tu fuerza hacia arriba es mayor o igual que la fuerza de gravedad, no vas a caer. Si te inventas la realidad desde el lenguaje, todo lo que consigues son conclusiones erróneas.

Sí, es una estupidez colosal. La mayor estupidez de la historia de la humanidad.

Leer más:

 

La ley y la trampa del balance energético

Versión abreviada

A veces empiezo escribiendo los posts con una idea clara de qué quiero contar, creo que va a ser algo breve y directo al grano, y acabo enrollándome como las persianas. En éste lo que quería explicar era básicamente la diferencia entre la primera ley de la termodinámica, algo que se cumple siempre, y la teoría del balance energético, i.e. el uso de las calorías en la nutrición, que es una fraudulenta interpretación de las implicaciones de esa ley. La ley se cumple siempre pero carece de utilidad práctica; el balance energético, por el contrario, pretende deducir utilidad, pero lo hace de forma fraudulenta. En definitiva, la conclusión es que hablar de calorías en la nutrición no se deriva de, ni viene avalado por, la primera ley de la termodinámica.

De forma gráfica, la primera ley de la termodinámica dice que si acumulas grasa (“Fat gain”) eso desde el punto de vista energético se manifiesta como una diferencia entre la energía ingerida y el gasto energético (“Energy gap”). Cierto, si no consideramos los cambios en glucógeno o musculatura, pero irrelevante, pues no nos da información sobre cuál es la causa de engordar ni sobre cómo adelgazar. Las leyes de la física no aportan conocimiento útil ni sobre las causas ni sobre las soluciones a la obesidad:

firstlaw

Como resumen: si se almacena grasa, hay superávit calórico, y si se pierde grasa, hay déficit calórico. Tan cierto como irrelevante.

Por el contrario, la teoría del balance energético propone que la explicación a la ganancia de grasa corporal es que se ha comido demasiado para el gasto energético que se tiene. Desde el punto de vista teórico es absurdo, pues 1) es deducir una relación causa-efecto de una tautología (ver,ver) y 2) es deducir la respuesta de un ser vivo ante un estímulo de una ecuación que no tiene nada que ver con la fisiología de un ser vivo. Absurdo. Y falso, pues el gasto energético no está bajo nuestro control voluntario, por mucho que nos digan lo contrario.

balance

Los defensores del balance energético a menudo empiezan asegurando que el peso corporal viene determinado por las calorías que comes, o lo que es lo mismo que puedes controlar tu peso corporal contando calorías. Cuando les presentas la evidencia científica que contradice esas hipótesis se enrocan en que lo que ellos defienden es que si calculas la diferencia entre las calorías ingeridas y el gasto energético, eso te da la energía acumulada en forma de grasa. Aunque esto último sigue siendo falso —pues omiten, de forma consciente o inconsciente, los cambios en la musculatura y en el glucógeno— lo que hacen es pasar de defender a) las fraudulentas interpretaciones de causa y solución, a decir que lo que hacen es aplicar b) la inútil e inviolable primera ley de la termodinámica (ver). Y no contentos con el intento de engaño, aún te acusan de violar o no entender las leyes de la física. Tal cual.

En definitiva, la teoría del balance energético, la idea de que contando calorías podemos controlar nuestro peso corporal, es un fraude en todos los sentidos. No es ni siquiera opinable. Pero decir eso no es negar el cumplimiento de las leyes de la física, que sí se cumplen, hagamos lo que hagamos (ver,ver).

Ésta ha sido la versión corta. Lo que viene ahora es la explicación extendida de estas mismas ideas. Disculpadme por la longitud, pero empezó siendo una entrada corta y creció y creció y creció…

NOTA: Sin duda entraron en el texto más letras de las que salieron, pero el texto no creció por eso.

Versión extendida

La ley: lo que nadie discute

La primera ley de la termodinámica dice que la energía se conserva: ni se crea ni se destruye. A efectos prácticos se puede decir que:

la energía que usa el cuerpo humano proviene de la comida ingerida, de la grasa corporal, del músculo o del glucógeno

Esta ley, el presunto origen de la teoría del balance energético, es tan cierta como absolutamente inútil para analizar el crecimiento de un ser vivo. En pocas palabras, la primera ley de la termodinámica nos diría que si Bill Gates es rico, ha ingresado mucho más dinero del que ha gastado. Cierto. Irrelevante en la práctica, pues no aporta conocimiento. No permite entender la causa real de que se hiciera rico, que tiene algo que ver con los ordenadores, no con la ecuación del “balance económico”. Decir que ha ingresado más de lo que ha gastado tampoco permite deducir soluciones si empezara a perder dinero (si llegara el día en que así sucediera y eso se considerara un problema a resolver).

La trampa: deducir causas y soluciones a partir de la ley

La trampa es intentar deducir causas o soluciones a partir de la primera ley de la termodinámica. Eso es una estupidez colosal (ver,ver) con cualquier crecimiento en un ser humano, y también lo es con la obesidad. No es discutible: hablar de calorías en la gestión del peso corporal es una burrada.

Básicamente la “trampa”, la burrada, se manifiesta con expresiones de este estilo:

  • Cualquier dieta que haga adelgazar lo hace porque reduce la ingesta energética.
  • Para adelgazar hay que reducir la ingesta por debajo del gasto energético.
  • La obesidad se produce como consecuencia de una ingesta energética que supera al gasto energético.
  • El peso de una persona viene determinado por las calorías de la comida, sin que otras características de la comida sean relevantes. Es lo que dicen las leyes de la termodinámica. Si estás gordo es que has ingerido demasiadas calorías, si quieres adelgazar, come menos.

Y esto se vende como “científico”:

Selección_753

Estamos interpretando lo que sucede en un ser vivo a partir de una ley de la física que consiste en una resta de dos valores… Es de sentido común que la primera ley de la termodinámica no tiene ni explicaciones ni soluciones para el comportamiento de un ser vivo. Lo entendemos todos:

  • Si mi hija es bajita, ¿cuál ha sido la causa, según las leyes de la termodinámica? Si mi hija quiere ser un poco más alta, ¿qué ha de hacer, de acuerdo con las leyes de la termodinámica? ¿Le hablo a mi hija de las causas y soluciones de su problema, de acuerdo con las leyes de la termodinámica?
  • ¿Cómo consigo desarrollar mis pectorales, de acuerdo con las leyes de la termodinámica? ¿Por qué has pensado en ejercicio físico, si eso no tiene que ver con acumular energía, sino con gastarla?

Estas preguntas, aunque parezcan una broma, no lo son. Los crecimientos en un ser vivo tienen una explicación fisiológica, NUNCA energética. Los que hablan de calorías no pueden explicar que sólo en el caso de la obesidad se usen las calorías para buscar causas y soluciones. No se hace con ningún otro crecimiento, porque es un planteamiento claramente estúpido en TODOS los casos.

Hablar del balance energético nunca aporta nada

Bueno, pues ésas son las opciones: o lo cierto pero inútil, o lo falso y por tanto también inútil.

  1. Si nos hablan de la ley: ésta se cumple pero no tiene utilidad práctica. La ley no tiene capacidad predictiva. Es descriptiva, no explicativa.
  2. Si nos hablan de la trampa, si se habla de que la causa de la obesidad es “comer más de lo que se gasta” y que para adelgazar lo que hay que hacer es “reducir la ingesta por debajo del gasto“, se comete la mayor estupidez de la historia de la humanidad. Hablar de calorías NUNCA va a explicar por qué se produce la obesidad y NUNCA va a ayudar a encontrar soluciones a la misma. De hecho, es un obstáculo para ambas cosas, pues por culpa del balance energético se diagnostica mal el problema y se proponen soluciones que no funcionan.

La clave es entender el problema del valor predictivo: las leyes de la termodinámica no tienen valor predictivo en un ser vivo. No sirven ni para hablar de causas ni para hablar de soluciones, porque sencillamente no guardan ninguna relación con cómo funciona un ser vivo. Carentes de valor predictivo, las leyes de la termodinámica son inútiles al hablar de obesidad o de cualquier otro crecimiento en un ser vivo.

O una aplicación inútil de la ley inviolable, o una tramposa interpretación que no se deriva de esas leyes. No hay un término medio. No hay lugar para el balance energético en nutrición/obesidad: se le dé las vueltas que se le dé, nunca puede aportar nada. Con o sin trampa.

Los defensores del balance energético nos quieren hacer creer que su estúpida interpretación de las leyes de la física es en realidad la ley en sí misma. Si les dices que están equivocados, afirman que estás negando las leyes de la termodinámica. Por ejemplo, este texto sacado de un tríptico de la Comunidad de Madrid:Selección_754

Selección_752

En “flagrante contradicción con la primera ley de la termodinámica” y si algo funciona es porque “se ingieren menos calorías“. Ésta es la gente que en cuyas manos está nuestra salud. Apaga y vámonos. Ya sabes: el gigantismo se produce porque se consume más energía de la que se gasta. Para entender el problema del gigantismo hay que buscar factores que hayan aumentado el apetito o reducido el gasto energético. Así de sencillo. Que no te hablen de “otros fundamentos”: las leyes de la termodinámica son inviolables. Si somos más burros…

Negar la trampa no es negar las leyes de la física

Las leyes de la física dicen que una persona que sufre gigantismo ha tenido que comer más de lo que gastaba. ¿Cierto? Cierto. ¿Irrelevante? Irrelevante.

Si digo que comer más de lo que se gasta no es la causa real del gigantismo, ¿estoy negando las leyes de la física? No.

Si digo que la solución al gigantismo no es comer menos de lo que se gasta, ¿estoy negando las leyes de la física? No.

Si digo que para entender el problema y encontrar una solución al gigantismo, las calorías, el apetito, la saciedad, el balance energético, son irrelevantes y que hay que hablar de hormonas, tiroides, etc. ¿estoy negando las leyes de la física? No

¿Es hablar de la causa real, del mecanismo por el que suceden las cosas, irrelevante? No

¡Nadie escapa a la termodinámica!

En el caso de la obesidad nos dicen que sí, que hablar de mecanismos es irrelevante, porque los “expertos” saben que la causa es el exceso de calorías. Hablar de la causa para ellos es hablar de por qué comemos tanto y nos movemos tan poco (ver). Y creen que eso deriva de las leyes de la física. En general, no se les puede sacar de ahí porque, lamentablemente, son incapaces de hacer autocrítica y plantearse que se están equivocando.

Pero si como menos y hago más ejercicio, adelgazaré

Eso es falso sentido común. Se nos ha repetido tantas veces, que nos parece lógico. Pero esa idea no viene avalada por las leyes de la física, sino que se basa en la errónea interpretación de esas leyes. Y las leyes de la termodinámica no te van a decir NUNCA si lo que va a suceder va a ser eso, o si vas a perder musculatura en lugar de grasa o si tu cuerpo va a protegerte de la restricción de comida fomentando que almacenes como grasa todo lo que entre por tu boca. Todas esas reacciones de nuestro cuerpo son compatibles con las leyes de la física, unas leyes que se cumplirán sea cual sea la reacción biológica. Las leyes de la física no garantizan la efectividad de las dietas hipocalóricas ni del ejercicio físico para perder peso. Plantear que es así es una barbaridad.

Los experimentos científicos dicen que, salvo en alguna excepción, no se adelgaza a largo plazo “comiendo menos y haciendo más ejercicio”. La ciencia dice que el cuerpo de cualquier animal reacciona ante la restricción calórica, porque se siente amenazado (ver). El “efecto rebote” no es un problema específico de las “dietas milagro” atacadas por los “expertos”: es una característica de la restricción calórica defendida por esos mismos “expertos” (ver,ver). Las dietas hipocalóricas son dietas milagro (ver).

Los “cauces adecuados”

Selección_755

Ciertamente hay mucha información basura en el campo de la nutrición. Contrastar la información con lo que está publicado en la literatura científica pone a cada uno en su sitio:

  • Los experimentos científicos dicen que el peso corporal NO viene determinado por las calorías de la comida
  • Los experimentos científicos dicen que la composición de la dieta ES importante en la gestión del peso corporal. No sólo por la distribución de macronutrientes, sino que con los mismos macronutrientes pueden ser importantes otras características del alimento, como su velocidad de absorción.
  • Los experimentos científicos dicen que el estado “metabólico” de la persona ES importante en la gestión del peso corporal. Una misma dieta da resultados diferentes en personas diferentes, o en una misma persona en función de su dieta en las últimas semanas o el ejercicio físico que realiza habitualmente.

Esos experimentos están publicados en la literatura científica. He comentado los resultados de cientos de esos estudios en el blog (ver sección Por Temas). Cuando informas sobre nutrición, seas o no un profesional de ese campo, no hay excusa para desconocer u ocultar esos datos, especialmente si lo haces desde un estamento oficial. Lo contrario es altamente irresponsable. Lo que crea graves problemas de salud pública no es el origen del consejo, sino su falta de rigor y de base científica.

Los complejos

Hay gente bien intencionada (y más o menos bien orientada) que aun sabiendo que lo del balance energético y las calorías es un fraude, acaba diciendo cosas como “aunque las calorías importan, obviamente” o que “si una dieta funciona lo hace porque reduce la ingesta“. Creen estar hablando de una ley universal, inviolable, y no quieren ser atacados por negar lo “evidente”. Eso evita discusiones, pero es falso, y delata que estas personas no terminan de entender dónde está el fraudulento origen del balance energético. Lamentablemente, así se perpetúa el engaño.

Hablar de calorías no sólo no aporta nada, no sólo no tiene sentido: en mi opinión es contraproducente.

Leer más:

Historia de dos puntos de vista

(english version: click here)

A continuación muestro dos puntos de vista contrapuestos en materia de nutrición:

Punto de vista 1:

El contenido energético de la comida que ingerimos frente a la cantidad de energía que gastamos … eso es lo que determina si ganamos o perdemos grasa (grasas=energía almacenada).

Se llama primera ley de la termodinámica y es indiscutible.

La razón por la que las dietas low-carb funcionan tan bien para perder peso es que reducen el apetito y causan una restricción automática en las calorías (haciendo que contar calorías se vuelva innecesario en muchos casos).

No hay magia metabólica en juego que viole la primera ley de la termodinámica. Eso no es posible y sostener ese punto de vista sencillamente aleja a la gente educada e inteligente.

Mi resumen del punto de vista 1:

  • El contenido energético de la comida es lo que cuenta
  • Las dietas low-carb funcionan porque reducen el apetito
  • Ganamos peso porque comemos más de lo que gastamos. No es discutible
  • No hay “magia metabólica”. Decir lo contrario aleja a la gente educada e inteligente

 

Punto de vista 2:

De acuerdo con el paradigma “calories in, calories out” (CICO), la obesidad es simplemente una cuestión de consumir demasiadas calorías.

Los defesores de esta idea dicen que el tipo de comida que comes no es demasiado importante, que el contenido energético es la clave.

Dicen que la única forma de perder peso es comer menos y moverse más y que es una cuestión de responsabilidad individual mantener balanceadas las calorías.

Una libra de grasa son 3500 Calorías (un kilo 7700). Si cada día consumes 500 Calorías menos de las que quemas, pasada una semana habrás perdido una libra de grasa.

De aquí viene la idea de que todas las calorías son iguales (“a calorie is a calorie”), la idea de que todas las calorías son creadas iguales y que no importa de dónde vienen.

Aunque es cierto que la causa de la obesidad es un exceso calórico y que la pérdida de peso la causa un déficit calórico, eso es una simplificación que es claramente errónea.

El hecho es que diferentes alimentos pueden tener efectos muy diferentes en nuestros cuerpos y atravesar caminos metabólicos diferentes antes de ser convertidos en energía.

Fijarse solo en el contenido calórico de la comida e ignorar los efectos metabólicos que tienen es una forma de pensar equivocada.

Mi resumen del punto de vista 2:

  • Fijarse únicamente en el contenido calórico de la comida es una forma de pensar equivocada
  • Alimentos diferentes pueden tener efectos muy diferentes en nuestro cuerpo y atravesar caminos metabólicos diferentes antes de ser convertidos en energía
  • Decir que ganar peso es causado por un déficit calórico es una simplificación que es claramente errónea
  • Ignorar el efecto metabólico de los distintos alimentos es una forma de pensar equivocada

Dos puntos de vista, una misma persona

El autor de los dos extractos anteriores es la misma persona, Kris Gunnars, en dos páginas diferentes de su web:

Lo que en su día pensó que era indiscutible se convirtió más tarde en una simplificación equivocada (supongo que no defiende ambas ideas al mismo tiempo). Y defiende ambos puntos de vista con la misma convicción. Todo el mundo tiene derecho a cambiar de opinión, ¿no?  No es mi intención reprocharle nada, pero este ejemplo nos sirve para darnos cuenta de que es necesaria una actitud crítica cuando leemos cosas sobre nutrición, sea cual sea la fuente.

Dejando lo anterior a un lado, Kris Gunnars hace unos resúmenes excelentes en temas de nutrición. Por ejemplo:

Un apunte final

La obesidad es causada por un exceso calórico y la pérdida de peso es causada por un déficit calórico. (Kris Gunnars)

Falso, la pérdida de peso no es causada por un déficit calórico: pérdida de peso y déficit calórico son prácticamente equivalentes, no es que uno cause el otro sino que son básicamente lo mismo.

Déjame que te cuente una historia:

La obesidad la causa un desorden hormonal producido por el consumo de azúcares y carbohidratos procesados o fácilmente digeribles. Al causar resistencia a la insulina e hiperinsulinemia estos nutrientes decantan la gestión de combustible de nuestro cuerpo hacia el almacenamiento en lugar de la oxidación y ambos aumentan el hambre y reducen el gasto energético tanto del metabolismo como de la actividad física. Eso crea un exceso calórico, es decir nos lleva al sobrepeso.

¿Resumirías la historia anterior diciendo que el exceso calórico es la causa de la obesidad?

No estoy diciendo que la primera ley de la termodinámica no se cumpla. Se cumple: en la obesidad existe un exceso calórico, pero ese exceso calórico no es la causa de la obesidad. Es una cuestión de “causalidad”:

La causa de la obesidad es comer la comida equivocada lo que nos lleva a un desajuste hormonal y eso en última instancia causa un exceso calórico, o lo que es lo mismo un incremento de peso

Algunos ejemplos:

  • ¿está causado el síndrome de fatiga crónica por una falta de energía? ¿es ésa la causa?
  • ¿perdió tu equipo porque acabó el partido con menos puntos que el rival? ¿fue ésa la causa?
  • ¿perdió Federer la final porque perdió el último punto del partido? ¿fue ésa la causa?
  • ¿crecen los niños por un exceso calórico? ¿es ésa la causa?
  • ¿llegaste hoy tarde a casa porque llegaste más tarde de lo previsto? ¿fue ésa la causa?

Para leer más:

A tale of two visions

(versión en español: pinchar aquí)

I show below this line two opposed visions of nutrition:

Vision 1:

The energy content of the food we eat, vs. the energy content we expend… this is what determines whether we gain or lose fat (fat = stored energy).

It’s called the first law of thermodynamics and isn’t even debatable.

The reason low-carb diets work so well for weight loss is that they reduce appetite and cause an automatic restriction in calories (making calorie counting unnecessary, in many cases).

There is no metabolic magic at play that overrides the first law of thermodynamics. That is not possible and trying to maintain that position simply scares intelligent and educated people away.

My summary of Vision 1:

  • The energy content of the food is what matters
  • Low-carb diets work because of appetite reduction
  • We gain gat because we eat more than we expend. It isn’t even debatable
  • There is no “metabolic magic”. Saying otherwise scares intelligent and educated people away

Vision 2:

According to the “calories in, calories out” (CICO) way of thinking, obesity is simply a matter of eating too many calories.

Proponents of this often say that the types of foods you eat aren’t very important, that the caloric contribution of foods is the key.

They say that the only way to lose weight is to eat less, move more and that it is any individual’s responsibility to keep calories balanced.

A pound of fat is 3500 calories (a kilogram is 7700). If you eat 500 calories less than you burn every day, then after a week (7 * 500 = 3500) you will have lost a pound of fat.

From this comes “a calorie is a calorie” – the idea that all calories are created equal, no matter what foods they come from.

Even though it is true that obesity is caused by excess calories and weight loss caused by a calorie deficit, this is still such a drastic oversimplification that it is downright wrong.

The fact is that different foods can have vastly different effects on our bodies and go through different metabolic pathways before they’re turned into energy (1).

Just focusing on the calorie content of foods and disregarding the metabolic effects they have is a highly flawed way of thinking.

My summary of Vision 2:

  • Just focusing in the energy content of the food is a flawed way of thinking
  • Different foods can have vastly different effects on our bodies and go through different metabolic pathways before they’re turned into energy
  • Saying that gaining weight is caused by a calorie deficit is a drastic oversimplification that it is downright wrong
  • Disregarding the metabolic effect of foods is a highly flawed way of thinking

Two visions, one person

The author of both excerpts is the same person, Kris Gunnars, in two different pages of his site:

What he once thought wasn’t even debatable is a downright wrong simplification later (I suppose he doesn’t defend both views simultaneously). And he defends both views with the same conviction. He is entitled to change his mind, isn’t he? I do not pretend to ashame him for anything, but this example teaches us that we need a critical attitude when processing information, no matter the source.

Putting that to one side, Kris Gunnars does an excellent work summarizing information about nutrition. For example:

A FINAL NOTE

Obesity is caused by excess calories and weight loss caused by a calorie deficit. (Kris Gunnars)

Weight loss is not caused by a calorie deficit: they are almost “synonyms”. One is not causing the other, they are two ways of saying the same thing.

Let me tell you a story:

Obesity is caused […] by hormonal disorder triggered by the consumption of refined and/or easily-digestible carbohydrates and sugars. By causing insulin resistance and hyper-insulinemia, these nutrients shift the partitioning of fuel toward storage rather than oxidation, and so both increase hunger and decrease the energy expended in metabolism and physical activity. That creates a calorie excess and therefore we get overweight.

Would you summarize that story saying that a calorie excess is the cause of obesity?

I don’t say the first law of thermodynamics isn’t satisfied. In obesity there is a calorie excess, but it is not the cause of obesity. The problem is “causality”:

Obesity is caused by eating the wrong foods, what leads to a hormonal disorder and ultimately to a caloric excess, or in other words to a weight increase

More examples:

  • is chronic fatigue syndrome caused by a lack of energy? Is that the cause?
  • was our team’s defeat caused by having less points than the rival at the end of the game? Was that the cause?
  • did Federer lose his match because he lost the last point? Was that the cause?
  • is children growth caused by a caloric excess? Is that the cause?
  • did you arrive late tonight because you arrived later than expected? Was that the cause?

Reading further: