¿Quién haría eso? (II)


Recomiendo, antes de leer esta entrada, ver unos segundos de este vídeo (pinchar en la tercera pestaña en la parte de la derecha, la que tiene el típico triángulo de “play”, y seleccionar a partir del minuto 0:54). Lo que nos cuentan:

individuals that consume the highest amount of animal-based proteins have somewhat higher rates of mortality, in particular cardiovascular mortality

las personas que consumen mayor cantidad de proteínas de origen animal tienen tasas de mortalidad algo mayores, en particular la mortalidad cardiovascular

¿Es eso cierto? Vamos a verlo.

Resumen de la noticia en una página web (sciencedaily): hay asociación con una mayor mortalidad

The largest study to examine the effects of different sources of dietary protein found that a high intake of proteins from animal sources — particularly processed and unprocessed red meats — was associated with a higher mortality rate,

El texto de esa misma noticia (sciencedaily): débilmente asociado con una mayor mortalidad

After adjustment for lifestyle and other dietary risk factors, a high consumption of protein from animal sources — any types of meat, eggs or dairy — was weakly associated with an increased rate of death, while high consumption of protein from plant sources — breads, cereals, pasta, beans, nuts and legumes — was associated with a lower mortality rate.

El abstract del artículo en revista científica: no asociado con una mayor mortalidad

After adjusting for major lifestyle and dietary risk factors, animal protein intake was not associated with all-cause mortality (HR, 1.02 per 10% energy increment; 95% CI, 0.98-1.05; P for trend = .33)

Tabla de datos del artículo en revista científica: el HR en mortalidad por cualquier causa no pasa de 1.03 en ningún quintil de consumo de proteína animal

 

¿Qué explicación tiene?

En su artículo original los autores habían dado a entender que sí había una asociación con una mayor mortalidad (el mensaje que hemos visto en el vídeo, sin ir más lejos) y tuvieron que corregir esa tomadura de pelo, negando posteriormente esa asociación y haciendo explícito que el HR era —un ridículo— 1.02 en la mortalidad por cualquier causa:

“After adjusting for major lifestyle and dietary risk factors, animal protein intake was weakly associated with higher mortality, particularly cardiovascular mortality (HR, 1.08 per 10% energy increment; 95% CI, 1.01-1.16; P for trend = .04), whereas plant protein was associated with lower mortality (HR, 0.90 per 3% energy increment; 95% CI, 0.86-0.95; P for trend < .001).” should be replaced with “After adjusting for major lifestyle and dietary risk factors, animal protein intake was not associated with all-cause mortality (HR, 1.02 per 10% energy increment; 95% CI, 0.98-1.05; P for trend = .33) but was associated with higher cardiovascular mortality (HR, 1.08 per 10% energy increment; 95% CI, 1.01-1.16; P for trend = .04).

Aun así, mantuvieron en sus conclusiones que sí hubo asociación con un tipo concreto de causa de muerte (enfermedad cardiovascular). HR de 1.08 por 10% de incremento en la energía, nos dicen. Ésta es la tabla de datos del artículo:

No te mueres más, pero sí más por causa cardiovascular y, aunque no se puede hacer, intentan dar a entender una relación causa-efecto. ¿Quién haría eso? Por otro lado, para una persona es muy importante no morir de causa cardiovascular, aunque mueras igual, sólo que por una causa diferente. Es el típico engaño de los estudios de fármacos que reducen el colesterol y que se cuentan como un éxito aunque no muestren diferencias en la mortalidad total (ver). Para vender como éxito lo que no lo es sólo hay que definir un parámetro irrelevante para el cliente como objetivo principal del estudio para poder concluir que el fármaco es exitoso, aunque no retrase ni un día la muerte de los participantes y venga acompañado de efectos secundarios. Y, ya que estamos, recordemos que ningún fármaco salva vidas: sólo retrasan la muerte, en el mejor de los casos.

HR=1.08… Evidencia mucho más sólida que un HR=1.02… ¿cómo no alertar a la población del gran peligro que corremos por no volvernos veganos? ¡¡Por nuestro bien!!

¿Quién usaría la epidemiología para hacer avanzar su agenda? Sí, ¿quién haría eso?

Leer más:

Anuncios

Lecturas interesantes sobre otras formas de comer

Hace unos días mi hija mayor me habló de uno de sus profesores, que al parecer tiene algo de idea de nutrición. Y al contarme que era vegetariano me dijo: “aunque ya sé que odias a los vegetarianos“. Vaya. No sé que he hecho o dicho para que mi hija piense eso, pero no creo que sea cierto y traté de explicarle mi opinión.

A mí me parece respetable que cada uno coma como considere oportuno, especialmente si lo hace partiendo de buena información sobre las posibles consecuencias. Y creo que a nadie se le puede echar en cara que siga una dieta vegetariana/vegana. Tenemos derecho a escoger cómo comer y a que se respete nuestra decisión.

Nota: En adelante escribo “vegetariano” dando a entender “vegetariano/vegano”, por abreviar.

Yo no odio al profesor de mi hija por ser vegetariano (ni tampoco por otras razones: por lo que me cuenta mi hija parece un profesor excelente y creo que es una buena influencia para ella).

¿Cuál es el problema con este tipo de dietas? A mi entender:

  1. Fanatismo
  2. Mentiras
  3. Obligar a otras personas a seguir una dieta

Disculpadme que no ponga referencias, pero algunos canales de vídeos en youtube y muchísimos comentarios puestos por vegetarianos en esa misma plataforma no son normales. El problema no es que la gente sea vegetariana, es el fanatismo de algunos.

Y en cuanto a las mentiras, basta con leer los análisis de El Estudio China o el de Forks Over Knives hechos por Denise Minger. El problema nuevamente no es ser vegetariano, sino mentir y engañar con argumentos falaces.

En mi opinión, el tercer problema es que todos estamos sufriendo las mentiras y el fanatismo de ALGUNOS vegetarianos. Las recomendaciones oficiales sobre cómo comer nos dicen que la grasa saturada, de origen animal casi siempre, es mala para la salud. Esa estupidez está dañando la salud de la gente, y, como digo, creo que en parte es culpa de las presiones y la influencia de algunos de esos fanáticos y mentirosos. El vegetariano de a pie no tiene culpa de nada. Ni tampoco el que promociona estas dietas sin mentir y sin obligar a nadie a seguirlas.

Sobre si las dietas vegetarianas son saludables o no, siento no poder opinar porque no he dedicado un tiempo mínimo a leer sobre ello. Y, por favor, que nadie interprete eso como que no quiero mojarme: si tuviera una opinión formada, opinaría. No creo que exista un punto medio virtuoso entre lo cierto y lo falso, ni es mi intención callarme para quedar bien con nadie.

Bueno, al grano. En los últimos días se han publicado dos artículos interesantes. El primero es de Andrés sobre si se debe experimentar una dieta vegana en niños, como respuesta a un vídeo en el que se defendía esa idea.

El segundo no es un artículo, es un libro sin tapas, de Denise Minger sobre las dietas muy bajas en grasa. Aunque me parece que Denise ha sido poco crítica en algún momento con alguno de los artículos que comenta, lo cierto es que leer su punto de vista puede ser interesante.