Ni una coca-cola más

Seguramente no sorprenda a nadie si digo que no voy a volver a beber coca-cola. En mi vida. Con el tipo de dieta que llevo, y siendo que ahora mismo no bebo más que agua y café, parece lo más probable. Pero eso fue justamente lo que pensé al ver el siguiente video, en el que Coca-cola nos dice que estamos gordos porque somos unos perros que no movemos el culo de la silla, no por ingerir la basura que ellos venden. Mi pensamiento fue: no vuelvo a beber una coca-cola en mi vida. Mi apuesta es que voy a cumplirlo. No me pierdo nada. Mi cuerpo no se pierde nada.

Es curioso cómo la industria que vende comida basura va de la mano de los supuestos expertos y de nuestras incompetentes autoridades, diciéndonos que el problema no es comer basura, sino comer demasiada basura y ser unos perros. Muchos intereses de por medio, y nuestra salud no es uno de ellos (ver).

Con publicistas como estos, Coca-cola no necesita detractores… ¡gracias por hacer este vídeo!

Anuncios

19 thoughts on “Ni una coca-cola más

  1. La verdad, Vicente, es que soy bastante adicto a la Coca-Cola Zero. Sé que es una mierda y que no me aporta nada bueno al cuerpo, pero es una de las cosas que me hacen más llevadera la alimentación low carb, ya que apenas tomo nada dulce y la coca-cola me resulta un placer refrescante durante el día.

    También utilizo sacarina para los cafés y sé que tampoco es buena.

    Tú antes de seguir la dieta low carb también eras asiduo a beber agua o has tenido que dejar algún otro vicio en forma de bebida que te haya costado especialmente?

    Gracias por seguir escribiendo entradas tan interesantes en tu blog!

    Me gusta

    • Hola Carlos,
      hasta hace bien poco yo bebía más coca-cola que agua. De hecho prácticamente solo bebía coca-cola y casi nunca agua. Y no estoy exagerando. No sé decirte cuándo deje de beberla y me pasé al agua. Era un vicio, pero no tengo el recuerdo de que me haya costado dejarlo. Quizá es porque me encuentro bien de salud y es una decisión que mejora mi alimentación, y que sé que es positiva. Quizá es consecuencia de ser estricto con la decisión, en lugar de dejar la puerta abierta a tomar una esporádicamente. No tengo tentaciones y no forma parte de mis pensamientos.

      Ya ni recuerdo los tiempos de la coca-cola con azúcar, pues en los últimos años siempre bebía zero. Volví a probar la azucarada hace exactamente un año, porque me medio obligaron la primera vez que doné sangre. Y la recuerdo asquerosa. No me extraña, con la cantidad de azúcar que lleva (ver). A lo mejor tomar una de ésas es la vacuna perfecta para nunca más volver a tomar coca-cola.

      Entiendo perfectamente lo que dices del “placer refrescante”. Como dicen los angloparlantes, “been there, done that”. Pero es una ilusión, un espejismo. Una vez desenganchado, el agua es igual de satisfactoria.

      Le gusta a 1 persona

      • Hola Vicente,
        ciertos hábitos pueden representar una dependencia, pueden estimular circuitos del cerebro que nos hacen sentir bien una y otra vez y con ello nos podemos enganchar a determinados alimentos, bebidas o experiencias.

        Esto pasa por ejemplo con el chocolate, el azúcar y muchas otras sustancias. Se necesita fuerza de voluntad, porque el recuerdo te queda durante tiempo. Pero ya veo que tu tienes mucha!

        No bebo Coca cola, pero me sumo a tu propuesta….. ni una más!!
        Un abrazo

        Me gusta

      • Jaja, Carlos, prueba a ponerle una rodaja de limón.
        En unos pocos meses bajando los carbos o casi eliminándolos te cambiará el gusto. Ahora el chocolate normal me parece asquerosamente dulce, el pimiento rojo me sabe a fruta y el otro día le comenté a mi madre lo dulce que era la lechuga que había comprado… Era una escarola.

        Me gusta

        • Paloma llevo casi 3 años sin tomar hidratos! Una de las cosas que hace que me olvide de que estoy a “dieta” es la cocacola zero. Para mí es un hábito que me va a costar eliminar… Pero es mi objetivo!

          Me gusta

  2. Yo hace tiempo que deje de beber refrescos (aunque nunca he sido muy aficionada a ellos, mi problema con esta dieta viene más porque me pirran patatas, pasta y pan).

    Sin embargo, no consigo pasar de la cocacola cuando quedo con mis amigas en un bar… ¡Es que no se me ocurren otras opciones! si quedas al final de la tarde, no es cuestión de pedir un café… Y pedir solo agua… no se, me parece mal!

    ¿Alguna opción?

    Me gusta

    • Hola Ana,
      Yo siempre he sido la rara que pedía agua. Nunca me ha gustado la coca-cola ni los refrescos, no soporto las bebidas con gas, así que tampoco bebo cerveza, y no me gusta el alcohol así que de pedir vino nada. Al final te acostumbras y tus amigos también, o al menos eso le ha pasado a los míos. Si no hay más remedio o no me apetece agua me pido un té o una infusión.
      El ser humano lleva milenios bebiendo agua y solo unos pocos años tomando refrescos, así que tan raros los del agua no seremos 😉

      Le gusta a 1 persona

    • Yo estoy con Helena, en cuanto empiezas a hacerlo la gente se acostumbra. Yo en un bar a la hora de almorzar o merendar solo pido café con leche, aunque mis acompañantes pidan un bocadillo con coca-cola. Y si es a final de la tarde, descafeinado.

      Me gusta

      • Gracias por vuestras respuestas, la verdad es que esto de ser la diferentes en algunas ocasiones se me hace difícil.

        Sugerencia para el autor del blog, qué tal un post sobre por qué la dieta low carb no te está funcionando para adelgazar? Yo he probado durante un par de semanas y disminución de peso no he notado. No se si hay que mantenerla durante mucho tiempo para que se note, si las excepciones que hagas por ejemplo un día por semana afectan mucho…

        un saludo!

        Me gusta

      • Hola Ana,
        es un tema complicado, pues creo que nadie tiene una respuesta 100% fiable a eso. Pienso en cómo enfocarlo y publico una entrada en el blog, pero por ahora un par de ideas:
        1) es posible que las mujeres tengáis más problemas que los hombres para que la dieta low-carb empiece a hacer efecto (lee esto)
        2) aunque creo que es la dieta que más probabilidades tiene de conseguir resultados en pérdida de peso, es posible que no a todo el mundo le funcione.
        3) Exceso de frutos secos y/o lácteos, especialmente el queso (ver)

        Y a partir de ahí, decenas de ideas como dormir suficiente, no pasarse haciendo ejercicio, beber suficiente agua, comer suficiente grasa y no demasiada proteína, eliminar los cereales por completo de la dieta, no usar edulcorantes, son las toxinas que en su día se almacenaron junto con la grasa corporal que quemas las que están ralentizando el peso en este momento, prueba el ayuno intermitente, estás comiendo demasiado, estás comiendo demasiado poco, etc. Yo no pondría la mano en el fuego por casi ninguna de las ideas anteriores.

        Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s