Si el azúcar es engordante o dañino para la salud, ¿por qué la evidencia científica en su contra es tan débil?

No hay pruebas concluyentes de que el azúcar sea engordante

Es cierto, pero es una falacia: no se pueden conseguir esas pruebas.

Un norteamericano gana en término medio 2-3 g diarios de peso corporal (artículo) por lo que al cabo de un año estamos hablando de 0.5-1 kg de aumento de peso. ¿Cuál sería la duración mínima de un experimento que comprobase que ese aumento de peso se produce en una dieta con azúcar, pero no en una sin azúcar? ¿Cuántos participantes garantizarían un resultado fiable, estadísticamente significativo? Habría que internar a los participantes durante todo ese tiempo, proporcionándoles además la comida, para garantizar que siguen la dieta que se les asigna. Y si el daño es progresivo, quizá ni siquiera existirá un efecto detectable los primeros años de seguir la dieta. Estaríamos hablando no de años, sino de décadas. Un experimento científico en condiciones reales (dietas reales, sin usar cantidades desorbitadas de azúcar), con suficiente número y variedad de participantes y de suficiente duración (décadas) está muy próximo a ser irrealizable desde el punto de vista económico y humano. Y si consideramos aspectos éticos, la cosa se complica aún más, pues difícilmente se puede justificar someter a seres humanos al consumo de 365 kg de azúcar (suponiendo 100 g diarios durante 10 años), una sustancia cuyos efectos sobre la salud están bajo sospecha.

¿Cuáles son las alternativas? Experimentos con animales, experimentos a muy corto plazo, experimentos en los que no se controla la dieta, experimentos en los que se usan cantidades muy por encima del consumo normal, datos observacionales. Ninguno de esos experimentos va a proporcionar NUNCA pruebas irrefutables, ni relativas al azúcar ni para ninguna otra sustancia cuyos —supuestos— efectos se manifiestan a tan largo plazo. ¿Qué nos engorda? Posiblemente ningún experimento científico va a dar nunca una respuesta definitiva a esa pregunta.

Por otro lado, sería peligrosísimo realizar un experimento a largo plazo como el que estoy comentando, porque ese experimento mal hecho, de realizarse y realizarse mal, por estar en las manos equivocadas, por un mal diseño o por intentar comprobar una hipótesis equivocada, sería aún peor que seguir sin hacer el experimento. No sería disparar al aire la única bala que tenemos para defendernos del oso, sería usar esa bala para dispararnos en el corazón.

¿Las pruebas de que el azúcar es engordante son débiles? Es cierto. ¿Qué pruebas tienen los que consumen azúcar de que no están dañando su salud a largo plazo? ¿Quién está poniendo su salud en riesgo sin pruebas, el que consume o el que no consume azúcar?

El estudio de los mecanismos fisiológicos por los que engordamos

No hay pruebas de que azúcar y harinas de cereales sean engordantes por disparar los niveles de insulina

Y, de realizarse el experimento del que hablábamos antes, mucho más complicado aún sería usar ese experimento para certificar los mecanismos fisiológicos por los que se produce la acumulación de grasa en nuestros adipocitos. Únicamente se podrían observar, de forma deficiente, algunos niveles hormonales, en ningún caso se podría monitorizar por completo todos los parámetros relevantes y posiblemente tampoco con la suficiente precisión. Tampoco esa “observación” podría usarse para certificar la causalidad.

Hay un experimento que sí puedo hacer

El azúcar es un producto químico puro que, como tal, no pertenece a la dieta del ser humano. Consumir azúcar no es consumir “comida”. Puedo dejar de consumir azúcar. No necesito que sea una decisión tomada como sociedad. No necesito que sean los políticos o las asociaciones de médicos los que tomen la iniciativa. Las decisiones sobre mi salud debo tomarlas yo, no los “expertos”. No tenemos pruebas definitivas contra el azúcar, ni las vamos a tener nunca. ¿Me cruzo de brazos? ¿Espero a que otros, que posiblemente se mueven por intereses ajenos a mi salud, sean los que me digan qué me conviene hacer?

Ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia

Creo que en el caso del azúcar las respuestas hay que buscarlas en el sentido común, porque la ciencia nunca nos va a dar ese certificado de culpabilidad que algunos exigen para criticar su consumo. Y el sentido común no es lo mismo que repetir lo que creemos que es correcto, simplemente porque se nos ha dicho que es lo correcto (ver).

Anuncios

13 thoughts on “Si el azúcar es engordante o dañino para la salud, ¿por qué la evidencia científica en su contra es tan débil?

      • Ejemplo.

        Artículo 1. “No hay pruebas”

        Scientific evidence supports neither that intakes of nutritive sweeteners by themselves increase the risk of obesity nor that nutritive or nonnutritive sweeteners cause behavioral disorders.

        Artículo 2. Cita al artículo anterior diciendo que su conclusión fue “inocente”

        Both the American Medical Association and the Academy of Nutrition and Dietetics have concluded that HFCS is not a unique cause of obesity.

        Me gusta

  1. Demostración de que el azúcar no es un veneno:

    • El azúcar es un alimento
    • Ningún alimento es veneno
    • Por tanto el azúcar no puede ser veneno
    • Y ahora demuestro la existencia de Dios:

    • Dios es, por definición, perfecto
    • No existir sería una imperfección
    • Por tanto Dios existe

    Por supuesto, nadie usaría un argumento así…

    Me gusta

  2. Consumir azúcar con moderación no significa nada. Es usar una tautología para argumentar a favor del consumo. El consumo será “moderado” si no hay un efecto dañino, algo que en este caso ni siquiera se puede saber a posteriori, cuando el daño ya esté hecho. ¿Qué significa “con moderación”?

    “Live a little!”
    Si vivir la vida es dañar tu salud, no nos vamos a entender nunca.

    Me gusta

  3. Nombres ocultos del azúcar, por Miguel Franco

    La harina no es un alimento de humanos. Los azúcares naturalmente presentes en las semillas son inaccesibles para nuestro sistema digestivo. Sólo mediante el procesamiento se puede llegar a consumir harina.

    ¿Qué hay de natural en el consumo de harina integral? Nada.

    Hay que tener cuidado con los que hablan de “comida real” porque l@s nutricionistas han pervertido ese término para colarnos la harina como si fuera comida. No hay ciencia tras ese mensaje sólo manipulación del lenguaje para hacernos comer un producto que bajo ningún punto de vista es un alimento de humanos.

    Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s