Etiquetado: ciencia nutrucional

El nene tiene un título

Desde hace un par de días está disponible el webinar en el que se demuestra que CICO es una teoría fraudulenta que no deriva de la primera ley de la termodinámica, como nos quieren hacer creer.

Demostración con argumentos racionales, en concreto con un contraejemplo.

Por favor, difundid esa presentación a gente que tenga formación científica o en matemáticas, física, ingeniería o similar. No tengo ningún miedo a que personas más inteligentes que yo examinen los argumentos. Si hay errores en esa demostración, todos queremos que se sepa. Yo el primero.

Una de las cosas que se hablan en el webinar es de lo complicado que es que médicos y nutricionistas reconozcan abiertamente que basan su actividad profesional en una teoría pseudocientífica. Lo esperable es que opten por la disonancia cognitiva, buscando cualquier excusa para no aceptar la realidad de a qué se dedican. Supongo que la mayoría van a hacer como que ese webinar no ha existido. Es lo que hay.

Podéis entrar en instagram y comprobar los “argumentos” que usan los defensores de esta pseudociencia:

  • Tengo un título.
  • Todos los que defendemos la calorexia estamos de acuerdo en que es correcta.
  • Somos muchos los que decimos que la calorexia es correcta.
  • No se puede negar lo que dicen los expertos.
  • La demostración no vale porque el cuerpo no funciona realmente así.
  • Mostrar oposición de cualquier otra forma, incluso con ataques personales, pero sin explicar el error que hay en la presentación.
  • etc.

Reitero que no sólo no tengo miedo a que esa presentación llegue a personas con formación suficiente para entenderla, os ruego que la difundáis entre conocidos o amigos que tengan formación universitaria de la rama de ciencias.

Y observad cómo de los que viven de esta pseudociencia saldrá mucho fuego de artificio, porque el contenido de ese webinar es una verdad muy incómoda para médicos y nutricionistas, pero lo que no os van a dar es una explicación de en qué me estoy equivocando.

Ése es el reto: ¿dónde está el error en la demostración?

No van a responder a eso.

NOTA: fijaos en que el comportamiento de los caloréxicos parece como el de una secta: les dan igual los argumentos, sólo repiten una y otra vez sus dogmas.