La guerra del lenguaje (XI): “ultraprocesados”

— De un tiempo a esta parte se percibe que los “expertos” en nutrición han intensificado el uso del término “ultraprocesado“.

— ¿Qué significa “ultraprocesado”?

— Significa que los “expertos” nos quieren colar la harina de cereales como si fuera comida real.

— No puede ser. No pueden tener la cara tan dura.

— La tienen. Lo están haciendo.

— Veo que lo que hacen es criticar la “harina refinada” pero promocionar la “harina integral”.

— Ésa es la trampa clásica de la industria del cereal (ver): financian estudios en los que comparan dos versiones de sus productos, la harina refinada y la harina integral. No se comparan con no consumir harina, yo diría que por razones obvias. Los datos de esos estudios suelen mostrar que la harina integral es menos mala que la refinada y los “expertos” en nutrición usan esos estudios para decirnos que la harina integral tiene “probados beneficios para la salud”.

Integral o refinada, en mi opinión es comida basura, incompatible con una dieta saludable para un ser humano. Bajo ningún punto de vista la harina de cereales puede encajar en el concepto de comida real o comida de verdad.

Lo que quería resaltar con esta entrada del blog es que deberíamos prestar atención a cómo algunos “expertos” en nutrición se han envuelto en el concepto de la “comida real” para luego prostituirlo metiendo la harina de cereales dentro de ese concepto. No encontraremos otro argumento más que jugar con las palabras para hacer creer que lo contrario de “comida real” son los “ultraprocesados“. Con esta maniobra nos colocan la harina entre los alimentos saludables. Cada vez que encuentres el término “ultraprocesado” observa cómo intentan metértela doblada.

Resulta asombroso el gran “interés” que tienen las/los nutricionistas en meter la harina de cereales en la dieta de los seres humanos. Pareciera que nada es esencial en nuestra dieta, salvo la harina de cereales. ¿Por qué será?

Money makes the world go round

Leer más:

Anuncios