Come mal hasta que haya daños a tu salud o a la de tu familia

Si no tengo tendencia a engordar, ¿por qué tengo que renunciar al azúcar?

Si eres capaz de consumir productos no saludables con moderación, ¿por qué no hacerlo?

El concepto de moderación es curioso y tramposo: nadie sabe definir lo que es “moderación”. Si consumes esos productos y acabas con problemas de salud, es que te has pasado. Y si no tienes problemas de salud, entonces has sabido consumirlos “con moderación”. O dicho de otra forma, el consejo de la moderación es: consúmelos hasta que tengas constancia de que han dañado tu salud. Una gran idea.

Y cuando eres padre, la apuesta de la moderación significa educar a tus hijos en que el consumo de los “productos comestibles” es normal. Con los hijos las explicaciones teóricas y las charlas van a dar un poco igual: es el ejemplo lo que cuenta. Si tú no quieres o no puedes renunciar a ciertos productos, estás educando a tus hijos para que consuman esos productos, tanto cuando todavía están contigo como cuando se independicen. Y quizá tú no acabes con problemas de salud o de peso, pero a lo mejor estás sembrando y abonando que ellos sí. ¿Miedo a que te reprochen “no haber disfrutado de la vida” por no consumir azúcar y otras porquerías? Ojalá mis hijas puedan reprocharme eso en el futuro, porque querrá decir que he cumplido en mi labor educativa.

¿Moralista? No quiero serlo. Me preocupa la falta de información. Es posible que haya familias que ni siquiera se han planteado la lotería a la que juegan con su actual forma de comer y familias que cuando se den de bruces con esos problemas ni siquiera sospechen que la causa puede ser su alimentación. Me temo que más de una familia ante los problemas de salud va a creer que comiendo “menos de lo mismo” se resuelven. Es lo que yo pensaba cuando estaba gordo y enfermo (hígado graso y reflujo). Si alguien de forma informada decide que quiere comer esos productos, pues adelante, como quien decide fumar o fuma en presencia de sus hijos. Salvo que sea un familiar directo, padres o hijos, en cuyo caso no me guardaré mi opinión.

En definitiva, al menos deberíamos plantearnos si comer mal hasta que aparezcan los problemas de salud es lo que realmente queremos hacer.

 

Anuncios

¿Dónde está la evidencia científica de que el método funciona?

Hay dos hechos indiscutibles al respecto del tratamiento dietario de la obesidad. El primero es que prácticamente todos los métodos parecen ser capaces de demostrar éxito en producir algo de pérdida de peso a corto plazo. El segundo es que no hay virtualmente ninguna evidencia de que una pérdida de peso clínicamente significativa pueda ser mantenida a largo plazo en la inmensa mayoría de la gente. Confronting the failure of behavioral and dietary treatments for obesity, 1991

La petición es clarísima:

imagen_2218

imagen_2219

¿Dónde están esos experimentos exitosos?

  • Población obesa
  • Experimento a largo plazo (3-4 años, como mínimo)
  • Pérdida de peso importante (20-25 kg al menos)

La teoría del balance energético no se puede justificar ni en el plano teórico ni por sus resultados en la práctica.

Leer más:

“Las calorías importan porque la obesidad es un problema de energía”

¡Sería como decir que en un problema económico el dinero no es importante!

Justo cuando pensaba que entre los caloréxicos no había vida inteligente, encuentro esta joya de la lógica, este hito del pensamiento, esta oda a la inteligencia pura.

Lo realmente sorprendente no es que haya gente tan inteligente, sino ¡cuántos hay igual de inteligentes! Un tipo suelta esto en un foro, y nadie le dice que su razonamiento es circular o que está empleando la falacia de petitio principii, incluyendo como injustificada premisa la propia proposición que pretende demostrar. ¡Todos encantados con el argumento!

¿Es el gigantismo un problema de energía?

¿Es el crecimiento de un tumor un problema de energía?

¿Es el desarrollo del pecho de una adolescente un problema de energía?

Leer más:

Glucemia de mis padres (mayo 2018)

Resultados de análisis de laboratorio (ella 73 años, él 76, si no me equivoco):

Hemoglobina glucosilada (%)  Mayo 2015 Septiembre 2015 Junio 2017  Mayo 2018
Mi madre  5.9  4.9  5.8  5.6
Mi padre  6.4 6.2  –  5.9

Glucemia en ayunas:

  • Madre: 85 mg/dl
  • Padre: 106 mg/dl

Transaminasas:

Madre Padre
GOT 21 16
GPT 22 20
GGT 48 19

Triglicéridos/HDL (mg/dl/mg/dl):

  • Madre: 68/63
  • Padre: 102/48

Como curiosidad, los datos de glucemia de 2015 con el glucómetro de casa:

Leer más:

 

El estigma de la obesidad (III)

Obesity Stigma: Important Considerations for Public Health

Society regularly regards obese persons not as innocent victims, but as architects of their own ill health, personally responsible for their weight problems because of laziness and overeating. These common assumptions provide the foundation for weight stigma, a prejudice that is often dismissed as acceptable and necessary. Not only is weight stigma viewed as a beneficial incentive for weight loss, but it is also assumed that the condition of obesity is under personal control, implying that the social influence of weight stigma will be sufficient to produce change.

La sociedad considera con frecuencia que las personas obesas no son víctimas inocentes, sino arquitectas de su propia mala salud, personalmente responsables de sus problemas de peso por pereza y exceso de comida. Estas habituales presunciones son la base para la estigmatización del obeso, un prejuicio que es transigido a menudo como aceptable y necesario. La estigmatización del obeso no sólo es vista como un incentivo beneficioso para perder peso, sino que también se asume que la condición de obesidad está bajo control personal, lo que implica que la presión social del estigma será suficiente para producir el cambio.

“Estas habituales presunciones son la base para la estigmatización del obeso…transigido a menudo como aceptable y necesario…”

Creo que no se puede decir más claro. Y, ¿qué nos hace creer que la obesidad está bajo control personal? Voy a comentar un artículo que es muy ilustrativo de cómo se fomenta la estigmatización de los obesos. Vale la pena pinchar en el enlace y visitar la página, aunque sólo sea por ver la foto que encabeza el artículo. Viendo la foto no hace falta leer el artículo, ciertamente.

Comento a continuación los fragmentos más relevantes (mis negritas).

Si tenemos en cuenta la primera ley de la termodinámica que dice que “la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma“, lo dicho antes se ratifica inevitablemente, si bien nuestro organismo no es tan simple como para reducirlo a esta ley, está claro que si se gasta más de lo que se ingiere es imposible tener sobrepeso. (David Díaz)

Perfecto ejemplo de la mayor estupidez de la historia de la humanidad (ver). Cuando en temas de obesidad algo se justifica aludiendo a la primera ley de la termodinámica, está claro que lo que viene después no es más que patética pseudociencia. Lo he explicado repetidamente en el blog, pero en pocas palabras el engaño se basa en deducir el comportamiento o respuesta de un ser vivo a partir de una tautología (ver,ver,ver,ver,ver), que para más inri es aplicada de forma errónea y tramposa (ver,ver). Con falacias se introduce el resultado como premisa de los planteamientos, creando de forma injustificada una causalidad (ver):

Una estupidez indefendible.

Lo que me interesa resaltar es cuál es el origen del estigma. La consecuencia inmediata de la falacia energética es el mensaje de que sabemos lo que tenemos que hacer, que sabemos que las causas y soluciones relativas a la obesidad y perder peso pasan por el control de la cantidad de energía, ya sea a través de lo que comemos o del ejercicio físico que hacemos. Con la “tautología trucada” como cimiento se construye todo el castillo de naipes del balance energético: se “educa” a la población en la idea de que si tienen problemas de peso es porque han comido más de lo que han gastado y que el remedio lógico es comer menos y/o hacer más ejercicio. Y como se cree —absurdamente— que esa idea deriva de leyes inviolables de la física, el fracaso del método es atribuido a la persona, nunca al tratamiento: el obeso/a come más de lo que cree, es un vago/a que no quiere hacer ejercicio físico, o simplemente no tiene fuerza de voluntad para mantener una dieta y un plan de ejercicios a largo plazo. La atribución de control es la base del estigma (mis negritas):

Una cosa sí que es clara, el problema final de que uno esté gordo o fuera de forma sí que es realmente genético, me explico. Una persona obesa suele elegir mal los alimentos, no hace nada de deporte y no se da cuenta de sus problemas de salud, y todo esto tiene su origen en algo genético: la falta de voluntad (David Díaz)

Lo normal es que una persona obesa no cree (o no sabe) que meta calorías en exceso.(David Díaz)

el problema es que una persona que busca perder peso siendo obesa o con un sobrepeso grave en cuanto llega a un peso “bueno” para él deja la dieta, no ha aprendido a comer” (David Díaz)

No sólo tratamos la obesidad —e intentamos prevenirla— con estúpidas teorías pseudocientíficas, sino que además culpamos al obeso de que el tratamiento no funcione (ver,ver,ver,ver,ver). El daño no es sólo físico (ver).

Leer más:

“Pseudo-sciences do not talk about physiology”

(versión en español: pinchar aquí)

How to detect a pseudo-medicine? It’s very easy: pseudo-sciences do not talk about physiology

Writing about pseudo-medicine is relatively easy. Most pseudo-medicines are simple and self-contained. Being fundamentally fictional, outside of real complications, you do not have to fret overmuch about physiology and anatomy and plausibility and all the other aspects of medicine that make being a doctor a lot like Barbie in a math class. It’s tough. (source)

How do they say we can detect a pseudo-science? It is quite simple: pseudo-sciences are unable to give explanations based on physiology or anatomy that can be verified in scientific experiments. We have a textbook example: the energy balance pseudoscience. Are there any physiologic mechanisms that support this theory? None: it is based on “energies that enter” and “energies that leave”, and physiology is replaced by a mathematical operation that lacks a plausible link with the actual function of our organs and tissues. Clear as day: we have found a pseudo-science.

In obesity you have to talk about energy, not physiology

But, apparently, with obesity it is the opposite: pseudoscience is talking about physiologic mechanisms, because that distracts our attention away from the actual cause, which is “genetic, environmental and behavioral.” No physiology, please! Without mundane and dirty physiologic mechanisms, because we know a lot about physics laws and this is an energy problem. We are damn good at physics.

We need to understand why some people gain weight easily and others don’t. Taubes doesn’t have an answer for that: his “cause” of obesity is more of a “mechanism” that doesn’t really get at the underlying genetic, environmental, and behavioral causes. While we are waiting to understand that, we still have the practical problem that overweight people need to lose weight now. It is undeniable that if you can find a way to reduce total calorie intake sufficiently, you will lose weight. (source)

Just a physiologic mechanism that is irrelevant in order to treat obesity. In obesity it does not matter if we treat causes or symptoms (see).

The two quotes above come from the same website: Science Based Medicine. They can easily see that they are the ones who defend pathetic pseudo-science: they simply have to apply their own detection criteria for pseudo-sciences. To put heroes face to face with their true identity is not cruelty: it is to move forward so that obesity stops being treated with a theory that is pure charlatanism (see).

What are the physiologic mechanisms that support the energy balance theory?

What are the physiologic mechanisms that link our energy intake with all the energy stored in our body, in all its formats? What are the physiologic mechanisms by which “eat less (calories)” works?

What are the physiologic mechanisms that detect a decrease in the energy intake, and how is that information translated into the physiologic signals that reduce the fat that is stored in the adipocytes? What explanation does the energy balance theory give on those physiologic mechanisms?

Why do these people ignore the actual reaction of our body, as can be found in scientific journals, to food restriction and replace it with fantasies falsely based on a general law of physics that has nothing to do with our physiology?

NOTE: I wonder why they use Barbie as an example of someone who has problems with a math class … Are they saying that Ken would not have those problems? I think it’s obviously clear what they’re saying.

Further reading:

Mismas calorías, misma distribución de macronutrientes, pero uno de los grupos consume azúcar (en ratas)

de acuerdo entonces, una petición muy sencilla, muéstrame un estudio que demuestre que en déficit calórico o a igualdad de calorías una dieta con poco azúcar tiene efecto en la composición corporal o en la sensibilidad a la insulina. Gracias. Layne Norton, PhD

Duration of feeding on a sucrose-rich diet determines metabolic and morphological changes in rat adipocytes

Dos grupos de ratas. Misma ingesta energética y no sólo eso: misma dieta y mismo reparto de macronutrientes, salvo por el tipo de hidratos de carbono: azúcar (sacarosa) en un grupo, el SRD, almidón en el otro, el CD.

The control group received the same semisynthetic diet but with sucrose replaced by starch [high-starch diet (CD)].

Misma ingesta energética:

caloric intake: 302.1 ± 10.3 kJ/day in SRD vs. 300.5 ± 13.1 kJ/day in CD

En la imagen se muestra el histograma (i.e. frecuencia de aparición) de diámetros de los adipocitos en ambos grupos dietarios, al cabo de las 15 semanas del experimento:

imagen_1159

There was a significant (P < 0.05) increase of epididymal weight after 15 wk on a SRD as well as a hypertrophy of adipocytes with a clear alteration in the cell size distribution

Hubo un aumento significativo (P <0.05) del peso de la grasa epididimal después de 15 semanas en el grupo SRD, así como una hipertrofia de los adipocitos con una clara alteración en la distribución del tamaño celular.

Como vemos también en la siguiente tabla, los adipocitos se llenaron de grasa en el grupo del azúcar, lo que se manifestó en que el tejido adiposo epididimal pesaba un 70% más en el grupo SRD que en el CD:

imagen_1160

¿Qué grupo ha comido “más de la cuenta”? ¿Qué grupo ha consumido un “exceso calórico”? (ver)

No son preguntas retóricas: ¿Qué respondemos? ¿Qué grupo ha comido “más de la cuenta”? ¿Qué grupo ha consumido un “exceso calórico”?

Como nota final, los autores del estudio sugieren que la resistencia a la insulina que observaron tras las primeras semanas del experimento en el grupo SRD no pudo estar provocada por el engorde, pues en ese momento todavía no se había producido engorde:

this study clearly demonstrates that the insulin resistance present after 3 wk of feeding a SRD was not associated with increased fat pad mass

este estudio demuestra claramente que la resistencia a la insulina presente después de 3 semanas de dieta SRD no se asoció con un aumento de la masa grasa

Leer más: