“Pseudo-sciences do not talk about physiology”

(versión en español: pinchar aquí)

How to detect a pseudo-medicine? It’s very easy: pseudo-sciences do not talk about physiology

Writing about pseudo-medicine is relatively easy. Most pseudo-medicines are simple and self-contained. Being fundamentally fictional, outside of real complications, you do not have to fret overmuch about physiology and anatomy and plausibility and all the other aspects of medicine that make being a doctor a lot like Barbie in a math class. It’s tough. (source)

How do they say we can detect a pseudo-science? It is quite simple: pseudo-sciences are unable to give explanations based on physiology or anatomy that can be verified in scientific experiments. We have a textbook example: the energy balance pseudoscience. Are there any physiologic mechanisms that support this theory? None: it is based on “energies that enter” and “energies that leave”, and physiology is replaced by a mathematical operation that lacks a plausible link with the actual function of our organs and tissues. Clear as day: we have found a pseudo-science.

In obesity you have to talk about energy, not physiology

But, apparently, with obesity it is the opposite: pseudoscience is talking about physiologic mechanisms, because that distracts our attention away from the actual cause, which is “genetic, environmental and behavioral.” No physiology, please! Without mundane and dirty physiologic mechanisms, because we know a lot about physics laws and this is an energy problem. We are damn good at physics.

We need to understand why some people gain weight easily and others don’t. Taubes doesn’t have an answer for that: his “cause” of obesity is more of a “mechanism” that doesn’t really get at the underlying genetic, environmental, and behavioral causes. While we are waiting to understand that, we still have the practical problem that overweight people need to lose weight now. It is undeniable that if you can find a way to reduce total calorie intake sufficiently, you will lose weight. (fuente)

Just a physiologic mechanism that is irrelevant in order to treat obesity. In obesity it does not matter if we treat causes or symptoms (see).

The two quotes above come from the same website: Science Based Medicine. They can easily see that they are the ones who defend pathetic pseudo-science: they simply have to apply their own detection criteria for pseudo-sciences. To put heroes face to face with their true identity is not cruelty: it is to move forward so that obesity stops being treated with a theory that is pure charlatanism (see).

What are the physiologic mechanisms that support the energy balance theory?

What are the physiologic mechanisms that link our energy intake with all the energy stored in our body, in all its formats? What are the physiologic mechanisms by which “eat less (calories)” works?

What are the physiologic mechanisms that detect a decrease in the energy intake and how is that information translated into the physiologic signals that produce the reduction of  the fat that is stored in the adipocytes? What explanation gives the energy balance theory on those physiologic mechanisms?

Why do these people ignore the actual reaction of our body, as can be found in scientific journals, to food restriction and replace it with fantasies falsely based on a general law of physics that has nothing to do with our physiology?

NOTE: I wonder why they use Barbie as an example of someone who has problems with a math class … Are they saying that Ken would not have those problems? I think it’s obviously clear what they’re saying.

Further reading:

Anuncios

Mismas calorías, misma distribución de macronutrientes, pero uno de los grupos consume azúcar (en ratas)

de acuerdo entonces, una petición muy sencilla, muéstrame un estudio que demuestre que en déficit calórico o a igualdad de calorías una dieta con poco azúcar tiene efecto en la composición corporal o en la sensibilidad a la insulina. Gracias. Layne Norton, PhD

Duration of feeding on a sucrose-rich diet determines metabolic and morphological changes in rat adipocytes

Dos grupos de ratas. Misma ingesta energética y no sólo eso: misma dieta y mismo reparto de macronutrientes, salvo por el tipo de hidratos de carbono: azúcar (sacarosa) en un grupo, el SRD, almidón en el otro, el CD.

The control group received the same semisynthetic diet but with sucrose replaced by starch [high-starch diet (CD)].

Misma ingesta energética:

caloric intake: 302.1 ± 10.3 kJ/day in SRD vs. 300.5 ± 13.1 kJ/day in CD

En la imagen se muestra el histograma (i.e. frecuencia de aparición) de diámetros de los adipocitos en ambos grupos dietarios, al cabo de las 15 semanas del experimento:

imagen_1159

There was a significant (P < 0.05) increase of epididymal weight after 15 wk on a SRD as well as a hypertrophy of adipocytes with a clear alteration in the cell size distribution

Hubo un aumento significativo (P <0.05) del peso de la grasa epididimal después de 15 semanas en el grupo SRD, así como una hipertrofia de los adipocitos con una clara alteración en la distribución del tamaño celular.

Como vemos también en la siguiente tabla, los adipocitos se llenaron de grasa en el grupo del azúcar, lo que se manifestó en que el tejido adiposo epididimal pesaba un 70% más en el grupo SRD que en el CD:

imagen_1160

¿Qué grupo ha comido “más de la cuenta”? ¿Qué grupo ha consumido un “exceso calórico”? (ver)

No son preguntas retóricas: ¿Qué respondemos? ¿Qué grupo ha comido “más de la cuenta”? ¿Qué grupo ha consumido un “exceso calórico”?

Como nota final, los autores del estudio sugieren que la resistencia a la insulina que observaron tras las primeras semanas del experimento en el grupo SRD no pudo estar provocada por el engorde, pues en ese momento todavía no se había producido engorde:

this study clearly demonstrates that the insulin resistance present after 3 wk of feeding a SRD was not associated with increased fat pad mass

este estudio demuestra claramente que la resistencia a la insulina presente después de 3 semanas de dieta SRD no se asoció con un aumento de la masa grasa

Leer más:

¿Pastillas para el colesterol en una mujer de 70 años?

Es oficial; La cardiología internacional y nacional descubre, subyugada, esta evidencia de que el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular no depende del colesterol. Michel de Lorgeril

Hace unos días mi madre, 72 años, me dijo que el médico le había recetado pastillas para el colesterol. Según ella, no eran un medicamento, eran naturales. El médico le dijo que su mujer las estaba tomando y que le iban muy bien.

Le dije a mi madre que no se las tomara y le pedí que me las regalara. En cuanto les hice esta foto fueron directas a la basura:

Como decía, el médico usó el argumento de que su mujer las tomaba y que le iban muy bien. Me pregunto cómo sabe que le van bien. Interpreto que lo que quería decir es que a su mujer le había bajado el colesterol. Y, como todos sabemos, tener un colesterol bajo como resultado de la medicación reductora de colesterol es bueno en sí mismo. Especialmente en una mujer de 72 años.

Pues no, yo no lo sé. Y el médico tampoco.

NOTA: mi madre se mide la glucemia todos los días y dice que el resultado de esta analítica no es lo normal. A mí sí me preocupa, aunque sea cierto que es inusual.

Ten-Year Survival in 75-Year-Old Men and Women: Predictive Ability of Total Cholesterol, HDL-C, and LDL-C

Realizan una analítica (perfil lipídico) a 432 personas que tenían 75 años en 1997. 10 años después comprueban la relación estadística entre supervivencia y los datos de la analítica. No encontraron ninguna relación entre tener colesterol total o LDL (“colesterol malo”) elevados y mortalidad.

NOTA: el LDL-C no se midió, se calculó con la fórmula de Friedewald

El HDL, sin embargo, sí guardó algo de relación con la mortalidad, especialmente en los hombres. La gráfica distingue los hombres que están por encima o por debajo de 40 mg/dl y las mujeres que están por encima o por debajo de 50 mg/dl.

the levels of total cholesterol, LDL-C and non-HDL-C had no significant impact on the long-term prognosis in either sex

los niveles de colesterol total, LDL-C y no-HDL-C no tuvieron un impacto significativo en la prognosis a largo plazo de ninguno de los dos sexos

This calls into question the value of cholesterol lowering in 75-year-old people

Esto nos lleva a cuestionar el sentido de bajar el colesterol a personas de 75 años

La “medicina oficial” no es como la homeopatía. Lo médicos no prescribirían medicamentos sin tener evidencia sólida de que existe un beneficio para el paciente que supera a los riesgos (artículo). No, nunca lo harían, porque la medicina oficial no hace esas cosas. Y los ciudadanos podemos confiar en que cuando el médico receta un tratamiento a nuestros familiares, lo hace porque esa evidencia existe. Podemos confiar en que los conocimientos del médico están actualizados y en que no actúan en base a creencias sin fundamento.

Leer más:

Crónicas caloréxicas (II): Mark Haub y la “twinkie diet”

he followed a basic principle of weight loss: He consumed significantly fewer calories than he burned (fuente)

siguió un principio básico de pérdida de peso: consumió muchas menos calorías de las que quemó

En este sentido, el experimento de esta dieta, es interesante porque no hace sino confirmar una de las leyes de la termodinámica (fuente)

¿En qué consistió la intervención?

En pocas palabras, un experimento no controlado realizado en 2010 con las siguientes características (fuente):

  • 1 persona
  • 10 semanas
  • consumiendo un máximo de 1800 kcal/día
  • incluyendo pastelitos (“twinkies”)

Perdió 14 kg en esas 10 semanas

¿Qué variable está alterando Mark Haub? ¿Existe un grupo control en el que esa variable no se altera?

En un experimento científico el objetivo es comprobar el efecto de alterar una única variable. Si se altera más de un parámetro se puede hacer imposible determinar qué es exactamente lo que ha causado el efecto producido. Como quizá en esa prueba concreta existan factores que se están alterando sin que el científico sea consciente de ello, es conveniente tener un “grupo de control” en el experimento, un grupo que también es observado pero en el que la variable independiente no es alterada.

¿Qué variable está alterando Mark Haub? No es una pregunta retórica y la respuesta es importante.

No hay justificación racional para atribuir el resultado a las calorías

Un problema de este experimento es la anticientífica suposición de que cambiar la cantidad de comida es lo mismo que cambiar la cantidad de calorías. En este experimento se está alterando el volumen, el peso, la energía potencial que se puede sacar de la comida, la cantidad de carbohidratos, el tipo de carbohidratos, el tipo de grasa, etc. y, sobre todo, se está alterando la respuesta hormonal. Dar por supuesto que lo único que se está alterando es la energía y que, por tanto, el resultado hay que atribuirlo a esa característica de la intervención no es ciencia, es brociencia.

“Déficit calórico”

Nótese cómo reducir el consumo de comida y cambiar la composición es interpretado como “consumir menos calorías” y consumir menos calorías es interpretado como “crear un déficit calórico”. No me entretengo con esto ahora, pero de forma simplificada consumir menos calorías es alterar un término de la ecuación del balance energético, mientras que “déficit calórico” es una expresión que busca el engaño jugando con la ambigüedad entre a) alterar un único término de esa ecuación o b) alterar la diferencia entre dos de ellos (ver,ver). La causalidad impostora que la teoría del balance energético propone como “obvia” nace de esos juegos de palabras.

¿Qué demostró el experimento?

Que en esa persona, y en su estado físico particular en ese momento, en el corto plazo reducir la cantidad de comida hizo perder peso corporal.

¿Alguna objeción? No, creo que la evidencia científica confirma que es un resultado bastante generalizable: a corto plazo todo o casi todo el mundo pierde unos kilos restringiendo la cantidad de comida (ver).

Pero perder unos kilos a corto plazo no nos saca de gordos. ¿Qué sucede a largo plazo? Mark Haub fantasea con que si su gasto energético se hubiese mantenido, su peso corporal se habría mantenido. Si…

Had I continued eating about 1,600 kcals with the amount of kcal expenditure, at some the asymptote would have been reached and weight stability would have insued. Mark Haub

Si hubiera continuado consumiendo 1600 kcal/día con esa cantidad de gasto energético, en algún momento se habría alcanzado la asíntota y se habría producido estabilidad del peso corporal

Es la falacia de petitio principii: si el gasto energético se mantiene… Nótese la aberración: Haub no puede predecir el resultado a largo plazo del experimento pero sí lo deduce ¡dando por supuesto en las premisas cuál sería el resultado de ese experimento! Esencialmente en esto consiste la estupidez del balance energético: inventarse la respuesta de un ser vivo a un estímulo a partir de juegos de palabras falaces.

Los resultados a corto plazo no demuestran resultados a largo plazo

¿Qué hace nuestro cuerpo si le quitamos la comida que necesita para funcionar con normalidad? Eso no nos lo dicen las matemáticas, sino el estudio de esa reacción fisiológica:

¿Y qué sucede a largo plazo con nuestro peso corporal?

Según la charlatanería caloréxica cuando se estanca la pérdida de peso es suficiente con reducir la ingesta para evitar el efecto rebote producido por la escasez de alimento (ver). Pura fantasía basada en brutales errores de pensamiento y prejuicios contra los obesos.

El nivelazo de los caloréxicos

Que experimentos como el Mark Haub sean publicitados como prueba de validez de la pseudociencia del balance energético es una prueba más del bajísimo nivel intelectual que existe en el mundo de la nutrición/obesidad. Con Mark Haub y los campos de concentración nazis los caloréxicos tienen confirmación suficiente de que sus “pensamientos” y sus prejuicios son correctos (ver).

¿Qué aporta el experimento de Mark Haub?

No aporta absolutamente ninguna información útil sobre cómo adelgazar pues, entre muchas otras cosas, muestra un resultado a muy corto plazo. Tampoco aporta nada nuevo, pues está perfectamente documentado el efecto a corto plazo de la restricción de comida. Lo interesante es lo que sucede a largo plazo, pero eso Haub no lo somete a prueba, sólo lo imagina. Por supuesto este experimento no demuestra que la teoría del balance energético sea correcta ni confirma la primera ley de la termodinámica ni nada remotamente parecido.

 

NOTA: Coca-Cola pagaba a Mark Haub y sólo nos enteramos de ello cuando Coca-Cola publicó un listado de personas a las que estaba financiando (fuente).

Leer más:

Crónicas caloréxicas (I): Samuele Marcora

La versión oficial de por qué engordamos es el paradigma energético, el del tautológico “exceso”:

Hay personas que afirman que este paradigma ha sido derrocado, que “ya nadie habla de calorías” y que todo el mundo sabe que “no todas las calorías son iguales“. Estas personas creen que sólo l@s nutricionistas de cierta edad defienden esos fraudulentos dogmas pero que l@s recién titulad@s hablan de la calidad de la dieta, no de la cantidad de calorías. Pero no es cierto. Nada hemos avanzado. La supuesta regeneración no es otra cosa que una versión distinta de la misma charlatanería (ver).

Quizá no podamos acabar con la pseudociencia del balance energético, pero sí podemos contar lo que está sucediendo. Aquí tenemos a Samuele Marcora en twitter soltando la clásica estupidez de que 1000 kcal de mantequilla y 1000 kcal de dónuts son equivalentes a efectos de pérdida de peso:

¿Y los cientos de estudios científicos que demuestran que esto del peso corporal no va de calorías? ¿Cuántos estudios perfectamente controlados quiere ver que demuestran que no sabe de lo que habla? ¿Cien? Aquí están. Pero él no necesita mirar la evidencia científica porque entiende muy requetebién la primera ley de la termodinámica.

¿Por qué le repiten una y otra vez que no todas las calorías son iguales? ¡Si él ya sabe que no son iguales pero sí son iguales!

Cree estar diciendo algo inteligente y cree que los charlatanes son los demás. Y no puede reprimir llamarnos sectarios ¡porque él odia la pseudociencia!

Por supuesto se siente capacitado para decidir qué es charlatanería y qué no lo es porque tiene una formación científica del copón. Su experto de referencia es Kevin Hall, como era de esperar:

Por si había dudas, aquí lo tenemos insistiendo en la colosal estupidez de que la ganancia/pérdida de peso corporal es una cuestión de balance energético y que lo importante es mantener la dieta, la que sea.

Sin comentarios:

¿Cómo es posible que a estas alturas de la historia seamos incapaces de acabar con dogmas tan estúpidos como contrarios a la evidencia científica?

Leer más:

Análisis clínicos (diciembre 2017)

Acabo de recoger los resultados de un análisis de sangre (de este lunes).

Colesterol total en 237 mg/dl.

May Oct. Feb. Sept. Mar. Ene. Dic.
2013 2013 2014 2014 2015 2016 2017
HDL (mg/dl) 54 70 64 78 70 73 77
LDL (mg/dl) 127 123 133 115 110 131 148
TG (mg/dl) 69 52 45 65 51 49 59
TG/HDL 1.3 0.7 0.7 0.8 0.7 0.7 0.8
Ác. úrico (mg/dl,<7) 6.1 5.1 5.7 6.8 5.2 5.8
GGT (<45) 48 21 21 17 18 17 19
GOT (<40) 35 26 23 24 17 21 22
GPT (<40) 96 26 20 15 14 17 18
Glucosa 86 74 98 89 86 100
Hematocrito 50.3 46 45.8 45 48.7 48.3 45.2
Hemoglobina 17.1 14.9 15.3 15.6 16.3 15.8 14.9
Hierro (<160) 194  – 174 93 70 198 64
Ferritina(<300) 281  – 300 95 64 28 17
Peso (Kg) 94 77 70 70 73

La médico que me ha dicho que reduzca la frecuencia de las donaciones de sangre, que “tengo el hierro demasiado bajo y eso me pone en riesgo de infecciones”. Antes por arriba, ahora por abajo…

NOTA: le dije a la médico que lo único que me preocupaba era el hierro y no me han medido la glucemia en ayunas 😦