Opinadores sin skin in the game

What is Skin in the Game? The phrase is often mistaken for one-sided incentives: the promise of a bonus will make someone work harder for you. For the central attribute is symmetry: the balancing of incentives and disincentives, people should also penalized if something for which they are responsible goes wrong and hurts others: he or she who wants a share of the benefits needs to also share some of the risks.

My argument is that there is a more essential aspect: filtering and the facilitation of evolution. Skin in the game –as a filter –is the central pillar for the organic functioning of systems, whether humans or natural. Unless consequential decisions are taken by people who pay for the consequences, the world would vulnerable to total systemic collapse. And if you wonder why there is a current riot against a certain class of self-congratulatory “experts”, skin the game will provide a clear answer: the public has viscerally detected that some “educated” but cosmetic experts have no skin in the game and will never learn from their mistakes, whether individually or, more dangerously, collectively. Nassim Nicholas Taleb

¿Qué es skin in the game (arriesgar el propio pellejo)? La frase a menudo se confunde con incentivos unilaterales: la promesa de una bonificación hará que alguien trabaje más duro para usted. El atributo central es la simetría: equilibrar los incentivos y los desincentivos, las personas también deberían ser penalizadas si algo de lo que son responsables sale mal y perjudica a los demás: el que quiere una parte de los beneficios también debe compartir algunos de los riesgos.

Mi argumento es que hay un aspecto más esencial: el filtrado y la facilitación de la evolución. Arriesgar el propio pellejo, como filtro, es el pilar central para el funcionamiento orgánico de los sistemas, ya sean humanos o naturales. A menos que las decisiones con consecuencias las tomen personas que pagan por las consecuencias, el mundo sería vulnerable al colapso sistémico total. Y si te preguntas por qué hay una revuelta actual contra una cierta clase de “expertos” autocomplacientes, el skin in the game proporcionará una respuesta clara: el público ha detectado indignado que algunos expertos “educados” pero cosméticos no arriesgan el pellejo y nunca aprenderán de sus errores, ya sea individualmente o, más peligrosamente, colectivamente.

Tu hija es diabética tipo 1. Buscas información sobre la mejor dieta posible para ella: escuchas al médico, lees en internet, lees libros, etc. Tienes skin in the game, pues si tu información y tu decisión son correctas, tu hija podrá disfrutar de buena salud durante muchos años, mientras que si te equivocas, las repercusiones en su salud serán demoledoras.

Te preguntas si debe consumir fruta y otros carbohidratos. Lees en internet y encuentras la opinión de un “experto” (ver) que afirma tajantemente que tu hija sí debe consumir fruta, porque en una búsqueda rápida en pubmed ha encontrado un experimento de 3 meses de duración en el que no se perciben diferencias entre las dos dietas empleadas, ambas muy altas en carbohidratos. Un experimento de tres meses, ¿te puede dar las claves para la salud a largo plazo de tu hija? Estudio de duración ridícula en enfermedades cuyas complicaciones se manifiestan al cabo de años, sin ni siquiera comparar con una dieta baja en carbohidratos, en pacientes recién diagnosticados de diabetes tipo 2 (menos de un mes desde el diagnóstico, en término medio), ningún participante con diabetes tipo 1, con una diferencia mínima en azúcares procedentes de la fruta (ver), etc. tienes claro que ese estudio es, literalmente, una mierda, y que no puedes apostar la salud de tu hija de forma irresponsable con ese estudio como respaldo. Los autores del experimento han comprobado que no hacer nada en la dieta durante muy poco tiempo apenas tiene efecto en marcadores de salud. No te basta. No te puede bastar. Por suerte has hojeado el estudio y no te has quedado con la opinión del “experto”.

¿Cómo es posible que dé ese consejo? Pues porque el “experto” no tiene skin in the game. Para él opinar es hacerse visible en las redes sociales y lograr su objetivo de vender libros. Y si se equivoca, no le pasa absolutamente nada. Hay asimetría: tiene incentivos para opinar, pero no hay castigo si mete la pata. Por eso ese experimento pasa su filtro. Por eso necesita tan poco para ver reforzadas sus creencias. Sencillamente le importa cero el resultado de aplicar sus consejos en una persona. ¡Es tu hija la que tiene diabetes tipo 1, no la suya! A ti sí te importa la calidad de la evidencia a favor de unas dietas u otras, porque tus errores los va a pagar tu familia, de la misma forma que los aciertos los va a disfrutar tu familia.

La salud de Richard Bernstein dependía de acertar o no en sus decisiones. Beneficio y castigo. Simetría. Skin in the game.

¿A quién hacer caso? Al que paga las consecuencias de sus errores. El “experto” puede soltar lo primero que se le ocurre y porque se le ocurre (ejemplo). Cuando tienes skin in the game tienes más cuidado antes de dar una recomendación que puede ser irresponsable.

Avoid taking advice from someone who gives advice for a living, unless there is a penalty for their advice. Skin in the Game: Hidden Asymmetries in Daily Life, Nassim Nicholas Taleb

No aceptes consejo de quien se gana la vida dando consejos, a menos que su consejo lleve asociada una sanción.

Nota: “The study was terminated prematurely due to limited time and research funding“. Ni siquiera los que diseñaron el experimento creyeron que 3 meses era suficiente.

Nota: el skin in the game no es un criterio infalible a la hora de tomar decisiones, pero sí puede ayudar a saber con quién hay que extremar las precauciones. Comprueba las fuentes siempre, pero especialmente con los opinadores sin skin in the game.

Leer más:

Anuncios

Antioxidantes y LCHF

Hace unos días estuve viendo un programa de TV en el que hablaban de la dieta Atkins (ver). En ese vídeo una doctora en endocrinología y nutrición nos advierte de que la restricción de frutas y verduras puede suponer un riesgo a largo plazo por la reducida ingesta de antioxidantes.

No entiendo la manía de mezclar siempre en el mismo lote frutas y verduras, pues no son lo mismo. “Frutas y verduras”, como si no se pudiera hablar de frutas o verduras por separado. Por otro lado, aunque siento cierta simpatía por Atkins y su dieta (pues yo empecé mi proceso de adelgazamiento haciendo la fase de inducción de la dieta Atkins), lo cierto es que desconozco qué recomiendan (¿poca o mucha verdura? ¿poca o mucha grasa?). Aparte de desconocer los detalles de esta dieta, sé que actualmente la empresa Atkins International vende una serie de productos procesados, etiquetados como low-carb, que no son precisamente lo que yo entiendo por un alimento saludable.

En cualquier caso, retomando el hilo, en mi dieta hay abundantes verduras, bastante grasa y un par de piezas de fruta a la semana.

Lo que esa señora decía es:

Poco consumo de fruta -> pocos antioxidantes -> riesgo de cáncer

¿Será cierto? ¿Tan esenciales son los antioxidantes de la fruta? ¿Hay que consumir fruta en grandes cantidades para prevenir el cáncer?

Para mí, la palabra de la “experta”, su opinión, no vale nada. Lo que me importan son los datos científicos: ¿hay o no hay evidencia científica de que el consumo de abundantes antioxidantes previene el cáncer?

Yo he estado buscando, y no he encontrado nada en ese sentido. Al contrario, los estudios científicos en los que se aumentaba la cantidad de antioxidantes en la dieta, o bien no encontraron ningún beneficio o encontraron que aumentaba la mortalidad. Sí, eso estoy diciendo, en no pocos estudios aumentar la cantidad de antioxidantes aumentaba la mortalidad (ver,ver).

Los antioxidantes que tomamos como suplemento o en nuestra dieta no se dirigen a la causa principal de cómo los oxidantes promueven la biología de las células de cáncer. Dr. D. Tuveson

Al parecer los milagrosos efectos de los antioxidantes, no son para tanto.

Entramos en el terreno de los “Puede ser”:

Puede ser que haya algo en la fruta que la haga saludable, aparte de los antioxidantes.

Puede ser que cualquier efecto beneficioso de la fruta sea compensado por su alta cantidad de azúcares, que para ciertas personas pueden ser demasiados.

Puede ser que en pequeña cantidad los antioxidantes sean buenos, mientras que en gran cantidad sean malos. Puede ser, pero ¿a partir de qué cantidad?

Puede ser que al tomar los antioxidantes como suplemento alimenticio el efecto sea diferente que al consumirlos como parte de la fruta/verdura.

Demasiadas incógnitas como para creer que consumir mucha fruta es beneficioso para la salud. Y habría que definir primero “mucha”. Las recomendaciones tradicionales de X piezas de fruta al día carecen de más fundamento que el interés de los agricultores por vender su producto (ver).

Ni siquiera los resultados obtenidos en personas que basan su dieta en la harina de semillas (ver) son pertinentes en este caso. A lo mejor todo es tan sencillo como que quien consume más fruta, a cambio, consume menos trigo. Eso hace bueno a cualquier alimento que sustituya al trigo. Que comiendo de esa manera la fruta aporte algo positivo, no quiere decir que una vez eliminadas las semillas de la dieta el efecto sea el mismo.

Por cierto, la misma señora que nos habla de los antioxidantes luego nos dice que una dieta así no es sostenible para el medio ambiente. Me parece que nunca me voy a acostumbrar a que los supuestos expertos en nutrición hablen de economía, ecología o sociología. No entiendo que los mensajes sobre qué es saludable, o qué no, estén condicionados por las ideas de los “expertos” en otras materias. Preferiría que fuesen algo profesionales, un poco, en nutrición, y que dejasen otras historias aparte. En fin. En mi opinión, cualquier cosa que sale de sus bocas debe ser ignorada o, como mínimo, cuestionada a la espera de pruebas reales.

Should I eat more fruit?

(versión en español: pinchar aquí)

Is a piece of fruit now and then, too little fruit? Will I have any kind of defficiency in the long-term?

That has been one of my doubts since I started eating low-carb?

The “five-a-day fruit and veg” marketing campaign has been really succesfull and it is logical to question if not eating so much fruit is somehow going to affect your health. I eat green vegetables with pepper almost every day, Brussels sprouts and broccoli now and then, aubergine and other vergetables eventually, but only one or two pieces of fruit every week.

Another doubt I have is, are the vitamin RDA (recommended daily amounts) also valid in my case? I doubt it because I don’t eat exactly the same as the average Joe. In other words, If I don’t mistreat my body eating carbs, should I get the same amount of “healing nutrients” as the guy who eats lots of grains and potatoes?

I think it is interesting to hear what Dr. Phinney tells us in the following video (from minute 55 to 59):

He says carbs produce inflammation and fruit may be good to counteract that inflammation. But, if you don’t eat lots of carbs, may be you don’t need so much vitamins.

So, if a scientific study says that “a higher consumption of fruit and vegetables is associated with a lower risk of all cause mortality” does it really matter if it is an observational study, inherently ignorable, if the population under study eats completely different as I do?

Just an example: our body uses B1 vitamin to properly use carbohydrates. If I barely eat carbs, I shouldn’t need as much B1 as a guy who eats lots of them, should I? The same idea applies to vitamin C: lowering your sugar intake lowers the need to supplement with Vitamin C. If you eat almost no carbohydrate, you can get enough vitamin C from lightly cooked meat, fat or other vegetables.

Summarily, the first idea I want to bring up is that may be my vitamin needs are not the same as those for a guy that eats lots of carbs

Another idea: even if my vitamin needs were the same as those of a guy that eats lots of carbs, do I need fruit to be healthy? Zoë Harcombe wrote three articles about this issue:

According to Harcombe’s data, foods like chicken liver, sardines, eggs, sunflower seeds and kale, may be used to give us all the vitamins we need. And they have much less sugar than fruit. From Harcombe’s data we learn that animal based foods are higher in vitamins and minerals than plant based foods.

“This is why I get seriously pissed off with five-a-day. It isn’t evidence based, never was and we are telling people to eat foods that can never compete with genuinely nutritious foods. To add insult to injury – the most nutritious foods are the ones that we demonise. I think that justifies the words pissed off!” Zoë Harcombe

The second idea of this post: there are nutritious foods other than fruits than can give us all the vitamins we need, but with considerably less carbs.

 

Reading further:

¿Debería comer más fruta?

(english version: click here)

¿Es una pieza de fruta de vez en cuando poca fruta? ¿Tendré a largo plazo deficiencia de algún tipo?

Es una de las dudas que he tenido desde que empecé a comer low-carb. El mensaje de “cinco piezas de fruta/verdura al día” ha sido repetido hasta la saciedad y lógicamente te planteas si vas a tener carencias por comer low-carb. Tomo ensalada con pimientos prácticamente a diario, coles de bruselas y brócoli de vez en cuando, berenjena esporádicamente, y algún que otro vegetal más, pero solo una o dos piezas de fruta a la semana.

Otra de las preguntas que me hago es, las recomendaciones de CDR (cantidad diaria recomendada) de vitaminas, ¿son aplicables en mi caso? Tengo mis dudas, porque yo no como las mismas cosas que la mayoría de la gente. O en otras palabras, si yo no castigo mi cuerpo tomando carbohidratos, ¿necesito darle a mi cuerpo tantas defensas como quien se hincha a comer cereales o patatas?

Me parece muy interesante lo que el doctor Phinney comenta en este vídeo (minutos 55 a 59, más o menos):

En resumen viene a decir que cuando la gente toma carbohidratos se produce una inflamación en nuestro cuerpo para la que la fruta puede ser recomendable. Sin carbohidratos la inflamación es menor y por tanto las necesidades de ciertas vitaminas y antioxidantes son menores.

Con esa idea en mente, cuando un estudio dice que a los que toman 5 piezas de fruta/verdura al día les va mejor que a los que no, ¿qué más da que ese resultado sea observacional, es decir ignorable de por sí, si las poblaciones bajo estudio comen de forma completamente diferente a como lo hago yo?

Como curiosidad, la vitamina B1 es requerida por nuestro cuerpo para procesar los carbohidratos. Si apenas tomo carbohidratos, no tengo las mismas necesidades de B1 que quien sí los consume, ¿no? Lo mismo se puede decir de la vitamina C, cuya efectividad se ve reducida por el consumo de carbohidratos. Si no tomas carbohidratos, aprovechas mejor la vitamina C que sacas de la carne o de la ensalada.

En resumen, la primera idea que quiero establecer es que quizá mis necesidades de vitaminas no son las mismas que las de personas que ingieren muchos más hidratos de carbono

Una segunda idea: aunque mis necesidades fueran las mismas que las de los que comen muchísimos más hidratos de carbono, ¿necesito la fruta para estar sano? Zoë Harcombe escribió tres artículos sobre eso:

Según los datos proporcionados por Harcombe, hay alimentos como el hígado de pollo, las sardinas, los huevos, las semillas de girasol y la col rizada, que pueden servir perfectamente para proporcionarnos las vitaminas que necesitamos para vivir. Con mucho menos “azúcar”. Según esos datos, los alimentos de origen animal tienen muchas más vitaminas y minerales que los de origen vegetal.

“This is why I get seriously pissed off with five-a-day. It isn’t evidence based, never was and we are telling people to eat foods that can never compete with genuinely nutritious foods. To add insult to injury – the most nutritious foods are the ones that we demonise. I think that justifies the words pissed off!” Zoë Harcombe

Como segunda idea: a la hora de conseguir las vitaminas hay alimentos naturales mucho más nutritivos que la fruta, y con muchísimos menos hidratos de carbono.

 

Leer más: