Evidencias contra las grasas saturadas

(visit Denise Minger's article)

Todos sabemos que las grasas saturadas son peligrosísimas. Tan peligrosas que las pruebas contra ellas en la bibliografía científica se cuentan por centenas. Son tan, tan, tan peligrosas…

Lo que el USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) nos cuenta sobre las grasas saturadas:

Un sólido conjunto de pruebas indica que una mayor ingesta de la mayoría de los ácidos grasos saturados en la dieta se asocia con niveles más altos de colesterol total en la sangre y de lipoproteínas de baja densidad ( LDL). Niveles totales y de LDL más altos son factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular (ver).

Los que quieren vender su producción de cereales y aceites de semillas nos dicen que la grasa saturada, de origen casi siempre animal, no es sana. Sospechoso…

Denise Minger analizó los 12 artículos que usa el Departamento de Agricultura para afirmar que las grasas saturadas son peligrosas. Lo que encontró es que los artículos citados por el Departamento de Agricultura NO respaldaban dichas afirmaciones. Es muy revelador leer el análisis realizado por Denise Minger. Cualquier recomendación que haga sobre leer ese artículo se quedará corta de énfasis. Un artículo más reciente, de Adele Hite, también llega a la conclusión de que los artículos citados por la USDA no aportan NINGUNA prueba en contra de las grasas saturadas. Ninguna sorpresa teniendo en cuenta el resultado de grandes estudios epidemiológicos publicados recientemente.

Reitero que es conveniente leer los dos artículos, el de Denise Minger especialmente, pero también el de Adele Hite.

A continuación resumo los resultados aportados por los artículos que usa el Departamento de Agricultura para decirnos lo malas que son las grasas saturadas.

1. Particle size of LDL is affected by the National Cholesterol Education Program (NCEP) step II diet in dyslipidaemic adolescents

Las personas a dieta que comieron significativamente menos dulces, menos grasas y aceites, más verduras, más fruta, más pollo y pescado, más fibra, más productos lácteos (sobre todo bajos en grasa) y menos grasa saturada tenían el colesterol total y colesterol LDL más bajo, y el tamaño de las partículas de LDL más grande al final del estudio. No se puede extraer ninguna conclusión sobre las grasas saturadas de este estudio, pues no se estudiaron de forma aislada.

2. Comparison of monounsaturated fat with carbohydrates as a replacement for saturated fat in subjects with a high metabolic risk profile: studies in the fasting and postprandial states

Este estudio muestra que por lo general es mejor comer grasa saturada que reemplazarla con hidratos de carbono. Gran prueba contra las grasas saturadas…

3. Macrophage cholesterol efflux elicited by human total plasma and by HDL subfractions is not affected by different types of dietary fatty acids.

En este estudio la dieta de grasas trans produce mejores resultados que las dietas ricas en grasas poliinsaturadas o saturadas. ¿Confiamos en otros resultados sacados de este artículo?

4. Consumption of an oil composed of medium chain triacyglycerols, phytosterols, and N-3 fatty acids improves cardiovascular risk profile in overweight women

Una dieta que tenía más grasa saturada (63,8 gramos frente a 50,9 gramos) y menos grasa monoinsaturada (24,4 gramos frente a 41,9 gramos) mejoró significativamente el colesterol total, el LDL , y los ratios HDL:LDL y HDL:colesterol total. ¡La mantequilla mata!

5. Phytosterol intake and dietary fat reduction are independent and additive in their ability to reduce plasma LDL cholesterol

Comparada con la dieta baja en grasa saturada (Step I), la dieta con más grasa saturada produjo un mejor ratio colesterol total:HDL. Mira que son puñeteras estas grasas, ¡qué poco les costaría satisfacer al USDA!

6. Contribution of postprandial lipemia to the dietary fat-mediated changes in endogenous lipoprotein-cholesterol concentrations in humans

En este estudio, en comparación con la dieta rica en grasa saturada, la dieta con grasa poliinsaturada resultó en una limpieza más rápida del colesterol y de lipoproteínas ricas en triglicéridos en la sangre (lipemia posprandial). No aporta evidencias de que la grasa saturada contribuya a la enfermedad cardiovascular. Y llevamos seis artículos.

7. Moderate intake of myristic acid in sn-2 position has beneficial lipidic effects and enhances DHA of cholesteryl esters in an interventional study

En comparación con la dieta baja en grasa saturada, la dieta con más grasa saturada produjo una mayor disminución de los triglicéridos y una subida mayor del HDL respecto del punto de partida, sin elevar el LDL o colesterol total en la misma medida.

8. Effect of protein, unsaturated fat, and carbohydrate intakes on plasma apolipoprotein B and VLDL and LDL containing apolipoprotein C-III: results from the OmniHeart Trial

En comparación con la dieta rica en carbohidratos, la dieta rica en proteínas tuvo un impacto mucho más favorable sobre el perfil de apolipoproteína y lipoproteínas. La dieta con grasas insaturadas fue también una mejora con respecto a la dieta rica en carbohidratos, pero no de manera significativa. Este estudio no puede decirnos nada sobre la grasa saturada porque ninguna de las dietas testeadas utilizaba la grasa saturada como una variable independiente, ni tan siquiera se midieron sus efectos de forma indirecta.

9. Major types of dietary fat and risk of coronary heart disease: a pooled analysis of 11 cohort studies

En estudios observacionales se encontró una relación modesta… Lo siento, pero estamos hablando de pruebas científicas y este artículo habla de estudios observacionales. Pasamos al siguiente. Y esto se está acabando.

10. Replacement of dietary saturated FAs by PUFAs in diet and reverse cholesterol transport

Las dietas alta en grasas saturadas y alta en grasas poliinsaturadas no produjeron diferencias en el reflujo de colesterol. La dieta alta en grasas poliinsaturadas redujo el LDL pero también el HDL. ¡Otra gran evidencia en contra de las grasas poliinsaturadas… pero no de las saturadas!

11. Individual variability in cardiovascular disease risk factor responses to low-fat and low-saturated-fat diets in men: body mass index, adiposity, and insulin resistance predict changes in LDL cholesterol

Tres dietas con diferentes niveles de grasa: la dieta estadounidense promedio (38 por ciento de grasa, 14 por ciento de grasa saturada), la dieta Step I (30 por ciento de grasa, 9 por ciento de grasa saturada), y la dieta Step II (25 por ciento de grasa, 6 por ciento de grasa saturada). Ambas dietas Step, reducidas en grasas saturadas, aumentaron significativamente los triglicéridos, disminuyeron el HDL, y empeoraron el ratio entre colesterol total y HDL.

Además de eso, los hombres con sobrepeso (y resistentes a la insulina) sufrieron más que nadie las dietas bajas en grasa saturada: para ellos, la reducción de grasa provocó una caída mucho más pronunciada en el HDL con respecto al LDL, lo que resultó en un ratio colesterol total:HDL más peligroso que en la gente con peso saludable .

12. Novel soybean oils with different fatty acid profiles alter cardiovascular disease risk factors in moderately hyperlipidemic subjects

Los investigadores compararon los efectos de cinco dietas experimentales, todas con un 30 por ciento de grasa: una con aceite de soja, una con aceite de soja bajo en grasas saturadas, una con aceite de soja alto en ácido oleico, una con aceite de soja con ácidos de bajo alfa-linoleico, y una con aceite de soja parcialmente hidrogenado. Ninguna de las dietas produjo cambios significativos en las lipoproteína de muy baja densidad, triglicéridos, lipoproteína (A), proteína C reactiva (CRP), o los ratios entre las fracciones de colesterol, a excepción de la dieta de aceite de soja hidrogenado, que produjo un ratio colesterol total: HDL superior al resto.

Demoledor, ciertamente.

Leer más:

Anuncios

2 thoughts on “Evidencias contra las grasas saturadas

  1. Lo que más me ha gustado de esta entrada es tu tono irónico y tus comentarios 🙂
    Lo que pasa es que lo mismo así escrito, hay muchos que no lo entienden… Deberías poner un disclaimer al inicio, no vaya a ser 😛
    Yo ya lo he notado en mi cuerpo: La noche que me hincho a grasas saturadas animales (y no tomo casi hidratos), duermo mejor, me levanto mejor, tengo más energía por la mañana y evito por completo el síndrome premenstrual.
    Y eso que yo no he estado enferma nunca (metabólicamente hablando), pero los que estén tocados lo tienen que notar mucho más!

    Me gusta

    • Hola Paloma,
      en realidad si se lee lo que aportan las “pruebas” citadas por el USDA, a nadie le puede caber duda de lo que quiero decir con “la mantequilla mata”, o sea que de eso nada y que se han inventado que es peligrosa. O simplemente leyendo el artículo que recomiendo de Denise Minger, que es inequívocamente crítica con el hecho de que se hagan recomendaciones dietarias sobre las grasas saturadas partiendo de cero evidencia científica.

      Me fijaré a ver si noto algo cuando cene así 🙂

      Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s