¿Somos ganado? Cómete tus cereales integrales y calla

En esta entrada del blog se mezclan varias ideas y se me complica ir al grano. Por un lado está el plano “intelectual“, en el que quiero resaltar que no existe evidencia científica para recomendar que la población consuma harina de cereales (y mucho menos, por tanto, para basar nuestra alimentación en los farináceos). Y por otro lado tenemos el plano personal o humano: siento absoluto desprecio como personas por aquell@s “profesionales” de la nutrición que tienen la arrogancia y la irresponsabilidad de hacer recomendaciones para la población que carecen de evidencia científica que las respalde. ¡¿Cómo se atreven?! ¿De dónde sale gente así? Una cosa es ser idiota y una muy diferente es creerse autorizado a jugar con la salud de otras personas. Hay tipas y tipos que se creen que por haber cursado un grado universitario tienen derecho a poner nuestra salud en su tablero de juego. No deberíamos normalizar la existencia de esa@s “expert@s”.

La repetición acrítica de los falsos dogmas

Prácticamente todo lo que creemos saber sobre lo que es llevar una alimentación saludable carece de fundamento (ver). Las conversaciones sobre nutrición y obesidad de los ciudadanos de a pie a menudo no son otra cosa más que la repetición acrítica de tópicos tan ridículos como falsos. Ése es el fruto de años de malinformación procedente de l@s nutricionistas.

Nos están diciendo que los cereales integrales son “comida real” y repetimos ese mensaje como si la palabra de la/el expert@ valiese algo. Pero, ¿acaso hemos visto la evidencia científica que demuestra que es saludable consumir cereales como el trigo? (ver) Incluso estamos cometiendo el grave error de trasladar esos mensajes a nuestros hijos como si repetir sin más lo que l@s “expert@s” dicen fuera una educación válida o fuera bueno para su salud. No es ni una cosa ni otra y en realidad lo que estamos haciendo es poner la salud de nuestros hijos en riesgo. No hay razones para consumir harina y sí hay razones para desconfiar de un producto que bajo ningún punto de vista se puede considerar comida de humanos. No sabemos cuáles son los efectos reales que puede tener en la salud de nuestros hijos esa injustificada recomendación y deberíamos ser prudentes: la verdadera educación es enseñar a dudar de l@s “expert@s”, enseñarles a no aceptar ningún mensaje de salud que no venga acompañado de una justificación “científica”. “¿Consumir harina de cereales, por qué?“. Y no nos conformemos con la apariencia, rasquemos un poco en las explicaciones que recibimos porque en temas de nutrición la mayoría de las veces no son otra cosa que BS pagado por la industria alimentaria (ver).

La pirámide las harinas

Los hechos son que allá por 1976 unos “sabios” en EEUU se inventaron que la dieta del ser humano tenía que estar basada en la harina (fuente). Y automáticamente cualquier dieta que no estuviera basada en el consumo de harina de cereales se convirtió en “desbalanceada” (ver).

Increase carbohydrate consumption to account for 55 to 60 percent of the energy (caloric) intake.
Increase consumption of fruits and vegetables and whole grains.

Unas directrices que se ilustraron 15 años más tarde con la tristemente célebre pirámide de la harina (ver). Era la obra del Departamento de Agricultura de EEUU, que convirtió las recomendaciones dietarias en un instrumento para colocar su producción de harina de cereales.

Es decir, hace cuatro décadas se inició un experimento masivo no autorizado y no controlado con la población, que nos convirtió en mero ganado en manos de aprendices de brujo: se apostó nuestra salud a que consumir harina era saludable, sin más evidencia científica que no tener evidencia científica.

What are the risks associated with eating less meat, less fat, less saturated fat, less cholesterol, less sugar, less salt, and more fruits, vegetables, unsaturated fat and cereal products— especially whole grain cereals. There are none that can be identified and important benefits can be expected.

¿Basar la dieta de los seres humanos en la harina, un producto procesado que no es comida de humanos? ¿Cómo se atrevieron a hacer esas irresponsables recomendaciones sin tener evidencia científica sólida que respaldara esa propuesta? La explicación es que estos “genios” nos querían salvar de la carne, el colesterol y la grasa saturada. Y no podían esperar a saber si tenían razón en sus creencias, no podían esperar a saber si el remedio que proponían sería peor que no hacer nada: tenían que actuar ya “por nuestro bien”. Como decía, esto va más allá de lo intelectual: repugnan como personas.

Han pasado 40 años y sigue sin aparecer evidencia científica que aconseje incluir la harina de cereales en la dieta de los seres humanos. Pero la harina no está en la pirámide de las harinas por razones de salud, que no las hay, sino por razones económicas.

¿Y nadie dijo nada ante esos hechos? Sí que se dijo, pero poco importó. A ese respecto recomiendo leer este artículo de Jonathan Bailor: Is the Food Guide Pyramid and MyPlate Making Your Family Fat? Realmente interesante.

La modernidad que no lo es

Nada ha cambiado. Las nuevas generaciones de “expertos” en nutrición presumen de ser diferentes de sus predecesores, a los que llaman “dinosaurios” de la nutrición, pero nada ha cambiado pues siguen propagando mensajes que no tienen fundamento científico, como por ejemplo el que estoy comentando de que la harina integral es “comida real” (ver). ¿Cómo saben que no están dañando nuestra salud con ese consejo? ¿Cómo es posible que hagan esa recomendación sin tener esos datos? ¿Cómo se atreven a jugar así con nuestra salud?

Pero los “expertos” presumen de haberse modernizado. Ahora ya no nos dan las recomendaciones en forma de triángulo, lo que era muy lioso para nosotros, la estúpida población, sino en forma de círculo, sin aristas y por tanto mucho más fácil de entender por parte de nuestras simples mentes. Porque son muy inteligentes y saben que el problema no es que las recomendaciones carezcan de fundamento, sino que los ciudadanos de a pie no las entendíamos. Al parecer no nos habíamos enterado de que teníamos que consumir harina y todo esfuerzo es poco para trasladar ese mensaje de forma clara a la población.

¿Lo vemos claro en el círculo del “plato saludable”? La cuarta parte de nuestra dieta tienen que ser cereales integrales. Y la pregunta sigue siendo la misma: ¿por qué? ¿cuál es la evidencia científica de que es mejor consumir cereales que no consumirlos? Y, ¿cómo se atreven a hacer esa recomendación si no tienen esa evidencia científica? ¿Por qué sólo pedimos evidencia científica a los “médicos” homeópatas? ¿Acaso las fuentes oficiales están libres de tener que regirse por ese mismo rasero? ¿Asumimos como dogma la infalibilidad de l@s “expert@s”?

Entonces, ¿no se pueden hacer recomendaciones nutricionales?

Dado el nivelazo que tienen l@s “expert@s” en nutrición, se agradecería que dejaran de lanzar mensajes a la población, la verdad. Los ciudadanos tenemos derecho a la salud y ese derecho es incompatible con recomendaciones dietarias carentes de evidencia científica. Si no se respeta ese derecho, no somos otra cosa más que ganado.

¿Somos ganado o somos ciudadanos con derecho a la salud?

 

Anuncios

“El pan y otros agentes comestibles de enfermedad mental”

The coevolution between humans and grain brought on genetic changes in both parties, but did not render grain a more suitable food for us than it originally was (fuente)

La coevolución de humanos y cereales ha traído cambios genéticos en ambos lados, pero eso no ha hecho los cereales una comida más apropiada para nosotros de lo que originalmente era

Bread and Other Edible Agents of Mental Disease

Los autores de este artículo nos cuentan que desde hace mucho tiempo se sabe que los desórdenes mentales están asociados a patologías gastrointestinales, como por ejemplo inflamación en el intestino o en el estómago, y que existe una barrera intestinal que nos protege de bacterias, toxinas, etc.

An unhealthy gut may open up our body to harmful bacteria, toxins, and undigested pieces of food. In each of us, an intestinal wall whose surface could pave an entire studio apartment (Helander and Fändriks, 2014) faces the challenge of preventing this from happening, while letting water and nutrients through. This feat is accomplished via a sophisticated barrier, where the opening and closing of the junctions between the wall’s cells are adjusted flexibly

Un intestino enfermo puede abrir las puertas de nuestro cuerpo a bacterias dañinas, toxinas y trozos de comida no diferidos. En todos nosotros, una pared intestinal tan grande que podría usarse para decorar una habitación […] asume el desafío de evitar que esto suceda, al tiempo que deja que el agua y los nutrientes entren en el cuerpo. Esta hazaña se consigue gracias a una sofisticada barrera, en la que la apertura y cierre de las uniones de las paredes celulares se ajusta de forma flexible.

Hay una proteína, denominada zonulina, que abre esas barreras, por ejemplo para dejar pasar agua al intestino y expulsar así bacterias y microbios. Y, ¿qué tiene que ver eso con la harina de trigo? El gluten, al igual que la fructosa, incrementa la permeabilidad intestinal estimulando la liberación de zonulina, al tiempo que una dieta libre de gluten reduce ese efecto.

Some common spices […] and food components […] modulate gut permeability too, either increasing it (like fructose, widely used to sweeten commercial beverages) or decreasing it (like the flavonoid quercetin, found in onions and tea). Probably because it is mistaken for a microbial molecule […], gluten stimulates zonulin release and hence features prominently in the former group (Hollon et al., 2015). Ingestion of an inhibitor of zonulin prevents gluten from raising gut permeability, and a gluten-free diet reduces both zonulin levels and gut permeability […]. In all of us, zonulin increases the permeability not only of the intestinal wall, but also of other no less interesting barriers—notably the bloodbrain one

Algunas especias comunes […] y otros componentes alimentarios modulan la permeabilidad intestinal, ya sea aumentándola (como la fructosa, ampliamente usada para endulzar las bebidas comerciales) o disminuyéndola (como la quercetina flavonoide, que se encuentra en la cebolla y el té). Probablemente porque se confunde con una molécula microbiana, […] el gluten estimula la liberación de zonulina y, por tanto, ocupa un lugar prominente en el primer grupo […]. La ingestión de un inhibidor de la zonulina evita que el gluten aumente la permeabilidad intestinal y una dieta sin gluten reduce los niveles de zonulina y la permeabilidad intestinal. En todos nosotros, la zonulina aumenta la permeabilidad no sólo de la pared intestinal, sino también de otras barreras no menos interesantes -especialmente la hematoencefálica

¡Yo puedo tomar gluten, que no soy celíaco!

Puedes comer lo que tú quieras, obviamente, pero el gluten aumenta la permeabilidad intestinal en todas las personas (ver), no sólo en los celíacos. Y tampoco es sólo a los celíacos a los que la harina de trigo les aumenta la glucemia más que el azúcar (ver).

Y si es así, ¿cómo es posible que la harina sea la base de la “alimentación saludable” promovida por los “expertos” en nutrición? Exacto. Buena pregunta. ¿Cómo es posible?

After increasing gut permeability and with its help, gluten can make trouble if it happens to cross the outer layer of the intestinal wall and become the target of immune surveillance.

Tras incrementar la permeabilidad y con su ayuda, el gluten puede generar problemas si consigue atravesar la capa externa de la pared intestinal y convertirse en objetivo de la vigilancia inmune

Quiero resaltar el posible papel del gluten en detonar o agravar enfermedades autoinmunes, así que copio un fragmento de otro artículo:

A fast-growing number of diseases are recognized to involve alterations in intestinal permeability related to changes in TJ competency. These comprise autoimmune diseases, including T1D (107, 117, 149, 163), CD (45, 46, 51, 126), multiple sclerosis (124, 176, 184), and rheumatoid arthritis (52), in which intestinal TJs allow the passage of antigens from the intestinal milieau, challenging the immune system to produce an immune response that can target any organ or tissue in genetically predisposed individuals (1, 13, 57, 58, 70, 151). TJs are also involved in cancer development, infections, and allergies (32, 55, 57, 147). (fuente)

Cada vez es mayor el número de enfermedades en las que se creen implicadas alteraciones en la permeabilidad intestinal relacionadas con cambios en la competencia de las TJ [uniones estrechas]. Estas incluyen enfermedades autoinmunes, incluyendo diabetes T1 […], celiaquía […], esclerosis múltiple […] y artritis reumatoide […], en las que los TJ intestinales permiten el paso de antígenos desde el intestino, desafiando al sistema inmune para producir una respuesta inmune que puede dirigirse a cualquier órgano o tejido en individuos genéticamente predispuestos […]. Los TJ también están involucrados en el desarrollo del cáncer, infecciones y alergias

“Cada vez es mayor el número de enfermedades en las que se creen implicadas alteraciones en la permeabilidad intestinal…”

Y hecho ese inciso, volvemos al artículo de que habla de la relación entre gluten/trigo y enfermedades mentales:

Antibodies against gluten have been found much more often in schizophrenia and autism patients than in the general population or in controls, a result that has been replicated repeatedly

Anticuerpos contra el gluten se han encontrado de forma mucho más frecuente en pacientes autistas y esquizofrénicos que en sujetos control o en la población general, un resultado que se ha encontrado una y otra vez

Evidence that a diet devoid of wheat (and possibly of dairy as well, given the similarity between gluten and casein) can cure some patients with mental illness has been available for nearly 50 years.

La evidencia de que una dieta sin trigo (y posiblemente también sin lácteos, dada la similitud entre gluten y caseína) puede curar a algunos pacientes con enfermedad mental ha estado disponible desde hace cerca de 50 años.

¿No puedes dejar el pan?

Foods that contain exorphins, such as wheat and dairy products, have indeed a reputation for being rewarding and people find it extremely hard to give them up […] Arguably, foodstuffs whose digestion releases exorphins are preferred exactly because of their drug-like properties […] Ironically, the greater the potential benefit of a change in diet, the greater the resistance to it may be (Wadley and Martin, 1993). Grain’s exorphins can create addiction

Los alimentos que contienen exorfinas, como el trigo y los lácteos, tienen de hecho fama de ser recompensadores y que a la gente le cuesta mucho dejar de consumirlos […] se puede argumentar que los productos alimentarios que liberan exorfinas son preferidos precisamente por sus propiedades análogas a las drogas […] Irónicamente, cuanto mayor es el potencial beneficio de un cambio en la dieta, mayor puede ser la resistencia a hacerlo […]. Las exorfinas de los cereales pueden crear adicción

We have shown that in all of us the digestion of grain and dairy generates opioid-like compounds, and that these cause mental derangement if they make it to the brain

Hemos mostrado que en todos nosotros, la digestión de cereales y lácteos genera compuestos opioides y que estos causan trastornos mentales si llegan hasta el cerebro

La harina de trigo no es comida de humanos.

Leer más:

 

Mr. Muffin

¿Nos suena el famoso “estudio del muffin“, que según algunas “hespertas en nutrición” demuestra lo malas que son las grasas de origen animal?

Overfeeding polyunsaturated and saturated fat causes distinct effects on liver and visceral fat accumulation in humans

Éste es el impactante aumento en el porcentaje de grasa del hígado: ¡un 0.56% en siete semanas! Dos días más de experimento y los participantes caen muertos.

Aceptemos pulpo como animal de compañía. ¿De qué animal era la grasa saturada con la que sobrealimentaron a los participantes? Era el animal de la foto:

No sé cómo consiguieron que se estuviera quieto para la foto, pero desde luego tiene mérito. Hay premios para gente tan habilidosa.

Esta tomadura de pelo es mucho más significativa de lo que parece: por un lado porque para atacar a los productos de procedencia animal lo que se emplea es basura basada en harinas y azúcar. ¡Pero la hesperta nos dice que la culpa es de la grasa saturada que han añadido al producto! Y, sobre todo, lo que me parece muy relevante es que en un experimento en el que lo que supuestamente buscan es engordar a la gente, no les hagan comer el producto que luego se ataca, que es la carne con su grasa. Seguro que podían fabricar un producto basura de origen vegetal con el mismo reparto de macronutrientes y realizar la comparación… pero a buen seguro el resultado no les habría gustado.

¿Por qué no explican por qué para engordar a los participantes han escogido un producto industrial basado en una combinación explosiva de un 51% de grasa y un 44% de carbohidratos (azúcar y harina, supongo)?

¿Por qué ha sido ése el producto escogido para engordar a los participantes? Si es que en el fondo estoy de acuerdo con ellos: eso es lo que hay que comer para engordar, basura basada en azúcar y harinas, con grasa añadida, del tipo que sea. Y los investigadores de este estudio tienen muy claro cómo engorda la gente.

Otro problema con este tipo de estudios es que fuerzan una situación extrema (en este caso consumo de bombas de azúcar, grasa y harina a diario añadidas al consumo normal de comida) pero por arte de birlibirloque el resultado se extrapola al consumo de una cantidad normal de otro producto (en este caso carne).

Me ha venido a la mente este estudio porque al parecer ha habido una segunda parte en la que los intrépidos investigadores vuelven a la carga con sus madalenas de la muerte:

All individuals ate high-caloric muffins that contained either refined palm oil [which is high in the major SFA palmitic acid (16:0); n = 17 individuals] or refined sunflower oil [which is high in the major PUFA linoleic acid (18:2 n–6); n = 14 individuals] for 7 wk. Muffins were added to the habitual diet, and the amount was individually adjusted to achieve a 3% weight gain. The composition of the muffins provided 51% of energy from fat, 5% of energy from protein, and 44% of energy from carbohydrates (fuente)

¿Cómo demostrar que la grasa de la carne es mala para la salud? Con 750 kcal diarias “extra” en forma de madalenas. Hace falta tener los co..nes bien gordos para atribuir el resultado de este experimento a la grasa de la carne. Pero, ya sabes, según las “hespertas en nutrición” la grasa animal es mala y los aceites buenos para la salud son los que provienen de disolver semillas con hexano. Y recuerda: el aceite de coco es vegetal ¡pero con propiedades de grasa animal!

Un ejemplo de cómo el resultado es atribuido en exclusiva a la grasa saturada, sin mencionar que se estaba dando de comer basura “vegetal” a los participantes, ¡no carne!: “Abdominal fat accumulation prevented by unsaturated fat“.

Leer más:

 

La guerra del lenguaje (I): hablemos de harina, no de cereales

Les llamamos cereales, pero los cereales son hierbas y no comemos hierba.

De esas hierbas se usan las semillas. Pero tampoco consumimos semillas, pues éstas son esencialmente incomestibles (ver).

Lo que se consume es harina de semillas. Para consumir las semillas, éstas son trituradas y se obtiene un polvo a partir del cual se crean alimentos procesados: pan, pasta, pizza o galletas. Esa harina no es un alimento para seres humanos. Es un producto que no existe tal cual en la naturaleza y que nuestro cuerpo no es capaz de procesar correctamente (ver). Un altísimo porcentaje de carbohidratos en un formato de rápida absorción: eso no es un alimento para seres humanos.

¿Te has preguntado alguna vez de dónde salen esos “cereales” que hay dentro de la caja de cartón? No es más que harina que ha sido procesada aún más para darle forma de “copos” o “bolas”. “Eso” no existe tal cual en la naturaleza. No es un alimento “natural”.

¿Cereales “de desayuno”? No, es harina azucarada “de desayuno”. “¡Mamá, no olvides comprar la harina azucarada de desayuno!

¿Cereales integrales? No, es harina de semillas sin eliminar la cáscara y el germen. Es la misma harina blanca pero con más cosas.

¿Alimentación basasa en cereales? No, alimentación basada en farináceos.

¿Dieta “balanceada”? No, es pienso para engorde. ¿Sabes qué se le da al ganado para engordarlo? Harinas de semillas (ver)

Solo me quedó decir:
Si queréis adelgazar, no comáis los alimentos que hacen engordar a vuestros animales.
Así de sencillo!! (ver)

¿No te parece que alimentarte a base de harinas y estar sano, es pedir peras al olmo?

Hablemos de harina, no de cereales.

Leer más: