Las nuevas religiones no son mejores que las tradicionales

Scientific progress is driven by uncertainty and disagreement; working to resolve these uncertainties and disagreements drives the knowledge frontier forward. Attempts by government policy makers to intimidate climate scientists whose research or public statements are perceived to be in opposition to a preferred policy narrative are enormously detrimental to scientific progress. Judith A. Curry

El progreso científico es impulsado por la incertidumbre y el desacuerdo; trabajar para resolver estas incertidumbres y desacuerdos impulsa los límites del conocimiento hacia adelante. Los intentos de los encargados de formular políticas gubernamentales de intimidar a los científicos del clima cuyas investigaciones o declaraciones públicas se oponen a una narrativa política preferida son enormemente perjudiciales para el progreso científico.

El fin justifica los medios, claro que sí

¿Qué más da que lo del cambio climático de origen antropogénico sea una gran mentira (el medio), si gracias a ese engaño tenemos un planeta mejor (el fin)? (fuente,fuente) Sí, ¡qué más da!: el fin justifica los medios. Así, con un par.

Decían ayer en la radio (Radio Nacional de España, para ser más concretos) que limitar el consumo de carne no sólo era bueno para el planeta sino además bueno para nuestra salud. Y ya se han encargado los borregos esceptizoides de dejar claro que cualquier duda sobre el cambio climático acojonante va a ser asimilada automáticamente a ser antivacunas, terraplanista, propia de un idiota o todo lo anterior. El escepticismo es castigado con linchamiento; el consenso no puede ser cuestionado. Es el borreguismo, la nueva religión de las masas (ver).

the fact that an opinion is widely held is no evidence whatever that it is not utterly absurd; indeed in view of the silliness of mankind a widespread belief is more likely to be foolish than sensible. Bertrand Russell

el hecho de que una opinión sea ampliamente aceptada no es prueba alguna de que no sea completamente absurda; de hecho, en vista de la estupidez de la humanidad, una creencia generalizada es más probable que sea tonta que sensata.

O a lo mejor hay que cuestionarlo todo. ¿Cuáles son las pruebas científicas de que comer menos carne es bueno para la salud? Yo no soy una persona religiosa: no tengo fe en la inteligencia de los científicos. Me gusta ver los datos por mí mismo.

Y si nos están mintiendo con los efectos de la carne en la salud… más que probablemente nos están mintiendo en más cosas.

¿Cuáles son los dogmas incuestionables?

¿El negativo efecto de la carne en nuestra salud?

¿Que el consumo de carne es más perjudicial para el planeta que el consumo de harina?

¿Que existe un cambio climático acojonante de origen antropogénico?

¿Cuáles son los dogmas que no se pueden discutir porque te arriesgas a ser etiquetado por los borregos como “negacionista”, “antivacunas” o “terraplanista”? El borreguismo no tiene nada de científico: es sólo una nueva religión. Y casi que prefiero las tradicionales porque al menos sus creyentes son conscientes de que lo suyo es una cuestión de fe, no de ciencia.

There is no such thing as consensus science. If it’s consensus, it isn’t science. If it’s science, it isn’t consensus. Period. Michael Crichton

No existe la ciencia consenso. Si es consenso no es ciencia. Si es ciencia no es consenso. Punto.

Leer más:

 

Anuncios

¿Alguien puede aportar pruebas científicas en contra del jamón serrano?

Este tipo afirma que la OMS deja claro que el jamón serrano no es saludable:

imagen_4733

¿Dónde están la declaración de la OMS diciendo que el jamón serrano no es saludable? ¿Me la puede pasar alguien? ¿O sencillamente no existe tal declaración y este tipo se lo está inventando?

¿Cuántos experimentos aleatorizados y controlados en humanos con jamón serrano ha empleado la OMS para llegar a esa conclusión? ¿Ninguno?

¿Cuántos estudios observacionales con jamón serrano ha empleado la OMS para llegar a esa conclusión? ¿Ninguno?

¿Hereda el jamón serrano el diagnóstico obtenido a partir de productos procesados cuya composición y procesamiento nada tienen que ver con el del jamón serrano? ¿Por qué? Eso no tiene ningún sentido y es irresponsable asociar el jamón serrano con una salchicha de Frankfurt con todo tipo de mierdas (soja, gluten, etc.) sólo porque alguien quiere englobarlos en bajo una misma denominación de carnes procesadas. Es como argumentar que el arroz hereda todo lo malo del trigo sólo porque ambos son cereales.

Cuando la OMS decidió clasificar la carne como posible cancerígeno algunas voces vieron claro que el jamón serrano no era uno de los productos incluidos en los estudios observacionales que había manejado la OMS. Tal y como cuenta la fábula de la rana y el agua que se va calentando poco a poco, un tiempo después esas mismas personas calificaban el mismo texto de la OMS como “totalizador” y “sin matices” (ver). Está claro que la campaña a los productos de origen animal es una campaña política, sin base alguna en pruebas científicas. La OMS es un órgano político, no científico.

Como nota final, la epidemiología es basura pseudocientífica. En este caso se están usando cocientes de riesgo (risk ratio) que son prácticamente 1 para lanzar un mensaje alarmista sobre los productos cárnicos. Esta charlatanería existe para engañar. Quienes ven bien que esto se haga se quedan sin razones para criticar a otras pseudociencias.

Cociente de riesgo de 1.18. Debería darles vergüenza usar epidemiología de mierda para atacar a la carne.

The experts concluded that each 50 gram portion of processed meat eaten daily increases the risk of colorectal cancer by 18%. (fuente)

Leer más:

“Los carbohidratos excesivos se convierten en grasa y también engordan” (1 de 3)

Como la entrada es larga, resumo los principales mensajes de la misma:

  1. La insulina NO engorda convirtiendo azúcares a grasa (al menos no es así como engorda en condiciones normales)
  2. No es una obviedad que la causa de engordar sea un “exceso calórico”.

Alimentados con pienso para engorde y con engaños

En esta primera parte voy a comentar un texto que está accesible en la web de la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Pero antes de empezar, quiero llamar la atención sobre el logotipo y el nombre: una espiga de trigo, el texto “fiat panis” —que significa “que haya pan“— y el nombre de la organización cita textualmente “agricultura“, pero no ganadería. No hace falta pensar mal porque no dejan nada a la imaginación. Por otro lado, su preocupación es la sostenibilidad del planeta y el avance de la agricultura (ver).

El texto pertenece al documento “Carbohydrates in human nutrition“, un informe creado en conjunto por expertos de la FAO y la OMS. Si también participa la OMS, ¿qué podría salir mal?

Lo traduzco y comento más abajo.

Does carbohydrate make you fat?

The idea that increased insulin concentrations subsequent to carbohydrate intake lead to conversion of significant amounts of carbohydrate to fat is misleading. First, it takes an extreme excess of carbohydrate to produce de novo lipogenesis, and even under these conditions, very little net fat is produced from carbohydrate. Second, the idea that persons with insulin resistance are particularly prone to become obese when eating high carbohydrate diets is unsubstantiated by scientific evidence. In fact, low-fat, high-carbohydrate diets are commonly recommended to prevent further weight gain for these individuals who are at risk to develop non-insulin dependent diabetes and coronary heart disease. Finally, substantial data suggest that voluntary energy intake is higher in many people when the diet is high in fat content and low in carbohydrate content. Excess consumption of energy in any form leads to accumulation of body fat. There is no serious scientific evidence to suggest, however, that diets high in carbohydrate promote weight gain when consumed in amounts which do not exceed energy requirements.

Prevention of obesity

Because excess dietary fat is stored more efficiently than excess dietary carbohydrate, eating a low fat diet may be helpful in obesity prevention. If one assumes that everyone overeats occasionally, less of the excess energy will be stored as adipose tissue if a low fat diet is consumed than a high fat diet. It remains prudent to recommend a high carbohydrate diet for body weight maintenance. Diets high in fat are likely to promote excess energy consumption and excess dietary fat is stored as adipose tissue with extremely high efficiency. Eating a high carbohydrate diet reduces the likelihood of overeating and, if overeating occurs, results in slightly less of the excess energy being stored as adipose tissue.

“¿Engordan los carbohidratos?”

Empiezan con una manipulación clamorosa:

The idea that increased insulin concentrations subsequent to carbohydrate intake lead to conversion of significant amounts of carbohydrate to fat is misleading. First, it takes an extreme excess of carbohydrate to produce de novo lipogenesis, and even under these conditions, very little net fat is produced from carbohydrate.

La idea de que el aumento de las concentraciones de insulina después de la ingesta de carbohidratos conduzca a la conversión de cantidades significativas de carbohidratos en grasas es engañoso. En primer lugar, se necesita un exceso extremo de carbohidratos para producir lipogénesis de novo, e incluso en estas condiciones, se produce muy poca grasa neta a partir de los carbohidratos.

Lo que es engañoso es crear un hombre de paja y atacar ese hombre de paja: la fisiología no sugiere que los carbohidratos engorden en condiciones normales convirtiéndose en grasa (ver,ver,ver). Estos “expertos” o no saben absolutamente nada de fisiología y dicen lo primero que se les ocurre, o están directa y descaradamente intentando engañar. Que la insulina no engorde mediante ese mecanismo no significa que no lo haga por otros caminos. ¿Vemos la trampa? Desmienten algo que es falso y crean apariencia de haber dado un argumento válido.

Como si con la falacia anterior hubiesen dado por liquidado el tema de las concentraciones de insulina, se centran a continuación en la resistencia a la insulina:

Second, the idea that persons with insulin resistance are particularly prone to become obese when eating high carbohydrate diets is unsubstantiated by scientific evidence. In fact, low-fat, high-carbohydrate diets are commonly recommended to prevent further weight gain for these individuals who are at risk to develop non-insulin dependent diabetes and coronary heart disease.

En segundo lugar, la idea de que las personas con resistencia a la insulina son particularmente propensas a la obesidad cuando consumen dietas altas en carbohidratos no está respaldada por evidencia científica. De hecho, las dietas bajas en grasa y altas en carbohidratos son comúnmente recomendadas para prevenir un mayor aumento de peso para las personas que están en riesgo de desarrollar diabetes no insulinodependiente y enfermedad coronaria.

Nuevamente, un intento de engañar: sí hay quien propone que la resistencia a la insulina puede jugar un papel en el desarrollo de la obesidad (ver), pero ni es un factor necesario ni el hecho de que las personas con resistencia a la insulina tengan poca tendencia a acumular grasa corporal contradice el posible papel de la resistencia a la insulina en el desarrollo de la obesidad. Es el proceso durante el cuál se desarrolla la obesidad lo que importa y la resistencia a la insulina puede favorecer ese proceso, aunque una vez desarrollado el problema ésta se correlacione con menor tendencia a engordar (ver). Y en cualquier caso, argumentan ausencia de evidencia, no evidencia de ausencia. Nuevamente, argumentos de muy bajo nivel con el claro propósito de desinformar. No se coloca la producción de harina diciendo la verdad.

El otro argumento que emplean es realmente patético: las dietas bajas en grasa y altas en carbohidratos son recomendables para prevenir el aumento de peso porque se recomiendan para prevenir el aumento de peso. ¿En serio?

Y finalmente llegan a la gran mentira de la nutrición: la pseudociencia del balance energético. No hay “experto” que quiera hacernos comer harina y azúcar que no recurra a esta charlatanería.

Finally, substantial data suggest that voluntary energy intake is higher in many people when the diet is high in fat content and low in carbohydrate content. Excess consumption of energy in any form leads to accumulation of body fat. There is no serious scientific evidence to suggest, however, that diets high in carbohydrate promote weight gain when consumed in amounts which do not exceed energy requirements.

Finalmente, datos sustanciales sugieren que el consumo voluntario de energía es mayor en muchas personas cuando la dieta es alta en contenido graso y baja en contenido de carbohidratos. El consumo excesivo de energía en cualquier forma conduce a la acumulación de grasa corporal. Sin embargo, no hay evidencia científica seria que sugiera que las dietas ricas en carbohidratos promuevan el aumento de peso cuando se consumen en cantidades que no exceden los requerimientos de energía.

“El consumo excesivo de energía en cualquier forma conduce a la acumulación de grasa corporal”. Es la gran BURRADA de la nutrición. Desde el lenguaje se crea una causalidad que sustituye a la fisiología: el tautológico “excesivo” cobra vida propia desde el momento en que se usa de forma injustificada: si es “excesivo” tiene que engordar, pues de lo contrario no sería “excesivo”. Y como lo que se hace es hablar de “consumo excesivo de energía” se crea una falsa causalidad en la que las responsables son las calorías. Lo he explicado un millón de veces en el blog:

En cuanto a la evidencia de que la harina y el azúcar son engordantes de por sí, al margen de sus calorías, ahí están los estudios (ver). Poco convenientes para quien tiene como propósito la venta de trigo, eso sí. No es de extrañar que no los encuentren.

Nótese por otro lado cómo los autores del texto quedan en evidencia:

“El consumo excesivo de energía en cualquier forma conduce a la acumulación de grasa corporal.”

“La idea de que el aumento de las concentraciones de insulina después de la ingesta de carbohidratos conduzca a la conversión de cantidades significativas de carbohidratos en grasas es engañoso.”

Si los carbohidratos no engordan conviertiéndose en grasa, ¿cómo nos engorda un exceso de energía cuando éste es en forma de carbohidratos? Oh, vaya, a lo mejor es mediante los mecanismos fisiológicos que nos han ocultado antes. ¿Cómo engorda un exceso de carbohidratos? Tic-toc-tic-toc.

Paso al segundo párrafo de la cita.

“Prevención de la obesidad”

Nueva contradicción y nuevo engaño en los planteamientos:

Because excess dietary fat is stored more efficiently than excess dietary carbohydrate, eating a low fat diet may be helpful in obesity prevention. If one assumes that everyone overeats occasionally, less of the excess energy will be stored as adipose tissue if a low fat diet is consumed than a high fat diet. It remains prudent to recommend a high carbohydrate diet for body weight maintenance.

Debido a que el exceso de grasa en la dieta se almacena de manera más eficiente que el exceso de carbohidratos en la dieta, consumir una dieta baja en grasas puede ser útil en la prevención de la obesidad. Si se supone que todos comen en exceso de vez en cuando, una cantidad menor de energía se almacenará como tejido adiposo si se consume una dieta baja en grasas que una dieta alta en grasas. Sigue siendo prudente recomendar una dieta alta en carbohidratos para el mantenimiento del peso corporal.

“El consumo excesivo de energía en cualquier forma conduce a la acumulación de grasa corporal”, pero la grasa se almacena más eficientemente que los carbohidratos. Lo siento pero no cuela: ¿en qué quedamos? ¿da igual el origen del exceso calórico o el exceso de grasa es más engordante porque se almacena más fácilmente? ¿Hay unas calorías más engordantes que otras, según la ecuación del balance energético? Y si la grasa puede ser más engordante porque es más fácilmente almacenada como grasa corporal, a lo mejor la idea de que los carbohidratos acelulares (harinas y azúcar) son esencialmente pienso para engorde no viola ninguna ley universal, ¿cierto? ¿Qué eligen?

En cualquier caso, insisto: los carbohidratos no necesitan convertirse en grasa para ser engordantes (ver,ver,ver). De hecho, si te dijera que para llenar una bañera puedes elegir entre poder usar las manos o convertir tus manos en agua. ¿Qué elegirías? En un sistema regulado la variable reguladora es más importante en el resultado final que la sustancia que se acumula. Y aludir a situaciones extremas en las que la regulación no puede funcionar con normalidad no contradice esta idea (ver).

En cuanto al tema de la prudencia: nunca fue prudente basar la alimentación del ser humano en la harina. Es pienso para engorde. No, tampoco el pienso “integral” es comida, por mucho que haya caraduras sin escrúpulos que andan diciendo que la harina integral es “comida real”.

Diets high in fat are likely to promote excess energy consumption and excess dietary fat is stored as adipose tissue with extremely high efficiency. Eating a high carbohydrate diet reduces the likelihood of overeating and, if overeating occurs, results in slightly less of the excess energy being stored as adipose tissue.

Es probable que las dietas ricas en grasas promuevan el un consumo de energía excesivo y que el exceso de grasa en la dieta se almacene como tejido adiposo con una eficiencia extremadamente alta. Comer una dieta alta en carbohidratos reduce la probabilidad de comer en exceso y, si se come en exceso, se produce un poco menos del exceso de energía que se almacena como tejido adiposo.

Exceso, exceso, exceso… es la pseudociencia del tautológico “exceso calórico”. Y a partir de ella se montan la película de que consumiendo muchos carbohidratos vas a consumir menos calorías y por lo tanto será menos probable que comas “más de la cuenta”. Pura fantasía basada en la gran estupidez de la obesidad: la idea de que lo que nos engorda es consumir más calorías de las necesarias.

Lo que es evidente es que no nos podemos fiar de nadie, especialmente de aquellos que persiguen objetivos ajenos a nuestra salud.

Leer más:

La guerra del lenguaje (VII): el aumento significativo del riesgo

No pesarte con regularidad aumenta significativamente el riesgo de que engordes (ver).

Hacer dieta aumenta significativamente tu riesgo de engordar (ver).

Comer carnes procesadas aumenta significativamente tu riesgo de contraer cáncer en un 20% por cada 50g de producto (ver).

Fumar aumenta significativamente tu riesgo de contraer cáncer de pulmón (ver)

Una mala dieta a los tres años de edad aumenta significativamente el riesgo de tener un cociente intelectual reducido a los 8 años de edad (ver)

Cuidado con el lenguaje. Tres problemas: “significativo“, “aumento del riesgo” y la cuantificación del riesgo.

Significativo

En lo artículos científicos casi siempre usan el adjetivo “significativo” con el significado de “estadísticamente significativo”. No quiere decir lo que las personas “normales” entendemos por significativo. Lo que dicen es “que no parece debido a la casualidad“, mientras que las personas normales entendemos que es “importante“. La realidad es que un dato insignificante puede ser significativo desde el punto de vista estadístico, y de hecho yo diría que casi siempre es así: casi siempre los científicos nos venden como significativo lo que a efectos prácticos es nimio. Su objetivo es publicar y llenar el currículum, no proporcionar información fiable. Y para eso, todo vale.

Aumento del riesgo

¿Qué interpretas cuando te dicen que hacer X “aumenta tu riesgo”? Que al hacer X estás haciendo algo peligroso. Causa y efecto: interpretas que si haces X es más probable que te suceda algo malo.

Es lo que quieren que pienses, pero no es lo que dicen los datos. Cuando alguien se expresa de esa manera, maneja datos observacionales/epidemiológicos. No pueden asegurar que te estés poniendo en peligro, aunque sin duda quieren que lo creas. Es el modus operandi de los “epidemiólogos”, que nunca van a reconocer la realidad, que es que son simples charlatanes. No hablamos de ciencia, sino de pseudociencia.

¿Qué es en realidad “aumento del riesgo”? Pongamos un ejemplo: clasificamos a las personas en dos grupos: los que se pesan regularmente y los que casi nunca se pesan. Y observamos la evolución de su peso corporal, comprobando que al cabo de un par de años los que se pesan regularmente aumentan de peso en término medio 100g menos que los que no se suelen pesar. Diferencia “significativa” (me sigues, ¿no?). Los “científicos” te dirían en ese caso que “no pesarte regularmente aumenta significativamente tu riesgo de engordar”. La manipulación del lenguaje es muy clara. Piénsalo: yo no me peso, ¿me pone eso en riesgo de engordar? ¿Crees que el ejercicio de levantar todos los días los pies 2cm para subirse a la báscula es clave para no engordar?

En este ejemplo es evidente que pesarse todos los días es un marcador, un indicador, de la determinación de una persona para perder peso. Si te pesas tan a menudo, está claro que te fijas en qué comes, que intentas cuidarte, que posiblemente estás aumentando tu actividad física, etc. No es pesarte regularmente lo que está causando un mejor control del peso. Ambos son efectos de la misma causa: cuidarte.

Pesarse regularmente tiene una relación matemática, estadística, con el peso corporal, pero no es una relación causa-efecto como la expresión “aumenta tu riesgo” nos da a entender. Eso es lo que hay que pensar cada vez que alguien habla de “aumento del riesgo”, que no es necesariamente cierto que nos estemos poniendo en peligro. Nos están engañando con el lenguaje.

La cuantificación del riesgo

Pero los “científicos” no paran ahí a la hora de engañarte. Te van a dar cifras manipuladas, impactantes, que no tienen nada que ver con la realidad.

Por ejemplo, con el tema de la carne procesada te pueden decir que consumir 50g de carne procesada aumenta en un 18% tu riesgo de sufrir en el futuro cáncer colorrectal. Un 18%: eso significa que a 1 de cada 5 le toca esa “lotería”, ¿verdad? Pues no. En primer lugar porque recordemos que nos están engañando haciéndonos creer que una cosa causa la otra, cuando el tipo de estudios que manejan no permite llegar a esa conclusión. Y en segundo lugar porque ese 18% es falso.

Supongamos que el cáncer colorrectal afecta a 50 de cada 100,000 personas (ver,ver). Eso significa que lo que han observado estos “científicos” es que entre las personas que consumen carne procesada, si consumen 50g diarios hay 59 casos por cada 100,000 personas de ese tipo de cáncer. Es decir, 9 personas más por cada 100,000. Eso es un incremento porcentual del 0,01%, aproximadamente. 0.01% no es 18%. Las cifras reales están más cerca de garantizar la inocuidad que de hacer sospechar que exista un peligro.

Solo es un ejemplo, pero la idea es ésa: no te fíes de las cifras que te dan, porque las manipulan para magnificar la importancia (ver).

En cuanto a la cuantificación del riesgo, suele entenderse que si existe una respuesta gradual con la dosis, eso refuerza la sospecha de una relación causa-efecto. Cuando los investigadores dicen que por cada 50g de producto aumenta en un 18% la mortalidad o el cáncer, están dando a entender que sí existe esa respuesta proporcional a la dosis. En el caso concreto de la carne, los datos reales dicen que es un nuevo engaño: había mayor mortalidad entre los que no consumían productos cárnicos que entre los que tenían un consumo moderado (ver). Eso no permite modelar los datos con una relación lineal ni con cualquier otro tipo de relación monótonamente creciente. Si lo que los investigadores creen estar obteniendo con sus datos es evidencia del nocivo efecto del consumo de carne sobre la mortalidad, ¿cómo explican que haya mayor mortalidad en el grupo de menor consumo que en otros grupos?

En resumen

  • Significativo no significa significativo
  • El aumento del riesgo no significa un aumento del riesgo
  • Los más habitual es que los datos numéricos que se nos dan sean un engaño estadístico

NOTA ADICIONAL 1

Los estudios que relacionan tabaco con cáncer de pulmón encuentran relaciones incuestionables: 100 veces más fuertes que las que la OMS nos quiere vender como evidencia científica contra la carne. No hablamos de lo mismo.

NOTA ADICIONAL 2

Pese al terrorismo informativo desencadenado hace unos días por la OMS contra la carne, yo voy a seguir consumiendo productos cárnicos de calidad. No soy partidario de los productos con ingredientes añadidos, como el jamón york o las salchichas de Frankfurt. En mi caso, si los consumo va a ser de forma muy esporádica. Voy a seguir consumiendo jamón serrano y embutido de carnicería sin ningún tipo de miedo (ver). En cuanto a las carnes rojas, me parece MUY razonable evitar cocinarlas directamente sobre las llamas o pasarse quemándolas en la plancha, pero no voy a modificar el consumo dejándome asustar por evidencias tan débiles como las usadas por la OMS (ver). La maniobra es conocida, pues la repiten cada equis tiempo, siempre con la misma falta de fundamento (ver,ver). El ataque de la OMS a la carne no tiene que ver con la carne, sino con la agenda política de la OMS (ver).

Leer más:

¿Hay vida inteligente en la OMS? Tuits de interés

En serio: