Crónicas caloréxicas (III): Tom Naughton

 

but the boys lose fat and gain muscle and the girls gain fat. What did the act of overeating have to do with it? OK? We know why they got bigger: they were secreting growth hormone. We know why they took in more calories than they expended: they were growing. They needed those calories to build new tissue, new connective tissue, new bone, new muscle, etc. Sex hormones determined whether they gained fat or lost it and where the fat went. The fact of overeating –of this caloric imbalance that is the very core of our beliefs about weight regulation– is irrelevant! It’s an effect: they overeat because they are growing. And their growth was determined by hormones and where they put their fat was determined by hormones. Gary Taubes (min 39)

pero los chicos pierden grasa y ganan músculo y las chicas engordan. ¿Qué tiene que ver el acto de comer en exceso con eso? ¿OK? Sabemos por qué crecieron: estaban secretando hormona del crecimiento. Sabemos por qué consumieron más calorías de las que gastaron: estaban creciendo. Necesitaban esas calorías para construir nuevos tejidos, nuevos tejidos conectivos, nuevos huesos, nuevos músculos, etc. Las hormonas sexuales determinaban si ganaban grasa o la perdían y a dónde iba a parar la grasa. ¡El hecho de comer en exceso –este desequilibrio calórico que es el núcleo de nuestras creencias sobre la regulación del peso– es irrelevante! Es un efecto: comen en exceso porque están creciendo. Y su crecimiento estaba determinado por hormonas y dónde ponían su grasa estaba determinado por hormonas.

whenever somebody said calories don’t count that’s a catch for saying this guy doesn’t understand the laws of thermodynamics . Gary Taubes (min 41)

cuando alguien dice que las calorías no importan eso automáticamente hace que se diga que esa persona no entiende las leyes de la termodinámica

De repente Naughton nos salió con la cantinela de que “las calorías importan” y que él es un moderado que no da la razón ni a unos ni a otros (ver,ver). ¿Tom Naughton? Pues sí, Tom Naughton. Muy decepcionante.

Como vamos a ver, y como no puede ser de otra forma, su defensa de “las calorías importan” está plagada de falacias y flojos argumentos:

  • Falacia de falsa analogía: se realiza una comparación en la que se los supuestos comparados carecen de una semejanza relevante o en la que se ignoran diferencias significativas.
  • Falacia de autoridad o falacia ad verecundiam: defender algo como verdadero porque quien es citado en el argumento tiene autoridad en la materia.
  • Falacia del punto medio: se intenta ganar credibilidad presentando la postura propia como equidistante del resto de posturas, que son presentadas como extremas.

“Emborracharse no tiene que ver con cuánto bebes”

“To cure your alcoholism, just drink less” would be ridiculous advice. But it would be equally ridiculous to say “being drunk all the time has nothing to do with the amount of alcohol consumed, so nobody has to count how much they drink.” Tom Naughton

“Para curar tu alcoholismo, bebe menos” sería un consejo ridículo. Pero sería igualmente ridículo decir que “estar borracho todo el tiempo no tiene nada que ver con la cantidad de alcohol consumido, así que nadie tiene que contar cuánto bebe”.

Estos son los dos supuestos comparados:

  • Emborracharse no tiene que ver con la cantidad de alcohol consumido.
  • Engordar no tiene que ver con las calorías consumidas.

Es evidente que emborracharse tiene que ver con la cantidad de alcohol consumido. Porque es evidente que la causa del alcoholismo es el alcohol. Pero cuando una persona engorda sin pretenderlo, ¿es igual de obvio que la causa de engordar son las calorías, es decir la cantidad de comida consumida? ¿Ha sido el “error” consumir por encima de nuestro gasto energético? No son situaciones comparables pues en una situación se habla de su causa obvia, el alcohol, mientras que en la otra situación la causa no es evidentemente la citada, las calorías. Falacia de falsa analogía y argumento de muy bajo nivel. 

“Si matas de hambre a un niño no crece lo que debiera”

He doesn’t grow taller because he consumes more calories; he consumes more calories because he’s growing taller. But of course, that’s not the same as “calories have nothing to do with it.” If you starve the kid, he won’t grow to his potential. Tom Naughton

No crece por consumir más calorías; consume más calorías porque está creciendo. Pero, por supuesto, no podemos decir que “las calorías no son relevantes”. Si matamos de hambre al niño no crecerá como debiera.

Nuevamente, falacia de falsa analogía. Una situación de ingesta extrema no es la situación de interés y el comportamiento de nuestro cuerpo no tiene por qué regirse por las mismas pautas (ver). Que la inanición cause un déficit de crecimiento no demuestra que las calorías sean relevantes en la situación de interés, que es el crecimiento en condiciones normales de un niño o engordar sin proponérselo. Además está el problema de la fraudulenta –por injustificada– identificación de las calorías como causa del resultado en situaciones extremas.

Falacia del punto medio y falacia de autoridad

Naughton se nos presenta como el defensor de una posición intermedia entre dos posturas extremas. Intento ridículo de ponerse una medalla con la falacia del punto medio o falacia de equidistancia:

Calories have nothing to do with it is an extreme and unsupportable position. But so is The Piggy Bank Theory with its stupidly simple calories in/calories out math. Tom Naughton

Decir que las calorías no tienen nada que ver con esto es una posición extrema e indefendible. Pero también lo es la teoría de la hucha con sus estúpidamente simples matemáticas de calorías que entran y calorías que salen.

Concluye que los que no opinamos como él somos “seguidores de” [personajes populares] que cometemos el error de ser más extremistas que las personas a las que seguimos.

I believe the zealotry results from the natural desire for clear, simple answers. Unfortunately, the human body isn’t simple.

Yup, often the zealots are more extreme than the people whose ideas they (supposedly) follow. Mike Eades, Richard Feinman, Robb Wolf, Mark Sisson, Steve Phinney … Tom Naughton

I find it amusing that since I believe calories do count (as does Dr. Eades, as does Dr. Eric Westman, etc.), suddenly I’m getting questions from people who seem to think I’ve declared it’s all about calories, period. Tom Naughton

Perhaps a bit of a caloric advantage when trying to lose weight on a low-carb diet. That’s a heckuva long way from calories have nothing to do with it. But I wonder how many people who are fans of Dr. Eades insist calories don’t figure into it? Tom Naughton

Creo que el fanatismo resulta del deseo natural de respuestas claras y sencillas. Desafortunadamente, el cuerpo humano no es simple.

Sí, a menudo los fanáticos son más extremistas que las personas cuyas ideas ellos (supuestamente) siguen. Mike Eades, Richard Feinman, Robb Wolf, Mark Sisson, Steve Phinney…

Me parece divertido que como creo que las calorías cuentan (al igual que el Dr. Eades, al igual que el Dr. Eric Westman, etc), de repente estoy recibiendo preguntas de personas que parecen pensar que he declarado que todo es cuestión las calorías, punto. 

Tal vez algo de ventaja calórica al tratar de perder peso con una dieta baja en carbohidratos. Eso dista mucho de decir las calorías no tienen nada que ver con esto. Pero me pregunto cuántas personas que son fans del Dr. Eades insisten en que las calorías no importan.

Yo soy muy torpe como “seguidor de”, especialmente como seguidor de Naughton, especialmente como seguidor de la charlatanería de Naughton. Su argumento —su insulto más bien– es la falacia de autoridad, una de libro, pues critica los argumentos por salirse de los dogmas establecidos por sus ídolos. En fin, la falacia de autoridad es un tema demasiado complejo (ver) y no es posible entrar al trapo sin alargar esta entrada más allá de lo razonable.

Disonancia cognitiva

¿Sirve de algo debatir con los defensores de charlatanería? Creo que no, porque los que no llegan a sus posturas razonando no suelen salir de sus errores razonando. Te dicen que les malinterpretas, que ellos no están diciendo lo que están diciendo, que en su libro lo explican mejor y suelen querer llevar el debate al terreno de lo personal, argumentando que criticas sus planteamientos porque tienes intenciones ocultas. Todo menos sacar conclusiones cuando ven que no son capaces de dar una respuesta.

You cannot reason people out of positions they didn’t reason themselves into. Ben Goldacre

No se puede hacer entrar en razón a quien no ha llegado a su postura razonando

Naughton dice “las calorías importan”. No sólo lo dice sino que nos insulta a los que decimos que no importan llamándonos fanáticos. Cuestionado por la razón por la que dice “las calorías importan” y no “los gramos importan” su respuesta es no responder a lo preguntado y decir que con “calorías” en realidad quiere decir “cantidad de comida”:

Intake, however you measure it, has an effect. Tom Naughton

So consider “calories” to mean “the amount you eat.” Tom Naughton

La ingesta, la midas como la midas, tiene un efecto. 

Considera si quieres que “calorías” significa “la cantidad que comes”

“La midas como la midas”. Sí, bueno, pero dice “calorías” y cuando se le pide que diga si “los gramos importan” rehuye contestar.  ¿Cómo es posible que no ser capaz de decir “los gramos importan” no le haga reflexionar sobre las razones por las que sí dice “las calorías importan”? No quiere decir calorías pero lo dice. No le importaría decir gramos porque le da igual la unidad de medida de la cantidad de comida, pero no lo dice. Disonancia cognitiva en acción (asumiendo que es sincero en sus planteamientos). Tenemos que esperar a que sus ídolos cambien de opinión para que él cambie de opinión. Tener criterio propio le convertiría en un extremista que va más allá de la pauta que marcan aquellos a los que sigue.

No sería bueno dejar pasar la charlatanería de Naughton porque es Naughton.

NOTA: si alguien cree que estoy malinterpretando los argumentos de Naughton o dejando de lado sus mejores argumentos en la defensa de “las calorías importan”, le invito a que me presente esos valiosos argumentos de Naughton que estoy ignorando.

Leer más:

Anuncios

Modelo de pequeña señal y falacia de la falsa analogía

Si quiero hacer que un yoyó se balancee de un lado a otro en forma de péndulo, necesito elevar la mano que sostiene el yoyó. Sólo si elevo la mano suficientemente, el yoyó se balanceará como esperamos. Y el movimiento de balanceo no tiene que ver con cuánto hemos elevado la mano.

6126150716128_3

Polarización y modelo de pequeña señal

Algunos circuitos electrónicos, típicamente los que emplean dispositivos activos como los transistores, necesitan para su correcto funcionamiento ser “polarizados“. El concepto es muy sencillo: en la analogía del movimiento pendular de un yoyó la polarización sería situar elevada la mano. La “polarización” es necesaria para que el sistema haga lo que tiene que hacer, pero es ciertamente irrelevante en la comprensión de cómo se mueve el péndulo que hemos creado con el yoyó.

Como decía, ciertos circuitos electrónicos necesitan ser polarizados, es decir llevados a una situación en la que ya pueden funcionar correctamente. Una vez establecida esa polarización, el comportamiento del diseño no necesariamente guarda relación con el punto concreto de polarización. La idea es muy intuitiva. De forma gráfica la polarización es ubicar el punto negro que vemos en la gráfica en un lugar suficientemente elevado de la curva roja. En el esquema, estamos amplificando (i.e. aumentando la amplitud) la señal.

imagen_1265

Una vez establecido el punto de polarización, el comportamiento real del amplificador se mueve en los alrededores de ese punto, un tramo que tiene que ser lo más recto posible para minimizar la distorsión (i.e. hay distorsión si la señal de salida no es una copia a escala de la entrada). Si colocamos el punto negro demasiado bajo o demasiado alto en la curva, ya no dispondremos de un tramo totalmente recto para la señal (dibujada en azul) y la salida estará distorsionada respecto de la entrada (o en otras palabras, ya no tendrá exactamente la misma forma).

Una vez el circuito ha sido polarizado, su comportamiento vendrá marcado por todos los componentes del diseño, y el circuito se analiza empleando el “modelo de pequeña señal“, que es simplemente analizar el circuito dando por supuesto que ya está correctamente polarizado. En la analogía del yoyó, lo que haríamos sería dar por supuesto que la mano está suficientemente elevada y a partir de ahí ignorar la altura de la mano porque es irrelevante en el comportamiento del péndulo.

Insisto en que las oscilaciones del péndulo no dependen de la altura de la mano, es decir no dependen de la polarización escogida. Del mismo modo, el circuito electrónico funcionará esencialmente igual al margen del punto concreto de la recta que escojamos, siempre que nos encontremos en un tramo recto de la curva roja. Plantear que la altura de la mano “importa” para entender el movimiento pendular porque “si no elevo la mano el péndulo no oscila” es una falacia.

Falacia de la falsa analogía

Una de las principales falacias empleadas para defender la pseudociencia del balance energético es plantear situaciones de extrema ingesta como –supuesta– demostración de que “las calorías importan“. Por ejemplo:

He doesn’t grow taller because he consumes more calories; he consumes more calories because he’s growing taller. But of course, that’s not the same as “calories have nothing to do with it.” If you starve the kid, he won’t grow to his potential. Tom Naughton

No crece por consumir más calorías; consume más calorías porque está creciendo. Pero, por supuesto, no podemos decir que “las calorías no son relevantes”. Si matamos de hambre al niño no crecerá como debiera.

La falacia es triple:

  1. Se compara la situación de interés con una situación extrema que no es la situación de interés ni tiene sus mismas características. Las personas no engordamos consumiendo a propósito cantidades extremas de comida.
  2. Se atribuye arbitrariamente a las calorías el resultado obtenido en la –improcedente– situación extrema. No se dice que el niño consume poca comida, pocos gramos o pocos litros, se dice que consume pocas calorías, atribuyendo el resultado a esa medida concreta de la cantidad de comida. Es más relevante de lo que parece, pues la falta de rigor no hace sino apuntalar la pseudociencia del balance energético.
  3. Se emplean términos de definición inexacta o ambigüa como “importan” (ver,ver). Esto es típico de las pseudociencias, que rehúyen emplear expresiones falsables para sus dogmas.

Olvidemos la dieta occidental y pensemos en una alimentación tradicional del ser humano (paleo, evolutiva o sencillamente sin poner inventos del ser humano en la dieta). Tengo serias dudas de que con una ingesta normal de huevos, carne, vegetales de hoja y frutas alguien vaya a desarrollar obesidad, al margen de que consuma más o menos comida. Repito: ingesta normal, no situación forzada y falazmente extrema. Comer poquísimo o comer “claramente en exceso” no demostrarían que la idea anterior es falsa porque no son la situación normal en la que una persona engorda: son casos extremos o forzados que no se rigen por la respuesta normal de nuestro cuerpo y, por tanto, no son una analogía válida para entender por qué engordamos. 

En la analogía lo que planteo es que para entender por qué engordamos tenemos que entender cómo funciona el “modelo de pequeña señal” de nuestro cuerpo, mientras que las falaces situaciones extremas lo que hacen es plantear hipotéticas situaciones en las que la polarización es defectuosa y el modelo de pequeña señal no es aplicable.

Conclusión

En definitiva, la idea que quiero contar con esta entrada es que con una dieta saludable (alejada por tanto de la dieta de las harinas que promocionan los “expertos” en nutrición) no tengo nada claro que comer un poco más o un poco menos tenga ninguna influencia en nuestro peso corporal. Nuestro cuerpo tiene mecanismos para adaptarse a variaciones en la cantidad de comida. Las naturales e inevitables alteraciones en la cantidad de comida simplemente nos harían trabajar en un punto de polarización diferente, pero el “circuito” seguiría trabajando correctamente, es decir, sin engorde. Por el contrario, y siguiendo con la analogía, deteriorar la calidad de lo que comemos afectaría al comportamiento de pequeña señal de nuestro cuerpo. El problema no sería una incorrecta polarización, es decir una cantidad de comida inapropiada, y plantear que sin polarización el circuito no funciona no contradice esa idea y no es otra cosa que una falacia.

¿Engordamos más cuanta más comida basura consumimos? Posiblemente sí, seguro que sí, pero el problema no sería el “exceso”, sino la mala calidad, que posiblemente también lleva a mayor cantidad de comida, agravando aún más el problema.

Leer más:

 

Please, stop helping us

(versión en español: pinchar aquí)

45 out of 100 spanish children are overweight

(read more)

And all our public health institutions have a vision problem. According to them, the causes of children’s obesity are: they do not eat breakfast, they do not exercise, they don’t eat enough fruits or -hold on tight!-  they don’t eat enough grains nor whole grain bread!

Tom Naughton summarizes this way the behavior of The Anointed, according to the book The Vision of The Anointed, by Thomas Sowell:

  • The Anointed identify a problem in society
  • The Anointed propose a Grand Plan to fix the problem
  • Because they are so supremely confident in their ideas, The Anointed don’t bother with proof or evidence that the Grand Plan will actually work
  • If possible, The Anointed will impose the Grand Plan on other people (for their own good, of course)
  • The Anointed assume anyone who opposes the Grand Plan is either evil or stupid
  • If the Grand Plan fails, The Anointed will never, ever, ever admit the Grand Plan was wrong

According to The Anointed, when the Grand Plan fails, it can only mean that:

  • The plan was good, but people didn’t implement it correctly because they’re stupid.
  • The plan was undermined by people who are evil.
  • The plan didn’t go far enough … in other words, we need to do the same thing again, only bigger.

If their wheat-based diet causes obesity then they say that it wasn’t enough wheat! or that young people are stupid and they do not eat what they are told!  but it is never The Anointed’s fault nor their dietary guidelines’ (the ones imposed on our children in schools)

Or the Grand Plan fails because suddenly young people have become sedentary (i.e. lazy), and again the scientific evidence is not important for The Anointed:

  • Being overweight leads to a sedentary lifestyle, not the other way (study)
  • Being overweight leads to a sedentary lifestyle, not the other way (study)

But yes, it is true: sedentarism causes obesity. But rather than sedentarism it is full-paralysis. It is the paralysis of our public health institutions what causes obesity. They are completely unable to even consider that THEY have created a health problem, and when they speculate on the possible causes they have lots of imagination, but they never consider their own dietary guidelines as the cause. I’ll give them a subtle hint, so they thought they find it out:

Your dietary guidelines are the cause!

Please, find it out soon because in the meantime our children will continue eating in the schools food that is making them sick.

Further reading:

Dejad de ayudarnos, por favor

(english version: click here)

45 de cada 100 niños españoles tiene sobrepeso

(ver noticia)

Y el 100% de nuestras instituciones públicas de salud tienen un problema de vista. Las causas de la obesidad en los niños para ellos son: que no desayunan, que no hacen ejercicio, que no toman suficiente fruta o ¡agarros fuerte! que no toman suficientes cereales y pan integral. Descorazonador.

Tom Naughton resume de esta manera el proceder de Los Mesías, según el libro La visión de Los Mesías (The Vision of The Anointed), de Thomas Sowell:

  • Los Mesías identifican un problema en la sociedad
  • Los Mesías proponen un Gran Plan para resolver el problema
  • Como tienen confianza ciega en sus ideas, Los Mesías no se preocupan por buscar confirmación o pruebas de que el Gran Plan funcionará
  • Si es posible, Los Mesías impondrán el Gran Plan a otras personas (por su propio bien, por supuesto)
  • Los Mesías asumen que cualquiera que se oponga al Gran Plan es malvado o estúpido
  • Si el Gran Plan falla, Los Mesías nunca, nunca, nunca admitirán que el Gran Plan estaba equivocado

Y cuando el Gran Plan falla, Los Mesías solo contemplan las siguientes causas:

  1. No funciona porque la gente no lo cumple
  2. No funciona porque la gente es malvada y lo sabotea
  3. No funciona porque es necesario aplicar una versión más radical del Gran Plan

Si la dieta basada en trigo genera obesidad, ¡es que no era suficiente trigo! o ¡Es que los jóvenes son estúpidos y no comen lo que les decimos! pero nunca es culpa de la dieta que ellos recomiendan (y que es impuesta a nuestros hijos en los colegios)

O el Gran Plan falla porque de repente los jóvenes se han vuelto sedentarios (o sea vagos), y nuevamente las evidencias científicas no son algo que quite el sueño a Los Mesías:

  • El sobrepeso lleva al sedentarismo, no al revés (estudio 1).
  • El sobrepeso lleva al sedentarismo, no al revés (estudio 2)

Y sí, el sedentarismo genera obesidad. Pero más que sedentarismo es parálisis. Es la parálisis de nuestras instituciones públicas de salud la que genera obesidad. Son totalmente incapaces de ver que ELLOS han creado un problema de salud y cuando especulan sobre las posibles causas tienen toda la imaginación del mundo, pero nunca consideran entre ellas sus propias recomendaciones dietéticas. Les daré una pista, pero con sutileza, para que piensen que lo han descubierto ellos:

¡Es culpa de vuestra dieta!

Y, por favor, que se den cuenta de una vez porque mientras tanto nuestros hijos seguirán comiendo en los colegios una dieta que les está enfermando.

Leer más:

Ciencia para gente inteligente

Un día sí y otro también nos encontramos en los periódicos con noticias sobre nutrición que nos dicen que tal o cual alimento nos va a matar. El problema es que muchas de dichas noticias están basadas en artículos científicos BASURA, que básicamente son de dos tipos: los estudios epidemiológicos y los realizados en animales. Algunos médicos llaman a los estudios epidemiológicos “armas de destrucción masiva” en nutrición. Gary Taubes escribió sobre ellos hace unos años. De los otros estudios solo cabe decir que los seres humanos no somos ratones y que es increíble que algunos “científicos” se atrevan a extrapolar resultados de ratones a seres humanos, especialmente cuando dichos resultados entran en contradicción con los resultados obtenidos en humanos. Veamos un ejemplo de cada tipo de estudios basura:

  1. Epidemiológico: “Las dietas altas en proteínas matan igual que el tabaco“. Véase el análisis que realiza el doctor John Briffa sobre dicho titular. Me gusta especialmente el ejemplo que pone sobre la relación entre los ataques de tiburones y la venta de helados.
  2. Estudios en animales: “Los pacientes obesos con dietas bajas en hidratos de carbono podrían desarrollar hígado graso no alcohólico“. Ése es el resultado en ratones, no en humanos, extrapolado a los humanos. ¿Cómo puede un científico serio y honesto extrapolar el resultado obtenido en ratones a los seres humanos, cuando los estudios experimentales en humanos dicen que las dietas bajas en hidratos de carbono mejoran el hígado graso no alcohólico (ver este estudio o este otro)? Mi hígado graso desapareció cuando empecé a comer “low-carb”…

Tom Naughton es un cómico estadounidense, autor del documental Fat Head (accesible en youtube). En su charla “Science for smart people” explica de forma muy amena cómo interpretar los datos procedentes de estudios científicos y cómo podemos distinguir la buena ciencia de la basura. Por ejemplo nos explica cómo interpretar los titulares que nos dicen que un alimento duplica, aumenta o reduce nuestro riesgo de sufrir un episodio cardiovascular, ¿debemos hacer caso a ese tipo de informaciones? Entender lo que nos están diciendo puede evitarnos tomar decisiones erróneas en nuestra alimentación.

Science For Smart People” by Tom Naughton