“Tratando a los pacientes con sobrepeso”

Ted Naiman hace referencia a un artículo que, como voy a comentar más abajo, parece muy acertado. Es de hace 60 años. ¿Qué hemos hecho desde entonces? Retroceder. Hemos institucionalizado la pseudociencia del balance energético. No hay mayor dieta milagro que la dieta hipocalórica. No hay mayor pseudociencia que la teoría del balance energético. No es lo “alternativo” ni la homeopatía ni la dieta del grupo sanguíneo lo que nos ha vuelto gordos: han sido las estupideces procedentes de las fuentes oficiales.

Treating Overweight Patients

No estoy de acuerdo con todo lo que pone el artículo, pero sí en lo esencial: la clave para controlar nuestro peso está en “comer bien”, no en “comer poco”, como se nos ha hecho creer. Forzar el hambre como método de adelgazamiento nunca ha funcionado. Presento algunos fragmentos del artículo con mi traducción a continuación de cada uno en color púrpura:

Restriction of carbohydrate intake removes the stimulus to insulin production, so that the fat storage activity of insulin will be held to a minimum. The anterior pituitary fat-mobilizing principle will then predominate over the fat-storing forces. Fat will be mobilized from the adipose deposits of the body, oxidized to ketones in the liver, and circulated to the tissues in this easily combustible form. By whatever dietary method reduction of excess weight is accomplished, this normal mechanism of ketogenesis must be brought into play

La restricción de la ingesta de carbohidratos elimina el estímulo a la producción de insulina, de modo que la actividad almacenadora de grasa de la insulina se mantendrá en mínimos. El principio movilizador de grasa de la adenohipófisis predominará entonces sobre las fuerzas almacenadoras de grasas. La grasa será movilizada de los depósitos adiposos del cuerpo, oxidada a cetonas en el hígado, y circulada a los tejidos en este formato fácilmente combustible. Sea cual sea el método dietético con el que se persigue la reducción del exceso de peso, este mecanismo normal de cetogénesis tiene que ser puesto en marcha

Supongo que todos vemos la diferencia cualitativa entre ese mensaje, basado en la fisiología, y el paradigma imperante en la actualidad, el de “comer menos de lo que se gasta”, basado en las matemáticas y que no es capaz de proporcionar un mecanismo fisiológico según el cual funciona esa teoría.

¿Cuáles son los mecanismos fisiológicos que relacionan nuestra ingesta energética con los cambios en toda la energía almacenada en nuestro cuerpo, en todas sus formas?

 

Los charlatanes, atrapados en su tautología, ni siquiera creen tener que explicar cómo funciona su teoría. Las calorías importan porque las calorías importan. Y punto. Y la fisiología es una distracción que nos aleja de las razones reales por las que engordamos, que son que comemos mucho y nos movemos poco.

Proper eating is the natural and complete answer to the problem of excess weight. The words diet and dieting should be avoided. To the patient with excess weight, these words have acquired a meaning associated with a miserable, frustrating experience, ending in failure to reach even the most modest goal of weight reduction. This is especially true with patients who have had previous experience with total reduction of food or low-calorie diets in which starvation was obtained by counting calories. Starvation can result in nothing but failure for two very sound reasons. First, starvation reduces weight,not by selective reduction of adipose deposits but by wasting of all body tissues. Starvation is accompanied by weakness, loss of energy, lethargy, constipation, and other unpleasant side-reactions, and, when the starvation diet is discontinued, the excess weight is regained. Second, starvation makes no effort to correct the original cause of excess weight. Therefore any success obtained must be maintained by chronic undernourishment, with the attendant long-range disastrous consequences common in malnutrition.

Comer adecuadamente es la respuesta natural y completa al problema del exceso de peso. Las palabras dieta y hacer dieta deben ser evitadas. Para el paciente con exceso de peso, estas palabras han adquirido un significado asociado con una experiencia miserable y frustrante, terminando fracasando en alcanzar incluso el más modesto objetivo de reducción de peso. Esto es especialmente cierto con los pacientes que han tenido experiencias previas con la reducción total de los alimentos o con dietas bajas en calorías en las cuales el hambre fue causada por contar calorías. El hambre no puede llevar más que al fracaso por dos razones muy sólidas. En primer lugar, el hambre reduce el peso, no por la reducción selectiva de los depósitos adiposos, sino por el desgaste de todos los tejidos del cuerpo. El hambre se acompaña de debilidad, pérdida de energía, letargo, estreñimiento y otras reacciones adversas, y, cuando se deja la dieta de inanición, se recupera el exceso de peso. En segundo lugar, el hambre no hace ningún esfuerzo por corregir la causa original del exceso de peso. Por lo tanto cualquier éxito obtenido se debe mantener mediante la desnutrición crónica, con las consecuencias desastrosas de largo alcance comúnmente relacionadas con la malnutrición.

“…el hambre no hace ningún esfuerzo por corregir la causa original del exceso de peso”. El tratamiento basado en pasar hambre no tiene más fundamento que la pseudociencia del balance energético, es decir, la estupidez humana. Paradigma equivocado lleva a solución absurda y que no funciona. Pero todos tranquilos, culpamos a la víctima de no poner de su parte y asunto resuelto.

Lo que dice el autor de la “reducción selectiva de los tejidos adiposos” me parece interesante. Parte del engaño de la teoría del balance energético es jugar con las fronteras en la aplicación de la primera ley de la termodinámica y el resultado es combinar términos resultantes de aplicar esa ley con dos fronteras diferentes (ver). Por otro lado, lo de que “cuando se deja la dieta de inanición, se recupera el exceso de peso” no es más que una hipótesis que se presta a confusión: no hay evidencia científica de que manteniendo la dieta de inanición o comiendo una cantidad de comida normal se pueda mantener una pérdida de peso considerable. Lo repito: la dieta hipocalórica es una idea de origen estúpido que, además, carece de evidencia científica que la respalde. “Dieta milagro” es ser generosos.

That the usual low-calorie diet is rarely successful is readily understood in the light of our present knowledge of carbohydrate and fat metabolism. A low-calorie, low-fat diet is usually unsuccessful due to the eise with which the carbohydrate present is converted into fat by the body coupled with the fact that the presence of carbohydrate suppresses the fat-mobilizing ability of the pituitary gland and increases the fat-depositing activity of insulin

Que la dieta baja en calorías suele ser raramente exitosa se entiende fácilmente a la luz de nuestros conocimientos actuales del metabolismo de carbohidratos y grasas. Una dieta baja en calorías y baja en grasa fracasa en general debido a la facilidad con la que el carbohidrato presente es convertido en grasa por el cuerpo, junto con el hecho de que la presencia de carbohidratos suprime la capacidad movilizadora de la grasa de la glándula pituitaria y aumenta la actividad depositadora de grasa de la insulina

Ideas correctas o equivocadas, pero es fisiología, no charlatanería energética.

The simplest to prepare and most easily obtainable high-protein, high-fat, low-carbohydrate diet, and the one that will produce the most rapid loss of weight without hunger, weakness, lethargy, or constipation, is made up of meat, fat, and water. The total quantity eaten need not be noted, but the ratio of three parts of lean to one part of fat must be maintained.

La dieta más simple de preparar y más fácilmente obtenible alta proteína, alta en grasa, y baja en carbohidratos, y la que producirá la pérdida más rápida de peso sin hambre, debilidad, letargo, o estreñimiento, se compone de carne, grasa y agua. No es necesario observar la cantidad total ingerida, pero se debe mantener la proporción de tres partes de magro a una parte de grasa.

Leer más:

Anuncios

8 respuestas a ““Tratando a los pacientes con sobrepeso”

  1. “Pero era importante que no engordara, por eso se abstenía de comer féculas y dulces.”
    Anna Karenina. Leon Tolstoi.
    Año de publicación 1887

  2. Caloría no quemada, grasa acumulada.

    En términos fisiológicos la obesidad se explica fácilmente: el cuerpo necesita energía, que se consume en el momento o se almacena en el tejido adiposo (fuente)

    A partir de las matemáticas nos inventamos el funcionamiento del cuerpo humano y a eso lo llamamos “fisiología”.

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.