Trigo y sistema inmune (1 de 4)

A la hora de elegir una alimentación para nuestros hijos es imprescindible estar correctamente informados, pero también es importante que estamos hablando de algo que nos importa, como es la salud de nuestros hijos. O, en otras palabras, los padres tenemos “skin in the game“.

¿Damos trigo a nuestros hijos? Esa pregunta sólo podemos contestarla los padres, nunca los que presumen de ignorar los riesgos de consumir cereales por su ideología al margen de la salud de nuestros hijos (ejemplo). En el caso de mi familia, el análisis beneficio-riesgo de no consumir trigo es muy sencillo: no hay ningún riesgo y sí potenciales beneficios para la salud. Son mis hijas y la decisión de qué es lo mejor para ellas en este caso no puede ser más sencilla.

Como corolario de la reflexión anterior, cuando alguien dice (ver) que la harina de trigo es “comida real” o un producto que es “importante” que esté en nuestra dieta, para mí es evidente que esa persona no está pensando en la salud de nuestros hijos. No deberíamos confiar la salud de personas que nos importan a “profesionales” que no tienen “skin in the game“.

De todo el espectro de condiciones médicas relacionadas con el trigo centraré la atención en este artículo en las de tipo autoinmune.

Las cuatro partes de este artículo están organizadas de la siguiente forma:

  • Parte 1: visión general de los problemas de salud causados o agravados por el consumo de trigo. Es la parte en la que estamos.
  • Parte 2: breve repaso al vocabulario básico relacionado con el sistema inmune.
  • Parte 3: algunos resultados de experimentos científicos relativos al efecto del trigo en el sistema inmune.
  • Parte 4: resumen de lo que sabemos sobre el trigo y reflexión sobre la ausencia de políticas preventivas.

Espectro de enfermedades relacionadas con el trigo

Los problemas de salud causados por el trigo se pueden clasificar en tres grandes grupos (fuente,fuente):

  1. Enfermedades autoinmunes
  2. Reacciones alérgicas
  3. Sensibilidad al trigo/gluten

A diferencia de los dos primeros grupos, no hay un juego de marcadores clínicos que permita diagnosticar la sensibilidad al trigo/gluten, por lo que actualmente el diagnóstico se hace por descarte: si no tiene celiaquía, no tiene alergia al trigo y el paciente reporta que el trigo/gluten le causa molestias, se diagnostica “sensibilidad al gluten no celíaca” (NCGS, de sus siglas en inglés). No obstante, hay pruebas de que, aunque quizá no en todos los casos, es una condición real en muchas personas, no siempre el fruto de la imaginación de sujetos hipocondríacos. Por ejemplo, en un estudio se encontró que la mayoría de estas personas presentan anticuerpos para la gliadina, en un porcentaje por encima de lo normal, y que los niveles de dichos anticuerpos se normalizan con una dieta sin gluten (fuente,fuente).

1. Enfermedades autoinmunes

La celiaquía, la dermatitis herpetiforme y la ataxia por gluten son las condiciones de tipo autoinmune que están claramente relacionadas con el gluten. Pero algunos autores sospechan que no son las únicas. Una hipótesis reciente para la etiología de las enfermedades autoinmunes es que un antígeno presente en el lumen intestinal atraviesa la barrera gastrointestinal por culpa de una permeabilidad intestinal aumentada y a partir de ese momento, en los individuos genéticamente predispuestos, se desencadena el proceso autoinmune (fuente). Se sabe que la zonulina es una proteína que aumenta la permeabilidad intestinal y se sabe que el gluten estimula la liberación de zonulina y, en consecuencia, también aumenta la permeabilidad intestinal. Se cree que la zonulina está involucrada como mínimo en celiaquía, diabetes tipo 1, esclerosis múltiple y gliomas (fuente,fuente,fuente,fuente).

En este artículo comentaré resultados publicados en revistas científicas sobre la verosímil relación entre el trigo y las enfermedades de tipo autoinmune, se tenga o no se tenga celiaquía.

2. Reacciones alérgicas

La alergia al trigo es una reacción inmunológica a las proteínas del trigo. Los anticuerpos IgE específicos para el trigo juegan un papel principal pero también existe la alergia al trigo no mediada por los IgE (fuente). Los síntomas típicos son urticaria, angioedema, asma, rinitis alérgica, dolor abdominal, vómitos, exacerbación aguda de la dermatitis atópica y anafilaxia inducida por ejercicio (fuente):

Allergic responses to the ingestion of wheat can be divided into two types. WDEIA is a well-defined syndrome that is caused by a specific type of grain protein, ω5-gliadins. Other allergic responses include atopic dermatitis, urticaria and anaphylaxis and appear to be related to a range of wheat proteins (fuente)

La alergia al trigo es infrecuente, afectando a 1-6 personas de cada 1000 (fuente).

3. Sensibilidad al trigo/gluten

Muchas veces los síntomas englobados en el concepto de “sensibilidad al trigo/gluten” son gastrointestinales: hinchazón, dolor abdominal, diarrea/estreñimiento, nausea, dolor epigástrico, reflujo gastroesofágico, estomatitis aftosa, etc. pero también pueden ser extraintestinales: cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular y/o en articulaciones, adormecimiento de los brazos, poca claridad mental, dermatitis/erupciones cutáneas, ansiedad, depresión, anemia, etc. (ver,ver,ver,fuente). Los estudios sugieren que el gluten/trigo puede detonar los síntomas del síndrome de intestino irritable (fuente,fuente), una condición que afecta a 1 de cada 10 personas (fuente). Otra condición que puede mejorar al eliminar el gluten/trigo de la dieta es la fibromialgia (fuente,ver).

Hay experimentos in vitro o con doble ciego y grupo placebo que parecen confirmar que la sensibilidad al gluten es real y en general debida al gluten (ver,ver). Es posible que, además de por el gluten, el trigo también genere problemas de salud por su contenido en fructanos (fuente,fuente) o a causa de la aglutinina del germen de trigo, que provoca la segregación de citoquinas inflamatorias y que también puede aumentar la permeabilidad intestinal (fuente,fuente,fuente).

Además de la sintomatología descrita anteriormente, existe la sospecha de que el trigo/gluten podría detonar o agravar desórdenes mentales como esquizofrenia, autismo o demencia (ver,fuente,fuente,fuente).

Leer más:

 

Anuncios

“El pan y otros agentes comestibles de enfermedad mental”

The coevolution between humans and grain brought on genetic changes in both parties, but did not render grain a more suitable food for us than it originally was (fuente)

La coevolución de humanos y cereales ha traído cambios genéticos en ambos lados, pero eso no ha hecho los cereales una comida más apropiada para nosotros de lo que originalmente era

Bread and Other Edible Agents of Mental Disease

Los autores de este artículo nos cuentan que desde hace mucho tiempo se sabe que los desórdenes mentales están asociados a patologías gastrointestinales, como por ejemplo inflamación en el intestino o en el estómago, y que existe una barrera intestinal que nos protege de bacterias, toxinas, etc.

An unhealthy gut may open up our body to harmful bacteria, toxins, and undigested pieces of food. In each of us, an intestinal wall whose surface could pave an entire studio apartment (Helander and Fändriks, 2014) faces the challenge of preventing this from happening, while letting water and nutrients through. This feat is accomplished via a sophisticated barrier, where the opening and closing of the junctions between the wall’s cells are adjusted flexibly

Un intestino enfermo puede abrir las puertas de nuestro cuerpo a bacterias dañinas, toxinas y trozos de comida no diferidos. En todos nosotros, una pared intestinal tan grande que podría usarse para decorar una habitación […] asume el desafío de evitar que esto suceda, al tiempo que deja que el agua y los nutrientes entren en el cuerpo. Esta hazaña se consigue gracias a una sofisticada barrera, en la que la apertura y cierre de las uniones de las paredes celulares se ajusta de forma flexible.

Hay una proteína, denominada zonulina, que abre esas barreras, por ejemplo para dejar pasar agua al intestino y expulsar así bacterias y microbios. Y, ¿qué tiene que ver eso con la harina de trigo? El gluten, al igual que la fructosa, incrementa la permeabilidad intestinal estimulando la liberación de zonulina, al tiempo que una dieta libre de gluten reduce ese efecto.

Some common spices […] and food components […] modulate gut permeability too, either increasing it (like fructose, widely used to sweeten commercial beverages) or decreasing it (like the flavonoid quercetin, found in onions and tea). Probably because it is mistaken for a microbial molecule […], gluten stimulates zonulin release and hence features prominently in the former group (Hollon et al., 2015). Ingestion of an inhibitor of zonulin prevents gluten from raising gut permeability, and a gluten-free diet reduces both zonulin levels and gut permeability […]. In all of us, zonulin increases the permeability not only of the intestinal wall, but also of other no less interesting barriers—notably the bloodbrain one

Algunas especias comunes […] y otros componentes alimentarios modulan la permeabilidad intestinal, ya sea aumentándola (como la fructosa, ampliamente usada para endulzar las bebidas comerciales) o disminuyéndola (como la quercetina flavonoide, que se encuentra en la cebolla y el té). Probablemente porque se confunde con una molécula microbiana, […] el gluten estimula la liberación de zonulina y, por tanto, ocupa un lugar prominente en el primer grupo […]. La ingestión de un inhibidor de la zonulina evita que el gluten aumente la permeabilidad intestinal y una dieta sin gluten reduce los niveles de zonulina y la permeabilidad intestinal. En todos nosotros, la zonulina aumenta la permeabilidad no sólo de la pared intestinal, sino también de otras barreras no menos interesantes -especialmente la hematoencefálica

¡Yo puedo tomar gluten, que no soy celíaco!

Puedes comer lo que tú quieras, obviamente, pero el gluten aumenta la permeabilidad intestinal en todas las personas (ver), no sólo en los celíacos. Y tampoco es sólo a los celíacos a los que la harina de trigo les aumenta la glucemia más que el azúcar (ver).

Y si es así, ¿cómo es posible que la harina sea la base de la “alimentación saludable” promovida por los “expertos” en nutrición? Exacto. Buena pregunta. ¿Cómo es posible?

After increasing gut permeability and with its help, gluten can make trouble if it happens to cross the outer layer of the intestinal wall and become the target of immune surveillance.

Tras incrementar la permeabilidad y con su ayuda, el gluten puede generar problemas si consigue atravesar la capa externa de la pared intestinal y convertirse en objetivo de la vigilancia inmune

Quiero resaltar el posible papel del gluten en detonar o agravar enfermedades autoinmunes, así que copio un fragmento de otro artículo:

A fast-growing number of diseases are recognized to involve alterations in intestinal permeability related to changes in TJ competency. These comprise autoimmune diseases, including T1D (107, 117, 149, 163), CD (45, 46, 51, 126), multiple sclerosis (124, 176, 184), and rheumatoid arthritis (52), in which intestinal TJs allow the passage of antigens from the intestinal milieau, challenging the immune system to produce an immune response that can target any organ or tissue in genetically predisposed individuals (1, 13, 57, 58, 70, 151). TJs are also involved in cancer development, infections, and allergies (32, 55, 57, 147). (fuente)

Cada vez es mayor el número de enfermedades en las que se creen implicadas alteraciones en la permeabilidad intestinal relacionadas con cambios en la competencia de las TJ [uniones estrechas]. Estas incluyen enfermedades autoinmunes, incluyendo diabetes T1 […], celiaquía […], esclerosis múltiple […] y artritis reumatoide […], en las que los TJ intestinales permiten el paso de antígenos desde el intestino, desafiando al sistema inmune para producir una respuesta inmune que puede dirigirse a cualquier órgano o tejido en individuos genéticamente predispuestos […]. Los TJ también están involucrados en el desarrollo del cáncer, infecciones y alergias

“Cada vez es mayor el número de enfermedades en las que se creen implicadas alteraciones en la permeabilidad intestinal…”

Y hecho ese inciso, volvemos al artículo de que habla de la relación entre gluten/trigo y enfermedades mentales:

Antibodies against gluten have been found much more often in schizophrenia and autism patients than in the general population or in controls, a result that has been replicated repeatedly

Anticuerpos contra el gluten se han encontrado de forma mucho más frecuente en pacientes autistas y esquizofrénicos que en sujetos control o en la población general, un resultado que se ha encontrado una y otra vez

Evidence that a diet devoid of wheat (and possibly of dairy as well, given the similarity between gluten and casein) can cure some patients with mental illness has been available for nearly 50 years.

La evidencia de que una dieta sin trigo (y posiblemente también sin lácteos, dada la similitud entre gluten y caseína) puede curar a algunos pacientes con enfermedad mental ha estado disponible desde hace cerca de 50 años.

¿No puedes dejar el pan?

Foods that contain exorphins, such as wheat and dairy products, have indeed a reputation for being rewarding and people find it extremely hard to give them up […] Arguably, foodstuffs whose digestion releases exorphins are preferred exactly because of their drug-like properties […] Ironically, the greater the potential benefit of a change in diet, the greater the resistance to it may be (Wadley and Martin, 1993). Grain’s exorphins can create addiction

Los alimentos que contienen exorfinas, como el trigo y los lácteos, tienen de hecho fama de ser recompensadores y que a la gente le cuesta mucho dejar de consumirlos […] se puede argumentar que los productos alimentarios que liberan exorfinas son preferidos precisamente por sus propiedades análogas a las drogas […] Irónicamente, cuanto mayor es el potencial beneficio de un cambio en la dieta, mayor puede ser la resistencia a hacerlo […]. Las exorfinas de los cereales pueden crear adicción

We have shown that in all of us the digestion of grain and dairy generates opioid-like compounds, and that these cause mental derangement if they make it to the brain

Hemos mostrado que en todos nosotros, la digestión de cereales y lácteos genera compuestos opioides y que estos causan trastornos mentales si llegan hasta el cerebro

La harina de trigo no es comida de humanos.

Leer más:

 

El gluten engorda a los ratones, al margen de las calorías

— ¿Se puede engordar más, consumiendo las mismas calorías, porque la dieta incluye gluten?

— Parecemos nuevos… Sólo importan las calorías, básicamente porque está demostrado. Es ir contra las leyes de la física.

 

Gluten-free diet reduces adiposity, inflammation and insulin resistance associated with the induction of PPAR-alpha and PPAR-gamma expression

Artículo de 2013. Dos grupos de ratones. La dieta control tiene un 4.5% de gluten, mientras que la dieta sin-gluten (GF) es exactamente igual que la dieta control, pero sin el gluten.

Idéntica ingesta con ambas dietas:

Selección_826

Y diferente ganancia de peso y grasa corporal, y tamaño de adipocitos (cuidado al interpretar las gráficas porque los ejes de ordenadas no empiezan en 0 y las diferencias parecen mayores de lo que realmente son):

Selección_828Y la interpretación que hacen los autores es la misma que estoy contando: la dieta sin gluten, comparativamente, redujo el peso y la grasa epididimal sin que eso estuviese asociado a una menor ingesta de comida o una mayor excreción de lípidos en las heces, pues fueron similares en ambos grupos de ratones:

The reduction of weight gain and epididymal fat was not associated with a lower food intake or increased lipid excretion, as they were similar in both groups

La reducción de ganancia de peso y grasa epididimal no estuvo asociada con una menor ingesta de comida o una excreción de lípidos incrementada, ya que fueron similares en ambos grupos.

Curiosamente el PPAR-gamma se incrementó mucho más en la dieta sin-gluten:

 Selección_827

Mismo resultado en humanos con celiaquía (ver,ver): dejar el gluten está asociado con una restauración del PPAR-gamma. Desconozco si esto guarda alguna relación con el tipo de engorde que produce la harina de trigo.

Wheat gluten intake increases weight gain and adiposity associated with reduced thermogenesis and energy expenditure in an animal model of obesity

Artículo de 2015. Experimento con ratones. Dos dietas, estándar (CD) y alta en grasa (HFD), con dos variantes: una con un 4.5% de gluten (-G) y otra sin gluten (-).

Misma ingesta enegética en las dietas CD y CD-G, y también en las HFD y HFD-G. Pero el peso corporal fue mayor con las dietas que tenían gluten, que con sus equivalentes isoenergéticas sin gluten:
Selección_829

Más grasa corporal en las dietas con gluten que en sus equivalentes isoenergéticas sin gluten:

Selección_830

No estoy diciendo que en humanos el efecto del gluten sea el mismo. Habría que comprobarlo.

Pero sí estoy diciendo que en estos estudios, con la misma ingesta energética, los resultados en términos de acumulación de grasa corporal son diferentes, porque la composición de la comida es diferente. Estos dos estudios se unen a la evidencia científica que demuestra que la teoría del balance energético (i.e. hablar de calorías en nutrición) es un fraude. La reacción del cuerpo humano ante la comida depende de la composición de la comida, incluyendo la cantidad de comida, pero no viene determinada por las calorías ingeridas.

No hay razón alguna para pensar que los estudios están mal hechos, porque la teoría del balance energético no tiene un fundamento científico (ver,ver,ver) y el mismo resultado se obtiene una y otra vez: los cambios en el peso y grasa corporal NO vienen determinados por las calorías que consumimos.

Leer más:

En la sección “Por temas” del blog, en los apartados “No tiene sentido hablar de calorías” o “La restricción de carbohidratos hace perder más grasa corporal” se puede acceder a muchos más estudios que demuestran el fraude del balance energético.

Sensibilidad al gluten y síndrome de intestino irritable

Frente al mensaje de “el gluten solo es un problema para los celíacos”, lo cierto es que siguen publicándose estudios que dicen lo contrario.

Uno publicado recientemente: “Non-Celiac Gluten Sensitivity Has Narrowed the Spectrum of Irritable Bowel Syndrome: A Double-Blind Randomized Placebo-Controlled Trial“:

  • Pacientes a los que se les acaba de diagnosticar Síndrome de Intestino Irritable. Se descarta celiaquía. Se descarta alergia al trigo.
  • 72 participantes. A la mitad se le da unos polvos que tienen gluten, mientras que la otra mitad consume polvos sin gluten, es decir, placebo.

Un 84% de los participantes que consumieron el placebo manifestaron una mejoría sintomática, frente a un 26% de los que consumieron polvos con gluten.

Overall, the symptomatic improvement was statistically different in the gluten-containing group compared with placebo group in 9 (25.7%), and 31 (83.8%) patients respectively

No tienen celiaquía, ni tienen alergia al trigo, pero a esas personas el gluten no les sienta bien.

Leer más:

 

Escuchar a los expertos en nutrición: ¿consejo imprudente para la población general?

Artículo de 2012 titulado: “dieta sin gluten: ¿consejo dietario imprudente para la población general?” (Gluten-Free Diet: Imprudent Dietary Advice for the General Population?)

Sacado de ese artículo:

Hay datos que sugieren que seguir una dieta sin-gluten podría mejorar síntomas gastrointestinales y sistémicos en individuos con lupus sistémico eritomatoso, dermatitis herpetiforme, síndrome del intestino irritable, artritis reumatoide, diabetes tipo 1, tiroiditis y psoriasis. Las dietas sin-gluten han sido empleadas también en pacientes con desórdenes del espectro del autismo.

  • Bueno, pero aparte del alcantarillado, la sanidad, la enseñanza, el vino, el orden público, la irrigación, las carreteras y los baños públicos, ¿qué han hecho los romanos por nosotros?
  • Nos han dado la paz.
  • ¿La paz? ¡Que te folle un pez!

Quizá deberíamos plantearnos que si la eliminación del gluten alivia todas esas enfermedades (y más que estos autores no citan), eso significa que su consumo las ha estado agravando o incluso provocando.

  • Aparte de mejorar síntomas gastrointestinales y sistémicos en individuos con lupus sistémico eritomatoso, dermatitis herpetiforme, síndrome del intestino irritable, artritis reumatoide, diabetes tipo 1, tiroiditis, psoriasis y autismo, ¿qué aporta no consumir gluten?
  • Nos da la paz

Veamos cuáles son los grandes peligros de no consumir gluten, según estos “científicos”. Su artículo está organizado en varios apartados: “evidencia en la pérdida de peso”, “trigo y salud intestinal”, y “gluten y salud”.

Evidencia en la pérdida de peso

Evidencia: Cuando a los pacientes con celiaquía pasan a una dieta sin gluten, recuperan peso. 

Un estudio que nos pretende convencer de que no consumir gluten puede ser imprudente para la población general, ¿usa para ello resultados de personas con una condición concreta, celiaquía?

Y menudos resultados: dejar el gluten sana sus problemas intestinales, lo que aumenta la absorción de nutrientes y posiblemente contribuye a que se recupere el peso.

This may be due in part to enhanced absorption of nutrients associated with healing of intestinal lining while following a gluten-free diet.

¿Consideran esto una prueba de que dejar el gluten no adelgaza? ¿Alguien ve el positivo efecto de dejar el gluten, como algo que hable a favor del consumo de gluten?

Evidencia: una dieta sin-gluten podría ser deficiente en cereales integrales y fibra, habiendo sido relacionados ambos con el BMI

¿Deficiencia en cereales integrales? No sabía que se pudiera tener esa deficiencia.

¿Deficiencia en fibra? ¿La fibra de los cereales? ¿Cómo se puede ser deficiente en algo que el cuerpo no absorbe? No sabía que se pudiera tener esa deficiencia.

Y como pruebas citan estudios epidemiológicos que solo hablan de gente que consume gluten. No comparan con gente que siga una dieta sin-gluten, por lo que son doblemente irrelevantes: por ser epidemiológicos, y por no tener que ver con la cuestión que se debate.

Trigo y salud intestinal

Evidencia: Carbohidratos no digeribles derivados del trigo hacen disminuir la glucemia posprandial y la insulinemia, reducen los triglicéridos y reducen el peso corporal

Texto sacado del artículo que citan: “probablemente debido a la novedad del concepto, no hay estudios con datos que permitan demostrar que la modulación de la microbiota intestinal por parte del NDC del trigo es capaz de manejar enfermedades metabólicas asociadas con la obesidad.” ¡Qué gran prueba! “No tenemos datos…”

En cualquier caso: ¿acaso tiene esa fibra propiedades mágicas que no puedan obtenerse de alimentos sin gluten, y por tanto potencialmente menos peligrosos para la salud? ¿Es que creemos en la existencia de alimentos milagrosos?

Es más: ¿consideran los autores que es importante reducir la glucemia, la insulinemia, reducir los triglicéridos y bajar de peso? En buen charco se han metido, porque precisamente esos son los efectos de seguir dietas bajas en hidratos de carbono (ver,ver), que son casi por definición ¡SIN CEREALES! Si quieres conseguir todo eso, un camino avalado por la evidencia científica es dejar los cereales (y por ende, el gluten).

Evidencia: una dieta sin-gluten podría llevar a reducir las bacterias intestinales beneficiosas

Citan un estudio de un mes de duración en el que se sustituyen productos con gluten por sus equivalentes certificados sin-gluten.

Primera pega: un mes de duración. ¿Vamos a ver en un estudio de un mes de duración los efectos de cuarenta años consumiendo gluten?

Segunda pega: no me interesan los productos sin-gluten. No se trata de eliminar el trigo y sustituirlo por cereales sin gluten. El trigo es el peor de los cereales para la salud, pero el resto no son buenos.

Estudio de un mes comparando comida basura con comida basura… ¡da igual el resultado!

Pero los autores ven otro charco y no pueden evitar chapotear. Dicen que se encontraron menos propiedades inmuno-estimuladoras en las muestras fecales. ¿De verdad quieren hablar del sistema inmune? Pues quizá deberían citar y explicar cómo el gluten aumenta la permeabilidad intestinal en todas las personas (ver), no solo en las que sufren patologías concretas, aumentando el riesgo de sufrir enfermedades de origen autoinmune.

Según ellos, ese experimento de un mes en el que se comparaban las dietas con gluten con otros alimentos basura demuestra que una dieta sin-gluten produce cambios potencialmente adversos en la salud intestinal como resultado de no consumir los fructanos propios del gluten. Pues más bien no demuestra eso, porque la dieta empleada era un “hombre de paja”. Pero no tengo ganas de discutir, porque en el fondo estamos de acuerdo: por favor, que nadie consuma productos “sin-gluten”. Dos no discuten si uno no quiere. Eso sí, sigue siendo una falsedad que hayan demostrado algo sobre no consumir gluten.

Evidencia: incrementar el consumo de cereales integrales incrementa las bacterias intestinales beneficiosas

Citan un experimento en el que se comparan dos dietas diferentes, cada una aplicada durante tres semanas: una con cereales “de desayuno” integrales y la otra con salvado de trigo.

¡Qué interesante! ¿verdad? Comparan dos dietas con gluten para demostrar que el gluten es… ya me he perdido. ¿No estábamos hablando de los riesgos de no consumir gluten? ¿Qué aporta comparar dos dietas con gluten, aplicadas además durante tres miserables semanas? Por favor…

Dicen que ese resultado explicaría por qué los estudios epidemiológicos encuentran una relación inversa entre el consumo de cereales integrales y el riesgo de enfermedad cardiovascular. Nuevamente, una doble irrelevancia: por estudio epidemiológico, y por no tener que ver con dietas sin-gluten.

Gluten y salud

Momento culminante del artículo, cuando los autores dicen que el gluten de por sí, podría ser beneficioso para las personas con dislipidemia que no tengan celiaquía ni sensibilidad al gluten. ¡El gluten beneficioso! Plantear que una proteína que ha demostrado causar graves problemas en el ser humano es beneficiosa, es, como mínimo, sorprendente. (¿Hacen controles de alcoholemia a los autores de los artículos?)

Citan un estudio de dos semanas en el que comparan dietas con distintas cantidades de gluten. Nuevamente, dos semanas de duración para evaluar una sustancia que es sospechosa de causar enfermedades crónicas que pueden tardar años en manifestarse.

Y vuelven a las andadas: el experimento citado compara dietas todas con gluten en las que varían las cantidades de proteína, salvado y fibra. La dieta con menos hidratos de carbono y más proteína redujo los triglicéridos en un 13%. ¿Por ser gluten o simplemente por ser proteína y reducir los carbohidratos? Nuevamente un charco: ¿quieren hablar de qué dietas reducen los triglicéridos, según la evidencia científica? Las bajas en carbohidratos y por tanto SIN CEREALES (ver).

No solo no demuestran nada, sino que dan argumentos para reducir el consumo de cereales.

Citan otro estudio en el que pacientes con hiperlipidemia se someten a una dieta con gluten o a otras dietas dietas con gluten, durante cinco semanas cada una. ¡Ummmmm! ¿Cómo puede ser el resultado de ese experimento, donde todas las dietas tienen gluten, una prueba de que no consumir gluten es imprudente?

Luego nos cuentan que el gluten podría jugar un papel en regular la presión arterial, y empiezan a contarnos experimentos en los que un hidrolizado de gliadina de trigo inhibe no se qué enzima y que eso podría facilitar reducir la presión arterial. Nuevamente un charco. ¿Quieren que hablemos de cómo las dietas bajas en hidratos de carbono, esencialmente SIN CEREALES, reducen la presión arterial? Menudo planteamiento: nos cuentan que un componente concreto del gluten “podría” hacer algo, que en realidad está demostrado por la evidencia científica que se consigue reduciendo los carbohidratos de la dieta (ver,ver). Consideran hipotéticos beneficios al tiempo que ignoran la evidencia científica. ¡Qué despropósito!

Y luego vuelven a las andadas con la misma estafa intelectual que ya hemos visto en un par de ocasiones: dicen que un estudio epidemiológico relaciona el consumo de cereales integrales con menor presión arterial. Irrelevante por epidemiológico, e irrelevante porque nada tiene que ver con una dieta sin gluten. Me pregunto qué veran de relevante en consumir más cereales integrales y menos refinados, cuando están intentando argumentar que las dietas sin gluten son malas para la salud.

Finalmente, afirman que el gluten podría estimular el sistema inmune. Primera prueba que dan para reforzar esa extravagante ocurrencia: dicen que tiene mucha glutamina y que en una revisión de estudios sobre los efectos de suplementar con glutamina a pacientes de cirugía, se observa una reducción de la mortalidad cercana al 20%. No veo razón en ese argumento para que la glutamina tenga que obtenerse del trigo, ni estamos comparando el efecto de usar glutamina procedente del trigo con glutamina procedente de los huevos, por decir algo. Los productos de origen animal son ricos en glutamina: no hay razón para consumir ni trigo ni gluten. Si en la dieta sin-gluten consumo huevos y carne, ¿cuál es el problema? ¿Cómo deducen de ese estudio que no consumir gluten sea imprudente?

En ese mismo sentido citan otro estudio, en el que hallaron que suplementar a 5 individuos sanos, durante 6 largos días, con un hidrolizado de gluten de trigo, incrementó la actividad de las células nulas (killer cells). Y en esos largos 6 días de estudio no se percibieron efectos secundarios… Es la prueba definitiva que necesitaba para decidir consumir gluten durante toda mi vida. O quizá he de interpretar que 6 días se ha demostrado seguro, pero más allá de 6 es jugársela. ¿Corremos el riesgo de consumir trigo durante más de una semana?

¿Había dicho “Finalmente”? Pues no, los investigadores se guardaban un as en la manga: dicen que la evidencia epidemiológica (¿no es eso contradictio in terminis?) sugiere que los cereales integrales protegen frente al cáncer, especialmente el trigo. Si consumes gluten en forma de cereales integrales tienes menos riesgo de cáncer que si consumes el gluten en forma de cereales refinados. Según estudios epidemiológicos… ¿Alguien ve esto como una evidencia en contra de seguir una dieta sin-gluten?

Y eso es todo.

Mis conclusiones

¡Qué rollo! No me apetecía nada coger el articulito en cuestión y ponerme a revisar las “evidencias” que nos daban los “investigadores”. Pero tenía la sospecha de que era una tomadura de pelo. Y no me equivoqué. Pero ha sido aburrido.

El problema es que este tipo de patochadas las pilla cualquier “experto” en nutrición, y nos cuenta que:

el otro día me tropecé con este fenomenal artículo que deja las cosas más que claras. Para quien quiera verlo, claro, porque para el resto ya sé que será difícil de convencerlos.

Hombre, no es eso, no es que no quiera verlo, es que después de leer el artículo con detenimiento y consultar los artículos que se citan como evidencia, no he visto que hayan aportado evidencia de ningún peligro por no consumir gluten. Al contrario: los propios autores dan una larga lista de condiciones médicas que mejoran cuando dejas el gluten.

(Por cierto, “difícil de convencerlos” no suena nada bien)

Pero además el “experto” se pregunta por qué el título del artículo es “¿imprudente recomendación dietética para la población general?“, con interrogante, cuando para él el artículo es clarísimo y no le quedan interrogantes, solo certezas. ¿Lo habrá leído?

En cualquier caso, veamos las cosas con perspectiva: ¿existen los alimentos milagro, alimentos indispensables en la dieta y sin los cuales tu salud se resiente? Porque de eso va este artículo. ¿Será consciente el “experto” de que nos está presentando al gluten como un alimento milagro, un alimento con propiedades mágicas, tal que no consumirlo daña tu salud? Que yo sepa, no hay nada mágico en el trigo, nada que el ser humano no pueda obtener de alimentos de verdad con muchos menos carbohidratos. Y sin gluten. Más bien, al contrario: los cereales nutricionalmente son una castaña y el trigo en particular es causa/agravante de demasiados problemas de salud como para arriesgarse a consumirlo. Ningún alimento “mágico” nos va a dar la salud, pero algunos nos la quitan. Pero eso es para quien quiera verlo, claro.

El experto, finalmente trata con “gran respeto” a las personas que deciden seguir una dieta sin gluten:

Al parecer, según las actuales tendencias, hay algo de glamuroso en eso de recomendar dietas sin gluten

Yo más bien diría que hay algo económico tras las recomendaciones de consumir cereales. Pero claro, debo de ser uno de esos descerebrados que se dejan engañar por el glamur.

Y frente a los que ven glamur, hay otros como Alessio Fasano, que dicen que la evidencia de que el gluten genera problemas de salud aparte de la celiaquía (la llamada sensibilidad no celíaca al gluten) es creciente e indiscutible (ver). Es la opinión de un investigador con más de 200 publicaciones en revistas científicas y miembro del equipo que descubrió la zonulina, una proteína reguladora de la permeabilidad intestinal. Pero no es cuestión de apelar a la autoridad del verdadero entendido en la materia: la evidencia científica dice que el gluten actual es más tóxico que el de hace 100 años y que agrava/causa numerosos problemas de salud (ver).

Siendo que las evidencias científicas son “incuestionables” y “crecientes”, la gente que deja de consumir cereales y gluten no debería ser tratada con tan poco respeto. Especialmente cuando tienen todo el derecho del mundo a tomar decisiones sobre su salud, a diferencia del “experto” de turno, que no tiene derecho a decirle a nadie qué debe hacer.

Estas recomendaciones han sido escritas por personas pagadas por la industria farmacéutica, ¿cómo puede alguien creer en estas recomendaciones? (Uffe Ravnskov hablando en el documental Statin Nation sobre las recomendaciones para prescribir estatinas)

Solo una cosa más: el artículo del que he estado hablando fue financiado en parte por una beca de la Grain Foods Foundation (“fundación de alimentos a base de cereales”). Uno de los autores del artículo es presidente del panel consultor científico (Scientific Advisory Board) de dicha fundación. Aquí lo puedes ver todo ufano en la web de la Grain Foods Foundation:

Selección_266

Ni siquiera creo que podamos hablar de “conflicto de intereses”, pues esta gente solo tiene un interés. El lobby del cereal (ver) nos ha intentado meter miedo con un artículo que solo es “científico” a simple vista, pero que no resiste una mínima lectura crítica. Y el tiro les sale por la culata, porque dado el gran interés económico que tienen en la defensa del gluten, si han sido incapaces de encontrar una sola razón real en favor de su consumo, es evidente que no hay razones para consumir gluten.

Leer más:

Trigo y síndrome de intestino irritable

Effect of Triticum turgidum subsp. turanicum wheat on irritable bowel syndrome: a double-blinded randomised dietary intervention trial

Estudio publicado el año pasado. 20 participantes que no son celíacos. Todos ellos padecen síndrome de intestino irritable. Estudio con doble-ciego, aleatorizado y cruzado. Anticipo que tiene una pega: financiado en parte por una empresa que vende cierta variedad de trigo, y como veremos al final, eso se nota en las conclusiones de los autores, que sin duda saben quién pone la pasta (en este caso, “las” pastas).

Se somete a los participantes a la ingesta de variedades de trigo antiguas y modernas, durante seis semanas en cada caso. Se les pregunta en una escala de 1-7 cuánto han mejorado (4 es ni fu ni fa. 7 es mejora sustancial). Cuanto mayor el resultado, mejor. Con círculos el resultado del trigo antiguo, con cuadrados el resultado del trigo moderno.

(a) intensidad del dolor abdominal

Selección_217

(b) intensidad de la hinchazón

Selección_218

c) satisfacción con la consistencia de las heces

Selección_219

d) intensidad del cansancio

Selección_220

e) intensidad de las náuseas

Selección_221

En general, los participantes mejoraron los síntomas con el trigo antiguo, pero no con el trigo moderno. En palabras de los autores:

the changes in the improvement for the different symptoms were also compared from baseline to the end of the intervention period, by showing a significant improvement in abdominal pain [..], bloating [..], satisfaction of stool consistency [..], tiredness [..], but not nausea [..] after consumption of the ancient wheat products. No significant difference was observed after consumption of the modern wheat products.

Las siguientes gráficas se han de interpretar de diferente forma. Muestran la intensidad de los síntomas (SSS) del síndrome de intestino irritable (IBS). Cuanto más alto el valor en la escala, peor:

a) dolor abdominal

Selección_222

b) frecuencia del dolor abdominal

Selección_223

c) hinchazón

Selección_224

d) consistencia de las heces

Selección_225

e) interferencia en la calidad de vida

Selección_226

 

Misma conclusión: el trigo antiguo mejoró la gravedad de los síntomas del IBS, no así el trigo moderno.

Entre sus conclusiones los autores dicen que este estudio demuestra el potencial para mejorar el IBS de una dieta en la que se empleen ciertas variedades de trigo. Yo, por el contrario (y siendo que no recibo dinero de ninguna empresa que venda trigo antiguo) lo que veo no es que el trigo antiguo mejore nada, sino que quitar el trigo moderno de la dieta mejora los síntomas. Este estudio muestra que el trigo moderno es claramente sospechoso de agravar, si no causar, el síndrome de intestino irritable (lo quitas de la dieta y mejora el IBS…, ¿qué otra cosa se puede pensar?), y que en ese aspecto el trigo antiguo testeado en este estudio parece menos malo, aunque no necesariamente bueno. Hubiese faltado en el estudio un grupo de control que no hubiese consumido nada de trigo, de ninguna clase, y hubiésemos visto cómo de bueno era el trigo antiguo. Pero seguramente ese grupo de control no hubiese sido del agrado de quien ponía la pasta.

 

Leer más:

Ni gluten ni cereales, gracias

El mensaje oficial de nuestras autoridades y de los supuestos expertos en nutrición es que si no eres celíaco, no tienes problemas con el gluten.

¿Nos inventamos algunas personas que al dejar el gluten mejora nuestra salud? ¿Somos víctimas de un lavado de cerebro por parte de “predicadores” de la vida sin gluten, como el Dr. William Davis?

Responses of peripheral blood mononucleated cells from non-celiac gluten sensitive patients to various cereal sources

Estudio en 48 personas (39 mujeres y 9 hombres, de entre 20 y 67 años), que dicen padecer los efectos del gluten. En todos ellos se descarta la celiaquía y la alergia al trigo. Todos los pacientes se quejaban de efectos gastrointestinales (hinchazón, dolor abdominal, diarrea/estreñimiento, nausea, dolos epigástrico, reflujo gastroesofágico, estomatitis aftosa) o extra-intestinales (cansacio, dolor de cabeza, dolor muscular y/o en articulaciones, adormecimiento de los brazos, poca claridad mental, dermatitis/erupciones cutáneas, ansiedad, depresión, anemia) a las pocas horas o días de tomar gluten.

Los investigadores analizaron por separado el efecto de distintos tipos de trigo en células extraídas a dichas personas, y compararon el resultado con lo que sucedía en pacientes de control. En la parte superior de la gráfica, secreción de CXCL10 ante cuatro variedades de trigo en los sujetos del grupo control. En la parte inferior, en los pacientes que no son ni celíacos ni alérgicos al gluten, pero que relatan problemas de todo tipo cuando ingieren gluten.  Como se puede comprobar, la secreción de CXCL10 es diferente entre ambos grupos de pacientes.

CXCL10

 Y los investigadores concluyen que “los niveles de secreción de CXCL10 bajo estimulación por harinas que contienen gluten fueron significativamente más elevados en los pacientes NCGS (sensibilidad al gluten no celíaca) para los cuatro cereales testados“.

“the levels of CXCL10 secretion under stimulation by gluten-containing flours were significantly higher in NCGS patients for all four grains tested”

Es decir, algo hay fisiológicamente diferente en esas personas que dicen ser sensibles al gluten. Sus células reaccionan de forma distinta ante el gluten. Las células no se inventan las cosas, luego solo se puede concluir que esas personas no se inventan tener un problema con el gluten. Y los “expertos” en nutrición, una vez más, o no saben de lo que hablan o saben bien quién les da dinerito (¿Kellogg’s?¿Bicentury?¿General Mills?).

Pero el estudio muestra más cosas: las barras roja y naranja se corresponden con gluten moderno, mientras que las dos verdes proceden de variedades de trigo más tradicionales. Ante la misma cantidad de gluten, las variedades de trigo modernas producen peor efecto tanto en personas que dicen ser sensibles al gluten como en el resto de la población.

When we analyzed separately the effect of the modern grains from that of the ancient grains, we found that modern dwarf varieties (Manitoba and Claudio) behave differently from the old varieties (SenatoreCappelli and khorasan) in terms of chemokine secretion. Analyzing the differences in terms of CXCL10 secretion stimulated by modern vs. ancient grains, we verified that these differences were always significant, both in NCGS patients and in healthy controls (P < 0.01).

El trigo ha sido modificado en las últimas décadas para aumentar su rentabilidad, eso es un hecho contrastado, y los efectos sobre la salud del nuevo “frankentrigo” son peores que en el trigo tradicional. Es la misma conclusión que obtuvo este otro estudio, analizando de otra forma distintas variedades de trigo: “concluimos que, en general, la toxicidad de las variedades de trigo moderno se ha incrementado“:

“it is concluded from these data that in general the toxicity of modern wheat varieties has increased”

La toxicidad del trigo moderno ha aumentado.

Pero volvamos al asunto de la NCGS (sensibilidad al gluten no celiaca): otro estudio reciente (aleatorizado, con doble ciego, con placebo y cruzado), también encontró un mayor efecto del gluten en los individuos sospechosos de poseer esa sensibilidad al gluten. Un estudio demasiado corto, solo una semana, pero al parecer suficiente para detectar el efecto: “la severidad de los síntomas generales se incrementó significativamente durante una semana de ingesta de pequeñas cantidades de gluten, comparado con placebo“.

“the severity of overall symptoms increased significantly during 1 week of intake of small amounts of gluten, compared with placebo”

Tampoco los individuos de este último estudio tenían celiaquía ni alergia al trigo. Y el gluten no les sentaba bien.

Y nuevamente en otro estudio reciente se demuestra que el gluten, la gliadina en concreto, aumenta la permeabilidad intestinal en sujetos que no tienen celiaquía: “este estudio demuestra que la exposición a la gliadina induce un incremento en la permeabilidad intestinal en todos los individuos, independientemente de si tienen o no enfermedad celíaca“.

This study demonstrates that gliadin exposure induces an increase in intestinal permeability in all individuals, regardless of whether or not they have celiac disease

¿Quiere eso decir que todo el mundo debería seguir una dieta “sin gluten”? No exactamente. Las dietas “sin gluten” son un invento de los mismos que nos venden los productos “con gluten”. No se trata de cambiar la barra de pan por pan sin gluten, ni los cereales de desayuno por una variedad sin gluten, ni la barrita de cereales por una barrita sin gluten. Eso es seguir comiendo mal. Lo que hay que hacer es eliminar los cereales de la dieta y consumir alimentos de humanos, no productos creados con harina de semillas. Si a nadie se le ocurre basar su alimentación en el azúcar en polvo, es absurdo plantearse una alimentación en la que un polvo parecido, solo que peor, la harina de semillas, es el principal componente de la dieta. Los cereales no deberían ni ser parte de la dieta.

No hace mucho, una cadena canadiense emitió un documental titulado “La guerra al trigo“, con el objetivo de tratar de ridiculizar al Dr. William Davis, uno de los principales defensores de eliminar de la dieta los cereales. En ese documental, el presentador nos demostró que el trigo no había cambiado mordiendo un bollo hecho con trigo de variedades antiguas y luego mordiendo otro bollo hecho con una variedad moderna. No percibió diferencias. Eso es lo que se llama rigor periodístico. Siendo que Canadá es uno de los principales exportadores de trigo del mundo, a mí me parece que a esos periodistas el dinero no les dejó ver el bosque.

Leer más: