La ciencia es asín (X)

Relatively high-protein or ‘low-carb’ energy-restricted diets for body weight loss and body weight maintenance?

Cuatro dietas, con distinta composición (las cuatro combinaciones de alta y normal en proteína, alta y normal en carbohidratos). Los porcentajes de cada macronutriente son diferentes en las tres fases del experimento.

Fase inicial (run-in, 100% de la energía). 20% frente a 10% de proteína:

The four diets had the following macronutrient compositions: protein/carbohydrate/fat of

  • 20/25/55 En% for the high-protein low-carbohydrate (HPLC) diet, of
  • 20/50/30 En% for the high-protein normal-carbohydrate (HPNC) diet, of
  • 10/25/65 En% for the normal-protein low-carbohydrate (NPLC) diet, and of
  • 10/50/40 En% for the normal-protein normal-carbohydrate (NPNC) diet

Fase de pérdida de peso (33% de la energía). 60% frente a 30% de proteína:

This resulted in the following macronutrient compositions during the weight loss period of time when 33% of the original energy requirement was provided: protein/carbohydrate/fat of

  • 60/5/35 En% for HPLC, of
  • 60/35/5 En% for HPNC, of
  • 30/5/65 En% for NPLC, and of
  • 30/35/35 En% for NPNC.

Fase de mantenimiento del peso (67% de la energía). 30% frente a 15% de proteína:

During the weight maintenance period thereafter energy intakes were 67% of the individuals’ energy requirement, resulting in macronutrient compositions of

  • 30/25/45 En% for HPLC; of
  • 30/45/25 En% for HPNC; of
  • 15/25/60 En% for NPLC and of
  • 15/45/40 En% for NPNC.

El resultado en términos de cambio en la grasa corporal en los distintos grupos en dos instantes temporales: tras la fase de pérdida de peso y tras la fase de mantenimiento de peso:

imagen_0232

Los mismos datos en forma de tabla:

 mes\grupo HPNC HPLC NPNC NPLC
0 0 0 0 0
3 -11.9 -11.9 -8.6 -10
12 -10 -8.2 -6.7 -8.5

Si nos fijamos en los grupos rojo y verde (HPLC y NPLC), el primero tiene el doble de proteína que el segundo, y no hay diferencias en pérdida de grasa corporal.

Si comparamos el azul con el rojo (HPNC y HPLC)  vemos que el primero tiene casi el doble de carbohidratos que el segundo, y sin embargo han perdido 2 kg más de grasa corporal, lo que sorprende, dada la conocida superioridad de la restricción de carbohidratos para pérdida de grasa corporal (ver,ver,ver) y hace dudar, por tanto, de los resultados de este estudio.

Por otro lado, las dietas amarilla y verde (NPNC y NPLC) tienen la misma cantidad de proteína, y sin embargo la pérdida de grasa corporal ha sido diferente. Y, además ha perdido más grasa corporal el grupo con menos carbohidratos (justo lo contrario de lo que sucedía en los dos grupos comentados anteriormente).

Ésta es la tabla a partir de la cual he generado la gráfica:

Se supone que los investigadores controlaron los niveles de nitrógeno en la orina para cerciorarse de que la ingesta de proteína era la prescrita. Por tanto los investigadores saben que hay dos grupos que han perdido la misma masa grasa, a pesar de una notable diferencia en la ingesta de proteína. Y saben que otros dos grupos han perdido distinta cantidad de masa grasa, a pesar de haber consumido la misma cantidad de proteína. Recordemos estos datos para cuando leamos las conclusiones que escribieron.

Por otro lado, fijémonos en que todos los grupos están recuperando la masa grasa que perdieron en los tres primeros meses, y, mientras eso sucede, la ingesta teóricamente es de sólo un 67% de las supuestas necesidades (basado en el punto de partida). Es decir, si los participantes están cumpliendo con el menú que les han dado los investigadores, este estudio estaría demostrando que el comer poco NO funciona para adelgazar (i.e. perder el peso que nos sobra y mantener lo perdido a largo plazo).

Pero los investigadores no saben qué comieron los participantes. Ni siquiera proporcionan datos basados en cuestionarios, por poco fiables que sean:

Although the prescribed energy-restriction was iso-energetic for the four diets, differences in energy intake in relation to the higher satiating effect of protein cannot be excluded, since the study was free-running, and in practice the energy-intake restriction had to take place following the volunteers’ own applications of the prescribed diets.

differences in energy intake … cannot be excluded … free-running … volunteers’ own applications of the prescribed diets

No sabemos ni qué ni cuánto comieron los participantes. ¿Estamos viendo el efecto de la distinta composición de las dietas o de las distintas ingestas energéticas de los participantes? ¿Siguieron los participantes las dietas que se les asignaron? Los autores del artículo no tienen respuesta para estas preguntas.

Conclusiones del estudio:

The study showed irrefutably, that, despite the success all-over with all four diets, the answer is that it is the relatively high-protein content per se, that supports the even greater success, and not the relatively lower carbohydrate content.

Este estudio demuestra de forma irrefutable, que a pesar del éxito en todos los aspectos de las cuatro dietas, la respuesta es que es el relativamente elevado contenido en proteína per se, lo que produce el mayor éxito, y no el bajo contenido en carbohidratos.

Vayamos por partes. Nos dicen que las cuatro dietas han triunfado “en todos los aspectos”. Yo veo la evolución de la masa grasa en las cuatro dietas, y no veo el “éxito” por ninguna parte. Si creemos los datos del estudio, los participantes están recuperando masa grasa con una ingesta de un 67% de lo que consumían originalmente. Si con esa ingesta estás recuperando masa grasa, ¿qué va a suceder en los siguientes meses? La palabra que buscamos es “fracaso” (ver).

Luego dicen que han demostrado ¡de forma irrefutable! que es la proteína la que confiere una ventaja a las dietas low-carb, y no la restricción de carbohidratos. Ya. Recordemos que en este estudio han encontrado que duplicar la ingesta de proteína no afecta a la pérdida de grasa corporal (me estoy refiriendo a los grupos rojo y verde, de los que he hablado antes), y que con la misma ingesta de proteína hay diferencias en la pérdida de masa grasa (grupos amarillo y verde). Creo que los datos lo dicen todo. Por otro lado, cualquier estudio, uno sólo, en que a igualdad de proteína, las dietas low-carb hacen perder más grasa corporal, está demostrando de forma exactamente igual de “irrefutable” exactamente lo contrario de lo que dicen estos señores, que no es la proteína lo que da una ventaja a las dietas low-carb (ver,ver). Si ésa es la hipótesis que lanzan los autores, tendrían, además, que explicar por qué en general la proteína no tiene un efecto relevante en la pérdida de masa grasa, a igualdad de calorías (entrada,meta-análisis):

No significant effects of protein intake on loss of either body mass or fat mass were observed

No se observó un efecto significativo de la ingesta de proteína ni en el peso corporal ni en la masa grasa

Supongo que este artículo ha pasado una revisión por pares… ¡Vaya tela!

Finalmente, una reflexión. Hay quien cita (ejemplo) este estudio como experimento en condiciones controladas (¡chúpate ésa!), coge textualmente las fantasiosas conclusiones de los autores sin hacer un análisis de los datos, nos dice que el estudio apoya la idea de que no hay una ventaja metabólica en la restricción de carbohidratos, nos dice que sí la hay en la proteína, y concluye que ¡las calorías importan! Como hemos visto, y a pesar de las increíbles conclusiones de los autores del estudio, el contenido del artículo no respalda ninguna de esas hipótesis. Pero si se da por supuesto que los datos del estudio son correctos, en tal caso este estudio demuestra que la restricción calórica NO funciona para adelgazar, aunque se siga la dieta. El estudio no sólo no ayuda a los caloréxicos a defender el dogma de que es la proteína la que da una ventaja a las dietas low-carb, sino que da el beso de la muerte al “come menos” como método de adelgazamiento, es decir, liquida uno de los pilares básicos de la teoría del balance energético. A la luz de este dato, ¿seguirán proclamando que éste es un “estudio elegante” o quizá ha dejado de ser elegante? Creo que me quedaré con las ganas de saber qué característica del estudio lo hacía elegante y a buen seguro ya no existe.

NOTA: si, como nos cuentan los caloréxicos, la ventaja metabólica de ingerir proteína consiste en que sacia el apetito y/o que aumenta el gasto energético, lo lógico es esperar que no ayude nada a perder peso a largo plazo, pues en tal caso es equivalente a “comer menos”, el método que ha demostrado una y otra vez que no sirve para adelgazar (ver).

Leer más:

Anuncios

4 thoughts on “La ciencia es asín (X)

  1. sencillamente magistral artículo…como todos, gracias por su tiempo y compartir sus estudios, ojalá los Reyes Magos le animen y le traigan una cuenta de twitter o Facebook 😉

    Me gusta

    • Me alegra que te guste, Antonio.

      Me ha dicho un pajarito que este año los Reyes Magos me van a traer una bolsa de deporte (un raquetero, para jubilar el que tengo, que ya no aguanta más). Pedir más cosas sería abusar, y tampoco he sido tan bueno este año 🙂

      Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s