Si es cierto que “comer menos” NO adelgaza, ¿cómo es que nadie nos lo dice?

“Comer menos y movernos más” ha fracasado sistemáticamente como método para adelgazar, entendido como perder una cantidad importante de peso y mantener el nuevo peso a largo plazo. Y ha sido así cada vez que se ha intentado. Se pierde peso durante unos meses, pero la propia restricción calórica cambia el metabolismo, altera nuestras hormonas, y propicia que se recupere todo o casi todo lo perdido.

Cuando alguien dice que se ha demostrado que se pierde peso “comiendo menos y moviéndonos más” nos está engañando, porque la restricción calórica tiene dos efectos:

  1. perder algo de peso a corto plazo y
  2. recuperarlo paulatinamente en los siguientes 2-3 años

2fases

Lo mismo que nos hace bajar un poco de peso y paraliza la bajada, la restricción calórica, nos hace recuperar el peso.

Hablar sólo del efecto a corto plazo, la bajada de peso, pero no del efecto a largo plazo, la subida de peso, es engañar a la gente.

Decir que la recuperación del peso se produce porque se vuelve a los viejos hábitos también es engañar a la gente. Y además es hacerlo de una forma despreciable, pues se responsabiliza injustamente a la víctima de no ser capaz de conseguir sus metas. ¿Falta de adherencia a la dieta? Ya les vale.

First, the very public assertion that a healthier lifestyle is the solution to the obesity problem places blame for obesity treatment failure squarely on the shoulders of the obese, thereby sparing from any accountability the scientific community and health care providers, who have accomplished so little where nonsurgical obesity treatment options are concerned. Second, it turns a blind eye to the disorder of energy homeostasis that lies at the heart of why obesity is so resistant to treatment. “An inconvenient truth about obesity

En primer lugar, la tan extendida afirmación de que un estilo de vida saludable es la solución a la obesidad pone la culpa del fracaso del tratamiento de la obesidad sobre los hombros de los obesos, eximiendo de cualquier responsabilidad a la comunidad científica y el personal sanitario, que han conseguido tan poco con las opciones de tratamiento ajenas a la cirugía. En segundo lugar, impide fijarse en el trastorno de la homeostasis energética que se encuentra en el quid de por qué la obesidad es tan resistente a ser tratada.

Más claro imposible: no solo les echamos injustamente la culpa a las víctimas, sino que al mismo tiempo se cierra la puerta a encontrar una solución.

Como anécdota, una conocida defensora de la teoría del balance energético dice que los estudios pagados por el gobierno o por fundaciones de sanidad privada demuestran que si quieres prevenir la obesidad, [la combinación de] comer menos y moverse más funciona siempre“. Le pedí en su blog que me diera UN SOLO ESTUDIO en el que la gente hubiera perdido 20-25 Kg y hubiese mantenido esa pérdida durante 3-4 años. Pasados unos días, ni ella ni sus seguidores me habían dado ese estudio científico (pero bien que me insultaron, eso sí), por la sencilla razón de que ese resultado nunca se ha logrado: el método ha fracasado todas y cada una de las veces que se ha testeado en estudios científicos. Ella dice “siempre”, la ciencia dice “nunca”.

Las dietas hipocalóricas NO funcionan, pero no es cierto que nadie lo diga. Algunos científicos sí se atreven a decir que el emperador está desnudo. Voy a comentar algunos casos en los que los autores:

  1. Reconocen que hacer dieta no sirve para adelgazar
  2. Identifican claramente a los cambios en los procesos fisiológicos producidos por la restricción calórica como la causa de que no funcione.

Confronting the failure of behavioral and dietary treatments for obesity

“There are two indisputable facts regarding dietary treatment of obesity. The first is that virtually all programs appear to be able to demonstrate moderate success in promoting at least some short-term weight loss. The second is that there is virtually no evidence that clinically significant weight loss can be maintained over the long-term by the vast majority of people. “

Hay dos hechos indiscutibles al respecto del tratamiento dietario de la obesidad. El primero es que prácticamente todos los métodos parecen ser capaces de demostrar éxito en producir algo de pérdida de peso a corto plazo. El segundo es que no hay virtualmente ninguna evidencia de que una pérdida de peso clínicamente significativa pueda ser mantenida a largo plazo en la inmensa mayoría de la gente

“The reality is that we do not have an effective treatment to offer, and we should be candid about this until there is reliable evidence to the contrary. To avoid confronting the failures of obesity treatment is to mislead a public desperately waiting with cash in hand for an effective remedy.”

La realidad es que no tenemos un tratamiento efectivo que ofrecer, y deberíamos ser honestos sobre esto hasta que haya evidencia fiable de lo contrario. Evitar hablar de las carencias del tratamiento de la obesidad es engañar a un público que espera, con el dinero por delante, desesperadamente un remedio efectivo.

The role for adipose tissue in weight regain after weight loss

Weight loss awakens the body’s defence system in a manner that is persistent, saturated with redundancies and well-focused on the objective of restoring the body’s depleted energy reserves. Successful, long-term weight loss requires recognition of the strength and persistence of these biological pressures and a better understanding of how they may be countered with environmental, behavioural and pharmaceutical interventions.

La pérdida de peso despierta el sistema de defensa del cuerpo de una manera persistente, repleta de redundancias y bien enfocada al objetivo de recuperar las reservas de energía vaciadas. La pérdida de peso exitosa a largo plazo requiere admitir la fuerza y presistencia de estas presiones biológicas, y una mejor comprensión de cómo pueden ser contrarrestadas con intervenciones ambientales, del comportamiento y farmacológicas.

An inconvenient truth about obesity

weight lost through caloric restriction or lifestyle intervention tends to be regained over time. This phenomenon can be traced to a biological process termed ‘‘energy homeostasis’’, which employs humoral signals and the neurocircuits upon which they act to achieve highly accurate matching of energy intake to energy expenditure over extended time intervals. Activation of this system is easily detected when body fat mass deviates from its defended level, as occurs following weight loss induced by voluntary calorie restriction. The homeostatic response to this challenge includes both an increase in the drive to eat and a decreased rate of energy expenditure. This combination persists until lost weight is regained, at which point food intake and energy expenditure also return to baseline values.

El peso perdido mediante restricción calórica o cambios en el estilo de vida tiende a ser recuperado con el tiempo. Este fenómeno está asociado a un proceso biológico denominado “homeostasis energética”, que utiliza señales humorales y neurocircuitos con los que actúa para conseguir un equilibrio muy exacto entre ingesta y gasto energético en intervalos de tiempo largos. La activación de este sistema es fácilmente detectada cuando los niveles de grasa corporal se desvían del nivel defendido, como ocurre con la pérdida de peso inducida por restricción calórica voluntaria. La respuesta homeostática a este desafío incluye tanto el impulso de comer como un gasto energético reducido. Esta combinación persiste hasta que se recupera el peso perdido, momento en el que el gasto energético vuelve a la normalidad.

Medicare’s search for effective obesity treatments: diets are not the answer

In sum, there is little support for the notion that diets lead to lasting weight loss or health benefits

En definitiva, hay poco respaldo a la idea de que las dietas conducen a una pérdida de peso duradera o a beneficios para la salud.

De la misma autora, una cita de su libro”Secrets from the eating lab“:

I suspect that for you, a diet works if you lose a lot of weight and keep it off. If that’s the case, I can tell you definitively: diets don’t work.

Supongo que para ti, una dieta funciona si te hace perder mucho peso sin luego recuperarlo. Si es así, te puedo decir categóricamente: las dietas no funcionan.

Weight Regain Following Sustained Weight Reduction is Predicted by Relative Insulin Sensitivity

Following weight reduction, there is a 95% failure rate for obese individuals to stay weight-reduced more than 4 years. After obese subjects undergo weight reduction, metabolism shifts to favor weight regain […] These metabolic phenomena result in the shunting of lipid fuels away from oxidation in muscle to storage in adipose tissue, and in the setting of positive energy balance, increases in body weight and percent body fat occur.

A continuación de la pérdida de peso, el 95% de los individuos con obesidad fracasan a la hora de mantener el peso perdido más de 4 años. Una vez los sujetos obesos se someten a la reducción de peso, el metabolismo se desplaza hacia la recuperación del peso […] Estos fenómenos metabólicos resultan en la derivación del combustible grasa lejos de la oxidación en los músculos y hacia el almacenamiento en el tejido adiposo, y en la creación de un balance energético positivo, y suceden incrementos en el peso corporal y en el porcentaje de grasa corporal.

NOTA: ese dato del 5% que supuestamente consiguen adelgazar a largo plazo habría que mirarlo bien, para ver a qué porcentaje de pérdida de peso llaman “éxito”. Dado el fracaso sistemático del “come menos” lo que hicieron los científicos fue bajar el listón para calificar una pérdida de peso de “exitosa” (ver). No conozco el listón que usaron, pero si fuera por ejemplo mantener un peso un 10% menor del inicial, me parece discutible que eso sea un gran éxito en una persona que inicialmente pesa 150Kg y tras cuatro años de dieta está en 135 Kg.

Role of leptin in energy homeostasis in humans

The potency of this regulatory physiology – combining coordinate effects on both energy expenditure and drive to eat – is apparent in weight loss studies. Clinically, attempts to lose weight and keep it off are depressingly unsuccessful. In most studies, weight loss achieved by lifestyle intervention, pharmacotherapy, or bariatric surgery persists for an average of ~6–8 months and is then usually followed by gradual weight regain with substantial treatment-related variability in the degree of weight loss (surgery>pharmacotherapy>lifestyle intervention) and the proportion of the weight regained (surgery<pharmacotherapy<lifestyle intervention).

La potencia de esta fisiología reguladora — combinando efectos coordinados tanto en el gasto energético como en el impulso por comer — es patente en los estudios de pérdida de peso. Clínicamente, los intentos de perder peso y mantener el nuevo peso son deprimentemente infructuosos. En la mayoría de los estudios, el peso perdido mediante intervenciones de cambio de hábitos, farmacoterapia o cirugía bariátrica se mantienen por 6-8 meses y normalmente son seguidos de una gradual recuperación de peso con una notable variabilidad en el grado de pérdida de peso (cirugía>fármacos>hábitos) y la proporción de peso recuperado (cirugía<fármacos<hábitos).

The role of impaired mitochondrial lipid oxidation in obesity

Current recommendations to decrease food intake and increase physical exercise do produce short-term weight loss and improvement in metabolic parameters including blood pressure, blood glucose, and hyperinsulinemia. However, weight loss can rarely be sustained by people who are overweight despite their best intentions. Approximately 66% of people who lose weight regain it within 1 year, and most successful dieters recover their lost weight within 5 years […]. Increasingly, research evidence supports the proposition that body weight is carefully controlled by a variety of molecular messengers transmitting information about energy status among the liver, adipose cells, skeletal muscles, and the hypothalamus and higher brain centers […] Reciprocal changes in these signaling molecules and their receptors regulate long-term weight status and assure that the person who loses weight through food restriction or extra exercise will recover the lost weight

Las actuales recomendaciones de reducir la ingesta de comida y aumentar el ejercicio físico producen de hecho pérdida de peso a corto plazo y una mejoría en parámetros metabólicos como la presión sanguínea, glucosa en sangre, e hiperinsulinemia. Sin embargo, la pérdida de peso raramente puede ser mantenida por las personas con sobrepeso a pesar de sus mejores intenciones. Aproximadamente el 66% de la gente que pierde peso lo recupera antes del año y los más exitosos perdedores de peso recuperan el peso perdido antes de los 5 años […] Cada vez más, la evidencia científica apunta a la idea de que el peso corporal está regulado cuidadosamente por diversos mensajeros moleculares que transmiten información acerca del estado energético entre hígado, adipocitos, músculo esquelético y centros en el hipotálamo y cerebro superior. […] Cambios recíprocos en esas moléculas señalizadoras y sus receptores regulan el estado del peso a largo plazo y se aseguran de que la persona que pierde peso con restricción calórica, o ejercicio extra, recuperará el peso perdido.


¿Por qué nadie lo dice? Ya vemos que no es cierto: sí que hay gente que lo dice.

Los estudios científicos demuestran que la restricción calórica NO sirve para adelgazar. Pero ojo, yo conozco a una persona a la que le ha funcionado; esas personas son la excepción, a los demás no nos funciona.

En el apartado “Por Temas” del blog se pueden encontrar artículos en los que cito revisiones de estudios de pérdida de peso que confirman que “come menos y muévete más” no funciona para perder una cantidad importante de peso y mantenerla a largo plazo (¿por qué tendría que hacerlo?). Por ejemplo, estos:

Decirle la verdad a la gente no es quitarles la esperanza de poder adelgazar (ver): es descartar un método infructuoso, basado en errores de pensamiento (ver), es dejar de culpar a la víctima por los errores de otros (ver), y es dar el primer paso hacia proponer a las personas que sufren la obesidad una solución que sí funcione.

Leer más:

Anuncios

16 thoughts on “Si es cierto que “comer menos” NO adelgaza, ¿cómo es que nadie nos lo dice?

  1. Dietary therapy for obesity is a failure and pharmacotherapy is the future: a point of view

    The overwhelming majority of people who lose weight by dieting regain it in several years. Many have blamed this on patients’ lack of will-power and discipline, but there is mounting evidence that biological mechanisms contribute substantially to relapse from weight loss during dietary therapy. These include a compensatory decrease in energy expenditure during dieting and compensatory adaptations that would be expected to increase appetite. 4. We live in an era of evidence-based medicine; the evidence does not support the efficacy of diet therapy for maintenance of weight loss in obesity. This has been true for decades, despite efforts to improve behavioural therapy. Despite what we want to happen, this will not likely improve, because the failure of diet therapy for the maintenance of weight loss in obesity is probably primarily biological, not behavioural.

    La abrumadora mayoría de la gente que pierde peso con dieta, lo recupera a lo largo de los años. Muchos han culpabilizado de esto a la falta de fuerza de voluntad y disciplina de de los pacientes, pero hay abundante evidencia de que los mecanismos biológicos contribuyen sustancialmente a recuperar el peso durante la terapia dietaria. Estos incluyen un decremento compensatorio en el gasto energético mientras se hace dieta y adaptaciones compensatorias que se cree que incrementan el apetito. Vivimos en la era de la medicina basada en evidencia: la evidencia no respalda la eficacia de la terapia dietaria para mantenimiento del peso perdido en la obesidad. Esto ha sido así durante décadas, a pesar de los esfuerzos por mejorar la terapia de comportamiento. A pesar de lo que queremos que suceda, esto no tiene pinta de mejorar, porque el fallo de la terapia dietaria para el mantenimiento del peso en la obesidad es probablemente fundamentalmente biológico y no de comportamiento.

    Me gusta

  2. Despite the poor prognosis of treating obesity by reducing food intake (by dieting alone or with the help of anorectic drugs), this approach will continue to be the most common form of treatment in the foreseeable future. However, there is growing realisation that in response to reduced food intake, the accompanying fall in energy expenditure is a major factor that limits weight loss and contributes to obesity relapse.

    In the vast majority of patients, the result is a transient phase of weight loss followed by a return to the obese condition within a few years. The hard fact therefore is that there is no cure, and a preventive policy seems to be the only solution at the present time.

    Hurdles and hopes in the management of human obesity

    Me gusta

  3. We live in an era of evidence-based medicine; the evidence does not support the efficacy of diet therapy for maintenance of weight loss in obesity.

    Vivimos en una era de medicina basada en la evidencia: la evidencia no respalda la eficacia de las terapias dietarias para el mantenimiento del peso perdido en la obesidad

    (Fuente)

    Desde luego no hay respaldo para la dieta hipocalórica, lo que no es extensible a terapias dietarias que no han sido testeadas en la misma medida.

    Me gusta

  4. Todos los imbéciles e ignorantes del mundo conocen el remedio para la obesidad.

    There is one cure for obesity and one only: eat less. Ian McColl

    Y por supuesto, no necesitan estudiar el tema antes de abrir la boca, porque reciben la información directamente desde fuentes divinas.

    Me gusta

  5. Although long-term follow-up data are meager, the data that do exist suggest almost complete relapse after 3-5 yr.

    Aunque los datos de seguimiento a largo plazo son escasos, los datos que existen sugieren recaída casi completa después de 3-5 años.

    Me gusta

  6. Behavioral treatment of obesity: thirty years and counting

    Over the years treatments have become longer and more intensive, often being combined with aggressive Very Low Calorie Diets. Weight loss has been correspondingly greater. Yet a fundamental problem noted from the outset has remained: the inexorable pattern of relapse irrespective of diverse attempts to improve long-term maintenance. Although most patients maintain weight loss for at least a year, five year follow-ups have shown that virtually everyone returns to their baseline weight.

    Me gusta

  7. http://nutritionj.biomedcentral.com/articles/10.1186/1475-2891-10-9

    Dieting and other weight loss behaviors are popular in the general population and widely encouraged in public health policy and health care practice as a solution for the “problem” of obesity. There is increasing concern about the endemic misrepresentation of evidence in these weight management policies [5, 8]. Researchers have demonstrated ways in which bias and convention interfere with robust scientific reasoning such that obesity research seems to “enjoy special immunity from accepted standards in clinical practice and publishing ethics”

    Evidence: Long-term follow-up studies document that the majority of individuals regain virtually all of the weight that was lost during treatment, regardless of whether they maintain their diet or exercise program

    O en otras palabras, las recomendaciones oficiales de hacer dieta para bajar de peso están basadas en una endémica tergiversación de la evidencia científica.

    Pero los muy sinvergüenzas te van a hablar de esfuerzo, de “hábitos saludables”, de moderación y que entienden que no puedas conseguirlo porque no puedes ser como Rocky. Sinvergüenzas.

    Me gusta

  8. Given that the body actively attempts to maintain its existing body weight, we need to learn how to outflank such mechanisms. A first step will be to get beyond simply trying to reduce caloric intake.

    Reducing Calorie Intake May Not Help You Lose Body Weight

    Sabemos que la restricción calórica no funciona para adelgazar, pero como no entendemos por qué el balance energético es una teoría estúpida, no sabemos por dónde tirar.

    If Not Calorie Reduction, What Approach Should We Take?

    Pero los estafadores que viven de recetar la dieta hipocalórica, sabiendo como saben que no funciona, no van a reconocer haber estado engañando a sus clientes.

    Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s