Etiquetado: termogénesis adaptativa

Reacción metabólica a la restricción de la ingesta

Effect of 6-month calorie restriction on biomarkers of longevity, metabolic adaptation, and oxidative stress in overweight individuals: a randomized controlled trial

Experimento en humanos. Tres intervenciones dietarias: CR, restricción calórica, CREX, restricción calórica y ejercicio, y LCD, dieta muy baja en calorías.

Al cabo de seis meses los participantes han perdido algo de peso (en torno a 10 kg), pero lo interesante es que su gasto energético es menor del que tendrían personas de su misma composición corporal. Alrededor de las 125 kcal/día menos de lo previsto. A la izquierda el dato real, a la derecha el previsto:

Selección_999(006)

En la gráfica se compara el gasto energético previsto (recta) y los valores medidos en los distintos grupos (triángulos, rombos y cuadrados), claramente por debajo de los previstos.

Selección_999(005)

No sólo eso. Fijémonos en dos cosas: 1) en la tabla y gráfica anteriores se ve que con la dieta LCD (triángulos negros), la muy baja en calorías, el gasto energético se ha reducido más de lo esperado, y 2) los participantes que siguieron esa dieta llevaban 4 meses manteniendo el peso corporal (cuadrados blancos en la gráfica mostrada a continuación):

Selección_999(004)

Eso es muy interesante. Llevas 4 meses manteniendo el peso pero tu cuerpo no se comporta como el de una persona de ese mismo peso que no haya seguido tu mismo proceso de engordar y luego bajar de peso. ¿Por qué existe esa diferencia y qué la provoca? ¿Y qué significa?

¿Es la ralentización del metabolismo la causa de que no se pueda perder peso? No. No me voy a cansar de insistir en que adelgazar no es un problema de termodinámica. Aquí la respuesta nunca nos la va a dar hablar de energía. Adelgazar es un problema de acumulación de triglicéridos en los adipocitos, no de desbalance energético a nivel corporal (ver). Salvo que algún día se demuestre lo contrario, que el gasto energético esté reducido por debajo de lo esperado sólo es un síntoma de que nuestro cuerpo se opone a perder grasa corporal y mantener el nuevo peso, y no hay mecanismos fisiológicos que hagan pensar que sea la causa (ver).

Y también es un argumento para no culpar a la gente con problemas de peso de no poder adelgazar (ver).

NOTA: “lo esperado” sería, según los científicos, que si bajas de peso también baje algo tu gasto energético, por el cambio en la composición corporal. Pero lo que se ve en este estudio es que el gasto energético bajó más allá de esa predicción teórica.

NOTA: intentar contrarrestar esta reacción pensando en términos de calorías no tiene sentido, pues una reducción mayor de la ingesta presumiblemente producirá una reacción aún mayor.

Leer más: