¿Confiar en los médicos? Nos están dando razones para no hacerlo

NOTA: creo que los problemas de la profesión médica que voy a criticar son indiscutibles y están muy extendidos. Pero criticar ciertos comportamientos no es criticar a todo el colectivo. No todos los médicos son iguales ni encarnan por igual los problemas que describo. 

Iatrogenia

Desde que me aficioné a leer sobre medicina y nutrición, me he dado cuenta de que los médicos están promoviendo tratamientos tan claramente carentes de fundamento, que no lo creeríamos de no ser una realidad:

  • Tratamiento que están dando a los diabéticos (ver),
  • medicar a la gente con estatinas (ver),
  • sus recomendaciones nutricionales (pirámide nutricional, grasa saturada, fibra, sal, etc.) (ver),
  • medicación “preventiva” a personas que no tienen ninguna patología, con medicamentos que nunca han demostrado un efecto beneficioso para el paciente (ver),
  • los fármacos psiquiátricos (ver),
  • el tratamiento para la obesidad basado en el estúpido y pseudocientífico “balance energético” (ver),
  • etc.

Estos tratamientos carentes de base científica son los tratamientos oficiales, es decir, los que están aplicando la mayoría de los médicos. Creo que es absurdo negar que exista un problema en cómo funciona el colectivo médico o tratar de argumentar que son casos aislados atribuibles a “ovejas negras”. La enfermedad que les aqueja es sistémica.

Están violando nuestra confianza

Por razones que se me escapan, parece que los médicos creen ser merecedores de nuestra confianza, hagan lo que hagan. Si les dices que la gente debe dejar de confiar ciegamente en ellos, se lo toman como una ofensa, pues lo interpretan como que se les niega algo que ellos merecen por el simple hecho de ser médicos. Poner en duda que merezcan nuestra confianza lo consideran “difamatorio” (ver). Para mí es totalmente equivalente a que el director de banco que te ha vendido preferentes con falsas promesas, se ofenda si dices que la gente debe dejar de confiar ciegamente en los banqueros. Hay razones para desconfiar de los unos y de los otros, les guste o no les guste, les moleste o no les moleste. Los médicos andan lejos de ser dioses: si quieren merecer la confianza de sus pacientes, deben ganársela, como todo hijo de vecino.

No se les puede criticar. O a lo mejor se puede y se debe

La comunidad médica trata de protegerse del escrutinio público argumentando que la crítica es esencialmente perjudicial: la desconfianza en los médicos sería un desastre para la población, pues su labor “salva vidas”.

No estoy diciendo que la gente no vaya al médico. Yo iré cuando lo necesite. Y sé que van a diagnosticar mejor que yo el problema que tenga, porque yo no tengo ni idea de medicina. Y si me tienen que operar, el cirujano sabrá mejor que yo lo que tiene que hacer. Pero la realidad es que, cuando me den un tratamiento, no voy a confiar a ciegas que es el mejor tratamiento posible y no voy a confiar en que si me lo recetan “por algo será”. Mi confianza, en ese aspecto, la han perdido. Si no tengo más opción, seguiré su consejo, pero sin la creencia en que, por su origen, necesariamente sea la mejor opción para mi caso. Si me es posible, trataré de averiguar cuál es la efectividad real de ese tratamiento y cuáles son sus peligros.

¿Por qué el ejercicio de la medicina ha derivado hasta el statu quo actual?

En mi opinión, y por supuesto puedo equivocarme, el problema es una sinergia de factores:

  • La arrogancia inherente a una profesión en la que la humildad es percibida como debilidad o falta de capacidad profesional:

Humility is the medical virtue most difficult to understand and practice. This is especially true in contemporary medicine, which has developed a culture more characterized by arrogance and entitlement than by self-effacement and moderation. In such a culture, humility suggests weakness, indecisiveness, or even deception, as in false modesty. (fuente)

  • Una estructura de toma de decisiones jerarquizada, los famosos “consensos”, en la que es suficiente con corromper la cúpula para causar el daño en todo el sistema.
  • O en el mismo sentido que el punto anterior, los médicos desconocen la evidencia científica que respalda el fármaco que recetan y se limitan a depositar su confianza en las revisiones temáticas creadas por “sociedades científicas” que casi siempre tienen relaciones económicas con la industria:

Por desgracia, las mal llamadas “sociedades científicas” tienen mucho peso y creo que están contribuyendo a hacer que la llegada del conocimiento científico desde las publicaciones y estudios a los clínicos y profesionales que trabajan con pacientes se retrase muchos años. Álvaro Campillo

  • La carencia de espíritu científico:

Medical science is an oxymoron […] Medical research tends to be very authoritative. In the field in I’ve grown up, in physics, you question everything. But in medicine there are authoritative figures whose word is considered sort of law. They are gods. Whatever they say must be believed. Is there is evidence to the contrary, ignore the evidence. Gary Taubes

  • Una formación académica que fomenta la memorización de datos, no el análisis crítico de los mismos:

During my studies at the Massachusetts Institute of Technology, I was taught to think. Our tests were open book and anything that could be found in a reference book was never asked of us. My intense and valuable medical training was drastically different, as it required the memorization of immense amounts of information. While appropriate, this often led to me blindly following what was taught to me without question. Part of this training taught my colleagues to avoid asking questions and focus on regurgitating the information instead.

Sometimes physicians, patients, and even scientits forget to ask questions and challenge what they are taught or what they may already know. Such events lead to the perpetuation of information that is often incorrect. Colin E. Champ

  • Síndrome de la torre de marfil (ver): la casta médica se cree por encima del bien y del mal. Se creen llamados y autorizados a hacer lo que les venga en gana y porque les viene en gana, sin rendir cuentas a la población que va a sufrir sus decisiones. Los pacientes no existimos y nuestras opiniones no merecen ninguna atención: los asuntos médicos los deciden los médicos en su torre de marfil.
  • Parecido a lo anterior, a menudo se ejerce la medicina según una concepción paternalista en la que el médico decide por el paciente qué es lo que le conviene al paciente, en lugar de informarle de las opciones y en última instancia ayudarle a tomar una decisión informada. Con la excusa del paternalismo bienintencionado, que busca el bien del paciente desde el conocimiento y la experiencia, la realidad es que se está medicando a pacientes que nunca aceptarían el tratamiento de haber sido informados correctamente sobre los efectos reales del mismo y sobre las posibles alternativas.
  • Existe un grave problema de connivencia de la comunidad médica con la industria farmacéutica, hasta el punto de que parece que algunos médicos creen que ejercer la medicina es recetar fármacos. No creo que sea casualidad que los grandes abusos que sufrimos los ciudadanos en estos momentos perpetrados por los médicos (colesterol, diabetes, fármacos psiquiátricos), tengan en común una desproporcionada prescripción de fármacos, dando cuantiosos beneficios a la industria, pero con un más que cuestionable beneficio para los pacientes.
  • La existencia de estudios científicos financiados de forma abierta o encubierta por la industria. Estos estudios de forma consistente ofrecen conclusiones favorables a la fuente de financiación (ver,ver).

54 of the 55 meta-analyses with industry authors expressed no caveats about the antidepressants, whereas half of those without industry involvement expressed caveats and negative statements in their abstracts.

¿Tienen culpa los soldados de que haya guerras?

Creo que es estéril centrar la atención en qué médicos son los más culpables de que esto esté sucediendo. No todos los médicos son iguales, no todos tienen la misma capacidad de cambiar las cosas, no todos son conscientes que están actuando de forma irresponsable e incompetente. Quizá el médico de a pie, el médico de cabecera que te receta una crema para las hemorroides sin haber consultado nunca la efectividad de esa crema, tenga poca culpa. Me parece irrelevante, porque planteemos como planteemos el reparto de culpas, lo que no veo es que haya razones para confiar sin más en su consejo.

Cuidado con los médicos “buenos”

Hay algunos médicos que alternan un discurso crítico con concesiones al pensamiento grupal, como por ejemplo Aseem Malhotra (ver):

The published literature states an unequivocal mortality benefit for secondary prevention – patients with established heart disease (absolute risk reduction (ARR) 1.2 %, NNT 83) over 5 years

¿Está diciendo en serio que tratar a 83 personas durante 5 años para retrasar la muerte de 1 de ellos más allá de esos 5 años, en lugar de morir antes de ese periodo, es un “beneficio inequívoco”? ¿Y este médico es de los “buenos”?

La misma historia la vemos en Fiona Godlee, en un enfrentamiento entre el BMJ y The Lancet, que parece tan real como un combate de lucha libre americana. ¿BMJ buenos y Lancet malos? Si confiamos en que el debate entre médicos es la vía para resolver los problemas de la medicina (ver), es que seguimos sin entender su naturaleza. Los síntomas no van a mejorar mientras no se actúe sobre la causa raíz del problema y sigamos pensando que, desde su torre de marfil, los médicos van a actuar buscando el beneficio para los pacientes. Ése es el modelo actual, y no funciona.

Leer más:

 

Anuncios

35 thoughts on “¿Confiar en los médicos? Nos están dando razones para no hacerlo

  1. Hola

    Hombre, hay una razón básica: Ellos han estudiado y otros no. Lo que normalmente indica que el que ha estudiado “sabe”, y el que no, pues “opina”. Otra cosa es que sea verdad. Normalmente el trabajo del aficionado suele ser de mejor calidad que el del profesional, pero si lo hace todos los dias la cosa se tuerce. Por otro lado, opinar también es fácil. Decir que un edificio está mal o “han metido la pata ” es diferente a hacer el cálculo de estructuras (si por ejemplo hablamos de ingenieros,)

    No me malinterpretes por favor, aprecio tu trabajo un montón y normalmente desconfío de la secuencia lógica de los médicos (Si te duele la cabeza, primero tómate un ibuprofeno y luego quítate el cuchillo de la sien). Pero creo que tendrías que tener primero una titulación de médico para poder opinar en las mismas condiciones. Conozco a 2 ó 3 médicos en esas condiciones y no lo están pasando bien…

    Saludos y enhorabuena

    Jose

    Me gusta

    • Hola Jose,
      para ciertas cosas, no necesito una titulación de médico, como por ejemplo para interpretar estadísticas o para comprobar el fundamento de una recomendación.

      1) Medicación para los diabéticos. ¿Evidencia científica para recomendarles una dieta alta en carbohidratos? Si esa evidencia se me presenta, puedo valorar su validez, sin ser médico.

      2) Balance energético. ¿Necesito ser médico para decir que es pseudociencia?

      3) Medicación para el colesterol. ¿Necesito ser médico para analizar datos estadísticos? Como paciente puedo opinar sobre los efectos sobre la mortalidad publicados en la literatura científica.

      Y esas recomendaciones no tienen evidencia científica que las sustente, ¿qué está pasando aquí?

      No sé a qué te refieres con médicos en esas mismas condiciones y que no lo están pasando bien. No sé interpretarlo.

      No voy a operar a nadie, pero creo que para emitir opiniones razonadas no necesito esa titulación.

      Un saludo y gracias por leerme y por comentar 🙂

      Me gusta

      • Hola otra vez

        Gracias a tí y a tu trabajo. De hecho confío más en tí y en tus razonadas y documentadas interpretaciones estadísticas que en la “doctrina oficial”.

        Estoy contigo que en algo no cuadra. Un médico que ha estado dejándose las pestañas estudiando Medicina al menos 5 años y cuya vocación debería ser ayudar al paciente no debería volverse “raro” de la noche a la mañana. Han demostrado ser tíos listos… ¿fallan casi todos? ¿Son todos del tipo “mientras cobre mi sueldo paso olímpicamente de todo”??? No lo sé pero prefiero no creerlo… ¿hay una “doctrina de partido”? parece que por ahi van los tiros..

        No es cuestión de operar a corazón abierto, es cuestión de aplicar una lógica en base a un razonamiento argumentado. Lo haces tú mismo… Si algo es coherente, ¿cuanta más razón necesitan ellos?

        Lo que quiero decir es que al no estar en el “mismo plano” que un médico puede restar credibilidad a tus razonamientos aún siendo éstos brillantes, y eso llevarte al nicho de “en Internet hay muchas barbaridades de aficionados”, Es sólo eso, un comentario (o sugerencia, o pensamiento mio) de que lo que escribes debería estar respaldado por tu titulación y/o por la de alguien dentro del gremio (o de la secta, según se mire), además de por tus razonamientos. Cuestionar el sistema desde dentro.

        Por médicos en las mismas condiciones quiero decir por Médicos a los que tampoco les cuadra el sistema. Conozco algunos y normalmente son solitarios y repudiados por el resto y por el sistema oficial. Uno incluso se tuvo que ir a China para completar lo que aquí no le cuadraba. A otro le dije que no iba a tomar estatinas porque no me daba la gana y me dijo “menos mal, si tú no me lo dices yo estoy obligado a recetartelas”. Otro me dijo “haz ejercicio, toma el sol y arregla tu vida”. Eso no es lo que me suelen decir, y a juzgar por sus reacciones (que no soy psicólogo pero tampoco soy tonto) parece ser que esta gente se juega los bigotes diciendo esto…

        Saludos y gracias otra vez

        Jose

        Me gusta

  2. There are only two reasons to treat any condition in medicine: to improve the quality of life or extend life. Treatments, which do neither, in my opinion, are difficult to justify.

    Be questioning of what you are told about fats, cholesterol and statins and do your own research.

    Joe Kosterich

    Me gusta

  3. No estoy de acuerdo con José. No. Estas opiniones son las que perpetúan los protocolos médicos defensivos, los tratamientos obsoletos y el tipo de medicina que se practica hoy en día. Y no sólo en la especialidad endocrina, metabólica o cardiológica. Rebuscas un poco y en cuanto aplicas el sentido común te das cuenta de que no se aplica la evidencia científica. Conozco de cerca (he tenido dos hijos y mis dos abuelos fallecieron de cáncer) las especialidades obstetrica y oncologica, y no son mejores que las anteriores.
    Soy doctor ingeniero y tengo la capacidad de seguir o refutar un argumento. Basta ya de paternalismos!

    Me gusta

    • “the proliferation of the Internet has empowered independent researchers competently to partake in scientific analysis beyond those gates, despite the best intents of the gate keepers”. Nick Mailer

      No sólo tienes capacidad, Paloma, seguramente tienes más capacidad que la mayor parte de los médicos, por formación y por ausencia de interés en mantener dogmas cuyo fundamento nunca has visto.

      No sé si habéis visto este minidocumental, pero recomiendo prestar atención a los mensajes que lanzan los médicos que aparecen en él. Es una vergüenza la forma en que se está ejerciendo la medicina.

      Me gusta

  4. Tengo que agradecerte este post, ojalá lo leyeran algunos compañeros (quiero pensar que no les hace falta a todos para abrir los ojos)

    Como médico que ha huído de lo establecido desde que estudiaba, y ya han pasado varios lustros, (por cierto, son 6 años de carrera, no 5 cómo decían más arriba), a la que han tildado de “especial y rara” (por no llamarme otras cosas) un millón de veces, y que siempre intenta que el proceso diagnóstico y terapéutico sea compartido, en la medida de lo posible, con el paciente (que es el que más sabe de SU enfermedad), me produce una profunda tristeza y rabia todo lo que comentas, pero persiste en mi la esperanza de que, algún día, demos carpetazo a la medicina paternalista y centrada en las pruebas complementarias por encima de todas las cosas, y volvamos a usar nuestro ojo clínico.

    Y no, para interpretar estudios, tomar decisiones sobre nuestra salud y opinar, no hace falta haber estudiado medicina, hacen falta dos dedos de frente y ganas.

    Un saludo, y, por favor, continúa con tu labor crítica, que falta nos hace.

    Le gusta a 1 persona

  5. Concuerdo plenamente…y tengo muchas anecdotas mías que no solo harían no confiar en ellos,sino pensar que están obteniendo plata a costa de dañarte la salud, a costa de hacerte estudios invasivos que ya te hicieron,etc, Las enfermedades autoinmunes le dejan buen dinero a los médicos sin dudas.

    Me gusta

  6. ¿Y recetar estatinas para intervención secundaria no lo es?

    Though the benefits of statins for secondary prevention or in people at high risk of cardiovascular disease are undisputed, proposals to offer them to large numbers of people at lower risk remain controversial. Fiona Godlee

    Me gusta

  7. ¿Transparencia? Empezad reconociendo que estáis condenando a la gente a la obesidad con vuestra incompetencia y que os cargáis a los diabéticos a sangre fría (a cambio de los euros que llegan de la industria farmacéutica).

    Tiene narices que esta señora diga que nos quiere salvar de la pseudociencia.

    Me gusta

  8. Cada persona tiene la libertad de creer en su medico ,estamos hablando de nuestra salud y no debemos confiar ciegamente en los doctores que equivocan primero investiguen ,pedir otra opiniones cuidemonos de los medicos inepto..ellos no tiene la razon

    Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s