Misma ingesta energética, pero la bebida está edulcorada con fructosa (en ratones)

Consuming Fructose-sweetened Beverages Increases Body Adiposity in Mice

Se compara en ratones el efecto de consumir bebidas con diferentes edulcorantes: fructosa, sacarosa, edulcorante artificial y sin edulcorante. Aunque no se forzó la ingesta, todos los grupos consumieron básicamente la misma cantidad en términos de energía: 1045, 1066 y 1052 kcal en los tres grupos con edulcorante, un poco menos (991 kcal) en el grupo que bebió agua (círculos negros en la gráfica).
imagen_0370Tal y como se puede observar en las gráfica que hay bajo estas líneas a la izquierda, el grupo que consumió bebida edulcorada con fructosa (cuadrados blancos) ganó más grasa corporal que el resto de grupos. Según la gráfica de la derecha, también ganó más masa no-grasa:

imagen_0369

Los autores del estudio nos cuentan que las calorías no pueden explicar este resultado:

Because the overall amount of calories ingested was not different among the treatment groups in our study, other mechanisms relevant for energy balance must be responsible for the increased adiposity in mice exposed to dietary fructose.

Puesto que el montante total de calorías ingeridas no fue diferente entre los distintos grupos experimentales en nuestro estudio, otros mecanismos relevantes para el balance energético deben ser responsables del incremento de la adiposidad en los ratones expuestos a fructosa dietaria.

Han comido la misma cantidad que el resto de ratones…

no han comido “más de la cuenta”…

y han engordado.

imagen_0507

Leer más:

Anuncios

5 thoughts on “Misma ingesta energética, pero la bebida está edulcorada con fructosa (en ratones)

  1. ¿Cosas raras que suceden en el mundo ratonil?
    ¿Quieres adelgazar? Busca entre los ingredientes y si tiene jarabe de glucosa y “fructosa” huye!!

    A veces se sorprenden que el pan lo contenga, el problema es que con esas letras tan minúsculas los mayores no son capaces de leerlo.

    Me gusta

    • Las cosas raras no suceden en el mundo ratonil, sino en el “humanil”. Si los investigadores que trabajan con animales documentan que la composición de la dieta afecta a la acumulación de grasa corporal, al margen de las calorías, ¿cómo llevamos décadas viendo machacada nuestra salud por una teoría, la del del balance energético, que no sólo es estúpida, sino que es demostrada errónea una y otra vez por los resultados científicos?

      A la gente menos informada la engañan diciendo que esto viene de las leyes de la física. A la medianamente informada la engañan diciendo que en la práctica se demuestra que la composición de la dieta no importa.

      Si está bueno, lo venden en Mercadona (luego es un producto “seguro”) y los “expertos” dicen que todo cabe en la dieta mientras no nos pasemos, ¿qué razón hay para leer la lista de ingredientes?

      No sé, pero me parece a mí que algo estamos haciendo mal.

      Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s