Esfuerzo, esperanza y responsabilidad individual

La importancia de ser conscientes de lo que los mensajes significan en el contexto del “balance energético”

Los “expertos” en nutrición nos han hecho creer que engordamos porque “comemos más de la cuenta”. Y nos dicen que cualquier dieta que funcione para adelgazar pasa por “comer menos”. Es decir, nos dan una explicación de por qué engordamos y nos hablan de un remedio para adelgazar. La gente de a pie hemos creído ese mensaje y, por tanto, creemos saber por qué engordamos y creemos saber qué tenemos que hacer para volver a un peso normal. No lo conseguimos, pero nos dicen que es normal que no seamos capaces de seguir sus consejos, porque el “entorno obesogénico” es una jungla llena de peligros: productos hipercalóricos, baratos y sabrosos. O en otras palabras, los obesos somos culpables de nuestro exceso de peso porque sabemos lo que tenemos que hacer para adelgazar, pero ¡eh! se nos perdona la vida (ver,ver,ver). Es importante resaltar que este último mensaje, el “no puedes ser como Rocky“, es exactamente el falso y estigmatizante mensaje de que sabemos lo que tenemos que hacer para adelgazar. No necesitamos que los “expertos” disculpen nuestras debilidades, porque el problema no es la debilidad: es la malinformación.

En este contexto, las alusiones a la saciedad, responsabilidad individual, tomar las riendas de nuestra salud, adherencia a la dieta, etc. significan “sabes lo que tienes que hacer, porque te lo hemos dicho, y no lo estás haciendo“. Este mensaje no nos está ayudando: insiste en la mentira y nos culpabiliza a las víctimas.

¿Entonces el obeso no tiene culpa de nada?

Nos gusta asignar culpas y, sobre todo, nos gusta presumir de fuerza de voluntad, aunque sea a costa de denigrar a otros con los que no nos identificamos. O nos gusta especialmente si al hacerlo, además, denigramos a otros con los que no nos identificamos. La empatía es para los débiles, no para los macho-men. Y con la gente obesa tenemos una oportunidad perfecta para presumir de nuestras virtudes a su costa. Nosotros sabemos lo que es la fuerza de voluntad, nosotros sabemos lo que es la responsabilidad individual porque hemos sabido controlar cuánto comemos o porque hemos pasado horas y horas en el gimnasio haciendo crecer nuestros músculos y no vamos a permitir que los obesos eludan su responsabilidad haciéndose las víctimas. Hinchamos el pecho y presumimos de hacer lo que ellos no hacen. No me equivoco mucho, ¿verdad?

Llevamos décadas recibiendo información errónea sobre lo que es una dieta saludable y llevamos décadas recibiendo información errónea sobre qué tenemos que hacer para adelgazar (ver). Y esa información proviene de fuentes oficiales, las que se supone que velan por nuestra salud. Y la gente de a pie hemos creído esos mensajes. ¿Culpables de haber creído en la competencia de las fuentes oficiales? ¡Por favor! No podemos culpar de eso a la gente “de la calle”, ni podemos culparles de que sigan creyendo en esas fuentes aunque otros les digamos que están siendo engañados. ¿Deberían ser más inteligentes y deberían tener más responsabilidad individual y desconfiar de las fuentes oficiales? Fijémonos en el despropósito de ese argumento: por un lado a los obesos se nos responsabiliza de no seguir los consejos oficiales y por otro de seguirlos. ¡Hagas lo que hagas la culpa siempre es tuya!

Yo, de verdad, no veo a las personas obesas como culpables, sino como víctimas de la malinformación procedente de nutricionistas y médicos incompetentes. Me da rabia y no se trata de eludir la responsabilidad, sino de señalar a los verdaderos culpables.

Esperanza

Pues si no hay forma de adelgazar, voy a comer lo que me dé la gana. ¡Total, qué más da!

Dejemos los prejuicios: los obesos no somos idiotas y es insultante pretender que la única razón por la que no estamos aún más gordos es por miedo a engordar. Además, esos mensajes, aparte de estigmatizantes, lo que buscan es afianzar la idea de que se sabe qué hay que hacer para no engordar.

Existe la pérdida de peso y existe la salud. En cuanto a la pérdida de peso, me parece conveniente tener tanta esperanza como la que ofrecen algunos estudios científicos:

Yo lo intentaría. Y pondría toda la carne en el asador, nunca mejor dicho, porque de tener todavía exceso de peso, necesitaría saber si puedo o no puedo perder el peso que me sobra. Pero siempre siendo consciente de que no existe un método validado científicamente para pérdida de peso y que, por tanto, los resultados pueden o pueden no llegar. Precisamente por ello no me andaría con medias tintas.

¡Pero a ti te funcionó!

Sí, a mí me ha funcionado y estoy contentísimo, pero eso no garantiza que haciendo tú exactamente lo mismo también te vaya a funcionar. Ten esperanza, pero de forma “controlada” y racional.

Y luego está la salud. Creo que al margen del peso que tengamos, hay que despertar. Se nos ha criado en una cultura en la que la comida de verdad ha sido sustituida por alimentos creados por el hombre (pan, pasta, pizza, cerveza, galletas, helado, etc.) y creo que a todos nos iría mejor volviendo a lo que debería ser, que son los alimentos de verdad, los que existen tal cual en la naturaleza y que pueden ser consumidos en su estado natural (aunque por precaución los cocinemos). Aunque no puedas perder peso, yo veo razones para cambiar de forma permanente los hábitos alimentarios hacia la comida de verdad. Una vez lo haces, veo complicado que vuelvas al “lado oscuro”, porque te das cuenta de que tú no tenías ningún problema: era lo que estabas comiendo.

Fíjate que lo que te estoy diciendo supone desconfiar de los mensajes oficiales: te estoy diciendo que la pirámide de las harinas no es saludable y que el “come menos” es un método que la evidencia científica dice que no funciona. Sí, te están engañando, pero no te voy a culpar por no creerme. ¿Vas a creer a un bloguero más que a tu médico?

El papel de la fuerza de voluntad

Entonces, ¿no hace falta fuerza de voluntad? Yo no he dicho eso (ver,ver). ¡Claro que hace falta fuerza de voluntad para intentarlo y para mantener un estilo de vida realmente saludable! Otra cosa es que, reitero, no te dejes engañar por el falso y estigmatizador mensaje de que “sabes lo que tienes que hacer, pero no lo consigues porque hace falta una fuerza de voluntad sobrehumana. La culpa no es tuya, sino del entorno obesogénico” (ejemplo). Como decía antes, ese mensaje es parte integral de la misma mentira que es la causa raíz del problema. No ayuda: te hunde más.

Pues claro que hace falta esforzarse, pero en la dirección correcta. No va a ser sencillo renunciar a consumir esos productos que te gustan, no va a ser sencillo desoír a los que te dicen que puedes seguir consumiéndolos con moderación, no va a ser fácil ser el “fracasado/a” que no puede comer de todo lo que los demás sí comen, no va a ser fácil tener que estar defendiendo constantemente tu decisión de cambiar tus hábitos, ante la presión de los ignorantes que te van a decir que no es necesario y que no es bueno llevar una dieta “desbalanceada”. Habrá gente que querrá que vuelvas a tus viejos hábitos, y necesitarás fortaleza para no desistir. Claro que sí.

No lo interpretes como que le quito mérito a tu esfuerzo, porque no lo hago, pero en mi caso es verdad que no estoy haciendo ningún esfuerzo. Hablo sólo de mí. Es muy fácil comer siempre lo que crees saludable y ver que no subes de peso. Estoy disfrutando de la comida, disfrutando del deporte, disfrutando de no tener los problemas de salud que tenía cuando era obeso. Como lo que quiero y cuanto quiero, sin ningún tipo de remordimiento, ni de sentimiento de culpa, y sin sentir en ningún momento que la comida me domina. Pero esto es sólo mi experiencia: que en mi caso no sienta estar ejerciendo fuerza de voluntad alguna no quiere decir que tú en tus circunstancias no lo estés haciendo y que no tenga mérito. No creo que lo tengas fácil y no quiero quitarte nada del mérito.

Manda a la mierda a quien opine sobre tu peso, aunque presuman de querer ayudarte

No es normal que la gente se atreva a opinar sobre tu peso. No lo aceptes. No necesitas ni su opinión, ni su juicio, ni su “ayuda”. Tenlo claro: las opiniones sobre tu peso corporal nunca buscan ayudarte, porque nunca te van a decir algo que no sepas. Nunca.

Aceptemos al obeso pero no normalicemos la obesidad

¿Has escuchado a alguien decir que no hay que “normalizar la fibrosis quística” o que no hay que “normalizar el cáncer”? ¿Sabes por qué sí se hace con la obesidad? Porque hay gente que te quiere hacer creer que tienes la culpa de tus problemas de peso. La industria de la pérdida de peso quiere que te sientas presionado/a para adelgazar, como si fueras idiota y necesitaras sentirte juzgado/a y presionado/a para reaccionar. Ese mensaje estigmatizante es más de lo mismo: “sabes lo que tienes que hacer y no lo haces”. La alusión continua a la responsabilidad individual, a tomar las riendas de tu salud, etc. lo único que consigue es que te sientas mal con tu propio cuerpo y eso nunca va a ser bueno. Por culpa de esa “presión social” cada vez que hables con alguien, vas a sentir que están censurando tu peso corporal, cada vez que veas una noticia sobre la “guerra contra la obesidad”, vas a sentir que tú eres “enemigo/a de la sociedad” y que no eres aceptable como eres. ¡Vaya favor te están haciendo! Eres ¡una carga para la sanidad pública! Eres moralmente reprochable. ¡Ocupas demasiado espacio en los aviones! No deberías maquillarte ni llevar ropa bonita, porque tienes que darte cuenta de una vez de que lo tuyo es una enfermedad. No intentes ser feliz, porque no lo mereces.

Ése es el discurso oficial, el de los “expertos” en nutrición y los gurús del fitness: tienes un problema de comportamiento y te estás negando a adoptar el estilo de vida saludable que esos “expertos” te están recomendando. Pero, quizá, esos mismos “expertos” son los que han ocasionado tu problema y no deberías haber confiado en su consejo antes, ni en su opinión ahora. ¿Quieren opinar sobre tu peso corporal? ¿Quién les ha dicho que pueden opinar sobre eso? Que se vayan a la mierda.

Como decía antes, estoy convencidísimo de que tenemos que retomar una alimentación basada en comida de verdad, al margen de nuestro peso corporal. Si eso te ayuda a perder peso, fantástico, pero si no lo consigues, no dejes que nadie te juzgue porque no tienen derecho a hacerlo.

“El peligro de comer en exceso siempre está ahí, incluso comiendo comida de verdad”

No existe “comer en exceso”. Es una trampa dialéctica (ver): existe engordar y la causa de engordar puede ser la mala calidad de la dieta, no necesariamente “comer más de la cuenta”, que no es más que una tautología falaz de engordar. No te dejes engañar por el mensaje de que si comes más de la cuenta vas a engordar, comas saludable o comas comida basura (ver).

Si comiendo comida de verdad engordas, en mi opinión, tienes un problema metabólico, porque eso no es normal: las poblaciones del mundo que consumen dietas tradicionales no sufren de obesidad, ni de diabetes ni de otras enfermedades relacionadas (ver). Si te encuentras en esa situación, no me atrevo a recomendarte qué hacer, pero sí insistir en que no tienes control de tu peso corporal: puedes conseguir tus objetivos o puedes no conseguirlos. Yo te animo a que te olvides de la comida basura —que no es lo que los “expertos” te dicen que es comida basura— porque no veo ninguna opción de adelgazar ni de estar sano con la alimentación equivocada. Lee todo lo que puedas sobre nutrición, evitando creer en la palabra de nadie. Pero ten siempre presente que los resultados no dependen de ti, lamentablemente (ver).

El entorno obesogénico

Entorno obesogénico: Es el formado por
los científicos, médicos, nutricionistas y
gurús del “mundo gimnasio”
que divulgan la pseudocientífica teoría
de que la obesidad es causada por una
excesiva ingesta calórica y/o
un insuficiente gasto energético, y que
promueven tratamientos para la obesidad
que carecen de fundamento científico

Anuncios

14 thoughts on “Esfuerzo, esperanza y responsabilidad individual

      • En el equipo de mi hija mayor una de las jugadoras dejó de participar en los entrenamientos y partidos. Al parecer, sus circunstancias familiares son bastante duras. A final de temporada ha vuelto a participar en un par de entrenamientos y está muy subida de peso, irreconocible. 16 años, creo. Me imagino las ganas que tendría de volver a ver sus compañeras de equipo y que la vieran así. Mi impresión es que si se siente juzgada lo más mínimo, la hunden. No necesita que nadie le diga lo que ya sabe, lo que necesita es pasar un buen rato con sus amigas sin que ninguna de ellas se crea inteligente y le diga que lo que tiene que hacer es restricción calórica.

        No sé cómo la mente humana resuelve contradicciones como las que comentas. Por ejemplo, la persona a la que se atribuye el término “entorno obesogénico” tiene obesidad aguda (no sé si técnicamente es así, pero tiene mucho peso extra) y sin embargo firma artículos publicados en revistas científicas en los que dice, textualmente, que la obesidad es causada por un desbalance entre las calorías consumidas y gastadas. Si sabe que el problema son esos productos hipercalóricos, si cree que la solución a la obesidad es “comer menos de lo que se gasta”, ¿cómo se explica a sí mismo tener el peso que tiene?

        Me gusta

  1. Lo importante para perder peso es un cambio a largo plazo a hábitos de vida saludables

    No dejes que te digan qué hay que hacer para perder una cantidad importante de peso y mantener lo perdido a largo plazo. No hay constancia de ningún método dieta+ejercicio que haya demostrado efectividad en ese sentido (ver). Y que no te engañen con falso sentido común: “come menos” ha fracasado sistemáticamente a largo plazo en los estudios científicos. No es “lo único que funciona”, es lo que sí sabemos que no funciona.

    Me gusta

  2. a higher level of motivation to manage one’s weight is a necessary but insufficient condition for achieving one’s weight-management goals. Higher levels of motivation lacking the corresponding knowledge can lead to counterproductive outcomes.

    un alto nivel de motivación para gestionar el propio peso es una condición necesaria pero no suficiente para conseguir los objetivos de control del peso. Mayores niveles de motivación en ausencia de un adecuado conocimiento puede llevar a resultados contraproducentes

    ¿Cuál es el conocimiento que necesitamos para poder adelgazar?

    http://www.myscp.org/pdf/short%20articles/JCPS_10-00088_180.pdf

    Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s