Nuestro cuerpo se resiste a mantener el peso tras haber adelgazado unos kilos, ¿mito o realidad?

Tres fragmentos de un mismo vídeo (está en inglés, pongo directamente mi traducción).

Fragmento 1

En base a los estudios que hemos hecho nosotros, se ha visto que hay una respuesta muy compleja del cuerpo humano a la pérdida de peso. Una vez el cuerpo es sometido a la pérdida de peso, comienza a responder como si estuviese siendo amenazado con una muerte inminente.

El siguiente fragmento hace referencia a que con inyecciones hormonales, leptina en concreto, estos investigadores intentan eliminar la oposición del cuerpo a mantener el nuevo peso:

Fragmento 2

Lo que intentamos hacer, en esencia, y es básicamente así, es engañar al cerebro para que piense que la grasa que se ha perdido, no se ha perdido. […] El comportamiento, el hambre aumentada, el deseo de comer, los cambios en la función cerebral, se consiguen revertir a lo que eran antes de que el individuo perdiera peso. Y el incremento en la eficiencia energética, el decremento en el gasto energético, se restauran a lo que eran antes de que el individuo perdiera peso.

Fragmento 3

Hemos hecho estudios con individuos en los que se ha prestado una atención minuciosa a su ingesta y se ha realizado mucho ejercicio físico, y el cuerpo no se adapta a estar crónicamente en un peso reducido. El efecto nunca desaparece. Puedo entender que alguien que escuche esto diga, “¡Oh, Dios mío, son malas noticias, ahora entiendo por qué tengo este problema, no hay esperanza!” Pero yo no lo veo así, en absoluto. Si no supiéramos esto, entonces no habría esperanza. […] No hay una solución a este problema a la vuelta de la esquina, y no podemos hacer nada ahora mismo, pero mediante la comprensión del problema, creo que puede que lleguemos a ser capaces de interferir para que la gente consiga mantener el peso que ha perdido, de una forma cómoda, lo que creo que es básico para su salud y bienestar.

En otro momento del vídeo, se nos dice que para que una paciente concreta, llamada Nola, que ha perdido unos 20 Kg pueda mantener su nuevo peso, los médicos han calculado que tiene que consumir 300 kcal/día menos de lo que cabría esperar por su nuevo peso.

Selección_622

Ése es el diagnóstico que nos dan estos investigadores: tu cuerpo se va a oponer siempre a mantener el nuevo peso y vas a tener que consumir indefinidamente menos energía que las personas de tu mismo peso.

La persona que hemos escuchado en el vídeo es Rudolph Leibel, MD. He comentado experimentos suyos en uno de los artículos más interesantes de este blog:

Se nos ha dicho que el “come menos y muévete más” es un método efectivo para perder peso, pero la evidencia científica dice que nunca se ha demostrado que funcione para lo que realmente importa, que es perder mucho peso y mantener la pérdida a largo plazo (ver).

Se nos ha dicho que el “come menos y muévete más” fracasa porque la gente no sostiene la dieta. Se nos ha dicho que el metabolismo se reduce cuando pierdes peso, pero que es porque se reduce tu peso y que la reducción del metabolismo no va más allá de lo que corresponde al peso perdido. Pero Rudolph Leibel, MD y su colega Michael Rosenbaum, MD, científicos que han estudiado la respuesta del cuerpo humano a la pérdida de peso, nos están hablando de la causa real por la que las dietas hipocalóricas no funcionan para pérdida de peso. Nos dicen que la respuesta del cuerpo es como si se sintiera amenazado por una muerte inminente, y que el empuje a recuperar el peso no desaparece con el tiempo. Ellos nos dicen que no es un mito. Y no estamos hablando de la opinión de un desconocido en youtube: son científicos que han medido y documentado en revistas científicas una respuesta que va más allá de lo que cabría esperar por el peso perdido. Nos dicen que a día de hoy no saben cómo conseguir que la gente mantenga su peso una vez reducido.

Vamos a ver otra evidencia: un experimento en el que la ingesta también estaba completamente controlada.

Minnesota Starvation Study

La llamaron estudio de semi-inanición (semi-starvation) y la dieta estuvo siempre por encima de las 1500-1600 kcal/día. Más calorías que la típica dieta de adelgazamiento (¡ja!) de 1500 kcal/día que hoy en día se ve como tan normal. A los participantes se les pidió que andaran unos 5 Km diarios (ver).

Adaptive thermogenesis and uncoupling proteins: a reappraisal of their roles in fat metabolism and energy balance

En azul tenemos la evolución de la ingesta energética con el tiempo. La escala de la derecha nos da los datos en miles de kcal/día. Hasta el punto marcado como R12, la ingesta siempre estuvo por debajo del 100%. Es decir, en todo momento comieron menos calorías de su ingesta previa.

Selección_557

How dieting makes some fatter: from a perspective of human body composition autoregulation

Aunque hasta la semana #20 (quinto mes de restricción calórica) siempre habían “comido menos”, la pérdida de peso corporal ya se había paralizado. Y todavía tenían grasa corporal que podían perder, pero su cuerpo se negaba a hacerlo.

All reached a plateau around week 20 and further weight loss could not be induced  (ver)

Todos alcanzaron un estancamiento de la pérdida de peso alrededor de la semana 20 y no se les pudo inducir una mayor pérdida de peso

No se les pudo inducir una mayor pérdida de peso…

En la siguiente gráfica vemos en color negro la evolución de la grasa corporal (Fat mass) en el mismo experimento. En el instante R12, habiendo comido siempre menos del 100% (curva roja), ya habían recuperado prácticamente toda la grasa corporal. Nunca dejaron de “hacer dieta” y no habían conseguido nada.

Selección_556

Hay una característica de este estudio que hay que resaltar, para que no se malinterpreten los resultados: estas personas pasaron de peso normal a estar “en los huesos”. No eran personas obesas que adelgazaron hasta llegar a un peso normal.

Pero… a efectos de las leyes de la termodinámica eso no es relevante: la reducción de la ingesta calórica fue de más de 1500 kcal/día respecto del valor de partida y la pérdida de peso se estancó. ¿Por qué? ¿Cómo es compatible este resultado con la idea de que controlando la ingesta y haciendo ejercicio se tiene que adelgazar porque así lo imponen las leyes de la física? Todavía tenían grasa corporal que podían perder y no la perdían.

¿Qué explicación hay para lo que ha sucedido en este estudio? ¿Cómo puede ser que habiendo forzado una reducción neta de la ingesta, al cabo de 9 meses (punto R12) la pérdida de grasa corporal resultante fuese mínima?

Un detalle: durante las primeras 12 semanas de restricción calórica se perdió tres veces más grasa corporal que durante las segundas 12 semanas. Nótese que durante las segundas doce semanas la ingesta calórica era incluso menor que durante las doce anteriores. ¿Por qué razón se estancó la pérdida de grasa corporal?

Pérdida de grasa corporal en las primeras (C12-S12) y en las segundas 12 semanas (S12-S24)

grasa

Éste es un experimento controlado. El efecto anterior no se puede achacar a que se saltaron la dieta, porque no se la saltaron. Se demuestra que existe la reacción del cuerpo humano a la restricción calórica al menos cuando los niveles de grasa corporal son muy bajos. ¿Por qué pensar que es un mito cuando los niveles de grasa son más altos?

¿Por qué razón el “efecto rebote” que hemos visto en este estudio, que se ha producido sin saltarse la dieta, no se cree importante cuando un obeso intenta perder peso siguiendo el mismo método, la restricción calórica? ¿En el Minnesota Starvation Study existió, pero en las dietas de adelgazamiento es un mito que contradice las leyes de la física? ¿Por qué echamos la culpa al paciente de que el método no funcione, presuponiendo que es la fuerza de voluntad lo que está fallando?

Otro ejemplo

Hay estudios (ver) en los que sucede lo mismo que acabamos de ver en el Minnesota Starvation Study: los participantes nunca dejan de “comer menos” y “hacer más ejercicio”, y recuperan el peso perdido. ¿Cuál es la razón de que eso suceda?

Selección_514

¿Suponemos que los datos de este último estudio son erróneos porque creemos saber que la culpa es en realidad del obeso? ¿O aceptamos que estos datos tienen sentido y que son coherentes con el Minnesota Starvation Study y con lo que Rudolph Leibel, MD y Michael Rosenbaum, MD han comprobado y documentado en sus artículos? La evidencia científica dice que en la mayoría de la gente “comer menos y hacer más ejercicio” provoca una reacción metabólica que impide perder peso a largo plazo. Pasa en todos los estudios de pérdida de peso con dieta hipocalórica, luego lo más sensato es pensar que no es culpa de la persona sino del método (ver,ver,ver). No hablamos de buscar una justificación para la glotonería y vaguería de los obesos, porque ese tipo de acusaciones denigratorias son sólo prejuicios. Se les acusa de estar gordos porque comen en exceso y porque llevan una vida sedentaria, y de no ser capaces de adelgazar porque no tienen fuerza de voluntad para mantener la dieta o el plan de ejercicios. Ambas acusaciones carecen de más fundamento que los delirios de superioridad moral de los “expertos” y dificultan encontrar la verdadera causa y una solución efectiva para la obesidad.

Anuncios