Edulcorantes artificiales. Prueba de concepto

It is a matter of simple energy balance as per the first law of thermodynamics, not “substances we didn’t evolve for”. (Leído por ahí)

Es una cuestión de simple balance de energía según la primera ley de la termodinámica, no de “sustancias para las que no estamos preparados en términos evolutivos”

Mucha gente consume edulcorantes artificiales, o productos con edulcorantes artificiales, en lugar de las versiones azucaradas. Supuestamente, estos productos químicos ni nos engordan ni nos impiden adelgazar.

¿Pueden engordarnos los edulcorantes artificiales bajos en calorías? Desde el punto de vista de la pseudociencia del balance energético, no pueden engordarnos, pues no aportan energía, salvo si te hacen comer “de más”: “Si te engordan es porque aumentan tu apetito” (ver,ver).

Algunas personas creen que los carbohidratos “extra” se convierten en grasa y esa grasa nos engorda, y en consecuencia deducen que un edulcorante acalórico “no puede engordar porque no se convierte en grasa“. Ya analizaré en una entrada posterior cómo engordamos, pero no quiero mencionar el término “extra” sin hacer algún comentario al respecto.

Artificial Sweeteners Stimulate Adipogenesis and Suppress Lipolysis

En este experimento in vitro cogen adipocitos humanos y de ratones y los bañan en distintas concentraciones de tres edulcorantes artificiales (sacarina, acesulfamo-k y sucralosa). Y observan que aumenta tanto la adipogénesis, es decir, la creación de nuevos adipocitos a partir de preadipocitos, como la lipogénesis, es decir, la acumulación de grasa corporal. En la gráfica se muestra el aumento de la expresión de PPARγ (ver):

imagen_0184

The addition of saccharin robustly stimulated adipogenesis in a concentration-dependent manner, resulting in increased lipid accumulation and FABP4 expression

Añadir sacarina aumentó consistentemente la adipogénesis de modo dependiente de la concentración, resultando en un aumento de la acumulación de lípidos [grasas] y la expresión del FABP4.

O sea que los edulcorantes artificiales sí produjeron in vitro una mayor acumulación de grasa.

Del mismo modo, en este estudio observaron que la presencia de los edulcorantes artificiales reducía la lipólisis de triglicéridos en los adipocitos (o en otras palabras, reducía la liberación de grasa corporal). Es lo que muestra esta gráfica (en el experimento la concentración de glicerol refleja en qué medida se han liberado triglicéridos en los adipocitos):

imagen_0185

To determine whether lipolysis was inhibited by artificial sweeteners that are structurally distinct from saccharin, we evaluated the effects of AceK and sucralose (Fig. 7G) and observed that, as with saccharin, these artificial sweeteners suppressed basal lipolysis in 3T3-L1 cells.

Para determinar si la lipólisis era inhibida por edulcorantes artificiales estructuralmente diferentes de la sacarina, evaluamos los efectos de AceK y sucralosa (Fig. 7G) y observamos que, al igual que la sacarina, estos edulcorantes artificiales suprimían la lipólisis basal en células 3T3-L1.

¿Demuestra este estudio que los edulcorantes artificiales acalóricos engordan a los seres humanos? No lo hace. Aparte de no ser un experimento in vivo, las concentraciones en las que se manifestaron los efectos engordantes están algo por encima de las concentraciones fisiológicas medidas tras la ingesta de edulcorantes artificiales:

The active concentrations in preadipocytes and adipocytes are higher than would generally be observed in humans […] as bolus oral doses of the recommended maximum daily intake of saccharin results in peak plasma concentrations of ∼75 μM […]; however, this is nonetheless an important proof of principle for unexpected effects of artificial sweetener use and raises the possibility that absorbed sweeteners may influence aspects of adipose tissue biology given sufficient “dose and duration” of exposure.

Las concentraciones activas en preadipocitos y adipocitos son mayores de las que se observarían normalmente en humanos […] ya que pastillas con las dosis máximas diarias recomendadas de sacarina resultan en picos de concentraciones de ∼75 μM […]; sin embargo, esto es una importante prueba de concepto de inesperados efectos del uso de edulcorantes artificiales y señala la posibilidad de que los edulcorantes absorbidos puedan influir en aspectos de la biología del tejido adiposo, si hay suficiente dosis y duración de la exposición.

Un producto químico puede engordar, si altera la biología del tejido adiposo. Tenga o no tenga calorías.

Como decía, esas concentraciones de 0.075 mM no está tan lejos del umbral en el que los efectos de la sacarina se disparan:

imagen_0186

En cualquier caso, ¿qué conclusiones saco yo de este estudio? La primera conclusión es que no hay que meterse porquerías por la boca. La segunda conclusión es que este estudio refuerza lo que ya sabemos los lectores de este blog: un producto comestible puede ser engordante sin que sus calorías tengan nada que ver con ello. Basta con que ese producto cree las condiciones fisiológicas (activación de genes, cambios en concentraciones de metabolitos, cambios hormonales, etc.) que promueven el engorde. No hay ninguna ley de la termodinámica que tenga nada que decir al respecto.

Leer más:

Anuncios

6 thoughts on “Edulcorantes artificiales. Prueba de concepto

  1. Muy interesante, Vicente. Sobre todo para quienes se pasan con los edulcorantes asumiendo que son inocuos o muy bajos en calorías.
    Gracias por compartirlo y por interpretar los estudios.
    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

    • Hola Elena,

      por lo que yo observo en algunos familiares, parece que dejar de usar ciertos productos (edulcorantes artificiales, alcohol, etc.) es percibido como algo así como un fracaso en la vida. Rápidamente se acogen al “por un poco de vez en cuando no pasa nada” y realmente no cambian nada en su alimentación. Yo no entiendo muy bien el apego que tienen a consumir porquerías (¿tan malo está el café sin añadirle nada?).

      Gracias a ti 🙂

      Me gusta

      • Ay, con lo delicioso que es el sabor del café de verdad, sin edulcorar ni azucarar.. ¡Voy a por uno ahora mismo! Si la gente supiese cómo sabe realmente el café, se dejarían de milongas.
        Y encima, cuando te dicen el “por un poco de vez en cuando no pasa nada”, lo unen a una cara de pena como pensando: “Pobrecito/a, no sabe disfrutar de la vida por un poquito de azúcar. Es un/a amargado/a”. Entonces es cuando te entran ganas de comerte delante de ellos un secreto ibérico y decirles: “Esto sí que es disfrutar de la vida con una buena comida, no con pseudoalimentos llenos de pasta y carne procesada con queso de bajísima o nula calidad”.

        Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s