La nueva burrada de Mulet: “Nuestro cerebro consume solamente glucosa”

No, no es cierto, y te explico: nuestro cerebro consume solamente glucosa. José Miguel Mulet

Mulet nos lo explica… porque Mulet sabe de todo. Le pongo una grafiquita:

imagen_3358

Leer más:

No es necesario consumir hidratos de carbono para que nuestro cerebro tenga energía

Ya hablé hace un tiempo (ver) de cuál es la necesidad real de ingerir hidratos de carbono: ninguna. CERO.

Pero cada dos por tres alguien nos cuenta que nuestro cerebro solo usa glucosa como fuente de energía.

la glucosa es la única fuente de energía para el cerebro, que consume alrededor de 100 gramos diarios (ver)

el cerebro sólo puede obtener energía a partir de esta fuente (ver)

El azúcar es la vida, es la única fuente de energía para el cerebro y los tejidos nerviosos (ver)

Es mentira.

Las gráficas que muestro a continuación están sacadas del artículo científico “Fuel metabolism in starvation

Se corresponden con experimentos en los que los participantes no comen (inanición). En la primera gráfica se muestra el uso que hace nuestro cuerpo de glucosa por hora. En las primeras horas tras iniciar la inanición hay un gran uso de glucosa, toda ella exógena, es decir, ingerida. Según la parte inferior de la gráfica “todos” los tejidos del cuerpo están usando la glucosa como fuente de energía. Pero ante la restricción en la comida, y al no recibir glucosa exógena, en las primeras horas nuestro cuerpo usa la reservas de glucógeno como fuente de glucosa para el cuerpo. Desde ese mismo momento ya se inicia la generación endógena de glucosa (a partir de aminoácidos y glicerol), o gluconeogénesis, por lo que en este experimento, en tan solo un día, el cuerpo ya está generando internamente la glucosa que necesita. Progresivamente los distintos tejidos van abandonando la glucosa como fuente de energía, y pasados unos días, según el texto bajo la gráfica, solo el cerebro, los glóbulos rojos y la médula renal usan glucosa. Nuestro cerebro no deja de usar glucosa, pero pasa a usar menos. Según el texto en la parte inferior de la gráfica, con el tiempo los cuerpos cetónicos se convierten en la principal fuente de energía del cerebro.

Selección_444

En la siguiente gráfica se muestra cuál es la fuente de energía que emplea nuestro cerebro antes y tras varias semanas de inanición. En este experimento (y en general cuando no ingerimos apenas hidratos de carbono), menos del 40% de la energía que usa el cerebro viene de la glucosa; el resto de la energía la obtiene de los cuerpos cetónicos.

Selección_443

Según el texto al pie de esta segunda figura, varios estudios sugieren que el cerebro puede sobrevivir sin glucosa, pero comprobarlo en la práctica es un experimento difícil y éticamente cuestionable. Aunque el cerebro también usa algo de glucosa cuando no se consumen apenas carbohidratos, eso no quiere decir que haya que consumirlos, pues lo que hemos visto es a) que la glucosa se genera internamente y b) que el cerebro obtiene la energía principalmente de los cuerpos cetónicos.

¿”La glucosa es la única fuente de energía para el cerebro”? Yo a eso lo llamo mentir.

Las mentiras no terminan ahí: también se nos dice que los carbohidratos “trabajan para evitar la formación de los cuerpos cetónicos. Estos cuerpos no son más que los deshechos que aparecen cuando el cuerpo utiliza las grasas en lugar de los azúcares para generar energía.” (¿”deshechos”? Deshechos es un adjetivo, no un sustantivo…)

Según este artículo periodístico, nuestro cerebro se alimenta de “desechos”, sin hache, cuando no ingerimos carbohidratos. Creo que el autor del artículo científico no estaría muy de acuerdo:

D-β-hydroxybutyric acid not only has permitted man to survive prolonged starvation, but also may have therapeutic potential owing to its greater efficiency in providing cellular energy in ischemic states such as stroke, myocardial insufficiency, neonatal stress, genetic mitochondrial problems, and physical fatigue.

El ácido D-β-hidroxibutírico no solo ha permitido al hombre sobrevivir una inanición prolongada, sino que también puede tener un potencial terapéutico debido a su mayor eficiencia proporcionando energía celular en estados isquémicos como ataque cerebral, insuficiencia miocárdica, estrés neonatal, problemas mitocondriales genéticos y fatiga física.

Es decir, que ese “desecho” es en realidad mejor combustible para nuestro cerebro que la glucosa. En ese sentido, es interesante el libro The Alzheimer’s Antidote, de Amy Berger (pdf con las primeras páginas).

¿Pero estos resultados no están sacados de personas que prácticamente no comían? Sí, y son la prueba de que no es necesario consumir carbohidratos para que nuestro cerebro tenga energía. Cualquier recomendación de ingesta que se base en la idea de que nuestro cerebro necesita que consumamos hidratos de carbono, es errónea de base. No hay ninguna razón para consumir carbohidratos, y quien afirma lo contrario (ver) nos está engañando.  Tampoco la cetosis es una “situación indeseable” ni los cuerpos cetónicos son productos “que se deben eliminar de nuestro organismo” (ver).

Yo consumo unos 60-70g diarios de hidratos de carbono. Unos días más y otros días menos. Llevo así unos dos años. Para mí comer de forma saludable es, en pocas palabras, evitar el azúcar, los cereales, los productos procesados y los aceites de semillas. Que alguien me cuente que esos no-alimentos son comida, que no consumirlos es un peligro para la salud (¡hala!), y que sin embargo los cuerpos cetónicos son tóxicos, me parece ridículo.

En resumen:

  1. No es cierto que el cerebro solo use glucosa como fuente de energía
  2. No es cierto que haya que consumir hidratos de carbono para proporcionar la glucosa que necesita el cerebro
  3. No es cierto que los hidratos de carbono sean imprescindibles en la alimentación. Las proteínas y algunas grasas son esenciales en la alimentación. Los hidratos de carbono NO lo son
  4. No es cierto que la cetosis sea una situación indeseable, ni los cuerpos cetónicos son productos de desecho que nuestro cuerpo tenga que eliminar

NOTA: que no te asusten hablando de cetoacidosis, porque la cetosis nutricional no es lo mismo que cetoacidosis, una condición que se puede dar en diabéticos tipo I en ausencia de insulina. Ana lo explica aquí: ¿Existe diferencia entre cetosis y cetoacidosis? 

Leer más:

Desinformando, que es gerundio

Escrito por una supuesta experta en nutrición:

Los nutrientes forman parte de los alimentos. Son las sustancias encargadas de aportar energía al organismo.

Y de la misma fuente:

Los tres nutrientes son imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo. Los carbohidratos constituyen la mayor fuente de energía para el cuerpo. Son indispensables porque, en condiciones normales, son la única fuente de energía para el cerebro. […]

Las grasas están consideradas como la fuente principal de energía para los músculos, ya estén en reposo o mientras practiquen ejercicio prolongado y de baja intensidad. La mayoría de los tejidos del organismo son capaces de utilizarlas como fuente de energía (excepto el cerebro, las células sanguíneas, la piel y la médula renal).

Por partes:

¿Los nutrientes son las sustancias que aportan energía al organismo?

Nuestro cuerpo necesita agua, vitaminas y minerales, además de proteínas, que tienen múltiples funciones aparte de aportar el sustrato para crear músculo, y las grasas, necesarias para el sistema nervioso, funciones estructurales y para el correcto funcionamiento de nuestro organismo en general (ver). Algunos nutrientes no aportan energía, otros aportan mucho más que energía.

Quizá quería decir macronutrientes, pero tampoco la energía es la única aportación de grasas o proteínas.

¿Los tres nutrientes son imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo?

Interpretando de nuevo que se refiere a macronutrientes, los carbohidratos NO son ni imprescindibles ni indispensables en la dieta para el correcto funcionamiento del organismo. Existen aminoácidos, grasas (omega-3 y omega-6), vitaminas y minerales que sí son esenciales, pero ¿carbohidratos? No, no son esenciales. Se puede vivir perfectamente sin ingerir carbohidratos. Otra cosa es que sea prácticamente imposible evitarlos por completo, pues se encuentran en pequeñas cantidades en alimentos saludables como los vegetales de hoja, o en menor medida en carne y huevos, por ejemplo. Una cosa es “inevitable” y otra bien diferente “imprescindible”.

¿Los carbohidratos constituyen la mayor fuente de energía para el cuerpo?

Los carbohidratos constituyen la mayor fuente de energía para el cuerpo, cuando constituyen la mayor fuente de energía. Cuando constituyen la menor fuente de energía para el cuerpo, constituyen la menor fuente de energía.

¿Indispensables porque son la única fuente de energía para el cerebro?

Son la única fuente cuando son la única fuente. Cuando no son la única fuente, no son la única fuente.

Y no confundamos carbohidratos en la dieta con glucosa en sangre: nuestro cerebro siempre necesita glucosa, pero no necesitamos ingerirla (ver). Conforme en la dieta se abandonan los hidratos de carbono, el cerebro se adapta y reduce su consumo de glucosa y aumenta el de ácidos grasos y/o cuerpos cetónicos. La reducida cantidad de glucosa que necesita el cerebro se genera internamente, a partir de proteínas, en un proceso denominado gluconeogénesis, y también a partir del glicerol procedente de los triglicéridos. El cerebro no usa las grasas, o sus productos derivados, como combustible, cuando no usa las grasas, o sus productos derivados, como combustible. Pero cuando sí los usa, sí los usa.

En personas de avanzada edad, se ha comprobado que la restricción de carbohidratos ayuda a mantener la función cognitiva (ver). La restricción de carbohidratos tiene en general un efecto neuroprotector (ver o ver o ver). Consecuencias curiosas de que no te llegue el alimento al cerebro…

 

Leer más:

¿Necesita nuestro cerebro 120g de glucosa al día?

No.

  1. Si seguimos una dieta para engordar, basada en hidratos de carbono y con pocas grasas, nuestro cerebro efectivamente consume unos 100-140g de glucosa al día.
  2. Si seguimos una dieta para estar sanos o adelgazar, basada en grasas y con pocos hidratos, nuestro hígado realiza dos tareas de interés:
    1. transforma ácidos grasos no esterificados en cuerpos cetónicos
    2. crea glucosa a partir de la hidrólisis de proteína dietaria o de glicerol procedente de grasa

Cuando nuestro cuerpo detecta que la dieta no aporta suficiente glucosa para cubrir las necesidades del cerebro, eleva la producción de cuerpos cetónicos en el hígado para proporcionar al cerebro otro combustible. Es lo que se conoce como cetosis. Cuando estamos ceto-adaptados, los cuerpos cetónicos pueden cubrir un 80% de las necesidades energéticas del cerebro, por lo que éste solo necesita 22-28g/día de glucosa. Aunque no tomemos glucosa en la dieta, el hígado es capaz de crear de 2.8 a 3.6 g/kg/día de glucosa. En un hombre de mi peso eso son de 210 a 270 gramos al día, de sobra para cubrir las necesidades del cerebro.

¿Tenemos que tomar 120g de glucosa al día porque nuestro cerebro los necesita? No. La cantidad mínima de hidratos de carbono que necesitamos para vivir es cero, siempre que tomemos grasa y proteínas, claro. Los hidratos de carbono NO son un alimento esencial, a diferencia de las proteínas y de ciertos tipos de grasa.

images

 

Fuentes:

Dietary Reference Intakes for Energy, Carbohydrate, Fiber, Fat, Fatty Acids, Cholesterol, Protein, and Amino Acids

(Presentación en pdf: http://media.lipid.org/2011002/3/handouts.pdf)