Ciencia basura

(english version: click here)

Encuentro por ahí la noticia de que un meta-análisis de artículos que comparan dietas bajas en hidratos de carbono con dietas “equilibradas” no encuentra grandes diferencias en cuanto a la pérdida de peso entre ambas dietas. El estudio es: “Low Carbohydrate versus Isoenergetic Balanced Diets for Reducing Weight and Cardiovascular Risk: A Systematic Review and Meta-Analysis“.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que las dietas comparadas son isocalóricas o isoenergéticas, lo que perjudica a las dietas bajas en hidratos de carbono. Y el perjuicio existe porque las dietas bajas en hidratos de carbono son más saciantes y de forma natural permiten reducir la ingesta calórica frente a otras dietas. Forzando que la ingesta de las dietas comparadas sea isocalórica esa ventaja se pierde.

Aparte de eso, el uso del término “balanced” para una de las dietas me parece muy poco científico porque “equilibrado” significa “una dieta que contenga cantidades adecuadas de todos los nutrientes necesarios para el crecimiento saludable y la actividad”. ¿Son no-equilibradas las dietas bajas en carbohidratos?

I. Figura 3

Al mirar la Figura 3 del estudio citado vemos que a pesar de lo anterior y en contra de la (falsa) noción de que lo único que importan son las calorías totales que se toman, las dietas bajas en hidratos de carbono siempre producen una mayor reducción de peso, salvo en dos estudios que casualmente son de los mismos autores (salvo alguna diferencia). Si lo único que importan son las calorías que se consumen, sin importar su procedencia, ¿cómo se explica que las dietas bajas en hidratos de carbono siempre reduzcan más el peso que dietas isocalóricas con más hidratos de carbono? Simplemente porque la idea de que todas las calorías son iguales es falsa.

Pero hay dos estudios que se salen de la norma. Como vamos a ver a continuación los datos reflejados en la Figura 3 referidos a esos estudios son falsos, además de improcedentes.

 

 I.1 Estudio de 2009:

Según los propios autores las dietas comparadas son:

 Patients were randomly allocated (simple randomization by number list in a close envelope) to two groups:

(a) Diet I (low carbohydrate: 1507 kcal/day, 38% carbohydrates, 26% proteins, 36% fats) and

(b) Diet II (low fat: 1500 kcal/day, 52% carbohydrates, 20% proteins, 27% fats).

El 38% de 1507 calorías son 573 calorías, es decir unos 143g de hidratos de carbono. Ésa es la dieta que llaman “low carbohydrate”, pero eso no es una dieta baja en hidratos de carbono. Y si para los autores del meta-análisis lo es, sus resultados simplemente no se aplican a lo que la gente que sigue estas dietas entiende por dieta baja en hidratos.

Pero en cualquier caso en ese estudio (ver figura bajo estas líneas) en tres meses los que estaban en la dieta I bajaron de media 3.4Kg, mientras que en la dieta II bajaron 4Kg. En el primer caso de 93.8 a 90.4Kg, en el segundo de 91.5 a 87.5Kg. La diferencia entre las dos dietas altas en hidratos de carbono es de tan solo 600 gramos. Pero como el grupo I pesaba de partida 2.3 Kg más que el otro la diferencia en los pesos finales es de  2.9Kg.

Selección_001

 

Sin embargo en el meta-análisis los autores convierten esos 600g de diferencia entre dos dietas altas en hidratos de carbono en 2.9Kg, tomando como comparación los valores de peso finales de los participantes, sin tener en cuenta que uno de los grupos pesaba claramente más que el otro al iniciarse el estudio.

Selección_003

 

I.2 Estudio de 2012

En el segundo estudio de De Luis et al, el de 2012, se comparan las mismas dos dietas elevadas en hidratos de carbono:

Diet I was low in carbohydrate and provided 1507 kcal/day (38% carbohydrates, 26% proteins and 36% fats). Diet II was low in fat and provided 1500 kcal/day (53% carbohydrates, 20% proteins and 27% fats).

Pero además ahora el resultado se obtiene para personas con una determinada variante de un gen (simplemente leamos el título: Evaluation of weight loss and adipocytokines levels after two hypocaloric diets with different macronutrient distribution in obese subjects with rs9939609 gene variant), por lo que los resultados no pueden extrapolarse a la población en general. La segunda línea del abstract nos informa de que esa variante se ha relacionado con un alto riesgo de obesidad.

En el texto se nos dice que con la dieta I la reducción de peso fue de -3.9Kg mientras que con la dieta II fue de -4.7:

Selección_004

 

Selección_005

Es decir una diferencia de 800g, que los autores del review convierten en la Figura 3 en 3.4Kg tomando nuevamente el peso final en cada uno de los dos grupos. Selección_007

 

En resumen,

  1. los datos reflejados en la Figura 3 del estudio no se corresponden con los datos obtenidos en los dos artículos de De Luis et al. Los datos de la Figura 3 son falsos.
  2. Los estudios de De Luis et al. comparan dos dietas elevadas en hidratos de carbono, aunque ellos llaman a una de ellas low-carbohydrate. La denominación no cambia los hechos.
  3. En uno de los dos artículos de De Luis et al. la población estudiada tiene una determinada variante de un gen, por lo que los resultados obtenidos no se pueden extrapolar a la población general

No he analizado el resto de artículos incluidos en la Figura 3 del meta-análisis.

 II. Figura 4

Finalmente, en la Figura 4 del meta-análisis se nos muestran los resultados para estudios de más larga duración (1 a 2 años). En este caso 4 artículos presentan mejores resultados en reducción de peso en las dietas “equilibradas” que en las dietas bajas en hidratos de carbono. Entre ellos me he fijado en un par. En primer lugar el Sacks 2009, el de mayor peso en la comparativa. En su primera página vemos que la reducción de peso en términos globales fue mayor en las dietas con un 35% de hidratos de carbono, que si se aumentan al 65% los hidratos de carbono. Una pérdida de 3.4Kg para el 35% y de 2.9Kg para el 65%.

Selección_008

 

Sin embargo en el meta-análisis los números se asignan a la columna equivocada: el 2.9 se le asigna a las dietas low-carb y el 3.4 a las dietas “equilibradas”:

Selección_009

 

Por curiosidad miré también el estudio de Klemsdal 2010, un estudio de un año de duración en el que se controló la dieta de los participantes a los 3 meses y como se puede ver la dieta de bajo índice glucémico (que no es lo mismo que baja en hidratos de carbono) tenía cerca del 37% de las calorías procedentes de hidratos de carbono. Eso no es una dieta baja en hidratos de carbono.

Selección_010

 

Hasta los 3 meses la dieta de bajo índice glucémico era mejor que la “equilibrada” en cuanto a pérdida de peso. Incluso a los 6 meses era mejor:

Selección_011

Pero tras el control realizado a los 3 meses NO se sabe qué comía cada uno. “A 7-day dietary questionnaire was obtained at 3 months.” Y para de contar. Es decir que ni la dieta era low-carb ni tenemos constancia de que los participantes la siguieran. Puesto que inicialmente ya no era una dieta baja en hidratos de carbono creo que es irrelevante saber en qué medida los participantes la abandonaron.

III. Conclusiones

Según el meta-análisis ambos enfoques (low-carb o “equilibradas”) son igualmente válidos para adelgazar o para tener una buena salud. En realidad lo que dice el meta-análisis es que si comparas dos dietas con gran cantidad de hidratos de carbono, la que tiene unos pocos menos carbohidratos obtiene unos resultados ligeramente mejores. Pero yo discrepo de que debamos considerar este meta-análisis para extraer conclusiones porque los datos que se nos presentan son falsos.

ACTUALIZACIÓN (11/12/2015): Hay una segunda parte de este artículo

Anuncios

14 thoughts on “Ciencia basura

  1. Veo que Ivor Cummins también comenta este metaanálisis en su blog
    http://www.thefatemperor.com/blog/2014/7/11/67ulnylok1osij7wzpoqa2fwzc68l6
    Al parecer el único artículo científico (de los 19 considerados) en los que la dieta era realmente low-carb es el de Lim 2010, pero se pasó de un porcentaje de carbohidratos del 12.4% al 40% a los 15 meses, por lo que los resultados obtenidos no reflejan los efectos de una dieta low-carb. El desastre es mayúsculo si se tiene en cuenta que a los 15 meses en el grupo de la dieta baja en grasa pasó lo mismo, se acabó con un porcentaje del 30% de calorías frente a las pretendidas 12.5%.

    Me gusta

    • Hola Ana,
      muchas gracias por tu comentario.

      En este caso los resultados me parecieron muy raros y por eso decidí echar un vistazo bajo la alfombra. A mí la dieta low-carb me ha hecho mucho, muchísimo bien y por eso los resultados no me encajaban. Supongo que otra persona, con una experiencia personal diferente, puede asumir que esos mismos resultados son ciertos y no plantearse comprobarlo. En general nos puede pasar a cualquiera porque no se puede comprobar todo. Es un trabajón revisar un artículo y mucho más un meta-análisis que incluye decenas de ellos. ¿Y si es todo correcto y has perdido un montón de tiempo? Si algo te parece verosímil, no sientes la necesidad de comprobarlo a fondo. Yo solo miré aquellos artículos de los incluidos en el meta-análisis cuyo resultado me sorprendía y eso ya me supuso mucho tiempo. Tiempo que hubiese preferido emplear en otras cosas, la verdad.

      Justamente ayer me recomendaron tu blog!

      Le gusta a 1 persona

  2. Muy buen trabajo Vicente, es lento meterse a desmenuzar los datos de los estudios,y casi siempre nos limitamos a las tablas , gráficas y conclusiones. realmente los fallos que has detectado son , como comenta centinel, muy relevantes, sobre todo el de Sacks 2009.
    Un placer leerte, yo tb empecé hace 3 años con dietas ( que no régimen) low carb , primero la Dukan, perdí unos 12 Kg y luego tras leer mucho e informarme, entre otras gracias a la de mas arriba ( Ana) me pase al estilo de alimentación paleo, no cuento calorías nunca,y me mantengo en mi talla,desde entonces. Nada comienzo a seguirte y a leer tus post anteriores. Un saludo.

    Me gusta

    • Hola zorbete,
      muchas gracias por pasarte por aquí. Sí, lo normal es no entrar a leer el detalle de todo lo que se publica.

      Lo que encontré en este meta-análisis es lo más sorprendente que he visto en un estudio. Lo que destacas de Sacks 2009, intercambiando los resultados de ambos grupos, pero también lo que hacen con los estudios de De Luis et al, tomando de forma injustificada los pesos medios finales en ambos grupos, en lugar de la reducción de peso consegida en cada grupo. Si a eso le sumas que las dietas no eran low-carb sino más bien subiditas de carbohidratos, el desastre es total.

      Me alegra saber que este tipo de dietas te ha ido bien.
      Un saludo

      Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s