Mi respuesta a Nutrirojo (II)

 

Su comentario en rojo (fuente), mi respuesta en negro:

He sacado un tiempo para leer y ahí voy: Lo primero que mi punto no es defender CICO, si no que la cantidad de energía, sustrato o como lo quieras llamar, ingerida en la dieta es importante y tiene efectos fisiológicos que afectan a la composición corporal, lo cual no implica que centrarse en esta energía sea el mejor método para mantener el peso o adelgazar,no creo que sea sostenible ni necesario y centrarse solo en ello puede ser perjudicial, luego hablaré más de esto.

Como los términos son importantes, entiendo que dices que no defiendes la idea de que engordamos porque consumimos más energía de la que necesitamos. Para mí eso es CICO. Si te refieres a otra definición de CICO, entonces no entiendo lo que quieres decir.

Para saber a qué te refieres deberías definir “importante” y en qué condiciones es “importante” hablar de energía. Si no lo defines, no estás diciendo nada.

Enlazas un artículo diciendo que hasta un 50% del gasto se debe a las UCP, en el artículo no dice eso, menciona el dato enlazando otro estudio pero no dice que sea por UCP sino por inficiencias del gradiente de protones y “fugas”, de hecho la energía es empleada mayormente en la bomba Na/K, proteínas contráctiles, síntesis…

El artículo que enlacé sí dice eso. La fuga de protones es lo mismo que el desacoplamiento en las mitocondrias: fíjate en cómo lo escriben, uncoupling, y entre paréntesis “proton leak”.

Uncoupling (proton leak) of the MRC [mitochondrial respiratory chain] constitutes a considerable part of the RMR (7). Approximately 20%-50% of total energy expenditure is due to proton leaks, with the skeletal muscle as the main contributor (10)

Y en el artículo citado las referencias a las fugas de protones son siempre en el contexto del desacoplamiento en las mitocondrias:

Mitochondrial proton leaks are a biophysical property of proteolipid bilayers juxtaposed between a strong protonmotive force 18 . They are also catalysed by specific inner-membrane proteins such as uncoupling protein (UCP)-1, UCP-2 and UCP-3.

The coordination of mitochondrial biogenesis with uncoupling is crucial both in allowing for an increased capacity to generate heat, and in providing the means to maintain appropriate cellular ATP levels in the presence of a mitochondrial proton leak. Acute stimulation of UCP-1 activity is due to increased amounts of cyclic AMP, which activates lipolysis 41,42 . The resulting increase in free fatty acids is thought to stimulate UCP-1 activity by one of two possible mechanisms.

¿Crees que cuando en el artículo que cité dicen “Uncoupling (proton leak)” no sólo se refieren a las proteínas desacopladoras en las mitocondrias? Mi pregunta es sincera: ¿hay otros desacoplamientos con fuga de protones aparte de esos? Ya que dices que mi cita era incorrecta, espero que aclares este punto.

en cualquier caso,la inducción de la termogénesis por la dieta(y por catecolaminas, leptina,T3…),mediada por UCP existe, no digo que no, digo que no puede amortiguar sin límite, es inviable para la supervivencia (a corto y largo plazo).

Tampoco yo digo que puedan amortiguar sin límite. Lo que digo es que de normal no vivimos al límite. Y, por tanto, hablar de esos límites es falaz.

Luego,sigues la línea argumental de la hipótesis insulinica al decir que se da el almacenamiento, mediado por insulina aunque creo que no la mientas, y lo que no se almacena se gasta. Le veo dos problemas: 1)la insulina no solo estimula la entrada de nutrientes en la célula,también estimula el uso de Glu como fuente de energía mediante el aumento,por varias vías,de la actividad de enzimas glucoliticas, por lo que su papel principal no es almacenar, dejando sin energía al resto del organismo 2) si fuese cierto esto de la insulina generase una situación de “inanición” debido a que ha almacenado la energía en el adipocito (además en sujetos sanos la Glu pospandrial se dirige más al músculo)

¿He dicho yo que la insulina nos deje en una situación de ausencia de energía? Si haces ese tipo de afirmaciones, deberías citar mi texto, porque de lo contrario lo que haces es construir un hombre de paja al que poder atacar. Lo digo sin acritud, pero es que ése no es mi argumento. Lo que yo digo es que en condiciones normales nuestro cuerpo ni se entera de si el tejido adiposo almacena más o menos triglicéridos. Porque se almacenan en una cantidad tan minúscula (unos pocos gramos diarios) que es como si ese día hubiéramos consumido unos gramos menos de comida: la misma situación para el resto de cuerpo. Ni nos enteramos. Que actúe la insulina no nos deja sin energía. Estás obviando la magnitud del problema con este tipo de argumentos. No vivimos al límite.

entonces tendríamos que ver un gasto energético mayor en dietas low carb, metaanalisis de Hall, no diferencias, además, ese posible gasto extra vendría dado por las mayores exigencias de la gluconeogénesis y de la ineficiencia de aumentar el turnover de FFA y glicerol (enlace

Es falso que el metaanálisis de Hall no encuentre diferencias: sí las encuentra, como está detallado en esta entrada. No confundas la conclusión de un mal científico que está absolutamente polarizado como Kevin Hall con lo que dicen los datos que ha analizado. Mira los datos y luego dime que no hay diferencias. Es más, te invito a que reproduzcas la gráfica que aporto yo en la entrada que enlazo: efecto frente a duración. A ver si encuentras diferencias entre dietas o no las encuentras.

Y, en cualquier caso, supongo que eres consciente de cómo acabas de mover los palos de la portería. ¿Estamos discutiendo la hipótesis carbohidratos-insulina? ¿Desde qué momento? ¿Usas ese metaanálisis como prueba en contra de una hipótesis que no es la hipótesis que estamos debatiendo? Si quieres que hablemos de la CIM, lo podemos hacer, pero eres tú el que acabas de introducirla en este diálogo.

Luego, del vídeo de Mastherjohn resalto la importancia del estatus energético de la célula en la lipogenesis, no solo actúa la insulina. Luego,claro que resalto que el tejido adiposo es un almacén, lo es, y claro que está gobernado también por hormonas pero, cómo le recordaba Guyenet a Taubes, no puedes quedarte solo con lo que pasa en el adipocito, hay una regulación comandada por el SNC,en el cual AMPK sensa la energía disponible y actúa a través de varias vías y hormonas para regular a adiposidad, pero esas hormonas responden a un estatus energético. 

Ya expliqué por qué me parecía relevante que hablaras de “almacén”.

Estás tergiversando la doctrina de Guyenet. Él no dice que además de la insulina haya otras cosas. Ha afirmado tajantemente que es el cerebro el que regula la grasa corporal y que la acumulación de grasa corporal depende de las calorías totales de la dieta, no de la composición de la dieta. No es textual, pero si no estás de acuerdo con que esa es la postura que expresó en el debate con Taubes lo busco y te digo exactamente en qué minutos hace esas afirmaciones. No es una persona moderada en sus creencias: cree que su hipótesis es la única causa posible de engordar. Si es que hasta afirma que comer mucho es un requisito en su modelo de obesidad. No contempla que Taubes pueda tener razón, ni de forma complementaria o adicional a sus ideas.

En cuanto al sensado de energía, estás confundiendo lo que sucede en una célula con lo que sucede en el cuerpo. Las células buscan mantener niveles intracelulares estables de partículas energéticas. No lo pongo en duda. pero el comportamiento de una célula no es el comportamiento del cuerpo. Estamos hablando de la regulación energética global del cuerpo, ¿no? Si quieres dar el salto de una cosa a otra, explica la relación, porque en principio no tienen nada que ver. De hecho, los adipocitos, ¿almacenan energía porque la necesitan? No, ¿verdad? Entonces, ¿qué tiene que ver su almacenamiento con satisfacer sus necesidades de energía? ¿Cómo les llega la orden a los adipocitos de almacenar energía? ¿Qué hormonas en concreto transmiten esa orden?

Y, como luego me aceptas, las hormonas NO pueden crear un sustrato que almacenar si no lo hay,no se puede acumular grasa de la nada. Luego dices que nada en la literatura hace pensar que la cantidad de kcal determine si se almacena o no…los estudios se ajustan por kcal por algo. 

No entiendo el argumento de que los estudios se ajustan por kcal por algo. ¿Qué quieres decir, que como la gente tiene una creencia y contabiliza las calorías, eso demuestra que nuestro cuerpo responde a la cantidad de calorías de la dieta? Eso no tiene ningún sentido. Hay cientos (y no exagero) de estudios científicos recogidos en el blog (ver) que demuestran que la respuesta fisiológica de una animal no viene marcada por la cantidad de calorías, sino que muchos otros factores influyen. Contabilicen como contabilicen la cantidad de comida los que escriben los artículos. Y tengan las creencias que tengan.

No hace falta un pico de insulina producto de ingesta de HC para almacenar, está ASP

Es falso. Sí hace falta insulina. Pero nuevamente date cuenta de que tú estás moviendo los palos de la portería. ¿Estamos discutiendo la hipótesis carbohidratos-insulina? ¿Desde cuándo?

“El exceso de energía puede no compensar el efecto catabólico de la deficiencia de insulina”

Sin acción de la insulina no hubo engorde (en ratones)

Sin subida de la insulina en sangre no hubo engorde (en ratones)

“También se puede acumular grasa corporal cuando la insulina está baja”

no hay diferencias significativas entre perdida de grasa con LC o LF (ajustando prote que afecta a saciedad y termogénesis) 

Es falso. Aporto metaanálisis de 87 intervenciones dietarias EN HUMANOS que concluye que con dietas low-carb se pierde más grasa corporal que dietas isocalóricas con más carbohidratos (también se concluye que no hay efecto del consumo de proteína en la grasa corporal): La ventaja metabólica de reducir los carbohidratos (o equivalentemente, la desventaja metabólica de consumir harinas de cereales)

En cualquier caso, resalto que tu creencia no viene avalada por ninguna ley de la física. Si a largo plazo las dietas bajas en carbohidratos hacen perder más grasa corporal a igualdad de calorías y de proteína, como la evidencia científica indica, eso no viola ninguna ley de la física.

Y eres tú el que saca el tema de las dietas low-carb: mueves los palos.

 hay estudios de sobrealimentación hechos, uno de los cuales te enlace y comentas en otro artículo, dices que no se podría dar, siguiendo CICO, que a igualdad de Kcal un macro generase más ganancia de grasa que el otro, es falso ya que obvias que la conversión de HC a ácidos grasos es más inficiente que acumularlos simplemente,

O sea que manejas una versión de CICO que tiene en cuenta ineficiencias energéticas debidas a la composición de la dieta. En concreto una ineficiencia que sólo se da aparentemente en condiciones de extrema ingesta de carbohidratos (fuente).

¿Es eso lo que dice el estudio de Horton, que la diferencia entre dietas isocalóricas que encontraron es debida a la de novo lipogénesis?

It is impossible under conditions of this study to accurately quantify this de novo
lipogenesis. […] Other investigators using isotopic techniques have reported that de novo lipogenesis in human subjects is not a major way to accumulate body fat stores

Respecto de los estudios de sobrealimentación, lee la parte final de esta entrada. Ésa es mi opinión sobre su interés.

también dices que no se sabe que pasaría a largo plazo, está claro que hay unos mecanismo homeostaticos, integrados en el hipotálamo,SNC, que regulan el estatus energético y amortiguan las variaciones en la energía, CI afecta a CO y viceversa, pero si esos resultados a corto plazo ya dejan ver que la acumulación no se da como dice el carbohydrate insulin model(CIM).

Nuevamente hablas del modelo carbohidratos-insulina. Noto cierta intención de desviar el tema de debate hacia esa hipótesis.

Dices CI afecta a CO. Sí, y a lo mejor la acumulación de grasa corporal también afecta a CO, algo que en la pseudociencia del balance energético no está permitido.

Nuevamente, pregunto, ¿qué hormonas sirven de correa de transmisión del cerebro/SNC hacia los adipocitos? Y si no son hormonas, ¿cómo llega la orden? ¿Participa la insulina? ¿Y quién mide el balance energético en todo el cuerpo para poder determinar cuál es la orden que hay que transmitir?

Luego hablas de lo que ocurre con Glu pospandrial (es verdad que Fung parece que no sabe que existen Glut independientes de insulina…) Y dices que insulina estimula el almacenamiento de glucógeno, que no puedo decir que prima el estatus energético, pues una vez me remito al vídeo de Mastherjohn(en 30 min de video puedes explicarte mejor que un hilo) y a que la insulina también induce hormonas glucoliticas además de que una célula no puede hacer nada más que morir si su estatus energético no está satisfecho.

Reitero que mi punto de vista no es que la insulina nos mata de inanición, sino todo lo contrario, que el efecto es tan minúsculo en comparación con las variaciones naturales en la ingesta que ni nos enteramos. O sea, todo lo contrario de la idea en la que tú estás insistiendo, que creo que es la tuya, no la mía. Tú quieres hacer parecer que vivimos al límite y que si la insulina actúa las células se mueren de hambre. No es mi visión, es la tuya.

En condiciones normales, el glucagón se usa con normalidad para regular los niveles de glucosa en sangre. Una situación normal no es una situación de extrema ingesta ni de ayuno total.

Hepatic glucose release (HGR) is determined by the net rates of gluconeogenesis and glycogenolysis. Autoregulatory suppression of gluconeogenesis occurs primarily under conditions such as prolonged fasting, when hepatic glycogen stores are low or completely depleted. Under usual circumstances when hepatic glycogen stores are adequate, such as in the postprandial state or after brief fasting, autoregulation operates primarily by suppressing glycogenolysis and to a lesser extent by stimulation of intrahepatic glucose cycling (glucose ! glucose 6-phosphate [G-6-P] ! glucose). (fuente)

Luego hablas del estudio que te enlace, ya comenté tu comentario,y de los mecanismos que compensan hasta cierto punto y ahí estamos de acuerdo, ya he dicho que dentro de unos márgenes las variaciones de energía son amortiguadas pero esto no puede darse infinitamente en magnitud y tiempo ya que se sobrepasan estos mecanismos,se genera resistencia a la leptina…de acuerdo estamos en que es determinado tipo de comida el que genera este acumulo,pero no creo que sea por carbos e insulina si no por “burlar”los mecanismos homeostaticos, por sobreexcitar mecanismos hedonicos, por provocar poca saciedad y poca termogénesis inducida por la digestión,por la que creo que estos alimentos engordan,sin despreciar otros factores también importantes como actividad física, descanso siguiendo la cronobiologia, estrés…etc

Habría que discernir entonces si el que eso suceda “infinitamente en magnitud y tiempo” es una situación que se da o no se da en el engorde real en personas reales. O si, por el contrario, puede existir otra causa de engordar no relacionada con la cantidad de comida y que no se rige por CICO.

Podemos estar de acuerdo en la influencia de mecanismos hedónicos, saciedad, termogénesis, etc. en el contexto actual de comida basura. Mi pregunta es: ¿qué relevancia tienen esos mecanismos cuando una población no consume esa comida basura? ¿Hay algún problema de hedonismo que lleve a obesidad en ausencia de harina, azúcar, productos procesados, bebidas azucaradas, etc.? Como la respuesta es que no lo hay, para mí hablar de energía es desviar la atención de la verdadera causa de que tengamos un problema: insistir en una alimentación alejada de los productos que encontramos tal cuál en la naturaleza. ¿Y qué hipótesis ha servido de coartada para esa transición, diciéndonos que lo importante no es el producto X ni el Y, sino el total de calorías de la dieta? La hipótesis CICO.

No tengo mucho tiempo para revisar todo tu texto. Si me dejo algún argumento, dímelo.

Leer más:

Anuncios

Mi respuesta a Nutrirojo

En rojo los comentarios de Nutrirojo en este hilo, en negro mis respuestas.

captura1

Empiezo con la primera foto, sería posible que los AG se oxidasen en la medida que no se almacenen? Parece entonces que lo que es una función circunstancial, con vistas a largo plazo, como es el almacenamiento de energía, prima sobre una función constante y vital a cada momento cómo es la oxidación de moléculas para generar ATP (energía útil)? Que pasaría entonces, tendríamos energía a largo plazo pero no a corto? mal negocio me parece.

Antes de responder a ese argumento, resalto lo siguiente: estamos hablando de la causalidad de CICO, es decir, la idea de que nuestros adipocitos almacenan grasa corporal porque se consumen calorías por encima de nuestras necesidades energéticas. Esa idea es promocionada como indiscutible porque se confunde con lo que dice la Primera Ley de la Termodinámica. De ahí el típico “CICO se cumple, eso seguro“. Pero no es posible derivar esa idea de la Primera Ley de la Termodinámica con argumentos rigurosos. Reté a que alguien lo hiciera (ver), pero, como era previsible, nadie ha sido capaz de responder a ese reto.

Si en lugar de argumentos teóricos en este intercambio hablamos de causalidad en base a lo que sabemos o creemos saber de fisiología, nuestras conclusiones no serán en ningún caso indiscutibles, por la sencilla razón de que no serán lo que dice una ley inviolable, sino únicamente lo que nosotros creemos que, probablemente y de forma aproximada, sucede en el cuerpo humano. Si CICO se defiende con fisiología, CICO no es indiscutible.

Respondiendo al argumento de Nutrirojo, para evitar confusión, aclaro que el gasto energético no es constante y no siempre sucede para cubrir necesidades vitales. Existen múltiples mecanismos en el cuerpo humano que dan lugar a una eficiencia variable en el gasto energético (fuente,ver). De hecho, entre el 20% y el 50% de nuestro gasto energético es debido a la actividad de las proteínas desacopladoras (ver), unas proteínas presentes en la membrana interna de las mitocondrias que disipan energía en forma de calor sin producir ATP. Y su actividad (y por tanto el grado de eficiencia) es altamente variable, viéndose afectado por el ejercicio físico, por el tipo de dieta, por la restricción en la ingesta, etc. La presencia de ácidos grasos en plasma (NEFA ligados a albúmina) es una de las causas de activación de este tipo de proteínas, que simplemente se deshacen del exceso de ácidos grasos plasmáticos en forma de calor (ver,ver).

Aclarado lo anterior, el almacenamiento de triglicéridos procedentes de la dieta en el tejido adiposo es, de hecho, un paso que se produce con anterioridad a la oxidación. Los quilomicrones que transportan los triglicéridos en el periodo postprandial son literalmente anclados a la pared del endotelio capilar (ver), como si fueran barcos que amarran para entregar su carga en un puerto, y la LPL se encarga de sacar los ácidos grasos de los quilomicrones y facilitar la cascada de acciones que los lleva hasta el interior de los adipocitos. En ese proceso no hay oportunidad para la oxidación. La grasa que no ha sido almacenada en el tejido adiposo será o bien reciclada por el hígado (como triglicéridos en VLDL en el caso de los quilomicrones) o permanecerá en plasma en forma de NEFA (caso del spillover). En este último caso las proteínas desacopladoras del tejido muscular (UCP3 concretamente), y desconozco si alguna otra proteína desacopladora en algún otro órgano/tejido, van a eliminar los ácidos grasos sobrantes, no porque sean necesarios para satisfacer necesidades vitales, sino para evitar que se acumulen en plasma.

En definitiva, el hecho de que se eliminen ácidos grasos porque no han sido almacenados en el tejido adiposo no supone que el cuerpo se vaya a quedar sin cubrir funciones vitales. Imagínate que tu tejido adiposo almacena un día 2 gramos de grasa y el músculo ese día quema 2 gramos menos de grasa, por la sencilla razón de que esa grasa no llega a plasma. Eso sería equivalente a haber consumido 2 g menos de grasa ese día. Si consumes 2 g menos de grasa un día no te pasa absolutamente nada ni tus funciones vitales son puestas en riesgo, pero si tu tejido adiposo decide acumular esa grasa y no está disponible para ser disipada, ¿en ese caso tus funciones vitales no van a poder ser cubiertas?

Supongo que te estarás dando cuenta de que estás planteando una falsa dicotomía sobre la base de que todo lo que nuestro cuerpo gasta es para cubrir necesidades vitales y constantes. No es así. Que el tejido adiposo capture unos cuantos gramos de grasa al día no nos pone en peligro de nada ni tiene por qué causar una reacción en el cuerpo. ¡Es como si sencillamente hubiésemos comido algo menos ese día! Consume 1 g menos de grasa en cada comida, y si haces 5 comidas la situación es la misma para tu cuerpo que almacenar 5 g de grasa un día.

Por supuesto, en función de las circunstancias el comportamiento del cuerpo será diferente, priorizando unas cosas sobre otras. Y si ve que sus funciones vitales no reciben suficiente energía, pondrá en marcha mecanismos para garantizar su supervivencia. Pero esos mecanismos, que posiblemente se pongan en marcha cuando nos embarcamos en una dieta hipocalórica, no necesariamente están en marcha en condiciones normales de ingesta, que son en las que nos movemos la mayor parte de la gente.

captura2

La segunda foto, podría almacenarse la proteína sobrante en generar musculo? Aquí obvias una de las funciones del tejido Adiposo, almacenamiento de energía,esto NO es así para el tejido muscular, puede almacenar cierta cantidad(de carbos) pero no es su función, la proteína irá destinada a síntesis proteica muscular en caso de que el estado energético de la célula muscular sea alto (es una ruta costosa). Y en el caso de un estímulo necesario,la tensión mecánica generada a partir de las contracciones musculares, por tanto la analogía no es precisa, supongo que irás por aquí queriendo decir, que el almacenamiento en el adipocito también está gobernado por las hormonas, no por un simple Balance calórico, lo cuál es en parte cierto, nadie niega el papel de las hormonas, pero estás no pueden crear un sustrato que almacenar, quedarte solo en ellas es obviar la otra mitad,o quizás más. No se puede explicar demasiadas cosas aquí,dejo un par de vídeos de Mastherjohn Ilustrativos

No he visto los vídeos. ¿Hay algo que quieras resaltar de lo que se dice en ellos?

Dices “Aquí obvias una de las funciones del tejido Adiposo, almacenamiento de energía”. Creo que es un comentario revelador, pues mi impresión es que precisamente ése es el origen de CICO: se asume que el tejido adiposo es un almacén de energía, confundiendo las creencias sobre el funcionamiento de ese almacén con lo que dice una ley de la física. Y para el resto de tejidos/órganos del cuerpo no se cometen los mismos errores porque “no son un almacén”. Y, sin darnos cuenta, pensando que viene todo de la Primera Ley de la Termodinámica, damos por sentado que ese almacén es pasivo, es decir, que no tiene regulación hormonal. No digo que sea lo que tú haces: lo que digo es que ésa es una premisa implícita en CICO, que el tejido adiposo es diferente porque tiene función de almacén. Y luego se justifica esa ideología con una ley universal, sin darse cuenta de que existe una premisa oculta que hace que no se aplique la misma ideología a los tejidos/órganos que “no son almacén”.

Dices “el almacenamiento en el adipocito también está gobernado por las hormonas […] nadie niega el papel de las hormonas” pero no es cierto: es una media verdad. En la hipótesis CICO se permite que los términos CI (Calories In) y CO (Calories Out) tengan regulación hormonal, pero no se permite hablar de la regulación fisiológica/hormonal del tejido adiposo. Sí se niega el papel de ciertas hormonas, no así el de otras (ver).

Dices “estás no pueden crear un sustrato que almacenar”. Estoy de acuerdo con esa apreciación: no sólo se trata de que el medio hormonal incite al tejido adiposo a acumular grasa corporal, la presencia de sustratos también afectará a la cantidad de triglicéridos que son esterificados en el periodo postprandial. Espero que estemos de acuerdo en que resumir un medio hormonal proclive y una gran presencia de sustrato almacenable como “exceso calórico” es erróneo hasta el punto de que falsea la verdadera razón por la que los ácidos grasos se almacenan de forma neta. Nada en la fisiología y nada en los resultados publicados en la literatura científica hace pensar en que las calorías de la comida sean la variable que determine si hay acumulación neta o no. 

El caso de los carbos, se oxidan en la medida que no se almacenan, verdad a medias, ante una ingesta de hidratos se estimulan tanto la ruta glucolitica como la glucogenogenica, siendo este reparto decidido por las necesidades celulares en el momento, lo primero siempre es la obtención de energía. Además el la célula muscular como dije anteriormente no está dedicada a almacenar energía,las reservas son limitadas,el caso del adipocito es diferente,también tienen un límite (que más vale no Llegar a el,el adipocito es parte fundamental de la fisiopatología del síndrome metabólico) pero,como se puede ver,su capacidad para expandirse es notablemente mayor, lo mismo si hablamos de glucogeno hepático, no puedes expandir tu hígado al infinito,más vale también que no lo Intentes.

Dices: “siendo este reparto decidido por las necesidades celulares en el momento, lo primero siempre es la obtención de energía”. Supongo que eres consciente de que estás lanzando una hipótesis sobre qué es importante y qué no, y por qué suceden las cosas. Lo más importante para mí es que seamos conscientes de que esa idea que lanzas, al igual que pasa en el caso del tejido adiposo, no viene avalada por ninguna ley universal, sino que es lo que tú crees que sucede. Pero las cosas podrían suceder de otra forma. En algún caso particular a lo mejor tu hipótesis se parece a la realidad, pero en otros casos puede que no. La causalidad no la imponen leyes universales que nada tienen que ver con el comportamiento de nuestro cuerpo.

Casi toda la sangre que procede del tracto intestinal llega llena de glucosa hasta el hígado por la vena portal (fuente). Allí el hígado retira rápidamente la glucosa de esa sangre y no deja que los niveles de glucosa en sangre se disparen. Suponiendo que tenemos 5 litros de sangre, eso significa que tenemos unos 5g de glucosa en sangre, en total. Tras una comida, dependiendo de la dieta, 1 ó 2 g se pueden colar a la circulación periférica directamente, pero, obviamente, la glucosa ingerida no pasa a sangre directamente. Altos niveles de glucosa e insulina estimulan directamente la gluconeogénesis (fuente).

Las células no están esperando a que llegue la comida para cubrir sus necesidades de glucosa: no es necesaria la acción de la insulina para que las células cojan glucosa de sangre (fuente). Esa idea es errónea, aunque la difundan médicos como Jason Fung (ver). El hígado se encarga de mantener los niveles de glucosa en sangre estables, liberando más o menos glucosa según haga falta. Y la bajada de glucosa que produce la insulina no es porque entre más glucosa en las células (algo más sí) sino fundamentalmente porque la insulina inhibe la glucogenólisis en el hígado (fuente). En definitiva, lo que quiero decir es que el hígado regula la cantidad de glucosa en sangre de la que se nutren las células y lo hace empleando el glucógeno que tiene almacenado. Y ese glucógeno no se almacenó teniendo en cuenta las “necesidades de obtención de energía”, sino la presencia de insulina y glucosa en la vena portal y la capacidad de almacenar más glucógeno en ese momento. Tal cual lo cuentas tú, parece que se almacene glucógeno siempre y cuándo no haga falta para el gasto energético, cuando a lo mejor la realidad es más bien, que primero se almacena, si se puede, y si los órganos/tejidos aumentan su consumo de glucosa, el hígado se encargará de suministrar más glucosa para compensar ese pico de consumo.

En cuanto a que el adipocito tiene una gran capacidad de expansión, eso está claro. Pero de eso no se deduce que su crecimiento se produzca porque entra más de lo que sale en el cuerpo, ni porque se ingieren más ácidos grasos de los que se oxidan. Por eso ponía el ejemplo del glucógeno y el tejido muscular: su almacenamiento no funciona por cantidad. Está regulado. No hay razón para suponer que el tejido adiposo sí lo hace: su lipogénesis y lipólisis están reguladas hormonalmente. No es un tejido pasivo que se limita a almacenar lo que sobra o a suministrar cuando falta. De hecho, se sabe que no almacena por simple presencia de sustrato (ver):

The fat level of the blood cannot, therefore, be regarded as the regulator of fat deposition and mobilization.

captura3

Siguiente foto, el exceso de AG puede hacer que aumente su oxidación? Seguro, pero hasta que punto? Nos convertimos en un horno termogénico? nos volvemos hiperactivos? Tampoco parece que grandes ingestas agudas de grasa estimulen la oxidación de esta suficiente como para contrarrestar. Esto, si las necesidades energéticas están cubiertas,claro

¿Exceso? ¿Qué es exceso?

Estamos de acuerdo, creo. Mi creencia es que en condiciones normales (comida de humano, sin azúcar, sin harinas, sin productos procesados, etc.) el cuerpo puede gestionar la cantidad de ácidos grasos que ingiere sin problemas: almacenará lo que necesite y quemará el resto. Y su supervivencia no se verá amenazada. Dará un poco igual cuánto comas porque el cuerpo simplemente quema lo que sobra. Y siempre, en todas las comidas, sobra y se disipa en forma de calor, no porque haga falta, sino porque está de más en sangre (ver,ver).

Si te fijas en la gráfica anterior, yo también creo que si fuerzas la ingesta adrede, va a llegar un momento en que la anormal estimulación hormonal y la anormal presencia de sustratos (y únele mala función de los órganos debido a la anormal ingesta y quizá a llevar una vida sedentaria), va a producir engorde. No digo que la capacidad para quemar lo que sobra sea ilimitada. Lo que digo es que en condiciones normales (zona roja en la gráfica) no veo que tenga que haber engorde por comer más o comer menos. Si alguien conoce algún pueblo del mundo que siga una dieta basada en comida de humano y que tenga un problema de obesidad (no es tal problema si se empeñan en comer por diez), que lo diga.

En cuanto al artículo que enlazas, lo tengo comentado en esta entrada. Si con ese artículo alguien sigue pensando que la hipótesis CICO deriva de una ley de la física…

Resalto que el problema de la obesidad es de apenas unos gramos diarios de acumulación. Una diferencia mínima entre dietas es suficiente para explicar la diferencia entre mantener el peso o ser obeso al cabo de 15 años. Y con la tecnología actual creo que no es posible detectar una diferencia así. Tema aparte es que por culpa de CICO no se sepa qué se busca.

captura4

Acaba hablando de mi cambio de opinión,según el antes defendía CICO “clasica” y ahora otra versión. Lo primero no tengo ningún miedo a cambiar de opinión,lo considero positivo. He defendido en el pasado algo parecido a la hipótesis de la insulina y ahora defiendo algo más cercano a lo que podría ser CICO, pero segundo, nunca he defendido un CICO simplificado de: come más y muevete más, hay que comer más de lo que se gasta, no hay más. No, y creo que muy poca gente ya defiende eso, que la acumulación de grasa en el adipocito venga principalmente debido a la mayor disposición de sustrato oxidable que el cuerpo requiere, no significa que las hormonas no importen, no obvia los efectos que tienen los alimentos sobre la saciedad, sobre la termogénesis pospandrial (CI afecta CO), sobre los circuitos de recompensa, sobre problemas metabolicos, etc y al final mi recomendación sería muy similar, en población general claro, a la que diste en el último capítulo de nutrisapiens, pero creo que el mecanismo por el que funciona es diferente 

No fue en Nutrisapiens, fue en un Hangout de DSP.

Mucha gente dice estar defendiendo una versión CICO moderna (ver). Pero es una nueva capa de pintura para el mismo 600. Fíjate en la lista que haces: ¿dónde está en tu lista el efecto de la comida sobre la lipogénesis y la lipólisis? Sólo estás considerando los factores que afectan a “calorías que entran” y “calorías que salen”. No tiene ninguna justificación que hagas esa restricción en qué términos de la ecuación del balance de energía pueden verse afectados por factores fisiológicos/hormonales y cuáles no. Al menos debes saber que existen premisas injustificadas en CICO (ver,ver) y que tus creencias no son lo que dice una ley de la física y no son incuestionables. CICO no tiene por qué cumplirse y puede ser más un lastre que la solución a los problemas de peso que tenemos actualmente.

Mi principal pega no es lo que se cree, sino por qué se cree y quién más lo cree y por qué lo creen. Llevamos al menos 80 años cometiendo el error de deducir causalidad de una tautología (e.g. “si no comes más de lo que gastas es imposible engordar”). Hay más errores en CICO, pero por no enrollarme más aún dejémoslo en ése sólo. Y seguimos intentando prevenir la obesidad y seguimos intentando tratar la obesidad con una hipótesis errónea porque la confundimos con lo que dice una ley de la física. En estas circunstancias, defender CICO sin alertar de que es sólo una hipótesis (con base errónea) y no lo que dice una ley inviolable de la física, a mí me parece mal. Porque es reforzar una creencia errónea que la gente ya tiene. Y, en mi opinión, para avanzar es imprescindible corregir las creencias erróneas. Y se empieza por reconocer que son erróneas.

Leer más:

La insulina engorda, pero no porque sea engordante…

imagen_2569

¿La terapia con insulina causa ganancia de grasa corporal, pero no es porque la insulina cause ganancia de grasa corporal? Bueno, si la terapia con insulina causa ganancia de grasa corporal, la causa es la insulina. Vamos, digo yo.

Aclarado eso, lo cierto es que este señor dice “lo cause en sí”. Supongo que quiere decir “mediante una acción fisiológica directa de la insulina en el tejido adiposo”. Es mi interpretación.

Posibles mecanismos de ese aumento de grasa corporal causado por la insulina:

  1. Reducción del gasto energético, lo que supuestamente produce a través de la (falsa) ecuación del balance energético un incremento de la energía acumulada en el tejido adiposo.
  2. Reducción de la pérdida de glucosa a través de la orina. Equivaldría a un aumento de la ingesta energética, y, al igual que en el caso anterior, supuestamente el cuerpo actuaría a través de la (falsa) ecuación del balance energético.
  3. Incremento de la ingesta energética. Idéntico al anterior.
  4. Acción directa de la insulina sobre el tejido adiposo, adaptándose el gasto energético a la menor disponibilidad de nutrientes en sangre (ver).

Nótese que aunque las opciones 1 y 4 involucran una reducción del gasto energético, en la opción 1 esa reducción es causa y en la opción 4 es consecuencia de ganar grasa corporal. Detectar que se ha reducido el gasto energético no aporta información sobre en qué situación de las dos nos encontramos. Y podría ser una situación mixta entre ambas, pues la insulina podría también tener acción directa tanto en el gasto energético, reduciendo la actividad del tejido adiposo marrón (ver), como fomentar directamente la acumulación de triglicéridos en el tejido adiposo blanco (ver).

¿Qué comprobaron en el artículo en cuestión?

The weight gain could result from an increased caloric intake, elimination of glycosuria, or a reduction in EE

La ganancia de peso podría ser el resultado de un incremento en la ingesta energética, la eliminación de la glucosuria o una reducción en el gasto energético.

¿Nos hemos dado cuenta de qué falta en la lista? ¡¡No consideran la cuarta posibilidad!! Consideran sólo las tres primeras causalidades, que son las permitidas en la Teoría CICO: las posibles causas de un aumento de la energía acumulada en el tejido adiposo tienen que ser un aumento de la energía ingerida, una reducción del gasto energético o una combinación de ambas. Esa teoría sólo permite que un factor hormonal/fisiológico afecte a los dos términos marcados en verde en la ecuación del balance energético bajo estas líneas, pero esa teoría no permite que el tercer término de la ecuación cambie por sí mismo (ver).

imagen_2379

Puesto que la reducción en el gasto energético y la reducción de la glucosuria podían explicar la ganancia de grasa corporal, los autores del artículo descartaron que los participantes hubieran comido más de lo que decían:

The combined total contribution to the positive daily energy balance, from the elimination of glycosuria and reduction in 24-h EE, was 408 ± 97 kcal/day or -25,000 kcal over the 2 mo of treatment. This was remarkably close to the energy content of the average 2.4 kg of fat accumulated over the same period, equivalent to 22,656 kcal (9.44 kcal/g fat) (27). Because the reductions in glycosuria and 24-h EE could account totally for the increment in body fat with I IT, it appeared unlikely that noncompliance with the prescribed diet and an increase in caloric intake was a significant factor in this weight gain.

La contribución total combinada al balance energético diario positivo, de la eliminación de la glucosuria y de la reducción del gasto energético (EE) de 24 h, fue de 408 ± 97 kcal / día o -25,000 kcal durante los 2 meses de tratamiento. Esto fue notablemente cercano al contenido de energía del promedio de 2,4 kg de grasa acumulada durante el mismo período, equivalente a 22,656 kcal (9,44 kcal / g de grasa) (27). Debido a que las reducciones en glucosuria y EE de 24 horas podrían explicar totalmente el incremento en la grasa corporal con el tratamiento intensivo de insulina, parecía poco probable que el incumplimiento de la dieta prescrita y un aumento en la ingesta calórica fueran un factor significativo en este aumento de peso.

¿Y cómo saben que la insulina no ha actuado directamente sobre el tejido adiposo, resultando como consecuencia de ello en una reducción del gasto energético? ¿Cómo saben que lo que han medido no es consecuencia, en lugar de causa? No lo saben y ni siquiera se plantean que no lo saben: creen que la Teoría CICO es la única opción posible y ni se molestan en considerar y descartar otras posibilidades.

Thus, intensive insulin therapy causes an increase in body fat as a result of the elimination of glycosuria and reduction in 24-h energy expenditure

Por lo tanto, la terapia intensiva de insulina causa un aumento en la grasa corporal como resultado de la eliminación de la glucosuria y de la reducción en el gasto de energía en 24 h.

Ni siquiera está claro que eliminar la glucosuria sea la causa de la acumulación de grasa corporal, aunque, según estos autores, pueda explicar el 70% de ese efecto. En ausencia de la eliminación de la glucosa (glucosuria), la acumulación de grasa corporal podría haber sido la misma y simplemente el gasto energético habría sido aún menor. O se podría haber perdido músculo, manteniéndose la misma ganancia de grasa corporal. La cuestión es que no es imposible, y no pueden dar por supuesto qué está causando qué, porque sencillamente no lo saben ni se han preocupado en saberlo. Por otro lado, si la ausencia de glucosuria es la causa, ¿no deberíamos los no diabéticos tipo 1 engordar al mismo ritmo que los diabéticos tipo 1? Esa hipótesis no es otra cosa que suponer, porque sí, la existencia de un “exceso calórico” que la ausencia de glucosuria no causa.

Nótese cómo los autores confuden sus fantasías caloréxicas con la realidad:

Therefore, weight gain will occur as a result of an increase in body fat, unless caloric intake is reduced appropriately.

Por lo tanto, el aumento de peso se producirá como resultado de una aumento en la grasa corporal, a menos que se reduzca la ingesta de calorías adecuadamente.

Si quieren demostrar eso, que hagan el experimento, a ver qué pasa. Los resultados que sólo existen en nuestras fantasías en realidad no existen.

En definitiva, ¿es este experimento prueba de que, en el tratamiento con insulina, la insulina no engorda por su acción directa en el tejido adiposo? Evidentemente no lo es: los autores ni siquiera se han molestado en considerar esa causalidad.

¿Qué podría ayudarnos a discernir si estamos en la situación 1 o en la situación 4? Antes de dar respuesta a eso, quiero resaltar que la situación 4 es posible, pero la Teoría CICO no permite ese comportamiento fisiológico. La Teoría CICO no es otra cosa que una hipótesis fraudulenta, pues está basada en premisas injustificadas y es presentada como si fuera una ley de la física: es pseudociencia.

Hecha esa aclaración, si al inyectar insulina la causa de acumular grasa corporal es una reducción del gasto energético o un aumento de la ingesta energética, es decir, que es como si hubiéramos comido “de más”, concepto fraudulento donde los haya, ¿hay alguna razón para que esa grasa corporal se acumule en nuestro cuerpo siguiendo una distribución diferente a la de la grasa ya acumulada? Cambiando un poco la pregunta: si la acumulación de la grasa corporal se produce por acción directa de la insulina en el tejido adiposo, ¿es previsible encontrar mayor acumulación de grasa corporal en las zonas cercanas a los sitios de inyección, donde la concentración de insulina será más elevada?

Bueno, pues empecemos por un resultado en ratas que comentaré más adelante en el blog (ver,ver). En ese experimento se encontró:

A significant hypertrophy of the fatty tissue at the site of repeated injections. This hypertrophy represents at least in part an actual increase in lipids, and there is evidence to indicate that this is due to an increased amount of fat stored in the individual fat cells.

Una hipertrofia significativa del tejido adiposo en el sitio de las inyecciones repetidas. Esta hipertrofia representa, al menos en parte, un aumento real en los lípidos, y hay evidencia que indica que esto se debe a una mayor cantidad de grasa almacenada en las células grasas individuales.

¿En qué hipótesis de las dos encaja mejor este resultado? Si la insulina simplemente hace que se reduzca el gasto energético, ¿por qué la grasa se acumula donde se pincha la insulina?

¿Se produce la lipohipertrofia en los lugares de inyección o puede suceder en cualquier punto del cuerpo? ¿Qué quiere decir “efectos lipogénicos locales“? ¿Qué quiere decir efecto anabólico directo de la insulina? ¿Cómo explica la Teoría CICO que la acumulación de grasa en la zona de inyección dependa del tiempo de contacto adipocito-insulina?

Lipohypertrophy is thought to be the direct anabolic effect of insulin on local skin leading to fat and protein synthesis and hence this is observed even with recombinant insulin preparations and continuous insulin infusion pumps. […] Changing insulin to rapid acting humanised insulin has been shown to decrease this side effect as adipocytes are in contact with insulin for short periods and thus local lipogenic effects are minimised (fuente)

Se cree que la lipohipertrofia es el efecto anabólico directo de la insulina en la piel local que conduce a la síntesis de grasas y proteínas y, por lo tanto, esto se observa incluso con preparaciones de insulina recombinante y bombas de infusión continua de insulina. […] Se ha demostrado que el cambio de insulina a insulina humanizada de acción rápida disminuye este efecto secundario ya que los adipocitos están en contacto con la insulina durante períodos cortos y, por lo tanto, los efectos lipogénicos locales se reducen al mínimo

Lipohypertrophy is the most common cutaneous complication characterized by a tumor-like swelling of the fatty tissue around subcutaneous insulin injection sites […] The pathophysiology of insulin-induced lipohypertrophy is generally thought to be the result of the lipogenic effects of insulin and adipocytes enlarge and hypertrophy due to stimulation of proliferation and differentiation of preadipocytes as explained in a classic paper from Japan by Fujikura et al. Microscopic examination of a resected insulin-induced lipohypertrophy lump showed nests of mature adipocytes expanding toward the dermal reticular layer. The hypertrophic adipocytes were twice as large as those from normal subcutaneous areas and contained numerous small lipid droplets. Electron microscopic analysis also revealed a minor population of small adipocytes, suggesting active differentiation or proliferation.(fuente)

La lipohipertrofia es la complicación cutánea más común, caracterizada una hinchazón de aspecto tumoral del tejido adiposo alrededor de los sitios de inyección subcutánea de insulina […] La fisiopatología de la lipohipertrofia inducida por insulina generalmente se piensa que es el resultado de los efectos lipogénicos de la insulina y los adipocitos engordan y se hipertrofian debido a la estimulación de la proliferación y diferenciación de los preadipocitos, como se explica en un artículo clásico de Japón de Fujikura y otros. El examen microscópico de un tumor de lipohipertrofia inducida por insulina resecado mostró nidos de adipocitos maduros que se expandían hacia la capa reticular dérmica. Los adipocitos hipertróficos eran dos veces más grandes que los de las áreas subcutáneas normales y contenían numerosas gotas pequeñas de lípidos. El análisis por microscopía electrónica también reveló una pequeña población de adipocitos pequeños, lo que sugiere una diferenciación o proliferación activa.

En la imagen, las flechas negras señalan la presencia de adipocitos de nueva creación en la zona de inyección de insulina. El efecto de la insulina es no sólo hipertrofiar los adipocitos maduros, sino crear nuevos adipocitos a partir de células precursoras.

Insulin-induced lipohypertrophy: report of a case with histopathology

Se sabe que la insulina fomenta la hiperplasia, es decir, la proliferación y diferenciación de preadipocitos que se convierten en nuevos adipocitos capaces de llenarse de grasa (ver). La imagen anterior procede de una observación in vivo de ese proceso.

En esta otra imagen podemos ver el efecto de pincharse insulina de forma repetida siempre en los mismos dos sitios:

¿Ha sido causada esa acumulación por un gasto energético reducido (que actuaría a través de la operación matemática del balance energético) o por acción anabólica directa de la insulina en el tejido adiposo? Seguramente la insulina le ha vuelto sedentario y el gasto energético reducido ha creado un “superávit calórico” que le ha engordado. Seguro que sí.

Hemos visto en el blog otros resultados en los que se relacionan de forma local la concentración de insulina y la acumulación de grasa corporal (ver,ver,ver). De hecho, se sabe que cuando se inyecta insulina, la acumulación de grasa corporal no es análoga a la acumulación de grasa corporal normal: en comparación se acumula más grasa subcutánea que visceral, lo que es coherente con el hecho de que en términos relativos a las concentraciones fisiológicas normales, con la insulina inyectada la concentración de insulina es más elevada en la zona subcutánea que en la zona visceral (ver,ver).

Tampoco olvidemos que la insulina es la principal hormona implicada en la acumulación de triglicéridos en los adipocitos (ver,ver). Sólo la creencia en la pseudociencia del balance energético, asumiendo sus injustificadas premisas (ver,ver), explica descartar de raíz su acción directa en el tejido adiposo. ¿Por qué no se considera la acción hormonal directa de la insulina en el tejido adiposo? Pues porque la Teoría CICO no permite considerar la fisiología del tercer término de la ecuación del balance energético, que es, ni más ni menos, el único término relacionado de alguna forma con el tejido adiposo.

Como comentario final, un experimento científico que ni siquiera se plantea que la insulina engorde afectando directamente al tejido adiposo, es presentado en twitter como supuesta prueba de que no es así cómo engorda la insulina. Mi consejo es que no nos fiemos de quien pone enlaces a artículos que supuestamente respaldan sus creencias: hay que abrir los artículos y analizarlos de forma crítica.

NOTA: aunque sea un obviedad, aclaro que confirmar que se cumple la Primera Ley de la Termodinámica (i.e. que las cuentas de calorías cuadran) no valida la Teoría CICO (ver,ver). Que las matemáticas tienen que cuadrar nadie lo pone en duda: es el comportamiento del cuerpo inventado en la Teoría CICO lo que no tiene fundamento. La Teoría CICO no es la Primera Ley de la Termodinámica, ni un corolario de la misma (ver).

NOTA: el papel de la insulina en la acumulación de grasa corporal es innegable. Basta con leer lo que está publicado en la literatura científica para ver que es así (ver,ver).

estos hallazgos corroboran, sin embargo, una cantidad sustancial de evidencia que muestra el excepcionalmente potente efecto engordante de la insulina, independientemente de las calorías consumidas (fuente)

Excepcionalmente potente efecto engordante, pero no porque sea engordante… ya sabes…

Leer más: