El alto coste de la falsa esperanza en el tratamiento de la obesidad (1 de 2)

Obesity treatment: the high cost of false hope

Artículo de hace 26 años. Un par de extractos de ese artículo, seguidos de mi traducción:

Although millions seek treatments for obesity, the benefits of treatment have been overstated. For most people, treatment is not effective; the majority of the obese struggle in vain to lose weight and blame themselves for relapses. Repeated experiences of failure add to the psychologic burden caused by the social stigma and the presumption of psychopathologic conditions attached to obesity. Many therapists may be contributing to this psychologic damage by giving their patients false hope for success

Aunque millones de personas buscan tratamientos para la obesidad, los beneficios del tratamiento han sido exagerados. Para la mayor parte de la gente no es efectivo; la mayoría de los obesos se esfuerzan en vano en perder peso y se culpan por las recaídas. Las repetidas experiencias de fracaso se suman a la carga psicológica causada por el estigma social y por la presunción de condiciones psicopatológicas asociadas a la obesidad. Muchos terapeutas pueden estar contribuyendo a este daño psicológico ofreciendo a sus pacientes falsa esperanza de éxito

it is now widely agreed that obesity treatment is, in general, ineffective; moreover, it may be argued that in many cases obesity treatment is destructive. It may provide patients with failure experiences, expose them to professionals who hold them in low regard, cause them to see themselves as deviant and flawed, confuse their perceptions of hunger and satiety, and divert their attention away from other problems.

mucha gente coincide en señalar que el tratamiento para la obesidad es, en general, inefectivo; es más, se puede argumentar que en muchos casos el tratamiento de la obesidad es destructivo. Puede proporcionar a los pacientes experiencias de fracaso, exponerlos a profesionales que los tienen en baja consideración, provocar que se vean a sí mismos como no normales o defectuosos, confundir sus percepciones de hambre y saciedad, y desviar su atención de otros problemas.

Canadian Obesity Network. Algunos derechos reservados

Que el “come menos y muévete más” no funciona, se sabe desde hace mucho tiempo (ver,ver). Y los efectos del fracaso sobre la autoestima son dañinos. Pero nada cambia: la industria de la pérdida de peso sigue recetando el mismo tratamiento de origen pseudocientífico, sigue ocultando que ese tratamiento no funciona y sigue culpando del fracaso al propio obeso. Lamentablemente, los obesos tienen interiorizado ese discurso y se siguen culpando a sí mismos de no poner suficiente esfuerzo para adelgazar. Es un atropello y una estafa que como sociedad no sólo no combatimos, sino que estamos fomentando.

NOTA: los “expertos en culpar al cliente” te dirán que lo que te frustra es haberte puesto objetivos demasiado ambiciosos, como perder demasiado peso en poco tiempo, o simplemente haberte propuesto cambiar de hábitos. Insisten machaconamente en que el problema son tus irreales expectativas o que te propones objetivos demasiado ambiciosos para ti, que eres basura incapaz de esforzarse en lograrlos. La culpa siempre es tuya, que no vales nada, nunca de su incompetencia recetando una dieta que la evidencia científica dice que no funciona (ver).

El único objetivo realizable, en general, es leer mucho sobre nutrición y pérdida de peso y, en base a ello, tratar de comer lo mejor posible (o sea, “comida”): cómo va a responder tu cuerpo a lo que comas NUNCA está bajo tu control. Intentarlo con conocimiento, sin confiar en quien no merece tu confianza, sí es posible.

Ir a la segunda parte del artículo.

Leer más:

Anuncios

4 thoughts on “El alto coste de la falsa esperanza en el tratamiento de la obesidad (1 de 2)

  1. Engañamos a los obesos diciéndoles que tienen la culpa de no poder adelgazar. Luego les preguntamos por qué no pueden adelgazar y nos dicen que la culpa es suya, lo que interpretamos como una confirmación de que el diagnóstico era correcto. Hay que seguir investigando formas de que el obeso cambie sus hábitos. Ni por asomo se plantean poner en cuestión las recomendaciones.

    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2607302/pdf/1475-2891-7-34.pdf

    Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s