Charla de David Ludwig

The conventional approach to weight loss, the calorie-restricted diet, has poor efficacy in an environment with unlimited calorie availability. David Ludwig

El tratamiento convencional para pérdida de peso, la dieta restringida en calorías, tiene poca efectividad en un entorno con disponibilidad calórica ilimitada.

¿Por qué se menciona la “disponibilidad calórica ilimitada”? ¿Es que “la dieta hipocalórica” ha demostrado efectividad cuando no existen esas condiciones? ¿El problema es entonces “demasiadas calorías” y la culpa de que el método no funcione es, a final de cuentas, del obeso?

Ludwig presenta un esquema del balance energético en el que la causalidad está invertida respecto de la teoría CICO:

imagen_0543

Interesante desde el punto de vista didáctico, pero, si engordas 3 gramos al día, ¿se va a traducir eso en más hambre? ¿Te vas a sentir cansado porque a tu cuerpo le faltan esos 3 gramos de grasa para funcionar bien? Si te sientes cansado, será porque algo no funciona bien en tu cuerpo, no porque ese día hayas engordado 3 gramos. Y si tienes un gran apetito, ¿es razonable pensar que es a causa de esos 3 gramos que ya no están entre los “fueles circulantes”?

¿Aplicamos este mismo razonamiento a un niño que está creciendo? ¿Es ésta la explicación de por qué están siempre tan cansados y hambrientos los niños, que están destinando parte de la energía consumida a crecer? ¿Aplicamos este razonamiento a una persona que está desarrollando la musculatura? ¿Es ésta la razón por la que siempre tienen tanta hambre y se pasan el día tumbados en el sofá? O a lo mejor no existen esos síntomas…

Yo no lo veo. Me da la sensación de que este planteamiento es seguir queriendo explicar un proceso biológico a partir de las matemáticas y la física. Si engordas unos gramos cada día, eso no tiene por qué tener un efecto apreciable ni en tu apetito ni en tu nivel de actividad física. Sencillamente tu cuerpo lo puede compensar siendo ligerísimamente más eficiente aprovechando la comida que no ha sido almacenada como grasa.

Por otro lado, Ludwig comenta un estudio científico en el que participó, en el que dos grupos de ratas siguen dietas idénticas en términos de macronutrientes, pero uno de los grupos tiene carbohidratos de bajo índice glucémico, y el otro de alto índice glucémico. Se pretendía que ambos grupos acabaran el experimento con el mismo peso corporal, lo que obligó a restrigir la cantidad de comida al grupo de alto índice glucémico, porque estaban engordando más que el otro grupo.

a modest energy restriction was initiated at week 8 in the high-GI group to prevent excessive weight gain

Por diseño, al final del experimento ambos grupos pesaban lo mismo, pero el grupo de alto índice glucémico acabó el experimento con un 70% más de grasa corporal (en azul en la gráfica) y menos masa no grasa (en rojo en la gráfica).

imagen_0544

O en otras palabras, el grupo de alto índice glucémico engordó más comiendo menos.

Según resalta Ludwig, se aplicó el tratamiento propuesto por el paradigma CICO, i.e. se restringió la ingesta calórica, y no funcionó, pues no se evitó el engorde.

En el grupo de alto índice glucémico, la respuesta insulínica medida antes de iniciarse el experimento (a los 30 minutos de una carga de glucosa) predijo la ganancia de peso al final del mismo:
imagen_0545

imagen_0546

NOTA: Ya comenté este último estudio en esta entrada del blog.

La charla es interesante.

Leer más:

Anuncios

Mayor índice glucémico —> Mayor adiposidad (en ratones)

Consumption of a high glycemic index diet increases abdominal adiposity but does not influence adipose tissue pro-oxidant and antioxidant gene expression in C57BL/6 mice

Experimento con ratones. Se comparan cuatro dietas: las dos denominadas LF tienen exactamente la misma distribución de macronutrientes, pero hay una versión con carbohidratos de alto índice glucémico  (High GI) y otra con carbohidratos de bajo índice glucémico (low GI). Y lo mismo sucede en las dos dietas HF.

The macronutrient composition of the LF diet, expressed as a percentage by weight (g/kg) was 17.9% protein, 6.3% fat, and 62.1% carbohydrate. The macronutrient composition of the HF diet was 17.7% protein, 18.2% fat, and 50.9% carbohydrate.

Selección_831

La ingesta energética no fue muy diferente entre los grupos Low-GI (en blanco) y High-GI (en negro). En las dietas LF,  el grupo High-GI tuvo una ingesta ligeramente menor que el grupo Low-GI, y al contrario en las dietas HF:

Selección_765

Si la acumulación de grasa corporal estuviera determinada por las calorías, la dieta LF Low-GI tendría que ser la que más grasa corporal hiciera acumular. Como vamos a ver, fue la que menos peso y grasa corporal hizo ganar.

El peso corporal no fue muy diferente entre las dos dietas LF (círculos) ni entre las dos HF (cuadrados). Pero nótese que los ratones en las dietas HF han tenido una ingesta energética menor o igual a los de las dietas LF, y pesan mucho más:

Selección_767

Además, la grasa epididimal (visceral en ratones) es mayor en los ratones que han seguido las dietas HF (dos barras más a la derecha en la gráfica que muestro abajo) que en las dietas LF (las dos barras junto a las anteriores), y también es mayor en las dietas de alto índice glucémico (barras negras, High-GI) que en sus equivalentes de bajo índice glucémico (barras blancas, Low-GI):

mice

Reitero que las dos dietas resaltadas en la gráfica anterior tienen exactamente la misma distribución en términos de macronutrientes, pero una es mucho más engordante que la otra.

LF high-GI mice had significantly greater adiposity compared to LF low-GI mice

Aunque no muestro la gráfica, la acumulación de grasa en el hígado también fue mayor con las dietas HF en comparación con las LF y con las versiones High-GI en comparación con las Low-GI.

Estamos viendo aumento de peso y acumulación de grasa que se producen sin que las calorías de la ingesta (ni la distribución de macronutrientes) puedan explicarlo. Pero los defensores de la teoría del “balance energético” nos dicen que no hay otras propiedades de la comida que afecten al peso corporal, al margen de las calorías:

las calorías de los alimentos es la única propiedad de la comida que ha demostrado convincentemente afectar a la masa grasa corporal. No hay ninguna otra propiedad de la comida que nunca haya demostrado afectar la masa grasa del cuerpo. Stephan Guyenet, PhD

No, nunca. Ya sabes, “termodinámicamente, no hay más cera que la que arde” (ver).

Leer más:

Mayor índice glucémico —> Mayor adiposidad (en ratas)

Tras algunos experimentos sobre del efecto del índice y carga glucémicos en la grasa corporal en humanos (estudios,estudio,estudio,estudio), vamos a ver un experimento similar hecho con ratas.

Effect of Low and High Glycaemic Index Diets on Developing the Risk of Metabolic Syndrome in Rats

Experimento con ratas. Se comparan dos dietas que son idénticas en todo (contenido calórico, reparto de macronutrientes, etc.) salvo en la velocidad con la que son absorbidos los carbohidratos, es decir el índice glucémico.

Fifty rat weanlings (three weeks old) were equally divided into two groups and fed on either low glycaemic index diet based on high amylose, or isocaloric high glycaemic index diet for 12 weeks.

Each group was fed an isocalorically macronutrient-controlled diet. The only difference between the two diets was the type of starch used to provide the carbohydrate, HGI (100% glucose polymer) and LGI (60% amylose 40% amylopectin) (Pawlak et al., 2001).

Como vemos en la gráfica, el resultado es que la dieta con mayor índice glucémico produjo mayor acumulación de grasa corporal (se muestra el peso de distintos depósitos de tejido adiposo blanco):

imagen_0354

No estamos interpretando mal los datos, pues es lo mismo que concluyen los autores del estudio:

HGI fed rats had higher postprandial insulin secretion, adipose tissue weight, triglyceride and leptin concentration than LGI diet fed rats.

Misma ingesta energética y mismo reparto de macronutrientes, y el resultado en términos de grasa corporal ha sido diferente con las dos dietas.

Leer más:

Efecto de la carga e índice glucémicos en la grasa corporal (2 de 3)

Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez

Sí, pero hay veces en que la explicación más coherente es la maldad.

Effects of carbohydrate quantity and glycemic index on resting metabolic rate and body composition during weight loss

Experimento de pérdida de peso en el que participan 91 personas, de las que 80 lo acaban.

Durante 17 semanas (poco más de cuatro meses), a los participantes se les suministra toda la comida y bebida. Hay dos dietas, ambas altísimas en carbohidratos (55% y 70% de las calorías), y dos niveles de índice glucémico. Las dietas están equilibradas en energía, proteína, fibra y densidad energética, diferenciándose únicamente en el ratio cabohidratos a grasa y en el índice glucémico.

All food and energy-containing beverages were provided to participants throughout the first three phases, and volunteers were instructed to abstain from dietary supplement use.

The provided diets were matched for dietary protein, fiber and energy density, and differed only in carbohydrate-to-fat ratio and GI (Table 1).

El resultado no sorprende: con la dieta de máximo índice glucémico y máxima carga glucémica fue con la que menos peso se perdió, y, lo contrario, la dieta con menor índice glucémico y menor carga glucémica fue la que más peso hizo perder:

imagen_0329

Hay 1.7 kg de diferencia en peso corporal entre las dos dietas señaladas en la gráfica anterior.

Eso es peso corporal. ¿Y grasa corporal?

El análisis del peso perdido reveló que en todas las dietas se perdió la misma proporción de grasa corporal, siendo grasa corporal, más o menos, un 82% del peso perdido.

imagen_0330

Entre las dos dietas que he señalado antes, hubo una diferencia de 1.5 kg en grasa corporal perdida, que es el dato que se nos da en una de las tablas (y que más o menos encaja con lo visto en las gráficas, pues 1.7kg*0.82≈1.5kg):

imagen_0332

La mejor dieta para perder grasa corporal fue la de menor carga glucémica y menor índice glucémico.

En definitiva, comparando las dos dietas señaladas en la tabla, en cuatro meses se ha perdido 1.5 kg más de grasa corporal con una dieta que con otra. Es perder un 30% más de grasa corporal.

¿Qué concluyeron los autores del artículo? Dijeron que “no se observó ningún efecto del contenido en carbohidratos o del índice glucémico en la pérdida de peso corporal o en el porcentaje del peso perdido que era grasa corporal“.

imagen_0331

¿Cómo te has quedado? Perder kilo y medio más de grasa corporal por reducir la carga glucémica y el índice glucémico es presentado como “sin efecto”.

En otro artículo, uno de esos en que se nos quiere colar la mercancía averiada del balance energético, citan este estudio como prueba de que reducir los carbohidratos y el índice glucémico no hace perder más grasa corporal. Y, según ellos, si la carga e índice glucémicos no afectan a la pérdida de grasa corporal, será que todo es cuestión de calorías:

This was also shown by others who found that a moderate-carbohydrate (55% CHO) and low-GI diet did not preferentially reduce fat mass or preserve lean mass during weight loss compared with a high-carbohydrate (70% CHO) and high-GI diet. 

“no preferentemente…”. Así se escribe la historia del balance energético.

Ir a la primera parte.

Ir a la tercera parte

Efecto de la carga e índice glucémicos en la grasa corporal (1 de 3)

en términos de pérdida de grasa corporal, las dietas con bajo índice glucémico han superado a las de alto índice glucémico en todos los casos que hemos visto. (“Índice glucémico en humanos“)

Vamos a ver algunos estudios en los que la ingesta está controlada, pues a los participantes les proporcionan los alimentos que tienen que comer. En los tres experimentos que voy a comentar, aparte de emplear intervenciones isocalóricas, la proporción de proteína es la misma en todos los grupos.

Carbohydrate intake and glycemic index affect substrate oxidation during a controlled weight cycle in healthy men

Experimento en 32 hombres sanos, de entre 20 y 37 años de edad.

Entre las condiciones de admisión estaba tener sensibilidad a la insulina normal. No veo razón para excluir de un experimento de pérdida de peso a personas que tienen resistencia a la insulina, salvo que se quiera obtener un resultado sesgado.

Toda la comida y bebida se suministra a los participantes. El experimento se basa en dos dietas muy altas en carbohidratos (65% y 50% de las calorías), que tienen la misma proporción de proteína.

We avoided differences in protein intake to prevent differences in fat balance caused by diet-induced thermogenesis of protein.

All food and beverages were provided and meal intake was supervised by a skilled nutritionist

El protocolo del experimento fue: 1 semana de sobrealimentación, tres semanas de restricción calórica y 2 semanas nuevamente de sobrealimentación. Los incrementos y las bajadas en ingesta energética son iguales en todos los grupos:
protocolo

Hasta el instante T2 sólo hay dos grupos: 65% y 50% carbohidratos. Las últimas dos semanas, entre T2 y T3, se crean grupos con bajo y alto índice glucémico en ambas dietas.

En la tabla he remarcado el cambio en la grasa corporal en la última fase del experimento:

¿Por qué, si todos los grupos están consumiendo las mismas calorías, el grupo con mayor carga glucémica y mayor índice glucémico ha ganando un 70% más de grasa corporal que el resto de grupos? ¿Azar? Puede ser, pero es mucha diferencia en grasa corporal y este resultado era previsible y es estadísticamente significativo. Además, los autores nos dicen que el método empleado para medir la grasa corporal es extremadamente preciso:

body composition was measured using quantitative magnetic resonance, which is a extremely very precise and valid method, enabling detection of small changes in fat mass.

Me parece interesante resaltar que dos de los grupos han tenido la misma ingesta energética y la misma distribución de macronutrientes, pero uno de esos grupos ha ganado un 70% más de grasa corporal que el otro.

Otro dato interesante es que, según la tabla anterior, hubo diferencias entre las dos dietas de 65% de carbohidratos, en términos de qué sustratos se empleaba como fuente de energía. Es decir, con la misma ingesta energética y la misma distribución de macronutrientes, el cuerpo reaccionó de forma claramente distinta. Y, en general, recuperaron más grasa corporal aquellos sujetos cuya oxidación de grasa estaba más debilitada, algo que, como hemos visto, sucedió más en el grupo de mayor carga e índice glucémico.

Regain in body weight was higher in the 65% CHO-HGI group and regain in fat mass was associated with impaired fasting fat oxidation in all subjects and with effective suppression of postprandial fat oxidation at 50% CHO intake.

Algunos comentarios:

  • Son dos dietas altísimas en carbohidratos. No se ha comprobado el efecto de una dieta baja en carbohidratos.
  • Experimento a muy corto plazo, que no permite sacar conclusiones sobre mantenimiento de lo perdido.
  • Todos los participantes tenían sensibilidad normal a la insulina. No estamos viendo el efecto en personas resistentes a la insulina.
  • Misma proporción de proteína en todas las dietas.

Para mí, se demuestra una vez más la importancia de la composición de la dieta, pues, en un experimento en el que la comida y bebida es proporcionada a los participantes, la misma ingesta energética y la misma proporción de macronutrientes han producido distintos efectos en la grasa corporal. Misma proporción de proteína. En humanos. Comida y bebida controladas… (¡y ni siquiera eran resistentes a la insulina!)

Ir a la segunda parte.

Leer más (estudios en humanos):

Hígado graso e índice glucémico de la dieta

Increased liver fat and glycogen stores following high compared with low glycaemic index food: a randomized cross over study

Estudio en humanos (ocho varones sanos) publicado hace diez días. Dos dietas idénticas en términos de macronutrientes y contenido energético, pero una es de mayor índice glucémico que la otra, es decir sus azúcares se absorben más rápidamente.

The energy intake and macronutrient content was matched for the HGI and LGI diets (71% carbohydrate, 14% protein, 14% fat per day)

La comida se le proporciona a los participantes.

During the diet week participants were provided with all the food required

Se mide la grasa hepática antes y después de 7 días de seguir la dieta. Se espera un mes y se repite el experimento de forma cruzada, i.e. con los participantes cambiando a la otra dieta.

El resultado es que, en sólo una semana de experimento, con la dieta de mayor índice glucémico la grasa hepática aumentó, mientras que con la dieta de menor índice glucémico la grasa hepática se redujo. La gráfica muestra el porcentaje de grasa en el hígado en dos momentos del día, en ayunas y 6 horas después de una comida de test.

imagen_0141

Según la —estúpida— teoría del balance energético, si en tu hígado se acumula grasa es que has comido más de lo que has gastado (ya sabes: “¡nadie puede saltarse las leyes de la termodinámica, son impepinables!“). Si tienes hígado graso, el remedio es obvio: come menos de lo que gastas. Sin embargo, según este estudio, la acumulación de grasa en el hígado no viene determinada por las calorías, pues las dietas eran isocalóricas, y ni siquiera lo establece el reparto de macronutrientes, pues también era el mismo en ambas dietas.

En definitiva, la acumulación de grasa en el hígado no viene determinada por las calorías de la dieta y sí por su composición (al margen incluso del reparto de macronutrientes). ¿Crees que eso viola alguna ley universal?

No sólo eso. Hemos leído en el blog (ver) cómo un médico contaba a los diabéticos que el índice glucémico no es importante, que lo que importa es la cuenta total de carbohidratos a lo largo del día y que esa cuenta debe mantenerse altísima, al igual que en el resto de la población. En este estudio la secreción de insulina fue claramente mayor con la dieta de mayor índice glucémico, lo que indica que, en un cuerpo sano, gestionar una dieta de mayor índice glucémico requiere una mayor dosis de insulina. Aunque no pongo la gráfica, en la Fig. 1a del artículo se ve cómo los incrementos de la glucosa en sangre producidos por la dieta de alto índice glucémico eran más del doble que con la otra dieta. Yo no entiendo cómo se pueden recomendar dietas que elevan la glucemia innecesariamente, sabiendo que debido a la enfermedad esa situación no se gestiona correctamente. Eso tiene un nombre: iatrogenia.

imagen_0142

 

Leer más:

Ratas e índice glucémico

Long-term effects of dietary glycemic index on adiposity, energy metabolism, and physical activity in mice“. Am J Physiol Endocrinol Metab. 2008 Nov; 295(5): E1126–E1131.

Experimento en ratones. Dos dietas idénticas en términos de macronutrientes (68% carbohidratos, 13% grasa, 19% proteína). Se diferencian en el tipo de carbohidratos, que tienen distinta velocidad de absorción. Las dietas se denominan SAC y RAC, indicando si los carbohidratos son de absorción lenta o de absorción rápida, respectivamente (SAC, slowly absorbed carbohydrate; RAC, rapidly absorbed carbohydrate):

The two diets were of identical macronutrient composition (68% carbohydrate, 13% fat, 19% protein) and energy density (4.2 kcal/g, measured by bomb calorimetry; Table 1) and differed only in the starch component, which was 100% amylopectin for the RAC diet and 60% amylose-40% amylopectin for the SAC diet;

Ingesta energética sin diferencias apreciables en ambos grupos

No differences in energy intake between the SAC and RAC groups were observed for the dark and light periods, respectively, nor in terms of length or number of feeding bouts

 

Selección_873

No hay grandes diferencias en el peso corporal, pero sí las hay en el porcentaje de grasa corporal:

zh10110854840002

We found that the RAC vs. SAC group had lower fat oxidation, 40% greater body fat, and 2.2-fold greater insulin resistance, although net energy intake did not differ between groups.

Encontramos que el grupo de carbohidratos de rápida absorción tuvo menor oxidación de grasa, un 40% más de grasa corporal, y 2.2 veces mayor resistencia a la insulina, aunque la ingesta energética no difirió entre los grupos.

Similar ingesta energética, misma composición en términos de macronutrientes, y acaban con un 40% más de grasa corporal porque los hidratos de carbono son de rápida absorción.

¿De verdad dictaminan las leyes de la física que unos alimentos no pueden ser más engordantes que otros, a igualdad de calorías?

Leer más: