Cuatro estudios de pérdida de peso

Estudio 1: “Metabolic and behavioral effects of a high-sucrose diet during weight loss

Sólo 6 semanas de duración. Toda la comida es proporcionada a los participantes:

The trial was conducted as a controlled feeding study in which subjects were provided with all meals and snacks for the 6-wk period.

En la tabla de ingesta vemos que el grupo “bajo en azúcar” consumió más calorías que el grupo “alto en azúcar” (un 6% más):

imagen_0382

Y el resultado es que, en sólo mes y medio el grupo “bajo en azúcar”, perdió medio kilo más de grasa corporal (un 11% más):

  • (96.69×0.4971)−(89.74×0.4854)=4.5 kg
  • (96.1×0.4867)−(88.73×0.4707)=5.0 kg

imagen_0383

Básicamente el mismo porcentaje de proteína y el mismo porcentaje de carbohidratos, y consumiendo más calorías se pierde más grasa corporal en el grupo “bajo en azúcar”. Un resultado interesante.

Estudio 2: “Benefit of low-fat over low-carbohydrate diet on endothelial health in obesity

Igual que el anterior, de tan sólo 6 semanas de duración. También un estudio en el que se suministra comida a los participantes, para tener mayor control de la dieta real que siguen:

Dietary control and compliance were maximized by providing complete preprepared meals in the General Clinical Research Center bionutrition kitchen and a daily multivitamin, all distributed for 6 weeks.

imagen_0384

El grupo low-carb perdió 2.1 kg de grasa corporal, mientras que el low-fat ganó 2.75 kg de grasa corporal:

  • (95.4-54.7)-(89.9-51.3)=2.1 kg
  • (100.2-60.7)-(96.1-53.85)=-2.75 kg

imagen_0394

El grupo low-carb consumió las mismas calorías que el low-fat:

Throughout the first 4 weeks, daily consumption averaged 1855±100 (LC) versus 1755±202 (LF; P value not significant) kcal/d. During the weight maintenance phase (weeks 4 to 6), energy intake increased to 2522±277 and 2484±275 kcal/d in the LC versus LF diets, respectively (Table S1).

En resumen, consumiendo las mismas calorías se perdió grasa corporal en el grupo low-carb, a diferencia del low-fat, en el que se ganó grasa corporal. Tremendo.

Estudio 3: “Comparison of weight-loss diets with different compositions of fat, protein, and carbohydrates

Estudio de dos años de duración.

Among the 80% of participants who completed the trial, the average weight loss was 4 kg

En el 80% de participantes que completaron el estudio, la pérdida de peso media fue de 4 kg. 

Ese “gran éxito” es de los participantes que acabaron el estudio… “Grandísima” prueba de que es posible adelgazar con una dieta alta en carbohidratos: ¡nunca dejaron de “comer menos” y no funcionó!

No me entretengo con este estudio, pues ya he hablado de él antes: Sucks 2009 y su demostración de que la restricción calórica permite adelgazar

Estudio 4: “Changes in Body Weight and Metabolic Indexes in Overweight Breast Cancer Survivors Enrolled in a Randomized Trial of Low-Fat vs. Reduced Carbohydrate Diets

Estudio de 6 meses de duración.

Fijémonos en el grupo low-fat (círculos): perdió 4.9 kg de peso en las primeras seis semanas. A partir de ese momento, en las siguientes 18 semanas, tan sólo 1.4 kg. El peso corporal apenas ha bajado 6 kg en todo ese tiempo y no se está perdiendo peso en la parte final del estudio.

imagen_0385

No hay ninguna razón para pensar que estamos viendo algo diferente al típico patrón de pérdida de peso con dieta hipocalórica: pérdida de peso los primeros seis meses, y a partir de ahí lenta e inexorable recuperación del peso perdido (ver). Este estudio no demuestra que se pueda adelgazar con esa dieta.

¿Por qué estos 4 estudios?

Porque los he visto citados como prueba de que “claramente” se puede perder peso con una dieta rica en carbohidratos.

Varios estudios ( estudio 1, estudio 2, estudio 3, estudio 4 ) han demostrado claramente que se puede perder peso perfectamente haciendo una dieta rica en CH y un metaanálisis de 2014 observó que una dieta baja en CH no reporta mejores pérdidas de peso que una más alta en CH siempre que las proteínas estén igualadas. Víctor Reyes (FitnessReal)

Si el señor que cita estos estudios como prueba de que “se puede perder peso”, está queriendo decir que a corto plazo se pierde algo de peso con una dieta hipocalórica, no le veo el sentido, porque eso no lo niega nadie y se corre el riesgo de que un lector interprete que lo que está diciendo es que esas dietas son efectivas para adelgazar (i.e. perder una cantidad importante de peso y mantener lo perdido a largo plazo). Y si está hablando de pérdida de peso a largo plazo, estos estudios o no sirven como prueba de eso, o son prueba de lo contrario. En cualquier caso, insisto una vez más en que la evidencia científica dice que las dietas hipocalóricas no funcionan para perder peso y mantener lo perdido a largo plazo (ver,ver,ver). Hablar de los efectos a corto plazo no es sólo inútil, es engañoso.

Aparte de esos cuatro estudios, se cita un metaanálisis de 2014 que ha sido revisado por otros autores (artículo), encontrando tal cantidad de datos falsos, prácticamente todos en el mismo sentido, que los autores de la revisión se preguntan cuál es la probabilidad de que eso suceda por azar, especialmente cuando los autores se han manifestado públicamente en contra de las dietas bajas en carbohidratos:

what is the chance that essentially all these errors favoured the so-called balanced diet and disadvantaged the lower-CHO diet, especially when many of the authors of this article are on public record as being vigorously opposed to lower- or low-CHO diets and to those who promote such eating plans?

En cuanto a que si el contenido en proteína de las dietas es el mismo, entonces no hay diferencias en pérdida de grasa corporal o de peso, eso es sencillamente falso (ver). La pseudociencia del balance energético sólo se puede defender con falsedades y estupideces (ver,ver,ver,ver,ver).

Leer más:

Anuncios

“Tan simple como esto”

aunque te esfuerces todo lo posible para mantener la insulina a raya todo el día, mientras no estés en un déficit calórico vas a ganar peso. Tan simple como esto. Víctor Reyes (FitnessReal)

Aunque vayas regularmente al gimnasio y aumentes tu ingesta de proteína, como no estés en superávit calórico no vas a desarrollar la musculatura.

¿Lo más importante, entonces, para la hipertrofia muscular, es comer más de lo que se gasta?

Aunque consumas únicamente comida de verdad y sólo bebas agua, si estás en superávit calórico engordarás.

¿Lo más importante, entonces, para no engordar, es comer menos de lo que se gasta?

Aunque estés meses estudiando para el examen y entiendas perfectamente todos los ejercicios del libro, si tu número de respuestas correctas es insuficiente suspenderás el examen.

¿Lo más importante, entonces, para aprobar los exámenes es contestar correctamente a un número suficiente de preguntas?

Aunque lleves meses acudiendo a clases de perfeccionamiento de tenis y tu rival no sepa sacar, tenga un revés muy malo, apenas pueda moverse por culpa de su sobrepeso y sea incapaz de mantener la bola en juego, si él gana el último punto del partido vas a perder.

¿Lo más importante, entonces, para ganar partidos es ganar el último punto del partido?

Por muchas clases prácticas que sigas en la autoescuela, si el día del examen de conducir no demuestras un suficiente dominio del vehículo, suspenderás.

¿Lo más importante entonces, para aprobar el examen de conducir, es hacerlo suficientemente bien el día del examen?

Lo que se dice en este tipo de oraciones subordinadas (“aunque…”) es que la objeción contenida en las oraciones subordinadas no es suficiente para el incumplimiento de lo expuesto en la oración principal. Supongo que está claro cómo se construye la falacia en los ejemplos anteriores, ¿no? Se escoge como oración principal una tautología, i.e. decir lo mismo de otra forma, con lo que la oración principal se cumple siempre, sin condiciones y por definición. Con esa premisa, cualquier oración subordinada se hace parecer, de forma falaz, poco relevante para el cumplimiento de ese suceso. Cuando la oración principal es una tautología, la frase siempre es estúpida, pues no se está diciendo nada. Cualquier conclusión que se deduzca de la frase es más estúpida aún.

Vamos a ver otro ejemplo, paso a paso:

  • Nos planteamos qué hacer para obtener beneficios en nuestro negocio
  • Tautología: si ganas menos de lo que gastas, perderás dinero (o sea, dos formas de decir lo mismo)

Cualquier factor que sabemos vital para que el negocio funcione y sea rentable, se puede presentar como irrelevante empleando la falacia de la que estamos hablando. Sólo tenemos que escoger como oración principal la tautología anterior:

Por mucho que vendas unos productos con excelente relación calidad-precio, tengas el local siempre lleno de gente, tengas excelente trato al cliente y servicio postventa, si ganas menos de lo que gastas perderás dinero.

¿Deducimos de lo anterior que deberíamos centrar nuestros esfuerzos en lo realmente importante, que es ganar más de lo que se gasta? Porque eso es lo que estamos diciendo, ¿no? ¿Y qué conclusiones podemos sacar de la sentencia anterior? Ninguna.

Volviendo a la frase original, “superávit calórico” no es más que otra forma de decir “ganar peso”:

aunque te esfuerces todo lo posible para mantener la insulina a raya todo el día, mientras no estés en un déficit calórico vas a ganar peso. Tan simple como esto.

¿Demuestra esta afirmación que la insulina es menos importante en la ganancia o pérdida de peso, que controlar la ingesta calórica y hacer ejercicio? No, no aporta ningún conocimiento, ni ninguna enseñanza: ni ésa, ni ninguna otra. De la frase anterior no se puede extraer absolutamente ninguna conclusión, pues no es más que una frase estúpida, pero aparentemente válida, es decir, una falacia.

tautologia

Los “expertos” en obesidad llevan décadas cometiendo el mismo error lógico que estoy intentando explicar: para encontrar una solución para la obesidad toman como punto de partida una tautología que no aporta ninguna información útil, “si comes más de lo que gastas, engordas“, y de ella deducen que “las calorías importan” y que todo lo que no sean las calorías, la ingesta energética y el gasto energético, son factores secundarios, pues lo realmente importante es controlar las calorías. Deducir eso de una tautología es demencial.

NOTA: ya vimos cómo Marcos Vázquez (FitnessRevolucionario) divulga esta dañina falacia (ver,ver,ver) y dice que es “totalmente válida”.

Leer más: