Crónicas caloréxicas (XIV): Jason Fung

Jason Fung ha publicado un artículo hablando del hambre (ver) en el que deja muy claro que, a pesar de que se las da de crítico con el balance energético, es un caloréxico más. No es nada sorprendente ni es algo que se haya revelado en este nuevo artículo, pues Fung ha dado muestras repetidamente de que lo que diferencia sus planteamientos de los de otros caloréxicos es muy poco o nada (ver).

En la imagen podemos ver claramente resumido su mensaje: CICO es correcto, pero es controlado por hormonas, no de forma consciente por la persona.
CICOMyth-1200x675

Como vemos, Fung dice que una falsa ecuación del balance de energía es “siempre correcta”.

Acumulación de grasa = Calorías que entran menos Calorías que salen

Esa ecuación no es correcta, pues combina términos resultantes de aplicar el principio de conservación de la energía con dos límites espaciales diferentes, algo que con rigor no se puede hacer (ver). El rigor no es un capricho. La igualdad que plantea Fung como “siempre correcta” es indiscutiblemente incorrecta.

Y, como vemos, Fung no cuestiona el que es el gran error (o engaño) de la pseudociencia del balance energético, que es deducir causalidad de una correlación (ver): únicamente considera la regulación hormonal de CI y CO y da por supuesto que su diferencia establece las variaciones en la grasa acumulada. Y como tantos otros defensores de esta pseudociencia, afirma que CI y CO son términos complejos regulados hormonalmente (ver). La charlatanería de Fung es difícilmente distinguible de lo que proponen caloréxicos fácilmente reconocibles, como por ejemplo Stephan Guyenet, PhD (ver).

Nota: hay muchísima más gente que presume de estar en contra del balance energético, pero que realmente dan por buenos los fundamentos erróneos de esta pseudociencia (ejemplo,ejemplo). Algunos afirman defender un “CICO moderno”, como si hubiera una versión buena y una mala de esta charlatanería.

Leer más: