Y, ¿qué hacemos con la ASP?

Decir que la insulina es la responsable de que engordemos ¿En serio? ¿Y qué hacemos con la ASP?

Primera pregunta

¿Dice la evidencia científica que la composición de la dieta importa en la pérdida o ganancia de grasa corporal? ¿Dice la evidencia científica que se pierde más grasa corporal cuando se restringen los carbohidratos, a igualdad de calorías, a igualdad de proteína?

No aceptes que nadie te resuma la evidencia científica: consulta los estudios directamente. Difícilmente encontrarás una mejor forma de invertir el tiempo:

Segunda pregunta

¿Dicen las leyes de la física que los resultados anteriores son imposibles o erróneos?

Llevo comentados más de cien estudios científicos en este blog, muchos de ellos en animales y por tanto en condiciones absolutamente controladas, que demuestran que no sólo no son las calorías las que determinan los efectos de una dieta sobre la acumulación de grasa corporal, es que ésta ni siquiera viene determinada por la distribución de macronutrientes de dicha dieta. Sabemos, por tanto, que la teoría del balance energético es demostrada falsa por la evidencia científica. Y no hay ninguna razón para pensar que los estudios científicos, todos, en animales y en humanos, se hacen sistemáticamente mal para favorecer a las dietas bajas en carbohidratos.

Tercera pregunta

¿Existe un mecanismo fisiológico que explique los resultados anteriores?

Llegados a este punto, voy a interrumpir el hilo argumental. Empiezo de cero. Imagina que te oculto todos los experimentos científicos anteriores (todos: los hechos en humanos y los hechos en animales, los relacionados con dietas bajas en carbohidratos y los que simplemente demuestran que la teoría del balance energético es fraudulenta), cito como evidencia un metaanálisis fraudulento creado para desprestigiar las dietas bajas en hidratos de carbono (ver, artículo) y te presento (ejemplo) un estudio de muy corta duración (las dietas se mantienen tan sólo tres semanas) y muy pocas calorías (800 kcal/día), en el que no se perciben diferencias entre dietas. Todos los demás estudios los omito. Y te cuento que, aunque la insulina puede explicar el efecto engordante de los carbohidratos, hay otras hormonas, como la ASP, que pueden explicar el efecto engordante de las grasas. Y —atento/a— concluyo que, “por tanto”, es estúpido pensar que los carbohidratos son más engordantes que las grasas y se deduce que todo es una cuestión de calorías, porque, como no puede ser de otra forma, así lo imponen las leyes de la física: si comes más de lo que gastas vas a engordar. ¿Quieres adelgazar? Sólo hay un camino: déficit calórico y menos sedentarismo.

Aunque supongo que no soy el único que ve los errores en el planteamiento anterior, los hago explícitos:

  1. Se está llegando a conclusiones que contradicen la evidencia científica que hemos visto antes.
  2. Se están ocultando los estudios científicos que contradicen esas conclusiones, y únicamente se menciona un estudio en el que no se perciben diferencias entre dietas y un metaanálisis fraudulento.
  3. Se están concluyendo cosas que no se han demostrado: no se ha demostrado que sean las calorías las que determinan el efecto de una dieta sobre la composición corporal y no se ha demostrado, por tanto, que la composición de la dieta sea irrelevante en la pérdida de peso/grasa corporal.
  4. Se está cometiendo el absurdo de deducir cómo es la evidencia científica a partir de la existencia de un mecanismo fisiológico, en lugar de lo contrario, que es partir de la evidencia científica y buscar luego el mecanismo fisiológico que explique dicha evidencia. Si quieres conocer los resultados científicos, consúltalos, no te los inventes a partir del conocimiento de un mecanismo fisiológico.

La ASP (Acylation Stimulating Protein) es una hormona que segregan los adipocitos ante la presencia de quilomicrones y de insulina (artículo). Fomenta que los ácidos grasos entren en los adipocitos. Si las dietas altas en grasa fueran igual o más engordantes que las bajas en grasa, esta hormona podría explicarlo. “Si…fueran…” Lo que no tiene sentido es deducir de la existencia de esta hormona que una dieta alta en grasa es más o menos engordante que una dieta baja en grasa. Tampoco su existencia permite deducir que engordar o adelgazar sea una cuestión de calorías. Esas conclusiones sólo las podemos sacar de los experimentos científicos que comparan dietas. En concreto, se tiene que deducir de los experimentos científicos que nos ocultan los que nos hablan de la ASP.

Cuarta pregunta

¿ASP?

Volvamos a la primera pregunta. Y luego a la segunda.

Leer más:

Anuncios