Coletazos del balance energético (2 de 2)

(Ir a la primera parte)

En esta segunda parte me voy a centrar en tres citas relativas al balance energético. Me apoyaré en ellas para disertar un poco sobre conceptos relacionados con el balance energético y las calorías:

Las calorías importan, pero importan más tus hormonas.

Mi opinión se sitúa en un punto intermedio. Es obvio que las calorías importan, y algún tipo de equilibrio entre lo que consumes y lo que gastas es necesario.

Si quieres adelgazar, deberás reducir las calorías que consumes (asumiendo que no intensificas tu actividad física) en por ejemplo 200-300 calorías menos al día si quieres bajar 2-5 Kg, o 400-500 calorías menos si necesitas perder más de 10 Kg. Y si necesitas ganar peso, obviamente deberás consumir estas cantidades aproximadamente por encima de tu nivel básico.

 

“Las calorías importan, pero importan más tus hormonas”

¿Qué significa “las calorías importan“? ¿Para qué importan? ¿Por qué importan?

Se me ocurren varias razones por las que alguien puede afirmar tal cosa:

1) ¿Importan, igual que importa la gravedad para dar un paseo a la orilla del mar? Sin gravedad no podríamos pasear, pero no parece que haga falta explicarle a nadie este hecho para que pueda dar un paseo por la playa. La ley de la gravedad no importa un carajo. ¿Cuando nos dicen “las calorías importan“, realmente quieren decir “no importan un carajo“?

También la ley de la conservación de la materia (ver) se cumple en un ser vivo, pero no creo que eso sea en absoluto relevante para entender por qué nuestro tejido adiposo acumula triglicéridos, o cómo conseguir que los libere (ver). Decir que esa ley es irrelevante para entender las causas/soluciones a la obesidad, de ninguna forma es negar su cumplimiento.

Si quieres coger la zanahoria, tienes que tener una velocidad mayor que ella. No puedes violar las leyes de la física. Eso es cierto. ¿Importan esas leyes para resolver el problema y alcanzarla? Pues así estamos, haciendo el burro detrás de la zanahoria, porque sabemos muuuuuuucho de física.

2) Si lo que se quiere decir es que aumentar o reducir la cantidad de calorías puede influir en la ganancia de peso corporal, no tiene sentido atribuir el resultado a la energía de la comida, pues lo mismo se puede decir de los kilos o los litros de comida, pero todos coincidimos en que los kilos o litros “no importan”, ¿verdad? Todas esas variables están asociadas a la cantidad de comida y sus cambios suponen alterar múltiples propiedades de la dieta. Explicación ampliada.

Lo correcto sería decir que la cantidad de comida puede influir en algunos casos en la ganancia o pérdida de grasa corporal. ¿Porque cambian las calorías? Es obvio que no, como demuestran una y otra vez los estudios científicos donde a igualdad de calorías los resultados son diferentes. Ejemplo.

3) Si lo que se quiere decir es que las calorías son lo que determina (y aquí usar la palabra correcta es muy importante) si hay ganancia o pérdida  de grasa corporal, erramos, porque los adipocitos responden a cambios fisiológicos (hormonales, enzimáticos, etc.), y esos cambios no vienen determinados por el total de calorías consumidas, sino por muchas otras propiedades de la dieta. Bajo este supuesto, si las calorías (que eliminan esa información) “importan”, las hormonas no pueden importar. Blanco y negro al mismo tiempo no es gris, es falso.

The “clean eating” kicker is that “clean” calories count just as much as “dirty” calories when it comes to gaining or losing fat. Michael Mathews

Lo que manda al traste “comer limpio” es que las las calorías “limpias” cuentan tanto como las calorías “sucias” cuando de ganar o perder grasa se trata.

Como lo dictaminan las leyes de la física, no hace falta darle más vueltas, ¿verdad? (ver)

4) Planteo una cuarta opción. La gente es muy burra y cree que la primera ley de la termodinámica, inviolable, hace inevitable hablar de calorías para analizar las causas y buscar soluciones a la obesidad. Es un error (ver), pero decir “las calorías no importan” supone, bajo su punto de vista, ser visto por los demás como un cantamañanas que está negando el cumplimiento de leyes universales. A los ojos de la manada te conviertes en un paria sin credibilidad. Decir “las calorías importan”, lo creas correcto o no, te importe lo que estás diciendo o no, evita convertirse en el ojo del huracán “social”.

5) Y una quinta opción, que es ser o bien un fanático o muy cortito de entendederas y simplemente dices que las calorías importan porque no entiendes nada de nada, y es lo que deduces de argumentos de “alto nivel” como que “las leyes de la termodinámica son inviolables” o que “como nuestro cuerpo funciona con energía pues es obvio que las calorías importan“. Y te quedas tan pancho.

No se puede convencer con razones a quien no ha llegado a su postura razonando. Ben Goldacre

Supongo que en ese caso, ningún razonamiento sirve para hacer entender el error. Pero de cualquier modo, por intentarlo no va a quedar (ver):

  • ¿Importan las calorías cuando le crece la musculatura a un culturista? ¿Sí? ¿No? ¿Qué significa “importan”?
  • ¿Importan las calorías cuando crece un niño? ¿Sí? ¿No? ¿Qué significa “importan”?
  • ¿Importan las calorías cuando una persona desarrolla joroba de búfalo? ¿Sí? ¿No? ¿Qué significa “importan”?
  • ¿Importan las calorías en una persona que sufre gigantismo? ¿Sí? ¿No? ¿Qué significa “importan”?
  • ¿Importan las calorías cuando una embarazada acumula grasa en previsión de la lactancia? ¿Sí? ¿No? ¿Qué significa “importan”?
  • ¿Importan las calorías cuando una persona acumula grasa en el hígado? ¿Sí? ¿No? ¿Qué significa “importan”?

A mí me parece imposible no entender que

¡ninguna de estas situaciones es un problema de termodinámica!

Ni se estudian, ni se entienden, ni se resuelven hablando de calorías. ¿Tan difícil es ver eso? ¿Se cumplen las leyes de la termodinámica en esas situaciones? Sí. Y sin duda en esos casos aumenta la energía acumulada en ciertos tejidos, ¿verdad? Pero esos cambios de “energía acumulada” no se entienden hablando de calorías, y mucho menos a nivel de todo el cuerpo, en lugar de en el tejido concreto que crece (ver). ¿Cierto? A lo mejor será porque lo que se acumula no es energía, sino grasa y/o músculo. La primera ley de la termodinámica se cumple siempre, pero eso no significa que sea ni relevante ni necesario ni útil hablar de ella, igual que no se alude a otras leyes que también se cumplen, pero que no aportan nada a la comprensión del problema. De verdad, ¿cómo el ser humano ha podido llegar a plantear el “balance energético” como base para entender la obesidad o cómo adelgazar?

  • ¿Importan las calorías cuando una persona acumula grasa en el tejido graso? ¿Sí? ¿No? ¿Qué significa “importan”?

Pero ni se te ocurra plantear que la obesidad no es un problema de energía, sino endocrino (ver), ni se te ocurra decir que las calorías (especialmente a nivel corporal, y no del tejido concreto) no importan, igual que no importan en el crecimiento de ningún tejido en un ser vivo, porque entonces eres un cantamañanas que niega el cumplimiento de leyes inviolables. Y pierdes credibilidad ante la manada de cenutrios. Tiene narices la cosa.

Yo no veo más opciones que esas cinco. O se está usando de forma inapropiada el verbo “importar”, o se está usando de forma incorrecta “calorías” como equivalente a “cantidad de comida”, o se están asumiendo como ciertas, simultáneamente, dos premisas que son incompatibles, o se quiere evitar ser machacado socialmente por la manada, o es que esa persona no da para más y es absurdo plantearse qué es lo que quiere decir con la frasecita de marras, por la sencilla razón de que ni él lo sabe ni tiene capacidad para saberlo.

¿Por qué no se habla de los kilos de comida o de los litros? ¿Por qué no se dice “la cantidad de comida importa”? ¿Por qué se mencionan las calorías, si las calorías no determinan los cambios en la grasa corporal? Desde el punto de vista científico o de la lógica no hay justificación para esa elección de palabras y de connotaciones.

NOTA: la cantidad de comida afecta a tus hormonas y puede, en algún caso concreto, ser un factor a tener en cuenta (ver,ver). Pero eso no quiere decir que engordar o adelgazar sea un “problema de energía”. Hablar de calorías no es algo que venga impuesto por las leyes de la física ni es algo que la evidencia científica haya justificado (ver).

¿Importan las calorías?

Puede que en algún caso, a algún forofo de la musculación, contabilizar las calorías de la comida le sea útil para controlar la cantidad de comida que consume, y así conseguir algún objetivo de grasa corporal que no logra comiendo con normalidad. ¿Es contar calorías inútil o contraproducente en todos los casos? No. No creo que sea inútil y contraproducente en todos los casos. Es una forma más de medir la cantidad de comida que puede tener utilidad práctica en algún caso. Una cosa diferente es atribuir el resultado obtenido a las calorías o afirmar que las leyes de la física obligan a plantear la obesidad como un problema de termodinámica: eso es intelectualmente indefendible (ver). Por otro lado, en el caso del forofo de la musculación del que hablaba antes, si fija un determinado reparto de macronutrientes, o una determinada composición de la dieta, lo mismo le da controlar el peso de la comida que contar calorías. Y es más, no es por despreciar esa forma de pasar el tiempo libre, pero bajar la grasa corporal al 5% no es un problema “real”. Sin ánimo de criticar ese tipo de aficiones, pero no veo que demuestre la inevitabilidad de hablar de calorías.

¿Importan entonces las calorías, signifique eso lo que signifique? ¿Para qué problemas prácticos hemos encontrado solución o alivio hablando de calorías?

  • Salvo en alguna persona que se sale de la norma, la evidencia científica dice que contar calorías no funciona como estrategia para pérdida de peso (ver, ver,ver,ver,ver). Por tanto, tampoco va a ser solución para todo tipo de problemas que se creen agravados por la obesidad (cáncer, diabetes, enfermedad cardiovascular, hígado graso, síndrome metabólico, etc.).
  • Aunque adelgazar o engordar fuera una cuestión de comer menos o comer más, que no lo es, hablar de calorías es menos efectivo para reducir la ingesta energética que hablar de la composición de la dieta (ver).
  • Aparentemente la teoría del balance energético, hablar de energía, tampoco ha impedido que la población engorde (ver,ver). Posiblemente porque engordar no es un problema de termodinámica, sino de hormonas y fisiología. No hay justificación para tratar el tema desde el punto de vista de la energía (ver,ver,ver). Y algunos opinamos que no sólo es inútil, sino que es contraproducente (ver).
  • La dependencia emocional y fisiológica de ciertos productos alimentarios, el problema de adicción a la no-comida, no tiene que ver con las calorías, sino con la composición de la dieta (ver,ver,ver,ver). No he visto evidencia científica de que contar calorías lo resuelva, y tampoco veo razonable pensar que sea una solución.
  • El hígado graso no tiene que ver con las calorías, sino con la composición de la dieta (ver,ver,ver), aunque la cantidad de comida pueda ser en algún caso concreto un agravante.
  • Los problemas de tiroides no son problemas de calorías y no se resuelven hablando de calorías, pero sí importa la composición de la dieta (ver,ver)
  • La diabetes, en cualquiera de sus versiones, se gestiona peor pensando en términos de calorías que pensando en la composición de la dieta (ver,ver,ver,ver)

Las calorías importan tanto, tanto, tanto, que no aportan ninguna solución.

El origen

Aparentemente, es casi imposible hacer entender a los creyentes en CICO (Calories In Calories Out) que el paradigma de la energía es un paradigma fraudulento, y que no es algo que venga impuesto por leyes inviolables de la física. Lamentablemente, no sabemos salir de la que creo que es la mayor estupidez cometida por el ser humano en toda su historia.

Those who consume more calories than they expend in energy will gain weight. There is no getting around the laws of thermodynamics. Fuente

Los que consumen más calorías de las que gastan en energía ganarán peso. No se pueden violar las leyes de la termodinámica

Lo que originalmente algunos burros creyeron que era algo impuesto por las leyes de la física, se ha quedado grabado a fuego, a pesar de que tanto la lógica como la evidencia científica han demostrado que la idea es fraudulenta (ver,ver,ver).

No sabemos salir de ahí, pero ¿por qué se habla de energía en el caso de la obesidad? ¿Cómo se ha llegado a la situación actual? Una respuesta obvia es la falta de inteligencia y el excesivo ego (el “ego obeso”) de las personas que se han dedicado a estudiar las causas y soluciones para la obesidad (ver,ver). La disonancia cognitiva de los investigadores es alucinante: te cuentan que el problema de la obesidad es el exceso calórico, pero cuando lo explican no vuelven a mencionar las calorías y detallan el papel de la insulina (ver). Pero esa estupidez tiene un origen: los prejuicios hacia los obesos, la creencia de que son/somos personas sin fuerza de voluntad, incapaces de contener el apetito y demasiado vagos para hacer ejercicio físico (ver,ver,ver). Ese tipo de creencias subyacentes se manifiestan en las contradicciones en las que caen los defensores de esta ideología, como afirmar que se puede engordar sin exceso calórico (ver), cuando les consta que la ingesta ha sido lo que ellos consideran “normal”. Eso delata que se juega con dos definiciones de “exceso calórico”, la confesable, i.e. la definida por el balance energético y sinónimo de “engordar”, y otro “exceso calórico” inconfesable, que significa “te lo has ganado tú solito por vago y glotón” (ver).

En mi opinión, sin esos prejuicios, nunca se habría llegado a plantear la estupidez de que el problema de engordar es un problema de cantidad de comida, y que la solución “evidente” es comer menos (ver). Y, lamentablemente, la nutrición basada en prejuicios no está dando resultado.

 “Mi opinión se sitúa en un punto intermedio. Es obvio que las calorías importan, y algún tipo de equilibrio entre lo que consumes y lo que gastas es necesario”

El punto intermedio entre un pensamiento correcto y un pensamiento erróneo, es un pensamiento también erróneo, pero quizá más peligroso, pues se nos vende como la voz de la moderación y el equilibrio, alejada de posturas dogmáticas. La moderación tiene buena fama y te anotas un tanto en la batalla de la imagen, pero presumir de moderación no da puntos como argumento racional.

¿”Es obvio que las calorías importan“? Ni de casualidad, eso es únicamente un dogma sin fundamento, una creencia basada en errores de interpretación de lo que dicen las leyes de la física (ver). Lo que es obvio es que quien hace este tipo de afirmaciones no sabe de lo que habla, o lo que es peor, no quiere saberlo.

Y es de lamentar que haya gente que siga propagando la pseudociencia del balance energético. ¿Equilibrio entre lo que consumes y lo que gastas? ¿Ese equilibrio es “necesario“? ¡Vamos hombre!

Bajo el fraudulento paradigma del balance energético, la diferencia entre lo que se consume y lo que se gasta es lo que se engorda. Si alguien dice “algún tipo de equilibrio entre lo que consumes y lo que gastas es necesario“, lo único que está diciendo es “algo es necesario hacer para no engordar“. No hay más información contenida en esa expresión. La consecuencia lógica de jugar con tautologías es acabar diciendo perogrulladas. Pero no es un error inocente: como vemos en la frase que estoy comentando, esta perogrullada existe para mandar el mensaje de que engordar es una cuestión de cantidad de calorías, de equilibrar ingesta y gasto energético: es necesario moderar tu ingesta energética y realizar ejercicio físico. Y ya sabes: si no lo consigues, eres un vago y un glotón. En esencia, eso es el fraude del balance energético: deducir de una tautología causas y soluciones para controlar el peso corporal.

¿”necesario“? Lo que es necesario es ignorar a la gente que habla de “equilibrar lo que se ingiere con lo que se gasta“. A veces, un comentario en un pequeño blog como éste, es más útil que leer a populares gurús de la nutrición:

Me parece que CICO es un error de concepto.
También me parece que hablar de “calorías sobrantes o excesivas” es otro error, más grave incluso. Establece una jerarquía que no creo que esté soportada con pruebas, es decir, asume que primero las calorías se gastan o consumen y lo que queda, lo que sobra, se almacena. No creo que esto sea lo que estamos viendo. Tenpao

Creo que vale la pena leer el comentario de Tenpao completo. Como digo, se puede aprender más leyendo ese comentario, que leyendo diez libros escritos por creyentes en CICO.

 

“Si quieres adelgazar, deberás reducir las calorías que consumes”

ABSOLUTAMENTE FALSO. Por mucho que nos den cifras de cuanto vamos a perder, por mucho que parezca que la persona que habla sabe lo que dice, nunca, en ningún experimento científico, se ha demostrado que reducir el número de calorías sea un método efectivo para adelgazar (entendiendo por adelgazar lo que todo el mundo entiende por adelgazar: perder mucho peso y mantener la pérdida a largo plazo). Es algo que no me voy a cansar de repetir en el blog: esa idea carece de fundamento científico (ver,ver,ver,ver). Aunque nos parezca razonable, NO ES VERDAD (ver). Es que no se adelgaza AUNQUE NO SE DEJE LA DIETA (ver,ver,ver,ver,ver,ver). Desconfía de cualquiera que te diga cuál es la clave para adelgazar con una dieta hipocalórica: no hay pruebas de que con adherencia se consiga (ver), no hay pruebas de que la clave sea que la restricción calórica sea moderada en lugar de drástica (ver), no hay pruebas de que la clave sea tomar mucha proteína por su poder saciante (ver), no hay pruebas de que reduciendo el tamaño de las raciones o sacando a pasear al perro cuando tienes hambre vayas a conseguir nada.

¿No quieres creer lo que dice en su blog un tipo que se llama Vicente? ¡Bien hecho! Consulta la evidencia científica y busca los estudios científicos que demuestran la efectividad de la restricción calórica. Hazlo. No te fíes de la opinión de otras personas, yo incluido, que dicen tener pruebas de lo que afirman. Fíate de las pruebas.

¿Y entonces qué hacemos si necesitamos perder peso? Igual que digo que las dietas hipocalóricas no funcionan, tampoco hay evidencia de ninguna otra opción basada en dieta y ejercicio físico que haya demostrado “adelgazamiento” en experimentos científicos. Tampoco los fármacos funcionan, al menos que haya visto yo.

Pensando en dieta y ejercicio, no te obsesiones con bajar de peso, porque es posible que no esté en tu mano. No se sabe cómo bajar de peso y por tanto tampoco qué parte de la población obesa puede lograrlo (ver). Come alimentos de verdad, no los que se crean procesando materias primas, y si el peso baja, perfecto, y si no baja, no aceptes que nadie te eche la culpa, porque no la tienes. Y no compres ningún producto para adelgazamiento, a nadie.

Como comentario final, siendo que la “cantidad” de energía no resuelve el problema, cabe pensar que puede haber esperanza en la “calidad”, es decir en pensar en la composición de la dieta. No son pruebas de que se pueda “adelgazar”, pero estos tres estudios son interesantes: ver,ver,ver.

Para acabar, algunas ideas básicas

1) Las calorías NO determinan los cambios en la grasa corporal. He comentado en el blog decenas o cientos de estudios científicos que demuestran que la misma cantidad de calorías producen resultados muy diferentes, luego las calorías no determinan cuánta grasa se acumula en un ser vivo. O en otras palabras, conociendo únicamente cuál es la ingesta energética, sin ningún dato más de la dieta, no se puede predecir el resultado que se va a producir. Si se acepta que los alimentos concretos en la dieta importan, se tiene que estar de acuerdo en que las calorías no sirven para predecir los cambios: hay más información relevante en la comida, al margen de las energía que se puede sacar de ella.

2) La razón por la que se engorda NO es que la ingesta supera al gasto energético. Esa expresión no es más que una tautología reinterpretada con una falsa causalidad. Sería como decir que el músculo crece porque se come más de lo que se gasta. ¿Alguien cree que es así, que el músculo crece porque la ingesta supera al gasto energético? Espero que no, porque inventar una causalidad en las leyes de la termodinámica es una barbaridad.

¿Es una obviedad que para que crezca el músculo “algún tipo de desequilibrio entre lo que consumes y lo que gastas es necesario“? ¿En serio? Es una estupidez hablando de musculatura, y es la misma estupidez hablando del tejido adiposo.

3) Engordamos cuando la comida crea los cambios fisiológicos (hormonales, enzimáticos, regulación de receptores hormonales, etc.) que producen el engorde, y esos cambios dependen de múltiples factores (cantidad de comida, reparto de macronutrientes, alimentos concretos, productos químicos en la comida, estrés, toxinas, suficiente descanso, estado de salud de la persona, etc.). Partiendo de ese hecho es imposible argumentar que las calorías importan, pues esos cambios no vienen determinados por las calorías. La fisiología no responde ante la energía de la comida.

4) Si se aumenta suficientemente la cantidad de comida (me refiero a aumentarla sin cambiar la composición de la dieta), es razonable pensar que llegará un momento en que los cambios hormonales producidos nos van a engordar. Pero ese momento no lo marcan las calorías de la dieta, pues con las mismas calorías dietas diferentes generarán resultados diferentes. Pero eso no quiere decir que en condiciones normales haya que prestar atención a la cantidad de comida: con una dieta saludable dudo que la cantidad de comida sea un factor relevante, pues imagino que habrá un rango de ingesta en el que no habrá efectos sobre el peso corporal, suba o baje la ingesta. Sólo es una creencia (ver). En cualquier caso, no está justificado aludir a las calorías (insisto: del mismo modo que no hablamos de kilos o litros).

5) Pensando en el peso corporal, la cantidad de calorías de la dieta es un mal resumen de la dieta, pues hay información relevante que se convierte en irrelevante cuando se habla del total calórico. Simplemente teniendo en cuenta cómo los distintos macronutrientes afectan a las hormonas, si creemos que las hormonas juegan un papel relevante, se tiene que concluir que las calorías son un resumen erróneo o incompleto de la comida. Por decirlo de alguna manera, son una imagen en blanco y negro de una escena en la que es posible que únicamente el color sea relevante. Es incoherente afirmar que es importante que la foto sea en blanco y negro, al tiempo que se dice que el color también importa.

Leer más:

Anuncios

7 thoughts on “Coletazos del balance energético (2 de 2)

    • La única función que cumple el balance energético es dejar de tratar la obesidad como un problema médico/fisiológico y pasar a tratarla como un problema de comportamiento: analizar las razones por las que comes “de más” y te mueves “de menos”. Pero eso no es “utilidad”, es un cáncer.

      Perdón por el off-topic, pero en cierta manera es como el enfoque que cierta parte de la sociedad da a gays, lesbianas, transgénero, etc. pretendiendo que es una elección personal, un problema de comportamiento que se puede “curar” si uno se esfuerza suficientemente. Y, al igual que con el balance energético, los planteamientos basados en creencias y prejuicios únicamente generan sufrimiento ajeno, y no ayudan ni solucionan nada.

      Pero hay “profesionales” de la nutrición que ganan dinero recetando dietas hipocalóricas, cuyo origen no es otro que el fraudulento “balance energético”.

      Y también hay profesionales del fitness que ganan dinero haciendo creer a sus clientes que todo es cuestión de fuerza de voluntad, que si se esfuerzan suficientemente van a tener un cuerpo esculpido como el que tienen ellos. También en ese caso el “balance energético” les sirve de coartada para lo que no es más que arrogancia. Creen tener más fuerza de voluntad, constancia, capacidad de sacrificio, etc. que otras personas.

      Me gusta

    • the energy balance thing is a tautology and doesnt say anything useful.

      telling people just to eat less also doesnt work because the body counter-acts with slowing metabolism, increasing storage and hunger. Eating less also does not reverse pre-adipocyte differentiation.

      Me gusta

      • Hi Kindke,
        it is not even the right tautology! (“you get fat because more triglycerides enter your adipose tissue than leave it” is also useless, but at least it is the right tautology for fat accumulation)

        Scientists are using a (false) tautology to study/solve a problem, and they are so dumb that they can’t see the flaws in their own reasoning. Science can’t get any lower than this.

        Me gusta

  1. Si alguien tiene una cura para esto, que lo diga.

    La realidad es que la inmensa mayoría de obesidad y sobrepeso viene de comer más de lo que se gasta, no hay más. La gente come mucho, mal y no se mueve.”

    Me gusta

Deja un comentario. Si los comentarios no contribuyen/aportan a los artículos publicados no los publico. Tampoco los publico si intentan forzar un debate o una toma de postura que el autor no ha planteado o que ha dado por cerrada. No publico comentarios descalificativos ni críticas fuera de lugar o que considere que no aportan nada. Si percibo intención de molestar en lugar de participar, o si no detecto vida inteligente, tampoco será publicado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s